Fushi no Kami V1 C2

Modo Noche

Capítulo 2: Así habló la página

Desde entonces, el padre Folke se dedicó con pasión a la lengua antigua. Como era probable que se clavara a su mesa de trabajo si se le dejaba a sus anchas, olvidándose incluso de dormir y comer, le advertí de que no volviera a ser el mismo sacerdote zombi de antes. Le dije que no dormir lo suficiente era ineficaz, ya que debilitaba su capacidad de pensar. También le dije que no comer lo hacía más lento. Podría haberle dicho también que eso acortaba su vida, pero probablemente no habría sido muy eficaz. Además de que la duración media de la vida es (probablemente) bastante corta en este mundo, también había una alta tasa de mortalidad por enfermedad. No podía culpar a nadie por querer hacer las cosas lo más rápido posible en un mundo en el que no sabía si iba a estar vivo al día siguiente. También era consciente de que, debido a esto, probablemente estaba viviendo más en el presente en comparación con mi vida pasada.

“Hey, Ash! Si tienes tiempo para leer, ven y ayuda! Leer libros sólo te convertirá en un vago. Y los vagos no van a encontrar esposas!”

Así que, en primavera, cuando el trabajo en el campo había aumentado y mi padre interrumpía mi tiempo de lectura, más bien escaso, estaba dispuesto a responder a-amablemente. Muy amablemente. Por supuesto, no iba a hacerlo realmente. Al menos no todavía…

“Por supuesto, padre. ¿Qué necesitas que haga?” — respondí obedientemente y mi padre sonrió.

“Quid está aquí. Voy a llevarle el trigo de invierno.”

“Oh, Quid ha venido. Ya es otra vez esa época.”

Quid era un comerciante ambulante que visitaba con frecuencia la aldea. A paso lento en carruaje, había una gran ciudad a medio día de distancia de aquí, o eso había oído. En realidad, nunca había estado allí, ni siquiera la había visto de lejos, pero suponía que existía. Dada la proximidad, podría haber pensado que los agricultores llevaban sus productos directamente a la ciudad para venderlos en los mercados matutinos, pero no era así. En cambio, un comerciante como Quid venía a la aldea para comprar productos y venderlos en la ciudad. También vendía en la aldea productos que había traído de la ciudad. Parece que en la ciudad las transacciones se hacían sobre todo con dinero, mientras que en la aldea se acercaba más al trueque. Con el vendedor ambulante actuando como intermediario, los productos se vendían a un precio más bajo en la aldea que en la ciudad. Era una lástima, pero de lo contrario, el comerciante no habría podido obtener beneficios y ganarse la vida. La cuestión era por qué los aldeanos estaban dispuestos a pagar a un intermediario.

“Hey, Quid! Parece que una vez más los demonios no te han atrapado!”

“Haha, sí. Estoy bastante seguro de mi capacidad para escapar de ellos.”

Probablemente podría haber adivinado la respuesta a partir de su pequeño intercambio — aunque yo no podía. Hacía tiempo que me preguntaba qué eran exactamente esos demonios. ¿Eran una metáfora de animales peligrosos o bandidos? ¿O eran realmente algo peor? Ya había preguntado antes sobre el tema, pero por las respuestas que había recibido, no era capaz de saber si se trataba de una simple historia inventada para asustar a los niños y hacer que obedecieran o una advertencia de una amenaza real. Me gustaría que no me trataran como a un niño al hacer preguntas serias. Quiero decir, soy un niño, pero aun así…

Colocamos los fardos de trigo de invierno delante de Quid para que pudiera comprobar el volumen de la cosecha — “Sí, esto es realmente muy denso; un trigo excelente. Y con esta cantidad, puedo ofrecerte cuatro cobres. ¿Qué te parece?”

Como siempre, no pesó bien el producto. Las medidas de peso existían en este mundo, pero parecía que no se molestaba en llevar una balanza. Las transacciones se basaban en un vínculo de cierta confianza, ya que existía el riesgo de que te negaran el negocio si intentabas engañar a la otra persona.

Mi padre se puso rápidamente a elegir productos por valor de cuatro monedas de cobre — “¿Cuánto cuesta la sal?” — preguntó.

“Un tarro cuesta 12 hierro. Me temo que los precios suben en invierno.”

Una moneda de cobre valía 20 de hierro. La estabilidad del valor de la moneda se debía probablemente a la ausencia de circulación de falsificaciones. Sin embargo, era extraño que existiera una economía monetaria teniendo en cuenta el nivel de civilización actual.

“Si tú lo dices. ¿Qué tal las hierbas habituales? Y piedras de afilar.”

“Un juego de las especias habituales cuesta 15 de hierro. La piedra de afilar son 8 de hierro. ¿No necesitas ninguna medicina?”

“Sí, medicina para la fiebre.”

“Un frasco son ocho monedas de hierro.”

Mi padre gimió con cara solemne mientras miraba con nostalgia hacia una botella de alcohol de porcelana.

“Ah, sí, el hidromiel sería 20 de hierro.” — dijo el comerciante.

Era bastante caro para un artículo de lujo que probablemente sólo iba a durar una noche, pero era de esperar. El hidromiel era diferente de nuestra cerveza casera. En este mundo, la cerveza casera no tenía más valor que el de sustituir el agua potable. Incluso se podría haber dicho que no había bebidas gratuitas peores, ya que beber agua pura conllevaba ciertos riesgos. Esencialmente, la cerveza casera tenía un sabor extraño a pesar de ser gratuita. En comparación con eso, el alcohol de Quid era real; era posible disfrutar realmente de su consumo. En una aldea en la que los placeres eran escasos, el delicioso alcohol tenía el poder de volver loca a la gente. Aunque podría decirse que esto era así en cualquier mundo.

“¿No podrías ceder sólo un poco? Sólo un poquito…”

“¿Oh? ¿Eso es todo ya?”

“No, todavía no…”

Al ver la cara de pena de mi padre, señalé hacia una de las mercancías alineadas — “Deberíamos coger ese trozo de tela antes de pensar en alcohol, o mamá se enfadará.”

“¿Qué? Ah, claro. Haha, eres un buen chico, Ash!”

No era necesariamente el mejor trozo de tela; lo más probable es que fuera un retal o restos de la tela utilizada por un sastre de la ciudad. Sin embargo, seguía siendo lo suficientemente buena para arreglar la ropa desgastada, para usarla como paño para el polvo o para tapar las grietas de la casa.

“¿Sería posible conseguir dos agujas gratis como extra?” — pregunté.

“Dame un respiro, chico! Un paño son diez hierros y dos agujas son seis más.”

Esto era todo lo que necesitábamos. Lo correcto habría sido hacer pagar el resto en efectivo y guardarlo para emergencias.

Mi padre siempre intentaba comprar — y en varias ocasiones había comprado — alcohol, lo que siempre lo llevaba a ser regañado por mi madre. Yo estaba de su lado. Sencillamente, era un caso perdido que seguía mirando con pesar la botella de hidromiel.

“Hoy no, supongo…” — murmuró.

“Me temo que si bajo más el precio, acabaré muriendo de hambre.” — Quid frunció los labios mientras negaba con la cabeza. Le robó una mirada a mi padre, que había bajado los hombros decepcionado — “Aunque… si no vendo pronto esta botella, se echará a perder. Y como no parece que alguien más quiera comprarla, la daré como un bono!”

“¿En serio?”

“Sólo hoy, señor David! Y asegúrese de no decírselo a nadie más, ¿Entendido? No puedo ofrecerle a todos un trato así.”

Y así, con una sonrisa en la cara, mi padre había utilizado todo el dinero, que probablemente deberíamos haber ahorrado.

“¿Estás de acuerdo con esto, padre?”

“Cállate! Los adultos están hablando! Esto es combustible para cualquier trabajador!”

Qué razonamiento! No había nada que pudiera decir para objetar. Más que nada, entendía que alguna forma de comodidad era necesaria en este mundo. De todos modos, iba a tener que enfrentarse a la ira de su mujer más tarde.

“¿Y tú, Quid?” — le pregunté.

“Haha! Como comerciante, no puedo decir que no voy a vender el bien que el cliente ha decidido comprar.”

“No, te preguntaba por el precio.”

“¿Hm? Oh, bueno, aunque lo llevara a la ciudad, dudo que hubiera alguien dispuesto a comprarlo. Y para el momento de mi próximo viaje, ya se habría malogrado, así que también podría darlo como un bono.”

“¿Es así?” — todavía no he terminado contigo, comerciante Quid — he estado esperando este momento. Los músculos de mi cara empezaron a sonreír de forma natural al pensar en el sabor de la presa que acababa de caer en mi trampa. En silencio, me acerqué a Quid, que estaba de pie detrás de la mercancía, y le susurré al oído — “Me temo que has calculado mal el precio.”

En ese instante, no se le movió ni un solo músculo de la cara, pero me pareció oír que su respiración se detenía.

“¿Qué quieres decir?” — preguntó con cuidado.

“Eso no es propio de ti; siempre has sido muy bueno en matemáticas. Sin contar la botella de hidromiel, el precio total de nuestros productos comprados debería ser de 59 monedas de hierro.”

12 por la sal, 15 por las especias, 8 por la piedra de afilar, 8 por la medicina, 10 por el paño y 6 por las agujas: en total 59 monedas de hierro. No había ningún error. Por otra parte, nuestro trigo de invierno estaba valorado en cuatro monedas de cobre, es decir, 80 de hierro. Incluso si hubiera incluido la botella de hidromiel al precio mencionado, aún debería haber sobrado algo de cambio.

De hecho, estaba en alerta, ya que hacía tiempo que sospechaba que Quid cobraba de más a sus clientes. En una ocasión anterior como ésta, cuando había pocos clientes, había oído a Quid calcular mal. Por aquel entonces, había pensado que era yo quien se había equivocado en los números, ya que ni siquiera había sido mi propia compra. Sin embargo, como me había molestado, había tomado la costumbre de volver a comprobar sus cálculos, y lo había vuelto a hacer. Esta vez, estaba seguro de que era un crimen premeditado. Eligió a propósito víctimas que no supieran hacer cuentas por sí mismas y se les acerco cuando no había muchos otros clientes —o más bien testigos— alrededor. Y dado que apenas había aldeanos que supieran hacer cuentas, tampoco tenía que ser exigente.

