Tenseisha de Aru V1 Prólogo

Modo Noche

Prólogo

«Me voy.» – dije mientras salía de casa.

En el exterior, la nieve blanca caía con fuerza sobre el suelo. El sol estaba bloqueado por las nubes que cubrían el cielo, y la zona estaba débilmente iluminada con los rayos circundantes.

Abrí el paraguas con mis pequeñas manos y caminé lentamente, dejando pequeñas huellas en la nieve acumulada. Las calles, los tejados y los árboles estaban completamente cubiertos de nieve. El mundo estaba teñido completamente de blanco.

Incluso el aliento que escapaba de mi boca era de color blanco.

Esta zona no es propensa a las grandes nevadas. Sin embargo, cada año, la nieve cae del cielo de forma habitual, enfriando el mundo entero. La nieve se amontona incluso en el paraguas que sostengo. Daba pasos cortos y cuidadosos, intentando que mis pies no se hundieran la nieve mientras caminaba solo hacia un lugar determinado.

Podía oír el sonido de un piano que venía de algún lugar cercano. Era un sonido muy bonito, pero debía ser un niño el que lo estaba practicando cerca. Era un sonido que incluso yo, un aficionado al piano, podía decir que provenía de un intérprete inexperto.

El interior de la casa estaba más caliente que el exterior. El sistema mágico de calefacción estaba totalmente desarrollado y mantenía la habitación a una temperatura agradable. En comparación, el mundo exterior era muy, muy frío, aunque eso era de esperar por toda la nieve acumulada en el exterior.

Un mundo blanco donde la vida dormía en paz. Los animales estaban confinados en sus guaridas, los árboles habían perdido sus hojas y cesado su actividad. Yo caminaba lentamente por este sendero, dando mis pequeños pasos en el mundo blanco.

En ese momento, una chica apareció frente a mí.

«Zeke! Te he estado esperando!»

«…………»

«No voy a perder hoy! Arreglemos esto…!»

En medio de la nieve que caía, la chica se puso las manos en las caderas, giró el pecho y me gritó con fuerza.

La chica llevaba un catsuit sobre su cabello azul pálido y un abrigo de aspecto cálido. El abrigo rojo combinaba bien con su cabello azul. Le daba un aspecto confiado y una impresión animada a los demás.

Su nombre es Anya. Es mi amiga que va al mismo lugar que yo. Tenía diez años, la misma edad que yo. Todavía era una niña pequeña y joven.

«… ¿Has estado esperando con este clima nevado?»

«No me importa, vas a ser mi rival durante toda mi vida!»

La niña estaba usando la palabra ‘vida’. Probablemente era una palabra que acababa de aprender. Su entonación era ligeramente diferente a la habitual. No pude evitar reírme al verla tan orgullosa. Al verme así, Anya hinchó las mejillas con frustración.

«Sólo ahora puedes permitirte ser complaciente. Después de todo, soy una genio.»

La chica frente a mí no llevaba paraguas. Había una ligera capa de nieve en su cabeza y hombros.

«¿Quieres compartir… el paraguas conmigo?»

Habría sido vergonzoso compartir un paraguas con ella, pero pensé que habría sido una persona terrible si no se lo preguntaba.

«No me importa. Vámonos.»

Es cierto que muchos niños no llevan paraguas cuando nieva. Salió trotando delante de mí a paso rápido. Dejo escapar un suspiro y la sigo lentamente mientras se gira y me mira.

Los dos caminamos juntos por la nieve.

Las huellas de dos personas diferentes estaban marcadas en el suelo debajo de nosotros. Las huellas de Anya estaban esparcidas al azar por la nieve mientras se movía a mi lado, caminando a un ritmo más lento que antes.

Finalmente llegamos a la estación. Le quité la nieve de la cabeza y de la ropa y subí al tren con ella. El tren nos llevó a las siguientes estaciones, a tres paradas de distancia. A pesar de que sólo eran diez minutos de viaje, las piernas de Anya se tambaleaban en la silla, parecía que estaba aburrida de estar sentada en el tren sin nada que hacer.

«Hoy van a publicar los resultados del examen de Ciencias! Aquí es donde yo gano contra ti!»

«Dicen que han subido la dificultad en el examen de la escuela de preapración. ¿Estás segura de esto?»

«Por supuesto que lo estoy. Soy una genio después de todo.»

«Cierto.»

«Algunos me llaman niña prodigio, ¿Sabes?»

«Cierto.»

«Eso significa que soy una diosa!»

«No, no lo eres.»

Ella estaba declarando con confianza que era una Diosa.

