Soapland Girl! V1 C4

Modo Noche

Capítulo 4

“Sato-san, aquí está tu bento.”

Han pasado varios días desde que Ayumi y yo tuvimos esa conversación. Desde entonces, Ayumi se levantaba temprano cada mañana para hacer un bento para los dos.

Yo le decía que no era necesario que lo hiciera, pero ella me decía que yo sólo comía comida para llevar y que era importante tener un almuerzo nutritivo.

“”Me voy!””

Dijimos esas palabras al mismo tiempo en un apartamento vacío. Se había convertido en una especie de ritual para nosotros salir juntos del apartamento.

Una vez que bajábamos del tren, Ayumi entraba primero en la oficina y yo la seguía unos minutos después.

Por cierto, Nakamura había vuelto. Normalmente almorzábamos juntos en un restaurante de fuera, pero desde que Ayumi empezó a vivir conmigo…

“¿Eh? ¿Has empezado a traer tu propio almuerzo? No sabía que supieras cocinar.”

Nakamura miró mi bento.

“Uhm… sí, pensé que era más sano así.”

“Pero siempre has dicho que cocinar es muy pesado si es para una sola persona.”

“¿Yo dije eso? Me apetecía cocinar, eso es todo.”

“¿Ehhh? Pero no quiero comer solo. Comer solo es muy solitario.”

“Puedes comer con alguien más en la oficina.”

“Pero tú y yo somos compañeros de guerra. Hemos pasado por lo bueno y lo malo juntos. No abandones a tu compañero de guerra~!”

Ayumi vino a mi escritorio.

“Sato-san, comamos juntos.”

Mierda, tuvo el peor momento posible.

“Ayumi-chan, hace tiempo que no te veo.” — dijo Nakamura.

“Nakamura-san, ¿Cómo está su hija?”

“La pequeña Akari está creciendo muy rápido! Como padre, es más difícil hablar con tu hija a medida que crece. ¿Qué debo hacer Ayumi? Ayuda a este viejo~”

“Hmm, eso es difícil de decir. Lo pensaré. De todos modos, Sato-san, comamos.”

Nakamura y Ayumi sólo se habían visto una vez durante su primer día en la oficina, y por alguna razón, realmente se llevaban bien. ¿Podría ser porque la hija de Nakamura tenía más o menos la misma edad que Ayumi?

“Ayumi-chan, seguro que te llevas bien con tu mentor.” — dijo Nakamura.

“Sí, nos llevamos bien~”

“Sato, tienes la oportunidad de almorzar con una JK muy linda. ¿No estás contento?”

“No soy tan linda. Sólo me alegro de poder aprender mucho de Sato-san.”

“Eres una buena estudiante, Ayumi-chan~”

“Ehehehe~”

“Voy a comprar un bento abajo, y los tres podemos comer juntos.” — dijo Nakamura.

“Claro~”

“Realmente no me importa…”

Un rato después Ayumi, Nakamura y yo nos sentamos en una mesa.

Ayumi sacó su almuerzo, y aunque sólo era un bento, tenía un cierto aire femenino; el arroz tenía forma de corazón, las salchichas estaban cortadas para que parecieran pulpos, e incluso la forma en que estaban cortadas las verduras sugería una suave mano femenina en lugar de un hombre con una cuchilla de carne*. (NT: No creo que sea necesario explicar a qué se refiere con cuchilla de carne.)

“Ayumi-chan, tu bento es muy bonito.” — comentó Nakamura.

“He aprendido a cocinar por mi cuenta, y sólo quería que el bento quedara bonito.”

“Algún día serás una buena esposa!”

“Eheheh~” — Ayumi se sonrojó ligeramente.

Algo en su conversación era nauseabundo.

Desenvolví mi bento y—

Mierda!

“¿Eh? Sato, ¿Por qué tu bento tiene el mismo aspecto que el de Ayumi-chan?”

Mierda, mierda, mierda.

Nakamura miró mi bento y luego el suyo. Lo repitió varias veces.

Hice contacto visual con Ayumi. Ella sonrió ligeramente y no dijo nada. En palabras de orden, era yo quien tenía que decidir cuánto contarle a Nakamura sobre nuestra actual situación de vida.

