Seirei Gensouki V13 C5

Modo Noche

*Último Capítulo que se publicara de esta novela, este proyecto queda dropeado hasta nuevo aviso*

Capítulo 5: Hacia Rodania

Tras la conclusión del simulacro de batalla, Rio y las demás regresaron a la ciudad fortaleza cercana y subieron inmediatamente a los barcos encantados para dirigirse a Amande.

El problema era que Hiroaki había perdido el control de su Arma Divina y estuvo a punto de dañar a los espectadores. Provocar un fenómeno de esa envergadura y ser incapaz de controlarlo era simplemente espantoso. Si esto hubiera ocurrido antes de la llegada de Christina, el Duque Huguenot se habría limitado a dar las gracias a Rio y a Orphia, evadiendo al resto sin culpar a Hiroaki, pero no fue el caso esta vez.

Al final, la batalla terminó sin incidentes gracias al trabajo en equipo de Rio y Orphia, pero Christina insistió en abordar el tema, afirmando que algunas cosas merecían una respuesta agresiva. Además, los ataques de Hiroaki hacia Rio también fueron blanco de críticas por ser demasiado desproporcionados. Sin embargo—

«Eso fue en parte a petición mía, ya que lo incité a hacerlo.»

A petición del propio Rio, no se aplicó ningún castigo. Hiroaki también parecía ser consciente de que había cometido un error, ya que aceptó la reprimenda de Christina mientras el barco encantado se dirigía a Amande.

Al llegar a Amande, por fin llegó el momento de interrogar a Charles y a Alfred. El interrogatorio iba a tener lugar en una sala de reuniones en la finca de Liselotte. Participarían Christina, el Duque Huguenot, Rio, Liselotte y Aria.

Originalmente, la escolta de Christina, Vanessa, también debía estar presente, pero Christina había revocado su asistencia debido a la incertidumbre de si podría mantener la calma ante su hermano mayor, Alfred. Rio y Aria estaban allí como sus sustitutos.

Con su magia sellada con grilletes y sus cuerpos inmovilizados, Charles y Alfred fueron llevados ante ellos.

«Es el momento del interrogatorio. Tengo varias preguntas.» — dijo Christina. Se sentó en el sofá frente a ellos mientras ellos permanecían de pie.

«¿Un interrogatorio ahora…? Un poco tarde, ¿No?» — preguntó Charles dudoso.

Por supuesto, esperaba que hubiera un interrogatorio. Pero debería haber habido muchas oportunidades de interrogarlo en el tiempo que tardaron en llegar a Amande, y probablemente por eso sentía curiosidad por el motivo del retraso.

Christina permaneció en silencio con cara seria.

«Además, parece que hay gente de fuera presente.» — Charles miró a Liselotte, seguido de una mirada a Rio y Aria, y luego se preguntó si Christina tenía la intención de llevar a cabo un interrogatorio en el que pudieran filtrarse los secretos de su reino.

«Como princesa, soy yo quien hace las preguntas aquí, pero… bueno, está bien. Te responderé. La respuesta a tu primera pregunta es porque sé que no tendrás ninguna información especialmente útil para empezar. No había necesidad de interrogarte apresuradamente.»

«¿Qué has dicho…?» — Charles frunció el ceño ante la respuesta despectiva de Christina. Parecía que su orgullo estaba herido. Mientras tanto, no había ningún cambio en la expresión de Alfred a su lado.

«La respuesta a tu segunda pregunta es porque has provocado al Reino Galarc al desplegar un ejército tan grande justo al frente de la frontera. Lady Liselotte tiene derecho a estar aquí en nombre del Duque Cretia, a quien se le encomendó la defensa de la frontera del reino. También está obligada a explicar los detalles de lo sucedido al Reino Galarc. Es natural que esté presente como parte interesada.» — explicó Christina. Era como si estuviera cuestionando la comprensión de Charles.

«Nngh…» — en este momento, era evidente que lo estaban menospreciando. Charles se dio cuenta de ello y apretó los dientes con frustración.

«Ahora, es el momento de mis preguntas.»

«¿Y crees que voy a responderlas?» — Charles espetó inmediatamente a Christina con una mirada desafiante.

«¿Quién sabe? Sólo estoy haciendo las preguntas. Eres tú quien debe pensarlas y decidir si contestas o no, ¿Correcto? ¿O es que eres incapaz de hacer tus propios juicios sin las órdenes del Duque Arbor y Reiss? ¿Entonces quieres que te ordene responder?» — Christina ladeó la cabeza, asombrada, desechando con frialdad la actitud rebelde de Charles.

«¿Qué…?» — la respuesta, completamente inesperada, dejó a Charles sin palabras. Sin embargo, pareció darse cuenta de que se estaban burlando de él, ya que su humillación era evidente en su rostro.

«¿Estás satisfecho de que tus dudas se hayan aclarado ahora?» — Christina sonrió con insinceridad.

«M-Mentirosa! Si eso fuera cierto, no te molestarías en hacer un interrogatorio! Debes hacer este interrogatorio porque tengo información que quieres!» — objetó Charles sorprendido.

Christina suspiró dramáticamente — «Mm… Como dije antes, no te veo como una fuente de información en esta situación. Este interrogatorio es más bien una muestra de buena fe hacia el Reino Galarc. Al contar con la presencia de Lady Liselotte, puedo transmitir mi intención de compartir información con el Reino Galarc y obtener su confianza. También tengo la intención de hacer lo mismo con el rey Galarc, si es necesario.» — explicó con gran exasperación. No, ella creó a propósito la ilusión de hacerlo, para demostrar que no tenía expectativa alguna en él.

En realidad, era muy importante dar a las partes interesadas la oportunidad de hacer preguntas cuando se trataba de resolver conflictos.

«Así que estás diciendo que mi interrogatorio es sólo un show… Nada más que un ejemplo.» — para Charles, no había mayor humillación.

«Dependería de que tuvieras alguna información útil. Eso, y tu actitud, supongo. Si puedo considerar que eres un noble orgulloso del Reino Beltrum, entonces no te avergonzaré más de lo necesario.»

Ella no tenía expectativa alguna sobre él. Eso fue lo que Christina transmitió a través del encogimiento de hombros, antes de dejar un hilo de esperanza para Charles al final.

«Ugh…»

La desgracia tan prominente en la expresión de Charles parpadeó débilmente. Su orgullo se había agitado ante la posibilidad de no ser despreciado. Tenía la esperanza de poder cambiar las circunstancias a su favor sólo con su actitud.

«Ahora comenzaré el interrogatorio.»

«¿Qué información buscas?» — preguntó Charles con una expresión conflictiva.

«El hecho de que la facción del Duque Arbor tiene fuertes lazos con el Imperio Proxia, y que el intermediario entre ambos es un hombre llamado Reiss, ha quedado demostrado a través del incidente de esta vez. Si esto es así, los hechos basados en esta premisa se demostrarán a su debido tiempo. Esta es la premisa principal, pero me pregunto si puedes entenderla.»

«…» — no podía negarlo. No creía que le creyeran, aunque lo hiciera. Charles se mordió el labio con amarga frustración.

«No voy a juzgar el impacto de las acciones de la facción del Duque Arbor en el reino por ahora. Lo que queremos saber no es el objetivo del Duque Arbor, sino el del Imperio Proxia. Eso, y lo que su embajador, Reiss, estaba tramando al acercarse a ustedes.»

«Nos pusimos en contacto durante el incidente en el que el reino perdió uno de sus territorios por la repentina incursión del Imperio. Este error fue cometido nada menos que por las débiles medidas políticas de Su Majestad y el Duque Huguenot hacia el Imperio. Nuestra facción Arbor fue la que impidió que se tomaran más territorios. Los objetivos del Imperio Proxia…»

Estaban más allá de su conocimiento. No había forma de que todo les fuera revelado. Por supuesto, Reiss había declarado — «Tampoco deseamos expandir innecesariamente el frente de guerra.» — durante sus negociaciones, pero incluso Charles sabía que Christina no estaba preguntando eso.

«Sé que debieron unir sus fuerzas porque las intenciones superficiales de la otra parte se alineaban con sus intereses, pero no se sabe lo que estaban pensando detrás de escena. ¿No lo consideraron?»

«Por supuesto que lo consideramos.»

«¿Eres consciente de que Flora fue secuestrada durante su visita a Amande cuando la ciudad estaba siendo atacada?»

«Recibí noticias de eso, sí…» — ¿Era eso relevante ahora?

«Entonces, ¿Sabías que Reiss Vulfe era uno de los secuestradores?»

«¿Qué…?»

«¿Sabías que el autor del secuestro era Lucius Orgueil, un antiguo noble del Reino Beltrum?»

«¿E-Eh? E-Eso es absurdo… Por qué… Lu… ¿Lucius? ¿Por qué el nombre de ese hombre aparece aquí…?» — Charles estaba completamente desconcertado por las consecutivas preguntas de Christina. Incluso Alfred, cuya expresión no había cambiado hasta ahora, ensanchó mucho los ojos.

«La facción Arbor colaboró con el embajador Reiss del Imperio Proxia y el mercenario Lucius para planear el secuestro de Flora. Si esa verdad se hiciera pública, estoy seguro de que sería todo un escándalo para la facción del Duque Arbor. ¿Tienes algo que decir en tu favor?»

«N-No lo sé. No sé nada de esto… No he oído nada! Padre… Padre puede saber algo…» — Charles sacudió la cabeza furiosamente.

«Bueno, ya me lo imaginaba. Por eso, para empezar, no tenía expectativa alguna… Pero tu reacción implica que sabes de Lucius. ¿Tiene algún tipo de relación con la facción Arbor?» — preguntó Christina.

«N-Ninguna! Definitivamente no la tiene! Eso sería imposible.»

«¿Cómo puedes estar tan seguro?»

«Eso es porque…!» — Charles tropezó con sus palabras, su expresión repentinamente parecía dolorida.

En cambio, Christina se limitó a mantener la calma mientras lo interrogaba — «¿Porque?»

