Slow Life V1 C2

Modo Noche

Capítulo 2: La princesa que no se unió al grupo de la Heroína

Informes de que la Heroína, Ruti, había derrotado al segundo de los cuatro reyes celestiales —Gandor del Viento— y capturado el palacio celestial afirmando su dominio habían llegado hasta Zoltan. Gandor se jactaba de tener innumerables wyverns a su mando y de tener una fuerza de batalla aérea que se decía era la más fuerte del mundo. Se pensaba que se necesitaba un mínimo de cinco veces el número de fuerzas propias del villano sólo para competir con su ejército. Incluso el ejército del Señor Demonio estaría a la defensiva con el revés de la derrota de Gandor.

[Ruti lo está dando todo.]

En la frontera de Zoltan, la amenaza del ejército del Señor Demonio parecía algo que ocurriera en un mundo lejano. Las personas de Zoltan aclamaban las victorias de las fuerzas unidas del continente, pero más que una sensación de que la amenaza se alejaba, era más bien una especie de celebración festiva.

Una campana trajo mis pensamientos de vuelta al mundo que me rodeaba. Era la campana de la puerta.

[Bienvenidos… Oh, ¿Gonz y Tanta?]

[Sí, vinimos a jugar. Veo que está tan vacío como siempre.]

[No empieces con eso.]

Afuera estaba lluvioso. Los trabajos de carpintería se suspendieron durante este tiempo. Con la temperatura que llegaba a los noventa y ocho grados durante el día, casi todo Zoltan estaba bastante tranquilo en esta época del año.

Los aventureros no querían trabajar mucho con este tipo de calor, especialmente cuando un aguacero podía comenzar tan repentinamente. Había muchos que ahorraban durante el invierno y la primavera y se tomaban un descanso durante el verano. Pero los goblins y otras criaturas que saqueaban y robaban no se tomaban un descanso. El calor del verano tampoco hizo mucho para eliminar a los monstruos que atacaban a la gente, así que aventureros de alto rango con sentido de responsabilidad, como Albert, corrían constantemente a tratar con ellos. Había estado ocupado reuniendo cosas para mi tienda, así que no había hecho mucho trabajo como aventurero últimamente. Mi preocupación más apremiante era qué hacer con la falta de clientes fluyendo a mi tienda.

[Sólo ha pasado medio mes desde que abriste, y ya has tenido algunas ventas decentes, ¿No es así?]

[Gracias a algunas presentaciones del Doctor Newman. También vendo al por mayor hierbas medicinales a las otras clínicas, pero…]

[“Pero los clientes normales no vienen,” ¿Verdad? Bueno, en esta época del año, todos están holgazaneando en casa, por lo que probablemente no pueden tener la energía para caminar todo el camino hasta el boticario.]

[Después de que me tomé la molestia de abastecerme de la medicina para los resfriados de verano…]

Los medicamentos tenían una fecha de caducidad. Después de unos meses, tendría que deshacerme de todo lo que había preparado y de todas las hierbas que había recogido. Antes, el Gremio de Aventureros sólo pagaba menos de un quinto del precio de venta de la medicina, pero al menos la compraban toda y me la quitaban de las manos. En comparación con eso, yo estaba sentado aquí esperando ansiosamente a alguien.

[Bueno, tendrás más clientes a medida que pase el tiempo.] — dijo Gonz con una risa sincera, pero no era el momento de bromear — [Hablando de eso, ¿Has comido algo, Red?]

[No, todavía no.]

[Muy bien, vamos a buscar algo de comida.]

[No, estoy tratando de reducir el comer fuera. He estado haciendo mis propias comidas aquí.]

[¿Eh? ¿Sabes cocinar, onii-chan?] preguntó el sobrino de Gonz.

[Claro que puedo. No puedes ser un aventurero si no sabes cocinar.]

Después de todo, la comida es esencial. En un viaje molesto y duro, la comida puede ser a menudo el único punto culminante. Para mí, personalmente, la mala comida era tan molesta que le puse algunos puntos a mi habilidad para cocinar, aunque sabía que no serviría de nada desde la perspectiva del combate.

Al principio, Ares estaba vehementemente en contra, pero Ruti y los otros dieron a la cocina altas calificaciones, y después de unos días, Ares dejó de quejarse. De hecho, incluso empezó a pedir descaradamente que le diera una segunda porción. Las comidas eran una de las pocas veces en que mis camaradas confiaban en mí, aunque yo les estorbaba en casi todo lo demás.

[Ohhh, es en serio~]

[Bueno, obviamente no puedo ganar contra alguien con la bendición de Chef, pero es bastante decente para un aficionado. ¿Quieres probar?]

[¿En serio?]

[Claro, sólo espera un poco.]

La tienda también se ha convertido en mi nuevo hogar. La planta incluía la tienda y el área de almacenamiento, así como un dormitorio, cocina, lavabo, sala de estar, y un área de trabajo para la preparación de medicamentos. También había un modesto patio en la parte de atrás para cultivar mis propias hierbas.

Pensando en ello, era en realidad bastante grande. ¿Lo que pagué por la madera y los materiales fue suficiente para cubrirlo todo? Gonz podría haberse pasado un poco por la borda por mí.

Abrí el estante en el almacén donde guardaba mi comida y pensé un poco en qué hacer.

[Ensalada de papas, huevos con tocino y sopa de tomate. ¿Algo parecido?]

Poniendo la comida en una cesta, me dirigí a la cocina.

 

▼▼▼▼

[Aquí tienes; servido.] — Puse la comida en la mesa de mi sala de estar.

[Ohhh, no estaba seguro de qué esperar, pero esto se ve muy bien.] — dijo Gonz.

[No soy cocinero, así que todo lo que puedo hacer es comida casera básica.]

Puede que haya puesto el listón un poco alto. Sólo intentaba decir que era bastante bueno para ser un aficionado, no que tuviera grandes habilidades a la hora de cocinar… Bueno, ya era demasiado tarde para corregirme.

[Está bien, no me importa ello.]

Había agua fría con un poco de limón flotando en ella para beber. También había preparado un té de hierbas para después de la comida. El limón y las hierbas eran cosas que había recogido mientras recolectaba hierbas medicinales, una de las pequeñas ventajas del trabajo.

Tanta escogió el tocino y los huevos y Gonz, la ensalada de papas, ambos tomaron una cuchara y dieron un mordisco.

[¿Que les parece?]

[… Espera, ¿En serio…?]

Gonz y Tanta se congelaron.

[¿Q-Qué? ¿No les gusta el sabor?]

[No… esto es realmente delicioso.]

[Esto es increíble, onii-chan! Esto es incluso mejor que la cocina de mamá!]

Los dos dejaron de hablar y se centraron tranquilamente en sus platos. Me relajé un poco y empecé a tomar la sopa. Sí, estaba bastante deliciosa, si yo mismo lo digo. Una vez que terminaron, los dos bebieron su té de hierbas con la mirada satisfecha.

[¿Pero por qué estaba tan delicioso? La comida en sí no era nada tan especial.]

[¿Hmm? Sí, ¿Quizás porque el condimento era bueno?]

[¿El condimento?]

Había mucho más que hierbas para hacer medicinas y antídotos en la montaña. Desde la base hasta la mitad del camino a la cima, la temperatura de la montaña pasó de un clima tropical a uno templado. A medida que se acercaba a la cima, se convirtió en subártica. Había especias clásicas muy conocidas como la mostaza, el ajo, la canela y la nuez moscada, que crecían en abundancia en una sola montaña. Incluso algunas plantas menos conocidas crecían bastante. Así que si sólo usáramos los condimentos que la montaña proporcionaba al preparar la comida, sabría bien… probablemente.

[Huh, nunca me hubiera imaginado que sabrías tanto sobre cocina.]

[Sólo puedes preparar comida muy simple durante un viaje, así que no sé nada cuando se trata de platos elaborados e ingredientes especiales.]

[Eso es más que suficiente. Con una comida tan buena, podrías abrir tu propio restaurante.]

[No vas a conseguir más que el té, no importa cuánto me halagues.]

[El té también es delicioso.]

Las hierbas para el té también eran las que había recogido en la montaña. Mi suposición era que los elfos del bosque que habían vivido en Zoltan en el pasado las habían criado selectivamente, y luego, con el tiempo, las plantas que habían criado llegaron a crecer de forma salvaje en la montaña. En este continente, había muchas frutas, vegetales y animales domésticos que habían sido criados a partir de especies salvajes por los elfos del bosque durante un período muy largo.

El país de los elfos del bosque había sido destruido en la gran guerra con el Señor Demonio hacía mucho tiempo. Su sangre ahora sólo sobrevivía en las venas de los semielfos mezclados con linajes humanos. Los semielfos como Gonz y Tanta eran descendientes de esos elfos del bosque.

Pero, aunque los propios elfos del bosque no hubieran sobrevivido, el conocimiento de las ciencias naturales que habían construido se había transmitido a los humanos. Lo que sabía de hierbas medicinales y medicina, lo había aprendido de un libro de los elfos del bosque.

Una campana sonó en la tienda.

[¿Un cliente? Vuelvo enseguida. Pónganse cómodos.]

[Muy bien.]

Era raro que un cliente viniera en un día lluvioso. Me apresuré a ir al frente de la tienda.

[Bienvenido…]

Una mujer joven con un atuendo extraño había entrado. Llevaba una capa negra con capucha y se cubría la boca con un pañuelo azul enrollado en el cuello. El cabello que asomaba por la capucha era dorado. En su cintura se veían las empuñaduras de dos grandes espadas curvadas, con plumas de grifo adornándolas.

