Fushi no Kami V1 C3

Modo Noche

Capítulo 3: Siguiendo la palabra de la página.

El verano era cada vez más caluroso.

Aunque las estaciones cambiaban, mi vida cotidiana seguía siendo la misma. Trabajaba en el campo, recogía plantas comestibles en las afueras del bosque, iba a la iglesia a pedir libros y ayudaba a Lady Maika a estudiar. Sin embargo, desde la primavera se había añadido una nueva actividad: Empecé a ayudar a Ban a cambio de hierbas silvestres que él recogía en sus cacerías.

Básicamente, me encargaba del mantenimiento de sus herramientas de caza, como sus lanzas y trampas, y le ayudaba a diseccionar y procesar sus presas. Sin embargo, tengo que admitir que hasta hace poco probablemente lo estaba retrasando más que nada, ya que tenía que enseñarme a hacer su trabajo correctamente. Sin embargo, como resultado, ahora tenía algunos conocimientos básicos sobre la caza.

Me había prometido llevarme a las montañas en algún momento en el futuro. No podía esperar a unirme a él y recolectar hierbas silvestres yo mismo. Como Ban era ante todo un cazador, nunca podía traer demasiadas hierbas, pero estaba seguro de que eso iba a cambiar una vez que me acompañara. Se suponía que en verano también había plantas muy deliciosas y saciantes, así que también estaba deseando ampliar mi menú para la cena.

Y había una cosa más que había cambiado: había empezado a cuidar de un ratón. Tras algunas deliberaciones, me decidí por el nombre cobaya. Y, como su nombre indicaba, no era una mascota, sino que estaba experimentando con los efectos curativos del aloe. También pensaba probar otras medicinas en el ratoncito — que no tenía derecho a veto.

Como alguien con recuerdos de vidas pasadas, herir intencionadamente a un ratón que había atrapado y obligarlo a beber una cantidad peligrosa de aloe parecía bastante… razonable. Sin embargo, para nosotros los ratones eran enemigos — no eran débiles y lamentables, sino enemigos astutos y formidables. Eran un grupo odioso que no merecía ninguna piedad.

En mi vida pasada, probablemente no los habría odiado tanto, pero en este mundo en el que luchábamos a diario con el hambre, los ratones que se comían las cosechas en los campos y en el almacén eran meras plagas, y se eliminaban en cuanto se les veía. No creía necesario torturarlos en el proceso de exterminio, pero sí disfrutaba ligeramente utilizándolos como conejillos de indias para mis necesarios experimentos. Cuando se trata de hambre, los humanos tienden a ser estrechos de miras.

Gracias a mi odiosa cobaya, había aprendido mucho sobre el aloe. Dependía de la dosis adecuada, pero parecía aliviar — o al menos prevenir — la supuración en todo tipo de dolencias de la piel, desde heridas abiertas hasta quemaduras y picaduras de insectos. Tomarlo por vía oral parecía ayudar con los dolores de estómago y el estreñimiento.

Después de experimentar con la cobaya, también empecé a experimentar conmigo mismo frotando la pomada en mi mano derecha, que a su vez se había vuelto suave como la piel de un bebé. Bueno, no del todo, pero todas las grietas y los cayos de mi mano, que estaba bastante áspera por trabajar día y noche, habían desaparecido, y se había vuelto mucho más suave. Tanto, que mi mano izquierda parecía arrugada en comparación.

Sólo ese efecto habría bastado para venderlo como medicina, especialmente a las mujeres. Mi propia madre se ofreció con entusiasmo como segundo sujeto de prueba humano. Parecía que había hecho más cómodo su trabajo en la cocina, y me calentaba el corazón verla sonreír.

Iba a hablar con el señor Quid y esperaba tímidamente que lo vendiera en la ciudad una vez que lograra finalizar la pomada. Necesitaba realizar más ensayos clínicos, pero como agricultor, mis recursos eran limitados. En ese sentido, también quería consultar con el comerciante ambulante y seleccionar con cautela a mis clientes. Si conseguía ganar algo de dinero, seguro que el trabajo agrícola también sería más fácil. Podríamos comprar herramientas de labranza, caballos y vacas… o incluso algo mejor.

Sin embargo, tenía que informarme antes de hacer cualquier compra, y la mejor manera de hacerlo era adquirir más conocimientos leyendo más libros.

«Ese parece un libro difícil de nuevo. ¿Qué estás leyendo esta vez?» — mientras leía en la iglesia, Lady Maika empezó a hablarme con una sonrisa en la cara.

Ya se había acostumbrado a venir sola y ya no estaba nerviosa. Se sentó a mi lado y miró mi libro.

«Gana… deria… ma… nu… al… ¿Un manual de ganadería?»

«Correcto. Bien hecho.»

Todavía era un poco torpe a veces, pero su lectura se había vuelto bastante buena. Si seguía así, pronto iba a ser capaz de leer a la misma velocidad que hablaba. Sin embargo, por el momento se centraba en aprender a escribir. Parecía un poco tímida, pero feliz de poder leer las palabras.

«Pero, ¿Por qué ganadería? Eso significa animales como caballos y vacas, ¿No?»

«Sí, cualquier animal que pueda ser domesticado. También las gallinas.»

«Entonces, ¿Básicamente carne?»

«Sí, carne.» — estuve de acuerdo con Lady Maika, que tenía razón en todo. De niño, puede que ésta fuera la única percepción correcta — «Si mi pomada de aloe es un éxito, ganaré algo de dinero. No sé cuánto puedo ganar, pero si es posible, quiero empezar algo nuevo en esta aldea.»

«¿Y eso sería ganadería?»

«Esa era una idea. Sin embargo, parece que criar animales es bastante caro, así que primero necesitaría ganar mucho dinero.»

También requería muchos conocimientos específicos y mano de obra. Habría sido necesario emplear a alguien con esos conocimientos. Esa persona y los animales también habrían necesitado un refugio en la aldea y, por supuesto, también habríamos tenido que comprar primero algunos animales. No parecía muy realista esperar que los beneficios de la pomada de aloe pagaran todo eso.

El caballo de labranza que había muerto hacía dos años era el último superviviente de un grupo de caballos regalados para ayudar a desarrollar esta aldea en sus inicios. Habían sido una inversión inicial barata, y desde el principio se había entendido que no debían aguantar demasiado tiempo, destinados finalmente al sacrificio.

En las primeras etapas del desarrollo, las soluciones a corto plazo para superar los obstáculos que se presentaban ante sus ojos podían ser adecuadas, pero ahora era necesario pensar en soluciones a largo plazo. En ese sentido, el ganado — que tenía una vida bastante corta — no era la mejor inversión. Era más rentable comprar nuevos aperos de labranza de hierro. Las gallinas habrían sido más fáciles de criar, pero al no haber murallas que rodearan esta aldea, existía el peligro real de que el ganado muriera a manos de los lobos o incluso de los demonios.

Según mis investigaciones, los demonios eran claramente distintos de los lobos u otras bestias dañinas similares. Realmente me preguntaba qué eran esos demonios…

Le conté a Lady Maika algunos de mis pensamientos más prácticos. Aunque todavía era joven, escuchó con gusto mis divagaciones, presumiblemente bastante aburridas. Era una buena persona; sin duda iba a tener una familia maravillosa algún día.

«Esto es increíble! Eres realmente increíble, Ash.»

«No me halagues todavía; aún no he hecho nada.»

«Eso no es cierto. Tu medicina ya es increíble. Mis padres también lo pensaron. Mira!» — extendió sus dos manos frente a mí.

«Oh, déjame ver.» — renuentemente, atraje sus manos hacia mí, miré su anverso y su reverso y las tracé con mis dedos.

No se trataba de un acoso sexual; simplemente observé los resultados de mi experimento. Lady Maika había sido el sujeto de prueba número tres. Ella había notado la diferencia entre mi mano derecha y mi mano izquierda cuando me aplicaba la pomada. Una vez que le conté la razón, se mostró ansiosa por probarlo ella misma. Después de todo, seguía siendo una mujer, aunque joven. Una vez finalizado el experimento conmigo mismo, hice que tanto ella como mi madre usaran la pomada.

«Tiene buen aspecto. No veo ninguna erupción ni hinchazón roja. ¿Cómo te sientes? ¿Te duele o te pica alguna parte?»

Ella no respondió cuando comencé mi pseudoexamen tras tocar su piel. Me di cuenta de lo que había sucedido cuando la vi mirar fijamente mi mano sosteniendo la suya, con una mirada nerviosa en su rostro de color rojo intenso.

«Lo siento, debería haberme contenido. No quise ser grosero con mi Lady.»

