Re: Ankoku C1

Modo nocturno

Capítulo 1: Invocado por el Rey Demonio para derrotar al Héroe

Kuroki sólo vio la oscuridad de la noche cuando abrió los ojos. Estaba en un lugar desconocido, y sus recuerdos eran bastante nebulosos.

(¿Dónde estoy? Esta definitivamente no es mi habitación… )

Estaba tumbado en un suelo pavimentado de piedra, que se sentía frío al contacto con la piel.

… ¿Piel?

(¿Eh? ¿Estoy desnudo?)

Estaba completamente desnudo.

Kuroki no tenía ni idea de dónde estaba su ropa. Nunca había sido un exhibicionista, pero tal vez de alguna manera, ¿Había despertado repentinamente ese fetiche?

(¿Cuándo demonios me quité la ropa?)

Mientras se preguntaba qué le había pasado, levantó la vista. Sobre él había un cielo de aspecto sombrío, no, un techo muy alto.

Kuroki levantó la parte superior de su cuerpo y se sentó. El suelo sobre el que estaba tumbado tenía un extraño círculo que emitía una luz pálida. Miró alrededor de la habitación y su sorpresa no hizo más que aumentar.

A pesar de la poca luz disponible, pudo ver varias siluetas dentro de la habitación. Además, no eran humanas.

Había criaturas parecidas a pájaros, monstruos con cara de caninos, gente con tentáculos que salían de sus cuerpos, incluso uno que parecía un gran ojo. Aunque algunos de ellos se parecían a los humanos, la mayoría tenían un aspecto muy extraño que no parecía humano en absoluto.

(En las películas y demás, la gente suele gritar cuando se les pone en este tipo de situación, ¿Verdad? ¿Qué demonios me ha pasado?)

Kuroki se sorprendió por lo feos que eran la mayoría de ellos. La mayoría de la gente se congelaba en el lugar, sin saber qué hacer en una situación así.

Su tren de pensamientos se cortocircuitó mientras miraba fijamente a un monstruo. Hasta ahora, los monstruos sólo lo miraban de lejos y no se atrevían a acercarse. Si se hubieran acercado, Kuroki habría gritado a todo pulmón. Pero como mantuvieron la distancia, pudo mantener la calma.

(¿Qué debo hacer ahora? … ¿Es esto un sueño?)

El suelo frío debajo de él era un claro indicador de que no, no estaba soñando. El cerebro de Kuroki estaba procesando información a toda velocidad. Empezó a preguntarse si tal vez estaba en el infierno.

¿Era posible que muriera?

De repente, una voz vino desde arriba de él, alejando a Kuroki de sus sombríos pensamientos.

[Bienvenido a nuestro palacio! Nuestro salvador!]

(¿Salvador? ¿Quién? ¿Yo?)

Kuroki miró en la dirección de la voz. Había un hueco notable en el recinto de monstruos que no estaba antes. Estaba increíblemente oscuro, pero de alguna manera podía ver a través de él.

Al mirar más de cerca, pudo ver un monstruo gigante parado allí. Parecía un jabalí bípedo con un enorme cuerno en la cabeza y unos colmillos muy intimidantes que crecían al revés de su boca. También soplaba una llama negra por sus fosas nasales.

La espléndida túnica negra que llevaba no era suficiente para ocultar el aura violenta que emitía por todo su cuerpo.

El Monstruo Gigante pasó lentamente entre los otros monstruos y se acercó a Kuroki, inclinando su enorme cabeza ante él.

[Este se llama Modes, el que es llamado Rey Demonio y gobernante de la tierra de Nargol. Salvador-dono, ¿Puedes decirle a este tu nombre?]

[Ah… Sí… Soy Kuroki. Yukisaki… Kuroki.]

El Rey Demonio se acercó aún más a Kuroki, que no pudo soportar la presión y escupió su verdadero nombre.

[Ooh, así que tu nombre es Kuroki-dono! Entonces, Kuroki-dono! POR FAVOR, SALVE A ESTE MODES!]

El monstruo se inclinó ante Kuroki aún más profundamente, a pesar de que podía matar al humano con bastante facilidad.

Kuroki ya ni siquiera podía entender la situación.

[Mis disculpas, pero… todavía estoy a oscuras aquí. ¿Puedes explicarme por qué necesitas que te salve?]

Preguntó Kuroki con una voz tímida.

[Uy, ahora que lo pienso… me olvidé de la explicación y me lancé a pedirte ayuda justo después de llamarte.]

Modes levantó la cabeza cuando comenzó a explicar, mientras evitaba ligeramente su cara.

[La verdad es que, justo en este momento, Nargol está siendo invadido por enemigos.]

[¿Invadido?]

[Sí, invadido. Fuimos invadidos por la diosa de Elios, Alrena, también conocida como Rena. Ella convocó a un héroe del Mundo Espiritual… Como si desterrar a este Modes a Nargol no fuera suficiente, llegó a tratar de robar el tesoro de este Modes…]

Modes tenía una mirada extremadamente triste en su cara mientras hablaba. De repente, miró a Kuroki y una espeluznante sonrisa floreció en su rostro.

[Mi petición a usted, Kuroki-dono, es que derrote a ese héroe.]

Modes pidió sin rodeos.

¿Héroe, dice? Es una palabra que nunca había oído antes, excepto en los juegos y los mangas.

