Soapland Girl! V1 C10

Modo Noche

Capítulo 10

Hoy estaba prevista la sesión de fotos de Ayumi. Ogawa había contratado al club de fotografía de la universidad local para hacer el trabajo. Tenía muchas dudas al respecto, pero el club de cine resultó ser bastante profesional, así que tal vez el club de fotografía también estaría bien.

“Sato-san, ¿Qué debo hacer?” — Hasegawa estaba temblando en su asiento.

Ayumi, Hasegawa y yo estábamos en el coche de la empresa, de camino al estudio fotográfico. Yo conducía y las dos señoritas estaban sentadas en la parte de atrás.

Hasegawa llevaba una bolsa de maquillaje en la mano, pero no parecía nada segura.

“Sato-san, no estoy segura de poder conseguir un resultado profesional. Sólo sé maquillarme a mí misma. Ni siquiera he recibido formación. Soy totalmente autodidacta.”

“Relájate, saldrá bien.”

“Qué fácil lo dices!”

Hasegawa me golpeó el brazo.

“Whoa! Cuidado! Estoy conduciendo.”

“Eres muy hábil, Hasegawa-san.” — dijo Ayumi — “Por favor, no te preocupes~”

“Ayumi-chan!”

Las dos chicas se abrazaron.

“Eres mucho más tranquilizadora que ese inútil senpai.”

“Ahahaha…”

Ayumi le dio una palmadita a Hasegawa en la cabeza.

Volví a mirar hacia los asientos traseros. Parecía que se llevaban bien. Aunque a veces me preguntaba si Hasegawa seguiría hablando así a Ayumi si supiera que ésta vivía conmigo.

Llegamos al campus universitario local. Un miembro del club de fotografía nos recibió en el aparcamiento. Nos presentamos y nos llevaron al estudio fotográfico.

El miembro del club de fotografía mostró a Hasegawa y a Ayumi el tocador, donde Hasegawa podía hacer su magia. Me ofrecí a ayudar, pero Hasegawa simplemente me echó. Yo esperé obedientemente fuera.

Media hora después, Ayumi salió.

Sus ojos eran más redondos y amplios. Su piel era más clara. Y sus mejillas estaban enrojecidas, sus labios seductores.

“¿Cómo me veo?” — preguntó.

“Wow…”

“Supongo que esa es una respuesta.”

Hasegawa apareció junto a Ayumi.

“Heh-heh! ¿Qué te parece mi obra maestra? Mira Ayumi, nuestro senpai se ha quedado sin palabras por ti. Debería llamarlo Lolicon-senpai a partir de ahora.”

Parpadeé y recuperé el aliento.

“Si me llamas así, la próxima vez dejaré que Ogawa te lleve a un viaje de negocios de dos semanas a América. Puedes pasar dos semanas mirándole a la cara.”

La sonrisa de suficiencia de Hasegawa desapareció inmediatamente.

Ayumi fue conducida a la zona de rodaje. Estaba de pie frente un telón de fondo blanco, rodeada de luces de estudio. El fotógrafo manejaba una enorme cámara Nikon y daba instrucciones. Ayumi ajustó sus poses en consecuencia, y pudo, una vez más, convocar cualquier expresión a petición.

Ya no teníamos nada que hacer, así que Hasegawa y yo nos limitamos a observar desde la barrera.

“Es sorprendentemente hábil.” — comentó Hasegawa.

“Es increíble cómo es capaz de cambiar su expresión de forma tan natural.”

“Mira cómo se mueven sus ojos. Realmente está mostrando esas emociones, aunque todo sea actuación.”

Me pregunté si su capacidad de actuar así se debía a que trabajaba en ese soapland, donde tenía que ponerse en la piel de Himeko cada vez que estaba con un cliente. Pero después de saber la verdad, quizá tuviera más que ver con su tía. Estaba seguro de que, en esa casa, Ayumi tenía que estar siempre en guardia y no mostrar nunca una sola expresión negativa. Al verse obligada a pagar el alquiler cuando no podía trabajar a tiempo completo, tenía que ser un sol y un arco iris o, de lo contrario, su tía podría hacerle las cosas aún más incómodas.

Miré su brillante sonrisa mientras posaba. De alguna manera, ver esa sonrisa me hizo sentir profundamente triste.

“Senpai, estás mirando a Ayumi.”

“Sólo la estaba admirando. Para ser una mocosa de preparatoria, es muy profesional.”