Aunque fuera una niña, debería haber tenido en cuenta que seguía siendo una chica. En mi defensa, había querido asegurarme de que no hubiera efectos secundarios malos por mi experimento.

«N-N-No. Esta c-completamente b-b-bien.»

Fue muy amable. Sin embargo, tenía que hacer un esfuerzo para tratarla como una lady a partir de ahora. Quería convertirme en una mejor persona que en mi vida pasada, y mi objetivo era convertirme en un perfecto caballero en este mundo. No creía que pudiera llegar a entender del todo el corazón de una mujer, pero iba a esforzarme al máximo.

Todavía sonrojada, Lady Maika continuó — «Y no ha habido ninguno de los efectos secundarios que mencionaste al principio; mi piel se ha vuelto realmente suave.»

«Me alegra oír eso.»

No importaba el mundo, la conciencia de las mujeres sobre la belleza y los cosméticos parecía seguir siendo la misma. Esto estaba destinado a ser un éxito una vez que comenzara a venderlo.

«Además, mi madre dijo que quería probarlo…» — me miró disculpándose.

Me pareció bien — estaba más que feliz de dar la bienvenida al sujeto de prueba número cuatro — «Sí, claro. Sólo asegúrate de decirle que es posible que haya efectos secundarios, o que podría no ser adecuado para su tipo de piel.»

«Y tan pronto como empiece a doler, picar o sentirse extraña, tiene que dejar de usarlo inmediatamente, ¿Verdad?»

«Exactamente.» — mientras siga esa regla, puede usarla todo lo que quiera.

Al fin y al cabo, todavía tenía una gran deuda con la madre de Lady Maika, la señora Yuika, por haberme introducido en el mundo de los libros.

Tras una pequeña charla, me adelanté y propuse que empezáramos nuestra habitual sesión de estudio — «Empecemos la lección de hoy, entonces. ¿Quieres volver a practicar la escritura?»

«Antes de empezar, quería preguntarte por una palabra que no he entendido.»

«Oh, claro. Empecemos con eso.»

Seguía siendo principalmente yo quien se encargaba de las lecciones de Lady Maika. Deja de holgazanear, padre Folke.

▼▼▼▼

—Perspectiva de Maika—

Hehe. Ash me había tomado de la mano. Hehe.

Había pasado un tiempo desde la última vez que me tomo de la mano, así que me había puesto nerviosa cuando me trazaba la palma, pero al recordarlo ahora, sonreía. Era increíble cómo podía ser tan feliz por un toque tan leve. Ash era increíble.

«Ash dijo que tú también podías usarlo.» — informé a mi madre de que Ash había accedido a su petición mientras ponía la pomada envuelta dentro de una gran hoja encima de la mesa.

Si soy sincera, habría preferido seguir usándolo yo sola, ya que era un regalo de Ash, pero él había dicho que mi madre también podía usarlo, así que lo compartí con ella. Al fin y al cabo, no quería que acabara odiándome por ocultárselo a mi madre.

«Gracias, Maika.» — mi madre no dudó en poner un poco en sus dedos y frotarlo por toda su mano — «Mi piel ya se siente refrescada! Tendré que hacer que tu padre me felicite cuando esté más suave.» — sonrió.

Parecía muy feliz. Era maravilloso ver lo bien que se llevaban mis padres. Aunque también era un poco embarazoso con todos los niños y adultos burlándose de ellos.

«Si funciona, me pondré en contacto con mi familia y… tal vez pueda usar a Quid como intermediario para venderlo…» — antes de darme cuenta, había dejado de sonreír. Tenía una mirada seria y murmuró algunas frases difíciles — «Pero estoy segura de que esto se venderá; el único problema es Ash…»

«¿Ash es un problema?» — ¿Qué tiene Ash que sea un problema? Me sentí un poco ofendida.

«Oh, me estás echando una mirada asesina.»

Por supuesto. Si alguien iba a hacerle algo malo a Ash, no lo iba a perdonar, aunque fuera mi propia madre.

Cuando intensifiqué mi mirada, de repente se echó a reír — «Das miedo, Maika! Pensar que estabas tan apegada a mí y a tu papá hasta hace poco! Pero supongo que ahora tu corazón está con otra persona…»

No pareces asustada en absoluto!

«Mamá!»

«Sí, lo sé! Lo siento. No me expresé muy bien — no le haré nada malo a Ash! Por favor, perdóname.»

Supongo que esta vez te perdonaré. Me crucé de brazos y asentí en señal de perdón.

«Nuestra hija es demasiado linda! Nos has estado mostrando muchas expresiones faciales nuevas desde que te diste cuenta de que te gustaba Ash.»

«¿Eso está relacionado con Ash?»

«¿No lo está?»

N-No lo sé. Mi madre parecía satisfecha al verme girar la cara. Puso su cara de victoria.

«Bueno, dejando eso de lado, antes estaba pensando que necesitaba hablar con Ash. Tenemos que prepararnos adecuadamente o las cosas van a salir mal muy rápido, teniendo en cuenta lo increíble que es esta pomada.»

«Sí! Ash es increíble!»

«Sí, mucho más de lo que esperaba…»

Mientras que yo me había llenado de energía de nuevo, mi madre se había quedado en silencio. Eso debía ser debido a la influencia de Ash también.

«Por cierto, Maika. Sé que estás enamorada de Ash, pero ¿Qué te parece él?»

Uhm… — «¿Parece que se divierte cuando habla conmigo?»

Intenté responder lo mejor que pude, pero mi madre suspiró decepcionada — «Yo también te ayudaré, Maika, pero tendrás que poner la mayor parte del esfuerzo tú sola.»

«Pero… No sé qué hacer… ¿Cómo puedo hacer que Ash me quiera?»

«…» — mi madre se quedó en silencio.

No pongas a la gente en un aprieto si tú misma no sabes la respuesta!!

«Hm… Sí, es una pregunta difícil.» — continuó mi madre — «Pero, ya sabes, parece que a Ash le gusto bastante.»

¿Qué?

«Tiene una actitud diferente cuando habla conmigo. ¿Podría ser que haya hecho que se enamore de mí?»

«Deja de mentir!»

«Espero que tengas razón y sea mentira.»

Se reía como una bruja. Su sonrisa era hermosa, pero al mismo tiempo malvada. ¿Por qué estaba hablando de robar el corazón de Ash, que se suponía que era mío? No podía creer que mi propia madre hubiera sido tan cruel y malvada.

«Nunca entregaré a Ash!»

«¿Eso es algo que puedes decidir por ti misma?»

«Sí! Lo he decidido!»

«Está bien, lo siento.» — se disculpó mi madre al ver lo enfadada que estaba. Aun así, la sonrisa en su rostro me hizo dudar de su sinceridad — «¿Qué tal si invito a Ash a cenar como disculpa?»

«¿Ash cenará con nosotros?» — eso sonaba bien. Cenar juntos casi hacía que pareciera que era parte de la familia — «Se sentará a mi lado, ¿Verdad?»

«Por supuesto. Al fin y al cabo, tengo que sentarme al lado de tu padre.» — aceptó sin dudar.

En ese caso, supongo que te perdonaré.

Yo estaba satisfecha, pero mi madre fruncía el ceño — «Maika, ¿Será que no sabes lo que significa invitar a alguien a cenar?»

«¿Cenar juntos?» — ¿Había algo más?

Al inclinar la cabeza, mi madre se tocó la frente y sacudió la cabeza. Era el mismo movimiento que siempre hacía cuando yo cubría de tierra mi ropa nueva el mismo día en que la habían comprado.

«Verás, Maika…» — me puse rígida al escuchar el tono irritado de su voz — «A diferencia del desayuno y la comida, la cena es un tiempo precioso para la familia.»

«S-Sí.»

«Entonces, si incluyes a alguien de otra familia, es como decir que estás de acuerdo con que forme parte de tu familia.»

«¿Qué?» — ¿Que se convierta en parte de nuestra familia? ¿Significa eso que nos comprometeríamos?

Sentí que mi cara se sonrojaba de inmediato. Quiero decir, ¿Quién podría haber mantenido la calma al escuchar a su madre decir algo tan escandaloso?

«¿A-A-Ash también lo sabe?»

«No estoy segura; probablemente muchos padres no enseñan estas cosas a los niños de tu edad.» — reflexionó, dando a entender descaradamente que ella, sin embargo, me había informado — «Bueno, es sobre todo un acuerdo entre adultos. Al extender una invitación a cenar, estás informando a la otra familia de que a tu hijo probablemente le guste el suyo. Si aceptan la invitación, significa que creen que su hijo corresponde a esos sentimientos.»

«¿Corresponde mis sentimientos? ¿Ash va a decir que le gusto?»