Esta vez ocurrió lo mismo: mi padre David no sabía calcular y, además, había hecho varias compras menores, lo que lo complicaba aún más. Por lo tanto, Quid debió de pensar que podría salirse con la suya y estafarnos unas cuantas monedas de hierro — eso debía de ser lo que esperaba. Sin embargo, lo que no esperaba era que el chico que acompañaba a David supiera hacer cuentas. Si fuera necesario, incluso podría haber recitado la tabla de multiplicar de memoria, pero no parecía que eso hubiera sido apreciado por ninguno de los dos.

“Por cierto, esto es sólo una pequeña charla, pero últimamente me he hecho bastante amigo del padre Folke. Si por casualidad me estafara imprudentemente a mí o a mi padre, probablemente tendría que ir a rezar a la iglesia por pura tristeza.” — dije significativamente.

Como el sacerdote de la iglesia del templo supervisaba todas las ocasiones ceremoniales importantes de la aldea, tenía una gran influencia. Si ese sacerdote pusiera en duda la reputación del comerciante ambulante, la confianza que desde hacía tiempo se tenía hacia él se habría desmoronado en un instante. En una aldea, donde la mayoría de la gente no conocía las matemáticas, el comercio sólo podía tener lugar si todos confiaban en que el comerciante no dijera mentiras. ¿Qué habría pasado si se traicionara esa confianza? Lo más probable es que la gente ya no quisiera relacionarse con ese comerciante en particular. Después de todo, había muchos otros.

Si Quid metía la pata, seguramente vendría otro comerciante ambulante a sustituirlo y a satisfacer las demandas de la aldea; la vida de los aldeanos no se habría visto afectada en absoluto por ese cambio. La única razón por la que no habían empezado a comerciar con un nuevo vendedor ambulante sin ninguna trayectoria era porque pensaban que era menos probable que Quid los traicionara.

“Todo está bien, señor Quid. Sólo ha sido un error honesto, ¿Verdad?” — pregunté con voz amable y reflexiva.

Por supuesto, yo era actualmente su mejor aliado. El único que se había dado cuenta de sus ‘errores de cálculo’ hasta el momento era yo. Si me mantenía en silencio, este vendedor ambulante de gran confianza aún podría salvarse.

Con eso en mente, aproveché mi ventaja — “Cometer errores es algo humano. Incluso un comerciante experimentado como tú puede cometer uno o dos errores… Oh, es cierto, me he dado cuenta de que también te equivocaste con los precios de Johil la última vez. Y antes de eso, creo que fue Ban, el cazador.”

Le hacía saber que era consciente de que no era su primera ofensa. Ante esto, su rostro comenzó a palidecer. No tienes que tener miedo de mí; estoy de tu lado. Hehe — “Eres un comerciante ambulante de confianza que ha sido realmente amable con esta aldea hasta ahora. Me guardaré esto para mí.”

“¿E-En serio?”

Puse una sonrisa tranquilizadora y le di mi palabra al pobre y asustado comerciante ambulante — “Así que espero que seas un buen comerciante ambulante que se gane mi confianza de aquí en adelante.” — si te ganas mi confianza, no tendrás que depender de la confianza de los demás aldeanos. Sabes lo que eso significa, ¿Verdad? Aleje mi rostro, que había estado lo suficientemente cerca de sus oídos como para que mi padre no hubiera podido escuchar nada.

Incliné la cabeza para comprobar si había respuesta, y por suerte parecía que Quid, el comerciante ambulante, había recibido el mensaje — “Jovencito… Quiero decir, Ash, esa ha sido una historia muy interesante. Deja que te traiga algo en señal de gratitud.”

Miré el fardo de tela que había comprado antes y luego vislumbré una tela más cara.

“¿Te gusta esta tela?”

“¿En serio puedo tener algo tan exquisito? Estoy seguro de que mi madre estará encantada. Muchas gracias, señor Quid.”

Y así se cerró el trato. No tenía intención de chantajearlo para que redujera el precio en el futuro — mientras cobrara el precio correcto, estaba perfectamente satisfecho. Supuse que lo tendría en cuenta a la hora de calcular el precio, y no iba a rechazar un buen trato. Después de todo, seguía siendo un niño de nueve años; si un adulto iba a mimarme, por supuesto que lo aprovecharía.

Sonriendo para mis adentros, recogí nuestras compras y me dirigí hacia mi padre, que no tenía ni idea de lo que había pasado. Me recompuse y le expliqué — “Le conté al señor Quid una interesante historia que leí en un libro. Parece que también era una mercancía valiosa para un comerciante ambulante. Me dio esta tela como muestra de gratitud.”

“Oh, ya veo. ¿Qué historia?”

“Me temo que no puedo contártela, incluso teniendo en cuenta que es mi padre. Se la vendí a Quid, así que, si quieres oírla, tendrás que comprársela a él.”

Mi padre parecía estar bastante intrigado, pero no lo suficiente como para pagar dinero por la historia. Aunque dudaba que Quid la hubiera vendido, por mucho que le ofrecieran.

“Por cierto, padre.”

“¿S-Sí?”

“Tenías razón — leer libros no mejorará la cosecha.” — con una gran sonrisa, estaba listo para dar el golpe final — “Pero puede hacer feliz a mamá. Creo que esa es una habilidad extremadamente valiosa.”

En ese momento, mi padre me miró con incredulidad. Todavía no había comprendido el valor de los libros, pero era sólo cuestión de tiempo — un tiempo muy corto. Para ser exactos, el tiempo que tardamos en volver a casa y encontrarnos con la ira de mi madre tras descubrir la botella de hidromiel que valía una moneda de cobre. Estaba seguro de que mi padre estaría profundamente agradecido una vez que la pusiera de buen humor ofreciéndole la costosa tela.

▼▼▼▼

Desde nuestro encuentro con Quid, mi padre había dejado de quejarse de que leyera libros. Todavía refunfuñaba para sí mismo, pero ya no frente a mí. Estaba satisfecho conmigo mismo. Una vez más, la vida en este mundo se había vuelto un poco más cómoda. Como resultado, pude caminar hacia el padre Folke con paso ligero.

“Padre Folke, ¿Ha comido bien?”

“¿Estamos casados?”

¿Te das cuenta de que estás hablando con un niño? Sólo me preocupaba la salud de cierto investigador absorbido al que respetaba mucho. Además, el matrimonio entre personas del mismo sexo no era legal en este mundo — “Suenas ridículo.”

“Es porque no dejas de sermonearme. Eres bastante insolente al entrometerte en los asuntos de los adultos.”

“Teniendo en cuenta que un niño se está preocupando por ti, probablemente deberías reevaluar tu capacidad para manejar tu propia vida antes de hablar de ‘asuntos de adultos’.”

“Realmente tienes facilidad de palabra.”

Esa era una suposición razonable teniendo en cuenta que probablemente era mayor que él si incluía mi edad de mi vida pasada.

“Entonces, ¿Has podido leer algo?” — pregunté.

“Lamentablemente no; no he descifrado ni una sola letra.” — dijo con una expresión sorprendentemente radiante. En comparación con su espíritu sombrío en invierno, parecía que estaba disfrutando simplemente dedicándose a la investigación — “Pero no es que no haya hecho ningún progreso; he encontrado unos cuantos símbolos que parecen nombres y siguen reapareciendo en el texto.”

“Oh! Ese parece un buen punto de partida.”

“Efectivamente. Este parece ser el camino más rápido para el desciframiento, tal como sugeriste.”

Anteriormente, al hablar con el padre Folke, había sugerido empezar por buscar los nombres propios que aparecían repetidamente como primer paso para descifrar la lengua antigua. Había pensado que era posible que los fonogramas funcionaran como partículas, de forma similar al japonés. Una vez que conocía un sustantivo, era posible buscar el contenido correspondiente en fuentes del período posterior de la civilización antigua.

Por ejemplo, si se encontraba el nombre de un dios al que la gente seguía adorando hoy en día, era probable que el texto que lo rodeaba se correspondiera con el contenido de las escrituras actuales. Era una forma inteligente de progresar rápidamente de una vez. Por supuesto, no era la primera persona que ideaba esta técnica; ya había oído hablar de ella en mi vida anterior. Sin embargo, no tenía la perseverancia necesaria para dedicarme a la gran tarea de resolver un críptico lenguaje antiguo; eso se lo iba a dejar a nuestro querido Champollion de otro mundo.

“Entonces, ¿Qué libro vas a leer hoy?” — preguntó el padre Folke.

“Déjame echar un vistazo.”

“Por supuesto, después de todo he firmado un contrato.” — el padre Folke asintió con una sonrisa irónica. No pude evitar sonreír yo también, recordando nuestro primer encuentro.

Saqué varios libros y me senté en una silla de la iglesia a leer. Ese día no iba a tomar prestada una novela, sino un libro que contuviera algo de conocimiento común. Los diarios de viaje y las autobiografías de los nobles también parecían bastante interesantes. De ellos se podía obtener una variedad de conocimientos con algunas mentiras salpicadas. Sorprendentemente, también había libros más técnicos sobre agricultura, herrería y construcción. Era muy posible que se hubieran transmitido muchos conocimientos desde la antigua civilización. Sin embargo, no había nadie que pudiera leer esos libros, y los que podían leerlos no solían dedicarse al trabajo manual, por lo que los conocimientos se habían perdido.

En el momento en que sacaba una guía botánica, otra persona entraba a la iglesia. No era habitual que alguien se pasara por allí excepto en las ceremonias. Cuando levanté la vista, vi a una chica de mi edad.

“Oh, hola, Maika.”

La persona que había entrado tímidamente y miraba alrededor de la iglesia era Lady Maika.

“Oh, hey, Ash.”

Parecía estar nerviosa, quizás porque no estaba acostumbrada a visitar la iglesia. El sacerdote era un poco raro, pero el edificio en sí era un lugar religioso solemne. Si hubiera habido seminarios de enseñanza apropiados, probablemente también habría habido un espacio dispuesto para los niños.

Lady Maika parecía no saber qué hacer una vez dentro, así que intenté tranquilizarla con una sonrisa en la cara — “¿Buscas al padre Folke? Está al fondo, en su estudio.”