Todos los habitantes de Zoltan conocían a esta chica. Era la otra aventurera de rango B, aunque su verdadera fuerza superaba con creces la de Albert. Siempre trabajaba en solitario, nunca formaba equipo con nadie más, y a pesar de ello, su puntuación era equivalente a la de un grupo de rango B. Con sus habilidades y un grupo adecuado, fácilmente alcanzaría el rango A. Posiblemente incluso más. Se llamaba Rizlet, aunque todos la llamaban Rit. Al parecer, había decidido no usar el nombre Rizlet aquí en Zoltan, eligiendo específicamente un seudónimo.

Rit se bajó la capucha cuando me vio. Sus ojos celestes se fijaron en mí.

[… Así que realmente estás aquí, Gideon.]

Mi expresión se tensó. Así que por fin ha venido.

Su verdadero nombre era Rizlet de Loggervia. La segunda princesa del Ducado Loggervia. Durante un corto tiempo, había formado parte de mi antiguo grupo, una de nuestras camaradas. También era conocida por el segundo nombre “Rit la heroína”. Ese era el nombre registrado en el Gremio de Aventureros de Loggervia, y también era el que usaba en Zoltan.

 

▼▼▼▼

Hice salir a Gonz y a Tanta. Se sorprendieron al ver a la aventurera más fuerte de Zoltan y sospecharon bastante sobre qué tipo de conexión teníamos, pero lo aceptaron cuando les expliqué que había venido a hacer una consulta sobre algunas curas.

Una vez que se marcharon, los dos nos sentamos frente a frente en la mesa del salón. Las tazas de té humeantes descansaban frente a nosotros, sin tocar.

[Um, yo… Bueno, aquí, me llamo Red.]

[Sí, parece que te llamas así.]

En Loggervia, a pesar de ser la segunda princesa, Rizlet se escapaba a menudo del castillo y luchaba en el coliseo bajo el nombre Rit. Incluso participó en batallas contra el ejército del Señor Demonio como mercenaria. La conocimos durante nuestro viaje. La primera vez que nos vimos, nos mostró su hostilidad hacia nosotros. Más tarde, la salvamos de un problema en el que se había metido. Después, escapamos de un asedio y nos aventuramos juntos a pedir refuerzos. Parecía que a menudo estaba bastante indecisa sobre si unirse a nuestro grupo en ese momento. Al final, tomamos caminos distintos. Ella se había quedado para ayudar a curar las heridas que las batallas habían dejado en su nación.

Siempre tuve la sensación de que, si hubiéramos dicho cosas ligeramente diferentes en ese momento, se habría unido al grupo de Ruti.

[Era un poco demasiado llamativa, y voces de ciertos rincones empezaron a pedir que sucediera a padre y me convirtiera en reina por encima de mi hermano menor, el príncipe heredero. Antes de que se convirtiera en una disputa familiar, me escapé a la frontera para jugar un poco hasta que las cosas se calmaran.]

Ella y Albert se encargaron de las misiones de mayor dificultad en Zoltan. Mientras que Albert tendía a dar prioridad a los trabajos de personas influyentes y evitar los que consideraba que no merecían su tiempo, Rit tomaba la iniciativa en las misiones más difíciles, lo que la hacía más popular entre el público en general.

Pero eso tenía sentido. Dadas sus razones para venir a Zoltan, ser una aventurera era básicamente un pasatiempo. Aceptó las misiones más difíciles porque eran más interesantes. La chica tenía muchos fondos disponibles gracias a su familia, así que el dinero no era un problema…

[Lo que me recuerda, el nombre Red… Rit. Red. Tienen una especie de similitud en ellos.]

[Sí, sobre eso… La verdad es que no se me ocurría ningún nombre, así que más o menos me basé en el tuyo.] — Miré la ropa roja de Rit.

Cuando estaba pensando en un alias para usar como aventurero, la imagen del aventurero que más me había impresionado en el pasado — Rit — fue lo que me vino a la mente. En parte, por eso acabé eligiendo el nombre Red. Sin embargo, esa parte era embarazosa, así que no iba a decirlo en voz alta.

[… Hmm, así que me estabas usando como referencia.]

[Siento haber acabado con un nombre que podría confundirse tan fácilmente con el tuyo. Realmente no puedo cambiarlo en este momento, pero espero que puedas perdonarme.]

[… Estoy feliz por ello!]

[¿Eh?]

Rit se levantó el pañuelo que llevaba en el cuello, tapándose la boca mientras sonreía. Ah, sí, eso me recuerda que, incluso cuando nos conocimos, tenía esa extraña costumbre de taparse la boca cada vez que sonreía. Siempre me hizo sospechar que era de una familia de clase alta. Aunque nunca habría adivinado que era una princesa.

[Porque te acordaste de mí.]

[Bueno, sí. Aunque haya sido por poco tiempo, hemos sido camaradas! Es imposible que no me acuerde de ti.]

Además, algo tan inédito como una princesa con inclinación militar obviamente dejaría una impresión.

[Camaradas… Que me sigas llamando así…] — Rit bajó un poco la mirada y se calló.

Ya lo creo. Cuando nos separamos, Rit dijo que éramos el primer grupo al que podía llamar verdaderos camaradas. El primer grupo con el que había formado equipo había dejado atrás a Rit y había huido al enfrentarse a un demonio de manos de tijera, un poderoso monstruo. En ese momento, nosotros también íbamos tras esa criatura, y nos encontramos con ella y trabajamos juntos para derrotarlo. Después de eso, se podría pensar que la actitud de Rit se habría aligerado un poco… pero no fue así. Se avergonzaba con facilidad y acababa topándose innecesariamente con nosotros para disimularlo.

A Ruti le resultaba molesto, pero a mí me divertía hablar con Rit cuando se metía con nosotros como un lindo cachorro, así que le hacía compañía con bastante frecuencia.

[Así que, Gide—no, es Red aquí, ¿Verdad…? ¿Qué estás haciendo aquí?]

[Sobre eso…]

Sinceramente, hubiera preferido no explicarle que me habían echado del grupo por ser un inútil… pero no había forma de que aceptara otra explicación. Además, tenía que asegurarme de que no le hablara a nadie de mí.

Supongo que no había forma de evitarlo.

[Es un poco embarazoso…] — Me armé de valor y le conté la historia.

 

▼▼▼▼

[¿Qué demonios?]

Cuando terminé, Rit estalló por alguna razón.

[¿Después de haber luchado juntos durante tanto tiempo? Esa es una locura!]

[Aun así, no es que no tuviera cierta lógica lo que dijo Ares. Ciertamente era cierto que yo era un estorbo.]

[Es imposible que eso fuera cierto! Tú eras el que siempre estaba atento a que el grupo se desarrollara sin problemas!]

Eso era cierto. Desde que reconocí mi falta de fuerza en batalla, presté atención a varias otras cosas para ser útil en áreas fuera del combate. La cocina era parte de eso, al igual que monitorear la condición del resto del grupo, reunir información sobre nuevos pueblos, adquirir cualquier consumible que necesitáramos, manejar las finanzas, negociar con varias personas influyentes que querían una reunión con la heroína…

[¿Ves? Trabajaste súper duro!]

[Cuando se hace una lista de todo, sí, supongo que sí.]

Rit todavía no parecía dispuesta a aceptar la realidad. De hecho, parecía a punto de explotar.

[No hace falta que te enfades tanto. Probablemente habría acabado siendo derrotado en algún momento por no poder seguir el ritmo de la batalla. De hecho, es probable que sea mejor que me haya retirado a Zoltan y haya comenzado mi botica antes de que eso ocurra.]

[Espera, con todo lo que has hecho por ellos, ¿Realmente van a estar bien sin ti ahora?]

[Estoy seguro de que están bien. Al parecer, incluso derrotaron al rey celestial del viento no hace mucho tiempo.]

O al menos, esas fueron las noticias que llegaron hasta aquí. Pero tan lejos de las líneas del frente, los informes pasaban por mucha gente y eran básicamente un rumor al llegar. Que habían derrotado a Gandor era casi seguro, pero todos los detalles habían sido probablemente exagerados.

Mentiría si dijera que no estaba un poco preocupado, pero…

[Aunque me preocupe, no hay mucho que pueda hacer ahora que me he ido. Ruti siempre viajaba conmigo, así que estoy seguro de que puede hacer que funcione de alguna manera.]

No podía negar que parte de la razón por la que decía eso era para tratar de convencerme. Pero yo ya no estaba en el grupo de Ruti. Como su hermano mayor, no había nada más que pudiera hacer por mi preciosa hermanita.

[Ya está bien de este tema. Sean cuales sean los puntos que mencionemos, no es que Ares esté aquí para escucharlos.] — dije, tratando de aplacar a Rit.

[Ugh… Supongo que sí.] — respondió ella, claramente aún no dispuesta a aceptar lo que yo ya tenía. Por casualidad, miré hacia abajo y me fijé en las tazas que había colocado sobre la mesa.

[El té se enfrió. Prepararé un poco más.]

[Está bien. No tienes que hacerlo por mí.]

[No todos los días podemos volver a encontrarnos. Quiero que puedas tomar un té de verdad, no como antes, que tenía que preparar cualquier cosa.]