«Como sólo es un entendimiento entre adultos, sólo sería una confirmación preliminar. Ambos no tendrán que decir nada realmente, pero… te gusta Ash, ¿Verdad?»

«No quiero responder.» — me estaba muriendo de vergüenza. ¿Por qué parecía tan preocupada? Ella era la que me había puesto en un aprieto — «Entonces, Eso significa que, si Ash acepta la invitación… Significa que él…»

En ese caso, moriría tranquilamente de felicidad. Por supuesto, planeaba vivir para la cena! Mis pensamientos iban a toda velocidad, y sentía como si hubiera un festival en mi interior.

«Quiero decir que sí, pero viendo que somos la familia del jefe de la aldea, no estoy tan segura. No creo que nadie rechace una invitación de nuestra casa.» — mi madre destruyo mi entusiasmo con una mirada de pesar en su rostro — «Antes estuviste un poco indecisa cuando te pregunté por los sentimientos de Ash… ¿Está tan enamorado de ti como tú de él?»

Esas palabras fueron como una tormenta que hizo que el festival dentro de mí se detuviera de golpe. Me pregunté cómo estaría mi cara.

Antes de darme cuenta, mi madre me estaba abrazando — «Está bien, Maika. Al menos sabemos que Ash no te odia, así que haremos todo lo posible para que sea tu novio!»

«…Sí.» — mi respuesta salió con una voz apenas audible y temblorosa.

▼▼▼▼

—Perspectiva de Ash—

Un tiempo después de que la señora Yuika hubiera empezado a usar la pomada de aloe, Lady Maika me invitó a cenar con ellas. Al mismo tiempo, también pidió más pomada, ya que había disminuido más rápido con dos personas usándola.

La invitación a cenar debió ser una especie de compensación. Como yo también me beneficiaba de que participaran en mi experimento, no esperaba nada a cambio, pero así son las relaciones humanas.

Además, mis padres también me habían presionado para que fuera, así que en ese momento estaba llamando a la puerta de la casa del jefe de la aldea.

Lady Maika abrió la puerta — «Bienvenido, Ash.» — Parecía nerviosa.

«Mi Lady, he venido a petición suya.» — me incliné mientras intentaba aliviar la tensión con una broma. Una vez más, sentí que estaba haciendo el ridículo.

«Hehe, vuelves a hablar raro.» — al menos esta vez parecía que había conseguido calmar los nervios de Lady Maika.

«El vestido te queda bien; estás aún más linda que de costumbre.»

Parecía que se había puesto su mejor vestido para recibir a su invitado, aunque sólo fuera yo. La elogie de inmediato para demostrarle que apreciaba su esfuerzo. Al fin y al cabo, a todas las chicas les gusta que les elogien sus vestidos cuidadosamente elegidos.

En respuesta, se puso muy roja — «G-Gracias! T-Tú también te ves muy bien!»

Como era de esperar, la hija del jefe de la aldea tenía unas habilidades sociales impecables, y devolvió el cumplido, elogiando mi ropa de domingo, que mi madre me había hecho.

«Estás muy bien, Ash — qué caballero más guapo!» — detrás de Lady Maika, de color rojo intenso, apareció su madre Yuika, la mujer más elegante de la aldea.

«Me siento halagado por sus elogios, señora Yuika.»

«Permíteme darte la bienvenida al interior.»

«Gracias.»

Después de que me hicieran pasar al interior, también di las gracias al señor Klein, padre de Lady Maika y jefe de la aldea, que había estado esperando en la sala. Aunque el jefe de la aldea era muy competente, yo consideraba que la señora Yuika estaba por encima de él en la jerarquía de poder. Al fin y al cabo, era hija de una familia influyente de la ciudad. Tanto en términos de estatus social como en su relación, parecía estar por encima de su esposo. Aunque ni siquiera parecía que hubiera intentado salir airoso.

«Empecemos con la cena, ahora que nuestro encantador invitado ha llegado.»

Los cuatro nos sentamos en una hermosa mesa. Me senté junto a Lady Maika, y frente a la señora Yuika.

Todavía no me había acostumbrado del todo a la etiqueta de este mundo, pero parecía que había un orden determinado para sentarse. Me limité a sentarme en el asiento que me habían indicado, así que no iba a haber ningún problema. Era la primera vez en nueve años que tenía que tener en cuenta los modales en la mesa. Estaba un poco nervioso, pero me esforcé por no parecer demasiado vergonzoso mientras comía.

«Eres realmente un caballero muy inteligente, Ash.» — me elogió amablemente la señora Yuika.

«Oh, sólo estoy aprendiendo imitando sus impecables modales en la mesa. Por cierto, es usted una gran cocinera, señora Yuika; esta comida es deliciosa. Quizá no me corresponda decir esto, pero lo envidio, señor Klein.»

«¿Has oído, cariño? Haha, este joven me acaba de hacer un cumplido.»

Como era de esperar, la señora Yuika dirigía la conversación. Su marido asintió con entusiasmo con una gran sonrisa en la cara. Realmente envidiaba su apasionada relación.

A mi lado, Lady Maika parecía un poco molesta. Me pregunté si había alguna verdura que no le gustaba. Algunas de las plantas silvestres de esta zona eran, en efecto, bastante amargas.

«Mamá, ¿No querías preguntarle algo a Ash?»

«Hehe, Maika, no tienes que poner esa cara.»

La señora Yuika se apoyó en su marido mientras hablaba. No sabía lo que estaba pasando, pero me di cuenta de que estaban profundamente enamorados el uno del otro. Aunque todavía era temprano, tuve la sensación de que en algún momento la comida podría intentar encontrar una salida de nuevo. Adiviné que Lady Maika sentía lo mismo al ver a sus padres coqueteando delante de una visita. Hizo un mohín y frunció el ceño, pero ya no parecía tan molesta.

«Pero tiene razón. ¿Puedo preguntarte algo, Ash?»

«Sí, claro. Si puedo ser de ayuda.»

«Quería preguntarte por tu medicina de aloe.»

«¿Tiene algún problema?» — mi nerviosismo se hizo patente, ya que empecé a hablar un poco más rápido.

Había prestado mucha atención a las manos de la señora Yuika desde que entre en la casa, y no había visto nada anormal, así que me pregunté qué sería…

«No, no. Todo está bien — o debería decir, increíble. Mi piel parece muy fresca y joven.»

«Me alegro de oír eso!» — me recosté en la silla mientras dejaba escapar un suspiro de alivio. Nunca habría podido perdonarme que la señora Yuika, a la que tanto debía, hubiera sufrido algún daño — «¿Cuál era su pregunta entonces?»

«He oído rumores de que pretendes vender esta increíble medicina a través de Quid. ¿Es eso cierto?»

Respondí honestamente con un movimiento de cabeza. Pensaba utilizar mis beneficios para mejorar la vida de todos los habitantes de la aldea, así que no tenía intención de ocultar nada.

«Ya veo… En ese caso, estoy un poco preocupada.» — la señora Yuika frunció el ceño.

«¿Cuál es su preocupación?»

Estaba intrigado. A juzgar por su mirada, parecía que había algún problema, pero aun así, me emocioné. Viviendo en una aldea aburrida como ésta, cualquier pequeña emoción era bienvenida.

«Estoy segura de que tu medicina se venderá mucho, y como resultado, recibirás mucho dinero. Sin embargo, eso también significa que destacarás entre los demás aldeanos…»

«Ah, ya veo. Sí, estoy de acuerdo. Tener una diferencia de riqueza tan clara probablemente sembraría la discordia entre los aldeanos.» — instintivamente admiré su preocupación por la aldea como esposa del jefe.

Ella parpadeó al escuchar mi respuesta — «He oído a Maika hablar de ello, pero es cierto que conoces muchas palabras difíciles.»

«Sólo porque soy el discípulo número uno del maestro Folke.»

No había aprendido casi nada de aquel sacerdote, pero seguíamos siendo compañeros en la búsqueda del conocimiento. Como tal, lo usaba como excusa por ser un niño tan raro en momentos como este. Todo era culpa del maestro Folke.

«Folke debe estar orgulloso de ti. Me alegro de que lo entiendas. También hablé con mi mari — el jefe.» — en este punto, ella estaba hablando como el jefe de facto de la aldea — «Aplaudo lo que estás tratando de hacer, y te aseguro que no quiero que te detengas.» — parecía que tenía muy en cuenta que yo era un niño, y no quería usar su autoridad para reprimirme — «Sin embargo, me gustaría ayudarte, para asegurarnos de que no habrá problemas más adelante.»

«Le agradezco mucho su consejo. Ahora me doy cuenta de que estaba a punto de causar muchos problemas a la aldea.» — lo decía en serio. Había sido ingenuo y no había pensado lo suficiente.

