Ankoku Kishi C65 – 2

Modo Noche

La República Ariadya era un importante punto central de transportes entre el continente oriental y el occidental. El país pudo prosperar en gran medida gracias al tráfico de barcos que circulaban por la ensenada Ariad y el río Quiche, y actualmente era una gran potencia en el reino humano. Y ahora, había numerosos barcos gigantes reunidos en la ensenada Ariad.

Estos barcos gigantes parecían pequeñas islas artificiales, ya que estaban conectados entre sí. Eran construcciones de primera clase que no se hundían a pesar de que había un número incontable de personas que iban y venían de ellos. La razón es que la parte inferior de estos barcos ya se había hundido hasta el fondo del océano. Esta hazaña fue posible únicamente porque el fondo marino de esta zona era realmente poco profundo.

En una larga mesa que se extendía por toda la cubierta del barco en el que me encontraba, se llevaban una gran variedad de platos de lujo. Mientras tanto, un hombre apuesto se acercó a servir una bebida en mi vaso. Por su color, supuse que era un vino.

[Gracias.]

Agradecí al hombre que me sirvió el vino.

[Tus palabras son demasiado buenas para alguien tan humilde como yo, Sabia de cabello Negro, Chiyuki-sama.]

El hombre se marchó después de una elegante reverencia.

Podría ser uno de los creyentes de Aquario, el dios subordinado bajo el Dios del Licor, Nector. No puedo equivocarme ya que hay un escudo de cristal cosido en la parte izquierda del pecho de su ropa.

Aquario era un dios cuyo trabajo era servir mesas, un camarero. Se encargaba de todo, desde la vajilla hasta la gestión del licor dentro del palacio celestial. Era el ayudante de los dioses masculinos mientras que su esposa, Maidria, era la ayudante de las diosas y también una subordinada de la diosa Faeria. Fuera de su vocación, Aquario también trabajaba como asistente de Nector y Oudith.

Debido a la diversidad de trabajos que desempeñaba, muchos lo llamaban la versión masculina de Faeria. Además de eso, su vocación original también lo convirtió en el Dios de los mayordomos.

Aquario también era conocido como un dios apuesto que podía rivalizar con el Dios de la Juventud, Pistis, el dios subordinado a la Diosa Ishtar y el Dios de la Canción, Alphos.

Por ello, la mayoría de sus creyentes eran también hombres guapos. Era todo un deleite para los ojos.

[Era un hombre bastante guapo. Chiyuki-san.]

Nao, que estaba a mi lado, se burló ligeramente de mí con ese comentario.

[Bueno, después de todo es un banquete para nosotros, Nao-san.]

Respondí a su broma mientras daba vueltas a la copa de vino.

[Aun así, Reiji-sama es más guapo que eso.]

Añadió Euria, que nos había acompañado.

Por alguna misteriosa razón, nos acompañó.

[¿Por qué nos acompañas, Euria-san?] — le pregunté mientras la miraba fijamente.

[Imposible… qué cruel eres, Chiyuki-san. No hay ningún problema en que los acompañe, ¿Verdad, Reiji-sama?]

Euria habló en tono coqueto mientras enredaba su brazo con el de Reiji.

[Sí, no me importa en absoluto. Es mejor si hay más chicas.]

Reiji habló con una enorme sonrisa en la cara.

Para ti, así es. Además, ni siquiera es sólo Euria. Hay varias otras chicas detrás de Reiji.

Rino y Sahoko fruncieron el ceño al ver eso.

[Pero, aun así, ¿Qué hacemos con Shirone-san?]

Kyouka, que había venido con nosotros, estaba preocupada por Shirone.

Shirone se emborrachó hace un rato y tuvo que ser llevada a algún lugar por Regena. Eso era realmente un espectáculo raro. Normalmente era imposible que Shirone se emborrachara. Teníamos la capacidad de regular nuestro maná para evitar emborracharnos con el licor.  Era la razón principal por la que Kyouka se emborrachaba tan fácilmente ya que no podía regular su maná adecuadamente.

Debido a esto, en una situación normal, era imposible que Shirone se emborrachara. Pero, parece que su flujo de maná es actualmente extremadamente caótico. El hecho de que su amigo de la infancia se haya ido sin decir nada puede haber sido un gran shock para ella.

[Por Dios… Normalmente, Kyouka-san sería la primera en emborracharse.]

Nao se dirigió a Kyouka mientras la miraba.

