Seikoku Dragonar V5 Prologo

Modo Noche

Prologo

 

El País de los Caballeros Lautreamont, la gente lo llamaba el país de los Criadores de Dragones. Al norte estaba el Imperio Zepharos, mientras que al sur estaba el Reino Chevron. Entre las dos grandes potencias había un pequeño país con una población de no más de cinco millones de habitantes y una academia especial. La Academia de Jinetes Dragón Ansarivan. Educando y guiando a los adolescentes que formaban contratos con los dragones… una academia para criadores de dragones.

 

▼▼▼▼

El último día del mes de Cáncer. La Academia de Jinetes Dragón Ansarivan tenía programada la ceremonia de clausura por la mañana. Todos los estudiantes se habían reunido en el salón y estaban inquietos porque serían días festivos que comenzarían al día siguiente. Todos esperaban que la molesta ceremonia terminara. Para empeorar las cosas, la ceremonia no había comenzado según lo previsto. Parecía que el director llegaba tarde. Antes de que alguien se diera cuenta, los estudiantes estaban charlando entre sus grupos. Con las largas vacaciones de verano delante de sus ojos, los estudiantes no dejaron de hablar una vez que empezaron.

[Huwaa…]

En medio de todo, Ash, que estaba en la fila junto con la clase Avanzada de primer año, dio un fuerte bostezo. Estaba a punto de quedarse dormido.

[¿Estás bien? Parece que no has dormido lo suficiente.]

Raymond estaba mirando a Ash.

[Esa fue tu tercera vez hoy. Debes haber estado aflojando.]

Por otro lado, Max señaló firmemente a Ash. Nunca podría tolerar la actitud perezosa de Ash.

[No es que tenga elección… acabo de regresar de Ciudad Fountain anoche.]

[Por cierto, ¿No parece que Eco también tiene sueño?]

Raymond miró a Eco, que estaba de pie junto a Ash, y le dirigió una sonrisa amarga. Pero al momento siguiente, sus ojos se abrieron de par en par.

[Podría ser que… anoche… ustedes dos han avanzado para convertirse en adultos…!]

[Idiota! Hablas demasiado alto! Eso es imposible!]

Ash estaba con las mejillas enrojecidas. Si fuera el Ash de hace meses, no se habría molestado si Raymond se burlaba de él y de Eco. Pero hoy, obviamente estaba agitado. Ash le echó un vistazo a Eco. Aunque todavía tenía sueño, los rayos matutinos que brillaban en el pasillo habían enfatizado aún más la belleza de Eco, a pesar de estar en medio de la gente. Le dio un sentimiento de nobleza. Su cabello era rosa y reflejaba los rayos plateados de luz. Su piel era blanca y la astilla de su cuerno izquierdo que Ash le había quitado se había recuperado. Recientemente, Ash estaba confundido sobre sus sentimientos. Con sólo una mirada a Eco, podía sentir claramente que su pecho se apretaba. Viendo que Ash se quedó en silencio de repente, Raymond preguntó en un tono exigente:

[Espera! ¿No es tu respuesta un poco rara? ¿Podría ser que tú realmente…?]

[Raymond! Cállate…!]

Max empujó a Raymond a un lado y le cubrió la boca.

[¿Es cierto que muchas cosas pasaron en Ciudad Fontaine? Incluso el Congreso Continental — Elysium fue pospuesto. Probablemente tuvo algo que ver con Eco y tú, ¿Verdad?]

Ash se sorprendió de lo agudo que era Max.

[En realidad, que ambos se quedaran en la capital por casi dos semanas no me pareció natural. Después del incidente, el gobierno debería estar ocupado con las secuelas. Si yo fuera el paladín, lo primero que haría sería enviarte de vuelta a casa. A menos que…]

Max ajustó sus gafas con los dedos, y echó un vistazo a Ash.

[Los dos no se quedaron allí, sino que fueron tomados en custodia.]

Ash se sorprendió por la capacidad de deducción de Max. En un momento, ya no se sentía con sueño.