No tenía intención de malgastar el dinero en mis propios deseos egoístas, pero aun así habría tenido que ahorrar el dinero durante un tiempo antes de comprar algo. Sólo eso podría haber sido un caldo de cultivo para los celos si hubiera habido rumores de que acumulaba dinero sin intención de utilizarlo.

Tanto en mi vida pasada como en ésta, era fácil ser percibido como un demonio cuando había dinero de por medio. Además, estaba seguro de que mi padre habría utilizado parte de los ahorros para comprar alcohol, dando a conocer a todo el mundo nuestra creciente riqueza. En ese caso, incluso podríamos haber sido condenados al ostracismo.

«Hmm… Bueno, en ese caso…» — me pregunté qué se podría haber hecho.

Además de no saber cuánto iba a ganar, lo más probable es que el dinero sólo llegara en pequeños trozos, ya que producía la pomada yo solo. Sin embargo, si quería comprar algo que beneficiara a la aldea en su conjunto, necesitaba ahorrar mucho dinero.

«Qué hago…» — mientras estaba absorto en mis pensamientos, sentí que una figura a mi lado se levantaba de repente.

«No intimides a Ash!» — esa figura era, por supuesto, Lady Maika, que estaba mirando a su madre con una cara roja y brillante.

No estoy siendo intimidado. Al contrario, tu madre es muy amable.

«Vaya, ¿Desafías a tu propia madre, Maika?»

Señora Yuika, ¿Por qué sonríe como una villana de película? Quiero decir, le queda bien. Y hasta podría hacer que me enamorara de usted… Pero aun así.

«No te perdonaré si te portas mal con Ash!»

«¿Por qué? Ash iba a causar problemas.»

No tenía respuesta, ya que mis acciones probablemente habrían destruido las relaciones sociales en la aldea si la señora Yuika no hubiera intervenido.

En cualquier caso, parecía que Lady Maika tenía muchas cosas que decir — «Eso no es cierto! Ash iba a comprar ganado para todos, o herramientas de labranza! Estuvo investigando día y noche para saber qué beneficiaría más a la aldea!»

«Ah, ¿Es así?» — su madre olvidó su sonrisa de villana y se llevó las dos manos a las mejillas, sorprendida.

Sin embargo, Lady Maika, que trataba desesperadamente de defenderme, no se dio cuenta de su cambio de actitud — «Sí, es cierto! Ash sólo quiere lo mejor para la aldea! Es una persona increíble!»

«Es maravilloso, ¿Verdad?» — preguntó despreocupadamente la señora Yuika.

«Sí!» — Lady Maika asintió por reflejo en el acto.

«Me da un poco de vergüenza que me elogien tanto.» — mientras murmuraba en voz baja con una sonrisa en la cara, Lady Maika se congeló.

Su rostro se puso más rojo de lo que creía posible y se desplomó en su silla. Me apresuré a cogerla por los hombros, pero parecía que se había desmayado. Mientras yo me sorprendía, la señora Yuika se tapó la boca antes de soltar una discreta pero contundente carcajada. Se le unió su marido. Eran como dos guisantes en una vaina.

«Por un momento pensé que había empezado una obra de teatro.» — dije.

«Nuestra Maika es muy linda, ¿Verdad?»

«Sí, es encantadora, pero me tomó por sorpresa.»

«¿Y tú? Para ser sincera, esperaba que te pusieras tan nervioso como ella.»

Al ver la mirada pícara y la sonrisa traviesa en su cara, casi quería estar en la palma de sus manos. Sin embargo, la mirada de su marido me devolvió a la realidad. Parecía embelesado y desprovisto de toda voluntad mientras admiraba las expresiones faciales de su esposa. No podía ceder a la tentación si quería evitar un destino similar para mí.

«Dejando a un lado las bromas, ¿Realmente pensabas utilizar tu dinero en beneficio de la aldea?» — preguntó.

«Sí, siento que la vida en esta aldea es bastante dura, así que quería hacerla un poco más soportable.» — respondí con una mirada seria, resistiendo por poco a la tentación.

«En ese caso, ¿No podrías comprar frutas o herramientas a Quid?»

Sonreí amablemente ante su sugerencia. Lo más probable es que intentara seducirme para poner a prueba mi compromiso.

Sin embargo, los recuerdos de mi vida pasada eran demasiado vívidos y abundantes como para conformarme con esas pequeñas mejoras — quería que la vida fuera tan cómoda como la recordaba. No quería conseguir el mejor resultado posible en las condiciones actuales; quería elevar el nivel de vida a un nivel completamente nuevo.

Me di cuenta de que era una quimera sacada de un libro de fantasía; era imposible lograr mi sociedad ideal en el transcurso de mi vida. Sin embargo, si quería acercarme lo más posible a cumplir mi sueño, tenía que contar con la ayuda de toda la sociedad. Si era imposible por mí mismo, tenía que contar con la fuerza combinada de 100 personas. Y si eso no era suficiente, tenía que reunir la fuerza de 10.000 personas. Quería esforzarme al máximo para lograr este sueño imposible.

«No voy a pretender ser un santo y decir algo de mal gusto como ‘la felicidad de todos es mi felicidad’.» — mis labios comenzaron a formar una sonrisa — «Sin embargo, parece que la vida lujosa que deseo requiere que todos sean felices.»

La expresión de la señora Yuika pareció endurecerse al ver mi feroz sonrisa, alimentada por mis ambiciosos sueños. Me pregunté si parecía vil o siniestra. No lo sabía, pero tampoco me importaba — ésta era mi forma de vida en este mundo.

En respuesta, la señora Yuika preguntó con voz firme — «¿Qué lujos buscas?»

«Es sólo un sueño normal, como el de un niño. Quiero vivir una vida cómoda y abundante como se describe en las historias de los libros, como las leyendas de las antiguas civilizaciones.»

Quería servicios de agua y alcantarillado acompañados de viviendas sanitarias, aire acondicionado y ropa nueva. Soñaba con llenar mi barriga de deliciosas comidas y bebidas alcohólicas. Rezaba para que las máquinas me ayudaran con todo el duro trabajo manual, y anhelaba un medio de transporte global más rápido que los caballos. Se me caía la baba sólo de pensar en las comodidades de mi amada civilización ideal.

No conocía los principios, las estructuras ni las aplicaciones de estos frutos del conocimiento humano. Por mí mismo, nunca iba a completar el proceso desde el descubrimiento hasta el suministro de materiales y la producción; necesitaba mucha ayuda. Necesitaba la ayuda de personas competentes.

Señora Yuika, usted dijo antes que quería ayudarme. En ese caso, quiero que me muestre un camino para que un soñador codicioso como yo pueda seguir corriendo sin caer.

«Entonces, ¿Estarías dispuesta a cooperar en mi negocio si te prometo donar las ganancias en beneficio de la aldea?» — si te unes ahora, te convertiré en directora ejecutiva, y puedes esperar una gran parte de los beneficios. La invité con mi sonrisa más encantadora, aunque imaginé que debía parecerle un trato con el diablo.

«Tengo que admitir que eres mucho más interesante que Maika, pero también más aterrador.» — dijo.

«Siento ser tan excéntrico, pero le aseguro que no soy una especie de dios de la peste.»

«Me alegro de que me hagas esta propuesta como desarrollador de este nuevo producto. Te ayudaré con mucho gusto.» — contestó con una sonrisa hermosa como una flor, que inmediatamente se convirtió en la sonrisa de tipo empresarial que se vería en un prolífico directivo al que entrevistan para una revista.

«El placer es mío.» — cerré el trato.

Aunque había habido un punto ciego por mi parte, era fortuito que hubiera podido hablar con la jefa de la aldea tan pronto y hacerla mi aliada. Con esto, también iba a ser más fácil negociar con el señor Quid, y existía la posibilidad de aprovechar también las conexiones personales de la jefa en la ciudad. Además, podía contar con ella para señalar cualquier otro punto débil de mi plan.

Por supuesto, yo también quería contribuir. Como prueba de mi sinceridad, decidí escribir la receta de la pomada y rega—entregar el manual a mi nueva compañera.

«Escribiré cómo hacer la pomada en un papel y te lo daré lo antes posible.»

«¿Seguro que está bien dar la receta tan fácilmente?»

«Por supuesto. Si vas a ayudarme, te proporcionaré toda la información que tengo.»

Como era bastante complicado hacer la pomada, estaba dispuesto a ceder los derechos de autor sin más. Como tanto el señor Klein como la señora Yuika sabían leer, confiaba en que podrían recrearla siempre que les entregara las instrucciones.

