Slow Life V1 C5

Modo Noche

Capítulo 5: Anillo en ámbar.

La tienda ha vuelto a abrir sus puertas hoy.

Estaba preparando medicamentos para entregarlos a Newman mañana mientras Rit vigilaba la tienda. De vez en cuando, podía oír exclamaciones de sorpresa ante la presencia de Rit, pero no había habido ningún problema en particular.

[Sin embargo, es sólo cuestión de tiempo que los rumores empiecen a correr.]

La aventurera más fuerte de Zoltan había renunciado y comenzado a trabajar en un boticario. Una vez que se corriera la voz, definitivamente causaría alguna controversia. Sería una mentira decir que no pensaba que eso iba a ser una molestia cuando Rit dijo por primera vez que quería trabajar en la tienda, pero… ya no lo sentía así.

[Pero, aun así, ¿Qué más podemos hacer al respecto?]

¿Deberíamos decírselo al otro aventurero de rango B, Albert? Eso lo ascendería del aventurero número dos de Zoltan al número uno, después de todo. Sin embargo, sólo había hablado con él una vez, así que apenas éramos conocidos.

En primer lugar, no es que ser un aventurero tenga beneficios adicionales o algo parecido. No había ninguna indemnización ni pensión, así que ¿Había alguna obligación de seguir haciéndolo? ¿Ser un aventurero no era un trabajo de espíritu libre? Si decidías serlo, podías serlo. Si decidías dejarlo, ¿No podías hacerlo también?

[Claro, claro. Que cause un escándalo no tiene nada que ver con nosotros.] — después de pensarlo un rato, me convencí de esa teoría desesperada y me centré en el resto de mi trabajo, aplazando el tratamiento del problema para más adelante.

 

▼▼▼▼

Era el final del día, casi al atardecer.

Lo normal en esta ciudad era que el trabajo terminara un poco antes del anochecer y que la gente se fuera a casa durante las horas del crepúsculo. Por eso, las tiendas que esperaban las ventas de los clientes que volvían a casa de sus propios trabajos cerraban un poco después de la puesta de sol. El barrio rojo abría al atardecer y mantenía el horario hasta bien entrada la noche para los clientes que habían terminado el día.

El boticario de Red & Rit funcionaba hasta la puesta de sol; nosotros cerraríamos en una hora aproximadamente. Rit y yo estábamos sentados en el mostrador, charlando mientras esperábamos a los clientes.

[Ah, sí, quiero comprar hidromiel para beber.] — dijo Rit.

[¿Por qué de repente?]

[Ninguna razón en particular; sólo tenía ganas de tomar un trago, eso es todo.]

[Ah, eso pasa. Pero no tengo hidromiel.]

El hidromiel era un alcohol hecho con miel. No era un licor de clase alta, pero era un poco caro para estar bebiendo todo el tiempo. En general, un vino barato para las masas costaba alrededor de un cuarto de payril — una moneda de un cuarto de payril — por botella. Mientras que el hidromiel costaba dos payril por botella, ocho veces más caro. Por cierto, una taza de café costaba una centésima de payril, una moneda de bronce común. Una jarra de cuatro litros de cerveza o de vino de manzana, productos habituales de la clase baja, costaba medio payril, lo que significaba cincuenta monedas comunes o dos cuartos de payril.

Yo tenía una jarra de vino de manzana y una bolsa de cuero llena de un alcohol fuerte hecho de savia de árbol que había conseguido hace tiempo como pago cuando había cuidado de un zoog herido que me encontré en las montañas.

[¿Te importa si salgo a comprar un poco rápidamente?] — preguntó Rit.

[Claro, sólo vuelve antes de que tengamos que cerrar.] — respondí.

[Gracias! Asegúrate de que la cena sea algo que acompañe al hidromiel.]

[Entendido. Pues entonces pan y algo más contundente. Comer una manzana mientras bebemos después de la cena también estaría bien. Compramos comida ayer, así que no debería ser un problema.]

Le di el visto bueno y Rit saltó de la tienda. Literalmente, no metafóricamente. Utilizó la fuerza física sobrehumana que le había otorgado su bendición para salir de un salto por la puerta, acompañada de una ráfaga de viento.

[… ¿Pero por qué hidromiel de repente?]

¿Y por qué estaba tan emocionada por ello? Podía sentir que el tiempo pasaba ociosamente mientras reflexionaba sobre eso, cuando el timbre sonó mientras la puerta se abría.

[Bienve… nido.] — Inconscientemente hice una doble toma, asegurándome de que no estaba viendo cosas.

[Un arreglo bastante pequeño.]

[Buenas noches.] — respondí.

El nuevo aventurero más importante de la ciudad, Albert el de rango B, estaba allí con su habitual aire de prepotencia.

[¿Podría preguntar por el tipo de medicina que está buscando?] — acababa de decidir evitarlo, pero aquí estaba, viniendo hacia mí.

[Hmph, no he venido a comprar medicinas.]

[… ]

Tenía el presentimiento de que esto iba a ser un dolor de cabeza. Sinceramente, estuve tentado de decirle que se fuera si no iba a comprar nada. Pero Albert tenía una cantidad no despreciable de influencia con los aventureros de la ciudad, así que, si lo trataba con esa brusquedad, no sería bueno para mi resultado en el futuro. Decidí callarme la boca.

[… ]

[… ]

A pesar de decir que no iba a comprar nada, se tomó su tiempo para mirar la tienda. No tenía ni idea de lo que intentaba hacer.

[¿Estás realmente satisfecho con una tienda tan vacía?] — preguntó finalmente Albert.

¿Así que vino a buscar pelea?

