Seirei Gensouki V13 C4

Modo Noche

Capítulo 4: Yamata no Orochi

A la mañana siguiente. Rio y los demás subieron al barco encantado que esperaba en el lago, que servía como abrevadero natural junto a la fortaleza. Era el momento de dirigirse a Amande.

Sin embargo, antes de que llegaran a Amande, tenían que realizar su simulacro de batalla con Hiroaki. El escenario elegido para ellos era un campo abierto con buenas vistas situado de camino a Amande. Liselotte sabía que había un lago justo antes de que el camino se adentrara en el bosque, así que aterrizaron allí.

Esta zona era una de las tierras que el Reino Galarc preveía que se convertiría en campo de batalla en caso de invasión. Antes del bosque no había más fuentes de agua que el lago, por lo que era el lugar perfecto para asediar y procurar la escasez de agua de las fuerzas enemigas.

Por esa razón, se construyó una ciudad fortaleza a lo largo de la orilla del lago. Una vez que anclaron el barco encantado, varias personas fueron enviadas rápidamente a la ciudad.

“Esta debería ser una buena zona.” — sugirió Hiroaki una vez que se alejaron lo suficiente del camino principal como para que la ciudad dejara de ser visible.

La audiencia contaba con algo más de diez personas — Kouta y Rei estaban excluidos ya que actualmente no eran miembros de Restauración. El resto incluía a Celia, Sara, Orphia, Alma, Liselotte y varias de las asistentes de Liselotte, así como a Christina, Flora, su guardaespaldas Vanessa, Roanna y el Duque Huguenot.

Después de que los espectadores se alejaran lo suficiente para observar la batalla, Rio e Hiroaki se enfrentaron. Aria, la subordinada de Liselotte, actuaba como juez neutral.

“Eso es todo para las reglas. ¿Alguno tiene alguna pregunta?” — les preguntó a los dos.

Una situación que el juez considerara victoriosa era la forma de ganar. La única acción prohibida era matar al oponente. Era un montaje bastante peligroso para un simulacro de batalla, pero fue un acuerdo al que llegó Rio aceptando la petición de Hiroaki de ejercer el poder de su Arma Divina.

“No tengo ninguna.” — respondió Rio primero.

“Ah, esto es menos una pregunta y más una sugerencia, pero ¿Podemos añadir una regla para decidir el resultado si alguien huye a la zona segura cuando se da cuenta de que no puede ganar contra la otra persona, y así dar por sentada su derrota? En resumen, añadir una condición de derrota.” — propuso Hiroaki.

“¿Qué te parece?” — Aria se llevó una mano a la boca, pensativa, y preguntó a Rio.

“No me importa.” — aceptó Rio con facilidad.

“Ah… La razón por la que sugerí esa condición es para que puedas rendirte sin reservas una vez que presencies mi aterrador ataque. Si tienes miedo, puedes huir en cuanto empecemos. No hay nada de qué avergonzarse.” — añadió Hiroaki, explicando sus intenciones tras la regla adicional. Esta regla no era por su bien, sino por el de Rio.

“Muchas gracias por su consideración.” — Rio inclinó la cabeza.

Tch… Veo que eres un bastardo puro. Como sea. El público es pequeño, pero esta vez es calidad antes que cantidad. Lo sorprenderé con mi golpe inicial y les mostraré a todos lo patético que es.

Hiroaki hizo una mueca maliciosa, con su voluntad de luchar intensificada.

“Ahora que las reglas están confirmadas, señalaré el comienzo del combate. Al fin y al cabo, el viaje a Amande todavía tiene que hacerse después del simulacro de batalla.”

“Sí.” — Hiroaki asintió con suficiencia ante la afirmación de Aria.

“Entonces, por favor, sepárense todo lo que consideren oportuno y esperen. Una vez que haya juzgado que ambos están listos, dispararé magia al cielo. Esa será la señal para comenzar el simulacro de batalla.”

“Entendido.”

“Entendido.”

Rio y Hiroaki se fueron a preparar el inicio del simulacro de batalla.

Esto podría terminar como una batalla entre un cazador y una bestia. Aunque la escala de la pelea podría acabar siendo bastante grande, pensó Aria mientras observaba alternativamente a los dos marcharse. Entonces, para evitar verse arrastrada a su batalla, desenfundó la espada encantada que llevaba en la cintura y se retiró a una posición en la que pudiera ver a los dos con claridad.

Poco después, Rio se detuvo primero, seguido de Hiroaki, que amplió más la distancia antes de detenerse también. Había cien metros entre los dos. Rio desenfundó la espada que llevaba en la cintura, mientras que Hiroaki sacó su Arma Divina Espada Larga.

Parece bastante cauteloso a la hora de dejar que Sir Amakawa se acerque demasiado. Bueno… Sus habilidades como espadachín son todavía amateur, así que es comprensible. Basado en las declaraciones que hizo al añadir las reglas, debe tener la intención de dedicar todo a un tiro inicial a larga distancia. Simpatizo con Sir Amakawa por tener que distanciarse sabiendo eso…

Aria lo analizó basándose en sus posiciones y en la conversación anterior, pero debía permanecer neutral como juez. Mantuvo ese pensamiento en mente mientras levantaba una mano en el aire.

