Slow Life V1 C1

Modo nocturno

Capítulo 1: Aparentemente, no era un verdadero camarada (Compañero de Armas) 

Habían pasado tres años desde que Taraxon, el Señor Demonio — Gobernante del continente oscuro — comenzó la invasión del continente Avalon.

En sólo tres años, cuatro países diferentes habían sido destruidos, y la mitad de Avalon había caído en manos del Señor Demonio. Pero justo cuando la gente empezó a desesperarse porque no podían hacer nada para detener la destrucción… resultó que el dios de su mundo no los había abandonado.

El nacimiento del Héroe estaba profetizado. Y entonces una chica tomó de repente el mando de las fuerzas en el campo que apenas deberían haber tenido soldados con experiencia en el combate y se las arregló para hacer retroceder a las fuerzas de vanguardia del ejército del Señor Demonio. La heroína, Ruti Ragnason, apareció en la capital con la prueba de la bendición divina del héroe. Una prueba que cualquiera reconocería y aceptaría. Desde el arreglo de un compromiso para detener la lucha con una banda de ladrones clandestinos en la capital hasta la recuperación de la prueba del Héroe que descansaba en ruinas desde la época antigua de los elfos hasta varias hazañas más allá, las hazañas de la chica convencieron al rey de que ella era realmente quien decía ser.

Y así, la Heroína emprendió un viaje para salvar al mundo, acompañada de los vítores y bendiciones de la gente.

 

▼▼▼

Zoltan. La frontera.

Lejos de la ciudad natal de la Heroína, Zoltan estaba en la primera línea de la guerra con el ejército del Señor Demonio. Bendecido con abundantes ríos — pero en el camino de las tormentas que salían del océano del sur. Protegido al norte y al este por la vasta e inexplorada cordillera conocida como el Muro del Fin del Mundo. Cubierto de humedales, por lo que el transporte y la comunicación eran difíciles, apenas se habían desarrollado. Era una tierra sin valor estratégico.

Con su abundancia de ríos y la reposición de nutrientes que venían de las tormentas que causaban el desbordamiento de los ríos, uno podía ganarse la vida decentemente con sólo esparcir semillas alrededor de las tierras de cultivo con un buen drenaje. Pero de aquellos que se dedicaron seriamente a la agricultura allí, muchos lo perdieron todo por las tormentas que lo arrasaron todo. Como resultado, la gente desarrolló una pereza natural y un desagrado por el trabajo duro.

La gente que trabajaba en Central tenía miedo de la amenaza de ser degradada y enviada a la perezosa tierra de Zoltan. Incluso los criminales que se aprovecharon de varios pueblos dejaron Zoltan solo porque sabían que no podían ganarse la vida aquí. Los únicos viajeros que llegaron a la frontera fueron fugitivos, ermitaños o excéntricos.

Pero tal como estaba ahora, este tipo de lugar me conviene.

[Tres kilos de belladona, dos kilos de hojas koku, una bolsa de bayas blancas…]

Coloqué las hierbas medicinales que había reunido en la mesa de colecta del Gremio de Aventureros.

[Gracias por todo tu duro trabajo, Red… Tu total asciende a ciento treinta payril.]

La chica del mostrador rápidamente hizo los cálculos y me entregó monedas de plata payril para mi pago.

[Esperamos con interés trabajar contigo nuevamente.]

Viéndome salir del mostrador, los otros aventureros sonrieron.

[Hey, Red, ¿Todavía recoges hierbas medicinales? ¿Qué tal si le das un poco de sabor a las cosas con una exterminación de goblins para variar?]

[Lo siento, esto es como mucho mi capacidad.]

[Vamos, hombre — esa espada de bronce tuya es muy poco convincente. Un aventurero que ni siquiera tiene una espada de hierro es una vergüenza para el trabajo.]

Sólo me encogí de hombros. No es que me gustara especialmente que se burlaran de mí, pero comparado con cómo eran las cosas antes, esto no era nada.

Estos tipos sólo estaban hablando en broma; no iban en serio. Tenían el mismo espíritu perezoso de Zoltan que todos los demás y se aferraban a hacer misiones fáciles.

En cuanto a por qué estaba trabajando como aventurero en un lugar como este… Es una historia de antes de convertirme en un especialista en la recolección de hierbas.

 

▼▼▼

En el pasado, aunque fue hace menos de un año— fui miembro del grupo de Ruti, la Heroína.

En ese momento, mi nombre era Gideon Ragnason. Para ser sincero, la Heroína — Ruti Ragnason — es mi hermana menor.

En este mundo, la gente recibe una bendición divina cuando nace. Se considera un regalo de Dios para guiar a la gente por los caminos que deben vivir. Se les conceden las fuerzas apropiadas para ese camino, por lo que se les llama Bendiciones Divinas. El poder también puede ser concedido en forma de habilidades basadas en el tipo de bendición que tienes. Aquellos con bendiciones en los sistemas de guerrero o mago podrían adquirir habilidades de guerrero o mago.

Mi bendición era Guía, una que nunca había sido vista antes. El poder que otorgaba era una bendición inicial de nivel +30. Nací en el nivel 31. Tenía un nivel equivalente a un caballero de la guardia real. Causó un gran alboroto al principio. A los seis años, me dirigía a exterminar monstruos, y a los ocho, me reclutaron para los caballeros. A los diecisiete, ya había ascendido a segundo al mando.

Cuando salió a la luz que mi hermana menor era la Heroína, empezamos a ser alabados como las esperanzas gemelas de la humanidad. Cuando Ruti y yo regresamos de las escaramuzas en el campo, Ruti fue finalmente reconocida por el rey como la Heroína, y cuando salió de la capital para derrotar al Señor Demonio, obviamente me añadieron al grupo.

En ese momento, era más fuerte que mi hermana y era uno de los cinco mejores caballeros de la capital. Nadie se opuso a que me uniera al grupo de la Heroína.

Nadie excepto el Sabio Ares, otro miembro de nuestro grupo.

Al final, Ares tenía razón.

Mi bendición, Guía, era un poder destinado sólo a proteger el comienzo del viaje de la Heroína. A medida que los niveles de los demás subían, aprendían nuevas y poderosas habilidades, y la limitación de la bendición del Guía se hizo evidente.

Con la bendición del Héroe, las habilidades del héroe podían ser utilizadas; con la bendición del Sabio, las habilidades del sabio podían ser utilizadas; con las bendiciones de estilo guerrero, todo tipo de habilidades de guerrero podían ser utilizadas… Pero no había habilidades de guía.

Las únicas que podía elegir eran habilidades comunes que cualquiera podía aprender. Cuando nos pusimos en marcha, yo era fuerte en relación con el resto del grupo. Sin embargo, con el tiempo, me alcanzaron y finalmente me superaron. Poco a poco, me convertí en peso muerto. Mi papel era el de un miembro del grupo que ayudó a la Heroína inmadura en las primeras etapas, pero que se retiró a mitad de la misión.

 

▼▼▼▼

[No eres un verdadero camarada.]

Eso fue lo que el sabio Ares me dijo cuando nos dirigíamos a la mansión del Lord local para celebrar después de la intensa batalla con Desmond de la Tierra, uno de los cuatro reyes celestiales del ejército del Señor Demonio.

[¿Qué quieres decir?]

[Un verdadero camarada es alguien que cumple su papel. Alguien con quien puedes luchar espalda con espalda.]

[¿Y dices que yo no soy eso?]

[Seguramente ya lo habrás notado, ¿Verdad? Para ser breve, eres una carga. Durante la pelea con Desmond de la Tierra, ¿Qué hiciste?]

[… Luché con mi espada.]

[No, tu espada no causó ningún daño notable a Desmond. De hecho, Desmond probablemente te estaba ignorando por completo. Quedaste atrapado en algunos de los ataques de área de efecto, pero no hubo ni un solo golpe dirigido a ti.]

Eso era ciertamente verdad. Desmond definitivamente me había estado ignorando.

[Se juzgó que no eras una amenaza. Y aun así no escapaste de los ataques de área de efecto donde ni siquiera eras el objetivo. Lo que es peor, si te haces daño, Ruti hará que te cure y te proteja. Por ninguna otra razón, me veo obligado a desperdiciar mis hechizos.]

[Eso es…]

[No eres ni siquiera una carga. Tu propia existencia es un peso que retiene a Ruti.]

