Seirei Gensouki V13 C8

Modo Noche

Capítulo 8: El paradero de las Amatistas

Por otra parte, mientras Rio se dirigía al Reino Paladia basándose en la información de Nidoll…

Christina visitaba Galtuuk, la capital del Reino Galarc, para dar sus saludos como nueva representante de Restauración. También para dar una disculpa y una explicación por las acciones de Charles al desplegar el ejército de Beltrum frente a la frontera. La acompañaron Flora, Hiroaki y Roanna. Una vez resueltos todos los asuntos, por fin llegó el momento de regresar a Rodania.

En ese momento, Christina y sus compañeros estaban a bordo de un barco encantado que volaba entre otros dos barcos escolta.

Christina había estado revisando algunos documentos importantes incluso después de subir al barco, pero una vez que llegó a un buen lugar para detenerse, decidió tomar un descanso con Flora. No había nadie más que ellas y Vanessa en la habitación.

“Por fin podemos volver.” — suspiró cansada Christina mientras daba un sorbo a su té.

“Sí.” — respondió Flora, igualmente cansada de su estancia.

“¿Nos tomamos un descanso cuando volvamos?”

“Sí!” — Flora asintió con alegría.

“Puede que no podamos tomarnos muchos días libres, pero ¿Hay algo que quieras hacer durante el descanso?” — preguntó Christina.

“Estoy feliz de estar contigo… pero ¿Qué tal una cena o una fiesta de té? Umm, y podemos invitar a Sir Hiroaki y a Roanna.” — después de responder con eso, Flora observó la reacción de Christina.

“Claro…” — Christina asintió con aprensión. Ella había regañado a Hiroaki después de su simulacro de batalla con Rio por perder el control de su Arma Divina y causar un desastre, así que ahora era completamente consciente de que no sería fácil tratar con ella. Ella había intentado desarrollar su relación organizando varios eventos, pero, aunque él asistiera, su actitud brusca era evidente. Además, cuando Flora trató de decirle la razón por la que Christina estaba enfadada—

“Por supuesto que te pondrías del lado de tu hermana.”

Fue lo que había dicho antes de distanciarse de su prometida, Flora. Estos días, en cambio, siempre estaba con Roanna. Le habían levantado el arresto domiciliario, por lo que pudo ir con ellos al Reino Galarc, pero incluso ahora se había encerrado en otra habitación a solas con Roanna.

Había un límite a lo que se podía perdonar, incluso para un héroe. Perdonar un acto imperdonable no haría más que deformar la personalidad de Hiroaki, así que tenía que aprender esta distinción antes de acabar haciéndose más y más enemigos.

Esa era la simple verdad que Christina quería decirle.

Pero incluso algo tan sencillo era difícil. Había intentado explicar las cosas con el mayor cuidado posible, poniendo ejemplos reales, pero sus palabras no parecían llegar a Hiroaki. Tal vez sus sermones eran una molestia no deseada para él. Probablemente no tenía el encanto necesario para lograrlo.

No hay nada que hacer al respecto…

Christina suspiró desganada.

“Disculpe.”

La puerta se abrió sin llamar.

“Chico insolente! ¿Te atreves a importunar a la princesa Christina y a la princesa Flora?” — Vanessa montó en cólera por reflejo y echó mano de su espada enfundada en la cintura. Irrumpir en la habitación de un miembro de la realeza sin llamar era algo más que una cuestión de mala educación.

“Sí, entré sabiendo eso.” — dijo con despreocupación el hombre que entró. Por si fuera poco, otras dos personas irrumpieron detrás de él. Los tres iban vestidos con túnicas negras y máscaras de tela, por lo que no se les veía la cara.

Augendae Corporis! ¿Quiénes son ustedes?” — Vanessa recitó el hechizo para potenciar sus habilidades físicas antes de desenfundar su espada y exigir sus identidades. Christina se interpuso entre Flora y los hombres para protegerla.

“Nadie es tan estúpido como para responder a eso con sinceridad, ¿Verdad?” — se mofó el hombre en frente.

“Debería haber habido caballeros a bordo de la nave.” — dijo Christina, empujando a Flora para que se pusiera detrás de ella.

“Todos los que nos encontramos en el camino han sido enviados pacíficamente a sus tumbas. Fueron demasiado permisivos, ¿No crees? Que estés en un barco no significa que no haya enemigos.”

Los otros dos que estaban detrás del hombre se rieron burlonamente.

“Princesa Christina, Princesa Flora. Quédense detrás de mí en la esquina de la habitación.” — Vanessa tenía su espada preparada con una expresión violenta.

“Ven, Flora.” — Christina tomó inmediatamente la mano de Flora y la llevó a la esquina, luego la hizo ponerse detrás de ella para protegerse. Vanessa se trasladó rápidamente a la esquina para hacer de muro que las protegiera.

