Cheat Skill V5 Epilogo

Modo Noche

Epilogo

Mientras Yuuya y los demás luchaban con el Puño Santo, Lexia visitaba el vecino Reino Regal en una misión oficial. El Reino Regal y el Reino Alceria habían establecido una relación amistosa durante muchos años. Lexia, que era popular entre los miembros de la familia real, fue nombrada embajadora para un intercambio regular.

Normalmente, Owen estaría presente como escolta de Lexia. Pero con Luna, que también era una escolta fuerte, Owen pudo quedarse para proteger a Arnold, el rey.

Las dos llegaron a la capital del Reino Regal sin problemas. Inmediatamente fueron conducidas a una sala noble para reunirse con Royle, el Primer Ministro de Regal, y Orghis, el Rey.

[Bueno, bueno… estás tan hermosa como siempre, Lexia-sama.]

[Ara, gracias.]

Luna estaba de pie en la parte de atrás y observaba como Lexia le sonreía a Royle y Orghis por sus palabras.

(… Santo cielo, qué lobo más escandaloso con piel de cordero. ¿Quién es esta persona?)

Luna miró a Lexia, que sonreía y mantenía una amable conversación, con una mirada estupefacta. Luna sabía que la verdadera Lexia no era tan femenina desde que fue nombrada escolta de Lexia.

(Pero, si no puede alternar entre lo público y lo privado de esa manera, tal vez no pueda servir como miembro de la familia real…)

Mientras Luna observaba la conversación entre Lexia y los demás con tales pensamientos, Orghis abrió la boca como si recordara algo.

[Ah, ahora que lo pienso… He oído que ha habido un pequeño problema en el Reino Alceria…]

[¿Qué pasa?]

[No, nada. Es sólo un rumor, pero parece que el primer príncipe, Rhaegar, ha cometido una traición…] — dijo Orghis, pero sus ojos parecían haber comprobado que el rumor era cierto.

(Oh, bueno… la realeza es un fastidio… buscan en la mente de uno en detalle. Aunque son un país amistoso, te devoran si les muestras la más mínima apertura… si no tienes cuidado, son incluso más temibles que el Gremio Oscuro.)

Como Luna sospechaba, aunque el Reino Regal y el Reino Alceria estaban en términos amistosos, también había muchos problemas a los que se enfrentaban por ser vecinos, como las disputas territoriales.

Por lo tanto, si muestran incluso una pequeña brecha, el Reino Regal la explotará, y podrían quedar en desventaja.

(El intento del primer príncipe de asesinar al Rey ha sido suprimido en la superficie por las órdenes secretas del Rey, pero incluso eso no es perfecto. Aunque el Rey y el primer príncipe se han reconciliado, todavía existe la posibilidad de que otros países se aprovechen del primer príncipe y lo animen a rebelarse. No hay garantía de que el Reino Regal no esté interesado. No debemos descuidarnos demasiado.)

Mientras Luna analizaba esto en silencio, Lexia sonrió tranquilamente.

[Ara, sabes mucho, ¿Verdad?]

[¿Hmm?]

[… ¿Hou?]

Los ojos de Luna se abrieron de par en par con sorpresa al darse cuenta de que Lexia no estaba ocultando el incidente.

(Lexia, ¿En qué estás pensando? ¿Por qué mostrarías tal apertura al otro lado?)

Mientras Luna miraba desconcertada, Lexia continuó sin dudar.

[Sin embargo, mi hermano es… Su Alteza Rhaegar se ha reconciliado completamente con Su Majestad. Ya no hay ninguna posibilidad de que Su Alteza cometa una traición.]

[Pero eso no cambia el hecho de que se haya rebelado. Eso significa que estaba descontento con el Rey Alceria, ¿No es así?]

[Por supuesto que no; son padre e hijo. Sólo fue una pequeña disputa entre padre e hijo.]

[¿Llamas a un intento de asesinato del rey como una disputa entre padre e hijo?]

