Mayoi Neko V1 Prólogo

Modo Noche

Nota inicial

—Prueba de paradoja.

Supongamos, por ejemplo, que hay una persona en este mundo que sólo puede decir la verdad.

Por supuesto, esa persona sería una persona honesta rara en el mundo, independientemente de que exista o no.

Entonces, por otro lado.

¿Qué pasa si hay una persona en este mundo que sólo puede decir mentiras?

Todas sus palabras son mentiras.

Un niño o niña lobo que insiste en que el blanco es negro y el frente es la espalda…

Tal vez, probablemente. Esa también sería una rara persona honesta.

Porque ‘todo es mentira’.

El reverso de la espalda es siempre — el frente, ¿No?

 

Prólogo

Primera hora de la mañana.

La suave luz del sol de principios de verano.

El sonido de los pájaros cantando.

Takumi respira profundamente mientras camina por el familiar camino a la escuela.

Una especie de aroma dulce le hace cosquillas en las fosas nasales.

“Es maravilloso estar vivo.”

Había una razón para su felicidad.

Ayer estuvo en peligro de muerte.

Takumi Tsuzuki tiene un sueño.

Tener una vida ordinaria.

Una casa unifamiliar con un bonito jardín.

Una esposa que no tiene que ser hermosa, y un hijo honesto y travieso.

Si es posible, le gustaría tener al menos dos.

… Por supuesto, esto está muy lejos en el futuro para él, un estudiante de preparatoria.

Pero en este momento, él no se sentía muy cerca de ese tipo de cosas.

No tenía mucha paz.

“¿De qué estás hablando? Idiota.”

Una hermosa chica caminaba a su lado.

Parecía malhumorada y disgustada.

Caminaba directamente hacia delante con la espalda recta.

Con una chica tan hermosa caminando a su lado, es natural que se sienta feliz.

Si fuera ‘normal’.

Por desgracia, su felicidad no tenía nada que ver con ella.

Además, Takumi sabía muy bien que esta chica estaba muy lejos de la categoría normal.

La hermosa chica le dirigió a Takumi una mirada fría.

“¿Eres idiota? Si estás tan contento por llevar mi mochila, te dejaré hacerlo todos los días a partir de ahora.”

Hablando de eso, Takumi llevaba dos mochilas de estudiante.

Incluso se había olvidado de ese hecho.

“¿O quieres llevar más? Idiota.”

Cabello pulcramente peinado hasta la cintura. Ojos grandes en un rostro que parecía haber sido esculpido de manera especial por Dios.

Su pecho estaba bien desarrollado para una chica de 15 años, y su cintura parecía que se ajustaría perfectamente si los dedos de ambas manos se extendieran para formar un anillo.

Si sólo se tratara de la apariencia, obtendría 232 de 100 puntos, pero las palabras que salían de su boca eran tres veces más estúpidas.

Takumi estaba tan acostumbrado a ello que naturalmente se encogió de hombros. Estaba de mal humor, así que no se podía evitar.

Era lo usual, pero ese día, por alguna razón, le apetecía pisarle la cola al lobo.

“Me niego respetuosamente. ¿Por qué debería yo, el hermano menor de la dueña, ser obligado a lidiar con los groseros modales de una empleada a medio tiempo como tú? No hay nada malo en lo que hice ayer…”

La hermosa chica no escuchó el final de la excusa de Takumi.

Se quedó mirando a Takumi con ojos fríos y fieros como si le disparara con ellos.

“De acuerdo. Entonces, dejaré mi trabajo. Tendrás que pagarme por mi trabajo a medio tiempo hasta hoy.”

Si estuviera tranquilo, habría dado por zanjado el asunto en este momento.

Sin embargo, perdió su habitual cautela debido a su felicidad por estar vivo.

“Hahaha. ¿De qué estás hablando, Fumino Serizawa? Tú y yo somos amigos de la infancia y vivimos uno al lado del otro. Si lo piensas, hasta parecemos casados! ¿Lo sabías? Prestar y pedir prestado entre marido y mujer se llama…”

Antes de que pudiera terminar, Fumino empezó a moverse.

Su larga cabellera se arqueó suavemente, esparciendo el dulce aroma que Takumi olió cuando respiró profundamente antes.

La razón por la que pensó que era hermosa debía ser por el fallo de ayer en su capacidad de detectar el peligro.

“Muere dos veces!”

Al mismo tiempo que hablaba, su envolvente gancho de derecha hizo volar todo su cuerpo.

Takumi Tsuzuki. Tenía 15 años.

Resopló con dulzura mientras se desmayaba con una cara de sueño saludable adecuada para una mañana refrescante.