“Ohoho! La respuesta estándar a ser atacado en una habitación es solidificar tus defensas, después de todo. Bueno, alguien puede notar el alboroto si tardamos demasiado, así que limpiemos esto rápidamente. Hey.” — el hombre de delante hizo un gesto con la barbilla, y los dos de detrás se separaron a izquierda y derecha para rodearlas. El hombre también se acercó a las chicas.

“…”

La cautela de Vanesa aumentó, apuntando rápidamente con la punta de su espada entre los tres hombres en un amago de derribar al primero que se moviera, aunque eso significara poner su propia vida en juego.

“Ooh, qué miedo.” — dijo burlonamente el hombre alto.

¿La razón por la que estos hombres no han desenvainado sus espadas es porque buscan a las princesas vivas y no muertas? pensó Vanessa, observando a los hombres acercarse sin desenvainar sus espadas.

“Christina…”

“Todo estará bien. Yo te protegeré.” — Christina agarró la mano que Flora había aferrado nerviosamente a su manga.

“Haaah!” — gritó el hombre que estaba al frente, provocando que los tres cargaran contra Vanessa a la vez. Ella no podía hacer frente a sus tres ataques a la vez.

“Ngh…” — Vanesa ajustó la postura de su espada con movimientos minuciosos, y luego blandió su espada horizontalmente para acribillar a los tres a la vez.

La puntería y la sincronización fueron perfectas. El cuerpo de la primera persona fue cortado, el cuerpo de la segunda persona quedó atrapado en el impulso de la espada y envió a la tercera persona a estrellarse a su lado. Eso fue lo que Vanessa simuló inmediatamente en su cabeza, pero—

*Clank!* Un inesperado sonido metálico se escuchó en su lugar.

“¿Qué?” — Vanessa miró sorprendida. El hombre que había saltado desde la derecha había desenvainado su espada y detenido el golpe de su espada.

“Bueno, al saltar así, es obvio que se balancea de esa manera. Por desgracia, tenemos bastante experiencia en este tipo de combates. Estamos bien versados en cómo manejarlas.” — se rio con suficiencia el hombre de la derecha. Con su arma bloqueada, no había nada que impidiera a los otros dos saltar sobre Vanessa.

“Ve a echarte una larga siesta con los demás.” — el hombre alto clavó el cuchillo oculto que llevaba en el abdomen de Vanessa. Luego, giró la muñeca y sacó el cuchillo a la fuerza.

“Guh… Ugh…”

Vanessa cayó de rodillas, incapaz de soportar el dolor.

“Esta hecho.”

“Gah…!”

El otro atacante dio una patada en el lado de la cara de Vanessa. Su cuerpo se estrelló estrepitosamente contra los muebles. Debió haberse golpeado la cabeza, ya que cayó sin fuerzas después de eso.

Inpulsa Fluctus!” — Christina extendió la mano y recitó un hechizo mientras los hombres estaban distraídos. Un círculo mágico brilló, disparando una poderosa onda de choque eléctrica frente a ella.

“Urgh!”

“Guh”.

“Qu…”

Los hombres sacaron sus espadas e inmediatamente saltaron hacia atrás. Sin embargo, la descarga eléctrica se dirigió hacia sus espadas, atacando a los hombres.

Photon Projectilis!” — entonces Christina disparó un ataque consecutivo de balas de fotones a los hombres mientras se movían. Varias de ellas hicieron impactos directos, haciendo volar a los hombres hacia el fondo de la habitación.

“Quédate ahí.” — ordenó Christina a Flora, y luego se acercó con miedo a los hombres caídos. Tenía la mano extendida delante de ella, preparada para activar un hechizo de un momento a otro. Sin embargo, estaban completamente desplomados con los ojos cerrados.

…¿Están inconscientes? Christina suspiró aliviada, liberando la tensión que tenía en la mano.

“Ya está todo bien. Ven aquí. Esta habitación es peligrosa. Tenemos que comprobar el estado de Vanessa.” — Christina se volvió hacia Flora y le ordenó, pero—

“C-Christina!” — los hombres que debían estar inconscientes se levantaron todos a la vez y empezaron a correr.

“Qu…”

El hombre más cercano a ella la agarró por detrás, mientras que los otros dos corrieron hacia Flora y la sujetaron fácilmente por ambos lados.

“Vaya, vaya. Qué princesa más violenta eres, disparas esa magia sin piedad.” — dijo el hombre que había capturado a Christina por detrás con un toque de exasperación.

El rostro de Christina se retorció de odio — “Por supuesto. Activé la magia sin preocuparme por sus vidas… ¿Cómo has sobrevivido?”

“Por desgracia para ti, todos hemos mejorado nuestros cuerpos físicos con espadas encantadas. Atrapamos el primer golpe con nuestras espadas y lo compensamos con esencia mágica, y luego resistimos el segundo disparo mejorando nuestros cuerpos. Aunque sigue doliendo.” — el hombre apretó las delgadas manos de Christina.