Cuando Hiroaki la vio, reforzó el agarre de su espada larga. En cambio, Rio permaneció en una postura puramente natural.

Magicae Displodo!” — recitó Aria.

Inmediatamente después, un enorme círculo mágico de varios metros de diámetro apareció en el cielo sobre ella. El tiempo que tardaba la magia en activarse tras este paso variaba de un individuo a otro en función de su habilidad y de la dificultad del hechizo, pero para este hechizo de nivel intermedio, cinco segundos se consideraban rápidos. Aria activó el suyo en tres segundos.

La luz del círculo mágico se comprimió, reuniéndose en un punto sobre su mano antes de salir disparada como un cañón hacia el cielo deshabitado.

Era la señal para que el simulacro de batalla comenzara por fin.

“He estado esperando este momento! Te haré huir de un solo disparo con Yamata no Orochi!” — gritó Hiroaki en el momento en que empezaron, levantando en el aire el Arma Divina Espada Larga que tenía en la mano. Entonces, una enorme masa de agua brotó de la punta. El agua se elevó en el aire, dividiéndose en cinco corrientes. El fenómeno que se activó superó instantáneamente la escala de la magia avanzada. Cada una de las corrientes de agua formó cuidadosamente la forma de la cara de un dragón.

“Ha activado un tremendo hechizo de buenas a primeras…” — Christina murmuró para sí misma con amargura mientras observaba el ataque que superaba sus expectativas.

Tch… Sólo salieron cinco.

Hiroaki miró el número de corrientes divergentes en el cielo y puso cara de disgusto. El Yamata no Orochi que servía de nombre a su Arma Divina era un dios del agua con ocho cabezas. Por lo tanto, tenía la intención de liberar ocho corrientes de agua. El hecho de que sólo salieran cinco significaba que habría sido humillado frente a cualquiera que conociera la leyenda original.

Pero supongo que esto servirá. Yo también puedo controlarlo… Muy bien.

Considerando la velocidad a la que volaban las corrientes, incluso una sola de las cabezas superaba una magia de ataque de nivel intermedio. Incluso si había mejorado su cuerpo físico, un golpe directo tenía suficiente poder para herir gravemente a alguien. Y sin embargo…

Hey hey, ¿Todavía no huye después de ver esto? Sería peligroso si lo golpea. Lee el ambiente y huye. Hiroaki frunció el ceño al ver que Rio se quedaba quieto.

Bueno, si no huye al ver esto, entonces probablemente estará bien. Como esperaba del Caballero Negro ¿Es lo que dirían? Eso, o simplemente es un tonto… A quién le importa.

Por un momento, consideró aterrizar intencionadamente el ataque en una dirección aleatoria, pero ese podría haber sido su objetivo, y no quería que se cuestionara su control. Procedió a enviar las cinco corrientes de agua para que se estrellaran contra Rio.

“U-Umm… Sir Haruto no está corriendo. ¿Está realmente bien?” — se preocupó Flora en voz alta desde la distancia, interrogando a Sara y a las demás con cara de ansiedad. Christina, Roanna, Liselotte, Cosette, Natalie y Chloe también se giraron para mirar al grupo de Sara.

“No pasa nada. Un ataque así no fastidiara a Haruto.” — declaró Sara sin duda alguna.

“Aun así, activar algo de esa envergadura en un instante…” — dijo Alma sorprendida. No tenía una muy buena impresión de él debido a las miradas y palabras que les había dedicado, pero parecía que no era todo palabrería, al menos.

“Efectivamente, es notable. Pero…”

“Su control de los fenómenos es descuidado. Las cinco cabezas sólo pueden hacer los mismos movimientos.”

“Exactamente.”

Sara y Orphia analizaron el ataque de Hiroaki con precisión. Para usar las artes espirituales como ejemplo, era como si la habilidad del lanzador fuera inconsistente con la escala de los fenómenos creados. Si sacar cinco cabezas disminuía el control que tenía sobre cada una, sería mejor activar sólo el número que pudiera controlar con seguridad.

Mientras tanto, las corrientes de agua que Hiroaki liberó aterrizaron donde Rio estaba.

“Eek!” — Flora cerro los ojos por reflejo. Roanna no pudo soportarlo y también desvió la mirada, mientras que los demás miraban atentamente el punto de aterrizaje del ataque. El agua caía desde el punto en el que Rio había estado parado, inundando el área y obstruyendo la vista.

“El enfrentamiento está prácticamente decidido ahora.” — dijo Sara.

“Tenemos que salvar a Sir Haruto!” — Flora palideció e intentó salir corriendo al campo de batalla, pero Sara la detuvo señalando cerca de donde estaba Hiroaki.

“Lo has malentendido — Haruto será el vencedor. Mira allí.”

“¿Qué?”

Era Rio, corriendo con su espada preparada. Su velocidad estaba bastante contenida, pero aun así era lo suficientemente rápido como para recorrer un centenar de metros en cuestión de segundos, acortando la distancia con Hiroaki y a punto de atacarlo.

