Mea-san V1 C1

Modo Noche

Capítulo 1: Nuestra vida de recién casados

 

¿Cómo se supone que es la vida de un recién casado?

Pensando en ello normalmente, creo que consta en ser amoroso.

[Sí, que~ ri~ do~ ♪]

[Mmmm… Está delicioso. Estoy feliz de poder comer tu comida casera todos los días.]

[Yo también estoy feliz porque puedo cocinar y hacer comida deliciosa para ti todos los días.]

[Ha ha ha.]

[Fu fu fu.]

[Te amo…]

[Yo también te amo… Unn… chuu~… chuu~]

[¿Puedo recibir más besos?]

[Oh, idiota… Ya lo sabes, ¿Cierto?]

Y así sucesivamente. De todos modos, creo que verlo así es un poco ingenuo.

Por supuesto, es sólo después de enamorarse el uno del otro, empezar a salir y casarse, cuando te das cuenta de que quieren estar juntos para siempre.

Es un mundo de sólo los dos amantes, donde nadie puede interponerse en su camino. Una nueva familia creada por dos personas profundamente enamoradas.

Estoy seguro de que podrás imaginar cómo es la vida de los recién casados…

[… Um… Kuya-san…]

[¿Qué pasa, Mea-san?]

En nuestro caso, no fue así en absoluto.

En primer lugar, fue completamente extraño desde el principio.

En primer lugar, yo, Kuya Nonomiya, y ella, Mea Chitose, no estamos casados.

O, mejor dicho, no podemos casarnos todavía. Porque ambos acabamos de entrar a preparatoria.

Además, no hay tiempo acumulado de noviazgo, ni llevamos mucho tiempo juntos.

Acabamos de conocernos.

Todavía no sabemos mucho el uno del otro.

Pero hemos empezado a vivir una vida de recién casados en este apartamento 1DK.

(NT: 1DK — Apartamento con una habitación, comedor y cocina.)

… ¿Qué demonios se supone que debo hacer?

[Sabes, Kuya-san, has estado alejándote de mí por un tiempo.]

[Este… uhhh… um…]

No estoy seguro de qué hacer…

Para engañarla, me pasé la mano por el flequillo y fingí ser un tipo genial.

De todos modos, rápidamente la miro de reojo, todavía en la pose con la mano por el flequillo.

No sé qué pensar de ella. Piel clara, rasgos bien definidos. Hermosos ojos saltones pero inocentes. Tiene un hermoso y largo cabello negro que adorna su rostro. Muchas personas se interesan por chicas como ella.

Empecé a sentirme avergonzado, así que desvié mi mirada.

Todavía no puedo mirarla directamente. A pesar de que sólo he echado un vistazo, mi corazón palpita con fuerza.

Así es, ella, Mea Chitose, es demasiado hermosa.

Es mucho más hermosa y linda que cualquier otra chica que haya visto. Todavía me sorprende que exista en este mundo una belleza tan ortodoxa, de cabello negro y estilo japonés.

Y a diferencia de mí, que aún no he empezado la pubertad, ella ha madurado mucho.

Es casi tan alta como yo, y mirando sus pechos, son realmente grandes.

Yo, en cambio, soy todo lo contrario.

Para ser franco, mis características sexuales secundarias recién comienzan. He crecido un poco más, pero aún estoy lejos de mi objetivo de 170 centímetros. Mi voz aún no ha cambiado, y no hay señales de crecimiento del vello en las piernas o en la cara.

En otras palabras, aún no he madurado.

Por eso creo que nuestra relación es un poco extraña.

Esto se debe a que la esposa, Mea, es demasiado linda y madura.

Nunca he sido consciente de las chicas así antes, pero…

Mea es diferente. Ella es diferente a las demás.

Y aunque sólo sea por el bien de ella, creo que, como su marido, debería ser capaz de estar a la altura…

[Y, por cierto, Mea-san.]

[¿Qué pasa?]

[¿Está bien estar en esa postura? Si te sientas así, tus piernas podrían entumecerse.]

En estos momentos, lo mejor es actuar con frialdad y decir lo que te puedes permitir. Esta es la imagen ideal de un adulto en mi mente.

Vamos! Mea-san! ¿Cómo me veo?

[Estoy bien.]

… Rechazo total.

[… Ya veo. Está bien…]

[…]

Mea siguió sentada y trató de encoger su bien desarrollado cuerpo.

Me echa una rápida mirada. Yo no le devuelvo la mirada, pero noto su mirada fija.

No sé qué hacer, pero estoy seguro de que no soy el único.

Me vuelvo a recoger el flequillo.

Me pregunto qué parezco… para ella.

… Es vergonzoso. ¿Por qué no puedo madurar más rápido?

Pero ya lo he dicho muchas veces, soy su ‘marido’.