«S-Su casa se arruinó… Puede que guarde rencor hacia nuestra familia por ello.» — Charles tenía una mirada terriblemente sospechosa.

«¿Qué hicieron ustedes?»

«Eso es…» — no quiero decirlo. Es demasiado difícil de decir en voz alta.

Alfred habló por primera vez — «Los detalles son un poco peculiares, pero en resumen, fue un chivo expiatorio.»

«Ahora que lo pienso, Lucius era un destacado candidato a la Espada del Rey. Naturalmente, lo conocías, ¿Es correcto?»

«Sí.»

Christina miró a Rio, que estaba de guardia junto a Alfred, y luego preguntó por Lucius — «¿Qué clase de hombre era Lucius Orgueil?»

«Su comportamiento era un poco problemático, lo que le daba fama de gamberro poco sincero, pero era un hombre con un talento excepcional en la espada.»

«Comportamiento problemático. ¿Eso quiere decir que su lealtad a la familia real era tan inexistente que no sería extraño que planeara el secuestro de Flora?»

«Eso es… Era el hijo pródigo con poca conciencia de que era un heredero noble, pero no estaría de acuerdo con la afirmación de que no tenía lealtad alguna a la familia real. Sin embargo, no puedo decir que siga siendo así ahora que su casa ha caído.»

«¿Cuándo cayó la Casa Orgueil?»

Alfred pensó un segundo antes de responder — «Hace aproximadamente quince años, diría yo.»

«Lo llamaste chivo expiatorio, pero ¿Por qué cayó la Casa Orgueil?»

«Para empezar, la Casa Orgueil tenía una influencia mínima en la corte real. No sería una exageración decir que el destino de su casa dependía del éxito de Lucius. Sin embargo, para su propia perdición, Lucius tenía demasiado talento. Eso no divertía a quienes los rodeaban, que se enorgullecían demasiado de su posición social. Lucius también tenía la tendencia a mirar por encima del hombro a los que no tenían talento, por lo que se ganó mucho resentimiento. Como resultado, su padre perdió su trabajo cuando se armó un escándalo sobre su cabeza. Las críticas hacia Lucius se hicieron más fuertes y sufrió un terrible acoso. El que movía todos los hilos en las sombras era Charles, el de allí.»

«Guh…» — Charles desvió la mirada torpemente.

«Entonces, un día, desapareció por completo. Por supuesto, hubo quienes reconocieron su talento y quisieron retenerlo, pero para empezar Lucius no era de los que viven atados. Algún día habría huido.» — dijo Alfred con una mirada distante, reflexionando sobre el pasado.

«Ya veo. Sir Amakawa, ¿Había algo que quería preguntar con respecto a Lucius?» — Christina invitó repentinamente a Rio a hablar, preguntándose si había alguna información que quisiera conocer.

«Entonces… ¿Sabes dónde está Lucius ahora?» — Rio fue directamente al grano.

«No. No conozco los detalles de lo que pasó después, aunque sí he oído rumores de que estaba trabajando activamente como mercenario… ¿Por qué quieres saberlo?»

¿Tiene algún tipo de conexión con Lucius? Alfred miró a Rio como si quisiera preguntar eso.

«Después de convertirse en mercenario, ese hombre mató a mi madre sin otra razón que su propio placer. No puedo ignorar su existencia sabiendo que aún está vivo.» — respondió Rio sin rodeos.

«Ya… veo…» — Alfred quedó algo sorprendido, quedándose sin palabras. Charles también escuchaba en silencio.

Al final, no obtuvieron ninguna información de utilidad. Enterarse del pasado de Lucius sólo aumentó la irritación de Rio.

Así que es exactamente lo que esperaba, huh… Si quiero obtener alguna pista, tendré que moverme yo mismo.

En otras palabras, tenía que marchar él mismo hacia el territorio enemigo. Rio se armó de valor en silencio.

▼▼▼▼

El interrogatorio continuó durante algo menos de una hora, momento en el que la investigación llegó a su fin. Charles fue conducido fuera de la sala por el Duque Huguenot, Liselotte y Aria. Esto fue para que el Duque Huguenot realizara su propia investigación sobre Charles.

Sin embargo, Alfred permaneció en la habitación. Rio también permaneció como escolta, dejando a los tres, incluyendo a Christina, en la habitación.

«Con el debido respeto, ¿Sería mejor llamar a Vanessa para que actúe como su escolta en lugar de a mí? Soy consciente de que puede haber cosas que no quieras discutir ante mí.» — sugirió Rio a Christina antes de empezar a interrogar a Alfred.

«Está bien. Vanessa carece de la compostura necesaria para estar presente en este momento, y está muy por debajo de ti en cuanto a su capacidad como escolta. Por supuesto, me gustaría que se abstuviera de difundir lo que escuche aquí, pero le prometo que no se verá perjudicado por su conocimiento de la discusión. Por favor.» — dijo Christina con un poco de timidez.

«Entiendo. En ese caso, permita que me quede.»

«Muchas gracias. Así están las cosas, así que no es necesario que tengas consideración, Alfred. ¿Te has preparado mentalmente?» — Christina se volvió hacia Alfred y le preguntó.

«Preparado cuando tú lo estés.» — Alfred asintió obedientemente.

«El hecho de que la Espada del Rey se uniera al grupo de búsqueda significa que Padre dio algún tipo de orden para que lo hicieras. ¿Es eso correcto?» — preguntó Christina, confirmando primero los hechos.

«Sí.»

«¿Qué tipo de orden fue? ¿Te dijeron que me apresaras y me llevaras a la capital?» — la expresión de Christina era de disgusto, pero al mismo tiempo de cierta esperanza.

«En el momento de la partida, Su Majestad me dio esta orden: sigue a Charles y cumple con tu deber.»

«¿Qué deber sería ese?»

«Proteger a Su Alteza.» — respondió Alfred con rigidez.

«¿Protegerme?» — el rostro de Christina se torció de sospecha.

«Sí.»

«¿Qué… significa eso?» — preguntó Christina tras una larga pausa.

«El deber que me encomendó Su Majestad fue el de protegerte.»

«Tus acciones contradicen tus palabras. Si Sir Amakawa no hubiera llegado, sin duda habría sido capturada por ti. ¿Estás diciendo que tenías la intención de cambiar de opinión durante esa batalla y traicionar a Charles?»

«No…»

«¿Entonces qué quieres decir?» — preguntó Christina con ligera irritación.

«No puedo decir más que esto en este momento.» — Alfred negó lentamente con la cabeza.

Christina frunció los labios con disgusto. Quien le había ordenado salir del castillo no era otro que su propio padre.

¿Qué orden le había dado ese padre a Alfred? ¿Cuál era esa discrepancia entre el hombre que se unió al grupo de búsqueda para capturar a Christina y la explicación que Alfred acababa de dar? Sospechó que había un objetivo particular en juego.

«¿Puedo pedirle su opinión, Sir Amakawa, como el que realmente cruzó espadas con él? ¿Dónde están las verdaderas intenciones de Alfred? ¿Crees que se puede confiar en las palabras de este hombre?» — Christina tomó un pequeño respiro e interrogó a Rio de forma implorante. Alfred no era el tipo de hombre que mentía fácilmente. Christina lo sabía mejor que Rio, pero aun así pidió la opinión de Rio.

«No puedo imaginar que sus palabras sean una invención. Sin embargo…»

«¿Tienes otras preocupaciones?»

«Supongo que podría llamarse una sensación extraña. No puedo explicarlo bien, pero recordándolo ahora, parecía que había dudas en las acciones de Alfred.»

«¿Dudas?»

«Sí. Si realmente estaba tratando de capturar a Su Alteza, creo que habría sido capaz de resolver las cosas mucho más rápido. Charles y Reiss eran conscientes de nuestra fuerza de combate de antemano, así que prepararon una emboscada después de dividir nuestras fuerzas. En otras palabras, si hubiera capturado a la princesa Christina antes de que el grupo de Sara o yo pudiéramos venir corriendo, habría obtenido un rehén y solucionado las cosas inmediatamente. Sin embargo, por lo que escuché de Orphia después, no parecía muy interesado en luchar, y parecía que se estaba conteniendo.»

Por eso había algo que me parecía extraño. Alfred no se había dedicado por completo a capturar a Christina.

Incluso si no hubiera sido Christina, la situación habría cambiado si hubiera tomado un solo rehén, así que era difícil imaginar que su verdadera intención fuera capturarla.

Aunque, en el momento en que Rio peleo con él, había estado tratando de resolver las cosas a la mayor velocidad posible sin contenerse, por lo que no se percibía ninguna duda por su parte…

«¿Es posible que Alfred estuviera tratando de cumplir la orden de su majestad desde la posición en la que se encontraba? Necesitaba actuar como si siguiera las órdenes de Charles para proteger a su objetivo, pero al hacerlo aumentaría la posibilidad de que Su Alteza escapara, por lo que sólo podía actuar con indulgencia sin que Charles se diera cuenta. Quizás estoy pensando demasiado las cosas…»

Si eso era cierto, era un intento bastante torpe.

Sin embargo, una vez que Rio habló tan lejos, la expresión de Alfred se crispó. Christina le miró la cara con atención para no perderse ningún cambio de expresión.

«¿Cuál es, Alfred?»

«No… yo…» — Alfred desvió la mirada torpemente, luchando por hablar. Se hizo el silencio en la habitación.

«Esa es una mirada bastante culpable.» — señaló finalmente Christina con inquietud.

«Ya soy tu prisionero. Estoy dispuesto a aceptar cualquier castigo que me caiga encima.»

Alfred inclinó la cabeza como si ofreciera su cuello.

«¿Acaso buscas que te juzgue?»

«…»

«Suficiente. Dejaré de lado tu castigo por ahora. Resiste ser un prisionero por el momento.» — dijo Christina con un suspiro.

«Entendido.» — Alfred asintió, inclinando la cabeza.

▼▼▼▼

La mañana después de llegar a Amande…

La noche anterior, Rio y las demás se habían quedado en la finca de Liselotte. Hoy, Sara, Orphia y Alma se irían por separado para volver con Miharu y actuar como su escolta.