 

▼▼▼▼

Fue hace dos semanas…

Un misterioso dragón había atacado la capital y el Congreso Continental — Elysium fue puesto en espera. Siempre había sido el tema de conversación de todos desde ese día. En cuanto a la verdadera identidad detrás del enorme dragón, era Eco quien había despertado como descendiente de la familia del Emperador de los Dragones Sagrados Avalon. Al final de la batalla, Ash logró que Eco volviera a su forma humana y todo terminó pacíficamente. Hasta notar que lo que les esperaba eran los días del interrogatorio. Al igual que lo que Max había señalado, no era que Ash y Eco se quedaran en Ciudad Fontaine, sino que se les prohibía salir de ella. Sólo fueron liberados ayer por la tarde. Ya era medianoche cuando Silvia los llevó de vuelta a Lancelot. Parecía que Silvia estaba preocupada por ambos y por eso eligió quedarse en Ciudad Fontaine. Si volvieran a Ansarivan por tierra, no habría podido asistir a esta ceremonia de clausura. Esta era la razón por la que Ash y Eco tenían sueño.

Por otro lado, Silvia, que debería tener sueño, estaba al frente de la cola de la clase de primer año con la espalda recta. Era como se esperaba de la Princesa Caballero, todos podían sentir su dignidad real.

[¿Qué piensas de esto, Ash?]

Mientras Max le echaba una mirada aguda, Raymond esperaba ansiosamente que respondiera.

[Eso…]

Para Ash, Raymond y Max eran sus amigos importantes. Justo cuando pensó en decirles la verdad, algo raro sucedió.

—Bang!

La puerta del salón se abrió de repente con un fuerte golpe. Todos los estudiantes se dieron vuelta en shock.

[¿Eh? ¿Qué pasó?]

Eco, que se había quedado dormida de pie, recibió una gran conmoción. Inmediatamente miró la situación a su alrededor. Ash también echó un vistazo a la puerta. En ese instante, la atención le había sido robada. En medio de la puerta había una chica modesta que irradiaba una sensación de elegancia. Su ropa cuidadosamente arreglada era una blusa blanca y una falda de color púrpura azulado que combinaba con sus botas negras. La sensación que daba era obviamente la de hija de alguien con un alto estatus social. Aparte de eso, había una sirvienta siguiéndola por detrás. Estaba empujando un carrito con juegos de té. Bajo los ojos de todos los estudiantes, la chica caminó directamente al escenario como si fuera algo natural.

[Saludos a todos los de la Academia de Jinetes Dragón Ansarivan.]

Cuando saludaba, los reflejos púrpuras de su cabello plateado hacían que pareciera que llevaba un halo. Ash engulló su saliva cuando vio su belleza. Era totalmente como una santa… Pero a diferencia de todas las otras estatuas de los santos que había visto antes, no poseía la amable y cuidadosa sonrisa en su rostro. Su apariencia la hacía parecer como una escultura de hielo hecha del Glaciar Doruaama en el lejano norte. Después de una breve mirada a todo el cuerpo estudiantil, ella habló:

[Soy Mirabel Lautreamont, la tercera princesa. Bajo las órdenes de mi hermana mayor Veronica, me pidieron que trabajara como Directora de esta academia. Por favor, cuiden de mí.]

Toda el salón se quedó en silencio. Ash también miraba a Mirabel. Esperaba que fuera de una familia de clase alta, pero que fuera una princesa… De repente Silvia, que estaba en primera fila, gritó:

[Anee-ue! ¿Qué significa esto? He oído que fuiste a la Universidad St. Law de Espada para ampliar tus estudios…]

Después de escuchar eso, Ash se dio cuenta de que Mirabel era la hermana de Silvia. La atención de todos estaba puesta en Mirabel. Incluso los instructores de enseñanza que estaban de pie a lo largo de las paredes también trataban de averiguarlo. Justo en ese momento, como para romper el profundo silencio, sonó la campana de las once. En el momento en que escuchó el sonido de la campana, Mirabel le dio a la sirvienta una mirada aguda.

[Eunice. Es hora de mi té.]

[Por supuesto, Princesa.]

La sirvienta que seguía a Mirabel como una sombra estaba haciendo el té a gran velocidad.

[Por favor.]

