Ankoku Kishi C66 – 3

Modo Noche

“Imposible. Ariadya tiene demasiados ciudadanos. Incluso si el culpable realmente se esconde en este país, tratar de encontrar a esa persona es casi imposible…”

Mis palabras fueron rechazadas por Reiji inmediatamente.

Había una gran posibilidad de que los restos de los seguidores del Dios Maligno estuvieran todavía escondidos en las afueras de este país. Alguien con la habilidad de disfrazarse preferiría hacer pleno uso de su habilidad para esconderse en la ciudad en lugar de quedarse en las afueras — especialmente cuando se trata de la República Ariadya, el país más poblado de este mundo. Teniendo en cuenta que no siguen el sistema de tener un censo, hay muchos ciudadanos no registrados viviendo en el país. Por lo tanto, es mucho más fácil para ellos colarse y esconderse entre los humanos.

Es más fácil detectar a una persona sospechosa en un país pequeño, pero es literalmente imposible dentro de la República Ariadya. Por eso, es mejor renunciar a poner a toda Ariadya patas arriba por esto. Simplemente no vale la pena.

Naturalmente, tampoco podríamos investigar a los países vecinos. Esperar a que esos tipos vengan a por nosotros es una opción mucho mejor que perder el tiempo investigando.

Además, Reiji a menudo se excedía cuando realizábamos investigaciones en el pasado. Lo más probable es que acabemos siendo evitados como la peste si causamos problemas en este país.

“Uhm, por favor espera un minuto. Héroe-dono.”

Una voz nos interrumpió de repente.

“¿Pasa algo, Decius-dono?”

Le pregunté a Decius debido a su interrupción.

“Para ser honesto, es nuestro trabajo buscar al culpable detrás de este incidente. Por eso, ¿Puedes dejar que nuestro grupo se encargue de esta investigación?”

Decius pidió permiso mientras inclinaba la cabeza.

Normalmente había dos tipos de policía: la administrativa y la de aplicación de la ley. El trabajo de la primera era mantener la seguridad pública y prevenir el crimen, mientras que el trabajo de la segunda era investigar el crimen.

La policía administrativa de este país estaba dirigida por el general Clasus y sus miembros procedían en su mayoría del templo de Rena. Además, la gente del templo Trident, que dominaba la forma de combatir los incendios, también hacía patrullas nocturnas para prevenirlos.

La policía de aplicación de la ley estaba compuesta principalmente por los Caballeros Sacerdotes que servían a Oudith, el Dios de la Ley.

Si fuera en Japón, sería literalmente imposible que a una organización religiosa se le confiaran estos asuntos. Pero, esta era una práctica normal en este mundo, por lo que Decius nos pedía que dejáramos que su grupo realizara la investigación.

Sabía por sus ojos puros y honestos, pero fuertes, que investigaría este asunto adecuadamente.

“Ya veo, tienes razón. Será más fácil si dejamos que los Caballeros de la Ley se encarguen de la investigación. Además, también es más fácil conseguir ayuda de los otros templos Oudith de todo el mundo. ¿Qué te parece, Reiji-kun?”

Miré a Reiji mientras le preguntaba.

En este caso, quería obtener ayuda de los investigadores profesionales.

“Pero, sabes…. ”

Pero, Reiji mostró una reacción hosca a la sugerencia.

“Naturalmente, iremos con ellos. Los culpables son lo suficientemente fuertes como para controlar Karkinos, después de todo, así que puede que seamos los únicos que podamos vencerlos. ¿Qué opinas de que los acompañemos, Decius-dono?”

Decius asintió con la cabeza en respuesta.

“Seguramente, no creo que nuestro grupo pueda derrotar a los que controlan a los Karkinos. En este caso, Héroe-sama y su grupo son una adición necesaria durante la investigación.”

Decius admitió el hecho fácilmente.

No podía odiar a alguien que no se forzaba sin sentido a hacer lo imposible. Sólo eso me dio una buena impresión de Decius.

“Es lo que dice, Reiji-kun.”

Volví a mirar a Reiji.

“Sí, no se puede evitar entonces…”

Reiji finalmente cedió a las condiciones.

La escala de esta investigación era demasiado grande para nuestro grupo. Necesitábamos la cooperación de una organización mucho más grande.

“Y, Shizufae-san. ¿Tu grupo se va a unir a la investigación también? Te daremos una compensación adecuada por ello.”

Miré a Shizufae.

“Sí, con mucho gusto.”

Shizufae intercambió miradas con su camarada momentáneamente antes de que asintieran juntos.

“Está decidido entonces. Empezamos la investigación mañana?”

—Caballero Oscuro, Kuroki—

“Karkinos eh…”

La mujer frente a mí llamada Turia asintió.

“Exactamente, Dios de la Tormenta Negra.”

Parece que ‘Dios de la Tormenta Negra’ era una especie de apodo que me habían puesto. No tengo ni idea de cuándo se extendió ese apodo, pero parece que originalmente era el apodo que los enanos utilizaban para llamarme.

Escuché un informe de la situación actual de la mujer llamada Turia, que había llegado al barco donde estábamos Kuna y yo. Mientras tanto, Kuna, claramente desinteresada en este asunto, ya había entrado en el mundo de los sueños con mis rodillas como almohada.