[No es que no esté dando mi mejor esfuerzo para ser útil.]

[¿Mejor esfuerzo? ¿Eres idiota?]

[¿Qué?]

[Dar tu mejor esfuerzo es una explicación para el éxito, pero no es una excusa para ser una carga. ¿Crees que se te puede perdonar que nos retengas sólo porque te esfuerzas? ¿Cómo puedes ser tan egoísta? Realmente no eres un verdadero miembro del grupo!]

Me quedé sin palabras.

Ahora podría ser el momento, pensé. Lo que siempre había estado considerando… Este parecía ser el momento para ello.

[Pero soy el segundo al mando de los Caballeros Bahamut; si vuelvo porque me etiquetaron como una carga, sería una mancha en su honor…]

[Ante una amenaza al mundo, ¿Te preocuparías por el honor de los Caballeros?]

[Dile a los demás… Diles que fui por mi cuenta a explorar la situación con el ejército del Señor Demonio… y nunca regresé. ¿Puedes decirles eso por mí?]

[Ya veo. Muy bien, entonces. Podemos seguir con esa historia.]

[… Gracias.]

Con la cabeza hacia abajo, empecé a salir.

[Hey.] — Ares me detuvo — [Deja tu equipo. Nosotros somos los que nos lo ganamos.]

[…]

La atesorada espada “Thunderwaker”, un anillo de defensa mental, un manto de evasión y más. Me he quitado todo mi equipo. A cambio, tomé un poco de dinero para el camino y una espada de bronce barata de Ares y me fui.

Aun así, tenía algún apego persistente. Al día siguiente, antes de irme, quería ver la cara de mi hermana menor por última vez. Siempre me había tenido mucho cariño, siempre me llamaba Onii-chan.

Por supuesto, ella era mucho más fuerte que yo en ese momento, pero, aun así, cuando pensé que se iba sola a partir de entonces, me preocupé. También… esperaba que se molestara un poco por mi partida. Pero… cuando me asomé sigilosamente por la ventana, me saludó la imagen de Ares con su brazo alrededor del hombro de mi mismísima hermana menor.

[Oh… ¿Así que ese era el caso…?]

Ya no me necesitaba. Eso estaba perfectamente claro. Tal como el Sabio había dicho, yo no era un verdadero camarada. Maldita sea. La idea de ello es todavía difícil de soportar. No dejaba de murmurar para mí mismo “Sé que ya no necesitas a tu hermano mayor, pero espero que aún me recuerdes de vez en cuando” cuando salí de la ciudad esa mañana.

Desde allí, me cambié el nombre a Red. Vagué, eventualmente estableciéndome en esta tierra abandonada. Ahora me gano la vida como un aventurero aburrido que se especializa en la recolección de hierbas.

 

▼▼▼▼

[Era muy duro en ese entonces.]

Después de terminar así de solo, lloré un poco. El hecho de ser expulsado del grupo me dejó demasiado abatido para hacer otra cosa por un tiempo. Golpeé sin entusiasmo a un grupo de ladrones que armaban un escándalo cerca del pueblo donde me alojaba y les robé su dinero. Me gasté todo en alcohol. Nunca había sido un bebedor, pero me emborraché mientras intentaba olvidar mis problemas. Desafortunadamente, eso empezó a llamar la atención.

Si alguien averiguara mi identidad, seguramente sería un gran problema para el capitán de los caballeros y el jefe del territorio que tanto había hecho para apoyarme. Así que me levanté y me aventuré a la frontera bajo la supuesta identidad de un aventurero llamado Red. Allí encontré un nuevo sueño para mí, una nueva forma de vivir.

[Voy a abrir un boticario aquí en Zoltan y vivir una vida cómoda, fácil y tranquila! No tengo ningún talento para la batalla, así que voy a vivir en paz a partir de ahora!]

Todavía estaba preocupado por mi hermana, pero como era mucho más débil que ella, no había mucho que pudiera hacer, aunque me preocupara por ella todos los días. Ni siquiera era un verdadero camarada, así que decidí dejarles el Señor Demonio a ellos y vivir para mí mismo.

Con ese fin, empecé a ahorrar dinero de los trabajos de recolección de hierbas medicinales, mientras dibujaba un mapa de la distribución de las hierbas medicinales por temporada, en preparación para mi futuro.

 

▼▼▼▼

Puede que te preguntes si quizás hay algún tipo de súper cheat oculto en la bendición de Guía. No. No lo hay.

Las bendiciones dan tanto una habilidad inicial como habilidades innatas que se desbloquean al subir de nivel. También hay habilidades comunes que pueden ser tomadas en cualquier momento.

La habilidad inicial de un guía proporciona una bendición inicial de nivel +30. Una habilidad increíblemente poderosa. La bendición del nivel 30 estaba cerca de donde el caballero promedio podría estar cuando se retira del servicio. Comencé en un nivel que alguien más podría pasar toda su vida tratando de alcanzar. Pero no tenía habilidades innatas para elegir. Todo lo que hay en la habilidad es ser razonablemente fuerte al principio. Incluso si alguien quería aprovechar esa habilidad inicial, no había espacio para una amplia mejora.

Una persona sin habilidades era significativamente más débil que alguien con el mismo nivel de habilidades. Si querías pelear para elevar tu nivel de bendición y ganar puntos de habilidad para ser más fuerte, no serías capaz de vencer a los enemigos que otra persona del mismo nivel podría derrotar fácilmente. Eso significaba que tendrías que derrotar a personas con niveles de bendición inferiores a los tuyos, lo cual era significativamente menos eficiente.

Pensando en ello, no era una bendición en absoluto. Incluso las bendiciones como Guerrero o Mago — con su abundancia de habilidades — podrían haber sido mejores, a pesar de ser consideradas de nivel inferior. Al menos tenían espacio para crecer.

Así que, con el corazón roto, puse mi vista en una vida tranquila y gradualmente ganar dinero.

 

▼▼▼▼

Me dirigí a las montañas de nuevo para recoger algunas hierbas más hoy.

Ya que tengo un alto nivel, pero habilidades innatas que adquirir, he reunido una colección decente de habilidades comunes. Gracias a la habilidad de Supervivencia, mientras no me meta demasiado en el bosque mientras hago senderismo, no me perderé. Además, puedo reconocer las hierbas medicinales estándar que uno puede recolectar. Pero es una habilidad común, así que sólo cubre el espectro de las plantas estándar.

[El henbane es un antiséptico y hemostático para detener las hemorragias, las hojas koku son para los antídotos, los hongos ryujin son suplementos nutricionales que estimulan el sistema inmunológico, y las raras bayas blancas pueden ser catalizadores para las pociones mágicas.]

Tarareé para mí mismo mientras buscaba diligentemente las hierbas para el día. En Zoltan, con su abundancia de agua y casi nada más, las montañas podrían ser llamadas un almacén natural que contiene una gran cantidad de hierbas y frutas medicinales.

[Oh, nueces verdes. Puedo hervirlas para la cena cuando haga el campamento.]

Generalmente, la recolección de hierbas era un viaje de dos días y una noche. Debido a que tomaba cerca de medio día de viaje, no era muy eficiente regresar el mismo día. De todas formas, estaba acostumbrado a acampar por todo el tiempo que pasaba viajando. Encontraba hierbas no medicinales y plantas silvestres para cocinar mientras estaba fuera.

[Pero definitivamente es un poco cansado acampar en medio de las montañas.]

Los monstruos no le temían al fuego. Dormí con mi espada a mi lado y una cuerda atada a una campana de cuerda* para un poco de paz mental. No había ningún monstruo particularmente peligroso por aquí, pero aun así era posible ser atacado mientras dormía y sufrir una herida inesperada. (NT: Trampa que consiste en atar una campana a una cuerda tensada a modo de alarma.)

[Ahhh, tal vez debería hacer una pequeña cabaña aquí pronto.]

La gente que vivía en la zona no había construido una cabaña en la montaña porque pensaban que sería destruida por una tormenta en poco tiempo, pero su construcción no tendría que ser tan grande para soportar el viento y la lluvia. Sólo tenía que ser lo suficientemente resistente como para que los monstruos tuvieran que hacer un pequeño esfuerzo para derribarla.

