Ankoku Kishi C66 – 1

Modo Noche

Capítulo 66 – 1: Ataque de Karkinos

—Caballero Oscuro, Kuroki—

El banquete celebrado para elogiar las hazañas del Héroe de la Luz, Reiji, había comenzado por la tarde. Por lo tanto, el cielo todavía estaba bastante iluminado. Podíamos ver la situación que se desarrollaba en el exterior desde el interior del toldo que estaba hecho de un fino material que cubría la cubierta del barco. Se podía ver a mucha gente yendo y viniendo desde lo alto de nuestro barco que estaba anclado en un lugar ligeramente separado de los otros barcos.

«Nu~»

Kuna gemía tiernamente a mi izquierda.

«¿Pasa algo, Kuna? ¿Los platos no son de tu agrado?»

Había numerosos platos colocados frente a nosotros. Eran del mismo tipo que los que se sirvieron en el banquete, así que podría ser por eso que algunos de ellos no fueran de su gusto.

Por ejemplo, esta carne de Hageese. Para mí era definitivamente desagradable.

El Hageese era un animal redondo, parecido a un ornitorrinco, cuyo cuerpo entero estaba cubierto de pelo y vivía en un terreno elevado. Era una criatura difícil de atrapar ya que podía moverse ágilmente con sus tres largas patas. Como era un plato poco común, se había servido aquí.

Por cierto, hay un dicho que dice que no se puede confiar en una persona que come Hageese.

Pero, supongo que el origen del disgusto de Kuna no son los platos.

«No es culpa de los platos, Kuroki! Es culpa de Shirone por venir a este barco!!»

Kuna habló mientras apuñalaba con la mirada a Shirone que estaba apoyada cómodamente en mi lado derecho.

«Mis disculpas, Kuna-sama… No podía rechazar la petición de Chiyuki-sama de cuidar a la borracha Shirone-sama.»

Regena inclinó la cabeza hacia Kuna para disculparse.

En primer lugar, la razón por la que pudimos asistir a este banquete fue porque Regena había recibido una invitación. Pero, bueno, la razón principal por la que habíamos asistido no era otra que querer disfrutar de los deliciosos platos locales. Es decir, ¿Por qué no?

Originalmente, Regena debía saludar a los peces gordos de este país, incluyendo a Reiji y compañía. Pero entonces, surgió un incidente con Shirone que se emborrachó y Regena había terminado aceptando la petición de Chiyuki de dejar a Shirone descansar en este lugar.

«Kuroki, tonto~… por qué te vas~ Estoy muy preocupada, ¿Sabes?»

El aliento de Shirone apestaba a licor. El olor era demasiado para mi nariz.

¿Cuántas botellas de licor se había tomado para estar así de borracha?

Por cierto, yo no bebo licor. La bebida que tenía en mi copa era un zumo de frutas. Aunque había muchos tipos diferentes de licores destilados hechos de una fruta parecida a la palma entre los platos que tenía delante, no toqué ninguno de ellos.

Sin embargo, era interesante que este mundo tuviera licores destilados. Aunque la mayor parte era elaborada por los creyentes del Dios del Licor, Nector, una pequeña parte también era elaborada por los creyentes de la Diosa de la Medicina y las Hierbas, Fanacea, ya que el licor destilado también podía utilizarse como medicina.

Parece que la comida y la medicina siempre estaban entrelazadas, independientemente del tipo de mundo que fuera.

De todos modos, había muchas hierbas utilizadas tanto en el licor como en los diversos platos presentes. Aunque así era, un exceso de estos licores no era especialmente bueno para la salud. Es decir, sólo necesitabas un sorbo del licor para usos medicinales, no cientos de botellas.

«HEY, BAKA SHIRONE! ALÉJATE DE KUROKI AHORA MISMO!! MIRA, KUROKI TIENE PROBLEMAS POR TU CULPA!!»

Kuna estaba mirando a Shirone con ojos fríos y penetrantes.

De hecho, Kuna había estado a punto de cortarle la cabeza a Shirone en cuanto ésta vio que la traían al barco. Había acabado teniendo dificultades para evitar que se desbocara.

Pero bueno, ella acabó pasándolo por alto tras mi desesperada súplica. Ni siquiera causó otro gran alboroto cuando Shirone se aferró a mi otro lado. O más bien, eso podría ser mi imaginación, ya que mis nervios se concentraron por completo en mi lado derecho, que estaba disfrutando de la piel flexible y suave de Shirone.

Por supuesto, las acciones de Shirone habían hecho que Kuna se disgustara aún más, ya que esta última intentó apartar a la primera de mi lado.

«Bien, es hora de que me sueltes, Shirone. Mira, hay algunas arrugas en tu hermoso vestido.»

También intenté separarme de Shirone.

«Uhm~… vestido… ya veo… voy a quitármelo.»

Shirone empezó a desvestirse en cuanto habló.

«Para, Shirone! No puedes desvestirte en este tipo de lugar!»

Rápidamente detuve a Shirone antes de que fuera demasiado tarde.

Honestamente, realmente quería verla desnuda, pero ella podría odiarme por eso. Definitivamente no usaría su estado de embriaguez para satisfacer mis deseos mundanos así que tuve que detenerla.

«¿Qué pasa, Kuroki~?»

Shirone hizo un puchero mientras le impedía desvestirse.

«Sólo duerme por ahora, Shirone. Ahora mismo estás borracha.»

Coloqué suavemente a Shirone encima de un sofá mullido para que durmiera un poco y le quité la horquilla ya que le perturbaría el sueño.

