Hazure Skill V1 C12

Modo Noche

Secuestrador de Niñas vs Trituradora

Miré por la ventana a mi izquierda. El cielo estaba cubierto de nubes, lo que impedía que la luz del sol entrara en el bar. Entonces miré detrás de mí al reloj que había en la columna del fondo. La manecilla corta estaba en posición horizontal, apuntando a la derecha.

Era sólo la primera hora de la tarde, así que aún no había muchos clientes. También era demasiado pronto para que las lámparas estuvieran encendidas, así que todo el local estaba en penumbra. Un aire lúgubre se cernía sobre la taberna.

“Ya es hora de reunirse…” — Erin murmuró desde el otro lado de la mesa redonda donde estábamos sentados. Entrecerró los ojos y miró a su alrededor.

“No tardará en llegar.” — dije sin ningún fundamento.

Erin y yo habíamos venido juntos al bar hoy, pero no habíamos venido precisamente a divertirnos. Todo formaba parte del plan — mi plan para caer con Roslia y recuperar a Force. El primer paso era ponerse en contacto con Roslia, y por eso estábamos esperando en el bar.

La campana sobre la puerta tintineó de repente.

En la entrada había una mujer vestida de blanco. Supongo que sería más correcto decir ‘una chica’, ya que sólo parecía un poco mayor que yo.

Miró alrededor del bar. Nuestras miradas se cruzaron.

“Siento llegar tarde.” — dijo, acercándose a nuestra mesa e inclinando la cabeza.

Cuando levantó la vista, su suave cabello añil se movió hacia los lados y dejó ver su rostro. Nuestras miradas se cruzaron de nuevo y, por reflejo, tragué saliva.

Sus ojos brillantes eran cautivadores y sus labios brillantes, sencillamente carnales. La piel que dejaba entrever su cuello era tan blanca como la porcelana de su túnica. Y cuando contemplé su figura, su voluptuoso pecho quedaba perfectamente acentuado por su ajustado vestido.

Su sorprendente pureza, su gran belleza y sus grandes cualidades me cautivaron. Mis sentidos me decían que era una oponente formidable. Sacudí la cabeza con nerviosismo.

Calma. Tranquilízate. Recuerda tu objetivo.

Intercambié una mirada con Erin. Ella pareció entender mi petición tácita y asintió levemente.

Verás, había una razón por la que había traído a Erin. Lo normal sería pensar que sería más fácil acercarse a Roslia reuniéndose con ella a solas. Sin embargo, elegimos a propósito no adoptar ese enfoque. Estábamos jugando un ángulo diferente aquí.

“Escucha, tú! ¿Quién te crees que eres para robar a Force de nuestro grupo?”

Erin golpeó las manos contra la mesa y se levantó con tal estrépito que llamó la atención de todo el bar. Roslia se encogió.

Todo esto formaba parte del plan. Habíamos citado a Roslia al bar para llamarle la atención sobre Force. Era la peor jugada que podíamos hacer, pero fue mi idea.

No vi ninguna manera de evitarlo. Realmente, no se me ocurría otra forma de organizar una reunión con Roslia con tan poco tiempo de antelación. Estaba constantemente rodeada de hombres que la esperaban de pies a cabeza, por lo que acercarse a ella era difícil. No había forma de acercarme a ella de la nada.

Además, Force ya nos había dicho que estaba al tanto de los rumores sobre ella. Se cuidaría de cualquiera que pareciera sospechoso, y no tardaría en descubrir que Force y yo éramos miembros del mismo grupo. Por mucho que lo odiara, el Secuestrador de Niñas era bastante infame en el pueblo. No podía ocultar exactamente mi identidad.

Si me hacía pasar por otra persona o utilizaba una tapadera inventada, un descuido podría echar por tierra toda la operación. Así que, si iba a ser tan difícil mentirle, decidí que sería más fácil decir la verdad.

Ya sabía sobre la relación de Force con Roslia. Eso debería ser suficiente para que ella quisiera jugar conmigo. Y yo fingiría morder el anzuelo. Ese era nuestro plan.

“Cálmate, Erin. Hemos venido a discutir las cosas pacíficamente…”

Como parte del acto, traté de calmar a la acalorada Erin.

“Ya lo sé! Pero…”

Erin me fulminó con la mirada. Sin embargo, sabía muy bien que todos los demás clientes y los empleados la estaban mirando ahora mismo. Accedió y se sentó de nuevo, con los puños apretados por la frustración.

Fue un acto bastante creíble. No esperaba que Erin fuera tan convincente. Quizá estaba realmente enfadada. Si se estaba desahogando con Roslia… Recé para que no se hubiera olvidado del escenario que habíamos planeado.

Erin y yo estábamos esencialmente jugando al policía bueno y al policía malo. Erin interrogaría a Roslia mientras yo trataba de actuar como mediador y la calmaba. Su fuego me haría parecer un buen tipo, y con suerte me ganaría el interés de Roslia. Esa era la razón por la que había traído a Erin.

“Esa no era mi intención en absoluto…” — Roslia murmuro.

“Cállate! Deja de fingir inocencia y muestra tus verdaderos colores de una vez.” — Erin continuó reprendiendo a la temblorosa sacerdotisa — “Todos sabemos que eres una libertina!”

“Hey, eso es ir demasiado lejos!” — grité, tratando de detener a Erin, preso del pánico.

No olvides la advertencia de Jin, Erin: ‘Si eres demasiada hostil con Roslia, convocará a sus secuaces contra ti. Ten cuidado y se precavida.’

No podía verlos, pero Buscar Enemigo me dijo que había dos hombres observándonos desde las sombras. Hombres fuertes, por cierto.