Pero ella realmente era una genio. Parece que siempre está orgullosa de sí misma por ser el primer lugar en las pruebas de la escuela, y debido a que las lecciones de la escuela no son suficientes para su intelecto, ha sido enviada a la escuela de preparación de más alto nivel de la zona. Fue una de las mejores estudiantes de toda la escuela, y más concretamente, fue una de las mejores estudiantes en los exámenes nacionales de la escuela primaria.

Una niña prodigio sin duda, una estudiante de honor entre estudiantes de honor, esa era Anya.

«Pero creo que soy más inteligente que la mayoría de los adultos.»

«…………»

Por lo tanto, no es de extrañar que su orgullo sea un poco más grande en comparación con los demás. Es difícil decirle a un niño que es más capaz que los demás que NO desarrolle un complejo de superioridad. Incluso es difícil para los adultos que piensan así.

Es natural que la gente se deje llevar por sus talentos.

«Pero Anya, ¿Conoces el proverbio: ‘Un niño prodigio a los diez años, un niño superdotado a los quince y un hombre normal a los veinte’?»

«Ya lo he oído antes.»

«Como esperaba de Anya.»

«Pero realmente no lo entiendo.»

«…………» — dijo Anya, levantando una ceja.

«¿Por qué cuando cumples 20 años, la persona del proverbio se convierte en una persona normal? Es un genio, ¿No? ¿Acaso la persona del proverbio está embrujada para convertirse en un idiota a los 20 años?»

«…Así es.»

Ciertamente era demasiado difícil para un niño normal de diez años comprender ese proverbio. No había forma de que lo entendiera. Era un proverbio difícil de entender sin estar expuesto a una parte de la sociedad más amplia.

«Eso es porque… las ventajas como niño no significan casi nada en el mundo real.»

«Hmm…»

Anya respondió a mis palabras con una inclinación de cabeza.

A la vuelta de la esquina, el tren llegó a nuestra estación de destino. El aire frío nos golpeó al bajar del tren.

Caminamos por la ciudad desarrollada. Los edificios comerciales se alzaban, estrechando el cielo. La nieve era pisoteada por mucha gente, haciendo las calles más resbaladizas que las cercanas a nuestra casa. La nieve caía tranquilamente entre el ruido de los coches y el bullicio de la ciudad. Por mucho que nevara, la gente no detenía sus actividades y caminaba a paso ligero, con aspecto atareado.

«…Achu.»

Anya estornudó y se estremeció. Los mocos goteaban perezosamente de su pequeña nariz. No hace falta decir que hace mucho frío fuera cuando nieva.

«… ¿Quieres venir bajo el paraguas?»

Saqué un pañuelo de mi bolsillo y al mismo tiempo incliné el paraguas ligeramente en su dirección.

«Me da igual. Vamos a entrar en el cálido colegio.» — dijo Anya mientras se sonaba la nariz con el pañuelo, y empezó a correr hacia nuestro destino. Ciertamente tenía razón. Sería más eficiente llegar al destino rápidamente y calentarse allí, en lugar de caminar lentamente afuera en el frío bajo el paraguas.

Nuestro destino era una escuela de enseñanza primaria. Éramos estudiantes de una escuela de preparación que ofrecía clases más difíciles que nuestra escuela. Por supuesto, el interior de la escuela tenía calefacción, así que nos esperaba una habitación caliente. Había estado caminando lentamente, pero no tuve más remedio que seguirla y empezar a correr para alcanzarla. Corrí sobre la nieve, con cuidado de no caerme.

‘Un niño prodigio a los diez años, un niño superdotado a los quince, una persona normal a los veinte.’

Hay un proverbio que dice algo así.

Es un proverbio que nos advierte de que, aunque seamos mejores que los demás cuando somos jóvenes, si actuamos con demasiado orgullo, no seremos capaces de utilizar nuestras habilidades con sabiduría cuando seamos mayores.

Me pregunto si también se utiliza en el sentido de que, cuando creces y conoces el mundo en general, te das cuenta de que no eres lo suficientemente bueno en comparación con tu pasado.

En cualquier caso, lo que quiere decir es que, aunque te alaben y te reconozcan a una edad temprana, no debes conformarte con eso, sino que debes seguir esforzándote y tratar de mejorar.

… Sin embargo, este proverbio tenía un significado ligeramente diferente para mí.

«Zeke! Zeke! Compitamos con nuestras notas de los exámenes!»

Estaba en una cálida sala de estudio. Anya estaba parada frente a mí, gritando fuertemente.

«Anya, eres tan…»

El examen estaba siendo devuelto. El profesor estaba diciendo los nombres en el estrado y devolviendo las hojas de respuestas a cada estudiante. En cuanto Anya recibió la suya, corrió directamente hacia mí y resopló con fuerza, aunque estábamos en clase, así que el profesor se preocupó por su reacción.

