Hazure Skill V1 C5

Modo Noche

Una promesa hecha en la cocina

Después de conquistar el primer piso con Arrivers, volvimos a la superficie a través del cristal de urdimbre del piso 2. El sol se había puesto mientras estábamos en la mazmorra, y el pueblo Puriff se llenó de un ajetreo diferente al llegar la noche. Nos abrimos paso por las concurridas calles que nos llevaban de vuelta a casa.

A pesar de lo grande que era el cuartel general por dentro, la puerta no nos dejaba pasar a los cinco a la vez. Cada uno esperó su turno para quitarse los zapatos y entrar.

“Estoy cansada… ¿Puedo bañarme primero?” — dijo Neme.

Para que conste, ella no había hecho mucho en la mazmorra hoy. Se limitó a seguir al grupo. Nadie se había lesionado, así que la sanadora del grupo se pasó todo el día en el banquillo. Por eso, no sabía por qué estaba tan cansada… pero como miembro más nuevo del grupo, no me correspondía decir nada.

Neme se fue tambaleando hacia el baño. Como parecía muy joven, todo lo que hacía parecía infantil.

“Iré a organizar el botín del día.” — dijo Jin, dirigiéndose al piso superior.

El primer piso del cuartel general incluía todas las zonas comunes — la sala, el comedor, el baño, etc. El segundo piso del edificio albergaba las habitaciones privadas de cada uno.

Así que, una vez que Jin subió a su habitación, Force, Erin y yo fuimos los únicos que quedamos en la entrada.

“Muy bien, yo también me voy a mi habitación. La cena depende de usted, señorita Erin, la hábil cocinera.”

Force dio una palmada en el hombro de Erin al pasar, riéndose para sí mismo todo el tiempo.

“¿Oh…? ¿Eres una buena cocinera, Erin?”

Erin hizo una mueca al preguntarle eso.

“No soy buena. Sólo mediocre…” — murmuró, desviando la mirada.

“Ahora que lo pienso, aún no conoces las habilidades de todos, ¿Verdad?” — intervino Force, volviéndose cuando estaba a punto de subir las escaleras — “Esta es una buena oportunidad para ponerte al corriente.”

“Es cierto que sólo conozco las tuyas y las de Jin…”

“Sí, seguro que Jin ya te lo ha dicho, pero mis habilidades son Dominio Superior de Espada, Ojo Mental y Resistencia Mágica Mayor. En cuanto a Jin, ya te he hablado del Cambio de Forma Mineral, pero también tiene una habilidad llamada Corredor de Sombras que permite a su usuario aumentar drásticamente su velocidad durante un breve periodo de tiempo. Sin embargo, el cambio de forma cuesta dos ranuras, así que eso es todo lo que tiene.”

“¿Qué hay de Neme? Hoy no he podido verla en acción en la mazmorra.”

“Tiene una habilidad de tres ranuras llamada Autoridad del Santo, así que es una maravilla de un solo golpe como tú, Note. Sólo que su habilidad es una locura.”

“¿Así que es súper fuerte?”

“No conozco los detalles exactos, pero aumenta sus poderes sagrados, le permite usar hechizos originales y un montón de cosas más. Y en cuanto a Erin…” — Force se detuvo en seco al volverse para mirar a la maga en cuestión.

“Sí, sí. Sigue moviendo las mandíbulas.” — murmuró Erin con una mirada desagradable.

Force la ignoró y continuó — “Pozo de maná superior, aptitud mágica elemental universal y…”

“¿Y…?”

“Cocina menor.”

“¿Cocina menor?”

No pude evitar alzar la voz con sorpresa. Aquella era una combinación de habilidades completamente inesperada.

“Lo sé! Divertidísimo, ¿No? Cocina! Vamos! No puedes evitar reírte, ¿Verdad, Note? Quiero decir, ¿Cómo vas a completar dos de las habilidades mágicas más fuertes que hay con una maldita habilidad de cocina en tu última ranura? Y de cocina menor para rematar!”

“H-Hey! No — pff — me hagas reír a mí también!”