[Ara, ¿Qué clase de asesinato es ese? Su Majestad sigue vivo, y su Alteza está bien. Además, debido a esta disputa, el vínculo entre ambos es ahora más fuerte que nunca.]

Royle estaba horrorizado, mientras que Lexia no se inmutaba en absoluto, pero Orghis se rio a carcajadas, cambiando su expresión seria.

[Hahahaha! Seguro que eres una chica extraordinaria para tomártelo tan positivamente!]

[Me alegra saber que te estás divirtiendo.]

[Sí, yo también estoy satisfecho. Si muestras alguna debilidad, te exprimiré todo lo que pueda… No pensé que lo tomarías como una ventaja en lugar de una debilidad!]

Orghis se rio y luego volvió a mirar a Lexia.

[Entonces, ahora es el momento. Tengo otra cosa que ha captado mi interés, y me gustaría que tú también me la contaras.]

[¿Una cosa que ha captado tu interés…?]

[Sí. En el Reino Alceria, hay un valle donde se dice que descansa el dragón legendario, ¿Verdad?]

[Sí.]

[¿Es cierto que dicho dragón legendario ha despertado…?]

[[!?]]

Lexia y Luna aún no conocían la información que Orghis acaba de revelar.

[Parece que tú tampoco lo sabías.]

[S-Sí. ¿Es cierta la historia? ¿No es el dragón legendario sólo un mito?]

[Bueno, supongo que esa es la respuesta correcta…]

[¿No sentiste un tremendo temblor en el camino hacia aquí, Lexia-sama? Era como si todo el suelo temblara…]

[Ahora que lo pienso…]

Cuando el legendario dragón Ouma se despertó, Lexia, que ya había salido de la capital real, recordó que había sentido un tremendo temblor por el camino. Sin embargo, al final no ocurrió nada después, por lo que concluyó que se trataba de un fenómeno temporal.

[Se dice que el temblor del suelo es el rugido del dragón legendario.]

[¿Es así? Pero creo que hay una gran distancia entre el Reino Regal y ese valle…]

[Bueno, ya que es un dragón legendario, no es de extrañar que tenga un rugido que haga que esa distancia parezca insignificante. Después de todo, ha estado vivo desde el principio de los tiempos.]

Orghis asintió como si sus propias palabras le convencieran, y su expresión volvió a ser seria.

[Pero el problema no es que el dragón legendario haya despertado.]

[¿Eh?]

[El problema es el hecho de que alguien en tu país pueda haber domesticado al dragón.]

[¿Eh? Imposible!]

Lexia respondió inconscientemente a las palabras de Orghis.

Sin embargo, ni Orghis ni Royle la culpan por ello. Es porque fue muy impactante.

[¿Quién demonios es ese?]

[No, eso es exactamente lo que quiero preguntarte… Un misterioso hombre de cabello y ojos negros fue a investigar, y cuando volvió, había un pequeño dragón a su lado. El rugido del dragón era tan fuerte que hacía temblar la tierra, y creo que el dragón era enorme, pero después de regresar del valle, consiguió ese dragón… Estoy seguro de que el pequeño dragón tuvo algo que ver con eso.]

[Tal vez, de alguna manera, hizo que el dragón legendario fuera más pequeño. Puede que sea raro, pero se dice que puedes conseguir una píldora que te permita cambiar el tamaño de tu cuerpo libremente del Conejo de Fantasía.]

[[…..]]

Lexia y Luna se miraron con naturalidad ante las palabras de Orghis y Royle.

[Es Yuuya-sama, ¿Verdad?]

[Debe ser Yuuya!]

[¿Yuuya?]

[Ah.]

Dijo sin querer el nombre de Yuuya y se apresuró a taparse la boca con la mano, pero era demasiado tarde. Orghis sonrió y preguntó a Lexia.

[Parece que conoces al hombre, ¿Verdad, Lexia-dono?]

[Ugh, eso es…]

[Ahora, ¿Por qué no nos dices quién es?]

