Maseki Gurume V1 C2 – 1

Modo Noche

Capítulo 2: Linaje oculto y sin hogar.

Unos meses después de haber lamido aquella piedra mágica, Ain continuó con sus esfuerzos diarios.

No puedo permitir que Olivia sea menospreciada — intentaba conseguir algo con estos sentimientos fuertemente presentes en su mente.

Hoy, a pesar de que Ain había blandido la espada desde la mañana, tenía una sonrisa irónica.

“—No, es raro después de todo.”

La espada de madera se rompió. Bueno, ya se había acostumbrado a ello ya que le había pasado muchas veces, pero esta vez era un poco diferente.

“¿Se puede cortar una armadura de hierro con una espada de madera? Ya veo, así que es este tipo de mundo — como si fuera verdad.”

Frente a él estaba una figura humanoide de madera llevando una armadura de hierro, que actuaba como su enemigo.

Esto podría ser inútil, para ser honesto, pero se sintió refrescante para él tener algo en frente en lugar de sólo blandir su espada en la nada.

Sin embargo, esta armadura acababa de ser destrozada por la espada de madera de Ain.

La espada de madera se había hecho añicos al mismo tiempo, pero eso no importaba.

“… Uhmm, bueno. ¿Podría ser… desgaste del metal o algo parecido?”

Quería culpar a eso, pero no conocía los principios detrás de eso.

Preguntándose si se había deteriorado mientras se frotaba la sien, decidió ignorarlo y se alejó.

Antes de darse cuenta, había estado moviendo su cuerpo más de lo que esperaba, por lo que se sentía un poco inquieto.

“Ohh… llegaré tarde si no me preparo pronto.”

Si no se bañaba pronto, podría llegar tarde.

Hoy se celebraba una fiesta en la Capital Real.

Era un evento en el que se presentaban los hijos de la nobleza, y Ain llevaba unos días esperando qué tipo de fiesta sería.

Así que, con pasos más ligeros de lo habitual, regresó a la mansión.

—Después de que Ain se marchara, casi pasando de largo, un sirviente fue a limpiar el campo de entrenamiento.

“…¿Eh? Esta armadura estaba… hay rastros de haber sido cortada por algo…”

¿Desgaste del metal? ¿Deterioro?

El sirviente confirmó que el corte afilado no se debía a ninguna de esas cosas.

Y, mientras se preguntaba por qué había ocurrido algo así, la desecho junto a la espada de madera rota.

◇ ◇ ◇

Varias horas después de que terminara el entrenamiento de Ain, la familia Roundhart se dirigía a la Capital Real dentro de dos carruajes.

En el delantero viajaban Logas y la segunda esposa, Camila. Y, junto con Grint, el número de ocupantes ascendía a tres.

Ain y Olivia iban en el carruaje de atrás.

Dentro del carruaje, Ain colocó el libro que estaba leyendo en su regazo.

Sentada a su lado, la expresión de Olivia parecía muy sombría.

(No se puede evitar. Después de todo, se decidió que Grint sería el próximo cabeza de familia…)

Como sólo Olivia se opuso a ese asunto, la decisión se tomó rápidamente.

En ese momento, ella guardaba un fuerte resentimiento contra ellos, que mostraban una actitud de despreocupación por el hijo mayor.

Sin embargo, como resultado de esta decepción, disgusto y pena — todas estas emociones frustrantes hicieron que pusiera más empeño en el trabajo que había pedido a los aventureros y mercaderes.

Y, además, pasaba todo su tiempo libre junto a Ain.

(En cuanto a mí… Fue un poco doloroso, no puedo mentir.)

Olivia lo elogió y reconoció sus esfuerzos. Sólo esto era suficiente para hacerlo feliz.

No pudo evitar acercarse más a Olivia, que lo reconocía plenamente y lo amaba incondicionalmente.

(Odiaría ser despreciado incluso por Okaa-sama. De alguna manera tengo que hacer que padre y los demás me acepten.)

Sintiendo una fuerte motivación en su corazón, decidió hacer un esfuerzo aún mayor en el futuro.

—Por cierto, al mirar por la ventanilla del carruaje, no sólo el paisaje sino también la gente que caminaba era algo nuevo para él.

Se llamaban aventureros, y para Ain, parecían disfrutar de bastante libertad.

“¿Podría yo también ir a muchos lugares como ellos?”

Eran palabras que normalmente no tendrían nada que ver con el hijo mayor de un noble, pero como se había decidido que el hermano menor fuera el sucesor de la casa, podía hablar así.

“Estoy segura de que, si eres tú Ain, podrías viajar mucho.”