Si la vida de la aldea iba a mejorar en general, no me importaba recibir sólo una mínima compensación. Sinceramente, sólo quería pagarle a Ban la compra del lápiz y el papel, así como al señor Quid por haberme hecho un buen trato. Si además podía recuperar el dinero de todos los productos que había utilizado para mis experimentos, como el papel y las ollas, habría sido más que suficiente. Todo lo que fuera más habría sido un plus de suerte, que podría utilizar como depósito para que el padre Folke comprara nuevos libros.

«Si se va a vender bien, siempre podríamos conseguir que los aldeanos nos ayuden a hacer la pomada; el proceso no es demasiado difícil. Pero no debemos adelantarnos demasiado — lo dejaré a tu criterio.»

«De acuerdo. ¿Y qué piensas hacer después de esto?» — preguntó la señora Yuika.

Me iré a casa y quizás me sumerja en un libro.

Estaba bromeando. Sabía que no era eso lo que preguntaba. Quería saber qué pensaba hacer después de renunciar tan fácilmente a mi receta de aloe. Me gustaría que me tratara más como a un niño y que no fuera tan cautelosa.

«Ayudaré a Ban y al padre Folke. También necesito leer más libros para adquirir nuevos conocimientos; hay muchas cosas que quiero hacer.»

Habiendo creado una medicina, quería probar mi mano en el veneno a continuación. Decirlo así hacía que sonara bastante peligroso, pero me refería a los pesticidas y al veneno para ratas. Este último era una prioridad especialmente alta.

En otoño, íbamos a empezar a abastecer el almacén de granos para pasar el corto pero duro invierno. Si conseguía idear un plan para hacer frente a las ratas para entonces, sobrevivir al invierno iba a ser mucho más fácil. No iba a escatimar esfuerzos para hacernos la vida más llevadera.

▼▼▼▼

Durante el verano, pude cumplir mi deseo de acompañar a Ban en una cacería de una semana. Era agotador avanzar en silencio hacia las profundidades del bosque, pero era una delicia comer una comida de cazador después de montar una sencilla tienda hecha con recursos naturales y encender un fuego. La comida, elaborada con ingredientes recién recogidos, siempre incluía algún tipo de carne, ya fuera de ave, animal terrestre o pescado, y rivalizaba incluso con la cocina de la señora Yuika.

Por la noche, ambos escuchábamos atentamente los sonidos del bosque. Sólo conocía a Ban desde mi accidente de hace un tiempo, pero disfrutaba mucho pasando el tiempo con el silencioso cazador. Parecía que no estaba callado porque no supiera qué decir, sino porque era esencial para su trabajo. Al igual que un mamífero carnívoro que detiene su respiración y se acerca sigilosamente a su presa, un cazador también intentaba eliminar todos los sonidos. Como resultado, con el tiempo se había vuelto malo para conversar. Era una especie de enfermedad profesional.

Sin embargo, su silencio estaba lleno de amplios conocimientos; era capaz de distinguir cada una de las plantas de su entorno. A partir de los rastros en el suelo y la vegetación, también era capaz de decir qué animal había estado allí hace cuántos días, y en qué condiciones había estado. También tenía pleno conocimiento de todos los ingredientes alimenticios disponibles en los lugares donde colocaba sus trampas y sus alrededores. Dentro del bosque, le seguí la corriente y me mantuve en silencio — sus movimientos me enseñaron todo lo que necesitaba saber.

En los campamentos, donde se podía hablar, me explicaba el significado de las huellas que habíamos visto ese día, y me enseñaba todo lo que sabía sobre las flores silvestres que habíamos recogido, aunque no estaba acostumbrado a hablar. Era como un libro viviente. Aunque nunca inició ninguna conversación, siempre compartió pacientemente su sabiduría conmigo cuando le hacía una pregunta. Incluso era divertido descifrar poco a poco su peculiar letra.

Ban era el guía de estrategia esencial para el bosque; definitivamente, quería anotar sus conocimientos en papel. Si alguna vez la aldea experimentaba una mala cosecha, era concebible que muchos aldeanos se adentraran en el bosque en busca de comida aun conociendo los riesgos. En ese caso, tener una guía de estrategia seguramente aumentaría drásticamente la tasa de supervivencia y evitaría daños imprudentes al bosque.

Pensando en los posibles beneficios para la aldea, pedí a Ban — que era el propietario de los derechos de autor de estos conocimientos — su aprobación. Al fin y al cabo, eran secretos importantes de su trabajo. Si parecía dudar siquiera un poco en cederlos, iba a tomar algunas notas para uso personal.

Después de pensarlo en silencio durante un rato, como de costumbre, asintió.

«¿Estás seguro? Fuiste bastante rápido en aceptar.»

«Necesitamos más.»

¿De qué necesitamos más? Había tantas cosas que faltaban aquí que no estaba seguro de lo que quería decir. Lo que más faltaba eran sus palabras.

«Cazadores.»

«Oh, ¿Quieres más cazadores?»

Asintió con la cabeza.

Aparentemente, los animales estaban destinados a asolar los campos de la aldea una vez que el bosque se quedara sin comida para ellos. En los últimos años, esto no había sido un problema, pero eventualmente lo sería. En ese caso, necesitábamos cazar muchos animales, o los aldeanos morirían de hambre. Por lo tanto, necesitábamos más cazadores. Incluso ahora, Ban estaba un poco abrumado por ser la única persona que cuidaba del bosque.

«Así que por eso me has estado enseñando tan a fondo.»

«Por si acaso.»

A la hora de la verdad, esperaba que le ayudara. Me había preguntado por qué Ban estaba dispuesto a entrar en tales detalles, pero esto explicaba muchas cosas. Claro, para empezar era amable, pero también tenía sus propias razones personales.

«Ayudaré como pueda. Que nuestra preciada cosecha sea destruida afectará a todos.» — además, coincidía con mi objetivo de mejorar la vida de los aldeanos.

Cuando asentí varias veces, el cazador silencioso sonrió y me dio una palmadita en la cabeza. Tenía una expresión amable, como si estuviera mirando a su hermano o hijo menor.

Era una persona muy genial; no entendía cómo no se había casado todavía. Tenía que ser porque era muy silencioso.

Quizá la señora Yuika podría ayudarlo a encontrar una pareja. Y entonces, con suerte, habría dos o tres cazadores más en la próxima generación — todos ganarían… siempre que el matrimonio no se convirtiera en su tumba, claro.

▼▼▼▼

Después de pasar un verano inusualmente agradable retozando en el bosque, en otoño tuve que volver a enfrentarme a la ajetreada realidad del trabajo agrícola.

Al mismo tiempo, había recibido mis primeros ingresos de la pomada de aloe. La señora Yuika dijo que primero había enviado una muestra a la casa de sus padres en la ciudad. Así, parecía que la primera exportación local de nuestra aldea se había convertido en un producto caro y popular entre la clase alta. Mi primera participación consistía en una moneda de cobre, y eso era sólo una parte de las ganancias. Me pregunté cuál era el precio unitario. La señora Yuika parecía muy satisfecha cuando me dijo que pensaba seguir vendiendo la pomada como un producto raro y limitado durante un tiempo, entre otras razones por la lentitud del proceso de fabricación.

Cuando el señor Quid volvió a visitar la aldea, no perdí tiempo para utilizar las primeras ganancias de mi vida como muestra de gratitud hacia él. Quería compensarlo por las pérdidas que había tenido al venderme el papel y la pluma.

«No seas ridículo! No tienes que devolverme esa pequeña cantidad! Usa ese dinero tú mismo en algo que te guste! Por cierto, ¿Necesitas más papel o tinta? ¿Aún no se te ha roto la pluma?»

Tras rechazar mi propuesta, me vendió más papel y tinta a bajo precio. Se lo agradecí, pero también me preocupó un poco que me retuviera demasiado. También habría sido malo para mí que quebrara el negocio.

«¿Estás seguro de que está bien que me des un trato tan bueno?» — le pregunté.

«Sí, no hay ningún problema! Gracias a ti, el negocio está en auge, así que es lo menos que puedo hacer.» — ¿Era así? Como me había distanciado del negocio de la pomada de aloe, no estaba al tanto de las circunstancias — «Gracias a ti, he podido hacer tratos con la familia Amanobe, que a su vez me presentó a otras familias ricas de la ciudad! Es un sueño hecho realidad!»

No conocía el sustantivo adecuado para esta situación, pero parecía que se había convertido en un comerciante capaz de hacer negocios con familias de clase alta. Era una gran mejora respecto a ser un pequeño comerciante ambulante que viajaba por todo el lugar, y dicho esto, hoy era generoso con sus precios.

«Oh, qué bien! Me alegra saber que tu negocio se ha ampliado!»

Si él era feliz, yo también lo sería. Y me aseguraría de aprovecharlo al máximo.