“Oh, entendido. G-Gracias! Uhm…”

Lady Maika se quedó quieta, jugando con su cola de caballo. Era encantador ver su nerviosismo salir así; me recordaba a ese programa de televisión en el que los niños iban a hacer su primer recado.

Sin embargo, por muy encantadora que fuera, dejarla allí parada habría sido una grosería, así que, como un caballero, le di una mano diciendo — “¿Quieres que vaya a buscar al padre Folke?”

“Ah, no!”

Mi ayuda fue rechazada por el movimiento de ella sacudiendo la cabeza y las manos. Parecía que se había negado sin siquiera pensarlo, lo cual era un comportamiento normal para alguien extremadamente nervioso.

Sin embargo, después de quedarse congelada durante un rato, dijo con la cara roja — “Lo siento. Si no te importa, ¿Podrías llamarlo?”

“Como quiera, mi Lady.”

Intenté responder ligeramente en broma para tranquilizarla, pero no estaba seguro de que hubiera funcionado. Me sentí tan fuera de lugar que me estremecí de vergüenza.

“Padre Folke, Maika está aquí. Parece que quiere hablar con usted.”

“¿Maika? ¿Se suponía que iba a venir aquí?” — parecía despistado mientras salía de su estudio, rascándose la cabeza — “Hola, Maika. ¿Qué te trae por aquí?” — hablaba con voz suave. ¿Por qué su actitud era tan diferente a la de cuando hablaba conmigo? Cuando llegué por primera vez, me llamó mocoso estúpido. ¿Acaso el sacerdote zombi era también un sacerdote lolicon?

“Uhm… Quiero aprender a leer… ¿Podría enseñarme, tal vez…?” — Lady Maika habló tímidamente mientras sus orejas se ponían rojas, y no dejaba de mirar en mi dirección.

A estas alturas, toda la aldea parecía saber que había aprendido a leer. Teniendo en cuenta la frecuencia con la que visitaba la iglesia, no era de extrañar que esto se convirtiera en un tema ampliamente discutido.

Lady Maika debió de oírlo. Como hija del jefe de la aldea, que se suponía que sabía leer y escribir, debió sentir cierta presión al oír que el hijo de un campesino lo había hecho antes que ella.

Sin duda, era incómodo para ella estar en la misma habitación que yo. El padre Folke debió adivinar lo mismo, ya que me miró de reojo en señal de reconocimiento.

Un momento. ¿Qué pasa con esa sonrisa traviesa? No asustes así a una chica inocente.

A la mayoría de la gente de la aldea no le gustaban los estudios — yo era la excepción a esa regla.

“En ese caso, te ayudaré con mis capacidades como sacerdote. La educación es parte de mis deberes, después de todo.”

Era inusual verlo así de entusiasmado considerando que no había querido enseñarme en absoluto, y eso que actualmente estaba bastante ocupado con el desciframiento de la lengua antigua. Me preocupaba un poco ver lo serio que era con respecto a la enseñanza de Maika, sobre todo conociendo al padre Folke, que era otro caso perdido, aunque en un sentido diferente al de mi padre.

“Sí, el padre Folke es un excelente profesor.” — lo elogié en un intento de cortarle la retirada. La apoyaré, Lady Maika. Puede ser difícil, pero si persevera, podrá leer muchos libros maravillosos.

Sin embargo, por alguna razón el padre Folke se interpuso en mi camino — “Por desgracia, estoy bastante ocupado, así que no podré enseñarte todo el tiempo. Por suerte, Ash también sabe leer y escribir.”

¿Por qué?

“Sí, parece un buen sustituto.” — continuó — “Los dos están cerca en edad, así que imagino que es más fácil hablar con él. Ash, no te importa, ¿Verdad?”

Un momento, ¿No iba a ser incómodo para Lady Maika tenerme cerca?

“Sí, si estás ocupado, puedo preguntarle a Ash…” — parecía que estaba de acuerdo a regañadientes.

Intentaba encontrar una manera de salvarla de esta situación, pero el Padre Folke rápidamente puso fin a las cosas — “Está decidido entonces! Ash, eres mi mejor discípulo; no me decepciones!”

“Vaya, qué honor ser su mejor discípulo! Supongo que debería llamarlo maestro Folke!”

Qué idiota! No me extraña que aún no se haya casado. Con una actitud así, estaba destinado a convertirse en el Maestro de la Soledad.

▼▼▼▼

El Padre Folke, o el Maestro de la Soledad, era cruel. Al día siguiente, ya me puso a cargo de la enseñanza. No había ninguna ceremonia en ese momento, así que debía ser puramente para dedicarse a su investigación. Qué holgazán. Sentí que era el momento de reanudar la guerra santa.

Sin embargo, también hubo algunas circunstancias atenuantes que impidieron que la guerra estallara. El jefe de la aldea le había dicho a mi padre que yo iba a ser el tutor de su hija. Como resultado, el mismo hombre que había estado refunfuñando por mi lectura de libros me dijo que me tomara con calma el trabajo manual y me envió a la iglesia. Me sentí renovado. Como no tenía que trabajar tanto, mi cabeza estaba despejada y pude dedicar algo de tiempo a leer para mí mientras daba clases. Aunque a Lady Maika le resultaba incómodo, era un problema trivial que intenté hacer olvidar.

“Empecemos entonces!”

“Sí, por favor, adelante, Ash.”

Lady Maika todavía parecía nerviosa, así que intenté hablar con voz suave y con una sonrisa en la cara. La gente se forma sus impresiones sobre todo a partir de la apariencia externa de alguien, y, en menor medida, al escuchar el tono de su voz. El contenido de la conversación estaba influido principalmente por esas impresiones, así que lo que decías no era realmente tan importante. O, al menos, yo recordaba haber oído algo así en mi vida pasada.

“Diferentes métodos de estudio funcionan para diferentes personas, pero ¿Qué tal si empezamos usando el mismo libro que leí por primera vez?”

“¿El que leíste por primera vez?”

“Sí, el que me prestó el padre — quiero decir, el maestro Folke.”

Bueno, sí me lo prestó, pero se negó a enseñarme. Qué gran maestro!

Le entregué el libro de oraciones que se utilizaba durante las ceremonias — el manuscrito del padre Folke que tanto me había enseñado.

Lady Maika tomó el delgado libro y lo miró fijamente como si estuviera profundamente conmovida — “El libro que has leído…”

Vi que el entusiasmo se desprendía de su mirada. Había dado su primer paso hacia el mundo de la lectura. Comprendí la emoción de aprender algo nuevo. Aunque me había visto arrastrado a esta situación y no tenía demasiadas ganas al principio, empecé a motivarme.

“En este libro hay todo tipo de oraciones que el maestro Folke utiliza durante las ceremonias. Seguramente las habrás escuchado antes, así que no debería ser muy difícil recordarlas; esa fue la razón por la que lo elegí.”

“Qué inteligente.”

“Fue sólo una corazonada que tuve.”

No había necesidad de halagarme tanto. Probablemente era mejor continuar rápidamente con la lección.

“Creo que, para empezar, sería bueno elegir una frase o algunas palabras con las que estés familiarizada. ¿Tienes alguna oración favorita?”

“¿Y la que has leído primero?”

“Sería ésta.”

Era una oración básica. Normalmente, se utilizaba cuando había ocurrido algo bueno y se quería expresar la alegría. Yo no era especialmente religioso, así que rara vez la había utilizado.

“¿Podemos empezar con esa?” — preguntó Lady Maika.

“Si te parece bien, claro. Entonces, veamos una por una.” — primero, empecé con la frase ‘Dios lobo fuerte’. Mientras leía en voz alta, tracé las letras con el dedo para mostrar qué sonidos les correspondían — “Así que esto se lee ‘fuerte’, seguido de ‘lobo’, y luego ‘dios’. Y todo junto es ‘Dios lobo fuerte’.”

Me pregunté si ella lo entendería así. Le eché un vistazo a la cara mientras miraba el libro. Como era de esperar, no pareció entenderlo de inmediato, ya que me devolvió una mirada de desconcierto.

“Volvamos a mirarlo palabra por palabra. Esto de aquí significa ‘fuerte’… Maika, ¿Me estás escuchando?”

“Oh, sí! Lo siento. Esto es ‘fuerte’, ¿Verdad?”

“Sí, exactamente. Y luego tenemos ‘lobo’ y ‘dios’ a continuación, lo que nos da la frase ‘Dios lobo fuerte’. Como el dios lobo es muy sano y vigoroso, se le suele venerar antes del trabajo físico duro o del parto.” — no quería atiborrar demasiado de una vez, así que traté de aligerar el ambiente con una pequeña charla.

“Así que eso es lo que significa ‘fuerte’…” — murmuró.

Me pilló ligeramente desprevenido cuando murmuró esto con una expresión de sorpresa. Ya veo. Tenemos que empezar por ahí.

Al mismo tiempo, su cara se puso roja, pues parecía pensar que había dicho algo embarazoso.

Me esforcé por mantener la seriedad; si hubiera puesto los ojos en blanco delante de una chica como ella, habría acabado herida. Y sí, me doy cuenta de que yo también soy un niño de su edad.

No estaba seguro del éxito que había tenido, pero traté de seguir la conversación en un tono alegre — “También puedes usar ‘fuerte’ para describir tus sentimientos.”

“Ya veo… Uhm…”

“Siéntete libre de preguntarme cualquier cosa. Y si no sé la respuesta, podemos ir a preguntarle al maestro Folke.” — seguí desesperadamente. No sería beneficioso para nuestras futuras lecciones que ella pensara que era vergonzoso hacer preguntas.

“¿Y qué hay del ‘dios mono sabio’?” — preguntó Lady Maika.

Parecía que la había tranquilizado un poco. Todavía se sentía avergonzada, pero con el tiempo estaba seguro de que podríamos llegar a un punto en el que me haría preguntas sin dudar.

“‘Sabio’ significa que es inteligente. Por ejemplo, puedes rezar al dios mono cuando estés estudiando como nosotros ahora, para que comparta algo de su inteligencia con nosotros.”

“Oh! Entonces tal vez debería ir a rezar!” — Lady Maika me mostró una tímida sonrisa, que yo correspondí de todo corazón.