En el pasado, cuando preparaba algo, era porque estábamos acampando en la naturaleza o estacionados en el frente. Todo lo que conseguía entonces era lo que se podía juntar con las provisiones que llevábamos o lo que se podía reunir en el camino. Nunca fue algo hecho en condiciones óptimas.

Sin embargo, las cosas eran diferentes ahora. Podía elegir entre las plantas que crecían en la montaña. Podía encontrar hojas de té tan buenas como las que se venden en los mercados y utilizar agua naturalmente limpia en lugar de agua purificada con magia. La purificada siempre tenía una especie de sabor inorgánico.

Tomé rápidamente las tazas, parando a Rit, y me dirigí a la cocina para preparar más té.

Subí la temperatura de la olla de agua que estaba sobre las llamas hasta que finalmente empezó a salir vapor. Mi teoría personal era que la temperatura justo antes de que empezara a hervir era la más adecuada para las hojas de té que tenía. Observé atentamente la olla, con cuidado de no fallar, esperando mientras el agua giraba tranquilamente.

De repente, recordé que le preparaba leche caliente a Ruti cuando ambos éramos aún niños. No teníamos azúcar, pero le añadí un poco de miel que había recogido en el bosque y se la hice beber. Ruti siempre había odiado beber leche, pero se sorprendió cuando la probó con miel y me miró antes de beberse la mitad de un trago. Cuando se dio cuenta de que sólo quedaba la mitad, empezó a sorberla poco a poco. Suspiró felizmente cuando se acabó.

Al haber nacido con la bendición del Héroe, Ruti siempre parecía tener un punto de vista previsor, pero aún recordaba lo linda que era bebiendo leche como una niña normal.

[Ya está.]

Saqué la olla de las llamas y añadí las hojas de té. Una agradable fragancia empezó a llenar el aire, y asentí un poco para mis adentros.

 

▼▼▼▼

[Está delicioso…]

Rit dejó escapar una exhalación de satisfacción. Era totalmente diferente a los que Ruti hacía cuando era niña, pero aun así me dio una pequeña satisfacción secreta.

[En ese entonces, me sorprendió que el grupo de la heroína comiera tan deliciosa comida mientras acampaba, pero con los ingredientes adecuados, esto podría ser incluso mejor que el té de la corte real.]

[Eso es demasiado, incluso para la adulación. Mi habilidad de cocina es sólo de nivel uno. Tengo una compensación de habilidades por mi nivel, estoy seguro, pero no puedo superar a un chef de verdad.]

[Aun así…] — Rit se llevó la taza a los labios y dio otro sorbo — [… Quizá esté tan delicioso porque lo has hecho sólo para mí.] — La chica susurró la última parte en voz baja, sus mejillas se sonrojaron un poco mientras sonreía.

Rit nunca había sido tan sincera cuando nos conocimos.

 

▼▼▼▼

La primera vez que conocí a Rit fue en su tierra natal, el Ducado Loggervia, en una ciudad llamada Alomar, cerca de la frontera sur. Habíamos acudido al ducado porque habíamos recibido informes de que estaban luchando contra la ofensiva del ejército del Señor Demonio allí. Loggervia se encontraba en un lugar importante desde el punto de vista estratégico, lo que significaba que, si caían, varios países vecinos también serían derribados. Había que protegerla como fuera.

En ese momento, el grupo estaba formado por Ruti la Heroína, Ares el Sabio, Danan el Artista Marcial, Theodora la Cruzada, y yo, el Guía. Los cinco estábamos en una taberna comiendo mientras reflexionábamos sobre la información que habíamos conseguido reunir en la ciudad. Fue alrededor de cuando Ares estaba hablando de un avistamiento reportado de un espía orco del ejército del Señor Demonio.

[Hey, señorita, compartamos un trago.]

Oímos el grito de una voz ruda. Al mirar el mostrador, vi a una mujer con una túnica negra con capucha y a un hombre jorobado con una mirada peligrosa que la llamaba. Sus mejillas estaban muy hundidas y su piel parecía mortalmente pálida. De su cintura colgaba un garrote de plomo envuelto en varias capas de cuero. Era un arma llamada porra, diseñada para noquear a un oponente sin matarlo. La utilizaban a menudo los cazadores de esclavos, un oficio que yo había reprimido más de una vez cuando aún era caballero. Nunca había tenido una buena impresión de los que usaban esas armas, y mi permanencia como caballero no cambió esa opinión.

[Hey, no me ignores. Me llamo Dir. Soy un mercenario bastante conocido en Sunland, ya sabes. Has oído hablar de Dir antes, ¿Verdad? ¿No lo has hecho? Como sea. Tomemos un trago. Vamos.] — Le miró la cara por debajo de la capucha.

[Vaya, qué bonita eres.] — dijo con un silbido.

Podías encontrar tipos como él en cualquier ciudad a la que fueras. Ruti y yo nos pusimos de pie, a punto de ir a detenerlo, pero…

[Owwwwwwww!]

La mujer de la túnica agarró la mano que él había puesto en su hombro y la retorció hacia arriba, haciendo retroceder al rufián mientras se levantaba.

[¿Qué estás haciendo?]

Se bajó la capucha. Su cabello rubio ondeaba suavemente, y sus ojos azul claro brillaban con una fuerte voluntad. Una pequeña e indomable sonrisa cruzó sus labios mientras miraba al hombre que había sido golpeado.

[T-Tú!]

Comenzó a levantarse, su mano derecha indicaba una señal para activar un hechizo.

[¿Una bola de fuego?]

Un hechizo de magia de fuego que provocaba una llamarada explosiva. No era algo para usar dentro de un edificio, ni siquiera en un ataque de ira. Me apresuré a intentar detenerlo, pero antes de que pudiera activar su hechizo, la chica de la capa negra sacó una espada con una hoja arqueada —un shotel— decorada con plumas de grifo y se la puso en el cuello.

[Has elegido a la persona equivocada a la que invitar.]

[Perdón! Perdóname.]

El rostro del hombre, aparentemente sobrio, adquirió un tono de alabastro mientras temblaba y salía corriendo.

Supongo que no teníamos que preocuparnos por ello.

Aliviados, Ruti y yo empezamos a volver a nuestros asientos, pero la mujer de la túnica dirigió su mirada decidida hacia nosotros.

[¿Creían que necesitaría su ayuda?]

[Parece que nos preocupamos por nada.] — dije con una sonrisa forzada. Sin embargo, ella señaló con el dedo a Ruti en lugar de a mí.

[Así es! No necesitamos a la heroína aquí. Podemos encargarnos del ejército del Señor Demonio nosotros mismos en Loggervia.] — proclamó la chica con una sonrisa de satisfacción. Esa fue la primera vez que conocí a Rit — Rizlet.

▼▼▼▼

Con el pecho hinchado, Rit explicó que la guardia real de Loggervia estaba bien entrenada y que los habitantes de las montañas proporcionaban al país una gran cantidad de madera. Con esa madera para quemar como combustible, el gobierno podía forjar armas y armaduras de alta calidad para proporcionarlas incluso a los soldados de menor nivel, por lo que era imposible que el Ducado Loggervia perdiera ante el ejército del Señor Demonio. Después de decir lo que tenía que decir, la chica se marchó rápidamente.

[Parece que estaba esperando a que llegáramos.]

Los informantes bien conectados ya deberían haber escuchado las noticias de que la heroína estaba en camino a Loggervia. Si íbamos a quedarnos en algún sitio, entonces Alomar era la opción lógica, y si queríamos reunir información, entonces sería el centro de la ciudad. Lo que significaría que esta taberna era el mejor lugar. La chica seguramente había pensado lo mismo y había acertado.

[…] — Ruti parecía insatisfecha, y le sonreí al ver su expresión.

[Hacía tiempo que no teníamos un recibimiento así. No olvides lo mucho que trabajaste antes de que saliéramos de la capital, antes de que alguien creyera que eras la heroína.]

[Lo sé.] — Ruti aún parecía molesta cuando volvimos a la mesa.

 

▼▼▼▼

[Me rindo! Me rindo!]

Era el último de los once matones. Sujetándose la cara hinchada, el hombre dejó a un lado el garrote que usaba como arma.

[Caramba.]

Los matones habían recibido una paga cada uno por parte del hombre al que la chica del bar había dejado en evidencia. Al parecer, planeaban acechar para atacar a la joven de túnica negra. Me enteré por casualidad mientras recogía mi propia información, así que decidí encargarme yo mismo de ellos.

[¿Estás con ella?]

[No. Ni siquiera he tenido una conversación adecuada con ella. Sólo la vi en la taberna. Sin embargo, aunque no la ayudara, dudo que hubiera tenido problemas contigo.]

[¿Es realmente tan fuerte?]

[Sólo le eché un vistazo, así que no puedo asegurarlo. ¿Conoces a algún usuario de shotel de túnica negra y cabello rubio?]

[¿Qu—? ¿No es esa Rit la heroína?] — los matones empezaron a murmurar entre ellos. Algunos de ellos incluso parecían aliviados de que los hubiera detenido.

[¿Rit la heroína? ¿Es famosa?]

[No eres de por aquí, ¿Verdad? Claro que lo es. En Loggervia, Rit es locamente famosa. Es la aventurera más fuerte de rango A… Morir por una mísera plata; no aceptaría el trabajo ni aunque me ofrecieran mil.]

[Su grupo es de rango A, pero se dice que ella es la que hace todo el trabajo.]