[Lo estoy.] — me negué a responder a su provocación. Lo dejé pasar con una respuesta desinteresada — [Mi propia tienda, con clientes que compran las cosas que he hecho, y con ingresos más que suficientes para llevar una vida cómoda con una linda compañera de piso…]

[¿Compañera de piso?]

Ups, se me fue la boca un poco ahí.

[Ahem. De todos modos, estoy satisfecho con esta tienda. No estoy seguro de lo que te trajo aquí, pero como claramente no estoy a la altura de tus expectativas, esto es sólo una pérdida de tu tiempo.]

[La felicidad es barata para la gente que no ha experimentado la vida en los cielos.] — su puñalada estaba llena de sarcasmo, pero habiendo vivido yo mismo al nivel de la nobleza durante mi mandato como segundo al mando de los Caballeros Bahamut, eso no iba a molestarme. Apoyando la cabeza en la mano, me limité a responder con una mirada de evidente desinterés.

[… Bueno, como sea. Hey, rango D.]

[¿Qué? ¿Había algo más?]

[Voy a preguntar a bocajarro. ¿Fuiste tú el que cortó a ese oso búho la primavera pasada?]

[¿De qué estás hablando? Tú fuiste el que derrotó a ese monstruo.]

Diablos! Se había dado cuenta de que fui yo quien acabó con el oso búho. Incluso en ese fuego abrasador, se había dado cuenta de la herida extra que tenía. Por mucho que se considerara a sí mismo, no era de rango B por nada.

[La herida fatal del oso búho no fue hecha por mi espada. Fue infligida por una hoja mucho más desafilada… Como esa espada de bronce tuya, por ejemplo.]

[Vaya. Sólo soy un aventurero de rango D. No hay manera de que pueda cortar una criatura tan fuerte.] — mientras hablaba, un aura asesina brotó de Albert.

¿En serio? ¿En serio va a ponerme a prueba con un ataque?

Me di cuenta inmediatamente de lo que estaba planeando, pero no sabía si realmente iba a atacar con la intención de matar o si planeaba detenerse en el último momento.

[Voy a preguntarlo una vez más. Tú fuiste el que cortó a ese oso búho, ¿No es así, Red?]

[Ya te he dicho que no fui yo.]

Albert dio una patada en el suelo mientras sacaba su espada. Giró la espada larga hacia mi cuello. La hoja se detuvo justo antes de mi cuello.

[¿Whoa?]

Me caí de espaldas una fracción de segundo después. Albert no ocultó su decepción al mirarme.

[Iba a invitarte a unirte a mi grupo, pero supongo que me he equivocado.]

No era fácil actuar débil e impotente. De repente, una brisa sopló a través del escaparate.

[Ah.]

Un furioso vendaval chocó con la espalda de Albert.

Las espadas gemelas de Rit acuchillaron al altivo aventurero. El hecho de que fuera capaz de reaccionar era un mérito suyo. Pero debido a que atrapó el ataque sin estar en una postura adecuada, hubo un tintineo insatisfactorio, y la hoja de su espada se rompió, cortada por el propio shotel de Rit. Tal vez eso fue suficiente para acabar con el impulso del ataque, porque a pesar de casi caer, Albert logró evadir su espada.

Sin quererlo, estoy seguro, acabó en una posición bastante similar a la mía cuando había caído de culo a propósito. Pero eso fue todo lo que pudo hacer. No había forma de evadir su siguiente ataque desde esa posición. Y aunque quisiera contraatacar, su espada se había roto.

[Espera, Rit!] — grité salvajemente, tratando de detenerla.

La espada de Rit se detuvo rápidamente. Su mirada letal y la forma en que su espada apuntaba directamente a la frente de Albert no cambiaron, pero la chica dio un solo paso atrás.

[¿Rit? ¿Por qué estás aquí?]

[Albert, ¿Qué crees que estás haciendo? Es precioso para mí, así que, dependiendo de tu respuesta, podría matarte.]

[Ah… Gh…]

El hombre se sentó bajo la mirada de una espadachina que había luchado con el ejército del Señor Demonio. Los labios de Albert temblaron, abriéndose y cerrándose sin palabras.

[Vino a invitarme a unirme a él. Al parecer, era una prueba como parte de ello.]

Rit fulminó con la mirada a Albert cuando dije eso. Me encogí de hombros y saludé con la mano, diciéndole que estaba bien. Rit aún parecía contrariada mientras envainaba sus espadas.

[Ugh.]

El mero hecho de mirar me ponía de los nervios. Albert se tambaleaba mientras se levantaba de nuevo. Miró el mostrador donde yo había estado y luego se volvió a mirar hacia mí, viendo que estaba cerca de la puerta.

[¿Por qué estás ahí…? ¿Cuándo has…?]

[No quería que me pillara el ataque de Rit.]

Albert parecía confundido, pero…

[Piérdete.] — gruñó Rit amenazadoramente.

[Eep!] — eso fue suficiente para que saliera corriendo de la tienda.

[Rit! ¿Estás bien? No estás herida, ¿Verdad?]

[Por supuesto que no.]

[Bien. ¿Qué estaba pensando al sacar una espada sobre ti? Deberías haberlo atacado en ese momento. Habría sido pura defensa propia.]

[No hay manera de que pueda matar al único aventurero de rango B activo en Zoltan. Puede que cause problemas, pero sigue siendo crítico para Zoltan.]

[¿En serio?]

Mientras hablábamos, la sed de sangre de Rit se enfrió, y su humor volvió a la normalidad.

[Idiota! ¿Por qué hiciste algo tan peligroso? Al menos podrías haberte defendido.] — parecía que ahora yo era el objetivo de la ira de la chica.

[Estaba bien. Estaba bastante seguro de que se detendría en el último segundo.]

[¿Qué ibas a hacer si te equivocabas?]

[Me habría defendido.]