Me sentí aliviado. El camino que teníamos por delante parecía rocoso, pero estaba seguro de que íbamos a estar bien. Me moría de ganas de que Lady Maika empezara a leer libros por su cuenta. Ahora entendía por qué el padre Folke se había alegrado tanto de hablarme de descifrar la lengua antigua. Después de todo, era mucho más divertido poder compartir tus intereses con otra persona.

▼▼▼▼

Seguimos estudiando un rato más, pero cuando el sol empezó a ponerse, dimos por terminada la lección. El padre Folke me había ordenado que acompañara a Lady Maika a su casa, pues ya estaba bastante oscuro, así que ambos nos dirigimos hacia la casa del jefe de la aldea. Como caballero, no tuve ningún problema en acompañarla a su casa, pero me pregunté por qué aquel sacerdote tenía una sonrisa de satisfacción en su rostro.

“¿Qué libro estás leyendo actualmente?” — Lady Maika me preguntó por el libro que tenía en las manos. Por cierto, Lady Maika sostenía un manuscrito de la misma manera. Le había dicho que fuera a practicar la escritura de las partes que habíamos tratado hoy.

“Este libro explica muchas cosas sobre los árboles y las plantas.”

“Oh, no sabía que había libros así.”

“Sí, hay todo tipo de libros! Hay libros sobre todo lo que existe en este mundo! E incluso de cosas que no existen.”

“¿Cosas que no existen? ¿Qué quieres decir?”

Lady Maika parecía confundida. Los dioses del libro que llevaba ahora mismo también eran cosas que no existían en este mundo. ¿No es así? Los dioses no existen. Estoy bastante seguro de que no existen.

Pensando en ello, me di cuenta de que en este mundo era mucho más difícil negar rotundamente la existencia de dioses que en mi vida pasada. Quizá debería intentar respetar un poco más la religión, por si acaso. Rezar es gratis, después de todo.

Mientras yo reflexionaba sobre cuestiones metafísicas, Lady Maika ya había pasado a la siguiente pregunta — “Entonces, ¿Es interesante ese libro?”

“Sí, mucho. Y también puede ser útil.”

“¿Los árboles y las plantas pueden ser útiles?”

Esta guía botánica no se limitaba a enumerar todo tipo de flora, sino que también explicaba cuáles eran comestibles o podían usarse como medicina, así que era bastante útil. También incluía muchas plantas que no eran nativas de esta región, pero también había encontrado algunas especies que recordaba haber visto antes. Si todo iba según lo previsto, había una posibilidad de que esta pobre aldea tuviera un menú ampliado. Y quizás ya no tendríamos que depender de la medicina de Quid — cualquiera de las dos cosas sería motivo de alegría.

Encontrar plantas para la medicina era especialmente urgente. No era tanto que la medicina de Quid fuera cara, sino que no funcionaba tan bien. Al menos, a mí nunca me había funcionado. Mis padres decían que a ellos les funcionaba, pero yo estaba convencido de que era un mero efecto placebo.

Cuando le expliqué algo parecido a Lady Maika, también se convenció de su utilidad.

“Wow! Es increíble!”

“Sí, los libros son increíbles!”

Ver la emoción en la cara de esta inocente joven me hizo feliz.

Pronto iba a ser la temporada de recolección de plantas silvestres comestibles. Estaba deseando hacer uso de mis nuevos conocimientos. Era el comienzo de una expedición para nombrar todo tipo de hierbas que hasta ahora había ignorado.

▼▼▼▼

Por fin había llegado el día de la recolección de plantas comestibles.

Grupos de niños se adentraron en las afueras del bosque para buscar ingredientes. Siguiendo el ejemplo de niños comparativamente mayores, todos los participantes se habían congregado. Desde fuera, debía parecer un picnic divertido, pero los ojos de todos parecían tan muertos y resignados como los de un asalariado que se marcha al trabajo. Su sentido del deber competía con sus preocupaciones.

Cualquiera que hubiera experimentado al menos una temporada de recolección de plantas comestibles habría resultado así — era extremadamente agotador y peligroso. Cada año alguien se veía envuelto en un accidente, y cada dos años alguien moría. Por eso nos obligaron a formar pequeños grupos para poder observarnos unos a otros y asegurarnos de que nadie iba a alejarse demasiado en el bosque.

Esta vez, yo era el líder de mi grupo. Seguía siendo uno de los niños más jóvenes, pero me habían seleccionado especialmente porque el año pasado había conseguido detectar a una persona que estuvo a punto de separarse de su grupo. En comparación con los demás niños, yo tenía mucho autocontrol, como era de esperar teniendo en cuenta quién era yo en realidad.

De todos modos, esto me gustaba, porque el jefe del grupo tenía derecho a elegir la zona donde iban a buscar. Iba a aprovechar al máximo la guía botánica que me había prestado el padre Folke.

“Empecemos por ir hacia allá! Si no recuerdo mal, había muchas plantas que crecían cerca de los helechos.” — les dije a los dos chicos algo mayores de mi grupo, que asintieron con una mirada agria.

Sólo tenían uno o dos años más, pero parecía molestarles que alguien más joven los liderara. Tengan paciencia conmigo. Mentalmente soy mucho mayor que ustedes dos.

Antes de partir, volví a revisar mi equipo. Había hecho una bolsa de hombro improvisada con mi chaqueta de repuesto, donde guardaba el libro. Todo parecía estar bien.

Cuando me preparaba para partir, oí una voz procedente de otro grupo de chicas — “Cuídate, Ash!” — era Lady Maika, que hoy no estaba nada nerviosa.

Me sentí bendecido al escuchar su alegre voz saludándome — “Gracias, Maika! Tu también cuidate!” — agité la mano y comencé a caminar.

Los otros dos chicos tenían ahora una mirada aún más hosca. Probablemente temían que todos los lugares buenos fueran ocupados rápidamente. Sí, me daré prisa. No sean tan gruñones.

Este año también crecían muchas plantas comestibles en el lugar que había escogido. Mientras prestaba atención a los otros chicos, comencé a recolectar.

Me sentí un poco mal por mi familia, pero al poco tiempo dejé de recolectar y me puse a buscar algunas de las plantas que aparecían en la guía botánica. Creía haber visto previamente algunas de las que consideraba útiles en esta zona. No se me daba especialmente bien recordar las plantas, pero tenía la sensación de haber visto algo parecido en mi vida anterior.

Más adelante había un árbol caído que se había desplomado sobre una roca, con la punta apuntando hacia arriba. No perdí tiempo en trepar por él para echar un vistazo a los alrededores, y como estaba previsto, la zona estaba llena de espléndidos árboles de gran altura.

Y entonces, lo encontré. A diferencia de la mayoría de los árboles, que habían crecido verticalmente, este ejemplar se expandía horizontalmente. A medio camino, el tronco se ramificaba en direcciones aleatorias, lo que le daba un aspecto amplio. Sin embargo, lo más peculiar eran sus hojas. Parecían duras, dentadas y absurdamente gruesas. Me pareció haberlo visto antes en alguna parte, y me convencí de ello una vez que comprobé su uso en la guía botánica.

Se trataba de un tipo de áloe. Era bueno contra los cortes, las quemaduras, las picaduras, todo tipo de trastornos internos, y también era bueno para la piel. Además, tenía un sabor agradable — era una planta realmente útil. En mi vida pasada, la mayoría de las plantas de aloe sólo estaban formadas por hojas, como pequeños arbustos, así que tardé en darme cuenta de sus puntos comunes, ya que en este mundo el aloe se encontraba en forma de espléndidos árboles. Pensando ahora en ello, me parecía recordar haber oído hablar antes de los árboles de áloe.

Todavía no estaba seguro de cómo utilizarlo correctamente, pero estaba dispuesto a descubrirlo experimentando poco a poco. Aun así, incluso el mero hecho de utilizar directamente el líquido que salía de sus hojas era probablemente más eficaz que cualquier medicina que le compráramos a Quid. Este fue un gran primer descubrimiento. Me habría alegrado mucho si hubiera otro libro sobre plantas de aloe en la biblioteca del padre Folke, pero lo dudaba.

Ya estaba contando mis pollos antes de que salieran del cascarón cuando… me desmayé de repente.

▼▼▼▼

Así que este fue — mi primer accidente…

No sabía qué hacer. Estaba solo en un bosque sin recordar lo que estaba haciendo. Me dolía mucho la cabeza — probablemente por eso no recordaba nada. Lo único que recordaba era haber ido al bosque por la mañana a recoger plantas silvestres comestibles, pero eso era todo.

Probablemente me había despertado un rato antes. Tenía un vago recuerdo de haber vagado distraídamente por el bosque con la conciencia dispersa, a pesar de que era muy consciente de la férrea norma de no moverse en caso de accidente. Me habría pateado a mí mismo, pero en mi estado mental mareado, probablemente no había sido capaz de pensar con claridad.

Ahora, me encontraba en lo más profundo de la espesura del bosque. Cuando me toqué la cabeza — con mucho dolor — me manché las manos de sangre casi seca. Aunque ésta debía ser la razón de mi desmayo y de la pérdida de mis recuerdos, no tenía ni idea de por qué o cómo me había golpeado la cabeza.

Ante todo, tenía que estrujarme el cerebro para sobrevivir a esta situación.

“Parece que puedo volver a pensar con claridad para enfrentarme a la realidad.”

Una vez que pronuncié estas palabras en voz alta, me quedó claro que tenía que sobrevivir. Todavía quería leer muchos libros. También quería ayudar al padre Folke a descifrar la antigua lengua. Y sólo había empezado a enseñar a Lady Maika a leer y escribir. Gracias a mis libros, tenía razones más que suficientes para seguir viviendo — no tenía miedo a morir. Es decir, ya había muerto una vez. Pero quería hacer todo lo que estuviera en mi mano para seguir viviendo.

“Primero tengo que averiguar dónde estoy. El norte parece estar en esa dirección, así que la aldea debe estar en esa dirección.” — concluí por la posición del sol y el crecimiento del musgo en los árboles de la zona. En mi vida anterior, no habría sido capaz de hacer esto, pero vivir en este mundo durante nueve años me había enseñado un par de cosas.

“Parece que el sol está a punto de ponerse. Probablemente debería rendirme por hoy y prepararme para la noche.” — decidí.