[Gracias.]

Mirabel tomó la taza de té hirviendo y se sentó en una silla plegable que Eunice sacó. Luego se relajó y bebió el té.

[…]

Todos estaban observando sus movimientos con sorpresa. Incluso Silvia esperaba que Mirabel terminara su té antes de intentar hablar. Después de un breve momento, le pasó la taza de té a Eunice y una vez más, miró a Silvia.

[¿Y Silvia? ¿Qué preguntabas?]

[Preguntaba cómo es que te convertiste en la directora. Explícalo, por favor! Por cierto, ¿Dónde está el ex director que trabajaba aquí hasta ayer?]

[Aa… ¿Estás hablando del viejo que tenía un pie en la tumba? Debería estar de vacaciones en un lugar turístico popular en el Reino Chevron. Dado que tenía un aumento en su pensión, no debería tener ninguna queja.]

[Qu-!]

Silvia se quedó sin palabras.

 

▼▼▼▼

[Hey… ¿Qué está pasando? ¿Qué va a pasar con la ceremonia de clausura?]

Eco, que estaba de pie junto a Ash, preguntó. Con tantas cosas sucediendo alrededor, ya no tenía sueño.

[Err… ¿No lo sé?]

Justo en ese momento, un pensamiento pasó de largo. Para que la tercera princesa reciba la orden de convertirse en directora de la Academia de Jinetes Dragón Ansarivan en un momento tan extraño, debería tener alguna conexión con el incidente de la capital. La verdadera identidad detrás del enorme dragón era Eco y había muy pocas personas que sabían de esto. La primera princesa Veronica fue una de ellas. Al principio, el gobierno de los Caballeros la tomó como un elemento de peligro y quería que estuviera bajo estricta vigilancia. Pero Verónica fue la primera persona en discrepar con esta idea, temiendo que Eco se transformara en un dragón si era llevada al límite. Qué tan bueno sería eso si fuera cierto. Sin embargo, Veronica no debía ser menospreciada. Nunca los habría liberado fácilmente. Ash conocía su forma de pensar por su experiencia pasada. Dicho esto, Mirabel mencionó que “Bajo las órdenes de mi hermana mayor Veronica”. En otras palabras, que Mirabel se convirtiera en la directora de la academia estaba todo en el plan de Veronica.

—¿Significa que Mirabel está aquí para vigilarnos…?

Momentos antes, Ash tenía la impresión de que acababa de ser liberado y las vacaciones estaban empezando. Pero ahora, sentía como si le tiraran un cubo lleno de agua fría. De repente, Mirabel pareció recordar algo y dejó de hablar con Silvia. Luego miró por el pasillo.

[Qué descuidada soy al olvidar algo importante. ¿Están presentes Ash Blake y la joven dragón Eco?]

La atención de todos estaba sobre ellos. Se sentían como si estuvieran siendo atravesados por sus miradas.

[Es—!… ¿Qué pasa…?]

Eco empezaba a sentirse incómoda y no podía calmarse. Inmediatamente se escondió detrás de Ash. De todos modos, fue una falta de respeto no responder a la llamada de Mirabel.

[Estamos aquí.]

Ash respiró profundamente y arrastró a Eco al escenario junto con él. Eco era ahora como una persona diferente. Ella se veía elegante y se aferró a su mano con fuerza. El corazón de Ash latía sin parar al poder sentir el calor de su cuerpo. Mientras caminaba hacia el escenario, el resto de los estudiantes le dieron paso. Sin embargo, Ash no era capaz de disfrutarlo en este momento. En un breve momento, Ash llegó al escenario.

[Yo soy Ash Blake y ella es mi Pal, Eco.]

Después de un vistazo, dio una corta respuesta:

[Ven.]

Parecía que quería que subieran al escenario. Ash subió al escenario con muchos pares de ojos mirándolo. Se sintió avergonzado con Eco sosteniendo su mano todo el tiempo, pero Eco siguió sosteniendo su mano firmemente sin ninguna intención de soltarla. Después de que estaban en el escenario, Mirabel siguió mirándolos. Sus ojos parecen ser transparentes, a diferencia de los ojos azules de Silvia y Verónica. De repente, Mirabel extendió su mano hacia Eunice.