“¿Qué demo…?” — la reacción de Hiroaki fue tardía, pero logró detener el ataque de Rio con la poderosa mejora de cuerpo físico oculta en la Arma Divina.

“Cuando manipulas un fenómeno a gran escala como ese, tiendes a crearte más puntos ciegos. Es mala idea bajar la guardia y olvidarse de estar alerta.” — aconsejó Rio.

“Tú! ¿Qué estás haciendo? ¿Te atreves a ayudar a tu oponente en mitad de la pelea?”

Me estaba subestimando. Hiroaki blandió su espada larga usando toda su rabia, y Rio usó esa fuerza para retroceder ligeramente.

“Me estaba molestando un poco, así que no pude evitarlo. Aunque se trate de un simulacro de batalla, es habitual recopilar información y buscar formas de perturbar al oponente incluso en las batallas reales. Si el oponente es sorprendido fácilmente, entonces sería ideal. Como tú ahora mismo…”

“B-Bastardo…!” — Hiroaki se olvidó de sus pensamientos anteriores sobre cómo no era rival para Rio en el combate a corta distancia y cargó hacia delante irritado. Era exactamente lo que Rio pretendía. Vio a través del ataque de Hiroaki y lo desvió con su espada, dejando que la fuerza escapara detrás de él. Hiroaki se desequilibró y tropezó hacia delante.

“Guh.” — Hiroaki trató de retroceder inmediatamente, pero en el siguiente momento, Rio estaba dando un paso adelante, empujando a un asustado Hiroaki hasta que salió volando hacia atrás.

“Whoa! Oof…” — Hiroaki perdió el equilibrio y cayó al suelo.

Rio pudo aprovechar esa oportunidad y acortar la distancia, clavando su espada en la garganta de Hiroaki. Pero se detuvo, eligiendo a propósito no perseguirlo. Su primer objetivo en esta batalla era probar las habilidades del Arma Divina, y si ganaba con demasiada facilidad, no podría satisfacer la petición de Christina.

En otras palabras, tenía que aplastar el orgullo de Hiroaki. Una derrota con una posible vía de escape significaba que el orgullo de Hiroaki no sería herido.

“Tú… Me estás subestimando, ¿Verdad?” — una vena se abultó en la sien de Hiroaki al interrogar a Rio.

“No es así. Querías una oportunidad para exhibir plenamente el poder de tu Arma Divina, así que no me pareció correcto decidir el combate aquí y ahora…” — Rio respondió con una mirada vacía. ¿Esto es todo lo que tienes? insinuó.

“Idiota! Para toda esa humildad que pretendes tener, seguro que te vuelves arrogante durante una batalla, ¿Huh? ¿Es esa tu verdadera naturaleza entonces?” — gritó Hiroaki con furia.

“Pelear es una de las acciones más arrogantes que puede realizar un humano.”

Si había algo que querías que alguien escuchara sin importar nada, si había un objetivo que debías alcanzar, si había algo a lo que no podías renunciar, luchabas por ello.

Por lo tanto, esa acción en sí misma era pura arrogancia, y los que estaban en el campo de batalla tenían que ser arrogantes para hacerlo. Si alguien fuera lo suficientemente humilde como para entregar su vida a su oponente, no habría una pelea en primer lugar.

“Seguro que no sabes cuándo callarte!” — Hiroaki cargó contra Rio una vez más. Agarró su espada larga en posición baja, como si se arrastrara por el suelo, antes de blandirla con todas sus fuerzas. Sin embargo, la espada larga de Hiroaki fue fácilmente desviada por la espada de Rio. El sonido del metal pesado chocando resonó en el aire.

“R-Raargh!” — Hiroaki no se echó atrás. Volcó su fuerza en la mano que sujetaba su espada larga y comenzó a blandirla con todo lo que tenía. La velocidad de sus golpes era demasiado rápida para seguirla con los ojos; aparecían como múltiples destellos de luz que se acercaban a Rio.

Sin embargo, Rio vio a través de todos los ataques de Hiroaki, contraatacando con un indiferente balanceo de su espada para desviar los tajos. El sonido del metal chocando resonó intermitentemente.

“Increíble…” — murmuró Liselotte. Había sido consciente de su fuerza, pero incluso ella pudo darse cuenta de que estaba jugando con Hiroaki todo este tiempo.

¿Pero por qué se está conteniendo tanto? ¿Lo está alargando para evitar que el héroe pierda la cara con una derrota instantánea? O tal vez está tratando de responder a la petición del héroe de demostrar el poder de su Arma Divina, pero está teniendo un problema con él debido a lo débil que es el héroe… Pero alargarlo demasiado puede acabar enfadando al héroe. De hecho, ya parece bastante enfadado.

Parecía que Hiroaki estaba enfadado con Rio, pero estaban demasiado lejos para escuchar su conversación.