Desgraciadamente, la implacable burla de Force era exactamente mi tipo de humor. Apenas pude recuperar el aliento lo suficiente como para dejar de reír. Y si las miradas pudieran matar… tanto él como yo habríamos muerto en el acto. Erin estaba furiosa.

“Salgamos afuera ahora mismo! Los destrozare a los dos!”

“No, gracias! Olvídate de eso. Me dirijo a mi habitación, así que buena suerte con la cena, señorita chef menor!”

“Vamos, Force! Dije — pff — déjalo ya!”

“Ambos tendrán las sobras frías de ayer para cenar.”

“Lo sentimos mucho…”

Force y yo agachamos la cabeza en señal de disculpa. Entonces él se dio a la fuga por las escaleras, sin querer empeorar las cosas. El cobarde…

Eso me dejó a solas con Erin junto a la puerta principal. La incomodidad flotaba en el aire. Bueno, la mitad de eso era culpa mía. Pero la otra mitad era definitivamente culpa de Force. En realidad, era más bien un 70 por ciento culpa suya.

“Um… puedo ayudar con la cena, ¿Tal vez?”

En un intento de hacer las cosas menos incómodas, me ofrecí a echar una mano. No tenía particularmente nada que hacer, aunque me retirara a mi habitación, y definitivamente no quería sobras frías para la cena.

En realidad… había algo más que eso. Cuando me aventuré con Miya, siempre le dejé la cocina a ella. No fue hasta que me dejó y empecé a ir de grupo en grupo como recadero glorificado que empecé a cocinar por primera vez.

Básicamente, empecé tarde… empecé tarde a preocuparme. Empecé tarde a intentarlo. Todo.

No hacía mucho tiempo que había empezado a cocinar para mí, así que no tenía mucha confianza en mis habilidades. Pero era mejor que nada, comparado con aquellos días en los que dependía de Miya para todo. Detrás de mi oferta había un impulso para no volver a caer en ese tipo de fracaso. Pero mi propuesta era aparentemente atractiva para Erin, que no sabía nada de mis verdaderos motivos.

“Gracias… Sígueme entonces.” — dijo mientras se daba la vuelta y se marchaba.

La seguí hasta la ordenada cocina. Como el resto del cuartel general, era bastante espaciosa. Incluso con nosotros dos en ella, no se sentía en absoluto estrecho. Supongo que así es como vive un grupo de alto nivel… Los Arrivers eran conocidos por su trabajo en la Mazmorra de Puriff, que era considerada por muchos como una fuente de riqueza. No podía ni imaginar la cantidad de dinero que se había invertido en la construcción de la sede de su grupo.

“Toma. Puedes ayudar a cortar estas verduras.”

“De acuerdo…”

Erin recogió algunas verduras y las enjuagó antes de pasármelas. Después de preguntarle dónde podía encontrar una tabla de cortar y un cuchillo, me puse a picar.

“…”

“…”

Erin y yo trabajábamos en un pesado silencio que aumentaba con cada golpe de mi cuchillo. Incapaz de aguantar más, Erin finalmente habló.

“Entonces, Note… Jin me ha dicho que tienes dieciséis años.”

“Sí, los tengo.”

“Yo también.”

“Oh, así que tenemos la misma edad…”

“Sí. Así que… no tienes que actuar tan rígidamente conmigo.”

“Entiendo — quiero decir, está bien. ¿Estás segura?”

“Sí. Estoy más cómoda de esta manera.”

“…”

“…”

La conversación llegó a su fin y volvimos a caer en un incómodo silencio. Sabía que era mi turno de hablar de algo, pero sentía que había empeorado al hablar con las chicas…

Probablemente fue después de lo que pasó con Miya. Me sentía más reacio con las chicas de mi edad. No solía ser así. Después de todo, nunca tuve problemas para hablar con Miya.

Tal vez estaba siendo demasiado engreído.

Miya y yo éramos prácticamente los únicos niños en Changs. No había otras chicas de mi edad allí. Así que… no tenía mucha experiencia en ese sentido. Tal vez Miya siempre había sido especialmente considerada conmigo, poniéndome a gusto cuando hablaba con ella.

Lo que significa… que siempre se me dio mal hablar con las chicas, ¿Huh?

