Ankoku Kishi C67 – 1

Modo Noche

Capítulo 67: Bailarín de espadas

—Villano de poca monta, Marchas—

«Mierda… lo perdí.»

Maldecía internamente mientras caminaba por las calles nocturnas.

Sienna debería haber sido empujada fuera del barco y haber caído al mar para ahogarse, pero me esquivó justo en el último segundo, lo que hizo que yo cayera del barco en su lugar. Se me debió caer la flauta que recibí de Ainoe-neesan durante ese momento.

«Qué debo hacer ahora… a este paso, seguro que me va a matar…»

Honestamente, quería correr.

Pero, eso era prácticamente imposible.

Estoy seguro de que una retribución aún más aterradora caería sobre los que intentaran escapar de una bruja. Además, no tengo otro lugar a donde ir.

No quiero volver a ser un ladrón furtivo de nuevo. Por eso, tengo que encontrar la manera de que me perdone.

Llegué a mi destino mientras reflexionaba sobre el asunto.

Mi destino era el lugar más oscuro de la República Ariadya.

La República Ariadya estaba protegida por tres capas de murallas. La razón de ello era que el tamaño de la República Ariadya era cada vez mayor. Cada vez que la ciudad exterior crecía lo suficiente, se añadía una nueva muralla para ampliar sus fronteras. Sin embargo, la expansión de la ciudad se había detenido hace unas decenas de años y ahora, me encontraba fuera de las tres murallas. En resumen, la ciudad exterior.

Cualquiera podía venir a vivir a este lugar sin importar su identidad. Eso incluía a los criminales y a la gente que había sido exiliada de su tierra natal. Los criminales se unieron y se formaron muchas organizaciones criminales.

Una de esas organizaciones criminales era un grupo de herejes que adoraban a los monstruos. Esta organización de herejes estaba en la cima del bajo mundo de Ariadya. En resumen, eran los gobernantes del lado oscuro de Ariadya.

Yo, que no tenía ciudadanía ni respaldo para conseguirla, no tenía opción de convertirme en un luchador por la libertad o en un criminal.

Acabé eligiendo lo segundo, ya que soy un pésimo luchador.

Después de caminar un rato, llegué frente a un gran edificio. Era un espléndido edificio de madera.

A primera vista, parecía un restaurante y posada normal. Pero, en realidad era la sede de la organización del hampa. En el sótano de esta posada, había una cabeza consagrada de una cabra negra que utilizaban para adorar a los demonios.

Ainoe-neesan debería estar esperándome en el sótano de este lugar.

«¿Uhm?»

Entonces me fijé en un hombre en la entrada del edificio. El hombre se quedó en la entrada sin entrar.

No parecía un viajero ni su postura se asemejaba a la de uno. El hombre llevaba ropas que suelen llevar los plebeyos.

¿Qué hacía allí? ¿Venía por una prostituta?

Las empleadas de esta posada también trabajaban como prostitutas. Puede que le apetezca una chica de allí.

Aunque parece un hombre honesto, cuando quitas esa fachada, todo lo que queda es una masa de lujuria. Sí, no hay duda, es un pervertido del demonio.

Aunque, existe la posibilidad de que apunte a una prostituta masculina, pero no veo ese tipo de señales en ese hombre. Hubo varios casos en los que los hombres estarían buscando una pareja gay, pero la mirada en sus ojos era completamente diferente a la que tiene ese hombre.

Pero entonces, ¿Me pregunto por qué no entra?

Sólo un virgen haría algo así.

Bueno, esta podría ser su primera experiencia en el uso de una prostituta. En resumen, no va a entrar debido a su falta de experiencia.

A simple vista, parece un hombre apuesto de una familia acomodada. Al mirarlo más de cerca, su cara está tan pulcra hasta el punto de que me dieron ganas de darle un puñetazo en la cara.

Y entonces, de repente tuve una idea.

Ainoe-neesan podría perdonarme si le entrego a este hombre. En resumen, voy a presentárselo a Ainoe-neesan como su esclavo.

Lo siento, amigo, pero sé mi chivo expiatorio.