Ahora que lo pienso, la princesa Christina pidió ayer permiso para usar una sala de reuniones para hablar con Sir Haruto. ¿Le encomendó algún asunto en la reunión? Si es así, es poco probable que el Duque Huguenot esté involucrado… pensó Liselotte, considerando la posibilidad de que Christina le hubiera pedido que luchara de esa manera. Lanzó una mirada de reojo a Christina y al Duque Huguenot para leer sus expresiones, pero estaban observando la batalla sin ninguna reacción notable.

Bueno, ninguno de los dos es de los que expresan sus pensamientos en sus rostros, pensó Liselotte, volviendo su atención a Rio e Hiroaki en la distancia.

“Aaargh!” — Hiroaki estaba blandiendo su espada larga con determinación, pero ninguno de los innumerables tajos alcanzó a Rio. Rio permaneció en el mismo lugar mientras lo paraba. Era como una pared, construyendo una barrera de espadas para evitar que la espada larga de Hiroaki lo invadiera.

Sus movimientos son rápidos, pero sólo eso.

Rio evaluó la habilidad con la espada de Hiroaki con desinterés. Una espada larga era bastante difícil de manejar para los aficionados, pero él estaba blandiendo la suya sin pensar, confiando totalmente en la fuerza bruta. Su velocidad era impresionante, pero sus técnicas aún no estaban a la altura. Un ejemplo estereotipado de un guerrero que había obtenido más destreza física de la que podía manejar.

Esto debería ser suficiente provocación por ahora… Todavía no había visto el verdadero potencial del Arma Divina, y derrotar a Hiroaki así no aplastaría su orgullo. Rio consideró cómo terminar el combate en este momento.

“Si te estás conteniendo por preocupación por mi seguridad, estoy bien.” — dijo Rio.

“Guh…!” — la cara de Hiroaki se torció por la humillación. Entonces se distanció de Rio y se detuvo, hablando con la furia que desbordaba bajo su sonrisa — “Ah… Parece que contenerse así no va a funcionar. No esperaba que fueras capaz de esquivar un ataque de gran alcance en combate cuerpo a cuerpo. Aunque es una pena que parezcas pensar que este es todo mi poder.”

“Acepté este simulacro de batalla en respuesta a tu petición de entrenar usando todo el poder que normalmente no puedes usar. Tu nivel actual no es un problema para mí, así que siéntete libre de sacar más de ese poder.” — sus palabras eran corteses, pero su forma de hablar sonaba extremadamente arrogante en los oídos de Hiroaki.

“Te arrepentirás de esto…” — el ceño de Hiroaki se frunció.

Muestra todo el poder que tengas…

Vertió aún más esencia mágica de su cuerpo en su espada larga. Ni siquiera entendía los principios de la misma — sólo sabía instintivamente que hacer esto le daría más poder. Entonces, su espada larga empezó a emitir una luz cegadora.

Esto es impresionante… ¿Mi mejora física es más fuerte que antes?

La mejora del cuerpo físico que había utilizado hasta ahora también había sido poderosa, pero ahora estaba seguro de que tenía el potencial para ser aún más fuerte. Esto le dio un impulso de confianza.

Probémosla antes de usar otro ataque de área… pensó Hiroaki.

“Haaah!” — inmediatamente cargó contra Rio, volcando su espíritu de lucha en un grito. Era incluso más rápido que antes, pero—

“Mierda!”

Rio detuvo la espada de Hiroaki con facilidad una vez más. En contraste con la mueca de Hiroaki, Rio lo admiró con honestidad — “Como se espera de un héroe… Has aumentado tus mejoras físicas aún más.”

“¿Y qué dice eso de ti cuando puedes lidiar con ello tan fácilmente? ¿Huh?” — Hiroaki no interpretó los elogios de Rio como sinceridad.

“Con el debido respeto, parece que te basas totalmente en las habilidades físicas para luchar. Te aconsejo que no lo hagas, ya que hace que tus movimientos sean fáciles de predecir.” — dijo Rio, insinuando en qué fallaba Hiroaki. Por cierto, Rio no había mejorado su cuerpo con artes espirituales — que Hiroaki se moviera más rápido no significaba que hubiera llenado el vacío de sus técnicas. Era bastante fácil enfrentarse a él sin reforzar su propia fuerza.

“¿Eh? ¿Estás diciendo que mi técnica de espada no es lo suficientemente buena para ti?” — Hiroaki arremetió.

“En absoluto. Lo que estás haciendo no es esgrima — es sólo una ilusión de dominio de espada al blandir con fuerza una espada que es difícil de manejar en primer lugar. Nunca te enseño un instructor a manejar la espada, ¿Verdad?”

“Cállate!” — Hiroaki enfureció ante el acertado comentario. Sin embargo, Rio redirigió fácilmente la trayectoria de su espada larga y acabó dando un tajo inútil en el aire.

Hiroaki se exaltó aún más ante eso, blandiendo su espada con más brusquedad que antes. Su enfado era claro para todos los espectadores, y era evidente a simple vista que la causa era el manejo de Rio sobre él.