Seguí trabajando en silencio, perdido en mis pensamientos. Fue Erin quien finalmente habló de nuevo cuando terminó de llenar la olla con agua.

“Sabes, estaba en contra de que te unieras al grupo.” — dijo mientras ponía la olla en el fuego. Luego, encendió el quemador que había debajo y lo puso a fuego alto, dejando que las llamas salieran hacia arriba — “¿Sabías que los grupos de conquista de mazmorras suelen tener seis miembros?”

Sacudí la cabeza como respuesta. Mis manos ya habían dejado de moverse, y sentía que mi garganta también estaba congelada.

“Sólo seis personas pueden entrar en la habitación del jefe a la vez. Por eso los equipos de mazmorra suelen limitar su número.”

“Ya veo… No tenía ni idea…” — dije, logrando por fin escupir algunas palabras.

“Pero sólo tenemos cuatro, ¿Sabes? Antes de que nuestro tanque abandonara, éramos cinco. Fue cuando empezamos a hablar de la posibilidad de reclutamiento que Jin sugirió encontrar a alguien con Mapeo.” — continuó Erin mientras trabajaba, alcanzando ahora las verduras que yo había picado — “Yo estaba en contra. No quería añadir ningún peso muerto. Quería seis miembros fuertes en nuestro grupo… pero entendía lo que decía Jin. En este momento, tenemos más problemas para orientarnos en la mazmorra que para luchar contra los monstruos.”

“¿Y por eso aceptaste?”

“Sí. Yo era la única que no estaba de acuerdo desde el principio. Todos los demás pensaban que, con lo fuertes que somos, llevar a una persona no sería un problema. Pero yo no lo veo así. Que una sola persona frene al grupo puede envenenar toda la dinámica del grupo.”

Erin tenía razón, y yo lo sabía dolorosamente bien. Eso era exactamente lo que había pasado entre Miya y yo. Por supuesto, Erin no tenía forma de saberlo. No tenía ni idea de que oírla decir todo esto era como una tortura para mí.

“Lo siento…”

Una disculpa se deslizó por mis labios, aunque no estaba seguro de a quién iba dirigida realmente. ¿Era Erin? ¿O era a Miya que ni siquiera estaba allí?

“No es nada personal, para que lo sepas.” — contestó Erin, desechando mi disculpa — “Como eres un aventurero, ya eres mucho más útil que cualquier otro con Mapeo… Incluso habíamos considerado contratar a un ciudadano normal para que nos acompañara durante un tiempo.”

Tengo que admitir que ya no estaba escuchando a Erin. Sus palabras habían removido algo dentro de mí que esperaba callar.

“Pero yo no tenía nada de eso. No podía aceptar traer a alguien que era a la vez inútil y una carga. Así que… Jin probablemente te informará después de la cena, pero por el momento, todos hemos acordado entrenarte. Te protegeremos por ahora, pero no hay garantía de que podamos hacerlo en futuros pisos.”

Ahí, Erin dejó lo que estaba haciendo y se volvió hacia mí.

“El entrenamiento va a ser duro. Pero si alguna vez veo que te resignas a ser una carga…”

Su mirada penetrante me atravesó.

“Yo misma te echaré del grupo sin piedad.”

Esos eran sus verdaderos sentimientos; lo decía en serio, honestamente. Luché contra el impulso de encogerme, y en su lugar respondí con mis propios sentimientos tan honestamente como pude.

“No estoy interesado en seguir a expensas de alguien más.”

“Bien. Me alegro de oírlo. Pero te voy a exigir que lo hagas.”

Las palabras de Erin sonaron duras al principio, pero estaba bastante seguro de que venían de un lugar de bondad. Tal vez esperaba demasiado. Pero… seguramente si ella realmente no me quisiera aquí, no se habría molestado en advertirme así.

“Tienes mi palabra, Erin. Es una promesa.”

Una promesa para los dos…

La verdad era que no había necesitado la advertencia de Erin. No tenía interés en repetir mis errores del pasado. No quería traicionar a la gente que creía en mí, como había hecho con Miya. Nunca más.

Eso es realmente lo que me prometí a mí mismo.