“Senpai, hay algo que quiero preguntarte.”

“¿Qué pasa?”

“No hay nada entre tú y Ayumi-chan, ¿Verdad?”

“¿Qué te hace pensar eso?”

“Es que Ayumi parece muy apegada a ti. Tú y ella almuerzan juntos todos los días.”

“B-Bueno… quiero decir, supongo que soy un buen mentor.”

“En una relación normal de mentor-subordinado, el subordinado nunca querría comer con su supervisor todos los días. De vez en cuando está bien, pero todos los días es demasiado.”

“¿Eso crees? Bueno… uhm…” — intenté pensar en una excusa. A diferencia de Nakamura, Hasegawa no había notado que Ayumi y yo teníamos almuerzos idénticos. Eso es porque después de que Nakamura lo mencionara, le dije a Ayumi que hiciera que nuestros almuerzos parecieran diferentes (al menos en la superficie).

Nunca pensé que Hasegawa se diera cuenta de que Ayumi siempre se pegaba a mí. Desde que empezó a trabajar aquí, Hasegawa se había negado a socializar con sus colegas, manteniendo las cosas estrictamente profesionales. No fue hasta la llegada de Ayumi que Hasegawa empezó a abrirse, e incluso entonces sólo almorzaba conmigo, con Ayumi y con Nakamura.

“Quiero decir… ehm… Hasegawa, fuiste la primera persona de la que fui mentor, ¿Verdad? Y sentí que había hecho un mal trabajo porque al final no hiciste ningún amigo en la oficina. Sentí que eso fue en parte mi culpa, así que estoy intentando un enfoque diferente con Ayumi.”

“No fue tu culpa. Sólo sentí que hacer amigos en la oficina era mala idea.”

“Supongo que es cierto, pero la oficina es un campo de batalla, y en el campo de batalla se necesitan aliados — como aquella vez con Ogawa.”

Hasegawa abrió la boca y la volvió a cerrar. Si no la hubiera nombrado maquilladora de Ayumi, ahora mismo estaría en Sapporo con Ogawa.

“Nuevamente gracias.” — dijo en voz baja. Luego me miró.

“Senpai.”

“¿Sí?”

“Creo que Ayumi está enamorada de ti.”

“Qué!” — grite.

Ayumi y los universitarios miraron hacia nosotros. Sonreí tímidamente e incliné la cabeza. Volvieron al trabajo.

“¿Qué estás diciendo?” — murmure.

“Mi intuición me dice que Ayumi no sólo te ve como un supervisor, sino que te ve como un hombre, y te desea.”

Esas palabras fueron súper destructivas.

“Te lo advierto porque no quiero que te conviertas en un criminal. Puede que parezca dulce e inocente por fuera, pero intuyo que Ayumi es el tipo de chica que irá a por lo que quiere con todo lo que tiene. Las JK tienen su propio encanto especial, pero hay que recordar que es una persona adulta. Puede que sea más madura que otras JK, pero incluso sin su uniforme, sigue siendo una mocosa.”

No supe qué responder. Tardé unos instantes en encontrar las palabras.

“No seas estúpida. No la veo como una mujer. Tengo al menos esa integridad.”

“Bien. Mantén tus ojos en mujeres maduras y hermosas, ¿De acuerdo?”

“Entendido.”

Me quedé mirando a Hasegawa. Su blusa blanca y su falda lápiz mostraban su bonita figura.

“¿Por qué me miras a mí?”

“Mantengo mis ojos en las mujeres maduras y hermosas.”

“Pervertido!”

Ella me dio un puñetazo en el pecho y yo tosí con fuerza. Ambos nos disculpamos con el equipo por interrumpir su trabajo por segunda vez.

La sesión de fotos terminó unas horas más tarde.

“Buen trabajo a todos.” — dijo el fotógrafo.

“Gracias por su duro trabajo.” — dijo el equipo al unísono.

Ayumi fue dando las gracias a cada miembro del equipo. La mayoría de los miembros del equipo eran hombres. Todos le sonreían cálidamente.

Supongo que, independientemente del lugar, una JK linda y con buenos modales siempre era bienvenida.

Como yo era el representante de la empresa, fui a hablar con el fotógrafo.

Me mostró algunas de las fotos sin editar que había tomado. Mientras me las enseñaba, elogió repetidamente a Ayumi por su actuación. Con las palabras más educadas posibles, dijo que no esperaba mucho cuando se enteró de que nuestra empresa había contratado a una JK para este trabajo, pero que Ayumi era la mejor modelo con la que había trabajado.