«Entonces nos iremos ahora.»

Sara y las demás se despidieron frente a la finca. Las despidieron no sólo Rio y Celia, sino también Christina, Vanessa, Kouta y Rei, que habían viajado con ellas. Además, Liselotte, Flora, el Duque Huguenot y Roanna también estaban presentes.

Al haber recibido una orden de arresto domiciliario por su berrinche del día anterior, Hiroaki no estaba presente.

«Muchas gracias por todo. Si no fuera por Sir Amakawa y por todas ustedes, seguro que nos habrían capturado en Cleia.» — dijo Christina al despedirse en nombre de las demás.

«En absoluto. No pretendo menospreciar lo que sentimos con una frase tan cliché, pero les deseo buena suerte en sus futuros esfuerzos.» — Sara también respondió en nombre de Orphia y Alma.

«Gracias, en serio… No pensé que nos separaríamos tan pronto.» — dijo Celia con tristeza, con los ojos llenos de lágrimas.

«Por favor, no te sientas mal. Puede que aparezcamos de repente en algún sitio.» — dijo Sara.

«Sí. Yo también quiero volver a visitarlas.» — dijo Celia.

Orphia se sumó — «Reunámonos algún día.»

«Me apetece mucho.» — añadió Alma.

«Sí!» — Celia asintió contenta.

Qué lástima… Me habría encantado recibirlas en Rodania e invitarlas a nuestra causa. Sin embargo, esa Miharu que mencionaron es alguien importante — con Sir Amakawa incluido, ni siquiera la realeza tendría tantas figuras capaces como su escolta. He oído que la chica Aishia también está a otro nivel… ¿Qué es lo que pasa con su entorno? Pensó el duque Huguenot, mirando a Rio. No sólo tenía él mismo habilidades milagrosamente poderosas, sino que estaba rodeado de otras personas brillantes. Era como un tesoro de personal excepcional.

Solamente haciéndote enemigo de Rio, uno se estaría haciendo enemigo de Satsuki, Liselotte, e incluso el Rey Galarc en el peor de los casos — un pensamiento aterrador. Y ahora Christina también estaba incluida en ese grupo.

Tal vez el incidente con Sir Hiroaki resultó ser lo mejor.

Si Hiroaki hubiera ido demasiado lejos con su envidia, podría haber causado una situación aún más problemática. Aunque eso significaba que la previsión de Christina había dado en el clavo…

En cualquier caso, él repelió a 5.000 soldados, esto es un hecho. Su fama sólo crecerá exponencialmente a partir de aquí. Tengo que encontrar una manera de vincularlo a Restauración, decidió el Duque Huguenot.

▼▼▼▼

Después de despedir a Sara y a las demás, le tocó al grupo de Rio partir. Desde aquí debían dirigirse a Rodania usando el barco encantado de Restauración. Se despidieron en el jardín de la finca de Liselotte, igual que cuando se fue el grupo de Sara.

«Entonces vendré a visitarte en una fecha posterior. Gracias por ocuparte del asunto de Satsuki.» — dijo Rio a Liselotte.

«No hay problema. Estoy segura de que Su Majestad dará una respuesta favorable cuando sepa de tus servicios. Por favor, espéralo.» — dijo Liselotte con una risita.

«Estaré esperándolo.» — Rio aceptó sus palabras como un halago. Sin embargo, François llegaría a valorar este incidente mucho más de lo que Rio imaginaba.

«Nos vemos de nuevo, Aria. Me ha gustado mucho volver a hablar contigo.» — Celia también se despidió de su vieja amiga.

«Lo mismo digo. Me alivió ver que estabas a salvo. Volvamos a hablar si tienes la oportunidad de visitar Amande.»

«Sí. Puede que vuelva a visitar la finca para una cena en el futuro, así que en esa ocasión.»

«No puedo esperar.» — Aria le sonrió ligeramente a Celia y asintió. A poca distancia, las colegas de Aria — incluyendo a Cosette y Natalie — observaban.

«Así que Aria realmente tenía amigas fuera del trabajo.»

«¿Verdad? Pensé que el trabajo era su amiga.»

Sorprendidas al ver una cara que normalmente no mostraba, las asistentes susurraron entre ellas con curiosidad.

«Puedo oírlas, saben.» — dijo Aria con frialdad.

▼▼▼▼

Esa tarde, Rio y los demás llegaron por fin a Rodania. Tras desembarcar en el gigantesco lago junto a la ciudad fortaleza, navegaron hacia el puerto.

La tripulación se preparó rápidamente para que bajaran del barco, y finalmente desembarcaron. Primero fueron las hermanas de la realeza, Christina y Flora, escoltadas por Vanessa a través de la rampa que conectaba con el puerto.

Les siguieron Rio, una Celia encapuchada ocultando su rostro, Kouta y Rei, y luego el Duque Huguenot, Roanna e Hiroaki. Celia ocultaba su rostro con una capucha porque Charles aún no sabía que viajaba con ellos. Charles iba a desembarcar después de ellos y no sería bueno que se diera cuenta de que Celia estaba aquí y armara un revuelo de camino a la prisión, así que decidieron ocultar su rostro por el momento.

Un barco encantado había sido enviado con antelación para avisar de la llegada de Christina, así que los nobles de alto rango de Restauración estaban todos alineados en una fila en el puerto. Cuando vieron a Christina detrás de Vanessa, todos se pusieron la mano sobre el pecho e inclinaron la cabeza en señal de respeto.

«Vaya…»

«Es increíble.»

Kouta y Rei se sintieron abrumados por esa vista. Era a la princesa a la que se le mostraba respeto, pero les daba la ilusión de que ellos también se habían convertido en personas importantes. A Hiroaki debían mostrarle ese respeto desde que llegó a este mundo como héroe, así que su arrogancia de repente tenía sentido. Aunque por el momento estaba bastante callado…

Había sido difícil distinguirlo durante el viaje de Kouta y Rei en su huida, pero fue en este momento cuando les recordaron que Christina era realmente una princesa.

Entonces, de entre la masa de nobles que se había reunido para recibirlos, un hombre con ropas notablemente más elegantes que el resto se adelantó. Era el Marqués Rodan.

«Bienvenida, princesa Christina.» — dijo a modo de saludo, adelantándose a los demás.

«Gracias por el recibimiento.» — dijo Christina mientras miraba a su alrededor.

Ataviada con un vestido de repuesto prestado por Flora, estaba hermosa y pulcra, dando la sensación imponente de la realeza. No derrochaba especialmente sus encantos, pero todos los nobles masculinos más jóvenes estaban cautivados por su belleza.

«Soy indigno de tales palabras. Todos hemos esperado este día con cada fibra de nuestro ser. Según los informes, hemos oído que Su Alteza ha tomado cautivos a Charles, la mano derecha de nuestro archienemigo el Duque Arbor, y a Sir Alfred Emarle, la Espada del Rey. Qué espléndido!» — el Marqués Rodan elogió a Christina mientras estaba radiante.

«La captura de Charles y Alfred fue obra de Sir Amakawa. Asegúrate de darle la cálida bienvenida de un invitado de estado.»

«Como desee.» — se inclinó el Marqués Rodan — «Ahora… No podemos tener a Su Majestad hablando de pie por más tiempo. Cambiemos de lugar. Yo también debo preparar su bienvenida.»

«Sí. Pero antes, ¿Puedo confiarte el transporte de los prisioneros?»

Christina se giró para mirar la nave encantada que había detrás de ella. Alfred y Charles aparecieron en la parte superior de la rampa, atados con esposas.

«Ooh…»

Todos los nobles se agitaron ruidosamente ante esa vista. Los dos eran figuras muy conocidas en Beltrum — Alfred era el caballero más fuerte del reino. Eran conscientes de ello por el aviso previo que recibieron, pero ver a los prisioneros reales seguía siendo sorprendente.

Alfred ignoró las miradas, poniéndose de pie con dignidad.

«Guh…» — Charles desvió la mirada, con humillación en su rostro.

«Llévalos.» — se mofó el Duque Huguenot, ordenando al caballero que los llevara por las cadenas conectadas a sus esposas.

«Sí, señor!»

Los caballeros los arrastraron por la rampa tirando de las cadenas. Luego, los llevaron a otro lugar bajo la mirada del público.

Después de observar eso, Rio y los demás también comenzaron a caminar.

▼▼▼▼

Después, Rio y los demás se trasladaron a la casa de huéspedes junto a la casa del Marqués Rodan. En un salón se podía celebrar una pequeña fiesta. Todavía era por la tarde, pero después de tener en cuenta su cansancio por el viaje, se decidió que la fiesta de bienvenida se celebraría sin esperar a las horas de la noche.

Los asistentes se redujeron al mínimo, la participación se restringió a unos pocos nobles elegidos por el Duque Huguenot y el Marqués Rodan. Sin embargo, incluso entonces había más de un centenar de nobles en el lugar, así como cocineros, sirvientas y músicos, por lo que el lugar estaba repleto de gente. El formato de la fiesta era el de un buffet a pie, por lo que la gente se movía constantemente y mantenía conversaciones por todo el salón.

Al fondo del local se encontraban Christina, Flora y Celia, así como el Duque Huguenot y el Marqués Rodan. Por cierto, la ausencia de Hiroaki en el banquete se había explicado porque se sentía mal, y Roanna le hacía compañía.

«Sin embargo, nunca imaginé que Su Alteza estaría acompañada por Lady Celia. Y con su prometido Charles Arbor a cuestas.» — dijo el marqués Rodan con una mirada curiosa.

Los acontecimientos de su rescate le fueron explicados al igual que al Duque Huguenot, pero era comprensible que estuviera intrigado por las circunstancias.

«La profesora Celia es demasiado buena para estar casada con un hombre así.» — dijo Christina.

«Hahaha! En efecto, Lady Celia es una genio mucho mejor de lo que se merece.» — el Marqués Rodan se rio con ganas, pero la curiosidad de carácter fuerte en sus ojos no desapareció.