“Mientras estabas fuera, Ayumi me enseñó a cocinar.”

“¿Fue a tu casa a enseñarte a cocinar?”

Los ojos de Nakamura se entrecerraron.

“S-Sí.”

“Vaya, sí que se llevan muy bien. Ten cuidado Ayumi-chan, si te enamoras de la cara bonita de Sato, se meterá en problemas.”

“Ehh~ ¿En serio? Eso no va a pasar. Pero incluso si lo hiciera, estará bien.”

La sonrisa de Ayumi pasó de ser sana a traviesa.

“Según el Código Civil, Ley nº 89 del 27 de abril de 1896, Capítulo II sobre el matrimonio, Sección 1, Formación del matrimonio, Subsección 1 Requisitos para el matrimonio, Artículo 731: Un hombre que haya cumplido 18 años, y una mujer que haya cumplido 16 años pueden contraer matrimonio.”

Se me cayó la mandíbula junto con los palillos. ¿Realmente acaba de recitar la ley de matrimonio de memoria? Y la parte más inapropiada también.

Nakamura se golpeó la rodilla y se rio.

“Es cierto! Dios bendiga la era Meiji! Deja que te cuente algunas cosas sobre Sato.”

Ayumi y Nakamura se inclinaron el uno hacia el otro, y Nakamura le susurró al oído. Cuanto más decía, más se abrían los ojos de ella.

“Ohhh, ¿En serio?”

“Qué interesante!”

“No sabía que a Sato-san le gustaban ese tipo de cosas…”

¿Qué estaba revelando sobre mí?

“Hey, no hables a mis espaldas mientras estás frente a mí.”

“Lo siento, lo siento~”

De repente, Ogawa se acercó a nuestra mesa.

“Nakamura, ¿Estás libre para una reunión rápida ahora mismo?”

Nakamura estaba de espaldas a Ogawa. Hizo una mueca, luego puso una sonrisa y se dio la vuelta.

“Claro!”

Miré a Ayumi. De repente se había quedado muy callada. Tenía la rodilla apretada y miraba fijamente su bento sin mover los palillos.

“Ayumi, ¿Cómo estás?” — preguntó Ogawa.

Ayumi esbozó una rígida sonrisa.

“Todo está bien, Ogawa-san.”

“Me alegro de oírlo. ¿Te está tratando bien Sato?”

“Mm, sí. Es un buen mentor.”

“Eso es bueno.”

Nakamura se levantó, pero Ogawa se quedó dónde estaba. Seguía mirando a Ayumi, y ésta intentaba evitar su mirada.

“Ogawa-san, ¿Pasa algo?” — le pregunté.

“¿Eh? En realidad, no. Sigue con el buen trabajo.”

Ogawa se alejó con Nakamura detrás de él. Ayumi mantuvo la cabeza baja.

Suspiré con alivio. Tener a Ogawa cerca siempre era un poco desconcertante. Ese gordo cabrón tenía la costumbre de pedir a la gente que asistiera a reuniones improvisadas en medio de su descanso para comer.

“¿Te disgusta Ogawa?” — pregunté.

Ayumi hizo un pequeño gesto con la cabeza.

“¿Le tienes miedo?”

“Más o menos.”

“¿Por qué?”

“No lo sé. Cada chica tiene un tipo de hombre que le desagrada, y supongo que Ogawa es del tipo que no soporto.”

Podía entender eso. Si cada persona tenía un tipo que le gustaba, entonces era lógico que también hubiera un tipo que le disgustara.

“No puedo decir que pueda alejar a Ogawa de ti, ya que es el director de la sucursal. Pero puedo asignarte un trabajo que le dificulte interferir contigo.”

“Gracias, Sato-san.”

Asentí.

“Pero eso estuvo cerca.” — dije — “Si Nakamura hubiera hecho unas cuantas preguntas más, habría averiguado que vives conmigo por deducción de fuerza bruta.”

“Mmm, supongo que sí. Pero creo que Nakamura-san es una buena persona.”

“¿Qué te hace pensar eso?”

“Es que me doy cuenta. Las mujeres tienen buen ojo para este tipo de cosas.”