“Si te empeñas en repetir un ataque ineficaz, tus movimientos se vuelven monótonos y fáciles de contrarrestar. Por favor, encuentra otro factor en el que puedas ganar y desafíame con él. ¿Qué pasó con tus ataques de gran alcance?” — aconsejó Rio. Ya no era un simulacro de batalla, sino un curso de instrucción.

“Silencio!” — de forma intencionada o no, Hiroaki blandió su espada y disparó una poderosa ráfaga de agua desde la hoja. El ataque se tragó toda la zona, pero el propio Rio la había evadido saltando.

“Por fin te has movido para esquivar, ¿Huh?” — Hiroaki se alegró por ello y sonrió.

“Por fin has hecho un ataque que vale la pena esquivar.”

“Cierra la boca!” — Hiroaki echó a correr, provocado por las palabras de Rio. Esta vez, no intentó lanzarle un tajo a corta distancia, sino que disparó una ráfaga de agua a media distancia.

Sus ataques monótonos siguen siendo tan fáciles de leer como siempre, pero…

Teniendo en cuenta la fuerza que había detrás de cada disparo, resultaba bastante problemático enfrentarse a ellos. Rio se movió ágilmente alrededor de Hiroaki mientras evitaba los disparos de agua.

“Tch, deja de esquivar!” — los ataques de Hiroaki aumentaron su intensidad, pero seguían sin alcanzar a Rio.

“¿Soy yo o parece que los movimientos de Sir Hiroaki están mejorando?” — el Duque Huguenot habló por primera vez aquí, habiendo observado la batalla en silencio hasta ahora.

“Está mejorando. Haruto debe estar enseñándole mientras luchan.” — contestó Sara sin tapujos.

“¿Por qué haría algo así Sir Amakawa?” — preguntó dudoso el Duque Huguenot. Debió de darse cuenta de que Rio habría ganado en el momento en que se acercó si hubiera estado luchando en serio.

“No lo sé. El gran héroe hizo una petición para mostrar la fuerza de su Arma Divina, así que quizá esté respondiendo a eso.” — como habitante espiritual, Sara no creía especialmente en las leyendas de los héroes, pero se refirió a Hiroaki con respeto mientras estaba delante de los demás.

Bueno, probablemente quiere confirmar el poder de los héroes y sus Armas Divinas. Eso, y la petición que le hizo la princesa Christina. Por el bien de Celia… En cualquier caso, el poder de las Armas Divinas es… Sara pensó mientras miraba la espada larga de Hiroaki.

“Si hace que el héroe sea más fuerte, entonces es bienvenido a intentarlo.” — añadió Christina.

“Bueno, supongo…” — el Duque Huguenot asintió con una respuesta vaga.

En términos de habilidades, la diferencia es tan clara como el día.

Ahora Hiroaki no podría excusarse si perdía. Estaba luchando con la suficiente desesperación como para que todos lo vieran. Christina entrecerró los ojos mientras observaba la batalla.

Este tipo es realmente un monstruo… Mientras tanto, Hiroaki empezaba a entrar en pánico. Sus ataques no estaban haciendo contacto en absoluto, y no podía ver un final a la vista de la fuerza de las habilidades de Rio. A este paso perdería. Después de toda su fanfarronería.

No puedo perder. Más… Necesito más. Necesito atacar un área aún más amplia. ¿Debería sacar el movimiento final de Yamata no Orochi de nuevo? Debería ser capaz de llamar a más dragones de agua que antes. Sólo necesito algo de distancia…

La impaciencia se reflejó en la expresión de Hiroaki mientras daba un gran salto hacia atrás, alejándose de Rio. Luego levantó su espada larga en el aire una vez más.

“Lo tengo. Puedo hacerlo.” — gritó, elevando su propia moral. Funcionó: en el rostro de Hiroaki se dibujó una sonrisa feroz, ahora convencido de que podía disparar un Yamata no Orochi más potente que la primera vez.

Su producción de esencia mágica aumenta cada vez que se ve acorralado. ¿Está sacando el poder del Arma Divina?

Los únicos que se habían dado cuenta eran el propio Hiroaki, Rio y las chicas de la aldea espiritual. ¿Cuánto más fuerte podría ser? Rio sintió que el poder del Arma Divina era ilimitado. Si la escala de la batalla crecía más que esto, Rio tendría que usar algunos movimientos más fuertes él mismo, lo que pondría el área alrededor de ellos en riesgo de ser dañada.

Este es un buen momento.

Él resistiría el siguiente ataque y reclamaría la victoria. No tenía otra opción.

“Hah! Aquí voy! Más vale que no caigas al instante!” — Hiroaki gritó con fuerza, convocando a siete dragones de agua en el aire. No sólo había aumentado su número, sino que también eran ligeramente más grandes que antes.

Realmente se ha vuelto más fuerte. Y más rápido en fortalecerse.

Tan pronto como Rio determinó eso, la espada de Hiroaki bajó con fuerza. Los dragones de agua se movieron en respuesta a su acción, abalanzándose sobre Rio todos a la vez.

Esto no es tan diferente de antes, pero…

Su velocidad había aumentado. Rio miró a los siete dragones de agua que se acercaban desde el cielo y vio a través de ellos al instante, luego miró a Hiroaki en el suelo.