Por cierto, esta mujer llamada Turia era al parecer una conocida de Dario. Había oído hablar de mí por él.

Su marido era un enano y la hija de su marido también lo era. La mujer que se había casado con un enano había recibido muchos tesoros, incluyendo oro y plata, de su marido. Así, había abierto un negocio en este país utilizando esos tesoros y ahora era la persona más rica de este país. Además, también formaba parte del equipo de gestión del laberinto gracias a su marido.

También había visitado al Dios Heibos cuando volvía de informar a Modes de que me quedaría un tiempo más en Ariadya. Había oído hablar de Turia por él.

Como Dario era uno de los ayudantes de Heibos, naturalmente sabía de mi estancia en este país y le había contado a Turia la información para que viniera a saludar.

Parece que también había hecho varias gestiones para mi estancia en Ariadya.

“Ya veo, esos Karkinos son los restos de los que escaparon de la arena. Gracias por informarme de esto, Turia-dono. Pero, los restos de los planes de Atlana huh.”

La que había liberado a los monstruos de la arena había sido la propia Atlana. En resumen, se podría decir que la mitad de la responsabilidad de este incidente recaía en ella.

“Sí, nunca esperé que Atlana fuera un monstruo, y lo que es peor, subordinada al Dios Maligna. Y pensar que hay más de ellos escondidos en esta Ariadya es… demasiado aterrador.”

Turia negó con la cabeza, como si no pudiera asimilar tal realidad.

Atlanta era miembro de la asociación de comerciantes, por lo que era natural que Turia conociera a Atlana. Pero, naturalmente, ni siquiera Turia se había dado cuenta del verdadero rostro de Atlana.

“Pero, respecto a los restos de esos monstruos. Ya sabía de su paradero por Atlankua.”

Miré a Turia y respondí.

“¿Es cierto, Dios de la Tormenta Negra?”

Asentí con la cabeza.

Había escuchado mucha información útil de la capturada Atlankua. Había ocultado parte de esa información a Shirone y compañía. En cuanto a la razón, era simplemente porque estaba relacionada con Nargol.

“Sí, por eso voy a visitarlos personalmente para comprobar qué están intentando hacer.”

“Muchas gracias, Dios de la Tormenta Negra.”

“Existe la posibilidad de que hayan abandonado su cuartel general, pero… deja este asunto en mis manos, Turia-dono.”

Turia mostró una expresión de alivio en su rostro mientras la tranquilizaba.

Pero a diferencia de su ánimo alegre, yo me sentía bastante deprimido ahora mismo.

Sentía un incipiente dolor de cabeza sólo de pensar en el culpable de este incidente.

Suspiré mientras acariciaba la cabeza de Kuna, recostada en mi regazo.

—Bailarina, Sienna—

Después de separarnos de Héroe-sama y compañía, Decius nii-san y yo fuimos a encontrarnos con nuestro padre. Padre debería estar todavía en algún lugar de estos barcos

“Hermano, ¿Tienes alguna pista para la investigación de mañana?”

Pregunte a mi hermano.

“Desafortunadamente… no. ¿Y tú, Sienna? ¿Has notado algo?”

Respondí a su pregunta con mi silencio.

Sí que noté algo raro, pero definitivamente no podía contárselo a mi hermano ya que este asunto podría estar relacionado con la compañía a la que pertenecía.

Me sentí mal por mi hermano, pero no quería traerle problemas al líder Midas y compañía.

“… ¿Pasa algo, Sienna?”

Preguntó mi hermano.

“Uuhm. No es nada. Ahora que lo pienso, ¿Puedes quedarte con este objeto por ahora, hermano?”

Le entregué un objeto envuelto fuertemente con una tela.

“¿Esto es?”

Mi hermano lo recibió y comenzó a desplegar la tela.

“Espera, hermano!! No mires la cosa envuelta dentro!!”

Me apresuré a detener a mi hermano.

“¿Sienna?”

“Por favor, guarda este objeto por ahora, hermano.”

“Entiendo, Sienna. No miraré el artículo dentro de esta tela.”

Mi hermano accedió de mala gana a mi petición.

Bueno, ya que es ese hermano mío tan recto, sé que realmente no le echará un vistazo.

“Gracias, hermano. Entonces, me despido.”

Me separé de mi hermano después de despedirme.

“Espera un momento, Sienna!! ¿No vas a saludar al menos a nuestro padre antes de irte?”

Me llamó mi hermano apresuradamente.

“Lo siento, hermano!! Por favor, saluda a padre de mi parte!!!”

Reflexioné sobre el incidente mientras dejaba a mi hermano atrás.

Marchas estaba claramente actuando de forma extraña durante ese incidente. Además, la flauta que se le cayó a Marchas tenía una cresta de cabra negra grabada en su superficie.

Por eso le había confiado esa flauta a mi hermano.

Pero, si él se enteraba de que uno de los miembros de nuestra compañía estaba involucrado en este incidente, me temo que nuestra compañía sería suspendida, por lo que no le había dicho nada a mi hermano.

Quiero decir, el Líder Midas se habría preocupado si el equipo de investigación viniera a investigar nuestra compañía también.

“Todavía no se ha confirmado.”

Volví a la base de nuestra compañía mientras murmuraba para mí misma.