[Pásame la espada.]

[Por supuesto.]

Ash estaba en shock. Eunice sacó un estoque del carrito. En realidad, hay algo como esto en el carrito…

Una vez que Mirabel cogió su estoque, lo sacó de su funda. La clara espada blanca reflejaba los rayos del sol. Mirabel se acercó a Ash con su mano derecha sosteniendo el estoque y su mano izquierda sosteniendo la vaina. En cuanto a los estudiantes que empezaban a inquietarse por la confusión, Mirabel les dijo con voz fría:

[Silencio!]

Su voz no era obviamente fuerte, pero tampoco tenía ni una pizca de ira. Pero era suficiente para hacer su trabajo. Los estudiantes sintieron la presión de su voz solamente. Después de que todos los estudiantes se callaran, Mirabel volvió a ver a Ash.

[Tengo un mensaje para ti de mi padre Oswald.]

[¿Del Paladín…?]

Ash estaba confundido.

[¿No te regaló mi padre un reloj de plata que es la prueba de un Dragner?]

[Ciertamente lo hizo…]

[Excepto que la ceremonia de nombramiento de Caballero nunca se hizo, ¿Verdad?]

[Ese parece ser el caso. Parece que el castillo no era un lugar adecuado durante ese momento.]

[Sólo por esa razón, yo, Mirabel Lautreamont en lugar de mi padre, me haré cargo de tu ceremonia de Caballero. Por favor, arrodíllate.]

[Con mucho gusto!]

Ash se arrodilló inmediatamente y le dijo a Eco, que estaba de pie, que hiciera lo mismo en voz baja. Sin embargo, Eco usualmente veía a la gente como “tonta, estúpida y densa”. ¿Se arrodillará tranquilamente sin pelear si la persona a la que se enfrenta es de la realeza?

Ash estaba sudando tremendamente.

[Está bien…]

Para su sorpresa, ella hizo lo que le dijeron. Se arrodilló justo al lado de Ash.

[Lo hice solo por ti.]

Sus murmullos y sus mejillas sonrojadas fueron inesperadas. Mientras el corazón de Ash saltaba un poco, Mirabel comenzó a recitar:

[Ash Blake de la Academia de Jinetes Dragón Ansarivan clase avanzada de primer año. A la edad de siete años, participó en la Ceremonia Orphan en el bosque Albion. Fuiste consagrado por la gran madre dragón y recibiste un Orphan. Con eso, te convertiste oficialmente en un Criador. Y ahora, tu Pal, Eco, te supera en expatriación y ha tenido un crecimiento notable. Ahora, representando al Paladín Oswald, en mi nombre Mirabel Lautreamont pondré mi estoque sobre tus hombros.]

Mirabel colocó su estoque sobre los hombros de Ash sin problemas. Era una parte de la ceremonia de Caballeros. Aunque el estoque en sí se veía bien, en realidad se sentía pesado en sus hombros.

[¿Juras como orgulloso Caballero tu lealtad a la familia real Lautreamont?]

[Lo juro en nombre de mi Seikoku y mi amada Pal.]

Ash declaró deliberadamente la promesa estándar. El hombro de Eco tembló un poco cuando Ash dijo las palabras “amada Pal”. Sin embargo, Ash no tuvo el lujo de echarle un vistazo. Después de eso Mirabel se quedó quieta. Sus acciones confundieron a Ash, pero luego recordó algo importante. Sostuvo el reloj de plata que le otorgó Oswald y lo colocó junto a su corazón. Esto también era parte de la ceremonia de nombramiento de Caballero. Después de que Mirabel envainara su espada, la ceremonia terminó. De repente, toda la sala se llenó de vítores. Era porque la ceremonia de Caballeros se celebraba normalmente en el St. Rosa. Catedral María en la capital, pero ahora tenían la oportunidad de experimentarla aquí.

Toda la sala estaba llena de aplausos y sonidos de estudiantes animando como si todos se hubieran olvidado de la ceremonia de clausura.