Afortunadamente, aún no mostraban ninguna hostilidad. Así que, como no estábamos en peligro inmediato, decidí mantener un ojo en las cosas por ahora. En el momento en que sintiera intenciones maliciosas, nos retiraríamos a toda velocidad.

Bien entrada la discusión…

“Ya he tenido suficiente!” — declaró Erin, haciendo que la conversación se detuviera abruptamente mientras se ponía de pie. Su rostro estaba retorcido por la rabia — “No puedo creer que te pongas del lado de esta zorra, Note! ¿Qué ves en una mujer como ella?”

“No estoy de su lado. Sólo creo que te estás exaltando demasiado, Erin…”

Sí, se había descarrilado totalmente.

Que Erin se quedara más tiempo en este punto era peligroso, así que pensé que lo mejor sería que simplemente se fuera.

“Si no te interesa avanzar en la discusión, Erin, puedes irte a casa. Yo mismo hablaré con Roslia.”

La acompañé hasta la puerta, pero aún no había terminado.

“Sólo quieres estar a solas con ella, ¿No? No puedes ser más obvio, pervertido.”

Sí, así es! Ese era todo el plan, ¿Recuerdas?

Deseé que se fuera de una vez. En silencio.

“Está bien, está bien. Cálmate ya. Recuerda por qué estamos aquí.” — dije mientras empujaba a Erin fuera.

A estas alturas, todo el asunto era una farsa tan grande que ya ni siquiera me importaba su aspecto.

“No voy a olvidar esto, Note! ¿Cómo te atreves a ponerte tan altanero conmigo? Me aseguraré de que tú tampoco lo olvides!”

Ella era una de las que hablaba de olvidar cosas! Tendría que darle un buen regaño por abandonar el plan más tarde.

De todos modos, despedí a Erin y volví rápidamente a la mesa donde Roslia estaba esperando. Por fin… estábamos a solas. Erin había despotricado durante diez minutos enteros. Yo había sido un manojo de nervios todo el tiempo, pero ahora las cosas estaban saliendo bien. El escenario estaba por fin preparado para mi batalla con Roslia.

No fue fácil llegar hasta aquí.

Cuando había explicado mi plan al grupo, todos me dijeron que no era necesario un montaje tan elaborado. Pero estaban muy equivocados. Nuestra oponente era una veterana condecorada en la guerra llamada amor. Ella era el mayor enemigo del hombre.

Y yo me iba a enfrentar a ella como un completo novato sin experiencia alguna. Esta era la preparación mínima que necesitaba para tener una oportunidad contra ella.

Así es como tienen que sobrevivir los débiles — aprovechando cualquier pequeña oportunidad en su beneficio. Eso era algo que los otros Arrivers, que eran cada uno tan único y tan fuerte, no podían entender. Esta era mi forma de luchar.

Había pasado mis días como aventurero aferrándome a mi título haciendo de mula de carga para grupos aleatorios. Luego pasé a aprender habilidades reales a costa de que algún miembro del grupo me odiara. Sin embargo, seguí aferrándome.

La tenacidad ante la adversidad era la única virtud que poseía, y me había servido incluso después de unirme a Arrivers. Así que, aunque tuviera que dejar de lado mi orgullo para alcanzar un objetivo, lo conseguiría cueste lo que cueste. Me mantendría firme.

Que empiece el juego, Roslia.

Probablemente no tenía ni idea de que la estaban retando a una batalla así. Pero eso estaba bien. No tenía intención de explicárselo. Tratar de obtener la victoria antes de que tu oponente se dé cuenta de lo que lo golpeó…

Contra un enemigo como Roslia, necesitaba jugar sucio para ganar.

▼▼▼

“Ya está, ya está. Está bien, Note. No has hecho nada malo.”

Roslia extendió la mano y me acarició suavemente la cabeza. La cálida sensación de su mano me hizo cerrar los ojos.

“Así que no hace falta que te desquites. Si necesitas a alguien con quien hablar, te escucharé con gusto.”

Me rodeó la cabeza con sus brazos y me acercó. Me incliné ante la reconfortante invitación. Si dejaba que me acercara más, acabaría asfixiado en su enorme pecho… No es que me importe.

Siguió atrayéndome. Sólo un poco más y estaré en paz. Me levanté un poco de la silla, confiando mi peso a Roslia—

Espera, espera, espera.

Tenía que mantenerme firme. Mi cara estaba a escasos tres centímetros de los pechos de Roslia, dejándome en una posición muy incómoda, medio sentado, medio de pie.

“¿Pasa algo?” — me preguntó con voz gentil.

“No, es que me siento mal por imponerme cuando acabamos de conocernos…”

Me mordí el labio y, de alguna manera, conseguí recomponerme. Me separé suavemente de ella y volví a sentarme.

Roslia parecía algo decepcionada.

“No hay necesidad de ser tímido. Aunque creo que es muy caballeroso por tu parte.” — dijo con una brillante sonrisa.

Su brillo eclipsaba incluso las luces del techo. Lo único que pude hacer fue esbozar una sonrisa forzada como respuesta.

Desafía todas las expectativas. Es incluso más amenazante de lo que pensaba.

Casi me había enamorado de ella. Estaba al borde de la derrota. Si hubiera enterrado mi cara en sus pechos y permitido que me consolara, eso habría sido todo. Sólo sería otro de sus cautivos sin posibilidad de escapar.

Sinceramente, me impresionó un poco que hubiera sido capaz de contenerme por los pelos. Y… estaba honestamente un poco asustado de estar sentado aquí alabando a un enemigo tan formidable. Roslia realmente era algo serio.

Mientras calmo mi corazón acelerado, recordemos cómo sucedió esto.