Últimamente, he estado viniendo aquí dos veces a la semana para recoger hierbas medicinales, así que sería mucho más fácil hacer un viaje de cuatro días y tres noches. Pero para permanecer en las montañas tanto tiempo, necesitaría un lugar para poner mis maletas y descansar, lo que significaría que necesitaría una pequeña cabaña o algo parecido.

[Bueno, puedo lidiar con eso después de que haya ahorrado un poco más de dinero.]

Me dormí pensando en mis futuras aspiraciones.

Me desperté durante la noche. Había un olor fuerte a lo lejos acompañado de la presencia de un gran animal.

Me acerqué silenciosamente con mi espada mientras estudiaba al intruso. Aunque no tenía ninguna habilidad especial para mejorar mis sentidos como alguien con la bendición de Ladrón o Cazador, mi nivel de habilidad Sentido era alto, ya que no había nada más en que gastar mis puntos de habilidad.

No sería suficiente para algo como el escuadrón ninja de élite del Señor Demonio, pero era más que suficiente para percibir un monstruo que habitaba en estas montañas.

No parecía haber ninguna señal de que se acercara pronto, así que salí de mi saco de dormir y me subí silenciosamente a un árbol. Una luna creciente como un arco bien tensado colgaba en el cielo estrellado. Sin embargo, su pálida luz no era lo suficientemente brillante para que yo pudiera ver a la criatura. Después de mirar un rato, escuché una campana sonar. El rostro de una gran bestia emergió de la oscuridad.

[Oh, ¿Un oso búho?]

Como su nombre indica, un oso búho era una bestia mágica con cabeza de búho y cuerpo de oso pardo. Generalmente, los osos búho eran monstruos alrededor del nivel 15. Eran bestias mágicas comunes que vivían en los bosques de todo el mundo. Depredadores de ápice, vivían como los reyes de espíritu libre de sus bosques. Qué nostálgico. Ya había luchado contra uno de estos antes. Eso debió ser cuando perseguí a Ruti, que había ido corriendo al bosque buscando a unos amigos suyos que se habían perdido.

Eso fue cuando tenía siete años. Hoy en día, podría manejar uno fácilmente, pero…

[Bueno, no es como si hubiera una recompensa por ello.]

Salté ágilmente del árbol. Los animales y los monstruos de baja inteligencia como las bestias mágicas podían sentir instintivamente cuando su oponente era más fuerte. El oso búho y yo intercambiamos miradas antes de que retrocediera lentamente, se diera la vuelta y corriera hacia la oscuridad del bosque. No me molesté en perseguirlo y me metí en mi saco de dormir y dormí hasta la mañana.

 

▼▼▼▼

Al día siguiente, cuando terminé de recoger lo que necesitaba, volví al pueblo para encontrarlo alborotado por alguna razón. Intenté preguntarle al guardia de la puerta si había pasado algo.

[¿Qué pasa?]

[Oh, Red, ¿Estás a salvo?]

[Sí, como siempre. Las cosas parecen un poco problemáticas aquí, sin embargo. ¿Ha pasado algo?]

[Hubo algunos aventureros que fueron atacados por un oso búho. Actualmente están tratando de reunir un grupo para ir a subyugarlo, así que las montañas probablemente estarán fuera de los límites hasta que se solucione.]

Oops. Ese oso búho probablemente se había tropezado conmigo después de atacar a algunos aventureros cercanos.

[¿En serio? ¿Cuánto tiempo crees que tardará?]

[Quién sabe. Es bastante raro que algo tan grande como un oso búho aparezca por aquí. Probablemente será nuestro grupo as de rango B o un gran grupo de treinta personas.]

Los aventureros se clasifican en seis rangos desde la S hasta la E. Los rangos se basan en grupos más que en individuos, así que cuando la composición del grupo cambia, también lo hace su rango. En términos generales:

E: Los “novatos” que se acaban de registrar

D: Un grupo que puede sobrevivir en la naturaleza donde los monstruos vagan.

C: Un grupo que puede resolver una crisis que pone en peligro una aldea.

B: Un grupo que puede resolver una crisis que pone en peligro un pueblo.

A: Un grupo a nivel de país que puede resolver una crisis que involucra a múltiples ciudades.

S: Un grupo de clase legendario que se moviliza para hacer frente a las crisis que amenazan a un continente o al mundo.

En general, la mayoría de las ciudades tienen alrededor de uno a tres grupos de rango B que forman la cima de la pirámide local de poder-dinámico. Sólo las ciudades realmente grandes como la capital del reino tendrían un grupo de rango A. En este momento, los mejores aventureros estaban activos en el frente luchando contra el ejército del Señor Demonio.

Por cierto, soy de rango D. No se puede evitar, ya que básicamente sólo recolecto hierbas, y si terminara ascendiendo al rango B aquí, destacaría demasiado y la gente podría descubrir quién soy. En el peor de los casos, si eso ocurriera, causaría problemas a la cabeza de los caballeros, mi benefactor. Por lo tanto, me contentaba con dejar al oso búho a otros aventureros.

[Supongo que tendré que quedarme en la ciudad por un tiempo.]

Al menos pude terminar mi negocio en las montañas primero. Me dirigí al Gremio de Aventureros para vender mi mercancía.

 

▼▼▼

Mis ganancias esta vez sumaron alrededor de noventa payril.

Después de volver a mi habitación en la casa del pueblo donde vivía, hice el mantenimiento regular de mi espada de bronce, aunque sólo la había usado para cortar plantas últimamente. También reparé mi ropa de viaje que se había desgarrado en las caminatas.

Había mejorado bastante mi habilidad para reparar. Cuando estábamos luchando en la frontera, antes de partir a la capital, había resultado bastante útil. Con el paso del tiempo, sin embargo, todo se reparó por arte de magia, por lo que se había vuelto redundante en el camino. Pero no tenía ningún conocido mago que pudiera usar magia de reparación, y las armaduras costaban dinero. Como estaba ahorrando para abrir mi propia botica, era definitivamente una habilidad valiosa.

Una vez terminado el mantenimiento de mi equipo, usé algunos huevos y papas de mi despensa y las nueces verdes que traje de las montañas para hacer una cena de ensalada y puré de papas.

Cuando terminé, usé el baño compartido para enjuagarme y me fui a la cama.

Esto no era un campo de batalla con cadáveres de monstruos esparcidos por todas partes, un nido de dragón con decenas de criaturas, o una montaña de nieve congelada. Era sólo una pequeña habitación con un techo, para poder cerrar los ojos en paz.

Una vez que ahorrara suficiente dinero, construía mi propia casa y operaria el boticario desde ella. También instalaría un jardín en la parte de atrás para cultivar algunas de las hierbas medicinales más importantes. No sería un gran éxito, pero no habría batallas a vida o muerte ni conspiraciones angustiosas que enfrentar. Ese era el tipo de vida que se podía tener aquí en Zoltan.

Esta era mi segunda oportunidad después de ser expulsado del grupo de la Heroína.

 

▼▼▼▼

Tres días después, un equipo de 27 aventureros se reunió para cazar al oso búho, y se aventuraron en las montañas apoyados por los gritos de ánimo de la gente del pueblo a sus espaldas. Durante ese tiempo, yo estaba pescando en un río cercano y vendiendo lo que pescaba.

El trabajo me hizo ganar ocho payril. Era posible conseguir una habitación y dos comidas al día por sólo uno, así que ocho payril por tres días de esfuerzo era un botín decente. Sin embargo, para abrir mi propia botica, necesitaría 1.730 en fondos.

Poco a poco fui ahorrando, pero entre el coste general de vida, la compra de raciones conservadas para salir a las montañas a recoger hierbas, y el mantenimiento de mi equipo, mi beneficio real por un solo viaje era sólo de unos treinta payril. A ese ritmo, iba a tener que seguir haciendo esto durante otros seis meses.

[Bueno, no es que sea el fin del mundo.]

No había ninguna prisa en particular. No había ningún peligro inminente, así que podía tomarme mi tiempo.

Estaba acostado en mi cama y leyendo un libro que había tomado prestado de la biblioteca para matar el tiempo. Fue poco después del mediodía cuando escuché un golpe en la delgada puerta de mi casa.

[Ya voy.] — Metí un marcador entre las páginas y colgué mi espada de bronce en el cinturón en mi cintura mientras me dirigía a la entrada. Preparar mi espada era un hábito que había adquirido en mis antiguas misiones.