No puedo seguir así. No puedo seguir arreglando mi flequillo y haciendo trampa. Tengo que hacer algo. Algo… cualquier cosa…

[Encendamos la TV.]

Pensé y finalmente hablé con la voz más serena que pude hacer.

Sentí que seguía intentando engañarme a mí mismo, pero aun así era mejor que el incómodo silencio.

[Entonces, control remoto… control remoto…]

[Ahh… sí… el control remoto…]

Cuando extendí la mano para coger el control, ella también se acercó a él. Ella hizo lo mismo.

El resultado…

[Ah!]

Nuestros dedos se tocaron accidentalmente.

Rápidamente retiramos nuestras manos y miramos hacia otro lado.

[Lo siento.]

[Ahh… yo también…]

Nuestras miradas se alejaron la una de la otra mientras ambos nos quedamos callados.

Mea-san se puso rápidamente roja y bajó la mirada.

No estoy seguro de qué hacer. Pero tengo que arreglar este ambiente!

¿Pero cómo? ¿Qué se supone que debo hacer en esta situación?

En primer lugar… por qué quiero estar con ella.

Cuando estaba pensando, esta pregunta apareció de repente en mi cabeza.

De nuevo, aún no tenemos edad para casarnos. Y la vida de un recién casado consiste en sentimientos honestos y verdaderos.

Antes incluso de eso, no sabemos nada el uno del otro, ¿Cómo empezamos a vivir juntos…?

¿Y está bien empezar una relación así cuando no sabemos nada el uno del otro?

¿Qué está pensando ella sobre nuestra luna de miel…?

¿Cómo debo tratarla…?

Mi cabeza empezó a dar vueltas.

[Te traeré… una bebida.]

Mea se levantó de repente. Parecía muy inquieta.

[Uhh… ¿Está bien?]

[Más bien, siento no haberme dado cuenta hasta ahora, pero creo que es mi deber…]

¿Significa eso ‘deber de esposa’?

En cualquier caso, me está entrando el pánico. ¿Qué demonios se supone que debo hacer?

Mientras pensaba en esto, Mea se levantó rápidamente.

[… ¿Ah?]

Inmediatamente, Mea se tambaleó.

Era demasiado tarde cuando pensaba.

[¿Hyaa..?]

*Golpe!* Mea cayó hacia atrás mientras se inclinaba.

[¿Estás bien?]

[Lo siento, estoy bien, parece que mis piernas estaban un poco entumecidas.]

[Por eso te dije que te sentases cómodamente.]

Y, obviamente, mis palabras se quedaron en…

LAS BRAGAS DE MEA-SAN ESTABAN A LA VISTA!

Así es. Mea-san llevaba un vestido de una sola pieza. La parte de la falda del vestido se enrolló al caer hacia atrás, revelando sus flexibles piernas, su ropa interior blanca con un bonito diseño de volantes que era completamente diferente al de los chicos, e incluso su liso (quizás) estómago era visible.

[…!!!]

Estaba completamente desconcertado, mis ojos estaban pegados a ella y no podía apartar la mirada.

Quiero decir, nunca había visto una chica así! Y, además, Mea-san tenía un cuerpo muy maduro también.

Oh… Bueno, obviamente es totalmente diferente… es una ‘chica’… no hay nada en la entrepierna, así que realmente se ajusta a su ingle perfectamente.

Me gustaría que la gente pensara que es perfectamente natural estar ligeramente excitado y avergonzado por lo que se ve.

Aunque ese tipo de lógica es perfectamente natural, pero Mea-san no lo entendió.

[¿Ah…? ¿KYAAAA?]

Ella debió notar mi mirada con los ojos muy abiertos mirando sus bragas.

Mea levantó su cuerpo mientras gritaba, y ocultó su parte inferior desnuda usando su falda.

Mis orejas se habían puesto rojas mientras me miraba con ojos llorosos.

[Ah… ah… lo siento… lo siento.]

No tuve más remedio que disculparme a toda prisa.

O, mejor dicho, estaba avergonzada y enfadada! Aunque fuera un completo accidente, sus bragas estaban expuestas y yo había visto demasiado.

En este caso, el ‘no pasa nada porque somos un matrimonio’ no funciona. Como he dicho repetidamente, acabamos de conocernos y no sabemos nada el uno del otro. En otras palabras, somos ‘unos completos recién casados que de repente han empezado a vivir juntos’.

Por supuesto, me han fulminado con la mirada, más bien, no sería raro que me dieran una bofetada.

Estaba pensando en círculos y me entró un sudor frío.

[—Fu.]

Mea-san hizo un mohín de repente.

[—¿Fu?]

[Fu.]

Levantó las cejas, luego levantó las manos a la altura de su cara, y respiró profundamente…

[Fu… AHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH!]