Quería señalar que no era una mujer, sólo una JK. Pero después de lo ocurrido la primera vez que la llamé mocosa, decidí mantener la boca cerrada.

“Cierto.”

“¿Estás celoso?” — se rio — “No te preocupes, eres aún mejor persona que él.”

“Cállate.”

En serio, ¿Qué demonios le había dicho? Quería averiguarlo, pero sentía que pedirle la información era más esfuerzo del que valía.

Después del almuerzo, las cosas se pusieron inmediatamente en movimiento. Alguien de la sucursal principal estropeó algunos datos de ventas y tuvimos que rehacer el trabajo. Había que reescribir informes enteros, y todo tenía que estar hecho antes del final del día para que los informes pudieran presentarse en la gran reunión ejecutiva de mañana.

En otras palabras, se trataba de un caso clásico de subordinados que se matan trabajando para cubrir el fracaso de los de arriba.

Para cuando se puso el sol, Nakamura y yo y el resto de los esclavos, quiero decir, orgullosos empleados de la empresa, seguíamos en nuestros escritorios, con todas las manos en la cubierta, quiero decir, en los teclados.

Ayumi se acercó y me tocó el hombro.

“¿Vas a hacer horas extras otra vez?” — me susurró al oído.

Normalmente, escuchar la voz de una chica tan cerca me habría hecho reaccionar, pero hoy estaba demasiado cansado.

“Mhmm, sí. Ah, sí. Puedes irte a casa primero ya que no hay nada que hacer.”

Busqué en mi bolsillo y le entregué las llaves. Nakamura y el resto estaban tan ocupados que ni siquiera se dieron cuenta de esto.

“Cocinaré algo bueno esta noche, así que vuelve pronto, ¿De acuerdo?”

“Mhmm, sí.”

“No me digas ‘mhmm, sí’.”

“Entendido…”

“Cielos…”

Ayumi se fue.

Mis manos volaban por el teclado. Había que rehacer toda una semana de trabajo en las próximas horas.

Mientras tanto, Ogawa, nuestro jefe, ya había salido de la oficina para reunirse con los ejecutivos. Se rumoreaba que Ogawa los iba a llevar a un pub oppai de alto nivel para disculparse por el fracaso de sus subordinados, de modo que la gente de la sucursal principal pudiera salvar la cara, aunque, para empezar, esto fuera culpa suya.

“Es inútil enfadarse por esto.” — dijo Nakamura sin apartar la vista de su pantalla.

“¿Eh?”

“Estás rechinando los dientes.”

Ni siquiera me di cuenta de que estaba rechinando los dientes mientras tecleaba.

“Llevo más tiempo que tú en esta empresa, y este tipo de cosas sucederán de vez en cuando.” — dijo Nakamura — “La gente de la sucursal principal nunca admitirá su fracaso, y la responsabilidad siempre se descargará sobre nosotros de una forma u otra. Eso es porque cualquiera que asciende a la sucursal principal es lo suficientemente inteligente como para saber cómo acaparar el mérito de los logros de otras personas y desviar los fracasos. Así es como llegan tan lejos en el escalafón.”

Dejé de teclear y me masajeé las muñecas.

“Eso ha sonado bastante amargo.” — comenté.

Nakamura se encogió de hombros.

“Así es la vida corporativa.”

“Si sabes tanto, ¿Por qué no aspirar tú mismo a la sucursal principal?”

“¿En serio crees que quiero meterme en un tren todas las mañanas, viajar a la ciudad y trabajar en ese nido de serpientes? Prefiero ir en bicicleta y salir del trabajo a tiempo en este pequeño lugar. Hay más cosas en la vida que ser ascendido a la sucursal principal.”

“Eso ha sonado casi profundo.”

De repente, otra voz tomó la palabra.

“Si tienen tiempo para charlar, escriban más rápido. Están distrayendo al resto.”

Era Hasegawa Yui, una recién graduada que se incorporó a principios de año. Por su forma de vestir y trabajar, apuntaba a la sucursal principal. Siempre iba vestida de forma profesional, su ropa resaltaba sus curvas, tenía un gran pecho y siempre tenía un aire competente a su alrededor, especialmente cuando teníamos la oportunidad de hablar con los ejecutivos.