«Eh, esta horquilla…»

Eché un vistazo a la horquilla.

Esa horquilla estaba entre las posesiones de Shirone cuando vino a este mundo. Fue un regalo mío para Shirone, algo que le di mucho antes de nuestra gran pelea. Parece que todavía la estaba usando.

«Uhm~»

Shirone giró repentinamente su pierna, exponiendo su ropa interior azul para que la viera claramente.

Por cierto, en este mundo había ropa interior junto con la tecnología para hacer sujetadores también. Pero, parece que este tipo de ropa interior aún no se ha extendido a todo el continente. Había algunas regiones que también habían adoptado ropa interior tipo taparrabos o fundoshi, o tangas. Había más tipos, pero formaban parte de la minoría.

En general, los hombres llevaban ropa interior tipo fundoshi, mientras que las mujeres llevaban ropa interior tipo tanga. El tipo de tanga era el que se abrochaba o ataba a un lado con cordones.

De hecho, la ropa interior que dejó Rena en el Reino Rox era del tipo de tanga que se ataba. Naturalmente, todavía la guardaba.

Y ahora, la que llevaba Shirone también era del tipo que se ataba a un lado con cordones.

Hice lo que pude para aguantar el impulso de querer hundir mi cara en su entrepierna.

Además del hecho de que me estaba mostrando su ropa interior, su espléndido vestido era un desastre ahora mismo. Incluso su boca colgaba abierta como la de un tonto.

Shirone nunca mostró este tipo de mirada descuidada frente al hombre que amaba en Japón. Pero, por supuesto, vi este tipo de mirada descuidada más veces de las que podría contar cuando todavía estábamos en Japón.

Parece que no ha cambiado en absoluto incluso después de venir a este mundo.

«Lo siento, Regena. Por favor, cubre a Shirone con algo.»

«Sí, Maestro.»

Regena cubrió a Shirone con un paño blanco a petición mía.

Ahora ya no se verá su ropa interior

«Humph!! Qué le pasa a esta chica!!»

Kuna miraba a Shirone con un rostro enfadado.

Incluso enfadada era muy bonita. Al verla así, casi no pude contenerme para abrazarla.

«Lo siento Kuna. Por favor, ten paciencia con Shirone por ahora.»

No tuve más remedio que pedirle a Kuna que aguantara por ahora.

«Kuna no es… A Kuna no le importa incluso si Shirone se queda al lado de Kuroki. Pero, si eso hace que se quede al lado de Kuroki para siempre…»

Kuna habló suavemente mientras se apoyaba en mi espalda.

Eeh, ¿Cómo acabé haciendo llorar a una chica? Normalmente, podía hacer que Kuna se viera realmente feliz sólo con acariciar su cabeza.

«KYAAAAAAAAAAAAA!!!»

En ese momento, hubo un grito que sonó desde otro barco.

«¿Qué es ese grito?»

Algo estaba ocurriendo en otro barco.

—Sabia de Cabello negro, Chiyuki—

Nada más llegar al lugar de los hechos, vimos a los hombres vestidos con trajes de sátiro gritando de pánico. Eran los actores que habían sido llamados para actuar en este banquete. Los hombres con trajes de sátiro eran los que interpretaban la música de fondo durante el drama.

Cuando me preguntaba por qué tenían ese aspecto, me di cuenta de que era la primera vez que veía sátiros en una obra de teatro de este mundo.

Sus trajes estaban muy bien hechos y parecían un sátiro de verdad.

Se decía que los sátiros eran una raza a la que le gustaba cantar y bailar alegremente. Aunque no eran rivales para los minotauros en términos de poder bruto, podían utilizar poderosas maldiciones a través del canto y la música. Además, a cada uno de ellos le gustaban los hombres pervertidos y las bellezas.

Había que tener cuidado cuando se recibían sus invitaciones, ya que los sátiros usaban su magia sobre su presa.

Incluso había visto una vez un terrorífico sátiro negro en Nargol. Esos sátiros negros eran mucho más poderosos y parecían más bien cabras en comparación con un sátiro normal. Eran usuarios mágicos adeptos que venían al reino humano de vez en cuando para atraer a las mujeres diciendo que les concederían su deseo.

Pensando en ello ahora, era bastante similar al Sabbath.

Las mujeres que recibían el amor del sátiro negro adquirían la capacidad de sentir poderes sobrenaturales y se convertían en brujas. Naturalmente, no había brujas en este lugar y el hecho era que los sátiros eran sólo hombres disfrazados.

«Chiyuki, MIRA!! HAY UN CANGREJO GIGANTE!!»

Me gritó Reiji.

Al mirar a mi alrededor, vi un cangrejo gigante que se arrastraba por la cubierta del barco.

El cangrejo medía casi cinco metros de ancho y sus pinzas medían aproximadamente un metro de largo.

Este monstruo parecido a un cangrejo era conocido como Karkinos. Y actualmente, había muchos Karkinos escupiendo ataques en forma de burbuja hacia los tripulantes de este barco.

Las burbujas parecían tener algún tipo de viscosidad fuerte ya que algunas de las personas que habían sido golpeadas por ellas estaban atrapadas dentro, sin poder liberarse de ellas.

«HAAA!!!»

Reiji invocó su espada y cortó a uno de los Karkinos por la mitad.

Pero, había cinco Karkinos en total y cada uno de ellos estaba atacando un barco diferente.

«AYUUUDAAAA!»

De repente, escuché el grito de una chica.

Podría ser una bailarina que vino a actuar en este banquete.

¿Te gusta? Apóyanos en Patreon!