Otome Survival V1 C1 – 1

Modo Noche

Capítulo 1: La heroína fue contra el destino

La heroína de un juego otome

“Te encontreeeeeeee—”

“Tsu!”

Mi encuentro con esa mujer ocurrió en un callejón del pequeño pueblo rural donde vivía.

Aquella mujer llevaba un vestido rosa que solían llevar las jóvenes que venían de la ciudad. El vestido estaba extrañamente desgastado. Junto a su cabello ligeramente sucio y despeinado, la hacía parecer una anciana.

Sus mejillas hundidas y sus ojos inyectados en sangre le daban un aspecto aterrador como el de un fantasma. Mientras yo estaba congelada de miedo, esa persona se deshizo del equipaje que llevaba en la espalda y me ataco.

«N-Noooo!»

«Mocosa— no te resistas—! …Fufu, así que esto es todo.»

«Nooo, devuélvelo—!»

«Cállate—!»

Me quitó la funda del talismán que colgaba de mi pecho con violencia, como si fuera a desgarrarme el pecho. Luego, la mujer sacó algo de la funda, aunque me habían dicho que la funda no debía abrirse nunca, pasara lo que pasara. Después, la mujer se rio a carcajadas.

«Aha… ahahahahahahahahahahahahahahahahahah! Como pensaba—! No hay ningún error—! Este es el mundo de *※※※※*! Ahahahahahahahahahahahahahah!»

Esa voz risueña estaba llena de locura. Estaba tan aterrorizada que no podía ni moverme.

▼▼▼▼

Estuve viviendo con Otou-san y Okaa-san hasta los cuatro años. Era feliz en esa época…

Por la mañana me despertaba con el olor de la sopa que hacía Okaa-san. Cuando iba a despertar a mi dormilón Otou-san, me abrazaba y me frotaba su barba aún sin afeitar en la mejilla. Cuando me quejaba, Otou-san me levantaba en alto para ponerme de buen humor. Con eso me ponía de mejor humor y me reía antes de que Okaa-san nos regañara con una cara que no daba el más mínimo miedo.

Pero, esos días felices ya no volverían…

En aquel día de hace tres años, un montón de monstruos atacaron el pueblo en el que vivíamos. Era un gran brote de monstruos que ocurría cada varias decenas de años. Otou-san, que era un soldado del pueblo, dijo que lo protegería. Luchó con valentía y nunca regresó. Aun así, los monstruos no pudieron ser repelidos y entraron al pueblo. Okaa-san también murió por protegerme de ellos.

No supe cómo terminó la batalla con los monstruos. Un soldado superviviente me recogió a mí, que estaba llorando en medio de los escombros donde estaban esparcidos los cadáveres de monstruos y humanos. Después de eso me pusieron en este orfanato que estaba ubicado en este pueblo lejano.

La gran espalda de Otou-san. La gentil sonrisa de Okaa-san… Después de perderlos a todos, lo que me quedó fue sólo la ‘funda de talismán’ que me dio Okaa-san. Sin entender lo que me ocurriría a partir de ahí, me expuse a la dureza del mundo sin ni siquiera tener tiempo para llorar la pérdida de mis padres.

El orfanato era una vieja iglesia. Había alrededor de diez nuevos huérfanos que fueron puestos allí. Todos estábamos hacinados en una pequeña habitación que parecía un granero. Sólo nos daban una fina tela de trapo como sustituto de la ropa de cama y una sopa fina con sólo sal y restos de verduras como comida, pero incluso esas cosas nos las quitaban los huérfanos mayores.

La vieja bruja que dirigía el orfanato sólo nos daba cada día pan negro duro y sopa salada sin hacer nada más. Hacía que los huérfanos hicieran todo lo demás para gestionar el orfanato. Sacar agua, lavar, limpiar, cuidar el jardín, recoger leña, trasladar el equipaje, e incluso otros trabajos que no estaban relacionados con el orfanato, los aceptaba la vieja bruja y nos los imponía. Teníamos que hacerlos todos desde antes de que saliera el sol y aún no terminábamos cuando llegaba la noche. Los huérfanos mayores que aprendían a holgazanear obligaban a hacer todos los trabajos a los más pequeños. Una vez, un niño al que le robaron la comida mordisqueó una patata del almacén de alimentos, pero entonces la vieja bruja le dio una paliza con un rodillo hasta que vomitó sangre. Al día siguiente su cuerpo se estaba frio en su cama.