▼▼▼▼

Después de la cena, todos los Arrivers se reunieron en la sala de estar para discutir los planes futuros.

Por cierto, la comida que hizo Erin estaba razonablemente sabrosa. Supongo que eso era de esperar para Cocina Menor. Sin embargo, pensé que mi honesta opinión la haría enfadar, así que le hablé maravillas de la cena a la cara.

“Muy bien, empecemos.” — anunció Jin mientras se levantaba — “Todos, excepto Note, han oído esto antes, pero vamos a repasarlo de nuevo para asegurarnos de que estamos en la misma página.”

En el medio día que había pasado desde que me uní a Arrivers, Jin había sido el que dirigía el espectáculo. Force se había proclamado líder del grupo, pero era Jin quien demostraba el verdadero liderazgo.

“Durante los próximos seis meses, Arrivers suspenderá las actividades en las mazmorras. En su lugar, vamos a centrarnos en el entrenamiento de Note.”

“¿Eh?” — quedé boquiabierto.

Y estaba solo en mi sorpresa. Mirando de izquierda a derecha, pude ver que todos los demás sí habían escuchado esto antes… dejándome a mí como el único desconcertado.

“El buceo en mazmorras exige mucho tiempo y recursos, así que será difícil compaginarlo con el entrenamiento.” — explicó Jin — “Y también sería igual de difícil seguir en la mazmorra sin ti y sin Mapeo. Así que, durante el próximo medio año, todos vamos a invertir en tu entrenamiento.”

No tenía ni idea de que yo fuera tan valioso para ellos. Es decir, pensaba que me iban a echar si no les servía para nada. De hecho, pensé que existía la posibilidad de que fuera así.

En resumen, había llegado a verme como un peón desechable.

Pero los Arrivers me trataban de otra manera. Me aceptaban como un verdadero miembro del grupo, llegando a invertir en mi entrenamiento en lugar de saltar directamente a la mazmorra. Esa amabilidad me pesaba, haciéndome sentir presión en lugar de felicidad.

“¿Están seguros? ¿Realmente quieren gastar medio año en un desconocido sin experiencia como yo…?”

Esas palabras dubitativas que salieron de mis labios dieron voz a mi falta de confianza en mí mismo.

“Ya lo hemos calculado todo, así que no tienes que preocuparte.” — dijo Jin con una pequeña risa, como si pudiera ver a través de mí — “Además, ya eres más de lo que podríamos haber pedido, Note. Tienes Mapeo y ya eres un aventurero.”

Erin había dicho algo parecido. Mapeo era lo suficientemente raro como para que no mucha gente lo tuviera en primer lugar. Y como es una habilidad de tres ranuras, cualquiera que tuviera Mapeo no poseía ninguna otra habilidad, ni de combate ni de otro tipo. Por eso, los usuarios de Mapeo rara vez se lanzaban a los peligros de convertirse en aventureros.

“Además, tienes la ambición de ir a bucear a las mazmorras. No queríamos obligar a nadie que fuera reacio a hacerlo con nosotros. Pero también hay otra razón, Note…” — Jin hizo una pausa a mitad de la frase al cambiar el tono de su voz — “En realidad, ahora que lo pienso, aún no has decidido un rol, ¿Verdad?”

Los roles eran una forma sencilla de clasificar el estilo de lucha de alguien. Los aventureros y los soldados, obviamente, dependían de ellos, pero muchos comerciantes y nobles también se dedicaban a ciertos roles. Un rol, esencialmente, era un trabajo.

Para adquirir hechizos o artes de combate, había que comprometerse con un rol específico. Y eso era algo importante. Había ciertos hechizos y artes que eran incluso más fuertes que las habilidades. Hablamos del tipo de poder que fácilmente podía cambiar las tornas de la batalla.

Entonces, ¿Por qué no había escogido un rol todavía? La respuesta era, bueno, porque no podía.

Para empezar a aprender un rol, primero había que registrarse en el gremio correspondiente. Y para ello, necesitabas un mentor. Ahí fue donde me quedé atascado.