Era algo molesta, pero también era linda, así que eso lo iguala supongo.

“Lo siento, lo siento~” — Nakamura se rio.

“Hmph.”

Hasegawa se sentó en un escritorio frente al nuestro. Miré hacia ella más allá de mi monitor.

“Lo siento.” — dije.

Ella miró su pantalla y no respondió.

Supongo que la gente como ella, que aspiraba a la sucursal principal, no tenía tiempo para la gente normal como yo.

Hasegawa se incorporó a la empresa hace medio año, y tenía fama de ser una especie de lobo solitario. Siempre comía sola, mantenía una distancia profesional con todos y trabajaba mucho. Nakamura pensaba que, según su experiencia, era el tipo de persona que apuntaba a la sucursal principal.

Yo fui su mentor cuando se incorporó a la empresa, y a pesar de ello se comportaba de forma bastante fría conmigo. Sospeché que me consideraba del tipo perezoso, ya que no desprendía el aire de alguien que quisiera ascender en la escala corporativa.

Poco después de que empezáramos a teclear de nuevo, Nakamura me preguntó: “¿Qué te dijo Ayumi antes de irse?”

“¿Qué?”

“Parecía bastante reservada.”

“Sólo me preguntaba si estaba bien que se fuera, ya que todos seguían trabajando.”

“¿Es así? Es una chica muy diligente, ¿No crees?”

“Sí.”

“Es raro ver a una JK que pueda asumir tanta responsabilidad.”

Pensé en su otro trabajo y en cómo decía que no había nadie que pudiera ayudarla. Llevaba el peso del mundo sobre sus delgados hombros cuando debería estar disfrutando de su juventud y viviendo de forma despreocupada. La adultez podía esperar hasta que fuera adulta.

“Sí, es muy responsable.”

Continuamos trabajando.

Era casi medianoche cuando volví a casa. La puerta no estaba cerrada y las luces estaban encendidas. Estaba tan cansado que estaba a punto de desmayarme.

“Estoy en casa.”

Nadie respondió. ¿Se había ido a dormir?

La encontré dormida en la mesa de la cocina, con la cabeza apoyada en una almohada.

Todavía llevaba puesto el uniforme. Estaba babeando ligeramente mientras dormía.

Esta chica…

Cogí un pañuelo y le limpié la zona de la boca.

“Hnghh…” — frunció las cejas.

“No duermas en la cocina. Te vas a resfriar así.”

“¿Huhnn?”

“Sato-san…”

“Estoy en casa.”

Ella abrió los ojos de golpe. De repente estaba completamente despierta.

“¿Sato-san?”

“¿Por qué suenas tan sorprendida?”

Se limpió la boca con la manga. Vio el pañuelo en mi mano.

“Nooo, me has visto babear mientras dormía. Ahora ya no puedo casarme.”

Realmente no entendía los estándares de moralidad de la juventud de hoy en día.

“De todos modos, me iré a dormir.” — dije.

“¿Eh? ¿Qué tal un baño y una cena?”

“Es un poco tarde para eso…”

“Todos necesitan un baño y una cena después del trabajo. Ese es el estilo de vida japonés. ¿Acaso no eres japonés?”

No entendí muy bien su lógica, pero se mostró extrañamente inflexible.

“Te he dejado el baño caliente. ¿Por qué no te das un baño y yo caliento la cena que he preparado? Hice filete de pollo y verduras salteadas.”

Me empujó suavemente en dirección al baño.

Me quité la ropa y me metí en el agua caliente. Estaba a la temperatura justa. Dejé escapar un gemido involuntario.

Esto se sentía muy bien…

Cuando vivía solo, me habría ido directamente a dormir. Prepararme un baño caliente después de trabajar horas extras hasta el último tren era demasiado esfuerzo. Y como vivía solo, no me parecía que valiera la pena.

Pero cuando había alguien más en casa, este tipo de cosas eran posibles.

Mientras estaba sentado en la bañera, me pregunté si esto era como tener una esposa. Sentí una extraña palpitación en el pecho.

Ugh…

Metí la cabeza en el agua caliente.