No podía creer que ella estuviera de acuerdo. Sin embargo, sintió un poco de inquietud por las palabras de Olivia.

“Pero, luchar contra monstruos es peligroso. Eso es lo que me preocupa.”

Parecía que luchar contra los monstruos daba las mejores recompensas, pero Ain sentía que eso podría ser difícil para él.

(Siendo ese el caso, me gustaría más bien buscar alguna piedra preciosa para Okaa-sama…)

En lugar de centrarse en la batalla, quería buscar alguna aventura.

Mientras pensaba eso, Ain tocó la contraportada del libro que estaba leyendo hace un rato.

“—Por cierto, ¿Qué libro estás leyendo?”

“Ahh, ¿Esto? …Es un libro de historias ordinario que encontré en la biblioteca.”

Le encantaba leer historias de héroes, pero leía una gran variedad de historias, incluso las románticas que a menudo se presentaban como cuentos de hadas.

El libro que estaba leyendo ahora trataba sobre una princesa que se enamoraba del príncipe de otro país.

Las líneas ligeramente pretenciosas del príncipe eran sorprendentemente interesantes de leer.

“En este momento, estoy en la escena de la construcción donde los dos se encuentran en el jardín de flores. Diciendo: ‘Princesa, ¿Aceptarías este anillo?’ …él le dio un anillo.”

Una escena llena de romance indescriptible, en el momento en que la distancia entre los dos se reduce.

Incluso usando algunas líneas comunes, el Príncipe en la historia era sorprendente… Incluso sintió un poco de admiración.

“Por lo que puedo ver, eres mucho mejor que ese Príncipe, Ain.”

… Y tú eres mejor que la Princesa del cuento, Okaa-sama. Quiso responder eso.

Sin embargo, su timidez se impuso.

“… Haré lo que pueda.”

Sabía que esas palabras eran aún más embarazosas que las que había contestado.

Olivia miró el perfil de Ain mientras entrecerraba los ojos con alegría.

Y, así, las dos disfrutaron de su viaje a la Capital Real.

En el vagón delantero, el hermano menor de Ain, Grint, abrió la boca para hablar mientras fruncía el ceño.

“¿Chichiue? ¿Ya hemos llegado…?”

Al igual que Ain, había heredado el precioso cabello rubio de su madre, y el porte atrevido de Logas.

Tenía ese tipo de miradas, pero mostraba un rostro contrariado que se correspondía bastante bien con su edad.

Se había cansado del largo viaje en carruaje y levantó sus quejas con una expresión de aburrimiento.

“Grint. Quedan unas dos horas, así que ten un poco más de paciencia.”

Con una expresión que decía que no se puede evitar, Logas habló con Grint.

“Sería vergonzoso que no pudieras aguantar esto, Grint, aunque el de atrás esté tranquilo, ¿No?”

Camila habló entonces de Ain como para azuzar a Grint.

El inferior — al compararse con su hermano mayor, la expresión de Grint se agito.

“Hm—! Ah, no me gustaría perder contra Aniue!”

Para él, Ain, cuya habilidad natural era bastante sencilla, ni siquiera merecía la pena ser comparado a él.

Ante este intercambio, Logas sonrió con amargura, y Camila sonrió con alegría.

“Por cierto, Grint. Recibiste una tarjeta antes de salir, ¿Verdad?”

“Sí! De hecho, llegó mi tarjeta de estado!”

Era imposible que su madre, Camila, no supiera el contenido. Ella sólo habló para alborotar a Grint.

“Vaya, es increíble! Entonces, ¿Puedes enseñárnosla a mí y a tu padre?”

En respuesta a la pregunta de Camila, Grint sacó la tarjeta de estado del bolsillo de su pecho.

 

Grint Roundhart

Trabajo

Segundo Hijo de la Casa Roundhart

Estamina

120

Magia

94

Ataque

35

Defensa

41

Agilidad

33

Habilidades

Caballero Sagrado

 

“Increíble! Tus stats son incluso más altos que los niños de doce años que ya se consideran adultos! Como se espera de un Caballero Sagrado!”

Tras esto, Logas se unió a Camila para abrazar a Grint.

“Ah… Ahhh — Chichiue!”

Al ver los grandes elogios de Logas, el cuerpo de Grint se estremeció de alegría.

“Con el tiempo, Caballero Sagrado terminará no sólo como una habilidad, sino como un trabajo. Y, si sigues mejorando, podrás alcanzar un rango aún mayor como Caballero Sagrado.”

Las palabras de Logas hicieron que Grint lo mirara con ojos brillantes.