Después de echar a una furiosa Erin del bar, Roslia y yo por fin tuvimos la oportunidad de hablar. Sin embargo, no tenía ni idea de cómo empezar la conversación. Mientras contemplaba mis opciones…

“Tengo un poco de hambre. ¿Te importa si pido algo?” — preguntó Roslia.

“Claro. El menú de aquí parece delicioso, así que comamos algo.”

Roslia se fijó claramente en mí y aceptó de buen grado sentarse para comer conmigo. Esto fue un gran avance. Había sido bastante fácil atraerla con el pretexto de hablar de Force, pero quería cambiar de tema ahora que había conseguido que se quedara. Afortunadamente, ella no mostró ninguna reticencia en ese sentido.

“¿Tienes alguna recomendación?” — preguntó despreocupadamente, mirando el menú.

Perfecto. Le seguiría la corriente.

“Es mi primera vez aquí… pero por el aspecto del menú, están especializados en platos de carne.”

“Tienes razón. Creo que pediré algo de carne, entonces. ¿Qué te gustaría, Note?”

“Creo que pediré algo parecido.”

“Oh, este tiene buena pinta. Ah, y este también.”

“Entonces creo que pediré esto.”

“Suena bien. Creo que también se ve delicioso.”

“¿En serio?”

“Por supuesto. ¿Quieres compartir cuando tengamos nuestros platos?”

“Claro, si te parece bien…”

“Te dije que no tienes que ser tan tímido. Puedes estar cómodo conmigo.”

“No quiero ser grosero. Está claro que eres mayor que yo.”

“Eso ha sido grosero!” — susurro ella, con las mejillas hinchadas por la indignación.

“L-Lo siento.”

“Si lo sientes de verdad, puedes dejar de tratarme como una extraña. Adelante. Intenta llamarme por mi nombre.” — dijo con una sonrisa traviesa.

“De acuerdo… Roslia.”

“Teehee! ¿Ves? No es tan malo. Aunque estoy algo avergonzada.”

“Yo soy el que está avergonzado…”

“Entonces pidamos algo de alcohol y bebamos nuestra vergüenza!” — declaró ella, mirando la carta de bebidas — “¿Qué debería elegir? Tal vez elija este… ¿Y tú, Note?”

“Hmm, ¿Tal vez este?”

Espera, ¿Huh? Beber con ella no era parte del plan… ¿Cuándo empezó a dirigir el espectáculo?

Tuve un mal presentimiento por un momento, pero se desvaneció cuando Roslia llamó a un camarero.

“Umm… ¿Estás bien?”

Roslia agitaba su mano frente a mis ojos. Al parecer me había perdido en mis pensamientos repasando lo que había pasado en mi cabeza.

“Lo siento, sólo estaba pensando.”

“¿En qué?”

“Oh, er, no mucho…”

Casi perdí la compostura cuando Roslia se inclinó, acercando su cara a la mía. Demasiado cerca, de hecho. Incluso extendió la mano y me la cogió.

“Ahora tengo aún más curiosidad.”

“En serio, no es nada! De todos modos, ¿De qué estábamos hablando?”

“¿Te has olvidado? Me estabas hablando de tu amiga de la infancia.”

Así es. Había recurrido a la triste historia de mis primeros días: la historia de cómo había sido abandonado por Miya. Gracias a eso, Roslia ahora me consolaba acariciando mi cabeza. Sin embargo, no estaba muy seguro de cómo había llegado a esto exactamente.

Sucedió antes de que me diera cuenta, igual que antes. Un movimiento en falso y estaría envuelto en su dedo. Si dejaba que me consolara por todas mis dificultades, caería en el anzuelo. Pero… cuando empecé a hablar de Miya, me di cuenta de algo.

Miya…

Durante los últimos días — no, durante los últimos meses, ese nombre no se me había pasado por la cabeza ni una vez.

La idea de que pudiera olvidar a Miya, que llegara un día en que no pensara en ella… eso era impensable para mí hace seis meses. Pero ahora, ya no veía destellos de ella en todo lo que hacía. Ya no me ahogaba con ese extraño dolor entre el corazón y la garganta.

Probablemente era porque por fin había empezado a enmendar mis errores. En otras palabras, estaba cambiando. Ya no era el desgraciado que solía ser, atascado en el pasado. Ahora era diferente. Tenía un objetivo y avanzaba con diligencia mientras trabajaba para conseguirlo.

Tal vez por eso los susurros melosos y diabólicos de Roslia sobre el perdón me sonaban a hueco. Roslia estaba perdonando a mi yo del pasado. No me veía como era ahora, y eso no me alegraba.

Si siguiera siendo el perdedor que solía ser, revolcándome en el pasado y en la autocompasión, entonces habría caído en la tentación de Roslia. Pero el hecho de que no lo hiciera me decía que realmente había cambiado, y eso me hacía más feliz que cualquiera de los dulces susurros en mi oído. Estaba creciendo, aunque sólo fuera un poco, un poquito. Todo mi esfuerzo no había sido en vano.

Después de eso, evité hablar de los Arrivers con Roslia. No necesitaba su aprobación para crecer. Para convertirme en una mejor persona. Si las cosas iban por ese camino… aún podría ceder ante ella.

“Hagamos esto de nuevo! Podemos hablar aún más la próxima vez!” — dijo Roslia, despidiéndose alegremente.

En ese momento estábamos en la calle, fuera del bar. El sol había caído antes de darme cuenta, y el cielo parecía haberse despejado.

“Claro que sí. Me he divertido mucho hoy. Gracias.”

Aguanté las tentaciones de Roslia. Hasta el final. Yo, Note Athlon.

Le devolví el saludo y me alejé, ignorando el hecho de que me estaba mirando fijamente a la espalda.