Me van a matar… ese pensamiento se me había pasado por la cabeza más de una o dos veces. Pero ni siquiera se podía confiar en los adultos del pueblo. No había nadie que tratara de involucrarse con los huérfanos sucios y delgados. Tampoco había nadie que quisiera adoptar a esos huérfanos. Además, esa vieja bruja entregaba a los huérfanos con buena apariencia al adulto bien vestido que alguna vez se pasaba y recibía mucho dinero a cambio.

No quería quedarme en este tipo de lugar. Pero escuché las palabras que me dijeron Otou-san y Okaa-san y aguanté.

‘No hay nadie que sea malo de corazón. Por eso conviértete en alguien que pueda sonreír y perdonar a los demás.’

La vieja bruja violenta sólo estaba irritada. Los huérfanos mayores que robaban a los niños más pequeños seguramente actuaban así sólo por el mal ambiente. Por eso me convertiría en alguien que puede sonreír y perdonarlos… Pensando así, aguanté durante tres años sin dejar de sonreír mientras hacía todo lo posible para que al menos no me quitaran la funda de talismán.

Pero… ¿Fue un error lo que hice? La vieja bruja dijo que habría un invitado importante mañana y me dijo que lavara mi cuerpo en el pozo.

Me desesperé. Odiaba la forma en que esos adultos me miraban. Y entonces no pude soportar más la vida allí dentro con lo repugnante que era… ese día, me escapé del orfanato.

Estuvo bien que me escapara, pero al final alguien como yo que no tenía nada pasó hambre y sólo podía sentarme abrazada a mis rodillas en un callejón de lo descorazonadora que era mi situación. Fue entonces cuando aquella mujer apareció de repente ante mí.

▼▼▼▼

«Fufufu, no tienes que sentirte asustada, ‘Alicia’…»

«¿Tsu?»

Aquella mujer dijo de repente mi nombre. Me sacudí y temblé. ¿Cómo sabía ella mi nombre?

«Te he estado observando todo el tiempo desde anteayer, ¿Sabes? Sólo sé tu nombre y tu edad… y también tu color de cabello y de ojos, así que fue realmente problemático buscarte…»

Aquella mujer me miraba con una sonrisa retorcida mientras acariciaba con su dedo el cabello y los ojos de la asustada yo.

«Estás realmente sucia. Pero no pasa nada, te haré limpiar enseguida. Además, estás muy delgada… El ‘abuelo’ se escandalizará cuando venga a recogerte. Tienes que comer bien…»

«… ¿A… buelo?»

Cuando murmuré esa palabra, los ojos inyectados en sangre de la mujer se movieron fulminantemente.

«Así es, tú… no, ‘mi’ abuelo… Hey, ¿Estás escuchando? Cuando recuperé la memoria de mi vida anterior y me di cuenta de que este es el mundo de ‘※※※※’, temblé de alegría… y me desesperé. Porque el ‘personaje principal(heroína)’ sólo se inscribirá en la academia que es el escenario principal del escenario docenas de años después. En ese momento ya seré una anciana. No podré involucrarme en la historia pase lo que pase. Por eso pensé que al menos podía ser profesora allí. Para ello me hice aventurera, aprendí magia y también estudié mucho. Pero no sirvió de nada. Sólo los nobles pueden ser alumnos o profesores en la academia… por eso, ya ves…»

«Hih.»

La mujer agarró a mi cuello y sacó un cuchillo y una ‘piedra’ negra de su cintura.

«Decidí, que me convertiré en el ‘personaje principal (tú)’…»

La sonrisa de la mujer se distorsionó anormalmente.

«Hey, ¿Sabes sobre la ‘piedra mágica’? Una criatura viva que absorbe más de una cierta cantidad de elemento mágico tendrá una piedra llamada piedra mágica creada en su corazón a través de la intermediación de la sangre en su cuerpo. La piedra mágica entonces producirá poder mágico dentro del cuerpo. No sólo la piedra mágica almacenará poder mágico de alta pureza en ella, el elemento e incluso la naturaleza de la criatura viviente que actúa como base de la misma también permanecerá en ella, aunque sólo ligeramente. Fufu… Me emocioné cuando encontré este método en una literatura antigua. Porque si puedo usar este método, puedo imprimir la ‘memoria’ y la ‘personalidad’ en una piedra mágica y transferirlas a otra persona!»

