Kurasu no Daikiraina Joshi to Kekkon Suru Koto ni Natta (Teaser)

Modo Noche

Sinopsis:

El estudiante de preparatoria Hojo Saito se casó con su compañera de clase, Sakuramori Akane, la chica que es su peor enemiga en la escuela.
“Si le dices al resto de la clase que estamos casados, te mataré.”
“Tampoco quiero que lo sepan. No tiene sentido.”
Su vida de recién casados no iba muy bien, y estaban constantemente en desacuerdo. Sin embargo, a medida que avanzan en su vida cotidiana, la distancia entre ellos se acorta, tienen momentos más agradables juntos, y poco a poco llegan a entenderse.
Saito conoce el lado más tierno de Akane, que nunca había visto antes, y Akane empieza a reconocer poco a poco los sentimientos que ha estado guardando en su interior…
La conmovedora vida de recién casados de dos personas que parecen no poder ser honestas entre sí comienza aquí!

 

Prólogo

Me casé con mi compañera de clase. Que también era mi peor enemiga en la escuela. En cualquier historia normal, el matrimonio era parte del final feliz. Pero en nuestra historia, fue un comienzo miserable.

Hojo Saito caminaba por los pasillos cuando se fijó en una chica y se detuvo en seco. Sakuramori Akane. Al ser una belleza de clase modelo, era muy popular en la escuela. En cuanto sus ojos se encontraron, Akane levantó sus finas cejas. Estaba a punto de ser problemático.

Saito intentó darse la vuelta, pero ya era demasiado tarde. Los pasos de Akane resonaron cerca mientras se acercaba.

La corbata de Saito fue aprisionada por un agarre de águila, y el rostro de Akane se acercó al suyo. Su rostro era hermoso y su nariz estaba bien definida.

Sus grandes ojos brillaban con inteligencia. Sus labios color melocotón estaban húmedos. Ya sea por la trenza en su cabello, acentuada con una borla, o por su cuerpo esbelto y delicado, era linda.

Sin embargo, la expresión de su rostro mientras miraba a Saito era innegablemente de hostilidad. Incluso los demonios de las fosas del infierno tendrían expresiones más amables.

La mano que sostenía su corbata era implacable. Tanto que Saito sintió que se iba a ahogar.

Y con una voz amenazante, le susurró.

“Si le dices a alguien de la clase que estamos casados, te mataré.”

“No mates a alguien sólo por eso.”

“Si supieran que estoy casada contigo, moriría. Sería el fin de mi vida social.”

“¿Cuánto me odias?”

Bueno, era un sentimiento mutuo.

“Yo tampoco quiero que la gente sepa que estamos casados. No tiene sentido. No voy a decírselo a nadie.”

“¿Cómo podría creerte? Podrías decirle a toda la escuela que dormimos en la misma cama todas las noches.”

“No lo haré.”

Akane se estremeció.

“Entonces… ¿Quieres decirle a todos…?”

“Escúchame. Apuesto mi vida a que guardaré el secreto.” — declaró Saito. Akane dejó escapar un suspiro.

“Bueno. Te creeré.”

“Bien.”

“Pero, pondré una grabadora de voz en tu cuerpo. Si mencionas el matrimonio, la grabadora hará explotar todo en un radio de un kilómetro.”

“No me crees en absoluto, ¿Verdad?”

Un escalofrío recorrió la columna vertebral de Saito.

Nunca había pensado que se casaría en su tercer año de preparatoria, pero de todas las personas con las que casarse, tenía que ser una chica de su clase a la que odiaba.

—¿Cómo pudo ocurrir esto?

La razón se encontraba hace cuatro días.