Ankoku Kishi C65 – 1

Modo Noche

Capítulo 65: Banquete en el Mar

—Valquiria, Shizufae—

La brillante luz del sol se reflejaba en la superficie del profundo mar azul mientras muchos hermosos barcos flotaban en el golfo Ariad. Esos grandes barcos estaban interconectados con puentes, haciendo que pareciera una gran isla.

Muchos platos se alineaban en el barco mientras mucha gente charlaba ociosamente mientras disfrutaba de los platos servidos.

Miré a la gente del barco. Todos y cada uno de ellos llevaban ropa bonita. Además, sus ropas estaban adornadas con hermosos adornos.

No pude evitar soltar un suspiro al ver eso.

[Shizu-chan… ¿Realmente podemos ir a ese lugar con este tipo de atuendo?] — preguntó Madi, que estaba a mi lado, con voz ansiosa.

Parece que a Madi le preocupaba lo mismo que a mí.

[Nosotras… deberíamos tener permiso para entrar en este lugar…]

Yo también hablé con voz dudosa.

Estábamos asistiendo a un banquete para celebrar las hazañas del Héroe-sama de la Luz. Fuimos invitadas por Reiji-sama. Naturalmente, decidimos participar ya que escuchamos que iba a haber mucha comida deliciosa. Pero cuando llegué al lugar, me llené de pesar.

La mayoría de los participantes resultaron ser miembros de la realeza y la nobleza de los países vecinos. ¿Acaso a los plebeyos como nosotras se nos permitía participar en este banquete?

[¿Tengo… un aspecto extraño… Shizu-chan?]

Tanto Madi como yo nos miramos la ropa.

Madi no llevaba su habitual atuendo de maga. Llevaba un hermoso vestido. Era el vestido que le había prestado Chiyuki-sama. Parece que ella no estaba segura con su vestido a pesar de verse muy adorable en su vestido azul.

[Aunque me preguntes eso… no estoy tan segura de mí misma.]— respondí mientras mi mirada se dirigía hacia abajo.

Yo también llevaba un precioso vestido prestado.

Pero, si nos limitamos sólo a la vestimenta, estábamos a la altura de las demás damas nobles de los alrededores. No podía calmarme ya que normalmente llevaba ropa barata. En primer lugar, este vestido podría parecer inadecuado para mí.

[No, creo que deberías tener más confianza en tu apariencia, Shizufae. Después de todo, casi te confundí con una dama noble.]

La hermana mayor Keyna me habló con ánimo.

La hermana mayor Keyna también llevaba un vestido precioso. Era un vestido rojo que combinaba muy bien con su alta figura. Pero espero que se contenga con un vestido que deje al descubierto gran parte de su piel, de lo contrario, la gente podría confundirla con una ramera.

[Sí. Creo que eres la que debería estar más segura de sí misma entre nosotras, Shizu-chan.]

Incluso Laylia-san me alababa por mi aspecto.

[Sí, ten más confianza en ti misma, Shizufae. ¿No lo notas? Esos hombres no pueden quitarte los ojos de encima.]

[Eh, imposible!]

Miré a mi alrededor al escuchar el comentario de Nora-san.

Ahora que lo pienso, sentí varias miradas de los hombres que nos rodeaban.

Qué vergüenza.

En ese momento, mis ojos se encontraron con ese hombre.

Era un hombre bien parecido.

Entonces, ese hombre comenzó a caminar hacia nosotras.

Aunque mi corazón dio un vuelco por un momento, rápidamente recuperé la calma en el momento en que me di cuenta de la identidad de ese hombre.

Había conocido a ese hombre antes.

[Si es Shizufae-dono. Cuánto tiempo sin verte.]

El hombre saludó con un elegante movimiento.

[… Sí, ha pasado mucho tiempo, Decius-sama. Mis disculpas por no haberme fijado en ti inmediatamente, tu aspecto actual es mucho más elegante que el habitual.]

Le devolví el saludo.

Decius-sama era un caballero que pertenecía al Rey Dios, Oudith-sama, como Caballero de la Justicia. Ya había venido a Teseshia una vez para investigar un caso. Esa vez le ayudamos en su investigación debido a la petición del templo de Faeria.

Aunque normalmente llevaba su atuendo de caballero, su atuendo actual era el propio de un joven y apuesto noble. Por eso no había notado su identidad al principio.

Es decir, había olvidado que era un verdadero noble en primer lugar.

Decius-sama era el hijo de cierto pez gordo de Ariadya. Para ser honesto, su sola identidad normalmente me haría dudar de hablar con él.

Y, sin embargo, la persona en sí siempre ha sido educada y nunca fue exigente en cuanto a tener unos modales estrictos y trataba a todos de la misma manera, independientemente del lugar de su nacimiento. Cuando realizamos una investigación conjunta, descubrimos que, de hecho, era una persona fácil de tratar.

Su nacimiento, su rostro y su personalidad eran de primera categoría. Ese era Decius-sama, una encarnación del marido ideal.

Incluso quería que Novis se comiera la tierra bajo la uña de Decius-sama.

[Tengo que decir que lo mismo ocurre conmigo, Shizufae-dono. Casi te confundí con una dama noble en cuanto te vi hace un momento. ¿Hiciste tú misma esa ropa?] — preguntó Decius-sama mientras me miraba.

[Eh… no. Por muy piadosa que sea con Faeria-sama, hacer la ropa es imposible para mí. Sólo tomo prestada esta ropa. ¿Me queda bien?] — respondí mientras le pedía su impresión.