A este ritmo, probablemente no podría aguantar mucho más tiempo contra ella. La misión de hoy, sin embargo, había terminado. Incluso diría que fue un éxito. Había hecho contacto con Roslia y me había acercado bastante a ella. Ahora sólo me quedaba asegurarme de que Force la viera. Pero eso lo podíamos dejar para la próxima vez.

“La próxima vez, ¿Huh?”

Suspiré. Si había una ‘próxima vez’, tendría que soportarla de nuevo. Atormentado por una vaga sensación de pesadumbre, me dirigí a casa.

▼▼▼▼

Algo se me había olvidado por completo — ¿Cómo decirlo? ¿Qué es lo que acompaña a la melancolía? La perdición. Sí, eso es.

¿Qué hago…?

De momento, me dirigí a la puerta que acababa de abrir. Necesitaba un minuto para recomponerme.

La puerta en cuestión, por supuesto, era la puerta principal de la casa común del grupo. En cuanto entré, me esperaba una gran prueba. Una mental. Y una física.

“Hey! No hagas como si no me hubieras visto y cierres la puerta!”

La puerta frente a mí se abrió de golpe, con una voz enfadada resonando desde el interior. Su dueña se acercó a mí.

“¿Quién no cerraría la puerta contigo asomando como un villano esperando en las sombras? Es demasiado!”

Hice todo lo posible por defenderme ante la chica con coletas que ahora estaba de pie en la puerta, con los brazos cruzados y mirándome fijamente. Su voz estaba prácticamente temblando de rabia.

¿Cuánto tiempo ha estado esperando…?

“Demasiado, ¿Huh? ¿Es la culpa la que se apodera de ti después de que me abandonaras para quedar bien con esa zorra?”

“Oh, hablando de eso! Yo soy el que debería estar enojado aquí, Erin! Arruinaste completamente el plan!”

“Por qué me estás culpando — espera, ¿Qué plan?”

“¿Eh? ¿Te has olvidado?”

“Claro que no!”

“De acuerdo, entonces, ya sabes… ¿El plan en el que me pongo del lado de Roslia y finjo enamorarme de ella?”

“Oh, claro… ahora que lo pienso, dijiste algo sobre eso…”

Erin miraba ahora hacia otro lado, evitando claramente el contacto visual mientras hacía girar una de sus coletas plateadas alrededor de su dedo.

“Vamos, Erin! Casi lo arruinas todo!”

“No puedo evitarlo! Sabes que pierdo la visión de las cosas cuando me enfado!”

“Eso no es algo que debas declarar con tanto orgullo!”

“Dios… Me alegro de que mi propio miembro del grupo no se haya vuelto contra mí…”

“Erin…”

Cuando colgaba la cabeza así, parecía mucho más pequeña y delicada que de costumbre. No pude ver la expresión de su rostro en la oscuridad, lo cual fue realmente un poco decepcionante.

Basándome en lo que Erin acababa de decir, parecía que ahora me reconocía como un compañero de grupo. Realmente quería ver su expresión cuando lo dijera, pero tratar de mirar su cara de forma tan obvia sólo la enfadaría.

“Bueno, gracias a que te has enfadado de verdad, Roslia no tenía ni idea de que era una trampa. Así que supongo que las cosas salieron bien.”

“Es cierto! En realidad, era parte de mi plan—”

“Retiro lo dicho. No te des aires.”

“¿Qué? Al menos puedes aceptar eso!”

Quise preguntar exactamente cuánto era ‘eso’; pero me abstuve, sabiendo que sólo llevaría a más gritos. La había visto con mejores ojos por un breve momento, pero darle un giro amargo a las cosas era fiel a la forma de ser de Erin, supongo.

“Las cosas estaban bastante mal allí, ¿Sabes? Si le hubieras gritado más, sus secuaces habrían ido por ti.”

En realidad, no había pensado que estuviéramos en serio peligro en el bar, pero tenía que dejar claro el punto aquí.

“Oh sí, tú también dijiste algo sobre eso… pero, ugh, escucharte hablar de esa mujer me está enojando de nuevo. Deberíamos haberla volado a ella y a sus estúpidos secuaces con mi magia!”

“No, nada de violencia! Arruinarás todo lo que me ha costado montar!”

“Todo es inútil de todos modos! Ahora vamos a acabar con ellos mientras duermen, Note!”

“Eso nos convertiría en criminales…”

“No te preocupes! Yo también volaré a los testigos!”

“Ahora sí que estoy preocupado! De todos modos, ese plan probablemente no funcionaría. Sus secuaces parecen bastante fuertes.”

“Hmm… ¿Más fuertes que yo?”

“No, pero eres una maga, ¿Verdad? ¿No eres débil en el combate cuerpo a cuerpo?”

“Bueno, eso es cierto.”

“Y también—”

Justo cuando iba a decir algo, Jin asomó la cabeza por una ventana del segundo piso.

“Escuchen, me alegro de que se lleven tan bien, pero ¿Podrían llevar su coqueteo al interior? Están molestando a los vecinos.”

Ahora que lo pensaba, estábamos siendo bastante ruidosos… pero, espera! Había un asunto más importante aquí!

“No estamos coqueteando!”

“Ew! ¿Por qué iba a coquetear con él?”

“Como he dicho, continúen dentro!”

▼▼▼▼

Ahora, como he dicho antes, hay playboys en este mundo que insisten en que cualquier salida con un miembro del sexo opuesto cuenta como una cita. Según esa lógica, yo estaba a punto de salir en una cita… pero la realidad no era tan dulce.

Era más bien como ir a la guerra.

Varios días después de que me pusiera en contacto con Roslia, hicimos planes para salir juntos. Hoy era el día señalado, y yo estaba de camino a nuestro punto de encuentro designado.