[Incluso es la campeona en la arena aquí. No puede ser vencida cuando se enfrenta a un oponente humanoide — una verdadera liga propia.]

No es que fueran conocidos ni nada por el estilo, pero los matones parecían casi orgullosos de esta supuesta Rit la heroína. Eso estaba claro por su tono.

[Ya veo. Bueno, en ese caso, supongo que ya no tienes intención de intentar hacerle nada.]

[Por supuesto que no. Aunque lo intentáramos, seríamos nosotros los que acabaríamos heridos.]

No parecían estar mintiendo. Ya habían sido maltratados en general, y no era como si hubieran hecho algo todavía.

[Entendido; entonces pueden irse ahora.]

Hice un gesto con la mano, y ellos agradecieron alegremente y se esfumaron. Comenzaron a compartir sus historias sobre las hazañas de Rit entre ellos mientras se arrastraban, maltrechos y magullados. Casi me reí de su reacción infantil.

Al día siguiente, uno de los matones a los que había golpeado me dijo que el tipo de la taberna había pensado que seguían adelante con el plan. Había tendido una emboscada a Rit él solo y le habían dado una paliza hasta dejarlo medio muerto antes de echarlo de la ciudad. El matón parecía realmente feliz mientras me contaba la historia.

[Hombre… Rit la heroína, es increíble, ¿Verdad?]

Parecía casi orgulloso de ella.

Varios días después, Rit se presentó en el lugar donde nos alojábamos. Pero no hizo nada, sólo pidió algo de comida y se sentó a comer tranquilamente. Parecía estar de mal humor.

De vez en cuando me miraba y murmuraba, como si fuera a decir algo, pero al final se fue sin decir nada.

 

▼▼▼▼

[Por aquel entonces, eras muy distante. No importaba cuántas veces nos peleáramos, siempre te quejabas de algo.]

[Pero, ¿Qué hay de aquella vez que estábamos investigando esa aldea de la montaña? Entonces era más honesta sobre lo que sentía.]

[¿Eh?] — pensando en ello, ladeé la cabeza. ¿Eso fue honesto?

Fue cuando nuestro grupo y el de Rit estaban como compitiendo, investigando un disturbio en una aldea de las montañas. Era un pequeño asentamiento de leñadores, y la leña que proporcionaban se utilizaba para proveer los talleres de Loggervia. La razón por la que el ducado era conocido como una potencia militar era por las excelentes armas y armaduras que producían esos talleres. Este material se suministraba incluso a los soldados de menor rango.

Se produjo una repentina interrupción en esa línea de suministro de combustible, y los aventureros y caballeros que habían sido enviados a investigar no regresaron. Así fue como acabamos investigando. Ahí fue también donde intervino el grupo de Rit, diciendo que se encargarían ellos mismos.

[¿Así que no hay progreso hoy tampoco?] — me llamó la chica de la túnica negra — Rit.

Estaba sentado en un tronco en la pequeña plaza de la aldea, merendando algunos frutos secos y galletas.

[Una comida tardía y solitaria durante tres días seguidos, ¿Huh?] — observó Rit con una sonrisa.

Eran las tres de la tarde, definitivamente tarde para comer. Se sentó en un tronco frente a mí.

[Para ser el grupo de la heroína, no son tan buenos cuando se trata de reunir información, ¿Huh?]

[Es lo que hay.]

Era cierto que Ruti no era especialmente buena para la información. Cuando se trataba de esa tarea en particular, había un montón de otras bendiciones más adecuadas para el trabajo. Por ejemplo, la bendición del Espíritu Explorador de Rit tenía habilidades útiles para rastrear huellas o encontrar hasta el más mínimo rastro de la presencia de algo. En comparación con ella, nuestro grupo estaba mucho más centrado en las habilidades de combate. En lo que respecta a la exploración, nos arreglábamos con la magia de Ares y Theodora y mi experiencia como caballero para salir adelante, pero no era un área en la que nos especializáramos.

Nuestro objetivo era luchar contra el ejército del Señor Demonio. Deslizarnos solos en el campamento enemigo y derrotar a su comandante era una especie de hazaña diaria para nosotros.

[Ha-ha. Nuestra investigación está progresando bastante bien.] — dijo Rit con orgullo.

[Ah-huh.]

[¿Quieres saber?]

[Sí, ¿Te importaría decírmelo?]

[Muy bien, si me lo pides amablemente y me dices “Por favor, señorita Rit, ¿Podrías decírselo a un tonto como yo?” Entonces te lo diré.]

[Por favor, señorita Rit, ¿Podría decírselo a un tonto como yo?] — pregunté inmediatamente.

[¿Eh?] — su sonrisa de satisfacción desapareció al escuchar eso.

[Mi orgullo es un precio barato para poder salvar Loggervia. Lo diré con gusto todas las veces que quieras.]

[¿Q-Qu—? No era eso lo que quería decir… Lo siento.]

[¿Oh?]

Esta vez me tocó a mí sonreír. La cara de Rit se puso roja mientras me miraba.

[¿Por qué esa mirada tan repentina?]

[Nada, nada. Sólo me sorprende que hayas sido capaz de disculparte honestamente.]

[T-Tú! Bien, entonces no te diré!]

[Lo siento. Entonces, ¿Qué has conseguido aprender?]

Parecía haberse molestado, apartando la mirada de mí y conteniéndose un poco antes de soltar finalmente un suspiro poco natural.

[Supongo que no se puede evitar.] — dijo, empezando a compartir detalles.

[Eché un vistazo a los alrededores de la aldea, y había huellas que iban y venían con una alta frecuencia recientemente en el norte.]

[El norte, ¿Huh? Había un hospedaje para la tala de árboles, si mal no recuerdo.]

[Pero en este momento, la tala se está llevando a cabo en el noreste. Incluso he ido a comprobarlo para asegurarme.]

[Y tienes a los otros dos de tu grupo vigilando las cosas allí en este momento, ¿Verdad?]

[¿Lo sabías?]

[Aunque no sea un gran investigador, al menos puedo percibir los movimientos básicos de la gente.]

[Hmph. Entonces, ¿Sabes por qué tengo a los dos esperando allí?]

[Porque, aunque el suministro de madera que sale se ha estancado, la tala de árboles sigue ocurriendo.]

[¿Qué es esa cara de “ya lo sé todo”? No eres nada divertido.] — Rit me miró con cara de decepción.

[Lo tomaré como un cumplido. Entonces, ¿Averiguaron hacia dónde desaparece la madera?]

[Sólo llevamos tres días vigilando. No ha pasado el tiempo suficiente para decirlo todavía.]

[¿No había rastros de que la madera se llevara a otro lugar?] — el rostro de Rit se nubló ante la pregunta.

[Es que… todavía no he encontrado nada.]

[Así que magia entonces.]

[Probablemente.]

No había forma de que algo tan grande como los árboles talados se llevara sin dejar rastros que alguien tan buena como Rit pudiera encontrar. Lo que significaba que era seguro decir que el culpable estaba usando magia para hacerlos flotar en el aire, o tal vez encogerlos lo suficiente como para que cupieran en una bolsa, o transportarlos a través de algún tipo de portal.

[¿Por qué crees que los aldeanos no han dicho nada al respecto?] — preguntó Rit.

[Rehenes, probablemente. Hay muy poca gente mayor y niños en la aldea. Vi juguetes y cunas vacías y cosas así en muchas de las casas.]

Al notar que no había nadie, había revisado las casas de la aldea durante los últimos tres días. No encontré a nadie escondido, pero me quedé con la impresión de que la población actual no se correspondía con lo que cabría esperar teniendo en cuenta las casas. Los niños y los ancianos habían sido secuestrados, y el resto de los habitantes de la aldea habían sido atemorizados para que obedecieran a cambio del regreso seguro de sus seres queridos.

El resto de mis compañeros estaban repartidos buscando la ubicación de los cautivos, y yo me encargaba de observar la aldea por mi cuenta, por lo que estaba aquí almorzando solo.

[Lo que significa que es un grupo lo suficientemente organizado como para manejar rehenes.] — concluyó Rit.

[Eso significaría que no es un grupo local de ladrones o goblins.] — respondí.

[No es una sorpresa.]

Para confirmar que habíamos llegado a la misma conclusión, ambos lo dijimos al mismo tiempo:

[El ejército del Señor Demonio.]

Exactamente como se esperaba. Tampoco es una sorpresa. Pero si el ejército del Señor Demonio estaba involucrado, entonces la mente maestra sería poderosa.

[Hey, Rit, tal vez deberíamos trabajar juntos en esto.]

[¿Eh? ¿Yo? ¿Trabajar contigo? Deja de soñar!] — gritó mientras se levantaba y me señalaba con el dedo — [Podemos vencer al ejército del Señor Demonio, sin problemas, incluso sin que ustedes nos echen una mano. Ya nos han atacado dos veces, y las dos veces los hemos mandado a su casa. Loggervia no necesita una heroína del exterior.]

[Pero los grupos que atacaron antes no eran las fuerzas principales. Eran unidades de orcos. También habrá tercios de demonios soldados y un destacamento de caballeros wyvern de Gandor del Viento. El comandante es un demonio Asura, la misma raza que Taraxon, el Señor Demonio.]

[¿Y qué?] — Rit se limitó a mofarse con desdén — [Desde el día en que se formó, el Ducado Loggervia nunca ha perdido territorio. Ni cuando el rey goblin, Mulgarga, se desbocó hace cincuenta años, ni tampoco durante la Guerra del Dragón del Rayo, hace setenta años. Loggervia nunca ha perdido. Esta vez no será diferente. Lucharemos. Ganaremos. Eso es todo.]