¿Piedra mágica? ¿Poder mágico? La mujer utilizaba palabras difíciles y seguía hablando como si estuviera borracha.

«El mago que lo investigó detuvo su esfuerzo en la etapa de experimento con animales, pero seguramente podré completarlo si soy yo—! No es bueno que uses la piedra mágica de otras personas! He extraído mi propia sangre muchas veces y he vertido mi poder mágico en ella, luego he reunido la composición solidificada de ella con gran perseverancia durante cinco años antes de completar finalmente mi piedra mágica—! Fue muy duro… muy doloroso… pero—»

La locuaz mujer sonrió con suficiencia mientras mostraba esa piedra negra.

«Si implanto esta piedra mágica en tu corazón, podré deshacerme de este viejo cuerpo y convertirme en ‘la protagonista (tú)’!»

«…Hih.»

Loca. Estaba loca. Incluso si tuviera éxito en hacer eso, el resultado sería sólo una persona diferente que simplemente heredaría su memoria y personalidad, ¿No? Esta mujer ni siquiera se dio cuenta de algo que hasta una niña como yo se dio cuenta. La mujer blandió el cuchillo.

«No te resistas. Acabará rápido.»

«… N-Nooooo—!»

Por reflejo, levanté la mano con miedo. Tocó el cuchillo y mi palma se cortó ligeramente. Cuando mi mano empapada de sangre tocó la piedra mágica que la mujer estaba pellizcando con sus dedos, algo extraño fluyó en mi cabeza.

«Ah!»

La piedra mágica fue apartada de un manotazo por mi mano. La atención de la mujer se desvió hacia la piedra mágica que caía.

Una extraña sensación que se sentía como fría y también caliente fluía desde mi mano herida. Sentí algo tan repugnante como esa mujer que me invadía por dentro. Me olvidé de todo lo demás y me entregué por completo a rechazarla. Debido a eso solo todo lo demás que no era la parte repugnante se instalaba dentro de mí. Mi emoción que sólo sentía miedo durante estos tres años se sumergió fríamente hasta el fondo de mi corazón.

Suu… Entrecerré los ojos y me di cuenta de que una parte de mí pensaba tranquilamente ‘tengo que contraatacar con esta apertura’. Moví sólo mi mirada mientras mi cuerpo seguía siendo sujetado por la mujer para buscar en mi entorno. Encontré una roca de tamaño adecuado y la agarré. Luego la golpeé contra la frente de la mujer con toda la fuerza que pude.

*Thump!!*

«GYAAAAAAAAAH!!»

La mujer cayó a un lado mientras se sujetaba la cabeza. El cuchillo en su mano cayó al suelo. Recogí ese cuchillo y lo sostuve con mi mano derecha mientras mi mano izquierda apoyaba su pomo. Entonces salté hacia la mujer como si fuera a montarla.

«Gah, hah… p-por qué, tú…»

El cuchillo que se clavó horizontalmente se coló entre sus costillas y le atravesó el corazón. Los ojos de la mujer estaban incrédulos por lo que estaban viendo. En ellos se reflejaba el rostro frío y sin emoción de ‘mi’.

La mano de la mujer se extendió hacia mí a pesar de que su corazón estaba siendo perforado. Puse aún más fuerza en el cuchillo e hinque sin inmutarme por ello. Una gran cantidad de sangre se desbordó de allí y la luz de la vida se desvanecía de los ojos de la mujer.

«………»

Mis manos temblaban ligeramente. Mis dedos se congelaron mientras seguían agarrando el cuchillo empapado de sangre. Los despegué del cuchillo poco a poco usando mis dedos igualmente temblorosos.

Ahora, lo entendí. Lo que fluyó en mi cabeza fue el ‘conocimiento’ fragmentario de la mujer.

No entendía en qué estaba pensando esta mujer para hacer algo así. Aun así, desde el conocimiento, al menos entendí que había gastado esfuerzo, sangre y sudor durante decenas de años sólo por el bien de este llamado ‘juego otome’.

El mundo de espada y magia, Ciel. En él estaba el Continente Thurs y la mayor nación en él era Claydale.