Los mentores de rol eran ejemplares de su estilo de lucha elegido. Las personas con grandes habilidades y buenas perspectivas de futuro no tenían problemas para encontrar mentores. E incluso las personas sin buenas habilidades podían contratar a un mentor, siempre que tuvieran las conexiones y el capital para ello.

¿Pero yo? No tenía nada de eso. Sólo era un chico sin nombre de una pequeña aldea rural. Nadie iba a ser mi mentor.

Que conste que ese fue un problema que Miya nunca tuvo. Con su conjunto de habilidades prácticamente ideal, no tardó en hacerse notar. Tuvo su elección de roles y mentores de rol. Dudo que alguna vez olvide la frustración que sentía entonces.

“Lo siento…”

Me disculpé por reflejo ante Jin, que empezó a agitar las manos con desazón.

“No, no! En realidad, te lo agradecemos. Nos habría sentado mal pedirte que cambiaras de rol si ya tuvieras uno. El papeleo es una pesadilla.”

“¿Significa eso que hay un rol que quieren que tome?”

“Así es. ¿Te importa?”

“No especialmente. De todos modos, no había decidido ninguno para mí…”

Al oír eso, Jin aplaudió con entusiasmo.

“Entonces, nos gustaría que asumieras el rol de ladrón.” — dijo.

“¿Ladrón?” — repetí para estar seguro.

“Ya lo tienes. Estamos pensando en que ocupes una posición similar a la mía en el grupo, y el rol más adecuado para ello es el de ladrón. Técnicamente podrías ser un asesino como yo, pero teniendo en cuenta los requisitos para aprender las artes, ir con ladrón es más fácil para los principiantes.”

“Una posición similar…”

Una escena de antes en la mazmorra pasó por mi cabeza. La batalla entre Jin y el ogro gigante. ¿Quería que hiciera eso?

Afortunadamente, Jin aclaró rápidamente el malentendido.

“Permíteme aclararlo. En concreto, me gustaría que te encargaras de una parte de mi trabajo. Verás, mi posición en el grupo es doble: usar tácticas de guerrilla para acabar con nuestros enemigos, además de detectar monstruos y trampas. Es esto último lo que me gustaría que recogieras, Note.”

“¿Así que quieres a un ladrón en el grupo por sus artes de detección?”

“Exactamente. Con el tiempo también aprenderás técnicas de combate, pero por ahora nos centraremos en las artes Buscar Enemigo, Detección de trampas y Desmontaje de trampas — además de aumentar tu resistencia, por supuesto. Lo siento, sé que es mucho pedir.”

Así que ni siquiera me querían en combate… Es decir, me lo imaginaba, pero oírlo de verdad seguía siendo una especie de shock. La razón por la que quería convertirme en un aventurero era por todas las historias que había escuchado de los padres de Miya. Historias de monstruos formidables y victorias difíciles…

Cuando vi a Jin y a los demás luchar en la mazmorra, mi corazón se aceleró. Me alegré mucho ante la perspectiva de luchar junto a ellos. Lo anhelaba tanto, enormemente.

Pero comprendí muy bien el punto de vista de Jin. Sin una sola habilidad de combate, nunca alcanzaría a los otros Arrivers aunque empezara a entrenar tan duro como pudiera ahora.

Lo sabía, pero mentiría si dijera que lo había aceptado. Sabía lo extraordinarios que eran los otros miembros. Por eso los admiraba, por eso anhelaba luchar como ellos. Pero necesitaba dar prioridad a no ser una carga para ellos antes de poder pensar seriamente en eso.

Así que reprimí mis deseos internos, endurecí mis nervios y respondí a Jin.

“Está bien. Estoy feliz de que me den un papel tan importante, honestamente.”

“Lo siento mucho… Te prometo que también te enseñaremos los artes de combate una vez que le cojas el tranquillo a las cosas. Por ahora, sin embargo, vamos a hacer que te concentres en la precisión de esas tres artes específicas. Buscar Enemigo y Detección de trampas deberían tener una gran sinergia con Mapeo.”

Se decía que Buscar Enemigo y Detección de trampas, que revelaban las posiciones de los monstruos y las trampas tan comunes en la mazmorra, eran compatibles con las habilidades de tipo cartográfico. Si un poseedor de Mapeo utilizaba Buscar Enemigo, por ejemplo, la posición de cualquier monstruo que estuviera a su alcance se reflejaría en su mapa mental.