[Pero hace cincuenta años, tu tío abuelo pidió ayuda a la Central. El orgullo de Loggervia no es tan mezquino como para no hacer lo necesario para aumentar las posibilidades de victoria, ¿Verdad?]

Rit se quedó sin palabras. Sus ojos temblaron durante un breve momento.

[¿Por qué conoces nuestra historia?]

[¿Cómo podríamos pedirle a alguien que luche con nosotros sin saber nada de él? Tu antepasado fue un héroe excepcional. No hubo muchos países capaces de salir indemnes de ese lío de los goblins.]

Las mejillas de Rit se sonrojaron. Se tapó la boca con el pañuelo que llevaba al cuello. Pero su expresión pronto tomó un cariz serio, y me miró con una mirada respaldada por una voluntad de hierro.

[Parece que al menos has hecho un poco los deberes… Pero no. Voy a resolver esto yo misma. Si lo hago, Padre no tendrá que hacer algo como darle el mando de parte de la guardia real a la heroína.]

[… Ya veo.]

Así que esa era la razón por la que Rit era tan inflexible. El maestro de Rit se llamaba Gaius, el jefe de la guardia real. Rit lo respetaba mucho. El padre de Rit, el gobernante de Loggervia, había propuesto trasladar una parte del mando de Gaius a nosotros. Eso era algo que Rit no podía aceptar. Siempre había poseído una especie de vena independiente para escabullirse del castillo por su cuenta, y estaba intentando demostrar que Loggervia podía luchar por sí misma, que no necesitaban la ayuda de la heroína.

Pero desde nuestra perspectiva, el mando de una fuerza real, en particular de la guardia real más fuerte del ejército de Loggervia —aunque sólo fuera una pequeña parte de ella— sería algo muy importante. Más de una vez en el pasado, nos habíamos quedado deseando y preguntándonos lo que podría haber sido si tuviéramos la fuerza de un grupo así a nuestro mando.

Tanto Rit como mi propio grupo teníamos nuestras propias razones para intentar resolver las circunstancias que afligían a esta aldea.

[En ese caso, supongo que no hay nada que hacer.] — dije.

No importaba lo que dijera, Rit no iba a retroceder aquí. Lo único que podíamos hacer era dejar que nos conociera mejor en el transcurso de la resolución de esto y durante la lucha con el ejército del Señor Demonio que se avecinaba.

[¿Tienes alguna conjetura sobre en qué parte del norte se esconden?] — pregunté mientras extendía un mapa. Rit suspiró y luego se sentó a mi lado y miró el gran gráfico. Le pasé la bolsa de las galletas que estaba comiendo y una bolsa de agua.

[¿Qué?]

[Tú también tienes raciones limitadas, ¿Verdad?]

La razón por la que estaba comiendo la comida en conserva que había traído conmigo, a pesar de estar en una aldea, era porque estaba en guardia contra el envenenamiento. Con la toma de rehenes, no se sabía qué podrían hacer los aldeanos. Nos alojábamos en la casa del jefe de la aldea, pero habíamos encontrado cicuta venenosa deshidratada en la cocina, aunque él nos había asegurado que sólo era para exterminar ratas.

Aunque decidiéramos pasar por alto el hecho de que intentaban envenenarnos, y aunque lo hicieran por orden, eso no cambiaba el hecho de que hubieran intentado hacerlo. Y Rit era Rizlet, la princesa real de Loggervia. Independientemente de la coacción, el mero intento sería motivo de una sentencia de muerte. Así que tanto el grupo de Rit como el nuestro habían rechazado la comida que se nos ofrecía desde el primer día, eligiendo arreglárnoslas con nuestras propias raciones. Por lo que pude ver, su grupo sólo comía carne salada y verduras en escabeche. Definitivamente era el tipo de cosas de las que uno se hartaría después de unos días.

[Si sabe mal, me voy a enfadar.] — dijo mientras cogía una galleta dura y la mordía.

[Mm…]

[¿Qué tal estuvo?] — no me extrañó que rompiera a sonreír por una fracción de segundo.

[E-Estaba buena.]

Al verla luchar por mantener las apariencias, no pude evitar sonreír. Rit estaba indignada, pero eso no le impidió alargar la mano para coger otra.

[¿Dónde venden estas? No son de Loggervia.]

[Sí, las hice yo.]

[¿Eh? ¿Las hiciste tú? ¿Las galletas?] — Rit miró a un lado y a otro de mi cara y de la comida, en estado de shock — [¿Por qué?]

[Se hace repetitivo comer raciones conservadas en sal todos los días. Un poco de cocina es un requisito fundamental para un viaje largo.]

Mordiendo la segunda galleta, Rit contempló por un momento lo que había dicho.

[Sí, tienes razón en eso.] — asintió.

 

▼▼▼▼

[¿Ves? Puedo ser honesta.] — insistió Rit, señalando esa última parte.

[¿En serio?] — riendo con el recuerdo, no pude evitar expresar mi firme incredulidad de que Rit hubiera sido realmente honesta allí.

La chica acabó uniéndose a las risas, quizá por recordar cómo había sido entonces.

[¿Recuerdas lo que dijiste después de que por fin encontráramos al demonio con manos de tijera escondido en la base del norte y lucháramos juntos contra él?]

[… No…]

[Creo que fue, y cito: “No está mal… pero no te equivoques. Sólo he revisado muy ligeramente mi opinión sobre ti. Sólo un poco, así que no te sobrestimes!”.]

Rit enterró la cara entre las manos y se recostó sobre la mesa.

[Uggggh, sólo intentaba hacer mi mejor esfuerzo en muchas maneras diferentes en aquel entonces, ¿De acuerdo?] — por lo visto, sacar a relucir ese recuerdo de la actitud distante en la que cayó para ocultar su vergüenza fue mortificante, porque hasta sus orejas se pusieron rojas.

El momento en el que se sinceró de verdad había sido durante la batalla decisiva con el comandante de las fuerzas del Señor Demonio en Loggervia. El enfrentamiento con el demonio asura, Shisandan. Aunque el resultado de esa batalla no fue precisamente feliz…

 

▼▼▼▼

Rit y los aventureros de Loggervia debían atacar la retaguardia del campamento enemigo.

El campamento era el del contingente que se acercaba del ejército del Señor Demonio. La fuerza estaba bajo el mando de Shisandan, un demonio de la misma tribu que Taraxon, el Señor Demonio. Shisandan era un demonio Asura de seis brazos.

La invasión de Shisandan consistía no sólo en orcos, sino en demonios de infantería pesada y caballeros wyvern. Tal fuerza era lo suficientemente poderosa como para que incluso los soldados de élite de Loggervia no pudieran esperar desafiarlos. Varias de las fortalezas, aldeas y asentamientos del ducado ya habían sido tomados. El país estaba en camino a caer. Si no podían ganar la lucha que se avecinaba, no habría futuro para Loggervia.

El jefe de la guardia real, Gaius, el hombre que había enseñado a Rit a manejar la espada, había llevado a sus fuerzas para actuar como distracción. Mientras tanto, Rit, que había estado escapando del castillo y haciéndose un nombre como aventurera, volvió al castillo que estaba a punto de caer. Con ella, trabajamos para defenderlo.

Aprovechando la fama que había ganado como Rit la heroína, consiguió reunir a las tropas a su lado, y pudieron mantener la puerta occidental que casi había caído. A pesar de estos logros, la mayoría de los caballeros habían rechazado el plan propuesto por la chica rubia de lanzar un ataque furtivo, por considerarlo demasiado peligroso.

Sólo uno, Gaius, apoyó su plan y juró desplegar sus propias tropas para desviar la atención de sus movimientos. Por desgracia, la verdad es que el verdadero Gaius ya había muerto. Shisandan había utilizado magia para asumir su apariencia. La guardia real era una fuerza de élite, pero como su comandante era el enemigo disfrazado, las tropas del Señor Demonio los pillaron desprevenidos y los masacraron apresuradamente.

Rit tenía la intención de lanzar un ataque furtivo donde el enemigo menos lo esperaba, por la espalda. En lugar de eso, su fuerza se encontró con un enemigo totalmente preparado y en una posición en la que seguramente serían aniquilados.

[¿Dónde está Gaius…? ¿Qué le hiciste a Maestro?]

[Me lo comí, ya que necesitaba sus recuerdos, “mi alumna favorita”.] — había dicho Shisandan con la voz del querido maestro de la princesa.

Rit rugió y saltó hacia el demonio, pero fue rápidamente arrollada por los innumerables demonios y empujada al suelo.

[Apostaría que, si adoptara tu forma, la de la heroína aclamada por toda la gente de esta tierra, sería aún más fácil capturar este país. ¿Qué te parece?] — Shisandan, que aún llevaba el rostro de Gaius, habló con una alegría siniestra.

Rit se encontró llorando. Una persona a la que realmente apreciaba estaba muerta, y ahora incontables personas más sufrirían por su fracaso.

En ese momento, se oyó el sonido silbante de algo que cortaba el aire. Al instante siguiente, mi espada estaba clavada en el hombro de Shisandan.

[Espera, Gideon! Llegas demasiado pronto.]

