Ankoku Kishi C67 – 3

Modo Noche

Este truco era bastante parecido a los malabares. Movía mi mano izquierda en secreto mientras mi mano derecha se centraba en el invitado. Además, no se podía saltar sin hacer ruido a menos que se tuviera conocimientos de artes marciales. Ni siquiera el empleado que vigilaba la entrada de la zona interior del edificio se dio cuenta de que acababa de saltar sobre él.

Ahora, sólo tengo que ir tras Marchas.

Hay varias puertas a lo largo del pasaje. ¿A qué habitación han entrado?

Me quité la capucha y agudicé mis oídos para escuchar la conversación desde el otro lado de las puertas. En ese momento, sentí la presencia de humanos de una determinada habitación.

Al acercarme a la habitación, pude escuchar la conversación que había dentro.

«Kukuku, ¿Sorprendido? Pero, aun así, ¿Estás seguro de que quieres bajar aunque te espere un bombón abajo?»

Era la voz de Marchas.

«No te preocupes. No tengo ni idea de por qué me muestras tanta amabilidad, pero esto me ahorrará mucho tiempo.»

Y la voz de otro hombre agradeciendo a Marchas.

Después de eso, escuché el sonido de algo moviéndose. Y entonces, la presencia de los dos hombres dentro de la habitación se desvaneció.

Entré a la habitación inmediatamente.

A simple vista, parecía un almacén habitual. Uno no sería capaz de distinguir las escaleras que bajaban al subsuelo.

«Sospechoso. Estoy segura de que hace un momento estaban dentro de esta habitación.»

Empecé a mirar con atención el suelo y las paredes de la habitación. Finalmente, encontré un armario que parecía recién movido.

«Veamos.»

Descubrí que podía mover el armario hacia un lado. Después de eso, una escalera que bajaba apareció por detrás del armario.

«Bueno, a qué estoy esperando entonces…»

Bajé la escalera para perseguir a Marchas.

Después de atravesar un pasillo, llegué a una amplia habitación. En medio de esa habitación, vi al hombre que había escoltado a la Diosa de la Luz Lunar de pie con Marchas.

Borré mi presencia, haciéndome una con las sombras mientras observaba la situación dentro de la habitación desde la entrada.

Aparte de Marchas y ese hombre, había muchas otras personas que llevaban atuendos de mago en esa habitación.

Y entonces, quedé sin palabras cuando vi a cierta figura en esa habitación.

«No puede ser, Ainoe… neesan.»

Ainoe-neesan estaba entre los que estaban reunidos dentro.

Pero, había algo que era aún más sorprendente que eso. Justo al lado de Ainoe-neesan estaba un hombre con la cabeza de una cabra negra.

El sátiro estaba hablando de algo con el asistente de la diosa de la luz lunar, el mismo hombre que había venido con Marchas.

De repente, el hombre se vio envuelto en llamas negras. Cuando las llamas negras se desvanecieron, un hombre ataviado con una armadura negra como el azabache estaba de pie.

Oí que el sátiro negro lo llamaba ‘Caballero Oscuro’.

Ya no tengo ni idea de lo que estaba ocurriendo en este lugar.

En ese momento, una ráfaga irradió del Caballero Oscuro.

«E—»

Mi cuerpo se congeló, incapaz de escapar en el momento en que me expuse a esa ráfaga. Sentí como si todo el poder de mi cuerpo fuera drenado y caí de rodillas.

En ese momento, me había expuesto literalmente a todos los que estaban en esa habitación. Lo sabía, ya que me había convertido en el centro de atención en cuanto fui visible.

Cuando levanté la cabeza, mi mirada se encontró con la de Marchas.

«Sienna…»

Marchas pronunció mi nombre.

Me reconoció. Ya no podía escapar.

Me di una palmada en el muslo y me obligué a volver a ponerme en pie.

Mis piernas aún no eran capaces de caminar con normalidad, pero será malo si no escapo de este lugar de inmediato.

Me giré hacia la escalera de la que había salido.

Noté que algo me perseguía por detrás.

Deprisa, mis piernas!

Me quité la túnica que había utilizado para ocultar mi rostro para aumentar mi velocidad de carrera. Cuando volví al primer piso del edificio, me dirigí hacia la salida.

Aunque el empleado que me vio se sorprendió mucho, no tuve tiempo de preocuparme por eso.

Me abrí paso entre los borrachos del bar y salí del edificio. En ese momento, escuché una voz enfurecida desde el interior del edificio.

Tal vez era una pelea entre mi perseguidor y los borrachos que habían chocado contra ellos.

Gané más distancia mientras ellos seguían ocupados discutiendo entre sí.

Confío en mi velocidad al correr. ¿Quieres perseguirme? Sigue soñando.

Me abrí paso entre la multitud de gente. Y entonces, al llegar a un lugar desolado, la gente que llevaba máscaras blancas ya estaba de pie, como si esperara mi llegada.