Está lleno de aperturas. Ha aumentado su rendimiento y su fuerza, pero todo es tan inconsistente… No, podría ser una trampa.

Consideró la posibilidad de cargar directamente y terminar las cosas como lo hizo al principio del combate, pero con tantas aperturas en su oponente, lo cuestionó.

Es raro que algo llamado Yamata no Orochi no tenga ocho dragones. Espera, ¿Se supone que también tiene ocho colas?

Cabía la posibilidad de que las habilidades de Hiroaki fueran demasiado débiles para sacar la octava cabeza, pero tampoco había que subestimar la magnitud del fenómeno activado en ese momento.

Algunos usuarios de artes espirituales podían controlar a distancia los fenómenos que invocaban. El punto débil de las artes espirituales a distancia era que el lanzador no podía moverse libremente: si su habilidad era demasiado baja, estaría tan ocupado con el control que ni siquiera podría moverse. Sin embargo, los lanzadores experimentados podían moverse con normalidad, e incluso lanzar otras artes para estar seguros.

Hiroaki no era un lanzador de artes espirituales, pero el fenómeno de sus Artes Divinas no era tan diferente. Rio determinó que lo mejor sería tratar esto como una lucha contra otro lanzador de artes espirituales.

Justo entonces, una de las cabezas de dragón descendió para engullir a Rio. Rio dejó que se acercara hasta el último momento, y luego se alejó a gran velocidad. Inmediatamente después, otro de los dragones de agua descendió en el lugar en el que Rio había estado hace unos momentos, estrellándose contra el suelo y rociando agua por todas partes con un tremendo sonido.

“Eh, he fallado. Pero esto no es todo lo que tengo! Te mostraré el poder del escenario en el que sólo pueden estar los héroes! Hacer retroceder a cinco mil soldados no es nada. Yo también puedo hacer eso! Ya verás cuando te muestre el poder de un héroe!” — gritó Hiroaki con suficiencia. El poder que recibió lo hizo volver de repente a su ser habitual como un pez al agua. Los dos dragones de agua que se estrellaron contra el suelo también volvieron a su forma en el aire.

De hecho, si pudiera invocar un fenómeno como éste, sería posible suprimir un ejército con la magnitud del fenómeno.

Qué persona tan problemática.

En lugar de aplastar su orgullo, se estaba volviendo más insolente. Siempre parecía tan sensible a las cosas más insignificantes, que era sorprendente verlo así de resistente.

Sin embargo, eso sólo significaba que Rio no tenía que contenerse a la hora de hacerle perder.

“Hahaha! ¿Estás seguro de que quieres saltar así? Mi Orochi te tragará.”

En el suelo, Hiroaki levantó su espada y controló a dos de los dragones de agua restantes para que apuntaran a Rio, que había saltado varios metros en el aire. Sin embargo, en ese momento, Rio activó por primera vez su mejora corporal física a través de su espada encantada. En otras palabras: una aceleración forzada con las artes espirituales de viento.

Rio se lanzó directamente al suelo, dejando que los dos dragones de agua de Hiroaki le pasaran por encima.

“¿Qué…?” — los ojos de Hiroaki se abrieron de par en par cuando Rio empezó a correr para terminar el combate.

“¿Qué? ¿Creías que me iba a sorprender? Toma esto!” — gritó, redirigiendo los dos dragones que acababan de fallar. Rio miró detrás de sí para confirmarlo, pero continuó cargando sin miramientos. En este punto, los dos dragones de la retaguardia estaban a una distancia justa de él, pero—

Boom!

Hubo un sonido parecido al rugido de un dragón detrás de él. Inmediatamente después, la cabeza del dragón abrió su boca para disparar una ráfaga de agua parecida a un láser a la espalda de Rio.

“Cae!” — gritó Hiroaki, pero Rio empezó a correr en zig-zag, como si tuviera ojos en la nuca. Los dos láseres de agua recorrieron el suelo intentando golpear a Rio, pero éste evadió el ataque sin problemas.

“¿Q-Qué…? T-Tramposo!”

Incapaz de entender cómo había evadido los ataques que venían por detrás, Hiroaki gritó sin pensar. Por supuesto, había un truco: Rio estaba percibiendo el cambio de maná en el aire que precedía a los fenómenos, de forma similar a como la electricidad enviaba una descarga anticipada por el camino que iba a recorrer.

“¿Cómo ha evadido eso justo ahora…?” — Celia había estado observando la batalla con una cara nerviosa, pero los increíbles movimientos de Rio la hicieron preguntar involuntariamente en voz alta. En ese momento, las miradas de todos se concentraron en Sara y las demás. Se habían acomodado completamente en el papel de comentaristas.

“Sólo Haruto podría hacer algo así. Si fuera yo, aunque supiera que el ataque iba a llegar, tendría que cambiar de dirección para esquivarlo.” — dijo Sara, medio exasperada.

“Claro… Por supuesto.” — solo Rio podía hacer algo así. Celia estaba totalmente convencida.