Mientras se cubría la cara, gritó tan fuerte como pudo.

Mientras yo me quedo boquiabierto, su cuerpo empieza a temblar.

[Idiota! Idiota! Idiota! ¿Qué está haciendo Mea?]

Empezó a gritar para culparse a sí misma. Sus orejas se pusieron rojas. Además, se llamaba a sí misma ‘Mea’ y no ‘yo’.

[Ah… ¿Mea-san?]

[Kuya-san me dijo que mis piernas se entumecerían si me sentaba así, pero yo dije que estaba bien porque quería quedar bien, pero no estaba bien. Me caí y le mostré un lugar que no debía a Kuya-san…]

[Hey, no, cálmate, respira, respira!]

[Lo siento, Kuya-san. Siento haberte mostrado un lugar extraño.]

*Pok Pok Pok Pok*

Cuando Mea dejó de cubrirse la cara con las manos, esta vez empezó a golpearse la cabeza!

[No no, más bien, siento haber visto tus bra—]

[No lo digas! No lo digas! No pienses en ello. Le mostré la ropa interior de Mea a Kuya-san, es tan vergonzoso que podría morir!]

[Huh… Lo siento… lo siento, no debería haber dicho eso.]

[Uhhhh… Mea ya no puede casarse.] (Mea)

[…]  (Kuya)

Sus largas pestañas cayeron, una vez más se cubrió la cara con las manos y movió su cuerpo de un lado a otro, gimiendo y lloriqueando, con las orejas completamente rojas.

—Por supuesto, debería haber intentado consolarla en momentos como este.

[No, puedes seguir siendo una esposa, se supone que somos recién casados, así que está bien. Me refiero a que te estoy conociendo bien.]

O algo así.

Pero… para ser honesto.

Cuando vi a la angustiada Mea-san, mi pecho empezó a apretarse.

Así que por eso dije algo más.

En mi mejor tono de calma y tranquilidad, dije—

[Ese era un lindo par de bragas, ¿No es así?]

[¿?]

[…]

Sorpresa! Su cuerpo se puso rígido y su mente se quedó en blanco al escuchar el comentario.

Y entonces se cubrió la cara de nuevo y empezó a temblar y su cabello se balanceó mientras estaba en shock.

[AHH! No digas eso! Es vergonzoso! AHHHH]

(Su rostro avergonzado es tan…)

Lentamente, una sensación de impulso subió a mi pecho, y no pude detenerla.

Mi cara ardía y mi pecho palpitaba con fuerza mientras mi boca se abría de par en par con las mandíbulas caídas.

Ella es… MUY LINDA!

Oh, ella es…

Está actuando muy infantilmente…

Y…

Mea-san actuando así de tímida… Quiero ver más…

Así fue.

Por lo tanto, miré a Mea-san mientras decía—

[Mea-san, mira hacia aquí.]

Pero, Mea continuó cubriendo su cara y temblando.

[No, no, no puedo mostrar esta clase de cara a Kuya-san…]

Con sus orejas cada vez más rojas por la vergüenza y su cabello balanceándose…

No podía aguantar más, tenía que ver su cara.

[Está bien. No pasa nada. Soy tu esposo, ¿Recuerdas? No importa cómo o en qué condiciones estés, siempre cuidaré de ti.]

[… ¿En serio?]

[Sí, es realmente en serio, así que, Mea-san, mira hacia aquí.]

[… Un.]

Mea-san retiró lentamente las manos de su cara y me miró sin miedo.

[¿Esto…? Kuya-san…]

[¿Qué pasa…?]

*Latido! Latido!* Es muy linda! Tan linda que mi corazón comenzó a latir muy fuerte! Ella era como un pequeño animal, pero de alguna manera también era sexy. Y, me da una sensación de superioridad que ‘Estoy seguro de que nadie ha visto a Mea-san así excepto yo’.

Eso es lo que estaba pensando.

—Ah, estaba pensando en qué hacer con mi vida de recién casado.

—¿No está ya decidida tal cosa?

[Ahh… No es bueno… Es demasiado embarazoso!]

[No digas eso, Mea-san! Date la vuelta, vamos!]

[Ah… No… Kuya-san es un idiota! Idiota! Idiota!]

—Quiero ver a mi esposa aún más avergonzada.

—Quiero ver más a mi esposa aún más tierna.

Mea-san y yo, ambos somos nuevos estudiantes de preparatoria.

Y, sin embargo, acabamos de empezar a vivir juntos como recién casados recientemente.

Cuando estaba a punto de comenzar la preparatoria, pensé que muchas cosas cambiarían.

Sin embargo, no esperaba que toda mi vida cambiara hasta este punto.

¿Por qué ocurrió esto?

Se remonta a dos días antes de la ceremonia de entrada a la preparatoria…