[¿Cómo sería eso posible si la hoja ya estaba prácticamente tocando tu piel? … ¿Puedes realmente hacer algo así?]

[Quién sabe.] — dije, quitándole importancia.

Pasé a asuntos más importantes.

[No tenías que tirar el hidromiel que te tomaste la molestia de ir a comprar.] — reprendí, sosteniendo la bolsa de hidromiel que había cogido.

[Lo siento, es que…] — tartamudeó Rit, sonrojándose.

[Está bien. Gracias. En todo caso, me alegro de que te hayas enfadado tanto por mí.]

La razón por la que había saltado del mostrador era para coger el hidromiel que Rit había arrojado a un lado. Tal vez era un poco tonto mostrar un poco de mi velocidad sobre algo como el alcohol después de haber intentado tanto ocultar mi fuerza real a Albert, pero… era algo que Rit realmente quería. Que no lo tuviera sólo por mí no me sentaba bien al estómago.

[Muy bien, es un poco temprano, pero ¿Qué tal si cerramos la tienda? Después de revisar los libros, vamos a cenar. Ya que tienes algo especial, relajémonos y bebamos esta noche.]

[… Sí!]

Tenía la sensación de que esto iba a terminar siendo molesto más adelante, pero por ahora, quería disfrutar del presente. Habría sido un desperdicio cuando las cosas se pusieran problemáticas no haber disfrutado mientras podíamos.

 

▼▼▼▼

Pero, ¿Por qué hidromiel?

Fue bastante más tarde cuando finalmente le pregunté a Rit, pero al parecer, en Loggervia existía la tradición de que los recién casados se tomaran un mes de vacaciones y bebieran hidromiel mientras disfrutaban de su luna de miel. Rit se había acordado de repente de eso y le entraron ganas de beber hidromiel conmigo… Al menos, eso fue lo que me dijo.

Por supuesto, cuando dijo eso, nuestros rostros enrojecieron.

 

▼▼▼▼

Habían pasado tres días desde que Rit había echado a Albert de la tienda. Hoy era el día de descanso habitual de la tienda, así que los dos salimos.

Estábamos tres hombres en toalla en una sala de piedra, con el sudor chorreando por cada centímetro de nuestros cuerpos.

La mirada de Gonz, el semielfo, estaba fija en el suelo debajo de él, mirando el sudor que goteaba de su cara a la toalla bajo su hazaña.

Stormthunder, el semiorco, lo soportaba con cara de piedra y los brazos cruzados.

Estaba reflexionando sobre lo que podía hacer para salir de esta inútil batalla de voluntades y esperando que alguien le pusiera fin pronto.

[Haaaaah.] — dijo Stormthunder, exhalando lentamente.

Oh, ¿Se puede hacer esto ahora?

[Mi cuerpo por fin empieza a calentarse un poco.] — se jactó, esbozando una sonrisa.

En realidad, no estamos teniendo una competición aquí!

[Heh, es cierto, parece que la estufa está un poco débil hoy.] — dijo Gonz mientras levantaba su cabeza empapada de sudor con una sonrisa indomable.

No, en serio. ¿Por qué están peleando? ¿No hemos venido al sauna público a sudar un poco? ¿Y por qué me están mirando?

[[…]]

¿Qué esperan que haga?

Los dos hombres seguían mirando fijamente.

Argh, bien, ya entiendo.

Me levanté y me dirigí hacia las piedras que rodeaban la estufa. Cogiendo la jarra de agua que había allí, la vertí sobre las piedras calentadas. Se oyó un chisporroteo y salió vapor. La energía acumulada en las piedras se liberó y llenó la habitación con una nube blanca de calor.

[¿Un poco más caliente ahora?]

[Sí.] — respondieron los dos.

Los tres se sonrieron entre sí.

 

▼▼▼▼

[Caramba, onii-chan, todo esto es porque no soportas perder!] — la hermana menor de Gonz, Nao, se quedó boquiabierta mientras le ponía una toalla húmeda en la frente.

El obstinado carpintero se había desmayado por el mareo.

[Heh heh heh, olvidé que hoy estaba un poco resfriado.]

Pero supongo que Gonz merecía algo de crédito por su exhibición de las clásicas agallas de los obreros, que seguía disparando incluso en un estado tan debilitado.

Stormthunder y yo también estábamos al límite, así que nos alegramos de la excusa para salir.

[Caramba, no te mueras en mi sauna!] — se quejó el propietario. Zeff, que dirigía el sauna, era un hombre mayor, con muchos años.

[Y era un día muy propicio por la visita de la señorita Rit.]

Rit tenía la mano en la cadera mientras engullía un poco de leche fresca.

[Mmm!]

Parecía estar disfrutando de verdad. Tal vez debería haber cogido un poco también.

[Aun así, no hay muchos clientes hoy.] — murmuró Stormthunder mientras miraba a su alrededor.

Esta sauna pública era una antigua que llevaba funcionando más de sesenta años, al parecer. Había dos salas: una para hombres y otra para mujeres. Fuera de las salas de vapor había una zona para lavarse el sudor y limpiarse al terminar.

Fuera de la sauna se vendía leche, vino de frutas, cerveza y otras bebidas. Así que, además de refrescarse en la zona de lavado, también se podía disfrutar de alguna bebida.

Los habitantes de Avalon adoran sus baños y salas de vapor. No había mucha gente con baños propiamente dichos en sus casas, pero sí con pequeñas salas de sauna. En la subtropical Zoltan, calentarse y sudar en la sauna y luego refrescarse con un enjuague de agua fría era la forma de pasar el verano. La gente seguía tomando saunas en los meses de invierno.

Esta sauna estaba dirigida por el propietario y un joven que ayudaba a tiempo parcial. Los dos se encargaban de todo, desde la limpieza de las salas hasta la venta de bebidas y el mantenimiento de las estufas.

