Ankoku Kishi C64 – 2

Modo Noche

Naturalmente, no tenía intención de sermonear a esas rameras, ya que son seguidoras de la fe de Ishtar, al igual que yo.

Ishtar-sama, que abogaba por la libertad del amor, era la diosa de las rameras y las bailarinas.

Entré en el oscuro callejón mientras reflexionaba sobre el asunto. Supuse que algún borracho se habría quedado dormido en este callejón oscuro.

Al entrar en el oscuro callejón, tres hombres se interpusieron en mi camino. Estaba a punto de darme la vuelta al ver que las cosas estaban a punto de volverse peligrosas, pero entonces, un hombre alto y corpulento selló mi camino de escape.

[Por casualidad, ¿Has estado buscando a alguien, onee-chan?]

El hombre que bloqueaba mi camino habló con una voz profunda y ruda.

[Efectivamente, ¿Qué pasa?]

Lo fulminé con la mirada.

[Quizá podamos ayudarte. ¿Qué tal si te ayudamos a buscar a esa persona?]

[Gracias, pero… no creo que necesite su ayuda en ese asunto.]

[Oh, no seas tan fría.]

El hombre extendió su mano hacia mí.

[NO ME TOQUES!]

Me deshice de la mano del hombre y me zafé de su agarre.

[Tch, una mujer muy fría. Como sea… diviértete con nosotros.]

La sonrisa del hombre se convirtió en una vulgar burla.

Solté un suspiro mientras agarraba el mango de la espada curva enfundada en mi cadera.

Estoy bastante segura de mis habilidades de combate. Por la forma en que se mueven, puedo decir que son unos ciudadanos normales y corrientes. Derribarlos sería muy fácil. Pero, el problema era ocuparse de las secuelas.

[Mi error. No soy alguien que vaya a ser tu compañera de juego.]

Podrían ser unos gamberros luchadores por la libertad sin dinero que no pueden permitirse comprar una ramera. No son más que lo más bajo de lo bajo, gente de lo más bajo que no puede luchar contra los monstruos y que sólo ataca a los civiles que parecen más débiles que ellos. Honestamente, tratar de hablar con ellos era simplemente una idiotez.

Corrí hacia la pared del lado.

[¿Que?]

Ignoré el grito del hombre. Seguí corriendo hacia la pared, salté y luego aterricé detrás del hombre alto con una voltereta. No me detuve ahí y continué simplemente corriendo, dejando atrás aquel callejón.

[Esperaaaaa!]

Sólo un idiota los esperaría.

Seguí corriendo por las calles nocturnas de la ciudad. Cuando sentí que ya era seguro detenerme, finalmente dejé de correr y solté un suspiro.

[Sienna.]

Alguien gritó de repente mi nombre.

Cuando me giré para ver quién era, había un hombre de pie mirándome. El hombre llevaba una armadura de cuero sobre su cota de malla. Alrededor de la zona del pecho de su armadura de cuero estaba el escudo sagrado del Rey Dios, Oudith-sama.

Ese escudo sagrado lo indicaba como el Caballero de la Ley del templo de Oudith. Los Caballeros de la Ley eran una orden de caballeros que mantenían el orden público y buscaban a los criminales.

[Decius-niisan.]

Este Caballero de la Ley era Decius, mi hermano mayor.

 

▼▼▼▼

—Bailarina, Sienna—

Paseé por las callejuelas junto con mi hermano Decius. Ya había renunciado a tratar de encontrar a Marchas.

En estos momentos patrullábamos por la zona con mejor orden público que la anterior (Aquella en la que casi me habían asaltado).

Recordé el suceso ocurrido anteriormente.

La zona en la que nos encontramos era una zona de posadas. Hay muchos edificios de posadas que se encuentran uno al lado del otro.

La República Ariadya era el punto de tránsito de muchos vendedores ambulantes de otras regiones, principalmente los de la región oriental del continente.