Me reafirmé en mis posesiones. Por suerte, el libro seguía allí. Excelente. También tenía el cuchillo y la cesta que había utilizado para recoger las plantas comestibles. Sin embargo, parecía que se me habían caído las propias plantas en alguna parte. El pedernal y la yesca que siempre llevaba por si acaso al salir a recolectar estaban en el bolsillo interior de mi chaqueta.

“Pensé que algo así podría ocurrir, así que vine preparado!” — nunca había pensado que un día diría esa frase.

Me estremecí pensando en lo importante que era estar preparado. Parecía que, de alguna manera, todo iba a salir bien.

“Primero, necesito encender un fuego antes de la puesta de sol. Y lo ideal es que también encuentre una fuente de agua.”

Caminé hacia el norte mientras recogía lo que necesitaba: Una rama que me sirviera doblemente de bastón para reducir el cansancio de la marcha y de arma de autodefensa, así como ramas y hojas que parecían que iban a arder con facilidad. También recogí algunas plantas comestibles, pero como ya no recordaba si era mala hierba o helechos que no se podían comer crudos, tuve que recurrir al perejil para llenar el estómago. Probablemente me iba a quedar con bastante hambre.

Y lo que es más importante, tenía que encontrar agua para beber. La sed era mucho más probable que obstaculizara mis acciones que el hambre. Mi garganta ya se estaba secando. Un manantial en el bosque probablemente estaba limpio, pero sólo estaba dispuesto a beber directamente de una fuente clara. De lo contrario, había muchas posibilidades de contraer una enfermedad o un parásito, teniendo en cuenta todos los demás animales que seguramente bebían la misma agua. Habría estado bien si hubiera podido hervir el agua, pero no llevaba una olla encima.

De repente, oí el sonido del agua. Esperaba que fuera agua potable. Con la esperanza de que fuera agua potable, caminé hacia el sonido… pero me decepcioné.

Llegué a un pequeño río. Como no había llovido, parecía claro, pero eso no significaba que fuera seguro beber — al fin y al cabo, las bacterias son invisibles a los ojos. Sin embargo, seguía siendo útil para otras cosas, como cocinar o lavar. Y en el peor de los casos, tenía la opción de probar suerte.

Decidí acampar para pasar la noche junto al río. Me sentí mucho más ligero después de descargar el equipo de acampado y las plantas comestibles. Aunque casi se me rompe el corazón, también dejé de lado el libro temporalmente — necesitaba recoger más madera si quería que mi fuego durara toda la noche. El sol escarlata me avisaba de que no quedaba mucho tiempo.

Mientras lo hacía, me encontré con un árbol de aloe. Recordaba haber encontrado también este árbol antes de desmayarme. Me pareció una buena oportunidad para probar sus propiedades curativas en mi herida de la cabeza.

▼▼▼▼

El fuego se encendió sin problemas dentro de la pseudoestufa que había hecho con piedras del río. Sin el pedernal y la yesca, lo más probable es que hubiera estado temblando en la oscuridad de la noche. No estaba muy seguro de poder encender un fuego por mera fricción; ésa era una de las razones por las que había venido preparado. Me alegraba de tener algo de luz y un poco de calor. Teniendo en cuenta los recuerdos de mi vida pasada, mentalmente ya era un adulto, pero aun así, un bosque después del atardecer era un lugar muy temible. Esto debía ser instintivo.

Esparcí un poco de aloe dentro de un paño — que había traído originalmente para limpiarme el sudor — y lo envolví alrededor de mi cabeza para cubrir mi herida. Se suponía que había que triturar el aloe, pero eso era imposible sin ningún recipiente. Sentí que el calor desaparecía de mi herida, pero seguramente era sólo un efecto placebo. Tenía que experimentar un poco más para averiguar su verdadera eficacia.

Sin embargo, había descubierto algo más. Mientras que la superficie del aloe era amarga, probé la sustancia gelatinosa del interior y resultó ser bastante deliciosa para ser un vegetal crudo. ¿Era una verdura o una fruta? No estaba seguro, pero en cualquier caso, corté un poco más de gelatina con mi cuchillo, ya que su alto contenido en humedad también me ayudaba a calmar la sed.

También comí un poco de perejil después de lavarlo en el río y asarlo ligeramente sobre el fuego para asegurarme de que no se cubriera de insectos. Además, esperaba ganar un poco de líquido con el agua calentada que se pegaba al perejil.

Quizá fuera porque había conseguido comer un poco, pero me sentí ligeramente aliviado.

Por fin, quería conseguir algo de proteína. Si hubiera habido algunas serpientes por ahí, les habría cortado la cabeza, me habría bebido su sangre fresca y me habría comido su carne asada. De ese modo, habría saciado mi sed y mi hambre a la vez.

Mientras me entregaba a mis fantasías, me dormí lentamente. Acabé soñando con un banquete completo de serpientes.

▼▼▼▼

—Perspectiva de Maika—

Mi corazón se congeló cuando me di cuenta de que Ash se había ido.

Al principio, había oído a alguien gritar que había aparecido un jabalí. Eso daba miedo, pero también era algo de lo que los adultos nos habían advertido innumerables veces. Una de las niñas mayores, que era la líder de la búsqueda de alimentos, nos había recordado que debíamos mantener la calma y nos había ordenado a todos que nos reuniéramos despacio y en silencio en la entrada del bosque. Hubo algunos niños que hicieron algo de ruido, pero afortunadamente el jabalí no se había desbocado, por lo que nadie resultó herido.

Una vez reunidos, todos parecían aliviados. Sin embargo, pronto se dieron cuenta de que faltaba alguien. Aunque yo fui la primera en notarlo, no me atreví a decir nada.

“¿Dónde está Ash?” — preguntó nuestro líder. Todos se quedaron mirando al compañero de grupo de Ash, Jigil, que tenía la cara pálida — “¿Qué ha pasado, Jigil?”

“El jabalí apareció junto a Ash y luego…” — Jigil no se atrevió a decir nada más, pero eso era todo lo que necesitaba decir.

“Todos, vuelvan a la aldea! Y Maika, podrías decirle a tu padre… Maika, ¿Estás bien?”

Lo sé. Tengo que decírselo a mis padres.

Mi padre era un maestro espadachín — mi madre siempre se jactaba de que era el mejor del reino.

Mi padre iba a salvar a Ash.

Si podía encontrarlo. Si no era ya demasiado tarde.

Si Ash no hubiera ya…

Antes de darme cuenta, estaba llorando. Estaba avergonzada, pero no podía parar. No! No quiero pensar en ello. Ash no puede morir todavía.

“Todo va a estar bien, Maika. Después de todo, estamos hablando de Ash; estoy segura de que sabe cómo enfrentarse a un jabalí.” — mientras yo lloraba a mares, mi madre había corrido hacia el bosque y me abrazó. Intentó desesperadamente consolarme, pero yo no podía dejar de preocuparme.

Todos los adultos parecían preocupados. Decían que a Ash se lo había llevado un jabalí, y que era una pena que Ban, el cazador, no estuviera cerca en un momento así. Incluso mi madre no sonreía lo más mínimo. Cada vez estaba más asustada; temblaba. No podía dejar de llorar.

En ese momento, Folke, que inusualmente había salido de la iglesia, se acercó a mí — “Hey. No desperdicies tus lágrimas tan fácilmente.” — hablaba con voz tranquila.

¿Cómo puede estar tan tranquilo? Y tampoco parece que esté fingiendo, como mi madre y todos los demás; parece genuinamente despreocupado. Lo miré sin comprender.

“A este paso, no te quedarán lágrimas para cuando vuelva.” — dijo.

“¿Volverá?”

“Por supuesto que sí.”

¿Cómo? El jabalí lo—

“Como si un simple jabalí pudiera dañar a ese demonio que es Ash! Ese chico podría convencer hasta a la mismísima Muerte de firmar un contrato irracional y volver indemne.” — Folke se mofó del peligroso jabalí, considerándolo mucho más débil que Ash.

Se aclaró la garganta y continuó en tono serio, diciendo — “Déjame contarte una historia, Maika.” — Folke se inclinó para contarme sigilosamente un secreto que se había transmitido durante generaciones — “Hay una leyenda sobre un dios pájaro que vivió hace mucho, mucho tiempo. Era diferente a los dioses que adoramos hoy en la iglesia; este dios no murió. Se le conocía como el Fénix. Cuando se hería, o cuando llegaba a la vejez, se preparaba un nido con ramitas de canela, se sentaba en él y lo encendía con una llama mágica para quemarse vivo.”

“¿Pero no moriría?”

“Sí, normalmente esto lo habría matado. Pero el Fénix no era normal. Después de que las llamas mágicas se consumieran, revivió y resurgió de las cenizas más poderoso que antes.”

¿De las cenizas? ¿Cenizas*? (NT: Ash en español significa ‘ceniza’.)

“¿No crees que eso le da al nombre ‘Ash’ un significado bastante poderoso? Aunque supongo que sólo los investigadores de las escrituras antiguas conocerían realmente el origen que hay detrás.” — Folke sonreía — “Así que deberías guardar tus lágrimas para cuando Ash regrese.” — añadió Folke mientras limpiaba mis lágrimas — “Las lágrimas son la mejor arma de una mujer, después de todo; no te reprimas cuando las uses con Ash. De lo contrario, ese cabeza de chorlito actuará como si no hubiera pasado nada.” — Folke, que acababa de consolarme, parecía un verdadero sacerdote con una gentil sonrisa en su rostro.

▼▼▼▼

—Perspectiva de Ash—

A la mañana siguiente, me desperté con las primeras señales del sol, ya que no había podido dormir bien. Durante la noche, me había despertado varias veces, cada vez revisando mis heridas y echando más ramas a la hoguera para mantenerla encendida. No podía deshacerme de mi extrema fatiga. Decidí quedarme a descansar aquí un rato más. Como no podía pensar con claridad, no estaba seguro de si se trataba de una decisión racional o de pereza, pero recé para que fuera lo primero.

Necesitaba proteínas. Pensé en la deliciosa serpiente que había comido en mi sueño. También tenía sed. Por el momento, iba a recoger un poco más de lo que supuse que era aloe (aunque estaba casi seguro de que efectivamente era aloe después de probarla la noche anterior).