“¿Pretende mantener sellado el poder de su espada encantada todo lo que pueda mientras gana?” — se preguntó Orphia para sí misma.

“Es muy probable. El estilo de lucha del héroe es tan soso que Haruto puede dedicarse a esquivar mientras se acerca.” — dijo Alma, describiendo lo que estaba haciendo en ese mismo momento.

“Guh… En ese caso, intenta montar esta gran ola! Aunque te ahogarás si la tocas sin cuidado!” — Hiroaki disparó hacia Rio a tres de los dragones de agua que tenía a su lado, con la intención de engullirlo.

Parece que está luchando con el control después de todo. Controlar siete fenómenos de esta escala a la vez sería difícil incluso para un lanzador de artes espirituales experimentado… pensó Rio, siguiendo la posición de los siete dragones de agua que Hiroaki estaba enviando. Aparte de los tres que estaban al lado de Hiroaki, había cuatro dragones de agua detrás de Rio, dos de los cuales estaban fuera de control y no mostraban signos de ataque. De los que tenía que cuidarse era de los tres que se acercaban por delante y de los dos que disparaban láseres de agua por detrás. ¿Debía evadirlos desviándose por el costado o saltando en el aire?

Al final, Rio aceleró hacia el dragón de agua que avanzaba pareciendo un tsunami.

“¿Vas hacia él?” — gritó Hiroaki, al ver que Rio se acercaba de frente antes de que sus dragones de agua le bloquearan la vista.

Voy a contrarrestarlo en el momento en que muestre su cara!

Tenía su espada larga preparada, en guardia para el ataque de Rio. En el momento siguiente, Rio apareció, pisando la cabeza del dragón de agua. Estaba corriendo mientras usaba el agua de Hiroaki como punto de apoyo. Sus miradas se encontraron.

“Guh…! Te dije que te ahogarías si lo tocabas sin cuidado!” — Hiroaki blandió su espada larga mientras su cuerpo temblaba. Sin embargo, no salió agua de ella. En su lugar, el dragón de agua que Rio estaba pisando se retorció dramáticamente, tratando de tragarse a Rio.

Pero Rio giró mientras saltaba, envolviendo su espada en un viento feroz, y la estrelló contra el dragón de agua. El largo torso del dragón no pudo soportar el impacto y se partió por la mitad. Una ráfaga de viento sopló.

“Whoa!”

Una gran masa de agua salpicó por todas partes. Hiroaki apartó la cara para que el agua no le entrara en los ojos. De todos modos, parte del agua salpicó en ellos, creando una abertura fatal.

Rio ya había aterrizado después de saltar sobre el dragón de agua que Hiroaki soltó, acercándose para acortar la distancia. Hiroaki controló su dragón de agua en un arrebato, dirigiéndolo para obstruir la aproximación de Rio.

Demasiado lento.

A esta distancia, debería haber cogido su espada larga y cargar en su lugar.

“Maldita sea! Insolente!” — Hiroaki blandió su espada con brusquedad, tratando de realizar un ataque por área en lugar de por punta, disparando un tiro recto de agua desde la punta. Se escuchó el sonido del agua salpicando.

“¿Le he dado?” — gritó Hiroaki, con la visión oscurecida. Si cualquier otra persona hubiera gritado eso durante la batalla, lo habría sermoneado contra el uso de tales clichés premonitorios, pero incluso él no podía evitarlo en un momento como este.

“Guh…”

Un brazo se extendió por detrás de él, apuntando una hoja desnuda a su garganta. Un frio recorrió la espina dorsal de Hiroaki, haciendo que se congelara.

“El uso de estos ataques a gran escala crea más puntos ciegos, así que no deberías dispararlos en sucesión. Tu oponente empezará a recordar el movimiento y aprenderá a lidiar con él, lo que podría acabar siendo utilizado en tu contra.” — susurró Rio con indiferencia al oído de Hiroaki.

“¿Hiciste el viento del final?”

Si es así, ¿Qué experiencia tenía en batalla? Hiroaki apretó los dientes con una mirada de desgracia. Las gotas de agua sopladas por ese viento eran las que habían obstruido su visión.

No importa como lo mirara, esto era una derrota decisiva para él. Sin embargo, su corazón se negaba a aceptar algo así. A menudo había visto películas en las que las armas eran empujadas por la espalda y se imaginaba a sí mismo siendo capaz de manejarlo fácilmente, pero la realidad era cruel.

Sabía que Rio no lo mataría, pero no se le ocurría ninguna forma de revertir esta situación. Aunque su corazón se negara a perder, su cuerpo había aceptado su derrota.

La ira y la frustración surgieron de repente en él hasta que su mente estaba hecha un desastre. Lo único que deseaba era hacer un berrinche, pero la espada presionada contra su cuello no se lo permitía.

“Bastardo mediocre!” — maldijo en su lugar.

“¿Mediocre…?” — Rio ladeó la cabeza, inseguro del significado de las palabras.

“Así es como llamamos a los imbéciles como tú que luchan sin darlo todo! Que se guardan sus poderes y no se ensañan con su oponente sin ninguna razón. Lucha con todas tus fuerzas desde el principio!” — explicó Hiroaki. Había caído al nivel de un niño chillón.