«No podemos incomodar al Conde Claire, que sigue afiliado al gobierno principal, así que la afiliación de la profesora Celia a nosotros se mantendrá lo más secreta posible por el momento. Puede ser difícil de ocultar internamente, pero también podría interferir con las investigaciones — asegúrese de que ninguna palabra de esto llegue a los oídos de Charles.» — advirtió Christina.

Probablemente había espías entre ellos, por lo que Christina no creía que pudieran evitar que la noticia de la presencia de Celia en Restauración llegara al gobierno principal, pero que ese hecho se anunciara públicamente o no cambiaba las circunstancias. Además, con Charles como rehén, no le pasaría nada al conde Claire.

«Estoy al tanto. Puede contar con ello.» — aceptó el Marqués Rodan.

«Todos los aquí presentes han recibido una explicación y comparten el mismo entendimiento. Los grandes esfuerzos de Sir Amakawa también se han extendido, convirtiéndolo en el centro de atención.» — dijo el Duque Huguenot, mirando a Rio, que estaba rodeado de jóvenes nobles a poca distancia.

Fuiste tú quien tentó a las damas hacia él, ¿Y tienes el descaro de decir eso? pensó Christina con un pequeño suspiro. Los banquetes como éste eran un lugar para que los nobles conocieran gente nueva, así que mientras las molestias no causaran un daño real, ni siquiera ella podía hacer una crítica directa.

Sin embargo, las técnicas de seducción de tales damas probablemente tendrían poco efecto en él, ya que normalmente estaba rodeado de mujeres jóvenes como Celia y Sara. De hecho, Rio respondía de forma amistosa, pero parecía un poco incómodo. No era sólo la imaginación de Christina.

«Hmph…» — Celia hinchó las mejillas haciendo un ligero mohín.

▼▼▼▼

Mientras tanto, en otro lugar del local de la fiesta, Kouta y Rei alcanzaban los extravagantes platos de las mesas.

«Hmm, la comida es buena. Pero todavía hay una discrepancia aquí, Kouta.» — dijo Rei, viendo a Rio estar rodeado de mujeres.

«Bueno… Es natural que Haruto sea popular. Es tan genial como Rui; es fuerte y de alto rango como un noble.» — él era perfecto, sin defectos, explicó Kouta.

«Basta ya. Sólo haces que demos más pena.»

«Tú empezaste…»

«De todos modos, los hemos seguido hasta aquí, pero ¿Qué hacemos ahora? La princesa Christina dijo que se ocuparía de nuestras necesidades vitales si nos quedábamos aquí, pero… Ooh, esta carne está buena.» — Rei se llenó las mejillas con un filete que había sido cortado limpiamente en un plato.

«Hablar o comer. Elige uno…» — dijo Kouta con cansancio.

«Por fin podemos comer algo caliente, y no quiero que se enfríe. Entonces, ¿Qué hacemos? Si nos dejan vivir aquí estaremos bien por ahora, al menos.»

«Si vamos a vivir aquí, entonces me gustaría tener algún tipo de trabajo, personalmente. No sólo quiero que me cuiden, quiero ser capaz de valerme por mí mismo.» — dijo Kouta con una pizca de pasión.

«Has crecido, Kouta.» — dijo Rei con seriedad. Creía que Kouta no habría sido capaz de sonar tan fiable si todavía le molestara la relación de Rui y Akane.

«No te burles de mí. ¿Qué quieres hacer entonces?» — Kouta se dio la vuelta avergonzado y le preguntó a Rei.

«¿Qué es lo que quiero? Yo… quiero vivir una vida fácil.» — dijo Rei con sinceridad.

«Palabras de un humano inútil…»

«Grosero. Todos piensan así al menos un poco. De todos modos… Con todo esto, probablemente podría seguir viviendo aquí. La comida es buena, y me estoy llenando.»

«Ya veo…»

De hecho, vivir aquí sería la opción más segura. Sin embargo, Kouta quería ser capaz de estar frente a Rui de nuevo con orgullo, por lo que quería ser una mejor persona. ¿Se cumpliría eso viviendo una vida despreocupada aquí? Se preguntó a sí mismo.

«No tiene nada que ver, pero ¿No notas que estas comidas tipo buffet tienden a llenarte más rápido de lo normal? Qué extraño.» — Rei exhaló, dejando su plato en una mesa cercana.

«No, estoy bastante seguro de que has comido mucho… Probablemente no te diste cuenta porque estabas probando todo tipo de platos poco a poco.» — respondió Kouta exasperado.

«Disculpen, ¿Tienen un momento los dos?» — los llamó alguien. Era un grupo formado por dos hombres de mediana edad y dos chicas bonitas que parecían ser sus hijas.

«Ah, sí. ¿Qué pasa?» — Rei enderezó su postura por reflejo.

«Oh, sólo queríamos hablar con ustedes. Soy el Barón Dirk Dandy, y éste es el Barón Gilbert Belmond. Un pariente mío.»

«Erm, soy Rei Saiki. Este es mi compañero de clase, Kouta Murakumo. Encantados de conocerlo.»

Rei devolvió el saludo al estilo Strahl de forma incómoda.

Detrás de él, Kouta inclinó la cabeza nerviosamente — «Encantado de conocerlo.» — añadió.

«Hahaha, no hay necesidad de estar tan rígido. Así es, permíte que les presente a nuestras hijas. Adelante.» — dijo el Barón Dandy de forma amistosa, dirigiéndose a sus hijas. Las dos bonitas chicas que estaban detrás de ellos se adelantaron.

«Me llamo Rosa Dandy.»

«Yo soy Mikaela Belmond.»

Rosa y Mikaela inclinaron la cabeza con elegancia. Las dos eran algo más jóvenes que Rei y Kouta, con bonitos rasgos faciales. Desprendían un aire de modestia y elegancia.

«Es un placer conocerlas a las dos. Pueden llamarme Rei.» — la expresión de Rei se tensó bruscamente, su voz adquirió un tono prominente mientras se inclinaba de forma caballerosa. Sin embargo, el desafortunado destino de todos los hombres atrajo su mirada hacia el pecho abierto de su vestido. Especialmente hacia Rosa, cuyos pechos se hinchaban con un tamaño ligeramente desproporcionado para su edad.

Oooh! Kouta! Por fin ha llegado nuestro momento!

Con la cabeza aún agachada, Rei miró a Kouta con regocijo.

Rei, deja de ser una vergüenza. En serio.

Avergonzado por el repentino cambio de actitud de Rei, el rostro de Kouta se crispó mientras se esforzaba por mantener una sonrisa en su cara. Sin embargo, Rosa y Mikaela soltaron una risita, encontrando divertida su actitud.

«Encantada de conocerlo, Sir Rei. Siéntase libre de llamarnos también por nuestros nombres.» — sugirió Rosa.

«Con mucho gusto, Miss Rosa, Miss Mikaela.» — asintió Rei con tranquilidad.

«¿Está bien que me refiera a usted por su nombre también?» — preguntó Mikaela a Kouta.

«Ah, claro. No me importa…» — Kouta aceptó un poco nervioso.

«Muchas gracias. Es un placer conocerle, Sir Kouta.»

«Sí, lo mismo digo…» — Kouta perdió el aliento cuando Mikaela se dirigió alegremente a él.

Después de eso, una animada conversación se desarrolló entre ellos durante un rato. Como era de esperar de la nobleza, los barones y sus hijas dominaban el arte de la conversación, facilitando que Rei se volviera más hablador y que Kouta se relajara. Rosa se acercó naturalmente a Rei mientras Mikaela se acercaba a Kouta.

«¿Están seguras de que deberían hablar con nosotros? Para ser sinceros, no somos tan importantes.» — preguntó Rei de repente, como si la idea se le acabara de ocurrir.

«Hahaha, ese no es el caso en absoluto. Antes parecías estar absorto en la comida, así que era difícil hablarle. Estuvimos esperando una oportunidad para acercarnos todo este tiempo.» — dijo el Barón Dandy con una ligera sonrisa.

«Ya veo… Bueno, esto es embarazoso.» — Rei aceptó esas palabras con una mirada tímida. De hecho, se había acercado inmediatamente a la comida cuando comenzó el banquete. Parecía que sus propias acciones eran las que impedían a los nobles hablar con ellos. El rostro de Kouta también enrojeció al darse cuenta.

«Sin embargo, también es cierto que las personas a las que acompañó fueron un poco extravagantes. Estaban Su Alteza la Princesa Christina, la hija del Conde Clare, Lady Celia, e incluso el Caballero Honorario del Reino Galarc, Sir Amakawa.» — dijo el Barón Dandy, mirando a la zona donde estaban las personas mencionadas.

«¿No irás a saludar a Su Alteza y a los demás?» — preguntó Kouta.

«Aunque somos nobles, sólo estamos en el peldaño más bajo de la escala. No podemos hablar con los de mayor rango que nosotros tan fácilmente. Puede parecer que sólo estamos teniendo charlas agradables entre nosotros, pero hay una secuencia y una etiqueta adecuadas en estas conversaciones.» — el Barón Belmond se humilló y respondió con una sonrisa tensa.

Dicho esto, un noble de baja categoría no habría sido invitado por el Duque Huguenot y el Marqués Rodan a este evento. Tanto el Barón Dandy como el Barón Belmond eran nobles de bajo rango, pero habían ascendido a una posición fija y se les había dado permiso para participar hoy.

«Ya veo… Debe ser difícil.» — Kouta recordó lo asfixiante que era la sociedad noble.

«Al menos no somos nobles. Pueden sentirse libres de hablar con nosotros como un descanso de todo eso.» — dijo Rei en broma.

«Son muy graciosos.» — rio Rosa.

«Parece que las dos se están divirtiendo.»

Justo en ese momento, el Duque Huguenot y el Marqués Rodan se abrieron paso. Era la entrada de los dos grandes nobles de los que se jactaba Restauración.

«B-Buenos días.»

Kouta y Rei los saludaron cortésmente. Los Barones también inclinaron la cabeza en señal de respeto.