 

▼▼▼▼

[Tsk, qué día…]

Ash salía del baño público de la casa Apollo con una toalla en el hombro. Como se acercaba la hora de apagar las luces, el pasillo estaba vacío. Ash intentó recordar todos los eventos que ocurrieron por la mañana mientras subía las escaleras. Después de volver a su aula tras la ceremonia, se vio inundado de preguntas. Como era de esperar, la mayoría de las preguntas que se hicieron fueron sobre Eco. La diferencia entre un Dragner y un Criador sólo podía ser juzgada por sus amigos. Aunque los dragones nacieron en la forma de un Strada, Hydra o Asia, después de ser atendidos, tenían la posibilidad de evolucionar en un Misterioso Maestro. Tenían pelo blanco y una gran cantidad de magia. Para los Caballeros, eran el tesoro del país.

Básicamente, cuando un Pal se convertía en un Maestro, un Criador estaba calificado para convertirse en un Dragner. Sin embargo, Eco tenía la forma de una niña. Para decirlo claramente, ella era una excepción que no podía adaptarse a ninguna clase. A pesar de eso, el Paladin Oswald había otorgado a Ash el título de Dragner. Esa era la razón por la que el resto de los estudiantes estaban llenos de preguntas. Excepto que si sabían que Eco era el enorme dragón que había atacado la capital, tendrían que reconocerlo. Su abrumadora presencia y el poder destructivo que poseía y que puede aplastar una aeronave, además de ser el linaje sobreviviente del Emperador de los Dragones Sagrados Avalon. Incluso los orgullosos Maestros se postraron frente a ella. Por supuesto que Ash no hizo público esto. Bueno, se le prohibió hacerlo. Justo después de que Eco se despertó, aplastó el enorme dirigible Beowolf del Imperio Zepharos. Estaba claro que el Imperio se lo merecía. Sin embargo, el Imperio no admitió su mala actuación y además echó la culpa a los Caballeros. Por otro lado, el Reino Chevron que no sufrió pérdidas no estaba contento de que los Caballeros no les revelaran ninguna información sobre Eco. Ash acababa de enterarse de esto por las noticias recientes.

En resumen, la propia Eco era una amenaza internacional.

[¿Qué voy a hacer de aquí en adelante…?]

Ash pensó repentinamente en la princesa Mirabel. Aunque no parecía ser alguien como Veronica, tampoco parecía una nuez fácil de romper. Con todos esos problemas en su cabeza, Ash volvió a su habitación. Eco se revolcaba en su cama esperando a que pasara el tiempo, pero ella saltó inmediatamente en cuanto vio a Ash.

[… ¿Eh?]

Ash sintió que algo no estaba bien y se dio cuenta inmediatamente de lo que era. Así es, Eco, que siempre dormía completamente desnuda, llevaba una linda bata ese día. La tela blanca pura debería estar hecha de seda. Bajo las luces del Cristal del Dragón Brillante, su contorno podía verse claramente. Incluso sus pechos y las puntas de ellos casi se podían ver. Era obvio que Eco no llevaba ropa interior. A Ash le costaba mucho verla porque se veía más atractiva que cuando estaba desnuda.

[¿De dónde sacaste eso?]

Eco de repente se inquietó cuando le preguntaron.

[… Era una de las viejas ropas de Silvia que Cosette me dio.]

[¿Pero no dijiste que odias usar algo cuando duermes? Incluso dijiste que no puedes dormir sin estar desnuda.]

Eco cruzó los brazos y miró fijamente a Ash.

[… ¿No estás actuando de forma sospechosa cuando estoy desnuda?]

[Bueno, soy un hombre. No podría calmarme cuando hay una chica desnuda delante de mí.]

[No sé realmente qué clase de sentimiento sea… De todos modos, sólo tengo que ponerme algo de ropa.]

De repente, Eco parecía avergonzada y lentamente le echó un vistazo a Ash.

[E-Es por eso que… tú… puedes venir… aquí…]

[¿Eh?]

[Argh… Idiota! Estoy diciendo que podemos dormir juntos! ¿Por qué tienes que hacer que te explique todo?]