Pero el número de extranjeros que visitaban este país iba en aumento desde hacía un tiempo. La razón principal no era otra que el Héroe de la Luz. Mucha gente había venido de los países circundantes sólo para poder vislumbrar la figura del Héroe.

Sin embargo, gracias a eso, había muchos ladrones alrededor que pretendían robar a estos extranjeros su fortuna. Por eso, mi hermano, el Caballero de la Ley ha estado patrullando esta área.

Aunque la iluminación que se instaló en la parte superior del canal al lado del camino no es tan brillante, todavía podíamos ver el camino muy bien ya que esta noche había luna llena.

[Ese atuendo de caballero se ve muy bien con tu mirada diligente y seria, Nii-san. Realmente has nacido para ser el caballero de Oudith-sama.]

Elogié el atuendo de mi hermano mayor.

El hermano mayor Decius y yo nacimos y crecimos en el templo de Ishtar. Nuestra madre era una famosa bailarina y la doncella del santuario de Ishtar, Ishpascia. Allí, ella conoció y se enamoró de Nacius Paracletus, un Caballero de Oudith.

Pero, los Caballeros de Oudith no podían casarse oficialmente con Doncellas del Santuario de Ishtar-sama, cuyas enseñanzas eran sobre la libertad del amor. Por lo tanto, finalmente se separaron.

Afortunadamente para mi hermano mayor, la esposa legal de nuestro padre no pudo dar a luz antes de fallecer. Por eso nuestro padre había optado por adoptar al hermano mayor como su heredero al final.

Apenas había podido verlo después de su adopción, pero mi hermano mayor venía a visitar el templo de Ishtar de vez en cuando para visitarme y comprobar cómo me iba.

[Hahaha, aunque todavía tengo mucho que aprender… ¿Y tú, Sienna? ¿Te ha pasado algo peligroso últimamente?]

Las palabras de mi hermano me hicieron recordar el evento de hace un tiempo.

[Algo así apenas puede contar como “peligro” para mí, sabes.]

Le dije una mentira piadosa.

A diferencia de Oudith-sama, los creyentes de Ishtar-sama no estaban restringidos por la prohibición de mentir.

[¿En serio? ¿Podría ser que en realidad estás vendiéndote y—?]

[No estoy haciendo eso. Tú también deberías saberlo, Nii-san. Soy miembro de una compañía. Mi objetivo es convertirme en una actriz principal.]

Me giré para mirar a mi hermano mientras caminaba hacia atrás.

Un niño criado en el templo de Ishtar-sama tenía que abandonar el templo una vez que llegaba a la edad adulta. La mayoría de las mujeres elegían convertirse en rameras, pero yo no elegí ese camino.

Ishtar-sama era la diosa de las rameras, pero su fe no decretaba que todas las mujeres bajo su fe tuvieran que seguir ese camino. En su lugar, podían elegir ser actores o actrices.

Ishtar-sama era también la Diosa de las bailarinas, lo que incluía a bailarinas, actores y actrices. Por eso, como creyente de la fe de Ishtar-sama, elegí el camino de convertirme en actriz.

Pude unirme a la compañía “Orejas de Burro” dado que el Líder Midas reconoció mi talento en la danza. Esta vez, el líder incluso me ha confiado el papel principal cuando actuamos en el teatro Alphos. También es un papel principal para una historia famosa.

Aunque me siento mal por Ainoe-neesan, realmente quería estar en un papel principal.

[Sí, lo sé. Arfelia huh, estoy deseando ver tu actuación.]

El drama en el que voy a actuar es Arfelia. Es la historia de una valiente princesa que emprende un viaje para salvar a su amante que ha sido secuestrado por una bruja.

La obra se había pospuesto debido a la celebración para alabar al héroe, pero quería que mi hermano viniera a ver mi actuación.

[Claro, asegúrate de venir, Nii-san.]

Sonreí felizmente cuando él asintió como respuesta.

[Pero, Sienna. ¿Cuál es tu respuesta para ese asunto?]

Miré a mi hermano.