Podría convertirse en el sacrificio de la bruja o en un prostituto una vez que le hayan lavado el cerebro con drogas.

Los familiares de este hombre podrían venir a buscarlo más tarde, pero no podrían hacer nada una vez que descubran que estaba trabajando en este tipo de lugar. Incluso podrían llegar a ocultar su existencia. Así, su investigación no llegaría a mí.

Por eso este era un sacrificio de bajo riesgo y alto rendimiento para mí.

«Hola hermano. ¿Qué estás haciendo aquí?»

Lo saludé amablemente.

El hombre se giró ante mi llamada. Parecía estar sorprendido, ya que quizá no esperaba que lo llamaran así.

«No, nada en realidad…»

El hombre respondió con una sonrisa irónica.

Tal y como esperaba. Realmente había venido a comprar una prostituta. No podía decirlo ya que estaba prohibido por la ley. Era lo que siempre decía alguien de familia acomodada al responder algo así.

Lo hacían porque simplemente no podían reprimir su ardiente pasión. Esa era la razón de su actitud.

«Si quieres, puedo convertirme en tu guía. Soy conocido del dueño de esta tienda, incluso puedo presentarte a una buena chica si quieres.»

El hombre me miró atentamente al escuchar mis palabras.

Y entonces, me miró de nuevo después de meditar sobre algo durante un rato.

«Estaré a tu cuidado entonces.»

El hombre sonreía de oreja a oreja mientras hablaba.

Estaba completamente desprevenido. Me reí para mis adentros mientras lo miraba.

«De acuerdo entonces. Sígueme, chico.»

Guie al hombre al interior de la tienda.

La primera planta se utilizaba como bar y restaurante. Como ya era de noche, la iluminación de la tienda ya estaba encendida. Ya había mucha gente sentada en la barra para beber. Algunas de ellas eran personas con ciudadanía.

La razón por la que este tipo de tienda podía mantener a las prostitutas era principalmente porque los ciudadanos las apoyaban secretamente entre bastidores. Aunque tenían ciudadanías, no era un asunto sencillo deshacerse de la lujuria en sus cuerpos.

Aunque sus actos iban en contra de las enseñanzas de Faeria, las enseñanzas de Ishtar no prohibían la prostitución. Pensaba que esta podría ser la razón por la que Ishtar era una de los doce dioses pilares.

El hombre lo siguió obedientemente.

Qué idiota. Todavía no se había dado cuenta de que le esperaba un destino cruel.

Seguimos caminando por el interior de la tienda antes de entrar en una sala determinada. La sala era un mero almacén.

«¿Es este, el lugar?»

El hombre no pudo ocultar su sorpresa al verme guiarlo al interior del almacén.

«Hehe, velo tú mismo.»

Me acerqué a uno de los armarios con una sonrisa en la cara. Y entonces, moví el armario hacia un lado, revelando las escaleras al sótano de esta posada.

«¿Oooh?»

El hombre parecía estar realmente sorprendido por este truco.

«Kukuku, ¿Sorprendido? Pero, aun así, ¿Estás seguro de que quieres bajar, aunque te espere un bombón abajo?»

No mentía cuando le decía eso. Las brujas eran un grupo de bellezas después de todo. Pero, por supuesto, podrían estar ocultando sus verdaderas apariencias con magia.

«No te preocupes. No tengo ni idea de por qué estás mostrando tanta amabilidad conmigo, pero esto me ahorra mucho tiempo.»

El hombre me agradeció sinceramente por haberle hecho caer en una trampa.

En serio, ¿Qué tan idiota es este hombre?

Normalmente, dudaría de si realmente hay una mujer en el sótano en primer lugar. Puede que haya sido un pájaro en una jaula que se ha criado en un entorno confortable todo este tiempo, lo que le ha hecho incapaz de dudar de los motivos de alguien.

Sentí la llama negra de los celos carcomiendo mi corazón. Tenía muchas ganas de empujar a este hombre al abismo de la desesperación. Pero, por supuesto, esa vida le esperaba al otro lado de estas escaleras.