[¿Vas a estar bien, abuelo?] — preguntó Stormthunder.

[Todos nos hacemos mayores.] — dijo Zeff encogiéndose de hombros.

La razón por la que el tráfico aquí había bajado era por el nuevo baño público que acababa de abrirse. Había sido construido por nobles que amaban sus tendencias centrales. La estructura contenía tanto un baño como una sauna. La sauna no era del estilo de las estufas estándar utilizadas en Zoltan, sino que era una gran instalación con una fuente de calor bajo el suelo para hervir el agua y calentar toda la habitación con vapor. Para ello, había que excavar un canal completamente nuevo desde el río, y se gastaba mucha agua.

Era un montaje muy “noble”, muy indulgente. Sin embargo, incluso la clase trabajadora de Zoltan, que odiaba los estilos centrales, se había aficionado a su diseño. Se podía sudar en una sala más caliente y húmeda que la que ofrecían las saunas de estilo zoltanes, bañarse en agua fría todo lo que se quisiera, o incluso calentarse un poco en un baño calentado. Además, contaba con un restaurante, una taberna, una barbería e incluso un salón de masajes. Era un extravagante establecimiento de relajación todo en uno.

[La competencia no encaja bien.] — dijo Zeff con un tono de rendición.

[Los baños públicos son lugares en los que tanto los aristócratas como la gente del pueblo se despojan de sus ropas y sus privilegios y pueden debatirse como individuos.] — ¿No había un rey hace unos doscientos años que había dicho eso? De acuerdo con esa creencia, el nuevo baño público de estilo central se había establecido cerca de la línea que separa la parte central de la ciudad y el distrito de la parte azul. Gracias a ello, las saunas y baños públicos de la parte obrera de la ciudad estaban perdiendo rápidamente negocio.

[Vamos! No te rindas sin al menos contraatacar! Nadie sabe lo que puede pasar todavía.] — dijo Nao desde un lado.

Ah, sí, ¿No había dicho que venía aquí desde que era joven? Probablemente se sentía más segura que otros que se mudaron aquí más tarde, como Stormthunder y yo. Sin embargo, la respuesta de Zeff fue todo menos motivada.

[No puedo hacer un lugar tan grande. Apenas puedo pagar a un empleado a tiempo parcial. Estoy seguro de que tienen una docena o más de empleados a tiempo completo. No es que haya intentado pensarlo.]

Nao dio un pisotón de frustración. Entendía claramente el punto de vista de Zeff, aunque no le gustara.

[… Ugh, vamossss! Mientras esté abierto, seguiré viniendo aquí. Y también me tomaré una copa! Una cerveza, por favor.]

[Claro que sí.] — dijo Zeff con una sonrisa irónica mientras llenaba una jarra hasta el borde con el líquido ambarino.

Stormthunder, Rit y yo nos sorprendimos por el arrebato de Nao, pero su profundo afecto por este lugar estaba claro como el agua.

[Yo también seguiré viniendo.] — declaré.

[Yo también! Vendré a calentarme con Red.] — añadió Rit.

Stormthunder y Gonz asintieron.

[Tienen unos gustos extraños.] — dijo Zeff, haciéndonos un pequeño gesto de despedida mientras una sonrisa cruzaba su arrugado rostro.

[Esto es bastante bonito.] — dijo Rit con una expresión solitaria pero feliz.

Yo sólo llevaba un año viviendo en Zoltan, y Rit sólo llevaba unos dos años, pero aquel momento nos emocionó un poco. Nos sentimos unidos.

[Hmm.]

Empecé a preguntarme si había algo que un boticario como yo pudiera hacer. No es que se me fuera a ocurrir alguna idea brillante en el momento.

Todos se fueron a casa satisfechos ese día después de un buen sauna.

 

▼▼▼▼

[Hey, viejo, hemos vuelto.]

[Oh, ¿Red, Nao y la señorita Rit? Estaba cerrando por hoy, pero…]

Espera, Rit consiguió “Señorita”, ¿Pero Nao y yo no conseguimos nada? Bueno, supongo que no es sorprendente; Rit era la mejor aventurera de Zoltan.

[¿Qué es esa bolsa que tienes?] — los agudos ojos de Zeff miraron la bolsa de tela que yo sostenía — [Tiene un olor muy agradable.]

[No me sorprende que lo hayas notado inmediatamente. He venido a ver si puedo probar esto.]

Después de la charla en la sauna del otro día, Nao había venido a mi tienda, y habíamos hablado durante la cena sobre cómo mantener el negocio de Zeff en marcha. Rit se había sumado, y todos habíamos acabado coincidiendo en que necesitaba algo que el gran baño de los nobles no tenía. Averiguar qué era ese algo debería haber sido difícil, pero mientras hablábamos, recordé la terapia de humo que utilizaban los elfos salvajes.

Se dice que los elfos salvajes son los descendientes de los antiguos elfos destruidos hace mucho tiempo. Dejaban de lado los adornos de la civilización y vivían una vida primitiva en valles apartados. Al no tener las comodidades de la sociedad moderna, tampoco tenían ropa. Estaban totalmente desnudos. Sin duda eran más resistentes que los humanos, pero vivir en un valle salvaje sin ropa ni herramientas adecuadas era difícil. Como cualquier otra persona, a veces enfermaban. Cuando eso ocurría, los elfos salvajes utilizaban la terapia del humo para tratar sus enfermedades.

Tomaban prestada una cueva utilizada por los osos para hibernar, cocinaban una sopa de varias hierbas medicinales en una olla de barro y luego utilizaban el vapor de la misma para calentar y curar sus cuerpos.