Sin embargo, ahora que por fin había conocido a Roslia por mí mismo, era dolorosamente consciente de lo dominante que era su poder de seducción. Ir a verla era simplemente peligroso. Así que, para minimizar mi contacto con ella, había decidido poner fin a las cosas hoy. En otras palabras, estaba procediendo a la etapa final del plan: asegurarme de que Force me viera en una cita con Roslia y hacer que entrara en razón.

Jin y los demás ya habían sacado a Force a pasar el día. Se dispusieron a terminar en un lugar predeterminado, así que todo lo que tenía que hacer era llevar a Roslia al mismo lugar en nuestra supuesta cita. Era un trabajo sencillo sobre el papel, pero para alguien como yo que no tenía experiencia con las mujeres… era una tarea hercúlea.

Concedido, esto es una trampa de mi propia creación…

Mientras contemplaba mi destino, llegué a la fuente de las afueras del pueblo donde debíamos encontrarnos. Divisé a una chica solitaria esperando en la plaza desierta. Su belleza se magnificaba misteriosamente al no haber nadie más alrededor.

“Ah, Note!” — llamó Roslia, saludando mientras corría hacia mí.

En lugar de sus vestimentas, hoy llevaba un vestido blanco absolutamente impresionante. No, eso no era del todo correcto. Eso sonaba como si sus vestimentas no fueran impresionantes, lo que definitivamente no era el caso. Pero este vestido… era realmente algo. Quiero decir, era simplemente retorcido. Me confundió con todo tipo de pensamientos: ‘Vaya, así es como se viste normalmente’; ‘Es tan pura y radiante’; y lo peor de todo, ‘Sus pechos rebotan’.

El inesperado ataque me dejó incapaz de responder con otra cosa que no fuera una excusa barata…

“H-Hey.”

Mi mano derecha, medio extendida torpemente en el aire, ahora no tenía dónde ir. Este era el comportamiento típico de alguien incómodo con las mujeres, aunque duela admitirlo. Sin embargo, mientras yo hacía una mueca de fastidio, Roslia acortó la distancia entre nosotros.

“Te estaba esperando.” — hizo un mohín.

“Pero todavía hay tiempo antes de que nos reuniéramos…”

“Heehee, lo sé. Es que estaba tan emocionada que he venido antes. Por eso estaba aquí esperándote.” — dijo, enlazando su brazo con el mío mientras sonreía — “Hoy espero mucho de ti, ¿Sabes?”

No, no, no. Imposible. Es literalmente imposible que pueda resistir esto.

¿Qué era ella? ¿Una especie de ángel? Era todo demasiado bonito, demasiado perfecto. Sus pestañas revoloteando, la forma en que apoyaba su cabeza en mi brazo, la sensación de su pecho presionando contra mí… esta era la materia de la que estaban hechos los sueños. Lo máximo que cualquier hombre podría pedir. El paraíso manifestado.

Ahora, sé que hay quienes se preguntan: ‘¿Cuenta realmente como una cita si no están saliendo?’ Pero créanme, cambiarían de opinión si vieran lo unidos que estábamos.

Sin embargo, mientras intentaba calmar mi corazón acelerado, Roslia puso el último clavo en el ataúd.

“¿Qué pasa? Vayamos a algún sitio ya! Esto va a ser una gran cita!”

¿Así que esto es realmente una cita después de todo? B-Bien por ti, Note.

“Es muy hermoso.” — dijo Roslia maravillada desde mi lado.

“Sí, realmente hermoso.”

Era un comentario cliché para empezar, pero francamente estaba tan cautivado por Roslia que una respuesta cliché era lo mejor que podía manejar yo mismo.

Nos encontrábamos en el manantial del bosque, una famosa atracción al norte del pueblo. Era tan querido por los lugareños que ocupaba el cuarto lugar en una lista de ‘mejores lugares para citas’ en una de las revistas de Neme. De hecho, se podía saber lo popular que era el lugar sólo por la cantidad de gente que había. Había parejas, familias, parejas y más parejas. Sí, de hecho, había muchas parejas…

Por un momento, dudé si realmente debía estar aquí con Roslia; pero cuando mis ojos abatidos vieron su brazo rodeando el mío, mis dudas desaparecieron. Lo mirara como lo mirara, ahora mismo estábamos actuando como una pareja. Pero eso estaba bien. Todo formaba parte del plan. Sólo había una cosa que me preocupaba, que mantenía mi ansioso corazón acelerado.

Mientras observaba el expresivo rostro de Roslia, escuchaba su dulce voz y sentía su suave piel contra la mía, una sensación de melancólica euforia surgió en mi interior. Ni siquiera yo sabía si mi frase de antes ‘realmente hermoso’ se refería al manantial o a ella…

“¿Por qué no vamos allí? Hay menos gente.” — sugerí.

“Me parece bien. Vamos.” — aceptó ella, tirando suavemente de mi brazo.

Desde allí, caminamos alrededor del manantial hasta una zona menos concurrida.

“Ta-dah!” — exclamó Roslia mientras sacaba una manta de picnic doblada de su bolsa — “Voy a colocar esto para nosotros.”

Eché un vistazo a todas las demás parejas sentadas en las mantas y coqueteando.

Ya veo. Así que esto es lo que se supone que hay que hacer en un lugar de citas…

Para ser honesto, pensé que todo lo que haríamos sería admirar el manantial. Sentí como si estuviera ganando experiencia en el conocimiento sobre citas.

Roslia y yo nos sentamos en la manta que había traído. No era muy grande, así que estábamos prácticamente hombro con hombro.

“Es realmente hermoso.”

“¿No dijiste eso antes?”

“No puedo evitarlo! Es muy bonito!”

“Sí, lo es…”

A partir de ahí, nos quedamos en silencio. Normalmente me habría sentido incómodo por ello, pero por alguna razón, me sentía cómodo sentado junto a Roslia con nada más que el sonido del viento entre nosotros.