«Eres… normalmente fría, pero cuando se trata de ganar contra mí, eres extremadamente apasionada…»

«No puedes permitirte ser complaciente en un momento así! Toma, coge esto!»

Anya giró su pecho hacia mí y me mostró su hoja de respuestas. La sostenía demasiado cerca de mi cara, así que era difícil distinguir lo que estaba escrito en ella. Pero efectivamente había una puntuación de 97 en ella.

«…Vaya, eso es increíble. 97 puntos.»

«Hmph!»

Las comisuras de la boca de Anya se levantaron en silencio, mostrando su expresión de orgullo. Esta puntuación era realmente sorprendente. Este examen tenía un montón de preguntas prácticas, y el número de estudiantes que podrían obtener una puntuación tan alta sería casi cero.

Los exámenes de esta escuela de preparación eran más difíciles que los de una escuela normal.  Esta es una escuela de preparación para estudiantes con honores, un lugar de aprendizaje para aquellos que aspiran a un nivel más alto que el normal. Como estudiante aquí, puedo decir que este era ese tipo de lugar. Había muy pocos estudiantes que pudieran obtener un 97 en esta escuela de preparación.

Tenía excelentes notas y era muy deportista. Era una estudiante de honor entre los estudiantes de honor.

«Trabajé muy duro en este examen para ganarte! Por eso es tan alta!»

«Hooh…»

«Incluso anoche, me quedé despierta hasta las 9:30 estudiando para intentar ganarte.»

«Llevas una vida más disciplinada de lo que crees, sabes.»

Supongo que suelo acostarme mucho antes que ella.

«¿Entendido? El perdedor de este examen hará lo que diga el ganador.»

«¿Hey…? No es justo decir eso después de haber visto la puntuación del examen.»

Este tipo de cosas deberían decirse antes del examen.

«Sin excusas! No existe injusticia en este juego!»

Como esto estaba ocurriendo en medio de la clase, todos en la clase estaban escuchando nuestra conversación con gran interés. Parecía que, por mucho que intentara convencerles de la sinrazón de la situación, no lo aceptaban. El profesor nos regañaba con total angustia, mientras que los demás bullían ante la repentina apuesta.

«Esta vez estoy segura! Si pierdo, haré todo lo que quieras! Incluso te daré un beso en la mejilla!»

«De qué estás hablando!»

Ahora me estoy impacientando mucho. La gente que me rodea se emociona ante sus palabras. Sin embargo, Anya seguía sacando pecho con orgullo, lo que demostraba que tenía una gran confianza en esta prueba.

El profesor dijo mi nombre con una expresión preocupada. Era mi turno para que me devolvieran el examen. A pesar de que era mi turno de devolver mi examen, Anya me siguió y miró de reojo mi hoja de respuestas mientras el profesor me la entregaba.

«¿Imposible…?»

La expresión de Anya se puso rígida. Su boca se abre de par en par y una expresión de sorpresa aparece en su cara.

«A-Ah, ¿T-También has sacado un cien en este examen?»

«…………»

Había sacado un cien en el examen.

Anya se quedó boquiabierta. Se quedó boquiabierta de incredulidad ante lo que estaba viendo. Debía de haber estudiado mucho, realmente mucho. El examen era difícil y era extremadamente difícil conseguir una puntuación de 97.

No es tan difícil imaginar que, con una puntuación de 97, probablemente sería la mejor estudiante de toda la escuela. Excluyéndome a mí, por supuesto.

Y, sin embargo, fui yo quien ganó.

«¿100 puntos?»

«… ¿Así que Anya-chan perdió?»

«Anya está en aprietos!»

Fueron los comentarios de los demás los que molestaron a Anya.

«¿Qué?»

«Geh.»

Fue una mala jugada. La expresión de Anya se tensa. Di un paso atrás.

«Era un beso! Eso es lo que Anya acaba de decir! Beso!»

«Uwaa~ Tan adulto como ella~»

«»Beso! Beso! Beso!»»

«Hey! Todos, paren ahora mismo!»

El profesor los regañó en voz alta, pero los agitados niños no se detuvieron. La energía de estos niños es tan grande que, por mucho que el profesor los regañara, el tren incontrolable no se detenía.

La cara de Anya se puso roja.

«Vaya! ¿Qué…? ¿EH?»

«Está bien, Anya. En realidad, no tienes que hacer nada.»

