Soapland Girl! V1 C5

Modo Noche

Capítulo 5

“Senpai, ¿Quieres comer conmigo? Hay algo que quiero discutir contigo.”

Hasegawa se puso al lado de mi mesa. Me quedé mirándola, con la boca abierta por la sorpresa. Esta era la kouhai que me miraba con desprecio y siempre me decía que me tomara el trabajo más en serio.

A pesar de que yo estaba a cargo de su formación cuando se incorporó, nunca comíamos juntas. Siempre pensé que me despreciaba, y ahora me pedía que comiera con ella.

Miré a Nakamura para pedirle consejo. Él abandonó rápidamente su asiento, dejándome a mi suerte.

“En realidad, probablemente almorzaré con Ayumi. ¿Está bien si se une a nosotros?”

“Pero tú almuerzas con ella todos los días.” — dijo Hasegawa, sonando un poco molesta — “Prefiero que seamos sólo nosotros dos. Quiero decir, necesito discutir algo importante contigo.”

“Oh, s-seguro.”

Prefiero que seamos sólo nosotros dos. Las legendarias palabras que todo hombre quería escuchar de una chica linda.

Me sorprendió escuchar esas palabras. Hasegawa, la famosa loba solitaria de nuestra oficina, me estaba pidiendo que almorzara con ella.

Cogí el almuerzo que me hizo Ayumi esta mañana y me dirigí a la zona de la cafetería con Hasegawa.

Nos sentamos. Hasegawa también había traído su propio almuerzo.

“Oh, ¿Te haces la comida todos los días?” — pregunté, tratando de entablar una conversación trivial.

Conversación trivial: una de las muchas habilidades que un adulto debe dominar para sobrevivir en la sociedad.

Hasegawa desvió la mirada. Parece que le cuesta un poco responder.

“Vivo con mis padres, y mi madre me prepara la comida junto con el bento que hace para mi padre. Yo le digo que no lo haga, pero ella dice que comer fuera todo el tiempo no es saludable, así que no puedo replicar.”

Hizo un leve mohín cuando dijo eso. Tuve que contener una risa. Ahora mismo parecía una niña y no una trabajadora seria de cuello blanco.

Empezamos a comer.

Durante un rato, ninguno de los dos dijo nada. Era un poco incómodo comer así. Hasegawa dijo que quería discutir algo conmigo, así que esperé a que hablara.

Cuando un colega que nunca te había invitado a comer lo hace de repente, suele haber dos razones.

La primera es que había algún trabajo del que querían hablar. Eso solía ser una mala señal porque significaba más trabajo para ti.

La segunda eran los cotilleos de la oficina o la política de la oficina. Esto podía ser bueno o malo dependiendo de tu propia posición.

¿Qué quería Hasegawa? Yo era su senpai en el trabajo, pero no era su superior directo. No debería haber mucho que ella pudiera ganar de mí.

No pensé ni por un momento que sólo quería almorzar conmigo.

El lugar de trabajo es un campo de batalla, y yo había sobrevivido hasta ahora porque sabía cómo permanecer invisible.

“Senpai, ¿Por qué te uniste a esta empresa?”

“¿Eh? Hmm… me lo preguntas tan de repente, que no sé muy bien qué decir. ¿Por qué quieres saberlo?”

“Eres la persona más cercana a mí en edad en toda la oficina, así que pensé que podría preguntarte.”

“Entré a esta empresa porque pensé que trabajar en una empresa de bebidas sería interesante. Mi sueño es idear una nueva bebida deliciosa que nuestros clientes puedan disfrutar.”

Miré a Hasegawa y ella me miró a mí.

“¿En serio? ¿Esa es tu respuesta?” — preguntó. Una fina capa de disgusto se notó en su voz.

“Por supuesto que no. Esa es la respuesta que ensayé hace años cuando me entrevisté en esta empresa.”

Los dos nos echamos a reír.

“Hahaha, ¿Esa es la respuesta que ensayaste para la entrevista de trabajo?” — preguntó.

“Sí, ¿Qué dijiste cuando te preguntaron por qué querías trabajar en esta empresa?”

“Les dije que crecí bebiendo una de sus bebidas, y que es mi sueño apoyar a una empresa que contribuye a Japón.”

Me reí.

En realidad, sólo había una razón por la que nos convertimos en asalariados y oficinistas: teníamos que pagar el alquiler.

Algunos jóvenes se graduaban en la universidad con esperanzas y sueños, pero esas frágiles cosas solían ser aplastadas por la primera entrevista de trabajo.

“¿Cuánto tiempo has trabajado aquí, Senpai?”

“Casi tres años.”

“Yo sólo llevo un año aquí… pero tú sólo eres un año mayor que yo.”

“Empecé a trabajar enseguida cuando terminé la universidad. ¿Supongo que fuiste a la escuela de posgrado?”

“Mh-hmm, tengo que esconderme del mundo real durante unos años más.”

Hizo el signo de la paz.

Huh… era realmente fácil hablar con Hasegawa. ¿Quizás su reputación de loba solitaria era sólo un malentendido?