Miré las fotos en bruto y quedé en shock. La expresión de Ayumi era brillante y estaba llena de energía. La arruga en el rabillo de los ojos creaba una sensación de encanto. Sus hoyuelos la hacían aún más bonita.

“Esto es realmente bueno.” — dije, atónito.

“Creo que su empresa estará muy satisfecha con esto. Tengo confianza en este trabajo.”

El fotógrafo tosió un par de veces. Le pasé un pañuelo de papel.

“Muchas gracias.” — dijo — “Anoche tuve fiebre, pero me obligué a trabajar hoy porque no quería decepcionarlos.”

“Si nuestra empresa vuelve a tener un trabajo como éste, me aseguraré de recomendarte.” — le dije.

Para ser un estudiante universitario, este chico era muy trabajador. La mayoría de los otros estudiantes se habrían quedado en la cama, pero él seguía viniendo y produciendo un trabajo muy increíble. Era imposible no respetarlo.

Llevé a Ayumi y a Hasegawa de vuelta a la oficina. Durante todo el camino, Hasegawa elogió a Ayumi por su trabajo. Dijo que la mayoría de los jóvenes tenían que ir a la universidad para aprender a crecer, pero Ayumi ya era como un adulto.

Ayumi parecía avergonzada por los elogios.

No dije que fuera como un adulto porque las circunstancias de su vida la obligaron a ser así. No se permitió el lujo de crecer como otros jóvenes.

Pero no dije eso. No quería arruinar el buen humor. Y decir eso habría revelado a Ayumi que había husmeado un poco.

Cuando llegamos a la oficina, Nakamura nos estaba esperando.

“Felicidades por haber completado el trabajo.” — dijo — “Estoy deseando ver los resultados.”

“¿Me vas a invitar un poco de yakiniku por terminar el trabajo?” — preguntó Ayumi con una sonrisa descarada.

“Por supuesto!”

Naturalmente, yo también iba a formar parte de esto, ya que era el supervisor y gerente de Ayumi.

“Tú también deberías unirte a nosotros, Hasegawa.” — dije.

Hasegawa había vuelto a su mesa. Levantó la vista de su pantalla y pareció sorprendida por la invitación.

“Si no es mucha molestia, me gustaría unirme a la fiesta.” — dijo vacilante.

Hablaba en un tono formal, pero pude ver un atisbo de sonrisa en sus labios.

Después del trabajo, los cuatro fuimos a un restaurante de yakiniku cerca de la estación. Ayumi aún era menor de edad, así que obviamente no podía beber alcohol. Nos animó a los tres a beber, ya que parecía que ‘Ogawa-san nos estaba dando muchos problemas últimamente’.

Después de dos cervezas, Hasegawa abrazó a Ayumi como un anciano en un bar de alterne y empezó a contarle lo dura que era la vida adulta después de graduarse en la universidad, y cómo las mujeres tienen que ser especialmente duras.

“Únete a nuestra empresa después de graduarte, Ayumi! Para entonces seré directora de la sucursal y Hasegawa Onee-san te ayudará.”

“Hasegawa Onee-san, ¿No ascenderían Nakamura-san o Sato-san antes que tú?”

Hasegawa chasqueó la lengua — “Imposible! Los ambiciosos deben persistir!”

“Si eres demasiado ambiciosa, tal vez Ogawa te asigné ser su asistente personal, y entonces tendrás que trasladarte a la sucursal principal con él.” — dije.

“Quiero trasladarme a la sucursal principal, pero no con Ogawa allí, urghh! Nakamura-senpai, sírveme otra copa!”

“Sí, sí…”

Nakamura le sirvió obedientemente otra copa, como si fuera su kohai.

No pude evitar reírme. Era la primera vez que alguno de nosotros bebía con Hasegawa, y ella ya estaba borracha. Era la clásica mujer ligera de equipaje. Y parecía que en el momento en que se emborrachaba, cualquier preocupación por el rango y la antigüedad se esfumaba.

Hasegawa se bebió su copa de sake de un solo trago.

“Ayumi-chan, prueba tú también.” — dijo.

Ayumi, que había estado muy callada hasta entonces, reaccionó con sorpresa. Me pregunté si era una experiencia extraña para ella. En la oficina, los adultos se comportaban correctamente, y sólo nos soltábamos cuando empezábamos a beber. Debe ser extraño para una JK.