“¿Sigues enamorado de esa amiga tuya de la infancia, Note?” — preguntó ella, rompiendo finalmente el silencio.

“¿Por qué lo preguntas?” — respondí.

“Porque quiero saberlo.”

“Esa no es una gran respuesta…”

“Entonces contéstame primero y te lo diré.”

“¿Qué? No intentes cambiar el tema…”

“Tú eres el que está tratando de cambiar el tema, Note.”

Supongo que ella vio a través de mí… oh, bueno. Decidí confesar la verdad.

“No creo que lo esté. Pero, quiero decir, no es que la odie o algo así. Hmm, ¿Cómo puedo describirlo…?”

“¿Describir qué?”

“Quizás lo mejor sea decir que ya no tengo sentimientos románticos por ella.”

Roslia era inteligente. Intentaba que me enfrentara a mis verdaderos sentimientos dándoles voz. Aunque sabía que no debía decir ni una palabra más, mi boca siguió moviéndose.

“En realidad, ya ni siquiera estoy seguro de que lo que sentía por Miya fuera romántico en primer lugar.”

“¿Cómo es eso?”

“He empezado a pensar que, más que amor, estaba más cerca de la admiración o el aprecio. Algo precioso como eso.”

“Entonces… ¿Cómo crees que se siente el verdadero amor?”

Esta conversación sólo podía ir en una dirección: Iba a terminar diciéndole a Roslia que la amaba. Incluso yo, completamente inexperto en los caminos del romance, podía ver claramente el guion. No, espera… Esto era una trampa. Roslia estaba haciendo esto a propósito. Me había tendido una trampa.

Ella estaba jugando el papel de la bella doncella esperando ser tomada. Estaba haciendo que fuera demasiado fácil abrirme a ella. Decir esas temidas tres palabras, aunque nunca se las había dicho a nadie en mi vida…

Pero en el momento en que salieran de mi boca, estaría acabado. Si decía esas palabras en voz alta, significaría reconocer que ese latido en mi corazón era realmente amor.

Y no podía aceptarlo. Eso significaría la derrota. Todo el plan se arruinaría.

“No creo que pueda decirlo. Pero he respondido a tu pregunta, así que ¿Qué tal si ahora respondes a la mía?” — dije, poniendo fin a su pequeño interrogatorio.

Roslia, sin embargo, no dio señales de ceder.

“Querías saber por qué te lo había preguntado, ¿No? ¿Pero no es obvia la respuesta? Es porque habría odiado que siguieras enamorado de ella.”

“¿Q-Qué? ¿Por qué?”

“Eso es un secreto! No te diré nada más a no ser que tú lo cuentes primero!” — declaró con un mohín.

¿P-Podría ser esto? ¿Dónde Roslia y yo confesamos nuestros sentimientos mutuos?

Cálmate, Note. N-No hay razón para pensar eso…

Hice lo que pude para mantenerme a raya.

“Dejemos de hablar de esto! Es vergonzoso!” — exclamó Roslia, con la cara un poco roja — “Oh, es cierto! He traído la comida. ¿Quieres que comamos juntos?”

E-Esa mirada dulce en sus ojos… E-Es demasiado poderosa…

De acuerdo, lo admito. Roslia me tenía bajo su hechizo. Estaba en camino a enamorarme de ella. ¿Pero qué puede hacer un hombre? Cualquiera en su sano juicio caería en esto! En realidad, se veía muy bien. La comida casera de Roslia, quiero decir.

“Claro!”

Solo esperaba no estar cavando mi propia tumba…

▼▼▼▼

“Muy bien, volvamos al pueblo.” — sugirió Roslia mientras doblaba la manta del picnic.

“Sí.” — respondí débilmente mientras la observaba.

Guardó la manta en su bolsa y se acercó a mí. Su mano derecha rozó la mía antes de tomarla. Nos dirigimos así, su mano gentilmente sobre la mía hasta que nuestros dedos acabaron por entrelazarse. Era como si fuéramos amantes caminando juntos a casa.

Había temido ver a Roslia esta mañana, pero toda esa ansiedad había desaparecido. Sentí una sensación de alivio de que estuviera cerca, como si estuviera triste si no estuviera allí. Se podría decir que había cambiado de opinión después de pasar un rato con ella.

Sabía que eso no era bueno. Pero no podía evitarlo. Me estaba divirtiendo.

El tiempo que pasé con Roslia fue realmente agradable. Me sentía feliz y quería que eso continuara para siempre. Su comida casera estaba deliciosa. Su rostro expresivo era deslumbrante. Me hacía reír hasta con los chistes que no tenían chiste.

Y así… apreté la mano de Roslia con fuerza.

“Hey, sé que acordamos ir de compras una vez que volviéramos al pueblo, pero… ¿Podemos no hacerlo? ¿Por qué no hacemos otra cosa en su lugar?”

“¿Eh?” — Roslia ladeó la cabeza de forma incrédula — “No me importa… sólo supuse que querías hacerlo ya que lo sugeriste.”

Sabía que lo que estaba diciendo probablemente sonaba a locura, pero no podía decirle la verdad. No podía salir y decir: ‘¿Podemos ir a cualquier lugar que no sea donde Force está esperando?’ — ella ni siquiera sabría lo que eso significa.

Verás, la fase final de mi plan era llevar a Roslia de compras. Se suponía que íbamos a ir a la tienda a la que los otros Arrivers habían llevado Force, y se produciría nuestro enfrentamiento. Roslia, sin embargo, no estaba al tanto, así que no entendía la razón de mi duda.