Pensando en el futuro, estaba seguro de que habría muchas cosas que querría una vez que recibiera más dinero para utilizarlo para mí. En ese caso, también me sería útil que el señor Quid ampliara su gama de productos. Era, en efecto, una relación espléndida de la que ambos nos beneficiábamos.

El siguiente en mi lista era Ban, pero también se negó a aceptar mi dinero. Incluso me dio algunas plantas que acababa de recoger en el bosque.

«Gracias, Ban. Pero me siento un poco mal por recibir siempre y no dar nunca nada a cambio.»

«Ya haces bastante.» — pronunció estas palabras y procedió a acariciar mi cabeza.

Insistí en mis esfuerzos por devolverle el favor, pero Ban empezó de repente a hablar de técnicas de caza. Espera, ¿Por qué está hablando mucho más de lo habitual hoy? Hay tanto que recordar que no tengo tiempo para pensar en el dinero. Esto parece importante; tengo que tomar notas en el papel que acabo de comprar.

Cuando llegó la hora de volver a casa, no sólo no había pagado mi deuda, sino que ésta se había hecho aún mayor. Tenía que pensar en una forma diferente de pagarla, ya que no parecía que fueran a aceptar dinero.

«Así que, como nadie quiere tomar el dinero, ¿Podrías guardarlo a buen recaudo por mí?» — como último recurso, decidí entregar el dinero al padre Folke.

«¿Estás confundiendo la iglesia con un banco?»

«¿Qué tal si lo considera una donación que puedo retirar en cualquier momento?»

«Eso no sería una donación!»

¿Por qué te resistes? No quiero perder el tiempo convenciéndote.

«Quieres que lo mantenga a salvo, pero ¿Cómo puedes estar seguro de que no lo robaré? No soy tan puro y honesto.»

¿Es algo que debería decir un sacerdote? Al menos la honestidad era propia de su profesión, pero por lo demás, era toda una declaración.

Aun así, incluso sin tener en cuenta su condición de sacerdote, habría estado perfectamente de acuerdo con que el padre Folke robara el dinero.

«Prefiero que robes el dinero a guardarlo en casa, donde mi padre inevitablemente lo encontraría y lo usaría para comprar alcohol.»

«¿Prefieres que lo robe? No sé si eso significa que confías en mí o no…»

«En cierto modo lo hago. Al menos sé que no usarás el dinero en alcohol, sino muy probablemente en libros o material de escritura para tu investigación.»

«Hmm… Para ser completamente honesto, actualmente estoy arruinado porque he estado comprando demasiadas cosas. Así que me temo que tendré que depender de tu donación…»

Mi querido nerd de los estudios, esta es la razón por la que sigues soltero.

En general, era una persona muy seria y agradable, pero cuando se trataba de estudiar, perdía la noción de todo lo demás. Además, no estaba seguro de si el hecho de que fuera consciente de sus defectos jugaba a su favor o si sólo era una señal de lo avanzado que estaba ya.

«En ese caso, por favor, usa mi dinero como quieras. Si compras nuevos libros, o si ayuda a avanzar en el desciframiento de la lengua antigua, al final también me alegraré.»

«¿Estás seguro?»

El padre Folke mostró de repente una expresión de alegría más infantil que cualquiera de las mías — las de un niño — una sonrisa así habría gustado a muchas mujeres, pero, por desgracia, no cambiaba su personalidad.

«Oh… pero… ¿No se vería muy mal desde fuera si utilizara tu dinero?» — preguntó al darse cuenta.

«No me había dado cuenta de que te importaban las opiniones de los de fuera.»

«Quiero decir, soy un sacerdote después de todo.»

Entonces, ¿Podrías explicarme por qué te convertiste en un sacerdote zombi durante tanto tiempo? — «Bueno, si te preocupa las apariencias, ¿Qué tal si lo consideramos como una financiación de investigación compartida? Tanto tú como yo podemos usar el dinero siempre que sea para fines de investigación.»

«¿En qué se diferenciaría eso de tu anterior propuesta?»

«No lo sería; sólo parecería diferente. Como es un fondo de investigación compartido, también compartiríamos los derechos sobre el dinero.» — intenté convencerlo de que arreglar la apariencia iba a ser suficiente para resolver el trivial problema de la opinión pública.

El padre Folke se devanaba los sesos — «Un fondo de investigación compartido es, en efecto, una idea interesante. Habría estado bien tener algo así cuando investigaba en la capital…»

«La investigación es cara, después de todo.»

Imaginé que era difícil conseguir un mecenas para investigaciones sencillas como el desciframiento de la lengua antigua — debía de ser duro para el padre Folke y sus compañeros de investigación.

De repente, un golpe interrumpió nuestra charla en su estudio privado.

«Perdón por interrumpir. Escuché la voz de Ash, así que me permití entrar. ¿Está aquí?»

«Hola, Maika! ¿Ya es tan tarde? Parece que es la hora de la lección de hoy, Ash!»

«Sí, sí! Me pregunto si llegará el día en que el maestro Folke dé realmente una lección.»

«Me alegro de tener un prodigio como tú como discípulo.»

¿Cómo se atreve a sonreír así?

Mientras caminaba con Lady Maika hacia la capilla, parecía desanimada — «Siento ser tan lenta en el aprendizaje…»

«No, no eres nada lenta.» — me sorprendió su repentina disculpa.

Lady Maika era muy rápida recordando información nueva. También era muy buena leyendo y escribiendo, a pesar de tener un profesor aficionado como yo. Estaba seguro de que incluso habría sido capaz de continuar sus estudios sin más ayuda por mi parte — no había nada por lo que tuviera que disculparse.

Entonces, cuando le pregunté si había pasado algo, me di cuenta de que nuestra conversación de hace un momento era el motivo de su malestar.

«Si se trata de mi conversación con el maestro Folke de hace un momento, no quise decir que me desagrade enseñarte. Sólo me preguntaba por qué nunca te ha enseñado nada a pesar de ser el verdadero maestro.»

«Oh, ya veo… me alivia no haberte causado ningún problema.» — se sujetó el pecho y dejó escapar un gran suspiro. Era una persona tan amable como para preocuparse por algo así.

«Eres una persona muy sagaz, así que es fácil enseñarte.» — comenté.

«Sagaz… Eso significa inteligente, ¿No? Hehe.»

Como podía ver, su vocabulario también se había ampliado enormemente. Algún día iba a ser una belleza muy brillante y con mucho talento.

Lady Maika sonrió tímidamente e inclinó la cabeza — «Pero tú eras mucho más rápido en los estudios.»

«Eso no es cierto. Puede que haya sido rápido recordando una vez que tomé las lecciones, pero ya había estudiado como preparación.» — me refería a mis recuerdos de mi vida pasada. Sin embargo, como no podía explicárselo realmente, me limité a reformularlo así.

«Oh, no lo sabía; realmente eres increíble.»

«Sólo tengo suerte.» — nunca había oído que alguien más tuviera recuerdos de vidas pasadas. Como tal, me consideraba bastante afortunado.

«No, no es sólo suerte — eres increíble! Hasta mi madre confía en ti!»

«Me siento halagado.»

Me alegró que mencionara a alguien tan aguda como su madre al hacerme un cumplido. Por supuesto, el padre Folke también era muy brillante, pero de una manera diferente.

«Por cierto, mi madre me dijo que te diera un mensaje.» — bajó la voz. Supuse que debía de estar un poco celosa de que su madre elogiara a otro niño.

«¿Cuál es el mensaje?»

«Mi madre quiere hacer más pomada de aloe, ya que se está vendiendo muy bien. Quiere contar con la ayuda de otros aldeanos, pero ¿Qué te parece?»

«Lo dejaré al criterio de tu madre.»

Yo no tenía ni idea de gestión ni de negocios, así que confié por completo esos asuntos a la mucho más capacitada señora Yuika. Incluso si me hubiera traicionado, habría quedado asombrado por su competencia. Aunque no estaba del todo seguro de si se podía llamar a eso confianza.

«Está bien, se lo haré saber!»

«Por favor, hazlo! Siento que debas pasar el mensaje.»

Cuando incliné educadamente la cabeza, Lady Maika se apresuró a sacudir la cabeza y las manos — estaba nerviosa, pero también contenta — «No te preocupes! No me importa en absoluto. Siempre me estás enseñando, así que estoy feliz si puedo ayudarte de alguna manera!»

Había aprendido de mi error de la última vez; ya no la trataba como una niña, sino como una mujer.

Inesperadamente, pareció alegrarse cuando le agradecí por el mensaje que me había transmitido. Una vez más demostró lo importante que eran los modales, independientemente de a quién se enfrentara.

«Empecemos la lección de hoy! ¿Has encontrado algún problema en tus estudios?»