“No se sabe qué ases bajo la manga puede esconder el oponente, y también podría haber trampas… No creo que revelar tu mano desde el principio pueda considerarse prudente…” — Rio dijo con una leve confusión. Sus acciones tenían un significado. Por supuesto, variaba según el momento y el lugar, pero en general era un riesgo mostrar las propias habilidades irreflexivamente antes de evaluar la fuerza de tu oponente. Cuanto más revelara su mano, más podría ser analizado y contrarrestado. Por ello, Rio generalmente luchaba revelando sólo las manos que no le importaba revelar.

Las únicas veces que se mostraba tranquilo con su oponente eran cuando conocía todas las cartas en la mano del oponente desde el principio y cuando luchaba sin un objetivo concreto.

En esta ocasión, el objetivo de Rio era determinar la fuerza potencial de las Armas Divinas en el improbable caso de que tuviera que luchar contra un héroe en el futuro. Para ello, necesitaba que Hiroaki sacara todo lo que tenía, por lo que había alargado la batalla hasta este punto.

Tiene sentido que piense así de mí.

Hiroaki no conocía el objetivo de Rio, así que nada de eso le importaba. Rio tampoco iba a discutir ese punto en particular. Discutir no tendría sentido.

Ahora, Aria debería estar en camino pronto…

Rio dirigió su mirada hacia el lugar desde donde Celia y las demás estaban observando el enfrentamiento.

▼▼▼▼

Mientras tanto, unos momentos después…

“H-Hey. ¿No parece que ese dragón de agua que el héroe lanzó se dirige hacia aquí?” — Celia señaló en dirección al campo de batalla y preguntó a las chicas de la aldea espiritual que estaban a su lado. Los dos dragones de agua con los que Hiroaki no había podido atacar a Rio se dirigían de forma inestable hacia donde estaban los espectadores. A este ritmo, era posible que aterrizaran cerca de ellos.

“El shock de su derrota puede haberlo hecho perder el control sobre el hechizo.” — dijo Alma con cansancio. Perder el control sobre un fenómeno que uno mismo activaba era algo que haría un niño en la aldea. El resultado podía ser muy peligroso dependiendo del hechizo, por lo que los niños que metían la pata siempre eran regañados, aunque en un grado adecuado.

“Orphia, ¿Puedes interceptar eso?” — preguntó Sara a Orphia, que estaba a su lado.

“Sí.” — asintió Orphia, manteniendo su arco preparado y dando un paso adelante.

Primero…

Vertió esencia mágica en su arco y formó flechas de luz, apuntando.

Ese es… Rio…

Vio a Rio saliendo del campo para el simulacro de batalla, corriendo hacia ellas. Rio también había visto a Orphia con su arco preparado.

Le dejaré uno a Rio, decidió Orphia, apuntando al dragón de agua que derribaría.

▼▼▼▼

Rio había divisado al dragón de agua desbocado hacía unos momentos.

“Sir Hiroaki, por favor, recupere el control sobre eso inmediatamente.” — dijo, señalando al dragón de agua que se movía salvajemente.

“¿Eh?” — Hiroaki estaba enfurruñado y se negaba a escuchar a Rio; sólo pudo dar una respuesta aburrida. Con eso, Rio renunció a confiar en Hiroaki. No podía perder ni un solo segundo — sería más rápido resolver las cosas por sí mismo que depender de él.

Abandonando a Hiroaki donde estaba, Rio empezó a correr a una velocidad varias veces superior a la que usaba durante su batalla. Inmediatamente activó sus artes espirituales de viento para acelerar a su mayor velocidad.

Vio a Orphia con su arco listo para interceptar a los dragones de agua — sus ojos se encontraron. Basándose en el movimiento de sus ojos y en el tenue ángulo de su arco, Rio dedujo instantáneamente a qué dragón de agua estaba apuntando y puso sus ojos en el otro. La espada en su mano ya estaba envuelta en una tremenda cantidad de esencia mágica, que contenía una tormenta de viento comprimida.

Orphia disparó una flecha de luz desde su arco. El aspecto exterior del ataque sugería una fuerza que superaba con creces el Magicae Displodo que Aria utilizó para señalar el inicio del simulacro de batalla. Celia y las demás pudieron saber de un vistazo que contenía la fuerza equivalente a un hechizo mágico avanzado.

Mientras tanto, Rio se había detenido repentinamente antes de condensar la tormenta de viento que rodeaba su espada en un punto, disparándola como una bala de esencia. La ráfaga de luz y la ráfaga de viento se cruzaron en el aire, y los dragones de agua sobre los que Hiroaki había perdido el control explotaron dramáticamente, convirtiéndose en un mero chorro de agua.

“Qu…” — Christina, Liselotte y los demás espectadores observaron aquella escena con los ojos muy abiertos. Al mismo tiempo, Hiroaki por fin se dio cuenta del desastre que había creado su descontrol.

“Fuuuu…” — Rio suspiró aliviado.

Así concluyó su simulacro de batalla con Hiroaki.