Había habido varias ocasiones en las que habíamos sido atacados mientras dormíamos en esos días. La experiencia hizo que fuera difícil dormir si no estaba listo para luchar en un momento dado. Incluso después de que me expulsaran, no me sentía realmente cómodo relajándome sin un arma a mano. También se sentía raro estar desarmado cuando pasaba una ráfaga de viento.

Vivir una vida tranquila significaba que tendría que hacer algo con esos hábitos, aunque…

[¿Quién es?]

Abrí la puerta para ver a Megria, una de las empleadas del Gremio de Aventureros. Detrás de ella había un hombre con una armadura de aspecto elegante junto con lo que era claramente su grupo.

[Siento molestarte mientras descansas, Red.]

[Oh, Megria. ¿Qué pasa? Y Albert también.] — El hombre de la armadura, Albert, se estremeció al recibir el saludo.

[Muestra algo de respeto, rango D.]

Albert era uno de los dos únicos aventureros de rango B en la ciudad. No había aventureros de mayor rango, y el otro rango B, Rit, sólo trabajaba en solitario. Por lo tanto, el grupo de Albert era considerado el mejor equipo del Gremio de Aventureros en estas partes.

[… Cierto, Señor, Albert. ¿Qué lo trae por aquí?]

Albert se acercó a mí, sonriendo mientras me daba una palmadita en el hombro.

[He oído historias sobre ti. Te especializas en la recolección de hierbas medicinales y sabes más sobre las montañas que cualquier otro, ¿Me equivoco?]

[Hago lo mejor que puedo.]

[Mi grupo se dirige a sacar al oso búho. No es algo que normalmente manejaríamos, pero el primer equipo de supresión falló, así que no hay nadie más que pueda lidiar con la bestia.]

Oh, así que fallaron, ¿Huh? Con tanta gente, deberían haber sido capaces de ganar, pero tal vez el grupo se dividió a lo largo de los senderos de la montaña. Fue la primera vez que oí que perdían, y al notar eso, Albert sonrió condescendientemente.

[No me digas que no te has enterado… Supongo que tratar con un oso búho es algo que va más allá de alguien con tus habilidades, pero las montañas son el pilar de tu sustento, ¿Verdad? Deberías prestar más atención a cosas como esa. Si me preguntas, ese tipo de mentalidad es la razón por la que eres un eterno rango D.]

¿Qué pasa con ese sermón de la nada? Sólo asentí mientras miraba a Megria para ir al grano.

[Señor, la hora.]

[Ah sí, el tiempo es esencial.]

Los miembros del grupo asintieron también. En realidad, era una tripulación de un solo hombre centrada en torno a Albert. Él era el único con un nivel notablemente alto. El resto ni siquiera cumplía con los estándares del rango B. Otros aventureros del grupo rara vez hablaban a menos que tuvieran permiso de Albert.

[Como dije antes, nos dirigimos a encargarnos del oso búho, pero apenas hemos hecho trabajo alguno de recolección de hierbas. No sabemos mucho sobre las montañas.]

[Ya veo. ¿Así que querías un guía?]

[Sí. Somos más que capaces de cazar nosotros mismos, por supuesto. Pero no quiero pasar días persiguiendo a algo como un oso búho. Si podemos hacer esto más rápido contigo como guía, entonces mejor.]

[Pero yo sólo soy un rango D, ¿Verdad? ¿No sería mejor preguntarle a uno de los aventureros de la primera expedición que fracasó?] — Una mirada de desprecio cruzó el rostro de Albert ante mis palabras.

[¿Eh? Esta es tu oportunidad, ¿No? Todo lo que tienes que hacer es guiarnos, y tendrás un bonito logro que puedas presumir. Incluso podrías llegar al rango C. ¿De qué tienes tanto miedo?]

A juzgar por su molestia, podría adivinar que ya había sido rechazado. Lo más probable es que los miembros del grupo anterior no estuvieran seguros de que el grupo de Albert pudiera realmente vencer al oso búho, o quizás temían que quien actuara como su guía pudiera quedar atrapado en el fuego cruzado.

Era raro que un rango B se sintiera tan desconfiado frente a algo como un oso búho, pero Albert era un aventurero que había llegado a Zoltan porque no podía ascender en Central. Era un secreto a voces que el gremio de Zoltan se saltó un poco las reglas para reconocerlo como rango B porque lo necesitaban.

[Lo siento, pero yo también me niego.]

[¿Por qué? Si llegas al rango C, puedes tomar más trabajos! Y todos los demás te respetarán al menos un poco más! Incluso a ti no te gusta que te ridiculicen, ¿Verdad?]

[No tengo ningún interés en ser de rango C. Mi sueño es abrir una botica y tener una vida totalmente normal.]

[Kh, bien, entonces!] — Albert gritó, mirándome fijamente mientras se marchaba enfadado. El resto de su grupo se apresuró a seguirlo. Dejada atrás, Megria bajo la cabeza, avergonzada.

[Sería un alivio si estuvieras dispuesto a aceptar este trabajo. Puedo incluso garantizarte el ascenso al rango C, si quieres.]

[Lo siento, pero realmente no tengo ningún interés en eso.]

[Entonces no hay forma de evitarlo, supongo. Si me disculpas.]

[Está bien. Buena suerte.] — Inclinó ligeramente la cabeza y se fue para seguir al grupo de Albert. Después de verla salir, me dirigí de nuevo a mi casa.

 

▼▼▼

Hubo un golpe sordo en la delgada puerta cuando el sol comenzaba a ponerse.

[Red! Soy yo! Gonz!]

[Oh, ¿Gonz el carpintero? Ya salgo. No golpees tan fuerte. Romperás la puerta.]

A juzgar por el sonido de su voz, estaba claro que el carpintero estaba perturbado por algo. Me tomó un segundo meter la espada en mi cinturón antes de abrir la puerta.

[¿Qué pasa?]

Al otro lado estaba Gonz, el carpintero de orejas largas, medio elfo. A pesar de tener el distintivo y característico aspecto de un elfo, ejemplificaba el espíritu y la habilidad de un carpintero de Zoltan. En cierto modo, esa apariencia desequilibrada era apropiada para un hombre medio elfo.

[Siento molestarte mientras descansas, pero el hijo de mi hermana menor ha contraído algo. Según el médico, parece ser ojo blanco.]

[¿Tanta ha contraído ojo blanco? ¿Cuánto ha progresado?]

[Ummm, en este momento ha colapsado por la fiebre.]

[La segunda etapa de la enfermedad entonces. De acuerdo, voy para allá!]

Desde que me propuse abrir una botica algún día, he estado estudiando las lesiones, enfermedades, venenos, y varios temas relacionados. Me había permitido familiarizarme con las aflicciones. El ojo blanco, como su nombre indica, era una enfermedad en la que las córneas se volvían de un blanco nublado. Era una enfermedad transmitida por las aves. El patógeno se unía a los huevos de las aves, y comer un huevo infectado propagaba la enfermedad a las personas. La enfermedad se podía matar calentando los huevos, pero tenía cierta resistencia al calor, por lo que, si los huevos no se cocinaban lo suficiente, seguiría siendo contagiosa. La razón por la que se temía la enfermedad era porque unos días después de que aparecieran los primeros síntomas, el paciente quedaba irreversiblemente ciego. El primer síntoma fue una fiebre alta, en cuyo momento el tratamiento debía ser realizado dentro de las treinta y seis horas.

La vista podía ser restaurada por la magia de un sacerdote o curandero disponible para alguien con un nivel de bendición suficientemente alto, pero… en Zoltan, en la frontera, sólo había una persona que encajaba en esa descripción. El anterior alcalde, el Maestro Mistorm. Se había retirado en su vejez, sin embargo, estaba actualmente en algún lugar disfrutando de sus años restantes en paz. Nadie sabía dónde estaba ahora.

La hermana menor de Gonz y su marido vivían al lado del carpintero. Tanta era su hijo. La casa no era particularmente espaciosa, pero tenía un ambiente agradable. Estaba amueblada con un techo rojo con una veleta en la parte superior y un césped verde con un pequeño gnomo de jardín en la parte delantera. Todo el diseño le dio al edificio una sensación bastante acogedora. Era una casa encantadora, construida por Gonz e imbuida del amor que sentía por su hermana menor.

[Nao!]

[Gonz!]