De hecho, normalmente Kyouka ya estaría borracha a estas alturas y Shirone nunca lo estaría. Pero, lo que estaba ocurriendo ahora era exactamente lo contrario.

[Sí, esto también es gracias a la ayuda de Kuroki-san. Estoy deseando que llegue el momento de volver a encontrarme con él.]

Kyouka hablaba soñadoramente con la expresión de alguien que estaba perdida en su propio mundo.

Para ser sincera, me sorprendió mucho escuchar que Kyouka ya podía usar magia correctamente. No importaba cuántas veces había intentado enseñarle, antes no había habido ninguna mejora.

Quizás no estoy hecha para enseñar a otros.

Tengo que admitir, supongo, que soy un poco irascible. Pero no puedo evitar sentirme deprimida por el hecho de que Kyouka-san sólo haya necesitado que el amigo de la infancia de Shirone le enseñe durante menos de una hora para ser capaz de utilizar magia correctamente.

Según Nao y Kaya, parece que mi personalidad tiene la peor compatibilidad con Kyouka-san.

Quiero decir… ¿En serio?

Según Kaya, era muy amable cuando enseñaba a Kyouka, nunca la regañaba ni siquiera cuando cometía un error. Puede que Kyouka sea de las que crecen cuando la alaban.

Pero, pensé que yo también era lo suficientemente gentil y nunca la regañaba cuando le enseñaba tampoco.

[Es suficiente, Kyouka. Aunque apenas recuerdo su cara, estoy seguro de que es un hombre pervertido.]

La impresión de Reiji fue bastante dura. Shirone podría haberse enfadado mucho si hubiera escuchado ese comentario hace un momento.

[En efecto… no puedo negar ese lado de él.]

Pero, Kyouka estaba de acuerdo con Reiji en eso.

Mi pie casi resbaló al escuchar eso.

Quería replicar contra ella por su comentario que rebajaba la reputación de su benefactor que le enseñó magia.

[Sí. Será mejor que no te ponga la mano encima. No importa si está preparado para enfrentarse a mí, pero será mejor que se aleje si no tiene resolución. ]

Le dijo Reiji con seguridad, aparentemente feliz al escuchar la respuesta de Kyouka.

[Entendido, onii-sama. Es tal y como dices.]

Kyouka también estaba de acuerdo con él.

¿No acababa de decir que estaba deseando volver a verlo? Quería decírselo directamente.

[Sin embargo, me siento mal por Shirone-san. Es la fiesta tan esperada después de todo.]

Rino habló con un tono abatido.

[No, Rino-sama. Creo que es mejor para Shirone-sama.]

Kaya, que estaba detrás de Kyouka, respondió mientras miraba la dirección en la que la borracha Shirone estaba siendo llevada por Regena.

La llevaban hacia el barco gigante que estaba anclado a poca distancia de los otros barcos. No podía ver realmente quién estaba allí, ya que la parte superior del barco estaba cubierta por un fino velo. Sin embargo, debería haber algunos hombres lagarto ahí dentro.

Regena los había traído ya que habían jugado un papel importante en la captura del laberinto. Sin embargo, como causarían pánico entre los demás invitados si los vieran, se decidió que tendrían un espacio separado para celebrar por sí mismos.

[¿Por qué es mejor que vaya allí, Kaya-san?] — preguntó Rino con una mirada de desconcierto.

Para ser sincera, yo también tengo curiosidad por la razón. ¿Podrías desvelarnos el motivo?

[Bueno, simplemente he dicho que es mejor para nosotros así. Mira, el General y sus colegas vienen.]

Era tal y como ella decía. El General Clasus también había llegado al barco.

[¿Cómo le va, Héroe-sama? ¿Está disfrutando de esta celebración?]

El General Clasus se acercó a saludar primero.

[Sí, estamos disfrutando de la celebración, General Clasus. ¿Puedo pedirle que nos presente a las personas que han venido con usted?]

Tengo curiosidad por saber quiénes han venido con el general Clasus.

Había dos personas que habían venido con él. Una era una mujer gorda de mediana edad que llevaba muchas joyas en su ropa. La otra era un caballero de mediana edad bastante guapo y con un atuendo bastante sencillo.

[Sí, deja que te los presente, Chiyuki-dono. Estos dos son las personas que están en la cima de la política y la riqueza de nuestro país.]

