Seirei Gensouki V13 Epílogo

Modo Noche

Epílogo

Varias horas después de que Christina y Flora fueran enviadas al bosque Paladia…

“Mm, estoy cansada…”

Ese día, Celia había terminado de dar su clase en la Academia Rodania y se paseaba por la casa de huéspedes.

Buen trabajo hoy, Celia, dijo Aishia, escoltándola en su forma espiritual.

Gracias. Vayamos rápido a casa y comamos algo rico.

De acuerdo. La voz de Aishia resonó con un tono ligeramente alegre.

Ah, pero primero tengo que pasar por la oficina. Christina y las demás deberían volver hoy. Si ya han llegado, debería saludarlas, explicó Celia mientras se dirigía a la oficina central dentro de la casa de huéspedes. Los nobles más importantes y sus secretarias tenían allí sus escritorios, y el de Christina también estaba situado al fondo, junto a su despacho personal. Ella utilizaba ese despacho con frecuencia.

Sin embargo, normalmente se podía saber quién estaba en ese momento viniendo aquí, así que era posible que las noticias del regreso de Christina ya hubieran llegado a esta oficina.

Pero, aunque haya vuelto, probablemente esté cansada. Quizá ya se haya retirado por hoy, se preguntó Celia mientras llamaba a la puerta del despacho.

*Toc Toc*

“Qué raro… ¿No hay nadie dentro? Ahora que lo pienso, tampoco nos hemos cruzado con nadie de camino.” — la falta de respuesta y la presencia de alguien más hizo que Celia ladease la cabeza. La oficina no debería estar completamente vacía hasta después de las horas de trabajo…

*Toc Toc* Intentó llamar una vez más, pero siguió sin obtener respuesta. Sin más remedio, Celia abrió ella misma la puerta.

“Disculpe…”

Se asomó al interior, pero la habitación estaba en completo silencio. No había nadie dentro. ¿Qué podía significar esto? Ladeó la cabeza confundida, cuando Aishia se materializó de repente a su lado.

Celia la regañó con un gesto nervioso — “H-Hey, Aishia! No puedes materializarte aquí, aunque no haya nadie en la habitación—”

“Retrocede. Hay una presencia extraña.” — dijo Aishia, mirando a una esquina de la habitación.

“¿Eh…?” — Celia siguió su mirada hacia el mismo lugar.

La distancia que las separaba era de unos cuantos metros.

“Supongo que no tenía sentido esconderse después de estar tan cerca. Y como esperaba, la que custodiaba a Celia Claire en forma de espíritu eras tú… Tenía mis esperanzas, pero parece que he sido completamente burlado por ese hombre. Qué molestia…”

El embajador del Imperio Proxia, Reiss, estaba parado.