Geografía e historia. Conocimientos de magia. Habilidad de lucha. El sentido común de este mundo… también había muchas cosas que eran demasiado técnicas y no podía comprender, pero, pude obtener la cantidad mínima de ‘conocimiento’ requerido para vivir en este mundo.

Volví a coger la funda de talismán que me había quitado y el anillo que había dentro del frio cadáver de la mujer. Luego golpeé con cuidado la repugnante ‘piedra mágica’ que cayó junto a la mujer una y otra vez, mientras tenía cuidado de no tocarla en absoluto. Los restos que no pude aplastar del todo los tiré a la alcantarilla.

Después rebusqué en los bolsillos de la mujer y le robé la funda del cuchillo y la cartera. Luego levanté la bolsa que la mujer había tirado.

Ya no tenía nada que hacer en este tipo de lugares. Pero… sólo quedaba una cosa por hacer.

▼▼▼▼

Mientras llevaba la bolsa en la espalda, volví al orfanato del que me escapé con una forma de caminar diferente a la de antes y sin hacer ningún ruido. No entré en el interior y observé la situación del orfanato con cuidado de no ser encontrada. Entonces, dentro, la vieja bruja que por fin se dio cuenta de que me había ido, estaba gritando y despotricando contra los otros huérfanos.

Entré silenciosamente en el terreno del orfanato, me escondí en la oscuridad del jardín y contuve la respiración como un animal escondido.

«……»

La somnolencia me asaltó bruscamente porque no tenía resistencia, pero la contuve mordisqueando el duro pan negro que había en el equipaje de aquella mujer. A pesar de sentirme somnolienta, esperé hasta que ya no se oyera ningún ruido procedente del orfanato. Se apagó la luz del edificio independiente donde se encontraba la habitación de la vieja bruja. Después de que pasara una hora más, comencé a moverme tranquilamente dentro de la oscuridad.

Mis ojos se habían acostumbrado a la oscuridad. Incluso la débil luz de las estrellas era suficiente para mostrarme la ubicación de la vieja bruja.

No había ninguna habitación que tuviera cerradura en esta vieja iglesia que servía de orfanato. Empujé lentamente la puerta y me colé en el edificio independiente del que salía un olor a alcohol. La vieja bruja roncaba. Esperé pacientemente a que se diera la vuelta en su sueño y en el momento en que su espalda se volvió hacia mí, empujé ligeramente una toalla que estaba cerca sobre su cuello, y desde arriba utilicé todo el peso de mi cuerpo para apuñalar el cerebro de la vieja bruja.

«—»

Un pequeño gemido salió de la vieja bruja. Su cuerpo se sacudió. Presione la toalla para que no saliera sangre a borbotones mientras sacaba lentamente el cuchillo para que la sangre se limpiara en él. Exhalé lentamente el aliento que estaba conteniendo. Estiré las puntas de mis dedos acalambrados y devolví el cuchillo a su funda, luego lo metí en mi cintura.

Con esto ya no tenía más molestias aquí. En el ‘conocimiento’ de esa mujer, el director de este orfanato donde yo vivía sería reemplazado por un viejo y amable sacerdote. Tal vez con esto, ese sacerdote reemplazaría más rápido a esta vieja bruja como responsable de este lugar. Con eso el número de huérfanos que fueron abusados o vendidos seguramente disminuiría.

Pero—

«… Qué tontería…»

Ya sea este viejo orfanato, o los astutos huérfanos, o esta vieja bruja codiciosa, o los ciudadanos que desviaban la mirada aun sabiendo de los abusos que ocurrían aquí, o el sentimiento que albergaba esa mujer, o incluso ese llamado ‘juego otome’, todo eran tonterías.

¿No me digas que nací sólo por esas tonterías?

¿Otou-san y Okaa-san murieron sólo por esas tonterías?

Rebusqué en la habitación de la vieja bruja y en el almacén de al lado. Rápidamente me puse unas sandalias de cuero y cambié mi paño raído y ensuciado por los chorros de sangre por otro un poco mejor.

Después extendí una sábana, metí en ella algo de ropa limpia, las monedas que la vieja había escondido, los alimentos de buena calidad y el frasco de agua que la vieja había guardado para sí misma, y otras cosas, luego me escabullí de este pueblo inútil como un ladrón.

Rechacé ese ‘juego otome’.

▼▼▼▼

«Sobreviviré por mi cuenta.»

¿Te gusta? Apóyanos en Patreon!