«Pueden estar tranquilos. Esta no es una fiesta formal, después de todo. Ahora que lo pienso, aún no me he presentado a ustedes dos directamente. Mis disculpas por el retraso, soy George Rodan. Encantado de conocerlos.» — el Marqués Rodan se presentó a Kouta y Rei con una sonrisa amistosa.

«Fuimos nosotros los que tardamos en presentarnos. Me disculpo por haber sido descortés. Mi nombre es Rei Saiki.» — dijo Rei inmediatamente.

«Yo soy Kouta Murakumo. Encantado de conocerlo.» — añadió rápidamente Kouta.

«Mhmm. Es un honor conocer a los dos que fueron convocados junto al gran héroe.»

«Efectivamente. He oído que los dos también tienen bastante talento.»

El Marqués Rodan y el Duque Huguenot elogiaron inmediatamente a Kouta y Rei.

«En absoluto. Sólo somos la escoria extra que fue convocada junto con el héroe.» — Rei sacudió la cabeza con modestia.

«Hahaha, no hay necesidad de ser tan humilde. He oído que los dos eran muy educados en su lugar de origen.» — dijo el Marqués Rodan.

«Ah, bueno… No es gran cosa…»

Rei y Kouta fruncieron el ceño. Los dos sabían que en Japón no eran más que estudiantes de secundaria normales.

La educación obligatoria no existía en este mundo, así que efectivamente tenían un poco más de conocimiento en comparación con los chicos y chicas de aquí, pero eso era porque el listón estaba bajo cuando se trataba de su entorno, y no porque fueran superiores. Eran conscientes de ello.

Además, habían conocido a mucha gente de este mundo que era más inteligente que ellos — incluso habían viajado con ellos.

«Abundan en esencia mágica y están dotados de talento como hechiceros también, George.» — le dijo el Duque Huguenot al Marqués Rodan con indiferencia.

«Oh, eso es maravilloso!» — la admiración del Marqués Rodan era casi exagerada.

«Hemos oído que tenemos mucha esencia, pero no hemos recibido mucho entrenamiento en magia.» — dijo Kouta. Lo único que podían utilizar era el encantamiento para la capacidad física, Augendae Corporis, así como algunos hechizos de ataque de menor categoría.

«Si me permites decir esto por tu propio bien — si tienes un talento, deberías intentar desarrollarlo. Habrá muchas oportunidades para los dos en el futuro.»

«Mhmm. Los dos parecen demasiado humildes para su propio bien. Sin embargo, deberíamos abstenernos de presionar demasiado a los jóvenes. Por favor, disfruten de la fiesta de hoy. Puede que conozcan a alguien maravilloso.» — el Marqués Rodan hizo eco de los sentimientos del Duque Huguenot y se rio en broma mientras miraba a Rosa y Mikaela.

«Haha, ya hemos conocido a personas maravillosas.» — respondió Rei con entusiasmo, desviando su mirada hacia Rosa.

Rei realmente se llena de orgullo en cuanto una chica linda le presta atención.

Esto no era nada nuevo, pero Kouta suspiró ante la aparición de la vieja costumbre de su compañero de clase.

El Marqués Rodan estaba sonriendo, con una luz aguda parpadeando en sus ojos por un momento — «Oh, eso es bastante fortuito entonces. Si hay una dama que te llame la atención, debes moverte con audacia y abalanzarte sobre ella. Aunque puede que te encuentres con rivales y prometidos.» — dijo con una sonrisa reprimida, despertando una sensación de pánico en Rei.

«Es cierto, la competencia debe ser feroz por una persona hermosa. Como Miss Rosa y Miss Mikaela.» — arrastrado por el tema del Marqués Rodan, Rei se volvió hacia Rosa y Mikaela.

Quien respondió no fue Rosa, sino su padre, el Barón Dandy — «Puedo parecer un padre cariñoso, pero como ambas son mujeres muy capaces, han recibido muchas propuestas. Pero aún no hemos encontrado una pareja para ella que reúna todas nuestras condiciones ideales. Como padre cariñoso, sólo quiero encontrar la mejor pareja matrimonial para mi querida hija, ya ves…» — dijo sombríamente.

Cuando la hija de un Barón se casaba con un noble de mayor estatus, normalmente acababa como concubina o segunda esposa de un noble mayor y senil. Los nobles con un fuerte deseo de ascender de estatus, por lo general, pretendían recibir un valor añadido en el matrimonio con su primera esposa. Por supuesto, también se aplicaba lo contrario. Incluso si los jefes actuales habían alcanzado una posición fija, las casas del Barón Dandy y del Barón Belmond eran iguales.

«Hmm. Por supuesto. Son encantadoras, después de todo. Lo que significa que estaría fuera de lugar ofrecerme como pareja de Miss Rosa. Ah, qué mala suerte.» — asintió Rei profundamente, dando una muestra de exagerada decepción. Sus experiencias hasta este momento le habían enseñado a no tener ni una sola gota de expectativa por ser popular, pero tal vez ésta podría ser su oportunidad. Sería una mentira decir que no estaba algo esperanzado en este momento.

En todo caso, Rei nunca había tenido una conversación tan animada con chicas tan bonitas como ellas en su vida. Para ser sinceros, el aspecto de Rosa era totalmente su tipo.

Pero, a fin de cuentas, probablemente estaba actuando amistosamente con él debido a la etiqueta social de la nobleza. Suponiendo que ese fuera el caso, Rei había aceptado que esta conexión terminaría después de que se separaran hoy, pero…

«Hahaha, tal vez sea un poco precipitado de su parte decir eso. ¿Qué te parece, Rosa? Ya has oído a Sir Rei.» — el Barón Dandy se rio con ganas y se volvió hacia Rosa.

«Es un honor. Sir Rei es un caballero muy interesante.» — contestó Rosa, nada disgustada en absoluto.

«¿Hmm?»

¿Qué significaba eso? Había esperado que lo ignoraran ligeramente, así que la inesperada respuesta hizo que Rei ladease la cabeza.

«¿Oh? En ese caso, ¿Qué le parece esto? Sir Rei, ¿Le gustaría ver a mi hija en privado un día posterior? Los dos deberían conocerse mejor primero.»

«¿Eh…? Eh, claro… Espera, ¿Qué?» — Rei asintió estupefacto ante la pregunta del Barón Dandy.

¿Eh? ¿Esto es… una promesa para una cita? ¿Podría ser esta mi oportunidad? Rei procesó tardíamente la situación.

«Estaré esperándolo, Sir Rei.» — Rosa se inclinó con una linda reverencia, avergonzada pero feliz.

«No, umm… Soy yo quien lo espera, Miss Rosa.» — respondió Rei, con la voz entrecortada.

¿En serio? Ha llegado mi hora! Se alegró en su corazón. Mientras tanto…

«Ugh…» — Kouta suspiró en silencio con exasperación.

▼▼▼▼

La fiesta terminó en las horas de la noche. Rio y Celia se quedarían en la casa de huéspedes y fueron conducidos cada uno a sus respectivas habitaciones. Sin embargo, Celia se dirigió inmediatamente a la habitación de Rio, ya que tenía algo que quería discutir.

«Voy a servir un poco de té. Por favor, siéntate allí, Celia.» — Rio se dirigió a la cocina y comenzó los preparativos para recibir a Celia como su invitada. A ambos les dijeron que podían llamar a las sirvientas de la casa de huéspedes para que les ayudaran, pero eran capaces de cuidarse solos, así que no era necesario.

Cuando Rio terminó de preparar el té, se sentó frente a Celia, que se había sentado en el sofá.

«Gracias. Siento importunarte cuando debes estar cansado por el largo viaje y la fiesta de bienvenida.»

Rio sonrió cálidamente para tranquilizarla — «Está bien, no estoy cansado. ¿Estás segura de que no eres tú la que está cansada, Celia? No estás acostumbrada a los viajes largos y hace tiempo que no asistes a una fiesta así, ¿Verdad?»

«Estoy un poco cansada, pero había muchas caras conocidas en la fiesta. Fue fresco y divertido volver a verlas después de tanto tiempo. Aunque también fue un poco cansado mentalmente.» — Celia sonrió ligeramente y se encogió de hombros.

«Entonces está bien. No pudimos hablar mucho durante la fiesta de bienvenida, así que estaba preocupado.»

Rio había sido acosado por los nobles de principio a fin, por lo que no había podido moverse libremente en absoluto. Celia había estado en una situación similar.

«Estuviste rodeado de chicas todo el tiempo, después de todo…» — dijo Celia, observando a Rio para ver su reacción. Ella también debía haber estado observando a Rio con atención durante la fiesta.

«Sí, pero no podía quitarte los ojos de encima por la preocupación.» — respondió Rio con una sonrisa algo solitaria.

«¿Eh? O-Oh. Ya veo. Ahaha.»

Celia se quedó sorprendida, su voz subió una octava. No podía mirar directamente a Rio por vergüenza. Había querido preguntar si le habían propuesto matrimonio, pero ese pensamiento se había desvanecido por completo de su cabeza ahora.

«Dejando eso de lado, Aishia sigue en forma de espíritu, ¿No? Sólo estamos nosotros aquí, así que deberías hacerla aparecer.» — dijo Celia apresuradamente, cambiando de tema.

«De acuerdo.»

Las partículas de luz se reunieron junto a Rio y tomaron la forma de Aishia. Ella procedió a dejarse caer en el asiento a su lado. Celia hinchó un poco las mejillas, pero la idea de poder ver a esos dos así sólo por un rato más le hizo desear que se quedaran así para siempre. Se tragó las palabras y corrigió su postura — «Umm, sé que es un poco tarde para decir esto, pero yo — yo voy a unirme oficialmente a Restauración como consejera de la princesa Christina.»

«De acuerdo.» — dijo Rio cariñosamente, como si ya lo supiera.

«Sé… Sé que les he causado muchos problemas a ti, a Sara, a Orphia y a Alma… Lo siento.» — Celia agachó la cabeza.

Rio negó lentamente con la cabeza — «No hay nada por lo que debas disculparte.»

«Eres demasiado amable…»

«En absoluto.» — Rio asintió alegremente.