Quizá por eso existía el alcohol; sin él, los adultos no podrían hablar con total sinceridad.

“Hasegawa-san, no puedo beber todavía.”

“Está bien, está bien. Onee-san lo permitirá.”

“¿Ehhh? Hasegawa-san ¿Estás segura?”

“Sí, sí~”

Ella empujó su taza de sake hacia Ayumi.

“Si quieres tener éxito como adulto, entonces tienes que aprender a beber! El mundo de los adultos es peligroso, así que tienes que estar preparada! La preparatoria no te enseña a manejar el licor.”

Ayumi me lanzó una mirada suplicante. Supongo que aún no había aprendido a manejar a los adultos borrachos. Tal vez Miyagi se encargaba de los borrachos por ella cuando trabajaba en el soapland.

Cuidar de los borrachos requería habilidades especiales que se adquirían en la universidad y se dominaban en el lugar de trabajo.

“Hasegawa, estás bebiendo demasiado.” — dije.

“Cállate! Después de todo este asunto con Ogawa, necesito beber, o si no voy a morir de estrés. Sabes que hoy ese viejo asqueroso me miraba fijamente. Podía sentir que me miraba los pechos. Ugh, después de eso sólo quería morir.”

“Erm… bueno, Ogawa nunca me ha mirado de esa forma, así que no sé lo que se siente…”

“Claro que no! Tú no tienes pechos. Te enseñaré lo que se siente al ser tocada, Senpai.”

Hasegawa trató de imitar el aspecto de Ogawa cuando la observaba y puso la expresión más espeluznante de la que es capaz un rostro humano. Todos nos reímos tanto que casi nos caemos de nuestros asientos.

“En serio! Eso es lo que parecía! Siempre sonríe así cuando intenta mirar mis pechos. Ayumi, conoces esa sensación, ¿Verdad?”

Tragué saliva. Dado que Hasegawa no conocía el pasado de Ayumi, era muy fácil hacer preguntas insensibles.

Para el crédito de Ayumi, ella ni siquiera parpadeó. Su expresión de una vaga sonrisa permaneció igual cuando Hasegawa le hizo esa pregunta.

“Ayumi-chan! Sabes lo que se siente el ser mirada de esa forma, ¿Verdad?”

Ayumi inclinó ligeramente la cabeza.

“Hmm, supongo que conozco esa sensación. Una vez que empezó la escuela media, fue difícil ser amiga de los chicos como en la escuela primaria. Y supongo que noté que algunos chicos se fijaban en mí una vez que empecé la preparatoria. Hasegawa-san, ¿Crees que mis pechos son grandes?”

Hasegawa entornó los ojos, como si el alcohol le nublara la vista.

“Eres bastante grande para ser una JK, pero aún estás creciendo.”

Nakamura y yo nos quedamos callados y nos limitamos a observar. Era una conversación en la que los hombres debíamos mantenernos al margen.

“Ehehe~ Supongo que eso es algo bueno. Me preocupaba que mis pechos fueran demasiado pequeños.”

“Imposible, Ayumi-chan. Sobresales en todos los lugares adecuados. Como aquí, y aquí!”

Las manos de Hasegawa agarraron a Ayumi por todas partes, y ésta me lanzó una mirada suplicante, pero no pude hacer nada. El espectáculo que tenía delante era demasiado hermoso.

“H-Hasegawa-san, por favor, para!”

La cara de Ayumi estaba sonrojada.

“Bien…”

Hasegawa hizo un mohín y la soltó. Nakamura le sirvió otra copa sin que se lo pidiera.

Hasegawa se bebió otra copa de sake. A juzgar por su expresión, estaba claro que aún no había terminado con Ayumi.

“Ayumi-chan, ¿Tienes novio? Debes tener un novio, ¿Verdad? Los chicos de tu escuela deben confesarse a ti uno tras otro, ¿No?”

Intenté intervenir.

“Hasegawa, has bebido demasiado.”

“Shesh, silencio. Quiero escuchar la respuesta de Ayumi.”

Obedientemente, cerré la boca. Para ser honesto, yo también estaba algo interesado en su respuesta.

“Bueno, ehm…” — Ayumi se revolvió en su asiento — “Cuando empecé la preparatoria, muchos chicos se me confesaron, pero los rechacé a todos.”