Su hermana menor, Nao, también era una medio elfo, con piel blanca y hermosa cara. Sin embargo, al igual que con Gonz, tenía otro aspecto, una madre con delantal, nacida y criada en el lado obrero de la ciudad.

Su marido, Mido, era humano. Era un antiguo aventurero que se había retirado y ahora trabajaba con su cuñado. Aparentemente, era menos hábil en el trabajo que Gonz, lo que provocaba bastantes regaños del medio elfo, pero Mido era rápido en el cálculo y a menudo cubría los parches más duros de la personalidad de Gonz. Cuando Mido no estaba cerca, Gonz lo alababa por ser un tipo brillante. Si me preguntan, probablemente sería bueno decírselo a la cara de vez en cuando, pero evidentemente, Gonz no podía hacerlo.

Con su hijo desarrollando ojo blanco, las habituales expresiones de alegría de la pareja se habían vuelto demacradas.

[¿Qué hacemos, Hermano? No hay medicina…]

[Estará bien. Podemos confiar en Red. Es el aventurero que ha reunido la mayor cantidad de hierbas en todo Zoltan.]

Ahí es donde un aventurero normal probablemente se habría molestado con el hombre por decir tal cosa, pero para mí, fue un verdadero elogio. Sin embargo, este no era el momento de pensar en cosas como esa.

[¿Cuál es la condición de Tanta?]

[El doctor está echando un vistazo, pero dijo que no había nada más que pudiera hacer sin la medicina.]

[Entiendo. ¿Podrías dejarme entrar?]

En el dormitorio, estaba el niño —Tanta— acostado en la cama, sufriendo de lo que parecía una fiebre particularmente mala. El doctor, Newman, estaba a su lado, observando su estado. Tenía una expresión seria.

[Doctor.]

[Oh, ¿Así que tú eres el aventurero Red? Gracias por venir.]

[Escuché que era ojo blanco.]

[Sí, no hay duda.]

Después de ese rápido intercambio, examiné los ojos de Tanta, los nódulos linfáticos y el interior de su boca.

[Sí, sus iris están palideciendo, hay úlceras en su boca, y los nódulos linfáticos de su cuello y axilas están hinchados. Tiene todos los síntomas iniciales de ojo blanco, muy bien.]

[No hubiera esperado que un aventurero tuviera un conocimiento tan detallado.] — dijo Newman mientras se limpiaba el sudor de su frente y escaso cabello con una toalla.

[¿Cuánto tiempo hace que no tiene fiebre?] — Pregunté.

[Parece que se sintió fatigado alrededor del mediodía, y se desmayó alrededor de las tres de la tarde.]

[Estará mal si no podemos conseguirle alguna medicina antes de mañana por la noche.]

[Ese es el problema. No tengo ninguna.]

La medicina para tratar el ojo blanco se basaba en un preparado de hojas koku y un hongo espinoso llamado aguja de sangre. Excepto en invierno, las hojas koku se podían encontrar básicamente en cualquier momento, pero las agujas de sangre sólo se podían recoger desde la primavera hasta mediados del verano. Afortunadamente, era primavera, así que estaban en temporada.

[El mes pasado, hubo un brote de fiebre de goblin y ojo blanco. Ninguna de las tres clínicas de la ciudad tiene suficiente medicina.]

[Estoy seguro de que tienen las hojas koku, aunque las agujas de sangre… Probablemente están empezando a brotar, pero…]

El Gremio de Aventureros administraba el depósito de hierbas medicinales. Normalmente, ellos estarían haciendo solicitudes de trabajo con prioridad en la recolección de agujas de sangre ya que el stock de las mismas se estaba agotando, pero…

[Se necesita tiempo para que ese gremio apruebe algo.]

Alguien primero tenía que señalar que las reservas estaban bajas; la persona a cargo de esas reservas luego tenía que reportar a su jefe; el jefe entonces verificaba la reserva; luego, la persona a cargo tenía que escribir un reporte que su jefe llevaba a los superiores para obtener la aprobación; y una vez que todo eso estaba hecho, la persona a cargo tenía que llenar los formularios para enviar las solicitudes de trabajo, que su jefe tenía que verificar dos veces, y…

[El Gremio de Aventureros de Zoltan es todo un lio de burocracia.] — dijo Newman con una mueca.

De todos modos, en este momento, el hecho es que no quedaban reservas de uno de los ingredientes fundamentales de la medicina. Basándose en los síntomas de Tanta, necesitaba un tratamiento en algún momento antes de la noche de mañana. Considerando que la preparación de la medicina a partir de los ingredientes lleva tiempo, Newman probablemente necesitaba conseguir las agujas de sangre no más tarde del mediodía de mañana.

[Te lo ruego, Red! Sé que las montañas están mal ahora, pero no tengo a nadie más a quien recurrir! ¿Puedes conseguir los ingredientes, por favor? Di un precio y yo pagaré! No importa cuánto tiempo pueda tardar, juro que lo pagaré todo!] — Gonz se arrodilló, con la cabeza inclinada hacia el suelo mientras suplicaba.

[Lo digo en serio! El chico es un genio en lo que se refiere a la carpintería! No puedo aceptar que su sueño muera aquí de esta manera!]

Gonz no tenía hijos. Perdió a su esposa por enfermedad antes de que yo llegara a este pueblo y continuó viviendo solo, sin mostrar nunca ninguna inclinación a tratar de encontrar otra esposa. Debido a eso, apreciaba mucho al hijo de su hermana. Tanto que declaró que el niño, que aún no tenía ni diez años, le sucedería en todo. Tanta también quería mucho a Gonz. El niño se crio jugando en la tienda de Gonz y siempre decía que quería ser como su tío cuando creciera.

Pero…

[Es cierto que es peligroso, pero también la montaña está actualmente totalmente fuera de los límites. Puede que sea un aventurero, pero no puedo ir allí hasta que se ocupen del oso búho. Si ignoro esa orden, podría ser expulsado del gremio.]

[Es cierto, pero no hay ningún otro lugar donde conseguir la medicina.]

Nao y Mido se pusieron en fila junto a Gonz, bajando sus frentes al suelo mientras presionaban su petición.

… Albert y su grupo ya deberían estar buscando al oso búho en las montañas. Si no lo hubieran encontrado todavía, estarían acampando. También era posible que el grupo lo hubiera encontrado y estuviera ocupado rastreándolo por la montaña, incluso durante la noche. Era una gran montaña, pero eran expertos en la caza. Hasta el más mínimo rastro podría haberme delatado con el grupo de Albert.

¿Debo negociar con el gremio? No, eso sería inútil. No me he ganado tanta confianza de ellos.

[Onii-chan, ¿Eres tú?] — Los ojos de Tanta se abrieron cuando hablo débilmente.

Las orejas puntiagudas que demostraban su linaje elfo estaban rojas hasta las puntas por su fiebre. Sin embargo, el chico seguía sonriéndome.

[Lo siento, me he resfriado un poco. Pero una vez que esté mejor, hablemos un poco más de los planes.] — murmuró Tanta. Gonz y los demás me miraron.

… Aunque no es que el chico dijera algo importante.

[Oh sí. Esa promesa de construir una botica para mí. Una vez que estés mejor, podremos hablar de ello un poco más.]

Sólo eran bromas tontas que compartíamos cuando Tanta pasaba tiempo conmigo. Hablamos de todo tipo de cosas, sobre cómo iba a construir una botica, qué tipo de diseño debería tener, dónde debería ser construida, ese tipo de cosas. El joven medio elfo había jurado construirla para mí, diciendo: “Cuando me convierta en carpintero, construiré una tienda para ti, Red onii-chan.”

Bueno, sí. Estaba claro lo que iba a hacer desde el principio. Quiero decir, esa era la promesa, así que no había realmente ninguna forma de evitarlo. Mi hermosa y tranquila vida no estaría completa sin una modesta, pero no menos encantadora, pequeña tienda que la acompañe, después de todo.

[En este momento, el Gremio de Aventureros ha puesto la montaña fuera de los límites…]

[¿No puedes hacerlo?]

[No puedo aceptar este trabajo como aventurero. Pero lo haré como amigo. ¿Prometes que no se lo dirás a nadie?]

[Red!]

[Volveré pronto. Te dejaré a Tanta hasta entonces, Doctor.]

[Haré lo mejor que pueda. Pero tardaré una hora en preparar la medicina.]