Como si Kuroki estuviera dentro de un juego…

[¿Un… héroe?]

[Sí, un héroe. Los Valientes o Héroes de este mundo no son lo suficientemente fuertes para derrotar a este Modes. Por eso Rena convocó a un héroe de la lejana tierra del Mundo Espiritual.]

Kuroki quiso quejarse del extraño desarrollo de la historia.

“Un héroe de otro mundo” era una historia cliché muy común. Normalmente, era un joven japonés que fue convocado por una diosa de otro mundo para derrotar a un rey demonio.

Sin embargo, la situación de Kuroki era exactamente lo opuesto a la historia cliché.

(Parece que fui convocado a este mundo por el Rey Demonio para derrotar al Héroe. ¿No soy yo el villano?)

Kuroki estaba completamente confundido.

Si todo lo que estaba sucediendo era un sueño, entonces quería despertar.

[Kuroki-dono, permite que éste te muestre la apariencia de ese Héroe. Mona!]

[Sí, querido.]

Una mujer salió de la multitud de monstruos en respuesta a la llamada del Rey. En el momento en que ella entró a la vista de Kuroki, él sintió como si el tiempo se hubiera detenido.

La dueña de la voz era una belleza de otro mundo.

Kuroki no podía apartar sus ojos de ella.

Desde su hermoso y brillante cabello negro que caía hasta el final de su espalda hasta sus abundantes y abultados pechos, su bello y ordenado rostro estaba hecho para capturar los corazones de los hombres.

La silueta de su figura era fácilmente discernible por su delgada túnica blanca, mostrando a Kuroki su figura parecida a un reloj de arena.

Qué mujer tan hermosa!

Su belleza era aún más prominente cuando estaba entre la multitud de monstruos.

Kuroki trató de ocultar su hombría lo mejor que pudo. No podía mostrarle una escena tan desagradable a esa belleza.

[¿Qué piensas de ella, Kuroki-dono? ¿No es hermosa? Se llama Mona, y es mi amada esposa. Mona, por favor, dale tus saludos a Kuroki-dono.]

Sin pestañear por la situación de la desnudez de Kuroki, Modes presentó a Mona como si estuviera presumiendo de la belleza de su esposa.

Fue la mayor conmoción que Kuroki había sufrido hasta ahora.

¿Esta belleza de clase mundial es la esposa de Modes? Es como ver La Bella y la Bestia! Honestamente, estoy celoso!

Modes, que tenía una apariencia atroz, mostró una expresión amorosa en su cara cuando miró a Mona. Hizo que Kuroki considerara que, al contrario de lo que parecía, Modes podría no ser una mala persona.

Kuroki sintió que su miedo hacia los monstruos disminuyó un poco.

[Es un placer conocerlo, Kuroki-sama.]

Mona saludó a Kuroki con una sonrisa en su rostro. Una sonrisa tan encantadora que era como si las flores de cerezo florecieran detrás de ella.

Kuroki terminó encantado con su sonrisa.

[Mona, muestra la apariencia del héroe a Kuroki-dono con tu magia.]

[Sí, querido.]

Mona murmuró un conjuro mientras extendía sus manos. El área ligeramente por encima de sus cabezas brilló con fuerza y una especie de espejismo apareció sobre ellos.

Era la escena de una batalla en la que enjambres de monstruos se precipitaron hacia los humanos. Y, aun así, esos humanos no tenían problemas para defenderse, a pesar de la abrumadora cantidad de monstruos que había contra ellos.

Kuroki les echó un buen vistazo. Eran jóvenes de su edad, probablemente no mayores de veinte años, a juzgar por su apariencia.

El grupo de humanos consistía en un hombre y cinco mujeres. El hombre blandía su espada mientras luchaba contra una ola de monstruos. Su atuendo se parecía al de los héroes de las novelas de fantasía.

Las mujeres del grupo también tenían trajes de fantasía. Una estaba vestida como espadachina, otra como ninja y las otras tres como hechiceras.

Lideradas por el hombre, lucharon vigorosamente contra el ejército de monstruos.

[Kuroki-dono, esos humanos son el Héroe Reiji y su grupo harem.]

Modes apuntaba al único hombre del grupo de humanos. Entonces, la imagen del hombre se amplió.

Kuroki recibió otra sorpresa. La cara y el nombre del héroe le eran muy familiares.

[¿Qué…? ¿Es realmente él? ¿Dijiste que su nombre era… Reiji?]

Midou Reiji, conocido como Reiji.

Era un nombre muy desagradable para Kuroki.

Al mirar más de cerca, también pudo identificar a las mujeres detrás de Reiji, aunque se veían un poco diferentes de cómo las recordaba.

Una de las hechiceras era Mizuoji Chiyuki, la del hermoso cabello negro. La mujer de cabello rubio que estaba detrás de ella con túnicas blancas era Yoshino Sahoko, mientras que la chica con cabello atado en coletas que disparaba fuego de sus manos era Sasaki Rino.

La chica marimacho y pequeña que balanceaba felizmente alrededor su espada corta era Todoroki Naomi. Y, por último, la espadachina con la cola de caballo era la amiga de la infancia de Kuroki, Akamine Shirone.

Todas ellas eran bellezas famosas que asistían a la misma escuela que Kuroki. Y esas famosas bellezas estaban luchando actualmente en la imagen que tenía delante de él.

¿Te gusta? Apóyanos en Patreon!