“¿Qué? ¿Rechazaste a todos ellos? ¿Por qué? Qué desperdicio!”

“Hmm… ¿Supongo que ninguno era mi tipo? Es que no he conocido al adecuado.”

Hasegawa se echó a reír.

“Esa es una buena respuesta. Pero deberías haber aceptado al más guapo! De hecho, ¿Por qué trabajas en nuestra empresa? Deberías estar teniendo romances de verano y creando recuerdos! Tú y yo nos estamos conociendo seis años antes de tiempo.”

Ayumi sonrió inocentemente — “Sólo quiero ser un miembro útil de la sociedad, y creo en su empresa.”

“…”

“…”

“…”

¿Ayumi acababa de repetir una respuesta habitual en las entrevistas de trabajo? Era una frase sacada directamente del libro de texto. La recitó palabra por palabra y la pronunció con la expresión correcta.

“Ayumi-chan! No~~~ No puedes actuar como una terrible adulta! Tienes que mantener tu inocencia.”

Hasegawa rodeó con sus brazos a Ayumi y frotó su mejilla contra la suya.

“Hasegawa, estás bebiendo demasiado.” — repetí.

“…Ugh… necesito ir al baño.” — dijo repentinamente Hasegawa.

Se puso de pie, pero sus piernas eran inestables.

“Te llevaré al baño.” — dijo Ayumi y apoyó a Hasegawa.

“Eres una chica muy buena, Ayumi-chan…”

“Sí, sí~”

Ayumi llevó a Hasegawa al baño.

Nakamura estaba asando la carne tranquilamente. De alguna manera, el mayor de nosotros terminó siendo el encargado de cocinar.

“Lo siento.” — dije.

“No pasa nada. No todos los días me toca asar carne para mis lindos kouhai.”

Dijo esas palabras sin reproche. Nakamura era realmente un buen senpai.

“Pero…” — su expresión se oscureció — “Hasegawa es del tipo que nunca será ascendida.”

Fue sorprendente escuchar eso. Sabía que a Nakamura le gustaba hacer comentarios cínicos de vez en cuando, pero esta era la primera vez que hacía un comentario específicamente sobre Hasegawa.

“¿Qué te hace decir eso?”

“Para ascender, hay que relacionarse con los de arriba, y Hasegawa nunca sale a beber con nadie. Cuando sales a beber, tienes que ser capaz de aguantar el alcohol y mantener la cabeza despejada, sin importar cuánto bebas. Hasegawa es un peso ligero. Pero sobre todo…” — Nakamura hizo una pausa antes de continuar — “Esta chica… todavía es inmadura. A ti y a mí nos parece bien lo que diga, pero si alguno de nuestros otros compañeros estuviera aquí, y ella hiciera un montón de comentarios groseros en su estupor de borracha, podría estar en la línea de ser despedida.”

Nakamura volteó parte de la carne.

“Así son las cosas en las empresas japonesas.” — dije — “He oído que nuestras sucursales en el extranjero no tienen este tipo de cultura, pero esto es Japón.”

Nakamura asintió — “Hasegawa trabaja más que cualquiera en la oficina, pero en el trabajo, el trabajo duro por sí solo no te va a llevar a ninguna parte. Ogawa no es el mejor gestor, pero probablemente conseguirá el ascenso a la sucursal principal porque sabe qué los pubs oppai les gustan a los de arriba, y sabe cómo utilizar este proyecto comercial para quedar bien, aunque no haya hecho nada del trabajo.”

Nakamura sonrió con pesar.

“Me recuerda a mí mismo. Solía creer que sólo el trabajo duro me llevaría a alguna parte. Pero he aprendido la lección por las malas. Me pregunto si crecerá rápidamente o si tendrá que aprender una dolorosa lección.”

Miré a Nakamura. Reconocí algo en su sonrisa y en su forma de hablar.

“Te gusta Hasegawa, ¿Verdad?”

Nakamura no dejó de voltear la carne. Ni siquiera parpadeó.

“Supongo que sí. Qué vergüenza que un viejo como yo sienta algo por su linda kouhai.”

Unos minutos después, Ayumi y Hasegawa regresaron. Nakamura sirvió a las dos damas los mejores cortes de la carne recién asada. El delicioso aroma llenó el aire, haciendo que mi estómago gruñera.

Aplaudí con fuerza.

“Gracias por la comida!”

Empezamos a comer.