[Me llevaría tres, así que, si puedes hacerlo en una hora, te lo agradecería.]

La preparación a alta velocidad era algo que sólo podía hacer la gente con una bendición en la rama de Medicina o Alquimia, o tal vez alguien con la bendición de Herbolario.

Estaba más allá de mi capacidad.

 

▼▼▼▼

No tenía intención de quedarme en las montañas esta vez. Sólo llené una cantimplora, aseguré mi espada de bronce y salí del pueblo. Corrí un poco por las afueras del pueblo y luego eché un vistazo.

[Muy bien, nadie está mirando.] — ¿Cuánto tiempo había pasado desde la última vez que me quedé fuera?

[Dominio de alta velocidad: Velocidad del rayo. Dominio de resistencia: Inmunidad a la fatiga.]

Podrían haber sido habilidades comunes, pero al elevar el nivel de habilidad a 11, accedí a la maestría de la habilidad. Bastante poderoso a pesar de que las habilidades son muy comunes. No mucha gente construyó habilidades comunes tan altas, por lo que no fue una bendición muy conocida.

Velocidad del rayo aumentó el movimiento en un factor de diez. Mientras corría, otras personas me veían como poco más que una sombra que revoloteaba. La inmunidad a la fatiga significaba que mi cuerpo no se cansaría. Independientemente de si estaba trabajando toda la noche, haciendo trabajo manual pesado, o incluso corriendo todo el día. Los efectos distintos a la fatiga seguían aplicándose; no era como si pudiera estar sin dormir durante días enteros. El sueño en sí mismo era todavía necesario, pero la habilidad era indudablemente útil.

Di un paso poderoso, luego otro, y otro más. Poco a poco fui acelerando, y el paisaje se transformó en un borrón verde al dejarlo atrás. Una vez que alcanzaba mi velocidad máxima, recorría un kilómetro cada treinta segundos, moviéndome a unos 120 kilómetros por hora. Con el apoyo de la magia, podía correr aún más rápido, pero este era mi límite personal. Esa velocidad podía igualar la velocidad de vuelo de un dragón adulto de más de cien años.

Cuando la última luz del día fue tragada por la noche, corrí hacia la montaña. Me llevó un tiempo llegar a mi destino. Si hubiera habido incluso el más escarpado de los caminos, podría haber mantenido mi velocidad, pero los ásperos bosques de la montaña hacían que moverse tan rápidamente fuera inviable. Tuve que ir a velocidad normal aquí.

Sacando mi mapa, tracé mi ruta.

No quería tomar más tiempo del necesario, pero también quería evitar cualquier ruta que el grupo de Albert pudiera tomar. Miré los caminos más comunes. Este lado recibía mucha luz solar directa, y a los búhos les desagradaba el sol fuerte; con suerte, eso significaba que evitaría esta zona a menos que se le diera una razón en particular. De la misma manera, significaría que el grupo de Albert naturalmente guardaría esta porción de la montaña para más tarde en su búsqueda.

[Está bien.] — Con la ruta establecida, todo lo que quedaba era avanzar.

 

▼▼▼▼

Cuando noté el olor, me sentí impaciente por primera vez en mucho tiempo y apreté los dientes mientras corría.

[Maldita sea!]

La zona donde las agujas de sangre tendían a crecer en racimos se había quemado. Mi audición mejorada captó los gritos del grupo de Albert luchando en la distancia.

[Usaron magia de fuego!]

Alguien en el grupo de Albert había usado magia de fuego mientras luchaban contra el oso búho. La magia de fuego era poderosa y el movimiento estándar cuando se combate algo capaz de soportar mucho daño, como un oso búho. Pero las coníferas en las que crecían las agujas de sangre se quemaban fácilmente y eran la leña perfecta para las lenguas hambrientas de las llamas. Además, era primavera, cuando los vientos eran fuertes. Era increíblemente peligroso invocar fuego en la montaña, dadas las circunstancias.

Si se tratara de Ruti o Ares, o cualquier otra persona del grupo, podrían haber usado una habilidad innata o magia para apagar el fuego y detener la propagación. Pero no podía hacer nada. No tenía ningún medio para extinguir el creciente fuego.

[Maldita sea! Maldita sea! Maldita sea!]

Usé mi espada de bronce para cortar la cantimplora que había traído y la tiré sobre mi cabeza. Lo único que podía hacer en esta situación era reunir tantas agujas de sangre como fuera posible. La temporada de fiebre de goblins había terminado, pero era la época del año en la que el ojo blanco, la mortal enfermedad de la lengua roja, y la fiebre temblorosa del aire podían estallar. Las agujas de sangre eran una hierba medicinal crucial durante los veranos de Zoltan, y todas se quemaban hasta convertirlas en cenizas.

A pesar de ser tan críticas, las agujas de sangre crecían en relativamente pocos lugares. Esta montaña era la única fuente importante en todo Zoltan.

Corrí a través de las llamas y el humo, arrancando cada uno de los hongos que pude encontrar. El humo cubrió mi garganta y quemó mis pulmones. La inmunidad a la fatiga no ayudaba con el humo y la falta de oxígeno, y el calor me picaba la carne. Pero todavía podía moverme. No poseía ninguna habilidad especial. Mi bendición era de alto nivel, puro y simple, y mi resistencia al castigo físico se ajustaba a ese nivel. Podía soportar mucho.

Pero había un límite. Rodeado de llamas, empecé a tener problemas para respirar, y la hipoxia comenzó a aparecer. La falta de oxígeno hizo que me pesara la cabeza y embotó mis sentidos.

Un repentino crujido me llamó la atención. Un oso búho cubierto de heridas estaba delante de mí.

¿Lo dejaste escapar, Albert?

La criatura herida estaba en un frenesí. Levantó sus garras para atacar, un impulso instintivo para protegerse. Tomé la empuñadura de mi espada de bronce en la mano. El fuego había calentado la empuñadura, y hubo un chisporroteo mientras ardía en mi palma. El oso búho rugió sobre mí, balanceando sus brazos para destrozarme.

Desenvainé mi espada de bronce, cortando el estómago del oso hasta su hombro.

▼▼▼▼

[Por aquí, señor!]

Confiando en la capacidad de rastreo de Campbell, un miembro del grupo con la bendición de Ladrón, el grupo de Albert llegó al cadáver del oso búho que se derrumbó en el suelo, su cuerpo estaba rodeado de llamas. Se les había concedido la resistencia al calor y la resistencia al medio ambiente por un hechizo mágico, por lo que no resultaron heridos por el humo o el calor de las llamas.

[Ese es un rango B para ti! Y yo hice mi parte, así que también tendré mi recompensa.] — gritó Dir, el Mago de Fuego. Estaba encorvado, sus mejillas estaban ahuecadas, y su piel parecía en general poco saludable.

Era el aventurero que los había guiado en lugar de Red, que Albert apenas había podido encontrar a tiempo.

Según Megria, tenía un historial de abandono de los miembros de su grupo y de fuga, lo que hacía que su reputación fuera pésima, pero ellos se habían ido con él de todas formas, ya que no se había presentado ninguna opción mejor. Su pobre guía a través del bosque significaba que habían estado caminando por la montaña hasta bien entrada la noche.

El oso búho no se movía, pero Dir no se atrevió a acercarse a la bestia. La criatura lo destrozaría si aún estuviera viva, aunque era una posibilidad entre un millón.

Albert se acercó al oso búho y le cortó la pata delantera. Eso serviría como prueba de haber completado el trabajo.

[Lo hicimos!]

[… Esta herida…]

[¿Qué pasa?]

[No, no es nada. Salgamos de aquí antes de que la magia desaparezca.]

El ladrón Campbell levantó las dos manos de acuerdo con eso — [Sí, incluso con la magia de resistencia, todavía hace calor y es difícil respirar.] — se quejó.

La mujer con la bendición de sacerdote frunció el ceño.

[Así es como funciona. Esta no es la clase de situación en la que la gente estaba destinada a sobrevivir en primer lugar. Sólo agradece que éste es todo el dolor que tienes que sufrir.] — respondió.

[Lo sé, lo sé. Mira, seguro que es mejor que morir.] — fue la respuesta de Campbell.

Los efectos de la magia que otorgó resistencia al fuego duraron diez minutos. Si se agotaba mientras estaban en las llamas, incluso un grupo de rango B como ellos se incapacitaría casi inmediatamente. El grupo de aventureros corrió rápido para escapar del creciente fuego.