La bolsita perfumada que tenía en la mano era algo que había hecho con la intención de adaptar algo similar para utilizarlo en una sauna zoltana.

[Puse algunas hierbas en esto, así que, si lo cuelgas sobre la estufa, el vapor debería fluir y llenar la sauna con el aroma. Y es bueno para calmar la garganta.]

El efecto en sí era un poco, bueno, no había podido preparar nada con un efecto particularmente especial en el momento, pero la fragancia era agradable, y había elegido una mezcla que debería tener un efecto relajante.

[¿Qué te parece? Si funciona, puedo hacer más de estas bolsitas y entregarlas regularmente para ti.]

[Eso es algo que nunca he oído antes, de acuerdo, pero ¿Realmente va a ir tan bien?]

[Eso es lo que quería probar.]

No teníamos una sala de sauna propia para probarlo. Al menos habíamos probado a vaporizarlo sobre una olla hirviendo en casa de Nao para asegurarnos de que el aroma funcionaba, pero sin probarlo realmente en una sauna, era difícil juzgarlo realmente.

[Huuuh, seguro que tienen unos gustos raros. ¿Realmente creen que este es un problema que un grupo de novatos va a resolver?] — preguntó Zeff.

A pesar de sus palabras, tenía una sonrisa de satisfacción.

[Bueno, ya que te has tomado tantas molestias, supongo que puedo dejar que lo pruebes.]

 

▼▼▼▼

[No está nada mal.] — admitió Zeff sorprendido.

[Supongo que la fragancia es mucho más prominente dentro de una sauna. Esto ha funcionado mejor de lo esperado.]

La bolsita estaba colgada encima de la estufa, y tras añadir un poco de agua a las piedras unas cuantas veces para crear bocanadas de vapor, un agradable aroma llenó la sauna. Incluso yo me había sorprendido. Olía mucho mejor de lo que había pensado en un principio.

[Las saunas son algo increíble. Llevo uno desde no sé cuánto tiempo, pero todavía hay cosas que desconozco. Pensar que puede estar llena de un olor tan agradable.]

[¿Y? Con esto, puedes seguir manteniendo tu local, ¿No?] — preguntó Nao con una mezcla de esperanza y temor de que esto aún no sea suficiente.

Su pregunta hizo que Zeff se riera a carcajadas. Sus ojos se entrecerraron, y sus hombros se estremecieron mientras soltaba una carcajada.

[Sí, supongo que con algo así podría conseguir algunos clientes más dispuestos a venir. No pueden hacer esto en esa gran sauna… Actuaba como si lo supiera todo sobre el negocio, pero mírame ahora. Supongo que me apresuré a dejar de dirigir este lugar.]

Zeff había dirigido una sauna pública durante tantos años, que probablemente pensaba que sabía más que nadie sobre el tema. Cada vez que había venido aquí, siempre había hecho pequeños ajustes en la estufa o en la disposición de las piedras para adaptarse mejor a la temperatura exterior y al clima. Sin duda, se imaginaba que había llegado a la cúspide del manejo de una sala de vapor. Seguramente por eso había parecido tan rápido en dejarlo.

[Hacía tiempo que no me ponían en mi sitio de esta manera. Tienen mi agradecimiento, Red, Nao, Señorita Rit.] — dijo Zeff, radiante.

Pero eso significaba que aún había más cosas que no sabía. Para Zeff, eso era a la vez frustrante y gratificante. Al menos, eso me pareció a mí.

[Quiero comprar algunas de esas bolsitas perfumadas, Red. Estoy pensando en mantener esta tienda un poco más.]

[Hurra!] — se alegró Nao.

Dio un salto de alegría y abrazó a Rit con una amplia sonrisa, extasiada por haber podido salvar el lugar que frecuentaba desde que era una niña.

[Gracias por tu patrocinio.] — dije, igualmente satisfecho.

La próxima vez que fuera a las montañas, me aseguraría de conseguir muchas hierbas aromáticas.

 

▼▼▼▼

[Aaah.]

Estaba sentado en una toalla, disfrutando del sauna mientras una agradable fragancia llenaba el aire. Zeff había dicho que nos metiéramos, ya que nos habíamos desviado de nuestro camino para pasar por allí.

[Ha sido una idea fantástica, si lo digo yo. Una revolución del sauna.]

Me permití una pequeña autocomplacencia, ya que estaba solo. Poder relajarme y tomarme mi tiempo en una sauna fuera de horario tampoco estaba mal. Zeff había dicho que no me preocupara por el tiempo, así que supuse que incluso haría tres ciclos.

De repente, se oyó un crujido y la gruesa puerta de la sauna se abrió.

[Waaaah, realmente es una fragancia encantadora.]

[Seguro que lo es! Seguro que esto atraerá a los clientes.]

Rit y Nao entraron.

[Espera! ¿Por qué entraron ustedes dos?]

Me envolví frenéticamente una toalla alrededor de la cintura. Las dos tenían las toallas enrolladas alrededor de sus propios cuerpos, pero sus pechos parecían a punto de estallar detrás de la tela. Los de Rit no eran precisamente pequeños, pero los de Nao eran grandes.

[No es justo que tú tengas toda la diversión!]

[Sí!]

[¿Así que decidiste entrar desnuda?]

Había lugares en los que era normal tener baños mixtos, pero por aquí lo normal era tener baños separados. Además, en los lugares que sí tenían baño mixto, lo normal era llevar bañador.

[Está bien. Eres la única otra persona aquí.]

[Espera, espera, espera. Definitivamente no está bien. ¿No estás casada, Nao?]

Estando en una sauna junto a Nao así, iba a tener que disculparme con su marido, Mido. Nao se quedó mirándome sin comprender.

[¿A qué viene esa reacción?] — pregunté.