«Ahora mismo no tengo nada a mi nombre, así que no puedo hacer otra cosa que darte las gracias… Pero seguro que algún día te lo pagaré.» — prometió Celia, expresando con firmeza sus intenciones.

«Realmente no me importa… Ah, es verdad. Olvidé que tenía que darte esto. Dissolvo.» — Rio recitó el hechizo para abrir el almacén espacio-tiempo. El espacio sobre la mesa se deformó, y apareció una pequeña bolsa llena hasta los topes.

«¿Qué hay dentro?» — se preguntó Celia, inclinando la cabeza.

«Los fondos para el viaje que el Conde Claire me confió antes de dejar Cleia. Hay una moneda de oro encantada, y unas 200 monedas de oro normales.»

«¿De padre…? ¿Te dio esta cantidad? ¿Incluso una moneda de oro encantada?» — los ojos de Celia se abrieron de par en par, sorprendida. Las monedas de oro encantadas eran monedas raras que se decía que tenían el valor de 100 monedas de oro. Cuando se combinan con las 200 monedas de oro, era una gran suma de dinero incluso para los nobles.

«Por favor, tómalo.» — dijo Rio, colocando la bolsa ante Celia.

«No puedo. Quédate con esto, Rio. Lo mires como lo mires, esta suma incluye tu recompensa. Seguro que papá dijo lo mismo, ¿No?» — Celia negó con la cabeza y empujó la bolsa llena de monedas hacia Rio.

«¿Lo dijo? No lo recuerdo bien. Lo acepté en nombre de los gastos de viaje, pero… En cualquier caso, no necesito este dinero. Originalmente pertenecía a tu padre, y lo necesitarás para pagar varias cosas durante un tiempo, ¿No? Deberías aceptarlo y usarlo.»

En realidad, Rio lo había recibido con el acuerdo de que el excedente de sus gastos de viaje sería su recompensa, y se había añadido bastante oro extra por ello, pero Rio fingió no saber nada al respecto.

La próxima vez que nos encontremos, voy a confirmarlo con mi padre.

Celia miró a Rio durante un largo rato — «Bien, lo tomaré prestado entonces. Pero definitivamente lo voy a devolver.» — aceptó el dinero con un ligero mohín.

Rio asintió satisfecho — «Bien. Además, hay una cosa más.» — levantó el dedo índice.

«¿Qué pasa…?» — Celia parecía un poco recelosa.

«Esta vez voy a recibir una finca en Rodania como recompensa por el incidente. Pero no tengo intención de vivir aquí, así que ¿Te gustaría quedarte allí en mi lugar?» — dijo Rio.

«¿T-Tu casa…?» — Celia se quedó sin palabras. Había considerado alquilar una casa durante un tiempo, pero no había esperado que le entregaran una finca entera.

«Sí. Por formalidades, la propiedad tendrá que ser entregada a mí, pero después podré transferirla a ti. Mañana me enseñarán las posibles propiedades, así que una vez que todo el papeleo esté hecho te entregaré todos los papeles—»

«E-Espera! Espera un minuto! No puedes hacer eso!» — Celia interrumpió las palabras de Rio alterada — «Puedes dejar todo a tu nombre y guardar todos los papeles tú mismo. Por favor!» — protestó ella.

«Pero, aunque tenga una mansión, no podré administrarla yo mismo.»

«La administraré yo. Tengo un trabajo preparado, así que usaré el dinero que gane para pagar el alquiler también. La mansión es algo que recibes por tus logros, ¿No? No puedo aceptarla.» — insistió Celia.

«Pero no necesito ningún alquiler…»

«No. Es una forma de distinción para ti, así que déjame pagarla como es debido.» — negó Celia con la cabeza decididamente.

«De acuerdo… Si insistes.»

«Bien. Cuando termines con todo el papeleo, escribamos un contrato formal. En algún momento antes de que te vayas.»

Antes de que me vaya. Se sintió algo apenado por esas palabras.

«Sí, hagamos eso…» — Rio accedió con un tono suave en su voz.

«¿A dónde irás después de esto?» — preguntó Celia.

«Estoy pensando en dirigirme al Imperio Proxia.» — respondió Rio con voz rígida.

«El Imperio Proxia… ¿Es por Reiss? ¿O porque estás buscando a la persona que mató a tu madre?» — preguntó Celia con temor.

«Ambas cosas, supongo… No hay duda de que los dos tienen algo que ver, así que espero localizar a cualquiera de ellos.»

Si Reiss era el embajador del Imperio Proxia, existía la posibilidad de que tuviera que colarse en el castillo imperial — cosa que pensaba hacer.

«¿Qué harás con las demás…?»

«Iré solo al Imperio Proxia. Estoy pensando en dejar la casa de piedra cerca de Rodania, así que podrás reunirte con todas si lo deseas. Aishia seguirá protegiéndote en su forma espiritual de aquí en adelante también.»

«¿En serio…?» — Celia miró a Aishia.

«Sí. Así Haruto también podrá viajar tranquilo.» — Aishia asintió lentamente.

«Cierto. Pero antes de irme de nuevo, aún tenemos planeada esa comida en la finca de Liselotte. Tengo pensado ir a Amande en algún momento para ajustar la fecha con ella.»

«Ya veo. Entonces podré volver a encontrarme con Miharu y Latifa.»

«Sí.»

«Estoy deseando hacerlo.» — sonrió Celia.

«Hay una cosa más que me gustaría darte.» — añadió Rio.

«¿Eh…?» — Celia frunció el ceño con recelo.

Le habían preparado fondos para su futuro próximo, le habían preparado una casa, e incluso tenía a Aishia como escolta durante un tiempo. ¿Qué más le iba a dar además de todo eso?

«No hay necesidad de estar tan en guardia. Con Aishia aquí para defenderte, tenemos que resolver el problema del suministro de esencia. Este es un objeto para resolverlo.» — dijo Rio, colocando un brazalete de metal sobre la mesa. La cantidad de esencia mágica que se consumía mientras se estaba en forma de espíritu era trivial y podía recuperarse de forma natural absorbiendo la esencia en el aire, pero los espíritus ocupaban mucha más energía cuando estaban en su forma material.

«¿Qué es esto…?»

«Un artefacto mágico que utiliza una piedra espiritual. Las piedras espirituales son capaces de almacenar esencia mágica, así que, si Aishia tiene que materializarse alguna vez, esto debería suministrarle suficiente esencia mágica. Sé que tienes una cantidad extraordinaria de esencia para un humano y que puedes formar un camino temporal con Aishia para reabastecerla, pero aún no es suficiente para usar a Aishia en su forma material.»

Para causar el fenómeno sobrenatural de manifestar una existencia espiritual, tenía que haber una cantidad significativa de esencia mágica consumida en el proceso. Ese consumo de esencia aumentaba exponencialmente cuando se utilizaban artes espirituales en combate.

«Eso es cierto… ¿Pero entonces cuánta esencia mágica se almacena en este objeto?» — preguntó Celia nerviosa.

«¿Quién sabe? Según mi estimación aproximada, debería ser suficiente para disparar magia avanzada varios cientos de veces, creo… Así que debería ser capaz de soportar si Aishia pelea en serio si es necesario.»

«¿C-Cientos de disparos de magia avanzada? Espera, espera! Esto es un artefacto, ¿Verdad? Debe haber tenido un propósito original cuando no se utiliza como una medida de emergencia, ¿Verdad?» — preguntó Celia conmocionada.

«Bueno, supongo que se puede decir eso. El propósito original de este artefacto era amplificar la fuerza de salida de las artes espirituales y los hechizos mágicos que el usuario utiliza. El uso de este artefacto puede hacerte capaz de disparar poderosos hechizos con poca esencia.»

Era el mismo tipo de hechizo incrustado en la espada que usaba Rio.

«Amplificación de la magia… ¿No está esto al nivel de un artefacto antiguo…?» — Celia se quedó sin palabras. ¿Era Rio consciente del valor que tenía un objeto como éste?

«Sólo utiliza una piedra espiritual de buena calidad. Quería hacer otros artefactos también, pero no tenía piezas, así que eso tendrá que esperar para la próxima vez.»

«A-Ahaha… Supongo que así es como mi deuda contigo sigue creciendo.» — Celia rio débilmente, bajando la cabeza abatida.

▼▼▼▼

Celia y Rio dieron por terminada la conversación antes de tiempo, ya que Rio tenía que ver las propiedades a la mañana siguiente.

«Hasta mañana. Que pases buena noche.» — le dijo Rio a Celia mientras la despedía.

«Sí, hasta mañana.» — sonrió Celia.

«Adiós, Celia. Buenas noches.» — Aishia también le dio las buenas noches a Celia desde al lado de Rio.

«Buenas noches. Ya me voy.»

Celia parecía un poco reacia a irse mientras salía de la habitación de Rio. La puerta se cerró con un clic, dejando a Rio y a Aishia solos en la habitación.

«Espera!»

La puerta se abrió de golpe y Celia entró.

«Aishia, ¿Piensas dormir con Rio esta noche?»

«Sí.» — asintió Aishia de forma monótona.

«Será mejor que estés en tu forma espiritual, ¿Entendido?» — Celia entrecerró los ojos hacia Aishia.

«…Sep.»

«¿Qué fue esa pausa?»

«Puedo dormir con Haruto mientras esté en forma espiritual, ¿Verdad?» — dijo Aishia, recordando esa regla que habían creado.

«Así es, pero últimamente has estado alejada de Haruto por un tiempo, así que realmente vas a dormir en tu forma espiritual, ¿Verdad?» — Celia miró a Aishia con desconfianza. Si bajaba la guardia, era posible que Aishia se durmiera desnuda pegada a Rio. En la casa de piedra, había gente que le advertía al despertarse por la mañana, pero aquí no existían esos elementos disuasorios. Para ser sincera, Celia se sentía incómoda.

«…Deberías dormir conmigo esta noche.» — le dijo Celia a Aishia.

«¿Por qué?» — Aishia ladeó la cabeza con curiosidad.

«Porque hace mucho tiempo que no te veo. Me siento sola.»

«Me he sentido sola porque no he visto a Haruto en mucho tiempo.»