“Ngh… Suéltame, patán.” — Christina hizo una mueca de dolor.

“No, me temo que no puedo. Sería una pena que empezaras a atacarnos de nuevo, así que…”

*Clack* fue un cierto sonido. Se sentía como si algo hubiera sido presionado contra su cuello.

 ¿Grilletes de sellado mágico? Ngh… Christina frunció el ceño.

“Si todavía quieres hacer ruido, vamos a arrancar una de las uñas de tu hermanita.” — dijo el hombre detrás de ella.

“Oww…” — Flora hizo un grito de dolor.

“Para eso!” — dijo Christina asustada.

“¿Hmm? ¿Qué has dicho?” — preguntó inocentemente el hombre detrás de ella.

“Si tienes que arrancar una uña, entonces toma la mía. No lucharé más.” — respondió Christina débilmente.

“Haha. Qué valiente. Definitivamente le gustarías a nuestro jefe.” — el hombre se rio burlonamente detrás de Christina.

“¿Cuál es tu objetivo? Si es el secuestro, entonces debería ser suficiente…”

Entonces no toques a Flora, fue lo que Christina dejó sin decir.

“En efecto. Lo que significa que la segunda princesa es inútil, así que no hay razón para mantenerla viva.”

“Espera. Si vas a matar a alguien, entonces mátame a mí…” — suplicó Christina, alterada.

Flora se unió a la conversación con un pánico similar — “N-No puedes! Si una de nosotras tiene que morir, entonces yo—”

“Heh! Bwahaha! Tengan por seguro que si quisiéramos matar a alguna de ustedes ya lo habríamos hecho. Simplemente recibimos la petición de reunir el mayor número de obstáculos posible. Para empezar, las necesitábamos a las dos — todo lo demás era una pequeña venganza por golpearnos con la magia.”

El hombre que sujetaba a Christina se echó a reír. ¿Qué tan rencoroso era?

“Ugh, qué asco…” — Christina se mordió el labio.

“Es un alivio ver que las dos se quieren tanto. Sigan así cuando lleguen al otro lado.”

“¿Nos vas a llevar a algún sitio?”

“Sólo a cierto reino. Sin embargo, nuestros planes están bastante cargados. No se sabe qué pasará con ustedes después de ser enviadas al lugar designado. Bueno, entonces — vamos a enviarte. Estoy seguro de que alguien ya ha tomado nota de la conmoción. Ven aquí.”

El hombre tiró de Christina por el brazo y extrañamente la arrastró no hacia la puerta, sino hacia Flora en la esquina de la habitación.

“Aah…!”

Christina fue empujada hacia Flora, haciéndola soltar un pequeño grito.

“Christina.” — Flora abrazó con fuerza a su hermana mayor. Mientras tanto, los hombres las apuntaban con sus espadas para que no se movieran.

“¿Qué significa esto…? ¿No nos iban a llevar a algún sitio?”

¿Iban a matarlas a las dos después de todo? Después de su desagradable intercambio anterior, era más que posible. Christina se sintió incómoda ante la sensación de peligro inminente.

“Sí, lo haremos. Pero, como acabo de decir, nuestros planes están un poco repletos, así que no se sabe qué pasará después de que las enviemos al lugar designado. En otras palabras, esto.” — dijo el hombre, sacando un cristal de esencia roja del interior de su túnica. Luego, lo lanzó hacia Christina y Flora y recitó el hechizo de teletransportación.

Instans Motus.

Inmediatamente después, el espacio alrededor del cristal de esencia se deformó.

“¿Eh…?”

No tenían ni idea de lo que acababa de ocurrir. Con la mirada perdida, Christina y Flora se desvanecieron instantáneamente en el lugar.

“Sigamos nuestro camino antes de que Reiss empiece a dudar de nosotros también. Instans Motus.” — dijo el hombre, sacando otro cristal rojo. Luego recitó el hechizo y los tres desaparecieron juntos.

“Hey! ¿Qué fue ese ruido?”

Habiéndose encerrado en una habitación cercana con Roanna, Hiroaki escuchó el alboroto y apareció inmediatamente después.

▼▼▼▼

En el centro noreste de la región Strahl había un pequeño reino llamado Paladia. En un bosque del lado oeste de este reino se encontraban Christina y Flora, con sus vestidos claramente inadecuados para su entorno. Ambas miraban nerviosas el sombrío bosque, y Flora se acercaba a su hermana mayor con miedo. Hace unos momentos estaban en una aeronave encantada, así que ¿Por qué estaban en el bosque?

No había señales de nadie cerca. Sólo se oía el sonido de la vegetación agitada por el viento y los rugidos de los animales salvajes a lo lejos.

Era casi como si estuvieran soñando. Sin embargo, no se trataba de un sueño: el collar metálico que rodeaba el cuello de Christina lo indicaba.

“…¿Dónde estamos?” — Christina puso una mano contra el collar y murmuró aturdida, mirando el bosque a su alrededor.