Clasus presentó a las dos personas que estaban a su lado.

[Hohohoho, es un placer conocerte, Sabia de Cabello Negro, Chiyuki-sama. Soy Turia, la presidenta de la asociación de comerciantes de este país.]

La mujer gorda se presentó ante mí.

Como dijo que era la presidenta de la asociación de comerciantes, debía estar relacionada con la fe Heibos. Incluso llevaba un pequeño mazo de adorno para demostrar que era seguidora de Heibos.

Heibos, el Dios del Tesoro, era el dios de los comerciantes. Originalmente, Heibos era el dios de los artesanos y los enanos y no tenía nada que ver con los comerciantes. Pero, la razón por la que se había convertido en el dios de los comerciantes con el tiempo era por su capacidad de crear muchos objetos de valor, además del hecho de que muchos comerciantes querían llevarse bien con los enanos que ocupaban las montañas llenas de vetas de metal.

Se decía que el mazo que sostenía Heibos era capaz de producir plata y oro con cada golpe. Por ello, los comerciantes llevaban consigo mazos ornamentales como símbolo de buena fortuna.

[Dado que eres la presidenta de la asociación de comerciantes, ¿Puedo suponer que eres creyente de Heibos?]

[Efectivamente, Sabia-sama. Soy creyente de Cuveria-sama, la diosa del tesoro y también un dios subordinado de Heibos-sama. Adoro el tesoro escondido bajo la tierra.]

Las joyas del vestido de Turia temblaban mientras hablaba animadamente.

La diosa Cuveria era el dios subordinado a Heibos. Se encargaba de controlar todo lo relacionado con los materiales de construcción. Había muchas teorías sobre que era un antiguo ángel o un humano que se había convertido en dios.

La razón por la que se la conocía como la diosa de los comerciantes y los almacenes, a pesar de estar a cargo de todo lo relacionado con la construcción, era porque su trabajo principal incluía el manejo de dinero y materiales preciosos. Además, los creyentes de Cuveria parecían ganarse la vida prestando dinero o manteniendo depósitos.

En resumen, la diosa Cuveria era también el dios de la financiación y de los bancos. Por ello, casi todos los templos de Cuveria se construyeron justo al lado de los templos de Heibos. Los templos de Cuveria también servían como lugar de intercambio de dinero.

Naturalmente, hay que decir que cada ciudad-estado de este mundo tenía su propia moneda. Por lo tanto, poder cambiar dinero era una necesidad en cada país.

De todos modos, también era un secreto a voces que cada una de estas monedas tenía pesos y tamaños diferentes. Por ejemplo, cuando estábamos en la República Ariadya, teníamos que utilizar una moneda llamada Teycam.

El trabajo de un cambista no sólo consistía en saber diferenciar la calidad de la moneda, sino también en estar equipado con las habilidades necesarias para poder ver el contenido de metales preciosos de la moneda que se convertiría en la base del dinero intercambiado.

Naturalmente, todo esto lo hacían los enanos. Al fin y al cabo, los enanos tenían un talento innato para poder determinar el contenido de los metales preciosos en la moneda con sólo un toque de su mano. Incluso había teorías sobre que los enanos y los creyentes de Cuveria se referían al mismo dios, Heibos.

[Además, Turia-sama también es miembro del senado de nuestro país.]

Clasus añadió información más detallada sobre Turia desde un costado.

El senado era algo similar a la Dieta Nacional de Japón. La diferencia entre ellos era su mandato. En este mundo, los senadores mantenían sus cargos hasta que morían.

Era una costumbre común en este mundo no separar entre religión y estado. También era una costumbre común que un alto cargo de una religión ocupara un puesto importante en el estado. Además, las mujeres políticas no eran una rareza en este mundo.

O quizás, sería mejor decir que el número de Reinados Femeninos en este mundo superaba con creces el número de Reinados Masculinos.

No era raro que las mujeres ocuparan puestos importantes en los países de este mundo. Tampoco había ningún problema para que asistieran a este tipo de fiestas. Esos asuntos no tenían nada que ver con el género ni con el mantenimiento de la igualdad. Se debía principalmente a que en este mundo había una alta tasa de mortalidad para los hombres.

Muchos hombres en este mundo lleno de monstruos soñaban con convertirse en guerreros. Los hombres luchaban contra los monstruos o araban los campos fuera de las murallas, mientras que las mujeres trabajaban dentro de la protección de las murallas.