«E-Estarás bien. Podrás dormir con Rio cuando quieras una vez que regrese de su viaje.» — protestó Celia con un chillido.

«Aishia, ¿Podrías quedarte en la habitación de Celia esta noche para asegurarte de que nadie extraño intente entrar? Estoy seguro de que nadie lo hará, pero por si acaso.» — le pidió Rio a Aishia.

«…Su nombre.»

«¿Eh?»

«Estás llamando a Celia por su nombre.»

«Sí, no podía llamarla profesora delante de la princesa Christina. Todavía no me he acostumbrado, pero vamos a seguir así a partir de ahora.»

«Ya veo.» — Aishia sonrió.

«Muy bien. Dormiré con Celia esta noche.» — dijo, decidiendo fácilmente ir con Celia. Así, se decidió que Aishia se quedaría con Celia durante la noche.

▼▼▼▼

A la mañana siguiente, Rio y Celia fueron guiados por el Marqués Rodan, subiendo a un carruaje que los llevó a una mansión cercana. Estaban rodeados de guardias y escoltas, e incluso los acompañaban Christina, Flora y Vanessa.

Bajaron del carruaje en las puertas de entrada a la finca.

«Esta es la mejor propiedad de las que se pueden trasladar inmediatamente. Les pido disculpas por las molestias, pero les mostraré el lugar desde aquí a pie. Por favor, vengan por aquí.» — dijo el Marqués Rodan, guiando el camino a través de la puerta.

Al final del camino que se extendía desde la entrada de los terrenos hasta la mansión de la colina había un palacio demasiado extravagante para que lo habitara un noble solitario. Los jardines que lo rodeaban estaban bien mantenidos y florecían con belleza natural.

La mansión está en una colina. Hay una puerta para entrar en el recinto. Parece haber sido diseñada para que, al menos, sea difícil invadirla. La vista alrededor de los terrenos también es abierta, y un hechizo de barrera debería ser capaz de detectar a cualquier intruso por la noche.

Rio examinó con cautela la idoneidad del lugar mientras seguía al Marqués Rodan.

«La mayoría de los nobles afiliados a Restauración tiene ahora tierras en Rodania. Se están construyendo nuevas mansiones, pero la falta de terrenos es un problema. Por eso esta finca también está en el lado más estrecho, pero creo que destaca en otros aspectos.» — explicó el Marqués Rodan mientras guiaba al grupo por el camino hacia la mansión.

Desde el punto de vista de la seguridad, incluso esto es demasiado grande… Pero sigue estando dentro de lo tolerable para un lugar. También hay que mantener las apariencias como noble, así que lo único que queda es si a Celia le gusta.

Mientras Rio pensaba, llegaron a la puerta principal.

El Marqués Rodan les mostró también el interior de la mansión. Tenía un espacio para los sirvientes, muchas habitaciones para una familia, y tenía una estética de diseño interior que claramente costó mucho dinero.

Con Christina involucrada en la transferencia de propiedades, el Marqués Rodan no podía arriesgar su reputación ofreciendo una mansión barata. Su afirmación de que era una de las mejores propiedades del dominio era probablemente cierta.

«¿Qué te parece, Haruto?» — preguntó Celia después de recorrer la mayor parte de la mansión.

«Creo que está bien. Pero quiero priorizar tu opinión, Celia, ya que serás tú quien viva aquí.»

No había duda de que les habían presentado una buena propiedad, y no iba a ser exigente cuando se la ofrecían gratis.

«Si a ti te parece bien, a mí también. De hecho, creo que esta mansión es maravillosa — no hay muchos nobles que puedan tener una finca tan bonita, aparte del Lord del dominio.» — comentó Celia con asombro.

«Hahaha, me alegra oír eso de ti, Celia. ¿Cuál es su opinión, Alteza?» — el Marqués Rodan se volvió hacia Christina con alegría.

«Si a los dos les parece bien, entonces no tengo ninguna objeción.» — Christina negó con la cabeza mientras miraba a Rio y a Celia. Ella quería dar más como recompensa, pero no iba a insistir si los aludidos estaban contentos con ello.

«Ya veo. En ese caso, esta propiedad será transferida a Sir Amakawa. ¿Se puede considerar esta decisión como finalizada entonces?» — el Marqués Rodan confirmo por última vez.

«Sí. Gracias por todo lo que has hecho.» — Rio hizo una profunda reverencia.

Después de eso, se llegó a un acuerdo y se completó todo el papeleo en el día, incluyendo el contrato y el título de propiedad.

Además, la solicitud escrita que Rio había entregado a Christina y a Restauración — sobre todo en relación con el tratamiento y la seguridad de Celia — también fue aceptada y firmada como un juramento escrito con confidencialidad.

La finca contaba con un mobiliario básico en su interior, por lo que se decidió que Celia se instalaría mañana antes de que dieran por finalizado el proceso.

▼▼▼▼

Dos días después, Celia había empezado a vivir en la finca de Rio y, ante su insistencia, se decidió que él también se quedaría en la mansión mientras estuviera en Rodania.

A Rio le preocupaba que no fuera apropiado que un hombre pasara la noche con una noble soltera, pero Celia había conseguido convencerlo de que estaba bien.

Hoy, Rio había invitado a Kouta y a Rei a la finca. Las cosas habían estado tan ocupadas entre la captura de Charles y la llegada a Rodania, que no había tenido la oportunidad de hablar con ellos adecuadamente, así que quería verlos antes de volver a partir. Después de preparar el té y los bocadillos, él y Celia se dirigieron a donde los esperaban en la sala.

«Sírvanse ustedes mismos.» — dijo Rio.

«Vaya, gracias.»

«Muchas gracias.»

Tanto Rei como Kouta se mostraron extrañamente rígidos al coger las tazas.

«Por… Por casualidad ¿Están nerviosos?» — preguntó Celia con curiosidad.

«Ah, bueno, es que… Es una mansión realmente impresionante.» — Rei se rascó la cabeza mientras respondía.

«Nos hizo darnos cuenta de que ustedes dos también son nobles…» — añadió Kouta.

«Bueno, ustedes dos también son amigos del héroe Rui, ¿Verdad? En este mundo, sólo eso es suficiente para darles un cierto estatus social.» — señaló Rio.

«Sí, pero ya no estamos con él… Así que ahora somos personas normales…»

«Kouta quiere convertirse en un hombre independiente que pueda valerse por sí mismo, sin tomar prestado el poder de Rui. Al igual que Haruto.»

«R-Rei!» — la cara de Kouta se puso roja tras ser descubierto.

«Ya veo… Aunque no puedo decir que sea el mejor modelo a seguir, creo que es una actitud maravillosa. Te apoyo.» — elogió Rio a Kouta con un poco de timidez.

«En efecto.» — asintió Celia con una sonrisa.

«No, definitivamente eres el mejor… O mejor dicho, eres tan increíble, que es un poco irreal el objetivo.» — elogió Kouta a Rio.

«En eso puedo estar de acuerdo.» — dijo Rei asintiendo con firmeza.

«En absoluto. De todas formas, ustedes dos son mayores que yo.» — Rio se encogió de hombros.

«Pero eso es lo extraño. Por alguna razón, parece que son mayores que nosotros. ¿Tal vez sea porque la primera impresión que tuvimos de ustedes luchando fue muy fuerte? Todavía tienes 16 años, ¿Verdad?» — preguntó Rei.

«Sí.»

«¿En serio sólo tienes 16 años?»

«Sí, debería tenerlos…» — como tenía recuerdos de su vida pasada, Rio dudó un poco. Sin embargo, aunque estaba fuertemente influenciado por los recuerdos de Amakawa Haruto, la base de su personalidad seguía siendo el chico que nació y creció en este mundo.

Por eso tenía un reconocimiento más fuerte teniendo 16 años. No es que prestara mucha atención a su edad fuera de situaciones como esta…

«Rei, hacer demasiadas preguntas sobre eso es de mala educación.» — advirtió Kouta.

«C-Cierto. Bueno, está bien. Dejando eso de lado, me gustaría pedirte un favor — de hombre a hombre… Y a Celia también. ¿Puedes darnos algún consejo?» — preguntó Rei.

«¿Consejo sobre qué?»

«Sobre nuestro futuro.»

«Ya veo. Estaré encantado de escuchar sus pensamientos.»

Rui le había pedido que estuviera pendiente de ellos también, así que Rio aceptó de buen gusto.

«La verdad es que Kouta y yo estamos pensando en seguir caminos diferentes a partir de ahora.»

«¿En serio?» — Rio había asumido que seguirían juntos, así que esto era un poco inesperado.

«Bueno, yo no tengo ningún objetivo en particular por el momento, así que creo que seguiré con mi compañero de clase por ahora. Pero las cosas que queremos son diferentes, se podría decir.» — reveló Kouta con un rubor ligeramente avergonzado.

«¿A qué te refieres…?»

«Bueno, empezaré… Umm, estoy pensando en convertirme en un aventurero.» — dijo Kouta con una mirada ligeramente rígida.

«Un aventurero…» — Rio parecía un poco conflictivo.

«Si es posible, ¿Podrías decirme tu opinión al respecto, Haruto?»

«No es un trabajo fácil… es lo que yo diría. Muchos de los trabajos implican poner tu vida en peligro, la paga es inestable, y tu cuerpo es tu herramienta de trabajo, así que perderás todos los ingresos si caes enfermo. La gente tiende a asumir que es una forma rápida de hacerse rico, pero sólo unos pocos elegidos ganan fortunas con ello. ¿Eres consciente del tipo de trabajo que implica ser un aventurero?» — preguntó Rio.

«Por supuesto. Hay cosas como el trabajo físico en la ciudad, la recolección de hierbas fuera de la ciudad, la derrota de monstruos y, a veces, la lucha como mercenario.» — confirmó Kouta con una mirada completamente seria.

«Si estuvieras pensando en convertirte en uno por capricho, te habría aconsejado que no lo hicieras, pero…»

«Definitivamente, no estoy tomando a la ligera el trabajo.»