 

▼▼▼

[W-Whoa! ¿Estás bien, Red?]

No habían pasado ni seis horas desde que me fui. A esta altura, la mayoría de la gente normalmente habría estado durmiendo, pero todos seguían despiertos y cuidando a Tanta. Me apresuré a entrar en la habitación como si estuviera a punto de derrumbarme, todo mi cuerpo estaba cubierto de hollín negro.

[Doctor Newman, tengo las agujas de sangre.]

[¿Qué? ¿Tan rápido? ¿Cómo? Espera… eso parece una quemadura muy grave. ¿Qué has…?]

[Estas son todas las agujas de sangre que vamos a poder reunir en Zoltan este año… lo explicaré más tarde, pero ahora mismo, preparar la medicina es más importante.]

[Bien, entiendo. Empezaré de inmediato.] — Newman tomó la bolsa de agujas de sangre y volvió a su clínica para preparar la medicina.

[Red, ¿Estás bien? Traeré algo para esas quemaduras…]

[¿Qué sentido tiene salir a recoger hierbas medicinales si tengo que tomar la medicina cuando vuelva? Estaré bien. Las quemaduras no son tan malas como parecen. Voy a ir a casa a lavarme. Volveré pronto.]

[Espera! Red!]

No estaba físicamente cansado, pero definitivamente podía sentir que me había esforzado al máximo. Eché el agua del pozo sobre mi cabeza para refrescar mi cuerpo quemado. Mirando por la ventana, pude ver la luna creciente colgando en el cielo nocturno.

A pesar de que había hecho todo lo posible, reunir una sola bolsa de agujas de sangre fue lo mejor que pude hacer. Tal era el límite de mi bendición. Incluso llevando las habilidades comunes a sus límites, no había mucho que pudiera hacer sin las habilidades innatas.

[Supongo que era natural que me echaran…]

Si esto era todo lo que podía hacer cuando me esforzaba al máximo, entonces por supuesto no sería de ninguna ayuda para salvar el mundo.

 

▼▼▼▼

En casa, lavé suavemente las peores quemaduras con un paño húmedo y las envolví en vendas antes de volver a la casa de Nao.

[Ustedes tres deben estar cansados de cuidarlo todo el tiempo, ¿Verdad? Cambiaré con ustedes y me encargaré de limpiarle el sudor y de hacer que beba agua y todo eso hasta que vuelva el doctor.] — dije al entrar en la habitación. Pero los tres me miraron como si estuviera loco.

[No me jodas! Tú eres el que necesita descansar!] — Gonz gritó mientras me arrastraba a la habitación de al lado.

Una sopa, un sándwich y un poco de vino aguado me esperaban allí. Probablemente todo se había juntado mientras me lavaba.

[Come. Mi hermana lo hizo para ti.]

[Espera, cuidar de Tanta es más importante ahora mismo.]

[Nos ocuparemos de él, así que come.]

[Bien. En ese caso, supongo que aceptaré esto. Gracias.] — Percibiendo que no había ninguna discusión con él, me senté y empecé a devorar la comida. Gonz me miraba fijamente mientras comía.

[¿Qué? Deja de mirarme; ve a estar con tu sobrino.]

[Nunca pensé que te darían una paliza tan grande.]

[La pelea de Albert con el oso búho provocó un incendio forestal. Tuve que apresurarme a recoger tantas agujas de sangre como pude. Estoy seguro de que habrá más casos de ojo blanco, y es un ingrediente crucial para otras medicinas. Es un poco raro decirlo, pero fue una suerte que Tanta la contrajera ahora mismo. Si se hubiera enfermado mañana, todas las agujas de sangre probablemente se habrían quemado.]

[… Lo siento. Terminaste así después de hacer tanto por reunir la medicina para nosotros. Mientras tanto, yo estaba aquí sentado sobre mi trasero.]

[No te preocupes por eso. Es parte de la descripción del trabajo de un aventurero. Además… todavía está el asunto de mi recompensa. Será mejor que te pongas nervioso.]

[S-Sí! Un hombre siempre cumple su palabra! Pagaré, aunque me lleve el resto de mi vida!] — Gonz sonrió ampliamente.

 

▼▼▼

Gracias al curativo que hizo el doctor, la nubosidad de los ojos de Tanta se aclaró casi inmediatamente. Todavía le llevaría una semana de reposo en cama, y el chico tendría que seguir tomando la medicina que Newman le había prescrito para curarse completamente, pero no habría ningún daño duradero. Con eso, Newman declaró que Tanta estaría bien ahora y comenzó a empacar sus instrumentos en su bolsa para irse.

[Muchas gracias, Doctor!]

Gonz, Nao y Mido bajaron sus cabezas, pero Newman desestimó la acción con un movimiento de su mano.

[Fue una suerte que pudiera conseguir la medicina tan rápidamente. Con eso, no debería haber ningún daño visual duradero. Todo es gracias a Red. Y no te preocupes por mis honorarios. Sólo úsenlo para cubrir su recompensa. Estas agujas de sangre que me dio son invaluables ahora, así que discutiré la mejor manera de usarlas con los doctores de las otras clínicas.]

Después de escuchar la noticia del incendio, Newman me tomó de las manos y me agradeció por haber recogido todas las agujas de sangre que tenía. Incluso se había ofrecido a pagar por los extras que había reunido más de lo que Tanta necesitaba, pero lo rechacé. Las cosas que un aventurero reunía sólo podían ser vendidas al gremio. Era contra las reglas vender directamente a cualquier otra persona. Se requería un permiso especial para comerciar con los artículos. Si le hubiera vendido a Newman las agujas de sangre, habría sido contrabando, así que lo más seguro era dárselas en lugar de aceptar dinero.

[Si logro mi sueño, estoy seguro de que estaré en deuda con usted.]

[Una botica, ¿Huh? Todos los médicos de Zoltan se alegrarían de tener un aventurero hábil como tú dirigiendo una botica. Cuando consigas abrir tu negocio, por favor, házmelo saber. Me aseguraré de ser un habitual.]

[Estaré esperando ello.]

Los médicos eran clientes habituales de una botica, así que ganarse su gratitud aquí y asegurarse de que recordaba mi nombre no hizo daño.

Newman me tomó la mano una vez más y la estrechó firmemente antes de volver a su casa. Y después de verlo salir, Gonz y su familia inclinaron sus cabezas ante mí.

[Realmente nos salvaste. No puedo agradecerte lo suficiente.]

[Entonces, ¿Discutiremos mi recompensa mientras el tema aún está fresco?]

[S-Sí! No te contengas!]

[No pienso hacerlo. De hecho, tengo la intención de conseguir exactamente lo que quiero.] — La familia parecía nerviosa mientras me preparaba para exponer mis demandas. Cuando lo escuchó, Gonz se sorprendió, pero rápidamente se puso a sonreír.

 

▼▼▼▼

Estaba sentado en un banco comiendo papas fritas que había cogido de un puesto mientras veía la ceremonia a lo lejos. Tornado — el alcalde — con su barba tupida en plena exhibición, se paró en el escenario y expresó su gratitud a Albert mientras le otorgaba la Medalla de Espadas Gemelas.

Con la batalla contra el ejército del Señor Demonio calentándose por todo el país, estas personas concedían la Medalla de Espadas Gemelas por derrotar a un solo oso búho. La medalla se suponía que honraba las grandes hazañas de combate. Aquí, parecía más emblema de lo pacífico que era Zoltan. La vista me hizo reír un poco. Todos los reunidos vitorearon y se regocijaron cuando la medalla fue colgada alrededor del cuello de Albert.

[Tch, ¿Por qué tanto alboroto? Fue y comenzó un incendio en la montaña.]

[Oh, ¿Gonz? ¿No dijiste que no te ibas a tomar el día libre, aunque siempre eres el primero en la fila para los festivales? ¿Qué estás haciendo aquí?]

[¿Quién se tomaría un día libre para celebrarlo, cabeza de chorlito? Sólo estoy aquí para almorzar.] — Gonz tenía una cesta con un sándwich, algo de comida frita, y algunos otros trozos variados. Se sentó a mi lado, sacó un pescado frito de la cesta y empezó a comer.

[Si me preguntas, eres mucho más merecedor y asombroso que él.]