Faeria-sama era la Diosa del Tejido. Por eso, a los creyentes de Faeria-sama se les enseñaba a hacer su propio atuendo. De hecho, era normal que una novia hiciera su propia ropa de novia en mi ciudad natal.

Mi madre me enseñó el arte de la costura por aquel entonces. Incluso ahora, seguía cosiendo mi propia ropa.

Pero este traje era sólo ropa prestada.

Tal vez esta ropa era realmente inadecuada para mí.

[Sí, te queda muy bien. Estás muy guapa con esa ropa, Shizufae-dono. No esperaba encontrarte en este lugar.]

Decius-sama sonreía entusiasmadamente.

Sentí que mi cara se ponía roja.

Es decir, Decius-sama era un joven elegante y apuesto se mire por donde se mire. Era un hombre apuesto de cabello rubio con una constitución alta y delgada. No había mujer que no se pusiera nerviosa cuando un hombre tan guapo las elogiara.

[Sí, fuimos invitadas por Héroe-sama.]

Incliné mi cabeza ligeramente para ocultar mi vergüenza.

[Aah, así que Shizufae-dono es conocida del Héroe-sama de la Luz. Todavía no lo he visto pero, he oído que es una persona maravillosa.]

[Sí, nunca he conocido a un hombre tan guapo, amable y maravilloso como él.]

Decius-sama era un hombre guapo, pero Reiji-sama estaba aún muy por encima de él.

Era como un hijo de la luz.

[Hahaha, ahora lo veo. Puedo imaginar que el Héroe-sama de la Luz es realmente popular entre las damas.]

Decius habló con una sonrisa sincera en su cara.

Pero, no pude evitar notar que había alguna emoción subyacente escondida detrás de esa sonrisa.

Era la envidia.

Fue un poco inesperado para mí, ya que nunca había esperado que Decius-sama se sintiera así.

[Por cierto, Shizufae-dono. ¿Has visto a una dama de cabello plateado?]

Decius-sama hizo de repente esa pregunta.

Ahora que lo pienso, Decius-sama estaba mirando alrededor inquieto cuando lo vi por primera vez.

[¿Dama de cabello plateado? ¿Se refiere al cabello plateado que viene con la vejez?]

Si era una señora mayor de cabello plateado, ya había visto una antes.

[No, creo que tiene más o menos tu edad, Shizufae-dono. Me pregunto de qué país es esa dama…]

[No, creo que no he visto a esa persona.]

[Ya veo… espero que venga ya que su mayordomo me había dicho que venía a conocer al Heroe-sama… parece que tampoco está en este lugar.]

Decius-sama estaba visiblemente abatido.

[¿Es una… dama extremadamente hermosa?]

[Sí, ella es… la Diosa-sama de la Luz Lunar. Si tengo la oportunidad, quiero volver a verla.]

Decius-sama respondió mientras miraba hacia el horizonte.

Todos nos sorprendimos mucho al ver la expresión de anhelo de Decius-sama. Era la primera vez que veíamos a Decius-sama actuar así. Después de todo, era bien conocido por ser un sacerdote de Oudith de carácter recto.

Y ahora, esa misma persona estaba mostrando anhelo en su rostro.

[Me sorprende… pensar que el recto Decius-sama también puede mostrar ese tipo de expresión…]

[Realmente es una gran sorpresa…]

Las hermanas mayores Keyna y Madi hablaron en voz baja mientras miraban a Decius.

Yo sentí lo mismo que ellas.

¿Podría ser que Decius-sama se hubiera enamorado a primera vista de esa Diosa de la Luz Lunar?

Nunca esperé que una mujer así apareciera en la vida de Decius-sama, la vida de un hombre recto que nunca había tenido rumores de que estuviera tonteando.

Gracias a su atractivo aspecto, he oído que Decius-sama recibió numerosas propuestas de matrimonio de famosas damas nobles. Y, sin embargo, las rechazó todas, diciendo que todavía era un caballero en formación. Por eso, no pude evitar preguntarme qué clase de mujer fue la que logró robar el corazón de Decius-sama con sólo una mirada.

[… Ah. Mis disculpas, Shizufae-dono. Te he mostrado un lado vergonzoso de mí.]

La expresión de Decius-sama volvió a la normalidad con una tos.

[No… no es nada… sí, te avisare si nos encontramos con la dama que has descrito.]

[Muchas gracias, Shizufae-dono. Bueno, me excusaré primero para dar mis saludos al Héroe-sama.]

[Ah, ahora que lo pienso, todavía tenemos que dar nuestro saludo a Reiji-sama. ¿Deberíamos ir juntos? ¿Qué piensan todas?]

Cuando pregunté a mis compañeras, todas estuvieron de acuerdo conmigo.

[Naturalmente, vayamos juntas.]

Así, nos dirigimos hacia el lugar del Héroe-sama junto con Decius-sama.

—Sabia de Cabello negro, Chiyuki—

Al principio, la República Ariadya era un pequeño país construido sobre varias islas pequeñas en el estuario del río Quiche. En la mayoría de las zonas poco profundas de la ensenada de Ariad había apenas monstruos marinos hostiles hacia los humanos.

Los monstruos terrestres tampoco habían podido infiltrarse desde el mar.

Esta fortaleza natural se había convertido en un lugar de reunión para muchos humanos. Esos humanos crearon un país conectando estas numerosas islas con puentes.

Ese fue el comienzo del país que más tarde se llamaría República Ariadya.

Después, el territorio de la República Ariadya comenzó a extenderse hacia el interior hasta alcanzar su tamaño actual.

¿Te gusta? Apóyanos en Patreon!