“Ese trabajo se llama Caballero Celestial—”

Sobresalir en magia, ser fuerte y robusto como un castillo, y causar devastación con el golpe de su espada… Un caballero entre caballeros, según Logas.

Grint asintió con los ojos brillantes al escucharlo, diciendo ‘Definitivamente me convertiré en uno!’ con una voz motivada, a sus dos padres.

Finalmente, Camila sonríe alegremente de buen humor, como si hubiera ganado.

La razón es que había ridiculizado a Ain, y además, había empujado a su hijo a convertirse en el próximo jefe de la familia en lugar del hijo mayor y había hecho que Logas sólo prestara atención a Grint.

“Así es, Grint! Y seguro que la chica que se convertirá en tu novia también estará contenta.”

“… Me pregunto si estaré bien. Hmm, me estoy poniendo nervioso…”

“No te preocupes. Si no eres lo suficientemente bueno, Grint, entonces todos los demás chicos de Heim son simplemente inútiles. Estoy seguro de que esa joven se enamorará de ti.”

Animado por las palabras de Logas, Grint cerro la mano con fuerza.

“Por cierto, Logas-sama. Sobre Shanon-sama, la que se ha comprometido con Grint…”

“¿Quieres preguntar qué clase de joven es?”

Camila asintió a sus palabras.

Después de eso, Logas continuó hablando.

“Es la única hija del Marqués Bruno — cumple seis este año, dos más que Grint. Sin embargo, es una joven muy inteligente que ya se ha ganado una reputación por su talento.”

“Eso es maravilloso. Me alegro de que te comprometas con una señorita tan buena, Grint.”

La chica de la que hablaban, Shanon, iba a casarse con Grint.

Grint aún tenía cuatro años — cumpliría cinco en unos días, aun así, era uno de los nobles más jóvenes en comprometerse.

Camila no conocía los detalles del compromiso ya que las conversaciones al respecto las llevaba Logas.

Pero no dijo mucho al respecto y se limitó a dejárselo a él.

“En la presentación de hoy, haré el anuncio de que serás el próximo jefe de la familia. También anunciaremos tu compromiso con la señorita Shanon. Grint. ¿No estás orgulloso?”

Animado por Logas, Grint levantó la cara para responder.

“Sí! Chichiue!”

“Logas-sama. ¿No te olvidaste de decirles a esos dos lo del encuentro cara a cara antes de la fiesta?”

El protagonista original era Ain. Sin embargo, eso ahora había dejado de tener importancia, y Grint había tomado ahora el papel principal.

Camila sonrió para sus adentros al ver que había conseguido un matrimonio con la alta nobleza para Grint antes que el hijo mayor.

… Pues bien, un poco más a la capital real.

Mientras Camila se emocionaba por sus altas expectativas, Logas se armó de valor.

Grint, por su parte, se agarraba las manos con fuerza mientras pensaba en el primer encuentro que tendrá con su candidata a matrimonio.

Y así, mientras estaba inmerso en esta pequeña tensión, sus ojos brillaban mientras miraba el paisaje desde la ventana.

◇ ◇ ◇

Atardecer. La familia Roundhart había llegado a la mansión, al lugar de la fiesta de hoy.

Al bajar del carruaje, Ain quedó maravillado tras ver la mansión y sus vastos terrenos.

(… Qué jardín tan increíble.)

Después de atravesar la puerta, los ojos de Ain quedaron atrapados por las numerosas flores y los árboles cuidadosamente dispuestos.

Era un jardín hermoso, pero solemne, en el que se podía apreciar fácilmente la gran habilidad del jardinero.

“Sí que es grande.”

“Fufu… Esta es la única mansión de la Alta Nobleza en Heim.”

Inmediatamente después, Logas se acercó con pasos relajados al par en medio de una charla.

“Olivia, Ain. Tenemos que ir a saludar antes de la fiesta de hoy.”

Al escuchar esas palabras, Olivia y Ain dirigieron una mirada de desconcierto a Logas.

“¿Danna-sama? ¿Qué quiere decir con saludar?”

“Una reunión con la familia de la señorita Shanon, la chica comprometida con Grint.”

“… Sé lo del compromiso, pero es la primera vez que oigo algo sobre esta reunión.”

Al escuchar este intercambio, el rostro de Ain se puso rígido.

Sabía que lo trataban con frialdad, e incluso sabía que a Olivia también la trataban igual. Pero—

(Debería decirle algo tan importante… Bueno, tal vez fue ocultado intencionalmente.)

“¿Eh? Creo que le pedí a Camila que te lo cdijera… Bueno, supongo que perdió la oportunidad de decírtelo.”

No ignores esto tan fácilmente. Quiso rebatir con esas palabras.