A pesar de que fue su propio comentario involuntario el que había causado el problema, Anya parecía lamentablemente molesta. Abrumada por las voces que la rodeaban, su rostro se tornó de un rojo intenso, y se agitó y entró en pánico con sus movimientos espasmódicos. Hice todo lo posible por calmarla, pero su confusión no cedía en absoluto.

«»Beso! Beso! Beso!»»

«Su!!!»

Su cara se puso más roja que una manzana, y el vapor salió a borbotones de su cabeza. Las miradas giraron hacia la parte posterior de su cabeza, y se puso con los ojos llorosos.

«Uwaaaaaa!!!»

«¿Qué? Anya! ¿A dónde vas?»

Sin escuchar las órdenes del profesor, Anya salió corriendo del aula con un grito y huyó como el viento.

«…………»

«…………»

El aula se quedó en silencio. Entonces comenzó el sermón del profesor. Todos se quedaron boquiabiertos ante lo que acababa de ocurrir.

Pensé en cómo estaba ella. Se quedó completamente boquiabierta cuando vio mi puntuación de 100, justo antes de que el público se volviera loco.

Siempre se esforzaba mucho. Era una chica que siempre intentaba desesperadamente ganarme, una chica que me retaba una y otra vez a una competición sólo para intentar superarme. Era una chica que estudiaba mucho, combinando el trabajo duro con el talento natural.

Pero, aun así, nunca me había derrotado.

Sentí pena por ella. Al fin y al cabo, se esforzaba al máximo.

Pero no es su culpa. Yo soy el que está haciendo trampa aquí. Conseguí 100 puntos como un cobarde, no por trabajo duro como ella cree.

Antes, la había amonestado por su cobardía al sacar el tema del juego en medio de la partida. Pero no tenía derecho a llamarla cobarde desde el principio. Se supone que no debería estar en el ring de esta competición en primer lugar. Se supone que no debo asociarme con gente como Anya que se esfuerza al máximo.

Pero no puedo decirle a nadie sobre mi situación después de todo. Si se lo contara a alguien, cuestionarían mi cordura, e incluso si consiguiera contarlo de alguna manera, no creo que me creyeran. Después de todo, soy—

—Un reencarnado.

Tengo recuerdos de mi vida anterior.

▼▼▼▼

Fue un día especial de invierno con la mayor nevada registrada desde hace bastante tiempo.

Creo que fue un día frío, pero no recuerdo muy bien ese día. En realidad, más que recordar, creo que ni siquiera lo sentí.

La causa de mi muerte en mi vida anterior fue una determinada enfermedad.

Miré por la ventana al ver los grandes copos de nieve que caían en profusión. Conseguí levantar la cabeza por encima de la cama y envidié la escena blanca y pura que podía ver desde mi blanca habitación de hospital. En aquel momento tenía veintiocho años y trabajaba en una empresa común de fabricación de herramientas mágicas, como cualquier otra persona del mundo. Aunque trabajaba como una persona normal, seguía siendo una lucha.

Aparentemente, soy lo que se llama una persona común y corriente, y aunque hiciera el mismo trabajo que los demás, no podría lograr los mismos resultados que los demás sin trabajar el doble en comparación con los demás.

De todos modos, a los demás les habría pasado lo mismo. Si no trabajas lo suficiente, no puedes alcanzar la carga de trabajo que exige la sociedad. Esa era la naturaleza de la sociedad.

Yo no era ni especialmente bueno ni especialmente inferior a los demás. En ese sentido, era una persona corriente. Una vez rompí con mi novia porque estaba demasiado ocupado con un trabajo que me exigía mucho más que a los demás. Supongo que eso nos pasa siempre a los mejores.

En una vida así, llena sólo de cosas comunes en el mundo, me enfermé. Irónicamente, era lo único que me hacía especial y diferente a los demás.

Mi cuerpo dejó de moverse y conseguí girar la cabeza para mirar por la ventana. En mi nebulosa conciencia, oí decir a alguien que la nieve estaba cubriendo el mundo entero, y que era un tipo especial de nevada intensa.

Sentí envidia.

Envidié la gran nevada.

La gran nevada era ciertamente ‘especial’ y permanecerá en la memoria y en los registros de muchas personas a lo largo de la vida.

Yo también quería ser especial. Quería ser alguien especial. Yo también quería dejar mi huella en el mundo.

Cerré los ojos lentamente, sintiendo una envidia egoísta por el clima, una naturaleza divina sobre la que no tenemos control.

Entonces perdí el conocimiento, y mi vida llegó a su fin.

—Pero entonces, me reencarné.

No tengo forma de saber por qué o para qué estoy aquí.

Pero por alguna razón, heredé los recuerdos de mi vida anterior.

¿Te gusta? Apóyanos en Patreon!