Pude oír a Ares quejarse. Habrían pasado otros veinte segundos antes de que mis compañeros terminaran de alcanzar sus posiciones rodeando al enemigo. Como era el más rápido del grupo, me había adelantado para comprobar la situación por mí mismo. Incapaz de quedarme sentado observando, había saltado a la lucha antes de que todos los demás tuvieran tiempo de prepararse.

Durante los siguientes momentos, las cosas fueron un caos. Sabía que las fuerzas monstruosas del Señor Demonio intentarían proteger a Shisandan. Sin la ayuda del grupo, matar al demonio iba a ser difícil, pero…

[De ninguna manera voy a abandonar a Rit! Ella es una de nosotros.] — grité mientras cortaba a los demonios que la retenían.

Mi espada había sido la espada de confianza de un caballero fantasma que protegía una tumba subterránea. Era un arma muy preciada que, según se decía, podía hacer brotar un rayo al ser blandida. La hoja desenvainada de Thunderwaker brilló bajo el sol del atardecer, y los demonios retrocedieron asustados, como niños que se acobardan ante los relámpagos plateados que crepitan en el cielo.

Habíamos perseguido a Rit tras descubrir la verdad sobre Gaius en el último segundo.

[Gideon…]

[No llores, Rit! Si eres una de los nuestros, enfréntate al enemigo con la espada desenvainada, no con lágrimas!]

[C-Cierto!] — Rit se secó las lágrimas con una manga embarrada y sustituyó su mirada temerosa por la resolución de un guerrero. La chica recogió su espada que había caído al suelo.

[Ruti y los demás no tardarán más de un minuto en abrirse paso desde el exterior. Hasta entonces, tenemos que detener al demonio Asura y evitar que escape. ¿Puedes hacerlo?]

[Puedo!]

[Entonces hagámoslo!]

Cargamos contra Shisandan, cuyo falso rostro humano mostraba una expresión confusa.

[¿La heroína?] — gritó Shisandan, al ver que Ruti corría hacia nosotros.

Mi hermana aún no nos había alcanzado, pero la mera presencia de la destreza marcial de la heroína fue suficiente para entorpecer la espada de Shisandan. Rit y yo luchamos espalda con espalda, lanzando gritos de batalla a los innumerables demonios que cargaban contra nosotros desde todas las direcciones mientras blandíamos nuestras espadas.

 

▼▼▼▼

Cuando te encuentras con un amigo cercano por primera vez en mucho tiempo, el día parece pasar volando. La lluvia había cesado mucho antes de que nos diéramos cuenta, y el sol se acercaba bastante al horizonte. Pronto llegaría el momento en que el cielo se tiñera de rojo y la ciudad quedara envuelta en la oscuridad del atardecer. Pero, aun así, nos sentamos a la mesa, recordando viejos tiempos.

Finalmente hubo un momento en el que ambos guardamos silencio. En ese momento, los ojos de Rit vacilaron brevemente antes de hablar por fin.

[Hey, Red.]

[¿Qué, Rit?]

La joven me miraba directamente a los ojos.

[¿Puedo trabajar aquí también?]

[¿Eh?] — no pude evitar la exclamación de estupefacción. Definitivamente no me lo había esperado.

[Boticario de Red & Rit suena bonito, ¿No crees?]

[E-Espera un momento. Eres una de los dos únicos aventureros de rango B en Zoltan.]

[Me retiraré.]

[Espera, espera, espera!]

¿Escuchó lo que estaba diciendo? ¿Querer trabajar en una tienda sin clientes desde el mediodía hasta la noche?

[Como puedes ver, acabo de abrir la tienda y no es precisamente próspera. Realmente no tengo el flujo de efectivo para contratar personal.]

[Pero cuando salgas a recolectar más hierbas medicinales, ¿Quién vigilará la tienda por ti? ¿No es un desperdicio cerrar la tienda mientras estás fuera?]

[Es cierto, pero, ¿Y los clientes?]

[Eso es porque acabas de empezar. Con el tiempo conseguirás más. ¿Por qué no me enseñas el local?] — sin querer esperar una respuesta, Rit se puso de pie y caminó por el lugar.

[¿Hmm?]

[Un mostrador y una vitrina a cada lado. Aha. Bastante sencillo.]

[Porque sólo tengo expuestas las clases de hierbas y medicinas estándar. Las que tienen cantidades más limitadas o que necesitan un manejo o almacenamiento especial se guardan en el almacén, o bien se cultivan en el patio trasero.]

[Aquí hay mucho espacio para trabajar. Con tanto espacio, podrías tener un ayudante.]

[No tengo planes de contratar a nadie durante un tiempo, pero probablemente trabajaríamos muy bien juntos.]

[Y luego una cocina, un lavabo, un dormitorio y la sala de estar en la que estábamos charlando antes. Tienes una bonita tienda.]

[Lo sé, ¿Verdad?]

Rit empezó a asentir mientras murmuraba algo para sí misma. Escuchando más de cerca, sonaba como una especie de cálculo.

[Teniendo en cuenta la situación económica de Zoltan y tu destreza, estás necesitando probablemente alrededor de ciento ochenta payril al mes después de los gastos, el mantenimiento y los impuestos.]

[¿Qué? ¿Eso es todo?]

Podía ganar unos cien con sólo recoger hierbas durante dos días y venderlas al Gremio de Aventureros, ¿Pero hacer lo mismo para mi propia tienda sólo me iba a reportar 180 al mes?

[¿En serio? Yo mismo hago la recolección, así que no tengo que pagar por la materia prima.]

[Las hierbas medicinales no son el tipo de cosas que tienen tasas de consumo particularmente altas. A diferencia del gremio, que vende al por mayor a boticarios, tú vendes a clientes y médicos. Te llevará tiempo vender lo que recojas. Probablemente podrías arreglártelas con una sola excursión al mes.]

[Gngh.]

¿Eso era todo lo que podía vender? Pero las hierbas medicinales podían utilizarse de muchas maneras.

[En primer lugar, puede que lo hayas olvidado, ya que te convertiste en caballero muy rápido y luego formaste parte del grupo de la heroína, pero los gastos de una persona promedio son sólo unos treinta payril al mes.]

[Sí, lo sabía, pero…]

[Un boticario normal que gane ciento cincuenta payril al mes estaría prosperando. Esos ciento ochenta se basan en el supuesto de que la gente de los alrededores te conozca y puedas hacer crecer tu negocio.]

Las hierbas que me compraba el Gremio de Aventureros las vendía a boticarios y mercaderes ambulantes a un precio mayor. Había pensado que podría ganar más dinero vendiéndolas directamente yo mismo, pero pensándolo bien, la razón por la que el Gremio de Aventureros siempre podía vender en cualquier momento era por lo buenas que eran sus conexiones en el mercado. Incluso si una tienda independiente tuviera una reserva de medicinas, tardaría en venderlas todas. Había pensado que podría hacer que las cosas funcionaran si podía vender lo que había reunido y hecho yo mismo en mi propia tienda, aunque eso podría haber sido un poco ingenuo.

[Pero sí, treinta payril es suficiente para vivir.]

Como dijo Rit, me había convertido en caballero a una edad temprana y había tenido una serie de ascensos bastante sólida hasta llegar a ser el segundo al mando de los Caballeros Bahamut. Por aquel entonces, mis gastos de manutención rondaban los tres mil payril al mes. Era un estilo de vida propio de un aristócrata. El lugar donde vivía era una residencia en los terrenos del palacio, e incluso tenía una sirvienta que me ayudaba a atender las necesidades cotidianas.

Cuando viajaba con Ruti, obteníamos decenas de miles de payril del botín de la lucha contra el ejército del Señor Demonio y de la recuperación de tesoros de las mazmorras, y lo cambiábamos por costosas pociones milagrosas y armas hechas con minerales raros. Yo estaba bastante aturdido por lo mucho que tenía que gastar la gente normal.

[Huh… De todos modos, eres bastante conocedora del tema.]

[Seguía siendo una princesa, ya sabes, aunque acabara así. Estudié muchas cosas en el palacio. Y cuando salía, trabajaba en diferentes tiendas como guardaespaldas. Normalmente hablaba con el dueño sobre cómo funcionaba su negocio.] — la chica hinchó un poco el pecho mientras presumía. Me recordó cómo había actuado cuando nos conocimos. La idea me hizo sonreír inconscientemente.

[Además, probablemente sería bueno que tuvieras una medicina o algo que nadie más tuviera… Pero como no tienes la bendición de Herbolario, encontrar una receta es…]

[Probablemente tenga algo único que encaje ahí, si es lo que te estás preguntando.]

[¿Eh? ¿Lo tienes?]

En realidad, desarrollar recetas para la medicina no tenía nada que ver con las habilidades. Las recetas eran una simple cuestión de conocimientos. Las habilidades no entraban en la mezcla, excepto en la etapa de preparación real. Incluso si encontrabas una receta útil, si no tenías la habilidad para mezclarla, no podías completar la medicina. Así que, siendo realistas, era normal que la gente que no tenía la bendición de Alquimista o Herbolario desarrollara una nueva receta.

Como nunca tuve ninguna habilidad innata, siempre anduve a tientas en busca de cualquier cosa que pudiera hacer. Durante el viaje con mi antiguo grupo, tuve la oportunidad de aprender de los documentos y el conocimiento tanto del pasado como de la era moderna. Incluso cosas dejadas por los elfos del bosque y los antiguos elfos que fueron destruidos en la antigüedad. En términos de conocimiento puro en cuanto a la preparación, dudo que pierda ante un alquimista real. Aunque sería un dolor de cabeza explicarlo todo si alguna vez se lo planteara a alguien, así que nunca me he molestado.