Ash dudaba de lo que acababa de oír. Eco, que ordenó a Ash dormir en el suelo y acaparó toda la cama, le estaba pidiendo ahora mismo a Ash que durmiera con ella.

¿Qué le está pasando?

[No importa. Estoy acostumbrado a dormir en el suelo y esa cama es tuya.]

En resumen, Eco se estaba enojando con él por estar demasiado preocupado.

[Dije que lo estoy permitiendo! Siempre pretendes que no es nada… Pero tu cuerpo debe estar sufriendo. Las heridas aún no están curadas, ¿Verdad?]

Ash se quedó sin palabras. En realidad, las heridas que sufrió durante su batalla con Gawain y Mordred aún no se habían recuperado. A veces, todavía podía sentir dolor en su cuerpo. Pero nunca esperó que Eco viera a través de él.

[Incluso la herida que podría haber sido curada nunca podría ser curada si duermes en el suelo.]

Eco se dio vuelta con la espalda hacia Ash y se cubrió con la manta. Incluso se acordó de dejarle un poco de espacio a Ash. Mientras mantenía esa posición, echó un vistazo a Ash.

Sus miradas se conectaron.

[…!]

Eco se sonrojó de repente y ella volvió la cabeza hacia atrás. Parece que no iba a retractarse de sus palabras. Ash tomó una decisión y sintonizó la lámpara a su mínima potencia. Con la ayuda de sus manos, caminó hacia la cama.

[Disculpa la intrusión.]

Ash estaba todo tenso. No sólo hablaba educadamente, sino que casi se mordió la lengua.

[Estás actuando de forma extraña.]

Probablemente causado por las acciones de Ash, Eco estaba sonriendo. Pero gracias a eso, la tensión disminuyó. Ash se acostó al lado de Eco. Pensando en ello, Eco se había metido en la cama de Ash muchas veces mientras dormía. Y estaba desnuda durante esos momentos. Esta situación no debería ser nada para él. Sin embargo, Ash se arrepintió de lo que acababa de pensar momentos después. Había un dulce olor que provenía del cuerpo y cabello de Eco. Era obviamente el olor de una chica.

[…!]

Su corazón latía a un ritmo muy rápido. Eco metiéndose en su cama y ellos durmiendo juntos desde el principio eran dos cosas totalmente diferentes. Cuando le echó un vistazo a Eco, parecía que ella todavía estaba bien despierta por estar nerviosa. Había una misteriosa sensación de nerviosismo que provenía de su pequeño cuerpo. Dicho esto, si fuera la Eco de siempre, definitivamente se habría dormido en el momento en que se acostó en la cama. De repente, Ash recordó la conversación que había tenido con Eco. En la habitación de huéspedes de Ciudad Fontaine, ella mencionó algo como esto:

Estoy feliz de que… Soy tu Pal… y… eres mi caballero… p-pero… odio esto. No puedo estar satisfecha con esto! Aunque no estoy segura de por qué, sé que no puedo aceptarlo!

Esa fue la primera vez que Eco expresó libremente sus propios sentimientos. Durante ese tiempo, Ash también tuvo ganas de besar a Eco. Además, durante ese tiempo, Eco no parecía resistirse. Para su decepción, antes de que pudieran besarse, fueron interrumpidos. Después de eso, nunca pareció haber una atmósfera adecuada para intentarlo de nuevo…

 

▼▼▼▼

… Al final, Eco finalmente se durmió después de apagar las luces durante una hora. Ash respiró un suspiro de alivio cuando la escuchó roncar. Pero entonces se enfrentó a otro desafío.

A veces, cuando Eco se daba la vuelta, sus hombros se ponían en contacto. Como sus pijamas eran de un material fino, Ash tenía la impresión de que sus pieles se tocaban entre sí. O bien, era la cara de Eco la que se acercaba demasiado la que hacía que su corazón se salteara un latido. Al mismo tiempo que era consciente del encanto de Eco, Ash le miraba los labios. Una vez más recordó su beso inacabado.

¿Qué tal si le doy un beso ahora mismo…? Ash luchó por mantener alejados sus salvajes pensamientos.

[Oh Dios. Ahora nunca podré dormir…]