Fafnir V10 Prólogo

Modo Noche

Prólogo

El dragón negro — ‘Negro’ Vritra.

Apareciendo actualmente en la forma de una joven, era muy consciente de su existencia incompleta.

—Qué impotente soy.

Este pensamiento ocupaba su mente todo el tiempo.

Habiendo adquirido una autoridad, y por tanto evolucionando orgullosamente hacia una forma de vida espiritual en una dimensión superior, ella sería una existencia parecida a Dios desde la perspectiva de los humanos.

Sin embargo, los sistemas de valores suelen ser relativos.

Vritra se comparaba frecuentemente con su ‘yo del pasado’.

No era ella, sino su yo del pasado, el que más se acercaba al concepto humano de ‘Dios’.

El poder de crear vida y materia libremente, el amor universal por todo en este mundo de Gaia, la equidad y la justicia en todo momento — una espiritualidad de tal nobleza era imposible de concebir para Vritra en su estado actual.

De hecho, aunque sus recuerdos se habían conservado como información, la continuidad del ser se había roto.

Por lo tanto, había muchas cosas que no entendía.

Su yo del pasado había arriesgado su propio cuerpo para restaurar este mundo que había sido destruido por la séptima calamidad.

Pero, ¿Por qué llegar a tal extremo? ¿Era porque se sentía obligada? Ahora mismo, no podía comprenderlo en absoluto.

Aunque fuera el sentido de la misión o el instinto como contradragón, también estaba la cuestión de querer hacerlo. Elegir el enfoque de la restauración significaba consumir una cantidad de materia oscura que pondría en peligro su existencia. Su yo actual nunca elegiría la opción del autosacrificio.

Aunque así fuera, ¿Por qué?

No importaba cuántas veces se lo preguntara, no podía encontrar la respuesta. Pero esta vez, se dio cuenta de su propia insignificancia.

Si su yo del pasado era un gran río, en la actualidad era como mucho un pequeño arroyo.

Su materia oscura no era suficiente para restaurar el mundo ni para crear vida.

Por lo tanto… Teniendo en cuenta la comprensión de su impotencia, comenzó a reflexionar.

Métodos para oponerse a la inminente novena calamidad.

El objetivo era evitar que los esfuerzos de su yo del pasado se desperdiciaran. También, y más importante, su propia supervivencia—

Sin embargo, el plan que ideó terminó en un completo fracaso.

Aunque la interferencia de Yggdrasil, que buscaba la auto-preservación a toda costa, jugó un papel clave, lo que había frustrado decisivamente su plan fue un solo humano. Este humano trataba a los demás con una familiaridad injustificada, mostraba crueldad en ciertas áreas a pesar de su abrumadora ingenuidad, el tipo de persona que prometía resolver todo al final incluso sin que se lo pidieras — este era el joven llamado Mononobe Yuu.

Al principio, ella lo había etiquetado simplemente como el ‘Irregular’, pero luego descubrió el resultado innegable de que era el noveno contradragón.

Además, había descubierto otro ‘hecho’.

Éste había tenido lugar en el último piso de la torre del reloj, en la habitación privada de Charlotte B. Lord.

Aunque se estaba produciendo un gran revuelo en el baño, Vritra no estaba interesada. Sentada en el sofá, estaba leyendo manga y una selección ordenada de libros traídos por Firill Crest.

Aunque la enredadera que rodeaba su cuello interfería con la conversión de la materia oscura, sus brazos y piernas ya no estaban restringidos.

Ya no tenía que pedir a los demás que pasaran las páginas por ella, y se sentía bastante liberada. Ser molestada mientras es cuidada por su hija Kili, era una situación bastante desagradable para ella.

«Hmph… Qué exasperante.»

Frunciendo el ceño ante la falta de progreso en la relación entre el protagonista y la heroína, Vritra murmuró.

El manga era una creación humana repleta de una gran densidad de información. El manga le parecía más atractivo que las novelas o la televisión. Las imágenes y los diálogos producidos por el pensamiento humano eran definitivamente imposibles de crear mediante la transmutación de la materia.

Sin embargo — justo cuando terminó un volumen de manga y buscaba el siguiente, se dio cuenta.

Una chica estaba agachada en el balcón de la ventana.

Era Mononobe Mitsuki, la hermana menor de Mononobe Yuu.

Al ver a Mononobe Mitsuki sujetándose la nuca con dolor, Vritra se sintió helada por las emociones que surgían de las profundidades de su cuerpo.

Vritra recordó cómo Mononobe Yuu casi la había matado. En aquel momento — le había dirigido una auténtica intención asesina, extremadamente enfadado con ella por haber dañado a Mononobe Mitsuki. Al comprender que su posesión de la autoridad desechada le permitía matarla en su forma humana, Vritra había sentido miedo.

En otras palabras, se trataba de un miedo originado por una crisis de vida o muerte.

Relajando su agarre y alejándose de su nuca, la mano de Mononobe Mitsuki mostró un contorno vacilante — a partir de las yemas de los dedos, una ‘Oscuridad’ negra la cubría.

Al ver esta situación, Mononobe Mitsuki gritó de sorpresa, pero Vritra estaba mucho más conmocionada que ella.

Vritra se levantó al instante del sofá y se dirigió rápidamente al balcón.

Un sinfín de imágenes se enlazaron en su mente.

«Ya veo — así que esta es la situación. Ahora por fin lo tengo claro.»

