Slow Life V1 Epilogo

Modo Noche

Epilogo: Noche Interminable

[Esta mañana, recibimos una advertencia de Rit la heroína. Al parecer, alguien relacionado con el Gremio de Ladrones iba tras ella. En los próximos días, el jefe del gremio probablemente nos interrogará a mí y a los demás altos cargos sobre el tema. No tiene nada que ver conmigo, por supuesto, pero habrá que pedir algunos favores para despejar cualquier sospecha. Esto ha sido un fiasco.]

Bighawk se rascó el brazo con sus gruesos dedos. Dir estaba postrado en el suelo frente a él, sin atreverse a decir una palabra.

No podía ni aunque hubiera querido, ya que le habían amordazado. Además de estar atado, también le habían roto sin piedad hasta el último de sus dedos para asegurarse de que no pudiera usar magia.

Dir lloraba por el dolor y el miedo, pero nadie mostró ningún indicio de preocupación por el pobre hombre.

[Probablemente pensaste que no te mataría por el valioso secreto que sabes sobre Rit, pero te equivocas. No entiendes en absoluto tu posición.]

Dir estaba temblando, pero los ojos de Bighawk eran fríos y despiadados.

[Ese pensamiento es la prueba de que me has subestimado. Y por muy valioso que sea ese secreto que conoces, no perdono a los que son tan tontos como para subestimarme.]

El gran semiorco era el hombre más temido de Zoltan. Dir fue golpeado por la comprensión de que había juzgado ingenuamente a Bighawk como el simple líder de un grupo de matones rurales sin nombre, una revelación que había llegado demasiado tarde.

[Llévatelo.]

[Sí, señor.]

Un hombre levantó al Dir atado sobre su hombro.

[Nrgh!!!]

Dir se resistió desesperadamente, sus ojos frenéticos suplicaban por su vida.

[Aun así, todos cometen errores. No te lo tendré en cuenta siempre.] — dijo Bighawk con una amplia sonrisa.

Por un segundo, un rayo de esperanza brilló en los ojos de Dir.

[Pero eso será fácil, ya que no voy a volver a verte.] — Una vez dicho esto, Bighawk se levantó y salió de la habitación.

[Ngggggggh!!!]

El semiorco no se volvió ante los gritos amordazados de Dir.

[Qué pena.] — susurró el hombre que llevaba a Dir en tono comprensivo. Aun así, el ladrón no dudó en llevar a Dir hasta la habitación salpicada de sangre que era el sótano de la mansión.

Después de eso, nadie volvió a ver a Dir en Zoltan.

 

▼▼▼▼

Era tarde. La heroína, Ruti, estaba sentada en su tienda, con los ojos cerrados mientras seguía pensando.

La inmunidad al sueño era una de las muchas inmunidades y resistencias concedidas por la bendición del Héroe. Ruti ya no necesitaba dormir. No podía sentir el más mínimo sueño. Podía mantener una condición perfecta veinticuatro horas al día sin tener que descansar. Sin embargo, no ocurría lo mismo con sus compañeros. Comprendía que acampar durante la noche era necesario para ellos.

Sin embargo, esto es muy aburrido.

El tiempo que pasaba allí sentada sin hacer nada era terriblemente aburrido.

Según su teoría favorita, las resistencias estándar y las inmunidades eran cosas totalmente diferentes. Las resistencias estándar otorgaban una fuerza frente a algo, pero la inmunidad significaba la pérdida de algo. Ella había perdido la capacidad de dormir, así que sus noches se pasaban así.

Sin embargo, era mejor cuando su hermano mayor estaba aquí.

Nunca se sentía aburrida cuando podía observarlo mientras dormía. Sólo con poner la mano en su pecho y sentir el latido de su corazón… Realmente creía que podría soportar una eternidad si se sentaba así con él.

Bueno, no es que no se haya acurrucado con él de vez en cuando… o quizás haya mordido un dedo o su oreja o su estómago de vez en cuando. Pero todo eso era un juego trivial… Sí, eso es lo que ella creía.

Ares…

Con todo derecho, ni siquiera despedazarlo sería suficiente para satisfacerla. Sin embargo, mientras él no tuviera ninguna malicia dirigida a ella, ella no podía ponerle una mano encima a un camarada porque ella era la heroína. La heroína nunca heriría a un aliado por un agravio personal. Su Inmunidad a Berserker sofocó su rabia a nada más que una leve ondulación de emoción. Ruti había sido despojada de la mayoría de las emociones y placeres humanos debido a su bendición.

La chica pensó en aquella vez…

 

▼▼▼▼

[Ruti, por favor, escúchame. Tu hermano ha abandonado el grupo.]

Eso fue lo que dijo Ares cuando visitó su habitación aquella mañana. Debido a su inmunidad a la confusión, ella había asimilado lo que él había dicho de manera fría. La inmunidad del Héroe a la desesperación significaba que no podía ser sacudida por sus palabras. Por eso su respuesta había sido una sola palabra.

[¿Por qué?]

[Gideon estaba acomplejado por su falta de habilidad y dijo que sería más útil luchando contra las fuerzas del Señor Demonio a través del espionaje y las acciones de guerrilla que quedándose con nosotros. Al principio intenté detenerlo, pero estaba decidido. Finalmente, llegué a aceptar la lógica de lo que decía. Al final, decidí despedirlo con buena voluntad. Dejó su equipo, del que podríamos sacar algún provecho. Era un hombre admirable.]

