Dokuzetu Kuudere V1 Prologo

Modo nocturno

Prologo

La campana sonó para señalar el fin de las clases del día, lo que significaba que la batalla habitual estaba a punto de desarrollarse. Mientras sus compañeros estaban ocupados empacando sus cosas, discutiendo sus planes para el día, Sasahara Naoya se dirigió a las taquillas de los zapatos. Justo cuando buscaba sus propios zapatos, una refrescante voz llegó a sus oídos.

[Vaya, vaya, qué coincidencia, Sasahara-kun.] — Una familiar belleza apareció desde la sombra de las taquillas.

Poseía una belleza que raramente se ve, junto con un estilo que traía celosas a todas las chicas. Su cabello blanco-plateado llegaba hasta sus esbeltas caderas, balanceándose ligeramente mientras caminaba. Su nombre es Shirogane Koyuki, y se habían conocido recientemente. Koyuki entrecerró los ojos como para ridiculizar a Naoya, dirigiéndole una sonrisa desdeñosa.

[¿Vas a volver a casa solo otra vez? Qué triste juventud por vivir, mientras tus dos amigos de la infancia se llevan bien.]

[Huh.] — Naoya se frotó la barbilla, y observó de cerca a la chica.

Básicamente, lo que la chica estaba tratando de decir es—

[Claro, vamos a casa juntos.]

[¿Qué…? ¿Por qué has entendido eso?] — Koyuki estaba desconcertada, su cara estaba roja como la remolacha — [Eso casi hace que suene como si te hubiera estado esperando todo este tiempo para que pudiéramos irnos a casa juntos!]

[¿No es eso exactamente lo que pasó? Estuviste mirando en mi clase antes.]

Mientras todos se preparaban para volver a casa, Naoya vio a la chica espiándolo fuera de la clase. Sin mencionar que cuando lo vio irse con otro estudiante había entrecerrado los ojos con una expresión triste. ¿Qué otra cosa podría destacar sino su deseo de “volver a casa juntos”? Naoya señaló esto, lo que le valió una mirada de Koyuki, que sonrió mostrando los dientes.

[H-Hmpf!] —Koyuki pasó sus dedos por su brillante cabello — [Eso no es más que un malentendido! Dicho esto, no se puede evitar si no tienes a nadie más con quien ir a casa. No me importa ir contigo, me gusta ayudar a otras personas necesitadas.]

[Ya veo… Entonces, ¿Podrías ayudarme a hacer las compras en el camino? Te invito un refresco.]

[Si me lo pides de esa manera, también podría hacerlo!] — Dijo Koyuki con una voz fuerte, alineándose al lado de Naoya.

Este es el comienzo de una floreciente comedia romántica entre el chico con buenos sentidos y la chica antagonista.

¿Te gusta? Apóyanos en Patreon!