Después de calentarla en la hoguera y comerla, me di cuenta de que necesitaba agua potable. Puede que el líquido del aloe fuera suficiente para saciar mi sed mientras estaba inactivo, pero necesitaba aumentar mi ingesta una vez que fuera a moverme por el bosque. Además, corría el riesgo de dañar mi cuerpo si consumía demasiado aloe, teniendo en cuenta que era una planta utilizada para tratar las heridas y la piel.

Recordé que había plantas que tenían grandes cantidades de agua almacenada en su interior. Por ejemplo, en el desierto era posible utilizar el agua del interior de los cactus para rehidratarse. Me pregunté si habría una planta similar en este bosque.

Extendí la mano hacia mi amado libro con la esperanza de salvarme cuando me di cuenta — podría haber hecho una olla con el libro. Y no lo decía en broma — sino en serio. Recordaba haber oído hablar de algo llamado ‘olla de papel’ en mi vida anterior. Aunque eran de papel, eran lo suficientemente resistentes como para ponerlas en el fuego y dejar que el agua o la sopa de su interior hirvieran a fuego lento hasta que estuvieran calientes. Ni siquiera era necesario preparar el papel; simplemente funcionaba.

Por supuesto, no tenía intención de utilizar mi precioso libro. Si era posible hacer una olla con papel, seguramente también habría funcionado con hojas, que eran menos inflamables. Qué suposición más lógica! Me dispuse a empezar mi pequeño experimento de inmediato. En el bosque, además, había muchas más hojas disponibles que páginas en mi libro.

Decidí utilizar una planta que se parecía al bambú de hoja ancha. Si era la misma en este mundo, eso significaba que no era venenosa, e incluso tenía un efecto antibacteriano. Si resultaba ser otro tipo de planta, rezaba para que al menos no me envenenara.

Tal vez fuera porque había agotado mi mente y cuerpo en el lapso de una noche, pero sentí que mis normas de seguridad se volvían cada vez más laxas. Estaba llevando a mi cuerpo de nueve años a sus límites. Estaba decidido a reponerme lo mejor posible antes de que la situación fuera fatal.

Me costó un poco de esfuerzo crear un recipiente lo suficientemente grande como para contener un trago de agua, ya que las propias hojas de bambú no eran muy grandes. Teniendo en cuenta que el primer trago era también una cata de veneno al mismo tiempo, esto podría haber sido en realidad lo mejor. Me iba a preocupar por el tamaño del recipiente una vez que mi experimento fuera un éxito.

Suspendí la olla de bambú de unas ramas que había colocado encima de la estufa y encendí el fuego — hasta ahí todo bien. Me sentía muy bien por dentro pensando en cómo se me había ocurrido esta idea y en cómo había podido poner en práctica mis nueve años de experiencia en este mundo. Sin embargo, la olla de bambú no estaba simplemente algo caliente — estaba hirviendo. Aunque había sido mi propia idea, era un espectáculo extraño.

Tras dejar que el agua hirviera un poco más, la dejé enfriar lejos del fuego antes de empezar a beber con precaución. Al principio, la probé dentro de mi boca y busqué cualquier posible señal de peligro. Aunque no estaba entrenado en la cata de venenos, consideré que la ausencia de cualquier síntoma, como el entumecimiento, era señal suficiente para tragar el agua.

Sentí como si hubiera vuelto a la vida. Parecía que los líquidos contenidos en el aloe y el perejil no habían sido suficientes después de todo. Esperé un poco más para ver si había algún efecto secundario antes de preparar varias ollas de bambú más. Me moría de ganas de beber hasta la saciedad.

Mientras suspendía todas las ollas posibles sobre el fuego, me preguntaba qué debía hacer mientras tanto. Pensé sobre todo en la comida, como cabía esperar de alguien que no había comido en condiciones desde hacía tiempo. Mirando a mi alrededor con el estómago vacío, me fijé en los peces del río. ¿Por qué no había pensado en esto antes? Podría haber frito y comido el pescado. Eso también habría sido más seguro que comer plantas silvestres. Sólo tenía que averiguar cómo atraparlos.

Como llevaba la cesta para recoger plantas, pensé que podría recrear el método de pesca que se utilizaba en la aldea. La verdad es que fue bastante fácil. En primer lugar, tenía que colocar la cesta en un lugar estrecho del río. Si no encontraba ese lugar, podía estrechar la corriente colocando algunas piedras y ramas. Luego, tenía que hacer ruido río arriba salpicando el agua antes de perseguir a los peces hasta la cesta. Fue más difícil de lo habitual, dado que no podía acorralarlos tan bien por mi cuenta y que la cesta era bastante pequeña, pero aun así, conseguí pescar dos peces. Hola, proteínas. Nos convertimos en uno en cuerpo y alma. Como un niño, salté lleno de alegría. Hice una brocheta con unas ramitas y empecé a freír el pescado inmediatamente.

El sol había alcanzado su cenit. Esto significaba que ya había pasado algún tiempo desde mi experimento con el agua, y todavía me sentía bien. Al menos sabía que podía evitar morir de hambre o de deshidratación. Me sentí un poco aliviado. Durante el resto del día, iba a centrarme en conseguir comida y agua, para que mañana pudiera emprender el viaje de vuelta a la aldea.

Estaba sonriendo a la vista del pescado cocido, perdido en mis pensamientos, cuando de repente una mano me agarró el hombro por detrás…

▼▼▼▼

“No me asustes así!”

Miré al hombre que se había acercado sigilosamente a mí y que casi me hizo lanzarle el pincho de pescado a la cara. Nunca había hablado con él, pero sabía quién era ese tipo de aspecto rudo de unos veinte años.

“Qué casualidad verte aquí, Ban!” — estaba hablando con Ban, el cazador.

Tenía los labios bien cerrados y una mirada peligrosa. Se sentó frente a mí sin decir una palabra. Vamos, di algo.

“¿Quieres comer uno?” — le pregunté.

Intenté entablar conversación, pero sólo recibí un silencio seguido de un movimiento de cabeza. Como Ban era muy silencioso y poco sociable, la mayoría de los niños lo consideraban una persona temible. Tampoco era de extrañar que siguiera siendo célibe, aunque fuera guapo.

“¿Qué ha pasado?” — al escuchar una voz profunda, instintivamente miré a mi alrededor. Tardé un momento en darme cuenta de que era la voz de Ban. Resulta que no sólo no había hablado nunca con él personalmente, sino que tampoco lo había oído hablar con nadie más. Mientras tanto, Ban se rascaba la cabeza, probablemente preguntándose por qué no le había respondido.

“Oh, lo siento. Tienes razón, es extraño que esté aquí solo.”

Ban asintió con la cabeza.

“En pocas palabras, he tenido un accidente y estoy totalmente perdido. ¿Podrías ayudarme a encontrar el camino de vuelta a la aldea?”

Tras parpadear varias veces con sus agudos ojos, volvió a asentir.

Finalmente, parecía que iba a conseguir volver a casa. Como cazador, Ban era uno de los únicos expertos en bosques de por aquí. Los demás aldeanos sólo se adentraban en las afueras cuando buscaban comida, pero él ponía un pie en las profundidades del bosque.

Aliviado, mordisqueé mi pescado cocido. No iba a dejar mi comida preparada sólo porque sabía que ya podía volver a casa.

Mientras masticaba, hablé con el silencioso Ban — “Realmente me has salvado. Ayer estuve recogiendo plantas silvestres comestibles con todos, pero para encontrar el árbol de aloe, decidí subirme a un árbol caído por mi cuenta, y después de eso, no recuerdo nada. Al parecer, me desmayé, y cuando me desperté de nuevo me encontré en medio del bosque, sin saber dónde estaba.”

Ban volvió a rascarse la cabeza al escuchar la palabra ‘aloe’.

“¿Te confunde la palabra ‘aloe’?”

Asintió para responder a mi pregunta.

“Aloe es esto de aquí.” — le mostré las sobras del desayuno de esta mañana.

“Pomada.” — murmuró con una mirada de satisfacción.

“¿Oh?” — espera un momento. ¿Sabes que esto se puede usar como pomada? — “¿Conocías esta planta?”

El cazador asintió.

Vaya. Me pregunto por qué no les habló a los aldeanos de una planta tan útil. Sobre todo, teniendo en cuenta que también crece en las afueras.

“¿Puedo preguntarle cómo la conoces? Nadie más parece conocerla.”

“Las enseñanzas.”

Esa parecía ser toda su explicación. Tal vez estaba maldito y destinado a morir si seguía hablando durante mucho tiempo.

“De los cazadores.” — continuó su explicación con un retraso considerable tras ver mi expresión de desconcierto.

“¿Las enseñanzas de los cazadores? ¿Te refieres a los conocimientos que han sido transmitidos por las generaciones anteriores de cazadores?”

Una vez más, señaló su acuerdo con un asentimiento.

Me pregunté por qué parecía tan satisfecho, pero entendí lo que intentaba decir. Aunque buscásemos plantas comestibles, seguíamos siendo agricultores; nuestra experiencia residía en los campos y no en los bosques o las montañas. Los cazadores, en cambio, eran expertos en estos dos últimos. Al pasar la mayor parte de su vida cotidiana en el bosque, era natural que lo conocieran a fondo, a diferencia de los agricultores, que apenas ponían un pie dentro. Me hubiera gustado que compartieran estos conocimientos más ampliamente, pero supongo que las cosas eran así…

“¿Podría ser que tú conozcas más de las plantas que aparecen en este libro?”

Ban inclinó la cabeza. Aunque su expresión siempre era la misma, parecía que movía mucho la cabeza. Estaba empezando a disfrutar de esta conversación parcialmente silenciosa.

“Pensé que si podía encontrar más plantas que pudieran usarse como alimento o medicina, la vida en la aldea sería más fácil. Como primer paso, descubrí este aloe.”

Ban asintió.

“Si no te importa, ¿Podrías echar un vistazo a las plantas de este libro? Y si hay alguna que reconozcas, ¿Podrías mostrarme dónde crece?”

Me senté rápidamente a su lado y abrí la guía botánica. Su aguda mirada, que habría aterrorizado a la mayoría de los niños, se dirigió hacia el libro. Mientras hojeaba las páginas, me señaló todas las plantas que reconocía. Había muchas más de las que hubiera esperado.