«… ¿Vritra?»

Al notar a Vritra, que se había detenido en la entrada del balcón, Mitsuki levantó la vista. El cambio que afectaba a su cuerpo ya había disminuido.

Sin embargo… Sin duda, esa ‘oscuridad’ era lo que más temía Vritra.

Con esto, la probabilidad de que Mononobe Yuu fuera el noveno contradragón había aumentado infinitamente.

«Anteriormente, cuando intenté hacerte daño, esa persona expresó una rabia inusual. Probablemente fue un acto instintivo como Neun. Como noveno contradragón, esa persona ya sabía lo que debía hacer.»

La emoción de la pregunta respondida y la tensión de estar ante un enemigo mortal sacudieron el corazón de Vritra, haciendo que pronunciara sus palabras con voz rígida.

«¿De qué estás hablando…? ¿Estás hablando de Nii-san?»

Mientras tanto, Mitsuki preguntó confundida.

Al ver que Mononobe desconocía por completo su propia posición, Vritra se sintió invadida por una intensa irritación.

Por lo tanto, expresó su especulación con hostilidad.

«En efecto — esa persona te está protegiendo para obedecer el instinto de un contradragón. Es porque la novena calamidad, que traerá la destrucción al mundo, está dentro de ti.»

«¿Eh…?»

Mononobe Mitsuki se quedó helada después de soltar una tranquila voz de interrogación.

Vritra no sabía lo que estaba pensando o había entendido.

Sin embargo — el efecto que las palabras de Vritra tuvieron en ella fue mucho más fuerte de lo que incluso Vritra esperaba.

La expresión de Mononobe Mitsuki se congeló, sus pupilas se contrajeron con fuerza mientras su cuerpo empezaba a temblar desde las extremidades.

—Maldición, ¿Fue un shock demasiado grande?

Vritra se arrepintió de haber permitido que sus propios sentimientos la llevaran a acorralar a Mononobe Mitsuki… Sin embargo, el tiempo no podía rebobinarse.

Si no me hubiera dejado dominar por las emociones…

Vritra se reprendió a sí misma con angustia al pensar en su error.

En comparación con su anterior existencia divina, esto era totalmente ridículo.

Vritra llegó a la conclusión de que debía llamar a Mononobe Yuu, que era Neun. Sin embargo, antes de que pudiera actuar, el estado de Mononobe Mitsuki volvió a cambiar.

El temblor de sus extremidades disminuyó rápidamente. El miedo y la sorpresa en su rostro desaparecieron. Se desperezó, mirando al cielo.

«—¿Hey?»

Cuando Vritra llamó con inquietud, Mononobe Mitsuki la miró con desconcierto.

«Umm… ¿Ocurre algo?»

Parecía que no era consciente de la situación. Vritra se sintió confundida.

«¿Qué ha pasado…? Tú… ¿No recuerdas?»

«¿Recordar…? ¿Qué?»

Mitsuki ladeó la cabeza y preguntó con sincera ignorancia.

«Nada — me he equivocado. No hace falta que le des importancia.»

Vritra sacudió la cabeza y volvió a la habitación desde el balcón. Mononobe Mitsuki observó sorprendida la marcha de Vritra.

«—¿Qué ha pasado? Sea como sea… No debo provocarla más.»

Sentada en el sofá, mirando de reojo a Mitsuki en el balcón, Vritra suspiró.

Todo era muy incomprensible. Además, estos asuntos eran imposibles de manejar para ella en su estado actual.

Borrado de memoria — o quizás, ¿Rechazo al cambio?

Era posible que esto se derivara de la autoridad de Neun.

Incluso después de usar la autoridad de Hraesvelgr, Mononobe Yuu podía volver a ser humana.

Suponiendo que el cambio no trajera un mal resultado, entonces ella no debería tomar medidas imprudentemente. Informar a Mononobe Yuu de sus especulaciones requería un tiempo adecuado.

No hay problema si ‘eso’ se puede suprimir dado el estado actual de las cosas. El curso de acción ideal es observar el estado de Mononobe Mitsuki por el momento, y sólo hacer un movimiento cuando la situación se deteriore. A partir de aquí, debo investigar cómo se ha llegado a la situación actual.

Tras una profunda contemplación, Vritra llegó a esta conclusión.

La recopilación de información debía empezar por el hermano de Mononobe Mitsuki, Mononobe Yuu. Era necesario acercarse a él, aunque sólo fuera para dilucidar a fondo los poderes de Neun.

Sin embargo, esto planteaba un problema.

Vritra miró hacia el cuarto de baño, donde seguía la conmoción.

Nunca había un momento de paz alrededor de Mononobe Yuu. Tenía que crear una oportunidad para una discusión confidencial.

—Además, es probable que no confíe en mí. Si hablo con él sin explicarle claramente la situación, probablemente mantendrá silencio por recelo.

Con los brazos cruzados, atrapada en un enigma, Vritra posó su mirada en el manga que acababa de leer.

Era el típico manga shoujo. En otras palabras, un manga que representaba el proceso de cómo una chica enamorada llegaba a conocer al chico dueño de su afecto, abrir sus corazones el uno al otro, y prevalecer contra las rivales románticas.

«Quizá esto pueda servir de referencia…»

Murmurando en voz baja, Vritra alcanzó la pila de mangas.

¿Te gusta? Apóyanos en Patreon!