[Ah-ha-ha! Me he puesto una toalla; está bien!] — se rio con ganas mientras ponía las manos sobre la porción de tela que le cubría la cintura.

[Está bien, está bien! Saldré por ahora!] — Insistí.

Era una pena tener que dejar la sauna y su relajante fragancia, pero no había forma de evitarlo.

Sin embargo, cuando intenté salir, Rit me bloqueó el paso con los brazos extendidos para detenerme.

[¿Por qué estás…?]

[Está bien. Disfrutemos juntos.] — dijo Rit mientras desviaba un poco la mirada, con la cara muy roja.

[¿En serio deberías hacer que una chica guapa dijera eso?] — una sugerente sonrisa cruzó el elegante rostro de la elfa Nao. — [Si eres un hombre, compórtate como tal.]

[Ugh.]

Tenía la sensación de que lo que decía Nao era probablemente correcto. Rit estaba claramente avergonzada. Su cara estaba muy roja. Como hombre, tratar de huir después de que ella se hubiera esforzado tanto sería patético.

Con los pensamientos en la cabeza, me senté torpemente. Rit me siguió con una sorprendente apariencia de mansedumbre, sentándose a mi lado, a mi izquierda.

[Ah-ha-ha, ¿Qué son? ¿Un par de adolescentes? ¿Por qué se avergüenzan tanto?] — Nao se rio alegremente.

Se sentó un poco más lejos que Rit. La forma en que se reía mientras nos observaba era como la quintaesencia de la clase trabajadora.

[Pero supongo que no es de extrañar que te des cuenta.] — le dijo Nao a Rit.

[¿Qué cosa?]

[Tiene buen ojo para elegir a Red. Es un buen hombre. Mucho mejor que cualquiera de esos snobs del centro de la ciudad.]

[Eh-heh-heh.] — Rit soltó una risita alegre.

Que la gente hablara así de mí mientras yo seguía sentado era insoportable. Podía sentir mis mejillas enrojecidas, pero esperaba que pudiéramos considerarlo como obra del sauna y dejarlo así.

[Red salvó la vida de mi hijo. Hay gente que piensa que no es más que un eterno rango D, pero cuando se trata de conseguir plantas medicinales, es un profesional que hace su trabajo perfectamente.]

[Sí, sí. Red es ese tipo de persona desde que lo conocí. Venir a Zoltan no ha cambiado esa faceta suya.]

A pesar de llevar tan poco, las dos parecían estar disfrutando, hablando de mí entre el vapor del sauna. Rit incluso recordó cosas de cuando habíamos estado juntos en Loggervia. Las dos mujeres se habían conocido el otro día — y nada menos que por mi culpa — pero parecían ser ya buenas amigas. Seguro que venía de aquella noche en la que habíamos discutido cómo evitar que este sauna se hundiera.

[Red.] — Rit me miró.

Mire dos veces al notar el sudor brillante en su hombro.

[Volvamos a reunirnos alguna vez.] — dijo con una sonrisa chispeante.

Gracias al nuevo experimento con las fragancias, este sauna se convirtió en la comidilla del barrio obrero y volvió a atraer a muchos clientes, floreciendo como en el pasado. Para mi tienda, el contrato para suministrar las bolsas en un horario regular también fue bastante bueno para el negocio. Además, era satisfactorio ver a Nao y a su familia charlando tan alegremente al volver del baño de vapor. Era una reminiscencia de la sensación de logro que tenía cuando estaba en el grupo de la heroína y salvamos un pueblo.

 

▼▼▼▼

Había pasado un día desde que firmamos el acuerdo con Zeff para las bolsitas perfumadas.

Estaba poniendo las cosas en orden para abrir la tienda cuando noté un poco de jaleo fuera. Cuando salí, vi a un pez gordo del Gremio de Aventureros, a algunos otros de varios gremios de Comerciantes y Artesanos, a un funcionario del gobierno, a aristócratas y a otros, todos alineados frente a la tienda con miradas sombrías.

[Ah… Supongo que no habrán venido a buscar medicinas.]

Cada uno de ellos llevaba ropas hechas de tela de calidad con bordados adornados. Incluso en una estimación baja, el más barato de ellos no podría haber costado menos de cincuenta payril. Se miraron unos a otros. Galatine, del Gremio de Aventureros, un tipo grande de casi dos metros de altura, se adelantó como representante de su grupo elegido en silencio.

[Red, hay algo que queríamos preguntar. ¿Es cierto que Rit… la antigua aventurero de rango B, está viviendo en tu casa?]

Los altos mandos de Zoltan finalmente habían venido a preguntar sobre Rit.

[Es verdad. Estoy viviendo con Rit, y ella me está ayudando con mi tienda.]

Un murmullo recorrió el grupo de hombres que formaban el núcleo de Zoltan.

[Nos gustaría hablar con ella…] — dijo Galatine.

[No me importa, pero nos ha atrapado en medio de los preparativos para abrir la tienda. Rit está revisando el inventario. Si pudieras esperar hasta que termine con eso—]

[¿Qué has dicho? ¿Quieres que esperemos?] — gritó alguien del grupo.

[Rit es una empleada de aquí, y se está encargando de un trabajo importante ahora mismo. Si se trata de algo crítico como la vida de la gente en juego, entonces es otra historia, pero esto no es algo que se vea perjudicado por esperar sólo treinta minutos.]

[¿Realmente eres tú quien debe decidirlo? ¿No crees que deberías al menos hablar con Rit primero y ver si ella cree que esto es realmente algo que debe esperar?] — Galatine preguntó.

[La conozco lo suficiente como para poder responder en su lugar.]

[… Vaya confianza que tienes, Red. No sabía que tuvieras esa faceta.]

[Sinceramente, me sorprende que sepas tanto de un simple aventurero de rango D.]