“Oh, es increíble! Eres increíble, Ban.”

No hace falta decir que los libros son increíbles, pero también lo es la experiencia cultivada a partir de la práctica real. Ambos eran logros extraordinarios del intelecto humano. Había tantas especies diferentes de plantas que me preguntaba por qué ninguna de ellas había sido de uso común hasta ahora. Por supuesto, también habría casos en los que habría sido más difícil obtenerlas en la práctica, pero aun así, tenía la sensación de que había muchos recursos desperdiciados.

“Por cierto, ¿Podría pedirte un favor?” — tiré las espinas de pescado sobrantes al fuego e incliné educadamente la cabeza — “Antes de volver a casa, me gustaría recoger algunas de las plantas que has reconocido. Si no es un problema para ti, ¿Podrías mostrarme dónde están?”

No quería desperdiciar la oportunidad de que un experto del bosque compartiera conmigo sus conocimientos superiores en el camino de vuelta. Por no mencionar que habría sido mucho más rápido y seguro que hacerlo por mi cuenta. Era una propuesta razonable — intentar convertir mi desgracia en una racha de suerte.

Sin embargo, Ban parecía ligeramente molesto.

Vamos, no digas que no. ¿En serio vas a rechazar la sentida petición de un niño tan lindo e inocente como yo?

No iba a forzarlo, y era consciente de que había pasado un día desde que ocurriera mi accidente, pero de todas formas no veía el inconveniente de recoger las que estaban en nuestro camino de vuelta. A mí me habría bastado con eso, y estaba casi seguro de que los aldeanos también iban a estar contentos.

Después de rogarle desesperadamente, Ban accedió a llevarme de vuelta a la aldea al día siguiente mientras revisaba las trampas que había colocado y, por supuesto, me mostraba todas las hierbas silvestres del camino. No quería ser negligente en sus deberes como cazador, así que parecía que también era un buen acuerdo para él. Al conocer esa información del silencioso Ban, me arrepentí de haber sonado tan desesperado en mi petición, pero esta vez opté por guardar silencio.

▼▼▼▼

Al segundo día de mi accidente, Ban me mostró unas hierbas silvestres que no recordaba haber visto en mi vida anterior.

Ahora entendía por qué los campesinos no las conocían. A algunos les costaba mucho tiempo y esfuerzo conseguirlas, y otras eran casi idénticas a las hierbas venenosas o se volvían venenosas después de cierta cantidad. Ban me enseñó que incluso los cazadores, que estaban familiarizados con ver estas hierbas todos los días, a menudo sólo confiaban en ellas en caso de emergencia, y que era mejor dejarlas en paz si uno no estaba seguro. También había algunas hierbas excepcionales que no eran en absoluto venenosas y tenían un buen sabor. Sin embargo, ninguna de ellas estaba en las afueras del bosque, por lo que eran difíciles de recolectar.

Según Ban, también había demonios peligrosos en el bosque. Todavía no estaba del todo convencido de ello. ¿Existen realmente los demonios en este mundo?

De todos modos, después de pasar una noche juntos, aprendí que el silencioso Ban era bastante bueno cuidando a los demás y atendiéndolos. Caminó a mi ritmo y me enseñó a desmontar la ardilla que había atrapado en una de sus trampas. Terminamos comiendo la ardilla junto con algunas hierbas silvestres que yo no conocía. Sin embargo, tengo que admitir que la disección de la ardilla fue bastante grotesca.

En conjunto, había sido una experiencia que había merecido la pena. Había podido com— poner en práctica los conocimientos de mi libro. Me pregunté si sería posible ayudar a Ban con su trabajo de vez en cuando, teniendo en cuenta lo delicioso que había sido la car—lo beneficioso que había sido para mí investigación de las plantas silvestres.

Perdido en mis pensamientos, me di cuenta de repente de que pasábamos por un lugar conocido. Reconocí el áloe y el árbol caído. Nos encontrábamos en la zona de forrajeo. La aldea debía estar cerca.

“Ya veo. Así es como estaba todo conectado. Allí está el árbol de aloe que descubrí antes de desmayarme.” — señalé hacia él.

Ban asintió y miró el árbol caído.

“Ah, sí. Este es el árbol caído al que me subí para ver mejor el áloe.”

La aldea estaba casi al alcance de la mano. Primero quería volver a mi casa y dormir bien. Había aprendido que acampar al aire libre no era muy reconfortante. Mi cuerpo de nueve años estaba al límite, e incluso ahora tenía que esforzarme para no quedarme dormido en el sitio.

“Ya casi llegamos.” — Ban pareció darse cuenta de mi cansancio y siguió mirando hacia atrás para ver si estaba bien. Puede que fuera silencioso y poco sociable, pero era muy cariñoso. Inclinaba la cabeza en señal de gratitud mientras por dentro refunfuñaba y sufría. Ay de mí!

Finalmente, llegamos a la aldea y me acerqué temblorosamente a la plaza pública, donde se reunía una gran multitud. Los dos nos miramos, sin entender muy bien lo que estaba pasando.

Claro, era una aldea pequeña, pero normalmente también era tranquila, ya que todos estaban ocupados con su vida cotidiana. La gente sólo se reunía en una multitud como ésta en ocasiones como el festival de primavera, el festival de cosecha o el festival de oración por la fertilidad. También cuando alguien se casaba o moría. Dado que el festival de primavera había ocurrido recientemente, no podía ser eso. También era improbable que alguien se casara de repente sin que hubiera rumores en una aldea tan pequeña. Así que lo más probable es que alguien haya fallecido repentinamente. Por desgracia, esto ocurría a menudo. Me pregunté quién sería. La anciana Madel no había estado muy bien últimamente, pero en esta vida también era común que los más jóvenes murieran de una enfermedad repentina.

“¿Qué ha pasado aquí?” — me dirigí hacia los aldeanos, que tenían un aspecto sombrío.

En ese momento, todos nos miraron sorprendidos. Ban y yo nos rascamos la cabeza ante esta inesperada reacción. Nadie sabía realmente qué hacer o decir.

Las primeras en romper el silencio fueron Lady Maika y mi madre. Ambas gritaron mi nombre y vinieron a abrazarme. Esperen.

Me temblaban las piernas de tanto caminar por el bosque. Era difícil mantener el equilibrio, teniendo no sólo una, sino dos personas que se lanzaban sobre mí al mismo tiempo. Sin embargo, de alguna manera me las arreglé para resistir. Al menos durante unos segundos. Al final, me caí como era de esperar. Después de todo, sólo era un niño de nueve años. No ayudó el hecho de que Lady Maika ya estaba más desarrollada físicamente que yo.

No supe qué hacer cuando ambas mujeres siguieron llorando y abrazándome después de que yo estuviera en el suelo. Que alguien me explique qué ha pasado, por favor!

En ese momento, vi al padre Folke caminando hacia mí con el libro de oraciones para las ceremonias en la mano.

“Sabía que ibas a volver.” — el padre Folke parecía estar de buen humor mientras me tocaba en el hombro con su libro.

“¿Qué quieres decir con eso? ¿Qué está pasando aquí exactamente?”

“Ah, sí, probablemente debería explicarlo. Estábamos a punto de celebrar tu funeral.”

“¿Qué?” — no me declares muerto tan fácilmente! Sólo había pasado medio año desde que empecé a disfrutar de la vida en este mundo. Mi vida acababa de empezar! — “¿Por qué iba a estar muerto? Claro, tuve un pequeño accidente, y entiendo que estuvieras preocupado, pero sólo han pasado tres días!”

“Haha, tienes razón! Sólo fue un pequeño accidente y sólo tres días!” — el padre Folke se echó a reír a carcajadas. Me alegro de que se divierta.

“Qué alboroto.” — Ban puso los ojos en blanco.

Aunque la mayoría de los aldeanos parecían sorprendidos al oírlo hablar, todos asentían y estaban de acuerdo con el sentimiento. Qué alboroto, en efecto.

Pasar una noche en la montaña cubierta de nieve, con mucho frío, seguramente habría sido fatal, pero yo había estado dentro de un bosque bastante cálido en primavera. Estando quieto, probablemente habría podido sobrevivir hasta una semana.

Sin embargo, Lady Maika, que seguía aferrada a mi cuello, me frunció el ceño con sus ojos rojos — “Estúpido Ash! ¿Cómo puedes estar tan tranquilo?”

¿Parecía tranquilo en este momento? En todo caso, pensé que habría parecido confundido. En cualquier caso, no quería replicar a una chica que lloraba, así que me limité a sonreír torpemente, lo que sólo la hizo llorar aún más.

“Te atacó un j-jabalí… p-pero estás bien… Me alegro mucho de que hayas vuelto.”

No tenía ningún recuerdo de haberme desmayado, pero parecía que había desaparecido después de ser atacado por un jabalí, así que no era sólo un accidente. En ese caso, podía entender por qué habían celebrado un funeral. Los jabalíes se alimentan principalmente de plantas, pero en realidad son omnívoros.

“Bueno, lamento profundamente haber hecho que te preocupes por mí.” — aunque mi intención era pedir disculpas sinceras y de corazón, Lady Maika y mi madre se enfadaron de repente. Me regañaban por mantener la calma y actuar como si no hubiera pasado nada.

En cambio, el padre Folke se estaba aguantando la risa — “Hahaha! Sabía que no te ibas a morir tan fácilmente! No estoy seguro de que haya algo que pueda matarte, Haha!”

¿Qué se creía ese sacerdote que era yo? Como cualquier humano, habría muerto si me hubieran matado. De hecho, ya había muerto en mi vida anterior.

Parecía que estaba muy solicitado, pero yo sólo quería ir a la cama y dormir. También tenía que averiguar cuánto podía utilizar las hojas de aloe que había recogido. Para ello, probablemente necesitaba un lápiz y un papel para escribir mis notas de investigación. No podía esperar a la próxima visita del comerciante ambulante Quid para poder chanta—hacer que me lo vendiera a un precio barato.