Fumino Serizawa comenzó a caminar de mal humor dejándolo solo.

Cualquiera que la conociera se habría dicho a sí mismo: ‘Darle una opinión a Fumino Serizawa es como mostrar tu mano frente a un lobo hambriento’.

Gu, wasshan!

“…………”

La falta de desfase entre ‘gu’ y ‘wasshan’ fue sorprendente.

‘Muere dos veces—!’

Mientras los familiares gritos de ensañamiento resonaban en el aire, Takumi abrió la puerta y entró al aula.

Consiguió recuperarse del desmayo y llegar al aula antes de llegar tarde, sólo para ser recibido por el grito que escuchó al principio. Y luego, la familiar línea de diálogo.

Era costumbre suya decir ‘Muere dos veces’ probablemente no había una línea menos apropiada para que la usara una chica hermosa. En el momento en que suspiró, un escritorio voló hacia él. Justo a su cara.

“Whoa! Detente, Fumino! Vas a golpear a alguien!”

Esquivó y gritó sin comprobar quién lo había lanzado. El escritorio lanzado hizo un sonido detrás de él.

Por supuesto, él sabía de una sola persona en el aula aparte de él al que Fumino Serizawa lanzaría un escritorio en lugar de una almohada.

“Hey, ¿Lo has esquivado? No te muevas, Kikuchi!”

“Cállate! Sólo te estoy diciendo la verdad!”

Takumi logró interponerse entre los dos que discutían entre sí.

Una era Fumino Serizawa, que había llegado antes a la escuela con él y lo había noqueado.

El otro era Ieyasu Kikuchi, el mejor o quizás peor amigo de Takumi.

En cuanto a la apariencia, era un joven con gafas finas y brillantes y labios disparejos.

Era un joven malsano con un aura de los llamados otaku.

Este chico, cuya lengua es como un desastre vestido, tenía la peor compatibilidad con Fumino.

“Hmm… ¿Qué haces hoy? Ieyasu.”

“No estabas aquí, así que le pregunté a Serizawa, ‘¿Qué sucedió? ¿Es el fin de tu amorío escolar con tu amigo de la infancia? Bueno, es cierto. Es una ley que esas cosas no deben existir en el 3D, sino sólo en los galges! Te lo mereces!’, me ataco entonces. Fui testigo de las tensiones de la juventud de hoy!”

*Gogogo*… Takumi escuchó un sonido retumbante. El voltaje de la ira de Fumino casi podía verse aumentar.

“Mhm Fumino, te dejaré esto a ti.”

No tuve ningún problema en entregar a Ieyasu a Fumino.

“Espera, Takumi, ¿No seguimos siendo amigos?”

“No es justo burlarse de tu amigo y esperar que te ayude.”

“Ta—ku—mi—! Si me muero, no puedo prestarte ese anime nocturno que olvidaste grabar la semana pasada! ¿Puedes aguantar unos meses hasta que salga el DVD? Si es una obra divina, Internet va a enloquecer!”

“Oh, Fumino-kun. Soy el hermano menor de la dueña, así que te evitare esto…”

“Eres un idiota!”

*dosu* Con el impulso de su rodilla, un golpe de gacela en ángulo explotó en el cuerpo de Takumi.

Vi una pierna delgada balancearse sobre mí mientras me desplomaba sobre mi estómago.

“¿Por qué me tienen que decir que tengo un amorío escolar con Takumi? Además, ¿Qué voy a decir cuando la gente se ría de mí y me diga ‘¿Rompieron? Los amigos de la infancia en la vida real son muy frágiles’. ¿Huh?”

*ga* *ga* *ga* La patada de Fumino se estrella en la espalda de Takumi.

“Duele, duele, duele, Fumino! Ieyasu dijo eso, no yo.”

“Por tu culpa, estoy siendo humillada! Deberías al menos disciplinar a tus amigos! Eres demasiado arrogante para tu propio bien!”

“Ādadadadada — me estás haciendo daño, Fumino!”

“Deberías saber la rabia que sentí estando sola en una tienda vacía!”

El punto de ira había cambiado de repente. Esto era una señal peligrosa.

“Sa—be—s, hay una razón para lo que pasó ayer… Yo estaba—”

“Razón, claro que tienes razones. Pero, ¿Sabias?”

*ga* *ga* *ga* *ga* *ga* …

La patada fue dada con un tremendo impulso.

“¿No pensaste en cómo me sentí cuando me dejaron sola durante medio día sin que me dijeran qué pasaba? Sin pastel que vender y sin dueño, ¿Qué esperabas que hiciera yo, una dependienta a medio tiempo? No tuve más remedio que esperar.”