[¿Oh? Entonces déjame tener eso.] — Agarré una de las salchichas de su cesta y la mordí. Gonz pareció enfadado por un segundo antes de reírse a carcajadas. Nos sentamos un rato a ver la ceremonia de Albert.

[Albert está esforzándose por el pueblo a su manera.]

[¿Hmm? ¿Lo hace?]

El aventurero de rango B todavía tenía un aire de centralismo. A menudo, no dejaba una buena impresión en mucha gente de la parte obrera del pueblo. Gente como Gonz. La ropa formal y aburrida hecha de múltiples capas que era popular en la capital se consideraba demasiado caliente e irritante para la gente de Zoltan. Sin embargo, el alcalde y la poca gente adinerada que vivía en la ciudad se aferraban a la apreciación de un estilo más central. Así que Albert fue bien recibido por ellos. Era posible que el hombre estuviera manteniendo esos adornos intencionalmente sólo para ganar el favor de los habitantes más ricos de Zoltan.

[Bueno, también podría ser que no se haya acostumbrado a la vida en la frontera.]

[¿De qué estás hablando?]

[Albert. No seas demasiado duro con él. Se alejó de Central y está haciendo su parte como aventurero de rango B en un grupo que luchó para lidiar con un oso búho. Estoy seguro de que tiene mucha presión con la que está lidiando todos los días.]

[¿Así que es así?]

[Y, aun así, está tratando de hacer que funcione. No es como si quisiera quemar la montaña.]

[Si te parece bien, entonces supongo que lo dejaré estar.] — dijo Gonz, resignado.

Su tono dejaba claro que aún no estaba convencido. Obviamente pensó que yo debería haber sido el que recibiera los elogios. Pero yo sólo quería vivir una vida modesta; no los necesitaba realmente.

Observé hasta que Albert dejó el escenario, y luego le di una palmadita en el hombro a Gonz y le dije adiós. A partir de mañana, iba a volver a recoger hierbas. También había informado al gremio del incendio de la montaña, pero la extensión de los daños aún tenía que ser evaluado.

Si iba a dirigir una botica, necesitaba conocer los mejores lugares para recoger hierbas medicinales antes que otros. Hablaba en serio sobre tratar de hacer realidad mi sueño aquí en Zoltan.

 

▼▼▼▼

[Esa herida…]

Después de la ceremonia y la comida con toda la gente influyente del pueblo, cuando Albert estaba finalmente solo, el aventurero de rango B pensó en la imagen del oso búho derrumbado en el suelo.

[Ese no fue el daño que yo infligí… Mi espada no haría ese tipo de corte.]

Fue un corte que subió por todo el torso hasta los hombros. Irregular, el corte parecía hecho por un arma sin filo que había sido forzada con un poder increíble.

[Como… una espada de bronce.]

La imagen del hombre que había intentado reclutar como guía para su grupo pasó por la mente de Albert. Él… tenía una espada de bronce en su cintura, ¿No es así?

[No hay manera.]

Albert sacudió la cabeza.

[Además, no hay manera de que él pudiera haber estado allí.] — murmuró para sí mismo.

 

▼▼▼▼

Cuatro meses y dos días después. Según el calendario, el otoño estaba a la vuelta de la esquina, pero en Zoltan, no se veía el final del calor del verano. La ciudad todavía mostraba verdes vibrantes, como si no tuviera ningún interés en los estilos de otoño que adornan la montaña y otras regiones. El área que se había quemado por el fuego ya estaba cubierta de plantas otra vez. La cicatriz negra del follaje quemado ya no era visible.

Me dirigí a una parte de la ciudad un poco fuera del centro. Estaba en el área entre un barrio residencial y un distrito donde los artesanos hacían sus artesanías. Estaba a diez minutos a pie del bloque residencial donde estaba mi casa. A la velocidad normal de una persona que camina, por supuesto.

[Finalmente lo lograste, ¿Huh?] — Dijo Gonz.

[Eres muy lento, Red onii-chan!] — Gritó Tanta.

Los dos llevaban trajes elegantes y formales y agitaban las manos. Yo también me había puesto un traje alquilado por primera vez en mucho tiempo. En el pasado, me habían hecho tratar con aristócratas y la realeza con mi hermana bastante a menudo, así que no era mi primer encuentro con un traje. Esta fue la primera vez desde que dejé el grupo, sin embargo.

Detrás de Gonz y Tanta había un edificio recién construido. No era tan grande, pero su diseño hablaba de una construcción fuerte y sólida. Visualmente, tenía una sensación tranquilizadora. Había un cartel sobre la entrada principal que decía:

LA BOTICA DE RED.

Esta era la recompensa que le había pedido a Gonz. El dinero para los materiales provenía de mi propio bolsillo, pero la construcción era gratis. Los ahorros que había acumulado en ese momento eran suficientes para cubrir la construcción gracias a ese arreglo. Hoy fue la reunión para celebrar la finalización exitosa de la construcción.

Miré el letrero, abrumado por la emoción.

[Todos están esperando para comer, así que date prisa!] —Tanta dijo, agarrando mi mano y arrastrándome.

[Está bien, está bien.] — respondí mientras me llevaban dentro.

Alrededor de veinte personas, entre los compañeros de Gonz, algunos miembros del Gremio de Aventureros, el Doctor Newman, y algunos otros con los que me llevé bien en Zoltan, estaban todos reunidos esperando.

[Oh, el hombre del momento está finalmente aquí.]

[Realmente te has acostumbrado al ritmo de Zoltan, Red.]

Había estado ocupado clasificando varias medicinas para la apertura de la tienda y había perdido la noción del tiempo. En Central, si la estrella de un evento llega tarde habría causado un alboroto, pero aquí, se olvidó con una risa. Me rasqué la cabeza mientras daba las gracias a todos los que se habían reunido, y luego comenzamos el banquete.

[Mamá hizo la comida para hoy!] — Tanta anunció, rezumando de orgullo.

Estaba casi tan orgulloso de la comida de su madre como si la hubiera hecho él mismo. Cuando le comenté que estaba deliciosa, respondió inmediatamente con un “¿Verdad?” y una sonrisa encantada.

No hubo más complicaciones con el ojo blanco de Tanta. Sus ojos brillaban como los de un niño, y se reía tan alegremente como cuando trabajaba con Gonz o su padre.

Newman me agradeció nuevamente y dijo lo afortunado que fue que pudiéramos darle a Tanta la medicina tan pronto como la enfermedad progresó.

[Estoy bastante seguro de que ya te he enviado la orden. Si has tenido la oportunidad de mirarla, ¿Crees que serás capaz de cumplirla?]

[Sí, no será un problema. Le daré prioridad a la entrega y se la llevaré mañana por la tarde.]

El Doctor Newman fue mi primer cliente y me prometió que pediría las hierbas que le faltaran periódicamente. Incluso me había dado una recomendación cuando registré mi tienda en el Gremio de Comerciantes y me hizo saber que, si pedía prestado los fondos para abrir el negocio a ellos, pondrían el interés pagado por el préstamo en la cuota de mi primer año en el gremio. A pesar de no tener que pagar los costos de construcción, agotaría mis ahorros casi por completo sólo comprando los materiales, así que ese tipo de recomendación era particularmente útil. Ahora no tendría que preocuparme por perder mis derechos de operación por no pagar la cuota de membresía.

No está mal para mi primer paso.

[¿No tienes grandes aspiraciones o algo así?] — Preguntó Gonz.

¿Aspiraciones, huh…? Era difícil responder a una pregunta tan poco clara… Pero todos me miraban; no estaba en posición de no decir nada.

[Ahhh, sí…]

Intenté componerme y pensar en una respuesta adecuada, pero rápidamente lo pensé mejor. No iba a intentar darme aires como esos. Ya no era un caballero o un miembro del grupo del Héroe.

[Con toda su ayuda, he logrado realizar mi sueño. Gracias. Pero ahora voy a intentar tomarme las cosas con calma mientras dirijo este boticario y no presionarme demasiado. Particularmente en días calurosos como hoy, sólo quiero sentarme, beber un poco de té fresco y charlar con todos. Así que siéntanse libres de venir a pasar el rato en cualquier momento.]

La sala estalló en risas y aplausos.

Y así como así, empecé mi vida tranquila como boticario en Zoltan.

¿Te gusta? Apóyanos en Patreon!