Sin embargo, al igual que Olivia a su lado, lo soportó desesperadamente.

Olivia parecía haber estado pensando lo mismo, a juzgar por la expresión fría con la que miraba a Logas.

“Haa… Digamos que ha perdido su oportunidad. Bueno, entonces, ¿Quieres que Ain y yo te acompañemos a saludar?”

“Umu. Sería de mala educación que mi primera esposa y mi hijo mayor no fueran a saludarlos.”

“… Sí. Supongo que lo sería.”

Debería ser obvio que Olivia no estaba de buen humor.

Por muy inusual que fuera para ella, su respuesta a Logas fue un poco sarcástica.

“El Marqués Bruno nos está esperando.”

Diciendo eso, Logas giró los ojos en una dirección determinada.

Un hombre de mediana edad estaba allí con una niña cerca de él, y detrás, a dos pasos, una mujer bien vestida y en la flor de la vida los acompañaba mientras sonreía.

“—Entendido. Entonces, Ain y yo iremos a saludarlos también.”

“Cuando terminen de saludarlos, vayan a esperar en el salón de la mansión. No quiero que su hija se sienta nerviosa.”

Más bien, ¿Tenía sentido que Ain y Olivia fueran a saludarlos?

Después de todo, les dijeron que se fueran inmediatamente después. Esto acumuló tristeza y resentimiento en el corazón de Ain.

“Adelante. Estamos justo detrás de ti.”

Olivia, que se quedó sin palabras, consiguió responder a Logas.

Logas, por su parte, sintiéndose un poco apenado por todo esto, se cruzó incómodamente de brazos.

Sin embargo, inmediatamente abrió la boca, llamando a Camila y a Grint.

“Camila, Grint. Vengan aquí.”

El par se acercó inmediatamente respondiendo al llamado de Logas.

Camila tenía una expresión algo triunfal, mientras que Grint parecía nervioso e inquieto por el encuentro cara a cara con su compañera de matrimonio.

Y finalmente, tras enderezar su cuello, Logas caminó frente a su familia con pasos dignos.

“Ain. Por favor, resiste un momento, ¿De acuerdo?”

“… No me molesta, está bien.”

Con esas palabras, Olivia mostraba su preocupación por Ain, pero este, por su parte, quería que Olivia se preocupara por ella misma.

“Asegúrense de no ser groseros. Ain, Grint.”

“Sí! Como tu hijo, me aseguraré de no hacer nada embarazoso, Chichiue!”

Grint respondió alegremente al comentario de Logas.

Era una respuesta bastante adulta para un niño de cuatro años.

“Marqués Bruno. Siento haberle hecho esperar.”

“Ohh! Pero si es el Conde Roundhart! En absoluto, le agradezco las molestias que se ha tomado para venir hasta aquí!”

El Marqués Bruno llevaba el cabello y la barba pelirrojos cuidadosamente recortados y también iba vestido con ropa de alta calidad.

Después de responder con voz firme ante el acercamiento de Logas, le ofreció un firme apretón de manos.

“Puede que sea algo repentino, pero permita que las presente. Estas son mis dos esposas—”

“—Hace tiempo que no lo veo. Marqués Bruno.”

Olivia fue la primera en saludar al Marqués.

Recogió el dobladillo de su vestido e inclinó la cabeza con tanta belleza que uno confundiría aquella escena con una obra de arte.

“Un placer conocerlo. Soy la segunda esposa, Camila. Me gustaría expresar mi sincera gratitud por su amabilidad hacia mi Grint.”

Camila entonces abrió la boca, intentando hablar más que Olivia.

(Sí, sí. Puede que haya perdido en talento como hijo, pero mi madre gana abrumadoramente en belleza.)

Aunque se sintió un poco miserable, en su corazón se rio con orgullo.

“El siguiente es mi hijo mayor, Ain. Y éste es mi segundo hijo, Grint.”

Logas extendió la mano y empujó la espalda de ambos.

Los dos lo saludaron brevemente con un ‘Encantado de conocerlo’, e inclinaron la cabeza.

“Agradezco sus amables palabras. Soy Aide Bruno. Mi mansión está en la Capital Real, y he sido nombrado para el cargo de Ministro de Justicia — Un placer conocerlos.”

¿Ministro de Justicia? Sorprendente. Tras escuchar el título del Marqués, Ain reveló una cara de sorpresa.

Y entonces, la mujer que iba un paso por detrás se adelantó.

“Soy su esposa, Naqoura. He estado esperando el día en que los conocería.”

“… Y, por último, esta es Shanon, nuestra única hija. Ven, saluda.”