Lexia se estremeció al principio ante las miradas que le dirigían tanto Royle como Orghis, pero en cuanto se dio cuenta de algo, volvió a su estado normal.

Y entonces—

[De acuerdo, si tanto quieren saber, les voy a contar — sobre el hombre que va a ser mi esposo!]

[¿Qué, Lexia?]

Luna entró en pánico ante la confiada declaración de Lexia.

[Hey, Lexia! Tú…]

[¿Qué? ¿Tienes un problema con eso?]

[No tengo más remedio que quejarme!]

[¿No está bien? Es sólo cuestión de tiempo!]

[Ese no es el punto…!]

Como Lexia y Luna empezaron a discutir de repente, el ignorado Orghis sólo pudo observar con asombro.

Entonces Orghis volvió en sí y se aclaró la garganta.

[Ahem! Ah… um, ¿Han terminado?]

[Ha! Disculpen… por ignorarlos, me he acalorado un poco.]

[Bueno, da igual. Parece que el Reino Alceria ha sido bendecido con mucha gente buena en poco tiempo. Al principio me sorprendió que Owen no estuviera aquí, pero… la mujer de allí parece ser terriblemente hábil también.]

[Sí, Luna es fuerte, ¿Sabes? ¿Verdad, Luna?]

[… Hmph.]

Luna se limitó a reírse cuando de repente le pidieron que hablara.

Mientras Orghis se reía al ver eso, lanzó una mirada aguda que Lexia y los demás no notaron por un momento.

[Bueno, te envidio. Pero nuestro país no es para menos, ¿Verdad?]

[¿Eh? ¿Qué quieres decir?]

Lexia ladeó la cabeza con curiosidad, y Orghis sonrió triunfante.

[Es más, nuestro país ha conseguido dar la bienvenida a la Espada Santa.]

[¿Eeeh?]

Al igual que el legendario dragón Ouma, las existencias que llevaban el título “Santo” eran como un cuento de hadas para Lexia y los demás. El hecho de que fueran capaces de acoger a una entidad de este tipo no era diferente a la adquisición de una tremenda cantidad de fuerza.

[Así que estoy pensando en hacerles competir frente a nosotros en el próximo festival nacional de nuestro país.]

[Este año es el centenario de la fundación del Reino Regal, ¿Verdad?]

[Sí.]

Lexia ya no utilizaba un lenguaje educado, pero Orghis continuó sin parecer molesto por ello.

[Por supuesto, estamos planeando invitar al Reino Alceria como invitado de honor… pero si quieres, puedes convertirlo en el preludio de un combate entre nuestra Espada Santa y ese Yuuya tuyo.]

[¿Eh?]

[Sí, no quiero forzarte. Es una cuestión de prestigio nacional. Sería demasiado para él enfrentarse a la Espada Santa, ¿No?]

[¿Qué has dicho?]

[¿Mm? ¿He dicho algo extraño? Este es la “Espada Santa” después de todo. Deberías saber el resultado, ¿No?]

[¿Estás diciendo que Yuuya-sama perderá?]

[¿H-Hey, Lexia…? No necesitas…]

[Luna, cállate!]

Luna, que sentía que la situación se había vuelto desagradable, la llamó, pero Lexia se negó a parar.

[Está bien, si tú lo dices, entonces hagámoslo! Yuuya-sama es definitivamente más fuerte que tu “Espada Santa”!]

En el momento en que Lexia dijo eso, Orghis levantó el borde de su boca como si la hubiera atrapado.

[¿Es así? Entonces, ¿Vas a cooperar con el enfrentamiento? Vaya, vaya, me alegro.]

[Por supuesto! No puedo quedarme callada ahora que has dicho eso!]

[Ah, maldita sea! No diré nada más!]

El propósito de Orghis era investigar la misteriosa existencia de Yuuya, pero Lexia, que lo desconocía, se dejó provocar por las palabras de Orghis.

—Así, una vez más, Yuuya se vio envuelto en otro gran acontecimiento en un lugar desconocido.