De hecho, si hacía algo que la hiciera sospechar de mí en este momento, podría echar a perder todo el asunto. El plan sería un fracaso desastroso, pero… eso me parecería bien en este momento. Podría traicionar a los Arrivers y fugarme con Roslia. En lugar de volver a lanzarme a largas, duras y agotadoras jornadas de entrenamiento, podría seguir viviendo felizmente así. ¿A quién le importa si no logro nada? ¿Quién podría culparme por querer elegir la felicidad? ¿No era este un final apropiado para un aventurero que nunca tuvo una oportunidad en primer lugar?

Una vez que esos pensamientos entraron en mi mente, me invadieron. Todo salió a la superficie en forma de una sola pregunta…

“Dime, Roslia, ¿Qué piensas de mí? En comparación con los otros tipos, como Force.”

Una pregunta para confirmar sus sentimientos.

Si ella me evadía aquí, aceptaría el hecho de que me habían engañado y me dirigiría al punto de encuentro como había prometido. Pero si decía algo más — si me daba la respuesta que yo esperaba — entonces elegiría a Roslia. Esto era todo. Aquí y ahora era el punto de no retorno.

“¿Todavía te preocupa Force? Ya te dije que no lo veo de manera romántica—”

“Esto no es sobre Force; es sobre ti. Me preocupa que me veas de la misma manera que a él.”

“En absoluto! Estoy disfrutando tanto de nuestra cita que no quiero que termine nunca.” — me aseguró — “Me estoy divirtiendo más contigo que con cualquiera antes! Eres mi número uno, Note!”

Ah, sí. La respuesta perfecta.

Tanto si sabía lo que estaba pensando como si no, dijo exactamente lo que necesitaba oír. Realmente fue la respuesta perfecta. Y así, yo…

“Olvida lo que dije. Vayamos de compras después de todo.”

Elegí mi futuro con los Arrivers.

Tu respuesta fue demasiado perfecta, Roslia…

Sonaba como una villana astuta que había usado esa línea innumerables veces antes. Como si estuviera acostumbrada a ello. Acostumbrada a engañar a la gente. Quiero decir, tal vez había una posibilidad de que ella realmente se había enamorado de mí… no, eso era sólo un sueño imposible.

Desde el momento en que nos conocimos, no había hecho ni una sola cosa genial o confiable para impresionarla. Todo lo que había hecho era quejarme. Estaba demasiado avergonzado y nervioso para hacer algo bien. Tampoco era especialmente guapo. Mi cara era bastante sencilla. Roslia no tenía ninguna razón para adorarme por encima de cualquier otro chico que conociera.

“Hay una tienda que me gusta mucho. ¿Por qué no vamos allí?”

Pero ahora, mis ojos estaban abiertos. Me había despertado del sueño. Las cosas estarían bien a partir de ahora. Mantendría el rumbo y seguiría mi plan hasta el final.

Cogí a Roslia de la mano y continué por el solitario tramo de camino hacia el pueblo.

Unos diez minutos después, empecé a tener un mal presentimiento. Como si hubiera cometido un terrible error. Algo estaba definitivamente mal.

Y no, no estaba hablando de cómo había manejado las cosas con Roslia. Me refería a Buscar Enemigo, que seguía manteniendo activo en todo momento. Por cortesía de eso, había detectado a cinco hombres cerca.

Habían estado observándonos desde el comienzo de nuestra cita. Al menos, dos de ellos. Los otros tres se habían unido en el manantial, pero su hostilidad estaba aumentando rápidamente ahora. Probablemente estaban a punto de atacar.

Me devané los sesos tratando de averiguar por qué. Los dos primeros hombres que había detectado eran los mismos del bar de la otra noche. Entonces, ¿Qué hacían los secuaces de Roslia viniendo a por nosotros?

La primera posibilidad que tenía que considerar era que estuvieran al tanto de mi plan… Pero por mucho que lo intentara, no podía pensar en nada que hubiera hecho para arruinar mi tapadera. Estaba a salvo en ese sentido, lo que significaba que algo más estaba pasando aquí.

La segunda posibilidad eran los celos. Tal vez los secuaces de Roslia estaban tan llenos de celos que iban a atacarme a plena luz del día. Aunque no podía descartar totalmente esa teoría, no era exactamente razonable. Si yo fuera uno de sus secuaces, esperaría a coger al tipo a solas. Atacar al objeto del afecto de Roslia delante de ella seguramente causaría una mala impresión.

Sin embargo, los humanos son seres emocionales, así que no había garantía de que estos tipos se comportaran de forma racional en este momento. Después de lo que acababa de pasar, sabía que era demasiado fácil perder la razón cerca de Roslia. Así que, aunque la teoría de los celos no tuviera precisamente mucho sentido, seguía siendo la más plausible.

Realmente, no se me ocurría otra cosa.

Sin embargo, mientras les daba vueltas a las cosas en mi cabeza, uno de los hombres hizo su movimiento. Los otros lo siguieron rápidamente. Parecían un equipo experimentado.

Por supuesto, yo no podía hacer nada contra ellos. Me quedé helado mientras nos rodeaban en un abrir y cerrar de ojos. Sin embargo, cuando vi a la persona que estaba frente a mí, no pude evitar mi reacción…

“¿Eh?”

Había cometido un descuido tremendamente tonto.

“Vienes con nosotras, Roslia!”

La persona que estaba frente a mí, como ves, no era un hombre… sino una mujer. En realidad, las cinco eran mujeres. Y ese fue mi error. Buscar Enemigo podía percibir la fuerza y la hostilidad de un objetivo, pero no podía determinar el género de alguien. Lección aprendida.

Había asumido que las personas que nos seguían todo el tiempo eran los esbirros que Jin había mencionado. Pero no… estas mujeres eran todo lo contrario. Estaban dispuestas a acabar con Roslia — sus armas desenfundadas lo dejaban bien claro.