“En su mayor parte, seré yo quien te enseñe las artes. Puedo hacer muchas trampas yo mismo, pero Erin ayudará con las mágicas que están fuera de mi alcance. ¿Te parece bien?” — preguntó Jin, mirando a Erin.

Ella resopló y respondió secamente: “Bien.”

“Además, para aumentar la resistencia de Note… Force, ¿Podrías llevarlo a tus carreras matutinas?”

“Ugh, que molestia.”

Espera, ¿Eso era un sí o un no? No estaba seguro…

“Al final, Force, serás tú quien vigile a Note en la mazmorra mientras él practica Buscar Enemigo y Detección de trampas sin mí.”

“Espera.” — intervine — “¿Practicaré sin ti, Jin?”

“Bueno, sí… Verás, todavía tengo que encontrar un miembro para cubrir el puesto de tanque.”

Por supuesto. Jin era un tipo ocupado. No podía pasarse todo el tiempo cuidando de mí. Bajé la mirada, reflexionando sobre mi falta de consideración, cuando de repente Force levantó la vista como si se le hubiera encendido una bombilla en la cabeza.

“Hey, ¿Por qué no busco nuestro nuevo tanque en tu lugar?” — preguntó.

“Claro que no!” — gritaron inmediatamente Jin, Erin y Neme en armonía.

Tuve que preguntarme por qué se ensañaron con él, pero Erin procedió a dejar bien clara la razón.

“Lo único que harías es intentar reclutar a una chica guapa para el grupo, ¿No es así?”

“Claro que sí. ¿Cuál es el problema con eso?”

“El problema es que aceptarías a cualquiera con tal de que fuera guapa…”

“Claro que lo haría! Una chica guapa se unirá a los Arrivers, superaremos todo tipo de dificultades juntos, y todo desembocará en un romance agridulce! Eso es de lo que estoy hablando!”

“Eres absolutamente descarado… Tú eres la razón por la que necesitamos un nuevo tanque en primer lugar. Fue tu impenitente acoso sexual lo que hizo que Lyune renunciara.”

Erin se agarró la cabeza con exasperación. Incluso el siempre sonriente Jin parecía de repente agotado. Sin embargo, Force no era de los que se echan atrás.

“Eso no era acoso sexual! Se llama coqueteo! Ya sabes, lo normal que hacen los hombres y las mujeres cuando quieren acercarse.”

“¿Qué parte de comprobar cómo era su ropa interior en la lavandería todos los días, intentar espiarla mientras se bañaba y aprovechar cualquier oportunidad para tocarla — especialmente el pecho — es ‘normal’?”

Sí, eso definitivamente cruzó la línea. Mi opinión sobre Force estaba disminuyendo rápidamente.

“Está bien, tal vez mis deseos sacaron lo mejor de mí a veces… Pero, hey, ¿Qué va a hacer un hombre? Ya sabes lo que quiero decir, ¿Verdad, Note?”

“No, eso es asqueroso.”

No trates de hundirme contigo. Nunca le puse una mano encima a Miya. Soy un hombre recto y de corazón puro, si lo digo yo. Incluso si… incluso si soy un poco cobarde.

“¿Ves? Sólo eres un cobarde, Force.” — gruño Erin.

“Cállate! A diferencia de Lyune, tú sólo eres una niña de pecho plano y sin encanto.” — Force gritó de nuevo.

“¿Qué fue eso? Parece que quieres morir hoy, Force.”

Siguieron gruñendo el uno al otro. Debía estar alucinando para pensar que eran buenos amigos…

“Ya, ya. Cálmate, Erin. Incluso tu modesto busto puede madurar algún día. Puedes confiar en Neme, tu hermana mayor, en esto seguro!” — declaró Neme, levantando el dedo índice con una mirada de suficiencia.

Force y Erin miraron a Neme al mismo tiempo, deleitándose con su aspecto inocente e infantil. Y entonces, al unísono, ambos gritaron…

“No eres nadie para hablar, Neme!”