«Así parece… ¿Puedo preguntar la razón por la que quieres hacer esto?» — preguntó Rio, sintiendo la fuerte convicción tras la mirada de Kouta.

«Quiero aprender la crudeza de la realidad. Ahora mismo todavía no sé nada de este mundo, pero tengo que ser capaz de vivir en él. No quiero estar protegido por otra persona toda mi vida. Por eso quiero saber más sobre este mundo. Algún día, me gustaría viajar a todo tipo de tierras.»

«No creo que esa forma de pensar esté mal… Pero si vas a convertirte en un aventurero, creo que sería mejor que recibieras primero un entrenamiento de combate. Para ser sincero, tu nivel actual de habilidad me dejaría preocupado.» — señaló Rio con bastante dureza. Durante su viaje, había enseñado a Kouta y a Rei un poco sobre el manejo de la espada, pero ambos eran unos completos principiantes.

«Lo sé. Por eso tomaré clases de combate con Vanessa y los demás caballeros, gracias a la amabilidad de la princesa Christina. Mientras tanto, pienso basar mis actividades en Amande mientras tomo esas lecciones y escojo trabajos seguros para empezar.» — Kouta parecía haber reflexionado adecuadamente sobre lo que le faltaba.

«Ya veo… Lo tienes todo planeado. En ese caso, cualquier otra advertencia que te haga será una intromisión innecesaria.»

«No, eso no es cierto. Si crees que no va a funcionar así, entonces significa que todavía soy demasiado ingenuo.»

«Piensas demasiado bien de mí… Me gustaría poder ser de más ayuda para ti, pero planeo irme de viaje en un futuro próximo. Sin embargo, puedo ser un sparring para ti en cualquier momento antes de eso, así que sólo avísame si necesitas uno.»

«N-No, perdería en un instante si luchara contigo en mi estado actual… Pero me encantaría pedirte un combate una vez que sea capaz de aguantar un poco. Por favor, bájame los humos cuando lo necesite.» — dijo Kouta.

«Entiendo. En ese caso, encantado.» — asintió Rio generosamente. Mientras tanto, Celia, que había estado escuchando en silencio, parecía alegrarse de que Rio hubiera hecho un amigo de su edad y lo observaba alegremente.

«Bien. Tú eres el siguiente, Rei.» — le indicó Kouta.

«Bien… Ejem. Umm, estoy pensando en unirme a Restauración y aspirar a convertirme en un verdadero hechicero. He oído que es difícil para los plebeyos aprender magia y hechicería, y… Umm…» — Rei se aclaró la garganta un poco nervioso antes de hablar de sus planes futuros. Sin embargo, se volvió ligeramente tímido hacia el final y luchó para hablar.

«Rei se enamoró de una noble de Restauración, así que quiere convertirse en hechicero por ella.» — reveló Kouta en su nombre.

«P-Pero aún no hemos decidido salir oficialmente!» — corrigió Rei con un gesto de disgusto.

«¿En serio…?» — dijo Rio.

«¿C-Cuándo ocurrió eso…?»

Rio y Celia se sorprendieron aún más por esto que por la noticia de que Kouta quería convertirse en aventurero.

«La verdad es que las cosas han ido bien con esa chica que conocí en la fiesta el primer día que llegamos a Rodania…» — Rei confesó tímidamente.

«Ya veo…»

Con toda probabilidad, aquello era parte de las actividades de reclutamiento de Restauración. Rio y Celia lo sospecharon de inmediato, pero tampoco era un caso raro en la sociedad noble. Probablemente Kouta también había sido reclutado, pero si estaba eligiendo el camino de un aventurero, probablemente no era una invitación muy tentadora.

Si bien el problema radicaba en la falta de comprensión de Rei sobre la sociedad noble, al ver su cara de felicidad mientras hablaba era más difícil decir que era un problema.

«Pero el caso es que no sé mucho sobre salir con chicas de la nobleza. De hecho, es la primera vez que salgo con una chica. Como nobles y figuras de alto rango, esperaba recibir algún consejo de ustedes dos sobre esto.» — dijo Rei, inclinando la cabeza hacia Rio y Celia.

«Pero…» — Rio y Celia se miraron, frunciendo el ceño.

«Ya, ya. Son amantes, ¿No? Pueden contarme, por ejemplo, cómo empezaron a salir y esas cosas. ¿Con qué frecuencia se mandan regalos? ¿Qué tipo de regalos? Cualquier cosa así sería de gran ayuda.»

«¿Eh…?» — había tantas cosas que corregir en lo que Rei estaba diciendo, que la reacción de Rio se retrasó.

Después de una pausa, Celia gritó con un rubor en la cara — «¿E-Eh? ¿A-Amantes? ¿Ri—Haruto y yo?» — estaba tan conmocionada que estuvo a punto de llamar a Rio por su verdadero nombre.

«¿Sí?» — Rei asintió.

«¿A-Así es como nos ves?» — preguntó Celia nerviosa.

«¿Sí? Parecen una pareja perfectamente feliz viviendo juntos.»

Rei miró a Celia con ojos puros como si dijera: ‘¿Y qué hay de eso?’.

«Y-Ya veo…» — Celia agachó la cabeza con la cara muy roja. Mientras tanto, Rio parecía incómodo.

«¿Eh? ¿Me equivoco?» — Rei finalmente se dio cuenta de la otra posibilidad.

«Sí. No tenemos ese tipo de relación…» — Rio asintió con el ceño fruncido.

«¿Q-Qué?»

Esta vez, Rei y Kouta eran los que estaban en shock. Lo que habían visto de la intimidad de Rio y Celia les había hecho suponer con certeza que eran amantes. Era casi como si fueran un matrimonio.

«Y siento decir esto, Rei, pero yo tampoco tengo experiencia en citas…»

«¿M-Me estás diciendo que un hombre tan perfecto no ha tenido nunca una novia…? D-De repente siento que me identifico mucho más contigo.» — Rei miró a Rio con ojos brillantes.

«No, bueno… Además, hace poco que me convertí en noble, así que creo que Celia estaría más informada sobre este tema que yo.» — completamente perdido, Rio finalmente buscó la ayuda de Celia.

«Y-Yo tampoco he salido con alguien antes! A-Aunque me obligaron a un compromiso!» — Protestó Celia con la cara roja y brillante.

▼▼▼▼

Una semana después…

«Entonces, tal y como se ha discutido, me dirijo ahora a Amande.» — le dijo Rio a Celia tras la cena.

«Entendido, que tengas un buen viaje. ¿Puedo decir eso…?» — preguntó Celia, observando la cara de Rio.

«Sí, por supuesto.»

Celia sonrió de repente con timidez — «…Sólo para que sepas que he encontrado un trabajo. Hace poco se creó una nueva academia para los hijos de los nobles de Restauración. Por ahora, trabajaré como instructora allí mientras continúo mi investigación. Puede que incluso visite la Academia Real del Reino Galarc alguna vez.» — informó, posiblemente para ocultar su vergüenza.

«Enhorabuena. Sabía que no tendrías problemas para encontrar trabajo, pero aun así me siento un poco aliviado. Envidio a los estudiantes que pueden asistir a tus clases.»

«Hahaha. Ya no hay nada que pueda enseñarte.» — Celia se rio tímidamente, con una mirada distante.

«Eso no es cierto. Sigo aprendiendo cosas de ti, igual que en el pasado.» — dijo Rio también con una mirada distante.

Celia sonrió fugazmente — «Hey, Rio… ¿Todavía te acuerdas de aquella vez que viniste a visitarme a mi habitación antes de salir del Reino Beltrum?» — dijo con un poco de vergüenza.

«Sí, me acuerdo.»

«Nuestra despedida fue triste entonces, pero no es el caso esta vez. ¿Verdad?»

«Sí. Esta vez puedo mostrarte mi cara con orgullo.»

«Vendrás de vez en cuando, ¿Verdad?»

«Por supuesto. Te lo prometo. No importa a dónde vaya en este continente, vendré a verte.» — dijo claramente Rio, asintiendo.

«¿Eh…? Ah, umm… Sí.» — Celia se sonrojó débilmente y asintió avergonzada. Luego, con una voz aguda, añadió un poco exagerada — «E-Está bien, pero lo que quería decir es que deberíamos tener una despedida positiva! Así que volvamos a rehacerlo esta vez. No quiero que sea un recuerdo triste como la última vez… Esta vez seremos brillantes y positivos!»

«¿Rehacerlo? ¿Como la última vez?» — Rio ladeó la cabeza ante las palabras de Celia, sin terminar de entender el punto.

«S-Sí. Cuando nos despedimos, tú… me abrazaste, ¿Verdad? Por eso… Vamos, levántate un poco.» — dijo Celia tímidamente, poniéndose de pie y acercándose a Rio.

«Umm… Entendido.» — Rio se levantó, ligeramente confundido.

«Q-Quédate quieto así.» — Celia enterró nerviosamente su cara en el pecho de Rio, y luego confió suavemente su cuerpo a Rio.

Rehaciendo ese día… Así que esto es lo que quería decir. La abracé así antes de dejar Beltrum en aquel entonces. No fue un recuerdo muy feliz, así que supongo que quiere sobrescribirlo.

Rio sonrió felizmente y rodeó a Celia con sus brazos. Una vez que lo hizo, Celia se acercó un poco más a Rio.

La calidez de Celia era la misma de aquel día, haciendo que su corazón se sintiera a gusto.

«Realmente has crecido mucho desde entonces.» — Celia miró a Rio y sonrió.

«Parece que te has hecho aún más pequeña.»

Celia hizo un mohín ante la risa burlona de Rio — «Cielos… Solo eres muy alto.»

«Probablemente no podremos despedirnos así delante de otras personas, así que lo diré ahora, aunque sea un poco pronto. Rio… Que tengas un buen viaje. Cuídate.» — dijo Celia tranquilamente, despidiendo a Rio con esas palabras.

«Sí. Nos vemos luego.» — Rio también sonrió tranquilamente y asintió. Su despedida con Celia se convirtió en un cálido recuerdo grabado en la mente de Rio.

¿Te gusta? Apóyanos en Patreon!