[Si no recuerdo mal, están en el almacén.]

Rit y yo nos dirigimos al almacén.

[Estas dos son medicinas originales mías que puedo hacer en Zoltan.]

Saqué una poción de color gris ceniza en un frasco de aspecto barato y una píldora lo suficientemente pequeña como para caber en la punta de mi meñique.

[¿Qué hacen?]

[Esta se llama poción multiplicadora.]

[¿Poción multiplicadora?]

[Sí. Si tomas una poción mágica preexistente y la diluyes hasta una quinta parte usando esto, puedes hacer cinco de la original.]

Las pociones mágicas no tenían el efecto de las hierbas medicinales. Eran pociones hechas sellando la magia. Las bayas blancas se utilizaban a menudo como catalizadores de las pociones mágicas. Las bayas blancas en sí mismas no tenían un efecto especial en los cuerpos humanos, pero utilizando el líquido extraído de ellas y otras cosas diversas, dependiendo de la magia que se quisiera embotellar, era posible sellarla.

Al beber la poción mágica, la magia se activaba y se conseguía el mismo resultado que si se hubiera lanzado la magia. Sin embargo, la poción mágica tenía que ser consumida para que surtiera efecto, por lo que, en general, las magias de curación y apoyo eran las que solían hacerse en pociones. Las magias de ataque podían convertirse en pociones, pero no hacían nada a menos que se consiguiera que el objetivo las bebiera.

Pero las pociones mágicas eran extremadamente caras. Una poción de curación basada en la magia de recuperación de nivel 1 que se podía encontrar en cualquier ciudad costaba cincuenta payril, por lo que se utilizaba como medicina de emergencia para la gente normal y los mercenarios de nivel más bajo, sólo para cuando estaban en peligro de muerte. Para los aventureros de rango C y superior, podían engullirla mientras se enfrentaban a un poderoso enemigo.

[Los ingredientes de la poción multiplicadora cuestan unos cinco payril. Si fuera a ponerla en el mercado, entonces… supongo que probablemente costaría alrededor de cuatro veces eso, así que veinte payril. Si se piensa que puede hacer cuatro copias de una poción de curación extra de setecientos cincuenta payril, entonces… creo que probablemente encontrará un mercado… um… pero…] — Rit dio vueltas al contenido del frasco de la poción en su mano.

¿Cuál era el problema? Pensaba que era bastante revolucionario. Y cuando viajábamos, lo usábamos para aumentar el número de pociones de Cura Extra y Poder Mágico que teníamos. Incluso Ares no tenía ninguna queja.

[… No puedes vender esto.]

[¿En serio? ¿Qué tiene de malo?] — Mis ganas se desplomaron. Realmente tenía algo de confianza en eso. No podía creer que Rit no pensara que era lo suficientemente bueno.

[¿Qué tiene de malo? Si vendieras esto, deprimiría totalmente el mercado de las pociones mágicas! Reduciría el coste de cada poción en un ochenta por ciento.]

[P-Pero me imaginé que estaría bien, ya que sólo puede crear más de una poción ya existente. Seguirías necesitando la original primero.]

[La mera existencia de esta poción sería un gran problema… Si vendieras esto, el Gremio de Aventureros, el Gremio de Magos, la iglesia sagrada y probablemente incluso el Gremio de Ladrones irían a por ti.]

Empecé a reírme, pero parecía que Rit no estaba bromeando.

[Sólo estamos hablando de pociones, ¿Verdad? No un objeto mágico que cuesta más de diez mil payril.]

[Esos objetos mágicos son piezas únicas hechas a medida. La mayoría de las ventas, lo que impulsa la actividad económica real, son las pociones relativamente baratas que todos pueden utilizar.] — Rit me miraba con cara de preocupación, pero después de un segundo, sus ojos se suavizaron.

[Pu-ha-ha… ah-ha-ha-ha!] — de repente, la chica rubia se echó a reír y empezó a darme palmadas en la espalda. Me quedé boquiabierto, sin tener ni idea de lo que estaba pasando.

[Lo siento, es que tengo una sensación de súper alivio.]

[¿Alivio?]

[Tenía esta imagen de ti como una persona increíble. Siempre con la cabeza fría, capaz de hacer todo tipo de cosas, capaz de mantener la calma incluso cuando cargabas contra el ejército del Señor Demonio en medio de una temible batalla… E incluso cuando pensaba que todo era inútil, aparecías como un rayo para salvarme… Siempre parecías muy intocable.]

[No soy tan genial.]

[No, Red, realmente eres muy genial. Si realmente dieras todos los pasos y siguieras el proceso correcto y lanzaras esto al mundo, mucha gente se salvaría, y ayudaría mucho en la lucha con el ejército del Señor Demonio. Pero de lo que no me había dado cuenta hasta ahora es de que también hay cosas que no se saben y que no se notan.]

No estaba seguro de qué era lo que le hacía gracia, pero prácticamente se le saltaron las lágrimas. Nunca habría imaginado que me tuviera en tan alta estima. Cuando la conocí, ya estaba empezando a quedarme atrás con respecto al resto del grupo en cuanto a fuerza de batalla. Ares y Danan se habían enfadado mucho conmigo por ir por delante cuando la salvé de Shisandan.

[Entonces, ¿Se ha roto la ilusión?]

[Nada de eso. Sólo me hizo pensar que quería estar contigo un poco más.] — dijo Rit mientras dejaba de reír y se levantaba el pañuelo con un dedo, tapándose la boca mientras miraba hacia otro lado. Sus orejas se volvieron de un tono rojo rosado.

[Um, sí, parece que probablemente tendría problemas para dirigir este lugar yo solo.] — yo también aparté la mirada, luchando por decir las palabras mientras me frotaba la nuca.

Sí, debería haberla reconocido. No me disgustaba su afecto. De hecho, me sorprendía lo feliz que me hacía. Estaba seguro de que se debía a que Rit era una de mis camaradas de cuando era conocido como Gideon. Que ella siguiera reconociéndome a pesar de haber sido declarado un estorbo y expulsado del grupo de la heroína… Me hizo pensar que tal vez el viaje en el que había luchado tan desesperadamente por mantenerme, en el que no había sido más que un estorbo, no había sido del todo en vano.

[No puedo prometer mucho por la paga… y no tienes que trabajar aquí todo el tiempo. Sólo tienes que venir cuando te apetezca… Pero me gustaría que me ayudaras.]

[Claro! Aunque no tienes que añadir lo de cuando tenga tiempo libre, ya que siempre estaré contigo.] — esta vez, Rit no ocultó su boca con el pañuelo, sino que sonrió ampliamente.

 

▼▼▼▼

Entusiasmado, comencé a dirigirme a la sala de estar, pero todavía había una medicina que no había explicado.

[Ah, um, esta píldora es algo que hice después de venir a Zoltan.]

[No me digas que tiene el mismo efecto que una poción de Curación Extra o una locura así.]

[Eso es imposible. Es un nuevo tipo de anestesia.]

[¿Anestesia?]

[El efecto no es diferente del que se usa actualmente, pero es menos probable que cause dependencia.]

La anestesia actual utilizada para los procedimientos quirúrgicos era muy adictiva, por lo que había mucha gente que se volvía dependiente de ella e incluso sufría una sobredosis mucho después de necesitar la droga. Sin embargo, el tratamiento médico sin anestesia era tan doloroso que incluso los aventureros tenían dificultades para soportarlo. También existía la posibilidad de entrar en shock y morir por el dolor y la pérdida de sangre. Así que, a pesar de los riesgos, la anestesia seguía siendo indispensable.

[Cuanto menos adictiva, mejor, ¿No? Fue una medicina que encontré en el diario de un aventurero que viajó por el continente oscuro, pero los ingredientes también crecen aquí en Zoltan. Pueden haber sido traídos y cultivados por los elfos del bosque. De cualquier manera, es un nuevo anestésico. La gente normal no lo necesitará, pero los médicos y aventureros podrían estar interesados. ¿Qué te parece?]

[Sí, probablemente debería estar bien. Seguramente será una buena fuente de ingresos… Pero primero deberías obtener la aprobación del consejo zoltaniano.]

[¿El consejo?]

[Aunque sea menos adictivo, sigue siendo un anestésico. Estoy seguro de que algunas personas comenzarán a preguntarse si podría ser utilizado como un narcótico. Conseguir la aprobación primero significa que no recibirás una orden para dejar de venderlo después.]

[Eso tiene sentido.]

[No se sabe cómo se venderá un nuevo medicamento como ese. Si la demanda de uso de anestesia en la ciudad llega a nosotros, sería una muy buena fuente de ingresos. Sin embargo, si eso ocurre, puede que no seamos capaces de mantener la demanda.]

[Todo lo que necesita es la habilidad común Preparación elemental. Podemos producir aún más si contratamos a otro empleado.]

Rit se congeló cuando dije eso.

[Cierto, eres tan asombroso que lo olvidé por un segundo, pero esto sólo requiere Preparación Elemental para fabricarlo.]

Casi todos los anestésicos eficaces requerían la habilidad Preparación Intermedia. En ese sentido, esta medicina me venía bien. Sin embargo…

[La medicina en sí es genial, pero podría ser un problema que alguien sin una bendición relevante pueda hacerla…]

[¿En serio?]