[He memorizado las caras y los registros de todos los aventureros que tenemos registrados.] — dijo Galatine sin cambiar de expresión. Su fría mirada mientras me observaba probablemente habría sido suficiente para hacer temblar a un aventurero normal.

Había estado en el grupo de rango B de la generación anterior. Ya había pasado su mejor momento, pero la presión que podía ejercer seguía ahí. No es que significara mucho para alguien como yo, que había estado en un grupo con gente que tenía expresiones aún más aterradoras. Danan era como una bestia salvaje en las arenas.

Después de mirarme durante un minuto, Galatine parecía casi impresionado.

[… De acuerdo, entendido. Esperaremos un poco.] — dijo, aflojando.

[Gracias por su paciencia.]

Todavía había quejas, pero me dirigí de nuevo a la tienda, poniendo fin a la conversación. Unos veinte minutos más tarde, Rit volvió del almacén con una cesta llena de medicamentos para reponer la tienda.

[Gracias. Yo me encargaré de colocarlos.] — dije.

[Está bien; puedo terminarlo. Los superiores están aquí, ¿No? Creo que los haré esperar un poco.] — dijo sacando la lengua.

Logré soltar una risita irónica y luego me centré en asegurarme de que había suficiente dinero para hacer el cambio en el mostrador. Sí, había suficientes monedas comunes, cuartos de payril y payril.

[Muy bien, ya he terminado aquí. Voy a despedirlos y vuelvo enseguida. Ahora trabajo aquí.] — dijo Rit.

[Muy bien. No sé qué haría sin ti, así que hazlo rápido.]

Me sonrió alegremente, y entonces, mientras se dirigía al exterior, un hombre más pequeño y delgado se deslizó detrás de ella. Había estado parado en el frente un poco antes.

[Si mal no recuerdo, eres del Gremio de Ladrones.] — le dije.

[Tienes muchos conocimientos para ser de rango D.] — respondió el hombre delgado.

A simple vista, el hombre delgado podía parecer una persona trivial de bajo nivel, pero la forma en que se comportaba y la manera en que sus ojos se centraban en los brazos y las piernas de la persona con la que estaba tratando sin encontrarse con sus ojos tenían todas las características de un cobarde feroz y hábil que vivía constantemente con el riesgo de ser traicionado.

El Gremio de Ladrones era una organización que operaba en los bajos fondos de la sociedad. En otros lugares, a veces se les llamaba mafia o banda. En Oriente, creo que a veces se les llamaba yakuza. Eran una organización criminal, pero se habían hecho un hueco como miembros de la clase política con el pretexto de impedir que los carteristas y los ladrones hicieran lo que quisieran. No es que hubiera pensado mucho en si eran un mal necesario o simplemente un mal.

No era tan raro que el Gremio de Ladrones se acercara al Gremio de Aventureros con un contrato, y probablemente se habían acercado a Rit con un trabajo para encargarse de algún que otro problema en algún momento. Sin embargo, por regla general, el Gremio de Ladrones utilizaba a Albert para sus misiones de mayor dificultad. Era bien sabido que Albert era muy cercano a Golga, el jefe del gremio.

[Aparentemente, los otros están planeando tratar de persuadir a Rit, pero ella es una verdadera heroína. Ya puede conseguir todo lo que quiera. No hay forma de que ellos o yo podamos ofrecerle el tipo de compensación que podría querer para cambiar de opinión. Así que hablar con ella es una pérdida de tiempo.]

¿Y qué podría querer ella? ¿Qué es exactamente lo que este tipo sabe de ella?

[¿Entonces yo?] — pregunté.

Los labios del ladrón se abrieron en una amplia sonrisa mientras sacaba una pequeña caja cerrada de su capa y la abría frente a mí. En su interior había una única moneda élfica de platino puro, sobre seda roja. Una moneda élfica era la moneda más valiosa del continente, equivalente a diez mil payril. El metal del que estaba hecha se creó en la antigua época de los elfos. Se trataba de un método de forja perdido hace mucho tiempo, lo que significaba que no sólo no podía falsificarse, sino que ni siquiera podía fundirse correctamente.

Era más duro que el acero y resistente al calor, al ácido y a la corrosión. Además, si sostenías el platino élfico en la mano mientras te conectabas con tu bendición, a cambio de que el metal se transformara en plomo sin valor, tendría el efecto de aumentar todas las habilidades de tu bendición un nivel durante un solo minuto.

Naturalmente, no era un objeto común ni siquiera algo que se utilizara en los intercambios entre comerciantes. Se utilizaba para intercambios a nivel nacional y probablemente estaría mejor clasificado como un tesoro que como una moneda. Aunque, cuando viajaba con Ruti y los demás, no dudábamos en usarlos para obtener una ventaja en las peleas contra enemigos poderosos… Bueno, todos menos yo, claro. Todo lo que podía usar eran habilidades comunes, así que, aunque subieran de nivel, no habría supuesto una gran diferencia.

De todos modos, hacía mucho tiempo que no veía una de estas monedas, pero no es que el material fuera tan raro. Si explorabas en las profundidades de las antiguas ruinas élficas, podías encontrar una cantidad decente de ellas. Sin embargo, no muchos podían hacer eso.

Incluso un pilar del Gremio de Ladrones probablemente no podría haber imaginado que yo había visto más que mi cuota de monedas élficas. Confundiendo mi expresión de asombro, continuó, hablando con un tono orgulloso.

[Es perfectamente razonable que te sorprendas. Este es un objeto milagroso que un hombre podría pasar toda su vida sin ver. Se trata de una moneda élfica. Estoy seguro de que al menos has oído hablar de ellas antes, ¿Verdad?]

[Sí, las conozco.]