▼▼▼▼

—Perspectiva de Maika—

Habían pasado tres días desde que Ash había desaparecido. Todos en la aldea habían renunciado a él; ya estaban preparando su funeral. Las chicas que siempre habían hablado de él estaban llorando. Incluso los chicos a los que no les gustaba tenían lágrimas en los ojos. Dado que Ash era muy especial, era natural que todos se pusieran tristes cuando se fuera. Por supuesto, yo también estaba a punto de llorar. Hacía poco que había descubierto que me gustaba, y había planeado conseguir que yo también le gustara, pero ahora había ocurrido esto.

No podía creerlo. No quería creerlo, así que en su lugar creí que seguía vivo, como había dicho Folke. Así es — no tenía que llorar. Intenté guardar todas mis lágrimas para cuando volviera. Me preocupaba un poco que, si las retenía demasiado, acabara ahogándolo con mis lágrimas.

Folke, que me había consolado, estaba de pie con su traje de ceremonia en la plaza pública, refunfuñando a los demás adultos — “¿En serio quieren hacer esto? No me importa celebrar un funeral, sólo digo que aún es posible que vuelva en cuanto terminemos la ceremonia.” — me alegraba ver que aún creía en Ash, tal y como me había dicho — “Lo haré, pero creo que no tiene sentido.”

Los demás adultos se quedaron mirando a Folke, que abrió su libro de mala gana. Era el mismo libro que Ash y yo habíamos estudiado juntos.

“Así que… uhm… Por si acaso, celebremos el funeral. Silencio, por favor!”

Están a punto de empezar, Ash.

La plaza estaba en un silencio espeluznante teniendo en cuenta que toda la aldea estaba reunida. Sólo se oían los sollozos de algunas personas.

…O eso pensé.

“¿Qué ha pasado aquí?”

Su voz sonaba muy normal. Tal vez era un poco más baja de lo habitual, pero no sonaba como la voz de alguien que estaba a punto de ser enterrado. No es como si hicieran ruido.

Todos se volvieron para mirar en dirección a la voz — y se quedaron sin palabras. Tal y como esperaban, o tal vez en contra de sus expectativas, la voz pertenecía a Ash. Realmente era él. Y tenía el mismo aspecto que hace tres días.

Había creído en él, pero aún quedaba una pequeña duda en mi corazón. Instintivamente giré la cabeza hacia Folke, que había creído en Ash con más certeza aún. Apartó la cara y se limpió discretamente los ojos. Ah, parecía que él también había creído en Ash. No había sabido que Ash iba a volver con vida, pero lo había creído desesperadamente.

Cuando Folke terminó de limpiarse, nuestros ojos se encontraron y él hizo una mueca. Al principio pensé que debía de estar avergonzado, pero resultó que me estaba señalando en dirección a Ash con su mueca. Me estaba pidiendo que fuera hacia él. Entendí inmediatamente y recordé lo que me había dicho hace tres días. Tenía que correr hacia Ash! Antes de darme cuenta, mi cuerpo ya se estaba moviendo.

Me había contenido todo este tiempo. Mi cuerpo había hecho todo lo posible. Mis ojos empezaron a inundarse de lágrimas. Mi voz era vergonzosamente fuerte. Aparté a la multitud y salté hacia Ash al mismo tiempo que la señora Sheba. Estaba un poco decepcionada por no poder tener a Ash para mí, pero también era increíble que llegara hasta él al mismo tiempo que su madre.

Las dos no nos contuvimos a la hora de atacarlo con nuestras lágrimas. Parecía que Folke tenía razón cuando decía que las lágrimas eran la mejor arma de una mujer. Hehe, nunca había visto a Ash tan nervioso.

▼▼▼▼

—Perspectiva de Ash—

Al poco tiempo, el comerciante ambulante Quid había llegado, así que no perdí tiempo en hacerle una visita para negociar.

“¿Tienes un momento? Hay algo que quiero consultar contigo.”

“Oh, si es Ash. ¿Qué podría ser?”

No había interactuado con él en absoluto desde la última vez, pero su reacción fue rígida. ¿Creía que iba a amenazarlo con el incidente de la última vez? Tranquilo… y asustado; no voy a hacer nada que vaya en contra de mi conciencia.

“Me he encontrado con esta planta. ¿Sabes qué es esto?”

Cuando le mostré la hoja de aloe al señor Quid, negó con la cabeza. No parecía saber lo que era. Había pensado que tal vez fuera posible conseguirla en la ciudad, teniendo en cuenta que era una planta robusta y que había muchos tipos diferentes, pero parecía que no era conocida por allí.

“¿Qué es esto? Se está cayendo un poco, y parece un poco asqueroso…”

“Es una hoja de una planta.”

“¿Una hoja? ¿Seguro que no es un tallo?”

Teniendo en cuenta lo grueso que era, se parecía más a un tallo que a una hoja. Ciertamente era una planta extraña.

“Según un libro que he leído, esta planta puede utilizarse como medicina.” — le expliqué.

“Oh… Bueno, tiene un aspecto extraño, así que supongo que no es demasiado sorprendente que tenga algún tipo de efecto curativo.”

Ese era un criterio bastante arbitrario y peligroso. Otra razón más para no confiar en la medicina de Quid. Recordé que en mi vida pasada había bastantes esferas culturales que creían que el mercurio letalmente venenoso era una medicina secreta. Incluso había gente que consideraba que las heces y la orina de los animales — incluidos los humanos — tenían efectos curativos, o incluso partes de cadáveres.

“Así que he estado pensando en fabricar yo mismo algunas medicinas, pero primero tengo que hacer algunos experimentos para ver qué tal funcionan y si no hay problemas.”

“¿Por qué? ¿No has leído ya sobre ello en un libro?”

Por desgracia, la gente de aquí se apresuraba a creer cualquier cosa que alguien supuestamente importante y con conocimientos dijera ante ellos.

“Sí, pero todavía es posible que haya efectos secundarios si lo usas demasiado. O que no funcione en absoluto dependiendo del método que utilices.”

“Eso parece una molestia.”

“¿No observas y recoges información antes de comprometerte con cualquier cliente nuevo?” — esta comparación pareció convencerlo — “Me alegro de que lo entiendas. De todos modos, para llevar a cabo mi experimento, necesito lápiz y papel.”

“Ah, ya veo por dónde va esto.” — el señor Quid sonrió nerviosamente. Parecía un poco aliviado de saber qué amenaza se avecinaba. Saber algo siempre era mejor que nada, aunque el resultado fuera malo — “¿Pero no necesitas también tinta?”

“Ah, sí, la necesito.”

“Hmm…” — parecía estar en conflicto.

Parecía que, después de todo, se trataba de productos caros, y no quería darlos gratis. Aunque tenía alguna información perjudicial sobre él, no quería necesariamente acorralarlo hasta el punto de que ya no estuviera dispuesto a volver; eso habría sido un perjuicio para ambos.

“Por ahora, sólo necesitaría un poco. Si pudiera, pagaría por supuesto la mercancía… Pero, por desgracia, aún no tengo dinero a mi nombre.”

“Me habría sorprendido que lo tuvieras. Aunque quizá no tanto.”

¿Qué está insinuando sobre un niño inocente como yo? — “Si el desarrollo de la medicina tiene éxito, te daré un poco a ti también. Puede que incluso puedas venderlo en la ciudad también.” — tenía la intención de pagarle después de lograr el éxito. Por ahora, iba a ponerlo en una cuenta. Juro que me esforzaré al máximo, así que, por favor, perdóname en caso de que termine por no cumplir con el pago.

“Hmm…” — no hacía más que gemir y no me daba la razón en absoluto.

Parecía que no tenía suerte. Aunque el señor Quid no entendiera los métodos de investigación científica, como vendedor ambulante seguía siendo realista. Además, era un pequeño empresario que no se lanzaba fácilmente a cualquier nuevo plan para hacerse rico. Me preparé para engañar a mi padre y sacarle algo de dinero.

Mientras Quid y yo estábamos ensimismados, Ban se acercó a nosotros.

“Oh, hola, Ban!”

Como de costumbre, el silencioso Ban sólo respondió con una inclinación de cabeza.

Parecía que había venido a comprar algunos artículos de primera necesidad a cambio de carnes ahumadas y pieles, que había obtenido de una cacería. Señaló la mercancía que necesitaba, y el señor Quid empezó a calcular. Anteriormente, le había cobrado de más a Ban, pero teniendo en cuenta que hoy estaba aquí, no esperaba que ocurriera nada raro.

Después de terminar su compra, Ban me miró y se rascó la cabeza — “¿Qué pasa?”

“Sólo necesito papel y lápiz, así que estoy comprobando cuánto me costaría.”

Parecía convencido.

Al mismo tiempo, el señor Quid tenía una expresión de sorpresa en su rostro cuando escuchó la voz de Ban. ¿Qué tan poco hablaba este hombre? ¿Y cómo había podido comprar alimentos sin problemas hasta ahora?

“¿Cuánto?” — preguntó Ban.

“Sí. Señor Quid, ¿Cuánto es?” — me uní a Ban para preguntar el precio.

“Veamos… Teniendo en cuenta que es un pedido de Ash… y si te parece bien un papel ligeramente dañado… ¿Qué tal 15 hierro por un juego? O digamos 13… No, puedo bajar a 12.”

12 monedas de hierro. Probablemente estaba perdiendo dinero con ese precio, pero para mí estaba muy lejos de mi alcance. Era el mismo precio que un producto esencial como la sal.

“Pagaré.” — no me creía lo que acababa de oír decir a Ban.

“No, no puedo dejar que pagues algo tan caro. Todavía estoy en deuda contigo por haberme salvado la vida.” — me habría encantado simplemente dar las gracias y aceptar su oferta, pero no era lo suficientemente desvergonzado como para olvidar mi deuda.

Ban se limitó a sacudir la cabeza en silencio hacia mí y luego asintió con su aguda mirada en dirección al señor Quid.

“¿Estás seguro de esto, Ban? Mientras te parezca bien, no me importa.” — el señor Quid parecía bastante sorprendido, pero entonces Ban confirmó la compra con otro asentimiento, antes de marcharse con su propia compra. Qué tipo.

“Qué persona tan increíblemente genial.”

“Sí, muy genial.”

Sin embargo, se había olvidado el cambio.

Decidí llevárselo más tarde, junto con una muestra de agradecimiento por el lápiz y el papel.