[Nadie en la ciudad conoce tu bendición, ¿Verdad? Mientras vendamos esto en cantidades normales, probablemente podamos hacerlo pasar como que tienes una bendición que tiene acceso a la Preparación Intermedia.]

[Hmm, aunque un Herbolario con la habilidad avanzada Análisis de Preparación podría ser capaz de hacer ingeniería inversa de la receta analizando la medicina.] — añadí.

[Realmente tienes un gran conocimiento cuando se trata de bendiciones. Normalmente, nadie conocería las habilidades avanzadas innatas para una bendición poco común al azar.]

Conocer la bendición de alguien significaba saber los trucos que podía tener en la manga. Con algunas excepciones notables, lo mismo ocurría con los monstruos. Había un montón de bendiciones específicas de cada raza, pero en su mayor parte, los monstruos tenían las mismas bendiciones que los humanos. En el reino de los monstruos, el guerrero, el bárbaro, el ladrón, el hechicero y el adepto eran particularmente comunes, así que, si sabías todo lo que podías sobre esos cinco, en general podías anticipar cómo lucharía el enemigo.

En mi caso, como no tenía ninguna habilidad propia en la que basarme, utilicé esos conocimientos para rellenar los huecos. Por ejemplo, me di cuenta pronto de que la bendición de Rit era Espíritu Explorador. Una bendición con acceso a la magia espiritual como baza oculta. Cuando me resultaba más difícil contribuir en la batalla, había un periodo en el que yo cargaba primero para conocer las habilidades del oponente y así poder indicar al resto del grupo formas de enfrentarse a ellas.

Pero eso sólo duró hasta que empezamos a enfrentarnos a más y más demonios Asura, la raza que formaba el grueso del ejército del Señor Demonio. Eran la excepción más que la regla. Los demonios Asura eran los únicos seres del mundo que carecían de Bendiciones Divinas. Incluso los animales las tenían, pero no los demonios Asura. Algunos se referían a los demonios como creaciones fallidas de Dios. Sin embargo, a cambio de no tener bendiciones, se decía que los demonios Asura podían fusionarse para obtener nuevas habilidades. No puedo decir si esa parte era cierta, pero sí que los demonios Asura tenían un sistema de habilidades que era un misterio para mí.

[No debería haber ningún herbolario en Zoltan con acceso a habilidades avanzadas. Así que mientras limites las ventas a Zoltan, deberías estar bien. Si sólo producimos todo lo que puedas hacer por ti mismo, tampoco debería llegar mucho a las manos de los mercaderes viajeros.]

[Bien. Entonces, si algún cliente pregunta, puedo decir que tengo una bendición con acceso a la Preparación Intermedia.]

[Por favor, hazlo. Sin embargo, puede que te arriesgues a que te pregunten por qué no has almacenado ninguna medicina que requiera Preparación Intermedia. Así que sólo menciónalo si alguien pregunta.]

[No voy a salir de mi camino para decir una mentira.]

La verdad siempre era preferible a la alternativa. Si no mentías, no tenías que preocuparte de que te pillaran. “El silencio es oro”, como supuestamente dijo el Héroe Antiguo.

[El Héroe Antiguo, ¿Huh?] — dijo Rit, conmovida.

La historia del Héroe de antaño que luchó contra el Señor Demonio cuando los elfos del bosque gobernaban el continente fue tratada casi como un cuento de hadas. Mucha gente dudaba de su veracidad, pero con la aparición de Ruti, una heroína moderna, la existencia de la Bendición Divina del Héroe había sido probada, por lo que los eruditos también estaban reevaluando sus posturas sobre el Héroe Antiguo.

Actualmente, los arqueólogos y los bardos aparentemente estaban investigando los registros de los pueblos antiguos y los murales en las ciudades abandonadas hace tiempo, buscando registros e historias del Héroe Antiguo.

[Sin embargo, no tiene nada que ver conmigo ahora.]

Cierto, me recordé a mí mismo. Yo ya no tenía nada que ver con esas cosas.

 

▼▼▼▼

Al parecer, estuvimos hablando un rato en el almacén. Cuando nos dimos cuenta, el sol casi se había puesto, y el cielo rojo estaba a punto de dar paso a la oscuridad.

[¿Quieres comer algo?]

[Sí, por favor!]

Tanta emoción fue suficiente para hacer feliz al cocinero que había en mí, así que decidí poner un poco más de esfuerzo en la comida. Me dirigí a la cocina, considerando qué hacer.

[Todavía no he tenido la oportunidad de ir a comprar, sin embargo. Si voy a preparar algo con lo que tengo, entonces…]

Muslo de pollo cortado en trozos y hervido en agua con jengibre rallado. Una vez que el pollo estaba blando, añadí dos mitades de una papa y un huevo cocido. Una vez que la papa se ablandó, añadí un poco de pasta, sal y hierbas para sazonar… Estaba hecho antes de darme cuenta.

Sopa de pasta al estilo sureño. Durante mis viajes, tirar el agua que se había utilizado para hervir la pasta era un desperdicio, así que acabé haciendo muchas sopas de pasta. Esta era una receta que había recogido durante esas experiencias. Esperaba que a Rit le gustara. Una punzada de nerviosismo se apoderó de mí cuando saqué nuestros cuencos.

 

▼▼▼▼

[Está delicioso!]

[Me alegro de que te guste.]

Rit estaba sentada en la mesa con su pañuelo, que normalmente le rodeaba el cuello, a un lado mientras engullía deliciosamente mi comida. Realmente era genial que alguien disfrutara de tu cocina.

[Y ahora voy a probar tu cocina todos los días.]

[¿Hmm? Supongo que sí.]

Aparentemente, ella planeaba venir a comer todos los días. Bueno, preparar la comida para los amigos era uno de los pequeños placeres de la vida para mí; me parecía bien.

[¿A qué hora comes normalmente por la mañana?]

[¿Hmm? Ah, ¿Normalmente sobre las siete y media o así?]

[En ese caso, voy a tener que esforzarme por levantarme un poco antes. Trabajando como aventurero, siempre acabo quedándome en la cama cuando no tengo nada que hacer. Tendré que hacer lo posible por arreglar eso.]

Evidentemente, también tenía la intención de venir a desayunar. ¿Pensaba tener las tres comidas aquí? Realmente no podía permitirme pagarle tanto, así que cubrir parte del sueldo con comida era probablemente justo.

A partir de mañana, las comidas se iban a poner muy interesantes.

[Oh, sí. Cubriré el costo, pero también deberíamos hacer un baño apropiado.]

[¿Un baño? Quiero decir que me encantaría tener uno, pero no tienes que ir tan lejos por mí.]

[Está bien, está bien. Después de todo, yo también lo voy a usar.]

… Ella aparentemente tenía la intención de bañarse aquí, también… Espera…

[Sólo hay una cama individual. Vamos a tener que comprar otra mañana.]

[Sí. Ah, ¿Sí?]

[Traeré las cosas personales que necesite, pero puedo dejar los muebles en mi antigua casa.]

Parecía mucho para un trabajo. Es casi como si ella fuera…

[Haha, es casi como si quisieras vivir en mi casa.]

[Haha, quiero decir, sí, obviamente, ya que me voy a mudar.]

[¿Eh?]

[¿Eh?]

Espera un momento. ¿Cuándo termino esto en que se mudara a mi casa? El edificio era de tamaño decente ya que también tenía mi tienda, pero la zona de estar en sí no era tan grande.

[Lo dije antes, ¿No? Voy a dejar de ser una aventurera y trabajare aquí.]

[Oh, sí, lo has dicho… Espera, ¿Qué? ¿Cómo lleva eso a mudarse aquí?]

[Ya que voy a dejar de ser aventurera y trabajar aquí, sería más conveniente que también viviera aquí, ¿No?]

[Ya veo. Supongo que tiene sentido… Si tú lo dices.]

[Si lo digo.]

[De acuerdo.]

[¿De acuerdo?] — bueno, para resumir, básicamente significaba que Rit iba a vivir conmigo a partir de entonces.

[… Uh… ¿Huh? Espera un minuto, espera un minuto. ¿No es eso algo malo?]

[¿Por qué?]

[Quiero decir, si estamos viviendo juntos, entonces, como…]

[¿Cuál es el problema? Antes dormíamos en la misma tienda, ¿No? Habrá incluso más espacio entre nosotros ahora que entonces.]

[Pero eso es sólo porque cuando se acampa, sólo hay un número determinado de tiendas de campaña. Nosotros, naturalmente, acabamos teniendo que compartir una tienda.]

[¿No es lo mismo? Somos compañeros, ¿No?]

[¿Mn? ¿Eh? Quiero decir, sí, lo somos.]

[Entonces está bien que durmamos juntos en la misma habitación.]

[¿En serio?]

[En serio.]

Pero, ¿Lo estaba?

[Muy bien, voy a ir a limpiarme, así que usaré el lavabo.]

[S-Seguro. ¿Tienes una muda de ropa?]

[Siempre tiro las cosas en mi caja de artículos.]

[Quiero decir, eso ayuda, pero ¿Realmente deberías estar haciendo eso?]

[Hay un pequeño y cómodo patio aquí, así que, si hay algo de tiempo, puedo colgar mi ropa para que se seque al sol.]

[Hmm, ¿Entonces quieres ayuda con eso?]

[Está bien, está bien… Pero si no te importa…]

[Claro.]

… Espera, ¿Vamos a dormir en la misma habitación?

Sólo había una cama, pero aun así…

¿Te gusta? Apóyanos en Patreon!