Continuamos comiendo. Hasta ahora, no habíamos hablado de nada serio. ¿Quizás Hasegawa sólo quería alguien con quien hablar?

Era como esa chica nueva de la clase que no lograba hacer amigos antes de que los diferentes grupos sociales quedaran grabados en piedra para el resto del año.

“Senpai, ¿Has oído las noticias?”

“¿Eh? ¿Qué noticias?”

“Ogawa-san podría conseguir un ascenso. Los rumores dicen que los superiores están considerando transferirlo a la sucursal principal.”

“Ogawa…”

Qué bastardo. ¿Por eso nos obligaba a hacer horas extras y a cubrir los errores de la sucursal principal? Recordé el rumor de que iba a los pubs oppai con los ejecutivos de la sucursal principal después del trabajo. Así que es cierto que estaba adulando a los de arriba, y ahora iba a ser promovido después de construir su reputación personal utilizando la sangre, el sudor y las lágrimas de sus subordinados.

“¿Senpai? Tienes un aspecto que da miedo…”

“Oh, uhm… lo siento. Estaba pensando en todas las horas extras que tuvimos que trabajar el otro día porque la sucursal principal la arruino.”

“Hmm, perdí el último tren…”

“Sin embargo, no pareces molesta por ello.”

“En realidad, después de que Ogawa-san nos dijera que teníamos que rehacer todo el trabajo, le pregunté por qué teníamos que hacer horas extras para cubrir a la sucursal principal. Ogawa-san dijo que esta es una oportunidad emocionante para que los novatos como yo puedan demostrar su valía ante la dirección. Dijo que la dirección depende de mí para terminarlo.”

Hasegawa parecía estar realmente convencida por esas palabras. En contra de su apariencia seria y competente, esta chica era una idiota. ¿Quién iba a creerse una mierda como esa?

“Eres muy linda…”

“¿Senpai? ¿Qué estás diciendo?”

“Lo siento, no quise decir eso. Sólo quería decir que eres un poco ingenua.”

“Espera, ¿Así que estás diciendo que no soy linda? ¿Pero sí ingenua?”

“Espera, espera. Eso no es lo que quise decir en absoluto. Eres linda, totalmente linda. Pero también eres ingenua.”

“Senpai, realmente no sabes cómo halagar a una chica, ¿Verdad?”

Parpadeé. Era la primera vez que alguien me decía eso. ¿Era esta la razón por la que todavía era virgen, a pesar de haber tenido citas antes? ¿No sería un asalariado virgen de veintisiete años si fuera un bastardo que dijera lo que fuera para llevármela a la cama?

“De todos modos, ahora la cuestión es quién sustituirá a Ogawa-san.”

“Hmm… creo que Nakamura podría ser una buena elección.”

“¿Eh? ¿En serio? Pensé que podrías ser tú, senpai.”

“¿Yo? ¿Qué te hace pensar eso?”

“No lo sé. Viéndote a ti, tengo la sensación de que estás en la línea de un ascenso.”

“¿En serio? No tengo tanta experiencia.”

“Es cierto, pero Ogawa siempre habla bien de ti. Así que creo que podría recomendarte para ser su sucesor.”

“Oh, no sabía eso.”

“Senpai, si eso ocurre, ¿Me ascenderás a tu actual puesto?”

Dejó de comer y me miró con una ligera sonrisa.

¿Esto es lo que llaman tratos de trastienda?

“Claro, pero no hay garantía de que me asciendan.”

“Yay~ Eres un buen senpai.”

Después del almuerzo, Ayumi vino a mi escritorio.

“Sato-san, vine a tu escritorio antes y no estabas. ¿Dónde estabas?”

“Oh, almorcé con Hasegawa.”

“Oh… y yo te estaba buscando…”

Hizo un pequeño mohín y miró el escritorio vacío de Hasegawa. Ogawa la había llamado a una reunión.

“Almorzaremos mañana, ¿De acuerdo?”

“¿Lo prometes?”

“Sí.”

Ayumi se marchó alegremente.

“Parecen una pareja en plena luna de miel.” — comentó Nakamura.

“No seas ridículo.”

“La forma en que preguntó sonaba como una esposa que sospecha que su marido la engaña.”

Nakamura se rio.

“Yo nunca la engañaría, quiero decir que nunca engañaría a mi esposa si tuviera la suerte de encontrar una mujer con la que casarme.”

Nakamura se rio aún más.

“En fin, ¿Has comido con Hasegawa?”

“Sí, quería hablar conmigo sobre el rumoreado ascenso de Ogawa, y quería que le prometiera que la ascendería si conseguía el puesto de Ogawa.”

“Huh… ella me hizo prometer eso también.”

“…”

“…”

Ambos miramos el escritorio vacío de Hasegawa.

Bajo esa apariencia de joven trabajadora, simpática y ligeramente ingenua, tenía la mente y el corazón de una política.

Me anoté mentalmente que no debía caerle mal a Hasegawa. A este paso, mi kouhai llegará a la vía rápida, me superará y se convertirá en mi jefe.