[Entonces podemos hacer esto rápido. ¿Te mantendrás lejos de Rit a cambio de esto? Con esta cantidad de dinero, podrías vivir cómodamente el resto de tu vida sin tener que trabajar en esta pequeña tienda, ¿Verdad? El mundo estaría mejor con Rit aventurándose, y ella también estaría mejor. Tú serías feliz; Rit sería feliz; todos seríamos felices. Todos ganan. Y si estás buscando una mujer, yo puedo proporcionarte eso. Una mujer atractiva que puede provocar escalofríos con un solo toque. ¿Te lo imaginas? Estoy hablando de una mujer de cincuenta paryl por noche. No esos cuartos de payril de medio círculo, sino cincuenta payriles completos.]

El ladrón probablemente había hecho mucha propaganda en el distrito de la luz roja durante su tiempo en la parte inferior de la escala. Se había deslizado con tanta naturalidad en un discurso de venta claro y fluido.

Pero…

[Eso es muy poco.]

[¿Eh?]

[Rit vale mucho más que eso. Amontona mil monedas élficas, y aun así no sería suficiente.]

[¿Qué estás diciendo…?]

[Además.] — dije, bajando la voz para que Rit, con sus oídos anormalmente agudos, no pudiera oírme — [Rit es infinitamente mejor que cualquier mujer de cincuenta payril por noche.]

El hombre delgado probablemente percibió que no había ninguna abertura allí a la que agarrarse. Se burló ligeramente mientras cerraba la caja y la guardaba en su capa.

[No te conmueven lo más mínimo diez mil payriles… ¿Eres muy rudo o simplemente muy tonto?]

[Sólo sé que vale más que eso. ¿Por qué si no el Gremio de Ladrones estaría dispuesto a pagarme diez mil?]

Una mirada agria cruzó el rostro del delgado ladrón.

[Como quieras. Vaya. Supongo que es de esperar del hombre que eligió Rit, pero tienes muchas agallas para ser de rango D. Bueno, si alguna vez cambias de opinión, házmelo saber. Estoy abierto a las negociaciones.]

[Eso no será necesario, así que puedes renunciar a ello.]

Todavía decidido, colocó una tarjeta de visita con su nombre sobre el mostrador antes de salir de la tienda.

 

▼▼▼▼

Por el clamor que había fuera, estaba claro que, a pesar del firme rechazo de Rit, los altos cargos se negaban a ceder.

[¿Es un problema con las recompensas?]

[No!]

[Podemos organizar una compensación más amplia.]

[No lo necesito!]

[Podemos ofrecer un título noble.]

[Me niego!]

[Si quieres un hombre, mi hijo…]

[¿Qué estás diciendo?]

Ese último comentario fue derribado por la gente que rodeaba al que había hecho la sugerencia, y el hombre retrocedió abatido.

[Argh, contrólate ya!] — gritó Rit, finalmente incapaz de aguantar más — [Firmé un contrato de trabajo de por vida para trabajar con Red aquí! Estoy retirada de las aventuras! Y si intentas echar a Red de la ciudad o algo así, me iré con él!]

¿Empleo de por vida? Alguien debe haber insinuado que algo podría pasarle a mi tienda para que Rit estalle de esa manera. Las palabras de la chica rubia transformaron nuestro vago acuerdo en una forma más formal y tangible que yo no había considerado realmente, y finalmente, los altos cargos de Zoltan se rindieron y se fueron.

Rit seguía indignada cuando regresó. Cuando vio mi cara, pareció avergonzada.

[¿Has oído eso?] — preguntó.

[Bueno, si gritas tan fuerte…]

[… Estaba… ¿Molesta? Eran tan insistentes y no paraban de decir cosas raras, así que…]

Le hice un gesto a Rit para que se acercara. Ella se acercó, pareciendo un poco incómoda. Le tendí suavemente la mano derecha.

[Extiende tu mano.] — dije.

[¿?]

Cuando Rit estiro su mano como le había pedido, la envolví con las dos mías.

[¿Rit?]

[Es un regalo.]

Deslicé en la palma de su mano el regalo que había planeado darle en su primer día de pago.

[¿Qué…?]

[Es un poco barato para ti, pero llámalo un depósito por ese contrato de trabajo de por vida.]

[Ah! Un brazalete de ámbar!]

Rit sostenía un brazalete con una banda de cuero y una sola cuenta de ámbar. No era caro ni mucho menos, incluso para el más modesto de los aventureros, pero…

[Esto es…]

Rit miró la cuenta de color amarillo. El ámbar era una piedra preciosa hecha de savia de árbol petrificada. Como originalmente era un líquido, era posible que tuviera corteza de árbol o pétalos atrapados en su interior. El ámbar que le había dado a Rit tenía una hoja en forma de anillo encerrada en su interior.

[¿Un depósito, huh…?] — Rit sonreía mientras sostenía en broma el brazalete de ámbar en el dedo anular de su mano izquierda — [Darme esto podría fomentar una idea equivocada, ya sabes.]

Probablemente avergonzada después de haber dicho eso, Rit se tapó la boca con el pañuelo que llevaba en el cuello.

[¿La idea equivocada? Entonces, mientras tienes la idea equivocada, hay algo que quería comprar… ¿Podrías decirme qué tipo de piedra preciosa te gustaría?]

Argh, maldita sea, me estaba sonrojando demasiado. Esto era muy embarazoso para mí como para ella.

[… Cualquier cosa está bien. Me encantaría cualquier cosa que eligieras para mí.]

Desafortunadamente, las bendiciones no podían proporcionar ningún tipo de habilidades cuando se trataba de amor. Incluso los espadachines como nosotros, forjados en las llamas de cien batallas, sólo podían recurrir a murmullos inexpertos… Aun así, este momento era precioso para mí.