[¿Por qué tú? ¿Por qué no me lo dijo él mismo?]

[Probablemente porque no quería que vieras ese lado de él, supongo. Aunque es mucho más débil que tú, intentó comportarse como un hermano mayor para ti. Un poco de engreimiento encantador. Ciertamente puedo entender el sentimiento.]

Ya veo, así que expulsaste a mi hermano mayor.

Al atravesar las diversas inmunidades, las emociones de Ruti se tambalearon un poco.

[¿Eep?]

Incluso esa pequeña cantidad de emoción fue suficiente para provocar un grito de Ares. La abrumadora presión que Ruti liberó desencadenó inconscientemente el instinto de supervivencia del hombre. Aun así, espoleado por su bendición de que nunca dudaría en decir a quien quisiera escuchar que él era el más capaz de todos, había tomado la medida que había decidido que era la mejor.

Ares apretó los dientes mientras pasaba un brazo por el hombro de Ruti y la abrazaba. El corazón le latía aterrorizado y un sudor frío le recorría la espalda. Volvió a leer el guion que había practicado tantas veces. El Sabio era superior en todos los sentidos. No importaba el objetivo, él lo lograría. El Sabio era sabio. Ese era el papel de Ares.

[Comprendo la ansiedad que puedes sentir al ver que tu hermano ya no está aquí. Antes de ser la heroína, aún eras una jovencita. Comparado con la vida que has pasado con Gideon, nuestro tiempo juntos ha sido corto, pero siempre seré tu aliado.]

Incluso cuando Ares se excedió muy claramente, Ruti no pudo apartarlo. Se limitó a mirarlo con una mirada fría, fija y reprobatoria.

En ese momento, sin embargo, sintió la presencia de alguien.

¿Hermano mayor? Me estaba mirando! Sólo me estaba mirando!! Sólo me miraba a mí!!

Los impulsos de las Bendiciones Divinas residían en el nivel del pensamiento. Pero en ese momento, Ruti había actuado según su impulso humano, que ocurrió preconscientemente. Antes de que su cerebro hubiera procesado la información, cada centímetro de su cuerpo gritó de desesperación, y saltó a la acción.

[¿Ugyhhhhhh?]

El cuerpo de Ares se dobló. El ruido era menos una voz humana que el sonido del aire que se escapa de un globo. El puño más fuerte del mundo se había estrellado contra el estómago del hombre, pulverizando los huesos, destrozando los órganos internos y desgarrando los vasos sanguíneos.

El cuerpo del sabio se estrelló contra la pared, haciendo que varios huesos y órganos más perdieran su forma. Si la sala VIP no hubiera estado reforzada con magia, aunque hubiera sido golpeada por algo tan blando como la carne y la sangre humanas, seguramente hasta la propia pared habría sido demolida.

Ares el Sabio se desplomó en el suelo, con el aspecto de haber sido pisoteado por un dragón gigante.

[Hermano mayor!]

Ruti quiso perseguirlo. Aclarar inmediatamente el malentendido. Pero su mirada se centró en Ares, que estaba al borde de la muerte. La heroína no podía abandonar a sus camaradas. Incluso si el destino del mundo no estaba en la balanza, ella no podía abandonar a nadie, incluso a una persona verdaderamente repugnante.

Sus dientes rechinaron. La figura que desaparecía en la distancia le quemaba los nervios. Sin embargo, se acercó vacilante a Ares.

Con los vestigios de conciencia que le quedaban, Ares observó aterrorizado cómo se acercaba Ruti. Ella sostuvo su mano sobre él. Gracias a sus manos sanadoras, Ares, que estaba a las puertas de la muerte, se restableció en un abrir y cerrar de ojos. Su cuerpo roto había sido reparado.

Ya no podía sentir la presencia de su querido hermano. Había huido a algún lugar lejano. A través de su bendición, todo lo que la chica pudo decir fue…

[Lo siento.]

La heroína le dio una disculpa al Sabio que estaba completamente desprovista de sentimiento. Los dientes de Ares castañeaban mientras se estremecía de terror.

 

▼▼▼▼

Recordando ese momento, el temblor en su corazón le dio el más mínimo placer.

Era el recuerdo de una de las pocas veces que se había rebelado contra la bendición del Héroe. Aunque sólo había sido la más leve y amarga ola de emoción en su corazón que se había deslizado a través de todas sus diversas inmunidades, era un recuerdo agradable para ella ahora. Sobre todo, porque la noche le proporcionó mucho tiempo libre.

Después de aquel día, Ruti había querido perseguir a su hermano lo antes posible, pero el papel de la heroína era salvar a la gente necesitada. Derrotar a Taraxon, el Señor Demonio responsable de tanto sufrimiento en todo el continente, era la máxima prioridad.

El viaje de la heroína debía continuar. Porque eso era lo que significaba ser la heroína.

[Pero necesito a mi hermano.] — susurró Ruti en voz baja.

El amanecer estaba todavía muy lejos.

¿Te gusta? Apóyanos en Patreon!