«Imposible!!! ¿Cuándo llegaron a este lugar?»

El hombre enmascarado blandió su espada. Rápido.

Retrocedí inmediatamente para esquivar la espada.

Como mi oponente podía moverse a gran velocidad, mostrarle la espalda era una mala jugada.

En el momento en que tomé esta decisión, me deslicé más allá de la apertura de mi oponente cuando éste volvió a blandir su espada y barrí sus pies.

El enmascarado perdió el equilibrio y cayó de bruces en cuanto terminó de blandir su espada.

Aproveché esa oportunidad para escapar de este lugar.

Me giré para ver la situación de mi perseguidor un poco después de huir.

El enmascarado se levantó de nuevo como si no sintiera nada ante esa caída.

—Y entonces lo vi.

La cara que asomaba por la grieta de la máscara del hombre, ahora ligeramente rota, no era definitivamente la de una persona viva.

Eché a correr.

Sentí la presencia de varios perseguidores. Su velocidad era anormal. No era la velocidad de un humano.

«No se puede evitar, supongo…»

Toqué las espadas curvas que llevaba en la cadera. Y entonces, saqué de mi bolsillo una pequeña bolsa de agua que estaba llena de una droga.

El nombre de la droga en esta bolsa de agua era ‘Assas’. Una vez que bebiera esta droga, obtendría un enorme poder durante un tiempo limitado.

Originalmente, era algo que bebían los osos Garmi. El mago Panorámix la mejoró hasta convertirla en una droga mágica parecida a un zumo de frutas. He oído que el valiente Astérix podía luchar contra poderosos monstruos gracias a los efectos de esta droga.

Pero, por supuesto, esto no cambiaba el hecho de que Assas era una droga peligrosa. A cambio de un gran poder, uno podía controlar su cuerpo y acababa destruyendo su propio físico.

Pero, mi cuerpo había sido entrenado para poder usar esta droga. La que me había entrenado no era otra que madre. Ni siquiera padre y hermano mayor sabían de este asunto.

Sí, no tenían ni idea de que madre era una asesina.

La razón por la que nos llamaron asesinos fue porque usamos esta droga llamada Assas como guerreros que protegen a los sacerdotes de Ishtar-sama. La mayoría de los sacerdotes de Ishtar-sama contradecían las leyes de muchos países y no estaban protegidos por sus leyes. Por eso esos sacerdotes necesitaban el poder para poder protegerse.

El resultado de eso fuimos nosotros, los asesinos.

Pero, nuestra especialidad no es el combate ya que no somos originalmente guerreros. Por lo tanto, usamos esta peligrosa droga para aumentar nuestro poder.

Sin embargo, los oponentes de los sacerdotes de Ishtar-sama no eran monstruos; eran humanos. El trabajo del asesino era enterrar en el olvido a la gente que se atrevía a cometer actos escandalosos hacia los sacerdotes de nuestra fe.

Utilizábamos la oscuridad a nuestro favor para evitar que los soldados de este país se dieran cuenta de nuestra existencia. Naturalmente, nos arrestarían si matáramos a las personas que se atrevieran a cometer un pecado contra los sacerdotes de nuestra fe a la vista de todos.

Ese tipo de personas eran marcadas por nosotros para ser asesinadas posteriormente.

De este modo, nadie sería tan tonto como para pensar en volver a dañar a nuestros sacerdotes.

Como matábamos a la gente en el sudario de la oscuridad, los demás también nos llamarían asesinos en las sombras.

Me bebí el assas.

Me pregunto qué expresión pondría mi hermano si supiera que he bebido una droga prohibida. Seguro que intentaría detenerme.

Pero, ahora no era el momento de pensar en esos asuntos.

Poco después, sentí que mi cuerpo rebosaba de poder. Era como si pudiera hacer cualquier cosa.

Y entonces, mis agudos sentidos me informaron de la situación que me rodeaba. Mis perseguidores estaban cada vez más cerca.

Me levanté de un salto.

Con mi fuerza mejorada, podía saltar por encima del tejado de un segundo piso con un solo salto en triángulo.

Pero mis adversarios también habían saltado al tejado tras de mí.

Su fuerza física era absurda.

Se volvieron aún más rápidos mientras continuaban persiguiéndome por el tejado.

Cada uno de ellos llevaba una túnica y una máscara blanca cubría sus rostros.

Podían moverse sin vacilar incluso cuando corrían por encima del inestable tejado. Incluso podrían ser tan rápidos como yo.

Cada uno de los enmascarados sostenía un arma ominosa en la mano. Algunos llevaban una maza. Por lo tanto, concluí que eran rápidos y poderosos.

Desenvainé las espadas curvas gemelas que llevaba en la cintura.

«Vengan, dejen que les enseñe la danza de espadas de una seguidora de Ishtar-sama.»

Los hombres enmascarados vinieron de inmediato.

¿Te gusta? Apóyanos en Patreon!