«Desde que empecé a ayudar con la pomada, me di cuenta de que no soy muy buena con los números.»

«Oh, sí, eso sí que sería un problema.» — la receta incluía diferentes proporciones, así que imaginé que debía ser difícil para su nivel actual — «¿Qué tal si hoy nos centramos en las matemáticas? Podemos usar la receta de la pomada de aloe como ejemplo.»

Pensé que podía matar dos pájaros de un tiro centrándome en ella. Por un lado, era más fácil de recordar usando un ejemplo conocido, y al mismo tiempo, también iba a ayudarla a prepararse para el sistema de producción aumentado.

▼▼▼▼

Tras dejar la decisión en manos de la gerente, la señora Yuika, optó por aumentar la producción de la pomada de aloe.

Como el proceso era manual, naturalmente implicaba la contratación de personal. Sin embargo, como el número de puestos de trabajo seguía siendo limitado, la señora Yuika decidió asignar los puestos a los habitantes de la aldea que tuvieran problemas económicos. Por ejemplo, familias cuyo sostén económico había fallecido o que tenían que hacer frente a una enfermedad.

Además, seleccionó a las mujeres que no estaban preparadas para un trabajo físico más intenso. Era una forma de mantener la armonía en la aldea y de ocuparse de los eslabones más débiles antes de que empezaran a afectar a toda la estructura social. Era la misma idea que un proyecto público.

Me impresionaron mucho las habilidades de la señora Yuika como gestora empresarial. Por ello, acepté sin dudar la invitación a formar parte del equipo que enseñaba el proceso de fabricación de la pomada de aloe a las nuevas reclutas.

Como ninguna de ellas sabía leer, el plan era que yo y la señora Yuika les enseñáramos los fundamentos del proceso antes de ceder la supervisión a Lady Maika. En un primer paso, hicimos que las aldeanas crearan la pomada mientras les mostrábamos atentamente cómo se hacía. No era más peligroso que cocinar, así que no hubo incidentes.

…Hasta que terminamos.

Una de las aldeanas, que había mostrado gran interés por la muestra de prueba, murmuró las siguientes palabras, que no pude dejar pasar.

«Esto me recuerda a algo que hacía mi madre.»

¿Oh? ¿Había oído eso correctamente?

Investigué la dirección de la voz para encontrar a Lady Tanya. Era una chica rústica con pecas en su adolescencia tardía.

«Tanya, ¿Podrías decirme qué quieres decir con eso?» — le pregunté.

«¿Hm? Oh… No, sólo se parece, pero era algo completamente diferente, así que no tienes que preocuparte.»

Me temo que no puedo dejarte ir tan fácilmente. ¿Qué tan similar era? ¿Cómo se hizo? Estaba intrigado.

Había ideado el proceso de fabricación de la pomada de aloe por mi cuenta, así que era bastante probable que aún se pudiera mejorar. Mi receta actual sólo requería hervir el aloe con sebo, mezclarlo todo y dejar que se endureciera. Si hubiera habido algún libro de medicina, estaba seguro de que el proceso podría haberse simplificado.

«Por desgracia, ha despertado mi interés. ¿Por qué te ha recordado a algo que hacía tu madre?» — seguí.

«No estoy segura de por qué…» — Lady Tanya no supo qué responder y se limitó a sonreír torpemente.

«Siento haberte puesto en un aprieto. Permítame reformular mi pregunta: ¿A qué te ha recordado?»

«Uhm… Déjame ver…» — ladeó la cabeza mientras pensaba lentamente en voz alta.

Aunque no era una pensadora rápida, era muy ágil y rápida para actuar. Era el tipo de persona que actuaba inmediatamente después de una cuidadosa deliberación.

«Mi madre hacía a menudo una medicina que se podía frotar en la piel. También se podía usar en las heridas, pero principalmente era para suavizar la piel.»

«Oh, eso es maravilloso; en efecto, se parece mucho a mi pomada de aloe. ¿Y en qué se diferenciaba?»

«Hm… los ingredientes eran diferentes».

«¿Recuerda qué ingredientes utilizaba?»

Lady Tanya asintió con una sonrisa — «Sí, usó panal de miel!»

«¿Panal? ¿No la miel?»

«Sí, directamente de la colmena; utilizamos la miel por separado. Creo que había otro ingrediente, pero no recuerdo cuál era.»

«Panal…» — volví a murmurar sorprendido.

Era posible hacer una pomada no de miel, sino de la colmena. ¿Cómo? ¿La colmena no estaba hecha de una sustancia dura? ¿Qué sustancia era? Al principio me pareció extraño, pero la sorpresa disminuyó al darme cuenta de que no conocía los componentes de una colmena. ¿Era posible que se tratara de otra magnífica creación cuidadosamente elaborada por las abejas, al igual que su miel?

«Me parece extraño que se pueda utilizar una parte de la colmena para hacer algo similar a esta pomada de aloe.» — dije.

«A mí me parece más extraño que se pueda hacer algo similar con hojas.»

«Haha, puede que tengas razón.»

«Haha, sí.»

Muy interesante. Quería conocer más detalles, pero no parecía que Lady Tanya supiera mucho más. Su madre seguramente podría haberme enseñado más, pero desgraciadamente, sus dos padres habían fallecido — esa era la razón por la que había sido reclutada.

«Por cierto, Tanya, también te he visto recoger miel.»

«Sí, mi padre era apicultor. Pero no se me da bien…»

Parecía que su padre era el que conocía las técnicas de apicultura. Después de que él falleciera, su madre trató de seguir con el trabajo, pero por desgracia, también murió poco después.

Sólo quedaban Lady Tanya y su hermano menor, que no habían tenido la oportunidad de aprender mucho sobre apicultura. En cuanto a Lady Tanya, lo único que sabía hacer era recoger la miel de las colmenas que encontraba por casualidad.

Al parecer, el señor Quid compraba las colmenas. Sin embargo, como eso sólo le proporcionaba un pequeño dinero de bolsillo, su trabajo principal había sido trabajar en el campo. De este modo, los conocimientos y las técnicas que probablemente se habían transmitido desde las antiguas civilizaciones estaban destinados a llegar a un final abrupto.

«Es una pena…»

«Lo siento. Si hubiera ayudado más… pero mi madre siempre me lo impedía, diciendo que no era tan buena como papá; me decía que fuera a trabajar al campo.» — tenía una sonrisa melancólica en el rostro.

Por supuesto, no era su culpa, sino la de esta horrible comunidad agrícola. Lady Tanya era una víctima a la que le habían robado a sus padres.

«No es tu culpa en absoluto.» — le dije — «Es que la miel es nutritiva y deliciosa. Y, sobre todo, si también hay un uso para el panal, estaría muy interesado en aprender más sobre la apicultura.»

«Parece que están teniendo una interesante conversación por aquí.» — la señora Yuika se había dado cuenta de mi emoción y se unió a nosotros.

«Has venido en el momento justo.»

«Hehe, te he oído. La apicultura es, en efecto, una ocupación esencial en esta aldea. Cuando los padres de Tanya aún vivían, no sólo hacían miel, sino que también producían velas — eso nos ayudó mucho.»

Fue increíble. Saber que se podían hacer velas con la apicultura me entusiasmó aún más. Si hubiéramos tenido acceso a velas baratas, podríamos haber permanecido despiertos y activos mucho más tiempo por la noche — era una oportunidad de aumentar nuestra productividad. Aunque también creaba el peligro de un exceso de horas extras.

«¿Qué le parece, señora Yuika? No tenemos suficiente dinero para comprar ganado, como caballos o vacas, pero la apicultura parece un objetivo alcanzable.»

«Estoy de acuerdo contigo, Ash.»

Era una idea espléndida que una sola ocupación pudiera producir múltiples productos a la vez. Además, la miel era fácil de almacenar y se vendía a un alto precio. No habría sido ningún problema cubrir los gastos. Parecía que la dulzura era un arma fuerte en cualquier mundo.

«Entonces, está decidido! El siguiente paso para mejorar el nivel de vida de esta aldea va a ser investigar la apicultura!»

«Sé que podemos contar contigo, Ash.» — añadió la señora Yuika.

No hables demasiado pronto. No recordaba haber visto ningún libro sobre apicultura en la iglesia. Tenía que consultarlo con el padre Folke, pero no parecía que hubiera recursos en esta aldea.

«Primero, necesitaré hacerme con un libro. Hasta entonces, no soy más que un niño impotente.»

«Yo no diría que eres impotente en absoluto, pero tienes razón; el primer paso aún parece lejano. Me pondré en contacto con mi familia en la ciudad e intentaré reunir información sobre la apicultura también.»

Tanto la señora Yuika como yo sonreímos reservadamente mientras nos preguntábamos cuándo íbamos a poder empezar.