La invitada de honor en esta reunión, la hija del Marqués Bruno… Shanon dio un paso adelante.

“Un placer conocerlos. Soy Shanon Bruno.”

La hija del Marqués, Shanon, inclinó la cabeza, con un bonito vestido.

Sus ojos rasgados y su brillante y hermoso cabello rojo que le caía por los hombros formaban una escena hipnótica.

Sin embargo, a pesar de ser su primer encuentro su sonrisa se sentía algo fría.

(… Creo que es linda, pero ¿Qué es este sentimiento?)

Era un sentimiento difícil de expresar. Pero era como si su sonrisa no saliera del corazón.

Viendo su cara, no importaba cómo la mirara, parecía una chica normal…

“—Fufu.”

Entonces le sonrió a Ain.

Ni siquiera es necesario decir que esto hizo que Grint se molestara, sin embargo, Ain se limitó a devolver una sonrisa amable.

“El futuro Caballero Celestial de Heim, que es alabado por el gran Comandante en Jefe Logas, Grint-sama. Es un placer conocerlos a ambos.”

Sus palabras, sin un ápice de sarcasmo, fueron bien recibidas tanto por Grint como por Logas.

Tras esas palabras, Olivia abrió la boca y habló en voz baja.

“Danna-sama. Ain y yo iremos a tomar asiento, así que por favor tómense su tiempo.”

Después, Olivia puso su mano en la espalda de Ain.

Ain también estaba bastante motivado por salir pronto de este lugar y asintió obedientemente a esas palabras.

“Parece que lo haces por el bien de Shanon…”

“En absoluto — ahora, si nos disculpa, Ain y yo nos retiraremos.”

Para el Marqués, las palabras de Olivia sonaron como dichas por cortesía mientras sonreía y se daba la vuelta.

“… Gracias amablemente por esta reunión. Olivia-sama, Ain-sama.”

Shanon habló con gracia mientras se marchaban, pero Ain sólo pudo devolver una sonrisa amarga.

“—… Haaaa.”

Tras poner un poco de distancia entre ellos, Olivia se llevó una mano a la frente.

“En serio… Todo es sólo por Grint…”

“No pasa nada. Sólo estoy feliz de estar contigo, Okaa-sama.”

Más bien, me pregunto si podrías divorciarte. En su mente, Ain tenía esos pensamientos indiscretos.

“… Si estás conmigo, Ain, es todo lo que necesito.”

Cuando la vio con esa sonrisa de diosa, pensó que, si podía estar con ella, todas esas palabras negativas que había escuchado podrían ser fácilmente ignoradas.

“En cualquier caso, la Bendición de Shanon-sama parece ser bastante compatible con la habilidad Caballero Sagrado.”

Se especulaba que esa era la razón por la que querían atarla con Grint en ese compromiso.

Sin embargo, extrañamente, a Ain no le gustaba físicamente la chica llamada Shanon.

Hee… Muestra un poco de interés en su comentario, Olivia hizo una extraña pregunta.

“¿Ain? A pesar de que tu hermano menor acaba de comprometerse… No pareces estar muy interesado en ello.”

“Sí. Cómo explicarlo, bueno, no es que sienta envidia ni nada parecido.”

El extraño sentimiento era difícil de expresar con palabras, así que la respuesta fue vaga.

“Supongo que tienes razón. ¿Qué tipo de chica te gusta?”

“Alguien que sea como tú, Okaa-sama.”

Más bien, sólo necesito a Okaa-sama. Es lo que quería responder.

Tratando de ocultar su vergüenza, se adelantó para que ella no pudiera ver su cara.

“Oh, Dios. Si esta no fuera la mansión de otra persona, te abrazaría aquí mismo…”

“… Por favor, guárdalo para más tarde.”

Me aseguraré de recordarlo. Te abrazaré más tarde.

Sintiéndose vejada, Olivia tenía esa fuerte determinación en su mente mientras disfrutaba de su paseo mientras tarareaba.

“Ahh, eso me recuerda—”

Olivia sonrió mientras daba una palmada.

“El trabajo del que te hablé ha sido completado. Te lo mostrare la próxima vez, Ain.”

“¿Trabajo? …Ah! ¿Aquel en el que empleaste a aventureros y mercaderes?”

“Sí, ese. La próxima vez que podamos relajarnos te diré qué tipo de trabajo era.”

Este incidente fue algo que una vez arrojó una oscura sombra sobre su corazón, pero ahora era una historia del pasado.

Mientras los dos caminaban alegremente juntos, pusieron un pie en la mansión del Archiduque.

Después, esperaron a que llegara Logas mientras disfrutaban de la magnífica vista interior.