“Ríndete, Roslia. Hemos esperado todo este tiempo para atraparte sola.”

La mujer que estaba delante de nosotros se acercó, con su arma preparada. Sus cuatro compañeras la siguieron.

“Tengo miedo… sálvame, Note…”

Incluso en peligro, Roslia siguió actuando con astucia. Se encogió detrás de mí, temblando. Estaba haciendo todo lo posible para que la protegiera. Pero…

“Lo siento, no va a suceder. No tengo ninguna habilidad de combate. Además, estas señoras son mucho más fuertes que yo, así que realmente no hay nada que pueda hacer. Lo siento, Roslia. Tendrás que encargarte de esto tú misma.”

Después de evaluar la fuerza de nuestros enemigos a través de Buscar Enemigo, declaré audazmente mi rendición y empujé a Roslia hacia adelante.

“¿Eh? ¿Cómo puedes abandonar a una chica indefensa en una situación como esta?”

“Una verdadera chica indefensa nunca diría eso! Además, ¿No es culpa tuya por haberlas hecho enfadar en primer lugar? Me imagino que tienen algo que decir sobre la forma en que has estado jugando con los hombres.”

“¿Cómo has podido cambiar de bando tan rápidamente? Eres el peor hombre que he conocido!”

Cuidado, Roslia. Tus verdaderos colores se están mostrando.

Supongo que todo lo anterior era sólo una actuación… quiero decir, ya lo sabía, pero aun así fue un shock verla volverse así. Lo admito, puede que me lo merezca por haberme puesto en contra de ella primero.

“Qué hombre tan terrible…”

Incluso las mujeres que nos rodeaban parecían completamente asqueadas por mi traición.

Hey, estoy de tu lado, ¿Sabes? Estoy tratando de entregar a Roslia, como tú quieres!

“Como dijiste, tenemos algo contra esta mujer. La banda de bandidos a la que pertenecíamos fue destrozada cuando esta mujer sedujo a todos los hombres.”

“Lamento mucho escuchar eso. ¿Ves, Roslia? Esto es culpa tuya.” — dije, volviéndome hacia ella.

Pero ella seguía pareciendo infeliz.

“Bien, aceptaré que es mi culpa. Pero, aun así. ¿Quién abandona a una chica tan guapa?”

“Contrapregunta: ¿Por qué debería salvarte?”

“Porque soy linda, como dije! ¿No te dan ganas de lucirte un poco?”

“Aunque lo hiciera, no tengo nada que mostrar. Soy débil.”

“Todavía podrías lanzarte al peligro con la esperanza de una recompensa—”

“La idea nunca se me pasó por la cabeza.”

“En realidad estoy muy asqueada ahora mismo. Me he quedado sin palabras, Note.”

Qué coincidencia, Roslia. Igual yo.

Honestamente, ya había tenido suficiente. En realidad, Force volvería arrastrándose en el momento en que Roslia estuviera fuera de escena, lo que pondría un bonito lazo a todo este asunto. Por eso había decidido entregársela a las bandidas. Quiero decir, también era por mi propia seguridad, pero…

“Hey, deténganse y escuchen el resto de nuestra historia!” — gritó la mujer de delante.

Ups, sí. Estaba en medio de una charla, ¿Huh?

Con sus armas apuntando a nosotros, no estábamos en condiciones de discutir. Así pues, Roslia y yo escuchamos en silencio.

“Después de lo que hizo, reformamos la banda sólo con nosotras las mujeres. Nuestros números eran más pequeños de esa manera, pero sin todos los hombres de mierda alrededor, éramos un equipo más unido que nunca.”

“¿Un grupo sin hombres? ¿Estás loca?”

“Tienes que ser tú la loca por interrumpir ahora mismo, Roslia…”

“Les dije que se detuvieran!”

“¿Ves? Las hiciste enojar de nuevo, Roslia.”

“¿También me estás culpando de esto? Estoy honestamente impresionada por lo horrible que eres, Note…”

“Sí, en serio!” — intervino la mujer bandida — “¿Cómo te llamas, chico? ¿Note?”

“Si, señora! ¿Qué puedo hacer por usted?”

“Vinimos a luchar contra esa perra de Roslia, pero tú… ugh! Los hombres que dejan de lado a las mujeres para su propio beneficio son lo peor! Eres una escoria! Eres tan culpable como los hombres que se enamoran de esta zorra! Te íbamos a dejar ir si cooperabas, pero ya no! Tú también te vienes con nosotras!”

¿En serio? Supongo que elegí la respuesta equivocada… Espera, ¿Qué debería haber hecho en su lugar? Si no podía luchar contra ellas y no podía rendirme a ello, eso significaba que no había una respuesta correcta!

“Te lo mereces!” — declaró Roslia con el puño cerrado y la mayor sonrisa que jamás había visto en su rostro.

No olvidaré esto…

Sin embargo, mientras yo estaba distraído con Roslia, la mujer bandida de enfrente se adelantó. Acortó la distancia entre nosotros en un instante, sacándome los pies de encima antes de que supiera lo que estaba pasando. Fue todo tan repentino que me golpeé contra el suelo sin ni siquiera haberme apoyado bien. Lo siguiente que supe es que tenía mi brazo izquierdo retorcido hacia arriba y esposado.

Esto era malo. Si sólo tuviera un segundo… no, ni siquiera medio segundo!

“Jin!” — grité hacia la línea de árboles detrás de mí.

Todos se giraron para mirar. Pero los momentos pasaron en silencio, sin que ocurriera nada.

“Está intentando engañarnos!”

La mujer que me sujetaba procedió a golpearme en la nuca con la empuñadura de su espada.

Supongo que también se dieron cuenta de eso…

Antes de que pudiera admitir la derrota, todo se oscureció.