“L-Lo siento.”

“Las disculpas no van a hacer que olvide lo de ayer! ¿Por qué no pudiste llamarme?”

“Fue mi culpa, ya dije que fue mi culpa! Siento haberte preocupado.”

Su complexión cambió. Después de volverse azul inmediatamente, se volvió rojo brillante.

Justo cuando Takumi se dio cuenta de que estaba en problemas, se encontró con que ya había firmado su sentencia de muerte.

“*shi* ¿Quién estaba preocupada? Muere dos veces! Muere!”

*dogashi* Un pisotón en toda regla mostró que Fumino se había estado conteniendo hasta ahora.

“Solo estoy enfadada por haber esperado sin razón! Se perdió un tiempo valioso! Mi precioso tiempo! Qué quieres decir con que te alegras de estar vivo!” — dijo Fumino con rabia, recordando su condición en términos técnicos. Este es un conocimiento esencial para los investigadores de Fumino.

En tiempos como estos, no hay que ir a contracorriente, pensó Takumi mientras recuperaba la compostura.

Sin embargo, es el propio Ieyasu quien dice cosas innecesarias en esos momentos.

“Si no tenías nada que vender, entonces no tiene sentido esperar. Deberías haberte ido sin más.”

Fumino respiró ante el despreocupado y duro tsukkomi de Ieyasu.

“Ku… también quiero matarte…”

Una frase amenazante que sonaba como si viniera de las profundidades del infierno.

Takumi suspiró para sus adentros.

Fumino no es honesta. No es honesta en absoluto. No es sincera en absoluto.

Parece linda, pero eso es sólo una pequeña parte de su ADN.

La mayor parte del resto se compone de vergüenza, violencia y malas palabras.

La explicación de su mal humor mañanero es la siguiente.

Una pastelería sin nada que vender… es decir, la casa de Takumi y el lugar de trabajo de Fumino ‘Stray Cats’ no tenía ni a la hermana de Takumi, la dueña, ni a Takumi, el dependiente.

Tal vez los estaba esperando. Estaba esperando a que volvieran a la tienda vacía.

Así fue como lo interpretaron todos, excepto Fumino — ‘Estaba preocupada por ti!’ — quería decir.

Pero, Fumino no fue honesta. No puede decir honestamente que estaba preocupada.

La razón es que no fue sincera.

El amigo de la infancia de Fumino, Takumi, puede ser el único que entiende eso de ella.

Decidió contarle lo que le había estado ocultando, diciendo que no tenía más remedio que hacerlo.

“Bueno, está bien… lo explicaré, como es debido. Pero en un lugar como este…”

“No puedes devolverme el tiempo, ¿Sabes?”

En otras palabras, explica. Las expresiones faciales son la clave para entender a Fumino.

La entendió por su larga experiencia. Pero, hay algunos que no lo entienden.

“Sabes, Serizawa.”

ieyasu interrumpió a Takumi. Takumi trató de hacer contacto visual desde su posición desplomada.

Cállate, no abras la boca. Pero, la mirada de Ieyasu está tan fija en un punto que ni siquiera lo nota.

Entonces, dijo unas palabras mortales.

“Desde hace un tiempo, cada vez que has pisado a Takumi, tu falda se ha levantado.”

“¿EH?”

Al tener la falda levantada, dejaba al descubierto las partes sensibles de la parte inferior de su cuerpo… Takumi se arrepintió ligeramente de su decisión de acobardarse y adoptar la posición prona.

Pensó, tal vez debería haber visto sus bragas a cambio de mi vida… no, estoy bromeando.

“Rayas blancas y azules… Las bragas a rayas son una prenda que sólo pueden usar las chicas 2D. Exijo que dejes de usarlas!”

“…………”

A veces, Takumi estaba confundido sobre si debía respetar a Ieyasu o tratarlo de loco, incluso ahora.

“Muere cien veces—!”

Con la furiosa voz de Fumino, la violencia se desató.

Como resultado, Takumi no llegó a ver sus bragas.

Takumi no pensó que se desmayaría dos veces en un día.

Y estuvo de mal humor todo el día.

Daba demasiado miedo para ser una chica linda.

Nadie fue capaz de hablar con Fumino ese día.

▼▼▼▼

Como puedes ver, Takumi Tsuzuki vive una vida cotidiana en la que desea una vida pacífica, pero no puede conseguirla.

Pero, incluso esto es sólo un acontecimiento pacífico comparado con lo que sucederá.

Si esto es una bendición o una maldición, ni siquiera él lo sabe.