Ankoku Kishi C67 – 2

Modo Noche

Aunque la figura se parecía a un sátiro, su cabeza se parecía más a la de una cabra de pelo negro. Además, su figura era más alta y musculosa en comparación con el Sátiro que había visto antes.

Ese Sátiro negro nos estaba mirando.

“HIIIII!”

Me arrodillé en el suelo, incapaz de soportar la presión de aquella mirada.

Parece que Tarabos también se sorprendió bastante al ver al Sátiro Negro.

Los únicos que no se sorprendieron por la aparición del Sátiro Negro fueron las brujas y aquel hombre que había venido conmigo. Me di cuenta de este hecho después de mirar al hombre que ni siquiera parecía perturbado por la aparición del Sátiro Negro. Estaba tan tranquilo y sereno como antes.

“Es un placer conocerte, Zeal. He oído hablar de ti por Lord Ulbart.”

El hombre se dirigió al sátiro negro con un tono tranquilo.

¿Quién demonios es este hombre? Ni siquiera se inmutó al ver la apariencia del Sátiro Negro.

Entonces, me di cuenta de que el hombre no era un ser humano normal.

“CONOCES A LORD ULBART!!! QUIÉN DEMONIOS ERES TÚ! DEFINITIVAMENTE NO ERES UN HUMANO!!”

Gritó el Sátiro Negro.

“Bueno, creo que lo entenderás cuando veas esto…”

Tan pronto como habló, el hombre se vio envuelto en llamas negras. Cuando la llama negra se hubo desvanecido, el hombre se vio con una ominosa armadura de color negro azabache.

“NO PUEDE SER!!! CABALLERO OSCURO!! NO ME DIGAS QUE TÚ— NO, SU ALTEZA ES…”

El Sátiro negro cayó de rodillas en cuanto vio la figura del hombre de la armadura negro azabache.

“ASÍ ES, ZEAL!! AHORA, RESPONDE A MI PREGUNTA!!”

En el momento en que el Caballero Oscuro habló, sentí que un poderoso vendaval emanaba de todo su ser.

“GUH…”

Me desplomé en el suelo inmediatamente al ser golpeado por esa aura y gemí de dolor.

Un miedo indescriptible brotó del fondo de mi corazón. Temblaba sin parar como un ternero recién nacido. Cuando miré a mi alrededor, vi que Tarabos y Alnoe también estaban arrodillados en el suelo mientras temblaban igual que yo. Aunque el demonio llamado Zeal también temblaba, no cayó de rodillas.

Pero, los enmascarados detrás de Tarabos seguían de pie como si nada.

“Aaah…”

Esa voz provenía de la entrada de la sala.

Cuando me giré, vi una figura que ya había caído al suelo. Al igual que yo, esa persona probablemente también estaba temblando de miedo.

Y entonces, eché un vistazo más de cerca.

“Sienna…”

La figura solitaria en la entrada de la habitación era la de Sienna.

—Bailarina, Sienna—

“¿Dónde diablos está merodeando ese tipo a esta hora?”

Marchas, que estaba a punto de ahogarse, fue curado por la magia curativa de la Santa Sahoko. Luego abandonó el alojamiento de nuestra compañía de teatro.

No es que tuviéramos un toque de queda que nos prohibiera salir del alojamiento durante la noche. El líder Midas permitía a los miembros de la compañía actuar libremente durante su tiempo libre siempre que no perturbara su actuación.

Nuestra agenda para mañana estaba abierta. Nuestra compañía había pospuesto la obra para el Héroe-sama que vendrá mañana. Por lo tanto, varios miembros de nuestra compañía habían salido a relajarse en el bar.

Parece que Ainoe-neesan había ido a disfrutar de su tiempo privado también. Tal vez fue a visitar a su amante.

Acabé siguiendo a Marchas. El lugar al que se dirigía era el barrio rojo de las afueras de las murallas.

Sabía que iba a ese lugar de vez en cuando. Pero ayer no lo encontré. Me pregunto qué tienda visitó ayer.

“Pero Marchas, no creas que puedes escapar de esta Sienna-sama.”

Borré mi presencia y el sonido de mis pasos.

Borrar mis pasos era fácil para alguien entrenado en artes marciales como yo.

Un rato después, el destino de Marchas resultó ser el edificio más grande de la ciudad exterior. Marchas no estaba en esa tienda cuando lo busqué anoche.

“¿Eh? Ese hombre, podría ser…”

Marchas se dirigía al hombre que estaba solo frente a la tienda.

Recordé la cara de ese hombre. Era el que acompañaba a la mujer que el Hermano Decius había apodado como la ‘Diosa de la Luz Lunar’.

¿Por qué está vagando por este tipo de lugar? ¿Será que es un conocido de Marchas?

Por desgracia, estaban demasiado lejos para poder escuchar su conversación.

Marchas entonces guio al hombre dentro de la tienda. Los seguí por detrás.

Aunque algunos invitados me miraron en cuanto entré en la tienda, desviaron inmediatamente la mirada con desinterés, como si no les importara lo más mínimo mi presencia.

Mi atuendo actual no era el de una bailarina. Llevaba una gran bata y una capucha para ocultar mi cuerpo y mi rostro. De este modo, nadie en la tienda podría reconocerme. Por eso nadie se interesó por mí en cuanto me vio entrar en esta tienda con este tipo de atuendo.

Bajo esta túnica había varias armas ocultas y un par de mis queridas espadas curvas.

Marchas no debería tener el poder de manipular a esos Karkinos. El verdadero culpable estaba utilizando a Marchas.

En resumen, esa gente era la más peligrosa. Por eso, había venido totalmente preparada para el combate.

Tras mirar a mi alrededor, vi que Marchas y el otro hombre se dirigían hacia la parte interior del edificio. Aunque ya había confirmado este hecho ayer, pero esa parte debería estar limitada sólo al personal. Pero, ¿Por qué Marchas, que no está relacionado con esta tienda, puede entrar?

Pero, este no era el momento de preocuparse por este asunto. Los dos ya habían entrado. No será tan sencillo para mí entrar en ese lugar ya que los ojos de los empleados estaban por todas partes.

¿Qué debo hacer ahora?

Fijé mi postura de manera que los demás no vieran mi cuchillo arrojadizo.

El cuchillo arrojadizo era una pequeña hoja que cabía en la palma de mi mano.

Lo lancé con un movimiento de muñeca. Entonces golpeó el zapato de uno de los invitados. El invitado, cuyo zapato estaba ahora clavado al suelo, cayó hacia delante.

Los demás invitados seguramente considerarían que se había caído por estar demasiado borracho. Por desgracia para él, cayó justo encima de la mesa de otro invitado, volcando los platos y el licor al suelo.

Los ojos de los empleados y de los demás invitados se centraron instantáneamente en el invitado caído.

Mientras estaban distraídos, di una patada a la pared y salté silenciosamente hacia su punto ciego antes de seguir a Marchas al interior del edificio.