Me reí por dentro.

Bajé las escaleras junto con el hombre.

El piso subterráneo no era simplemente tierra excavada. El techo, la pared y las piedras estaban bien nivelados, lo que le daba una belleza estética única. Aunque no tenía ni idea de quién había hecho este piso subterráneo, podía decir que el creador era un mago extremadamente hábil. Pero entonces, recordando la figura del demonio que ha otorgado la magia a Ainoe, supongo que este tipo de trabajo no es nada del otro mundo.

Llegamos a una habitación espaciosa. El sótano no estaba oscuro debido a la iluminación colocada a lo largo de las paredes. El hombre me siguió sin decir nada.

Los hombres con túnica y las brujas habituales ya estaban esperando dentro de esa espaciosa sala.

Los hombres con túnica fueron los que vieron nuestra llegada. Todos, excepto el que los dirigía, llevaban máscaras blancas. La máscara era una simple máscara con agujeros para los ojos y la boca.

¿Quiénes son ellos?

Sentí una señal desagradable de aquellos enmascarados.

Un rato después, Ainoe y compañía vieron mi llegada.

«Humph, alabo tus agallas por no huir, Marchas. Bueno, no es que puedas escapar aunque lo intentes con nuestra maldición puesta sobre ti.»

Ainoe habló mientras me miraba.

«No soy lo suficientemente valiente como para escapar de ustedes. Por cierto, ¿Quiénes son esas personas, Ainoe-neesan?»

Miré a los hombres con túnica para desviar el tema.

«Humph, aunque no sea de tu incumbencia, deja que esta vez te haga una excepción especial. Ese hombre de ahí es Tarabos-dono, el vicepresidente de la asociación de magos. Digamos que son nuestros cooperantes.»

Ainoe presentó al único hombre que no llevaba su máscara.

Desde luego, era un mago espléndido se mire por donde se mire.

Pero nunca esperé que su socio cooperativo fuera nada menos que el propio vicepresidente de la asociación de magos.

«Ainoe-dono. Le estás contando más de lo necesario…»

Tarabos habló con una cara ligeramente preocupada.

Seguramente no debía presentar a alguien tan importante a alguien como yo. Ya me imaginaba el lio que se armaría si se filtraba el secreto de la colaboración entre las brujas y el vicepresidente de la asociación de magos.

Y, sin embargo, Ainoe no tenía ninguna intención de mantener el secreto. Era más bien como si no le importara contarme ese enorme secreto.

Era una mujer bastante floja.

«Ah, tienes razón, lo siento. En lugar de eso, ¿Puedes presentarme a ese hombre tan simpático, Tarabos-dono?»

Ainoe miró al hombre que había venido conmigo.

«Hehehe. Te he dicho que te dejaré conocer a las maravillosas hermanas, ¿Verdad?»

Tras decir esto, desenfundé mi daga y me giré hacia el hombre antes de clavarle sin piedad mi daga.

«No pienses mal de mí, chico.»

Hablé en voz baja mientras clavaba la daga.

El hombre debería haberse dado cuenta de que había sido engañado por mí, pero era demasiado tarde. Ya no podía escapar.

Busqué la reacción del hombre. Pero, no dio ninguna reacción en absoluto.

Su aspecto tranquilo y sereno en este tipo de situación era claramente anormal.

«Así que tú eres el llamado Zeal!! He oído hablar de ti!»

El hombre gritó de repente un nombre.

Las brujas y Ainoe se sorprendieron claramente en cuanto el hombre dijo ese nombre. Porque Zeal era el nombre del demonio adorado por estas brujas, incluida Ainoe.

¿Cómo sabía este hombre ese nombre?

Los ojos del hombre se dirigieron entonces a Ainoe. Pero, sentí que no era a Ainoe a quien miraba. Era como si el hombre estuviera mirando el aire vacío detrás de Ainoe.

«Hou… puedes verme ¿Huh? ¿Quién eres?»

Una voz ronca resonó en el sótano.

En ese momento, una gran figura humana surgió detrás de Ainoe.

¿Te gusta? Apóyanos en Patreon!