[¿Otra vez esa historia? Lo siento, pero no me voy a convertir. Amo a Ishtar-sama y no tengo ningún problema, aunque no pueda casarme de por vida.]

Mi hermano quería que me convirtiera a la fe Faeria. Pero yo no tenía intención de hacerlo. Al igual que mi madre, estoy orgullosa de ser creyente de Ishtar-sama. Por eso no me importa incluso si no puedo casarme. Incluso si no es una unión formal (religiosa), también me parecería bien una unión de hecho.

[Pero, eso es… demasiado triste.]

A mi hermano apenas se le escapaban esas palabras.

Después de convertirse a la fe Oudith, parece que mi hermano no podía soportar que un hombre y una mujer vivieran juntos sin estar oficialmente casados. Por eso había acabado diciendo esas palabras.

[Basta ya de hablar de mí. ¿Y tú, Nii-san, cuándo te vas a casar? He oído que has recibido numerosas propuestas de matrimonio.]

Redirigí la conversación hacia mi hermano.

Incluso desde mi perspectiva como su hermana menor, mi hermano era definitivamente un hombre guapo. Muchas muchachas nobles de los países circundantes debían de estar acudiendo a su alrededor para conseguir su mano en matrimonio.

Sin embargo, parece que mi hermano las rechazó a todas.

[Eso es… no… Todavía estoy en medio del entrenamiento. Todavía es demasiado pronto para que piense en el matrimonio.]

Hice un profundo suspiro al escuchar eso.

Parece que mi hermano es demasiado estricto consigo mismo.

Me doy cuenta de que debe haber mucha gente hablando a sus espaldas debido a los antecedentes de nuestra madre. Por eso mi hermano debe haber estado presionandose para actuar como un justo y correcto creyente de Oudith.

Por supuesto, también me doy cuenta de que la naturaleza seria de mi hermano es muy adecuada para ser un creyente de Oudith.

Pero, como su hermana menor, quiero ver el momento en que mi hermano se enamore. Por supuesto, sé que no puedo obligarlo a enamorarse al final.

Fue en ese momento, cuando caminábamos por el camino que bordea el canal, cuando vi la figura de alguien caminando delante de nosotros. Eran un hombre y una mujer que caminaban juntos. Aunque a simple vista parecían una pareja de enamorados, al momento siguiente me di cuenta de que el hombre llevaba un atuendo de mayordomo mientras que la mujer llevaba un atuendo de dama noble.

Ellos podrían ser uno de esos extranjeros que habían venido a echar un vistazo al Héroe de la Luz.

[¿Son extranjeros? ¿Qué están haciendo en este tipo de lugar? El orden público alrededor de esta área puede ser mejor, pero aún es peligroso durante la noche.]

Hablé con asombro, dejando completamente de lado el hecho de que había encontrado ese peligro hace poco tiempo.

Dejando a un lado el día, a pesar de su camino bastante grande, seguía siendo demasiado peligroso estar caminando por este canal en medio de la noche.

La mujer podría ser una chica noble de cierto país que se había hecho amiga de una de las personas que viven en el distrito noble. Es decir, todo su ambiente apesta literalmente a dama noble.

Además de todo eso, tampoco era el momento adecuado para pasear a una dama noble. Ya que será demasiado tarde para salvarlas si algo sucediera después de esto, debo al menos advertirles de los peligros que hay por aquí.

[Vamos a advertirles… ¿Puedes esperar un minuto, Sienna?]

Mi hermano, que había estado pensando lo mismo que yo, me pidió que le esperara.

[Entendido. Nii-san.]

Mi hermano me dejó atrás mientras se acercaba a los dos.

Esas dos personas estaban mirando la luna desde el camino lateral del canal.

[Ustedes, los de allí. ¿Puedo tener un momento con ustedes dos?]

Mi hermano llamó a los dos mientras se acercaba a ellos.

Al oír su voz, la mujer miró en nuestra dirección.

[… ¿EH?]

Se me escapó sin querer un sonido extraño.

¿Te gusta? Apóyanos en Patreon!