Las abejas empezaban a trabajar en primavera, y no parecía que fuéramos a llegar a tiempo para el próximo año. Esperaba que pudiéramos estar listos para el año siguiente.

«Por cierto…» — Lady Tanya habló lentamente mientras inclinaba la cabeza — «Mi padre tenía un libro que siempre guardaba cerca de sí. Tenía la imagen de una abeja en la portada.» — la chica de las pecas captó mi mirada y la de la señora Yuika con esta afirmación — «¿Crees que podría servirte?» — preguntó titubeante con una tímida sonrisa en la cara.

Eso suena como un salvavidas. No sabía que hubiera libros en esta aldea, aparte de en la iglesia.

Le pregunté a Lady Tanya, con cuidado, de todo corazón y con pasión, si podía dejarme ver el libro. Aceptó rápidamente, pero cuando la presioné para que lo viera de inmediato, dudó y no supo qué responder. Dijo algo sobre que su casa estaba desordenada.

¿Qué relación tiene eso con el libro? Los libros eran siempre los mismos, independientemente del lugar en el que los leyeras, ya fuera en una montaña nevada o en un océano tormentoso. Contaban las historias de forma ininterrumpida y proporcionaban los conocimientos que contenían. Aunque lo más probable es que el lector hubiera vacilado en esas situaciones de peligro para su vida.

Mientras intentaba explicarle estos pensamientos, la señora Yuika y Lady Maika también intervinieron para decir que no podía visitar la casa de alguien sin avisar. Parecía que me habían superado.

En ese caso, lo único que pude hacer fue contener mis lágrimas y rendirme…

«¿Y si lo leo fuera?»

…O podría intentar encontrar otra manera! No me rendiré tan fácilmente! Persistiré hasta el amargo final!

«¿Fuera?» — preguntó ella.

«Me refiero a fuera de tu casa. Por favor, déjame echar un vistazo.»

«¿En serio quieres leerlo tan desesperadamente?»

Me ofendió su pregunta — «Por supuesto! ¿Por qué tienes que preguntar?»

Por alguna razón, Lady Tanya apartó la mirada de mí. La señora Yuika también empezó a sacudir lentamente la cabeza. E incluso Lady Maika me miraba fríamente.

«¿Todavía no vas a aceptar? ¿Por qué? ¿Qué tengo que hacer para ver este libro? Haré todo lo que quieras!»

«Está bien, está bien! …Puedes echarle un vistazo.» — aceptó finalmente, como debería haber hecho desde el principio. Me calmé respirando profundamente — «Uhm… ¿Podrías venir a mi casa entonces?»

«Sí, voy ahora mismo! Las veré más tarde, Maika y señora Yuika!»

Quería ir cuanto antes para compensar el tiempo que había perdido tratando de convencerla, así que me adelanté solo. Aunque nunca había visitado su casa, sabía dónde vivía dado lo pequeña que era la aldea.

«Siempre pensé que Ash era mucho más tranquilo.» — comentó Lady Tanya.

«Creo que esa es la impresión que tienen la mayoría de los aldeanos.» — dijo la señora Yuika.

«Pero ese es otro de sus encantos. Ah, ¿Puedo acompañarte también, Tanya?» — preguntó Lady Maika.

Detrás de mí, oí a las mujeres hablar entre ellas. Date prisa y vamos.

▼▼▼▼

Después de sentarme con las piernas cruzadas y esperar ansiosamente frente a la casa de Lady Tanya durante tres minutos, por fin tuve en mis manos el libro. Sin embargo, en cuanto lo vi, empecé a ponerme nervioso.

Estaba más dañado de lo que esperaba — la encuadernación estaba hecha pedazos. No parecía que hubiera sido manipulado con brusquedad, así que supuse que se trataba de un deterioro natural. No debería haberle hecho traer un libro así fuera.

Con un sentimiento de pesar, pasé las páginas. Sabía que habría sido mejor leerlo detenidamente en algún lugar del interior, pero no podía esperar a abrirlo. Tenía la intención de recordar toda la información posible; era el momento de concentrar toda mi motivación, fuerza de voluntad y persistencia.

A juzgar por el título, parecía que había acertado. Estaba ligeramente borroso, pero decía: ‘Introducción a la apicultura práctica’.

«Esto es increíble!»

Las explicaciones eran tan detalladas que tuve la tentación de llamar a esto supertecnología, dado el desarrollo de esta aldea. Describía qué tipos de abejas eran las más adecuadas para la apicultura, incluyendo su radio de actividad y las temperaturas ideales expresadas en números precisos. Por supuesto, también entraba en detalles sobre el tratamiento correcto de las abejas, cómo recoger la miel y cómo prepararlas para la hibernación. Incluso había páginas sobre el procesamiento de la miel — este libro tenía por sí solo información suficiente para iniciar un negocio de apicultura por sí mismo.

Igual de importante — o quizá más — era la fecha del libro. Parecía una copia manuscrita de una monografía muy antigua. A juzgar por las características de las letras, adiviné que era el descendiente de una copia de un libro del período tardío de la civilización antigua.

Para ser claros, era un ejemplar tan precioso y arqueológicamente relevante que no podía creer que fuera originario de esta aldea. Quería enseñárselo al padre Folke, que seguramente quedaría extasiado.

«Esto es realmente sorprendente.»

«¿En serio? Entonces… ¿Crees que te servirá para la apicultura?»

«Definitivamente. Tendré que leerlo con más detalle, pero con este libro podemos empezar a criar abejas. El resto lo podemos aprender experimentando y dedicándonos realmente al trabajo.»

Cerré el libro con cuidado; estaba demasiado asustado para seguir leyendo en este lugar. Aunque tenía que admitir que también era una sensación agradable tener este libro en mis manos.

«Tanya, ¿Sabes por casualidad cómo consiguió tu padre este libro?»

«Si no recuerdo mal, decía que era un tesoro familiar.» — no me sorprendió escuchar eso — realmente era un tesoro — «Parece que nuestros antepasados se hicieron con este libro y pusieron en marcha un negocio de apicultura que tuvo mucho éxito. Al parecer, eran muy conocidos… Pero eso es sólo una leyenda familiar.» — sonrió de forma vacilante. Parecía que Lady Tanya, una descendiente, no se creía el cuento.

«Estoy seguro de que es cierto. Me pregunto cómo pudieron tus antepasados leer este libro; las técnicas de apicultura escritas en su interior son muy avanzadas.»

Seguramente todavía había que hacer algo de ensayo y error, pero el porcentaje de éxito debía de ser muy alto. El autor había basado su información en numerosos experimentos realizados por él mismo o por otros pioneros.

«Además, este es un libro antiguo extremadamente valioso. No es exagerado llamarlo un tesoro.» — añadí.

«¿Qué? Pero si estaba tirado en nuestra casa.»

«Realmente es un tesoro familiar. Tus antepasados debieron de cuidar bien el libro y protegerlo hasta ahora.»

Puse suavemente la mano sobre la cubierta. Me pregunté cuántos años había vivido este sabio silencioso. ¿Cuánta gente se había beneficiado de sus conocimientos? Debía de hacer mucho tiempo que la familia de Lady Tanya había podido leer el libro. Pero aun así, guardaron este sabio silencioso como un tesoro familiar y lo protegieron del tirano llamado tiempo hasta que acabó aquí, en mis manos.

Debió de ser molesto proteger minuciosamente un libro que no podías leer; una tarea aparentemente sin sentido que podrías haber abandonado fácilmente. Sin embargo, este libro había perseverado hasta ahora. En un momento en que Lady Tanya había perdido de vista las enseñanzas de sus antepasados, resurgió. Sentía en él la voluntad decidida y valiente de resistir al tirano llamado tiempo.

«Este es un tesoro familiar que varias generaciones de tus antepasados y tus padres mantuvieron protegido a lo largo de los años; estoy seguro de que el contenido quiere ser transmitido a ti.»

«¿El contenido?»

«Me refiero a las técnicas de apicultura que se han transmitido en tu familia. ¿No quieres probarlas tú misma?»

«¿Yo? ¿Apicultora?» — murmuró con cara de asombro, como si la hubiera arrastrado un sueño — «Pero… no sé leer…»

«Eso no importa.» — si no puedes escuchar la voz de este sabio silencioso, usaré mi voz en su lugar.

En ese momento, estaba seguro de que esta era mi vocación. Si existía el sentido de la vida, seguramente era éste. Sólo quedaba una pregunta.

«Tanya, ¿Quieres aprender estas técnicas perdidas o no?»

Todo lo que se necesitaba era la voluntad de luchar contra el tirano llamado tiempo. Había que elegir entre dejar que el conocimiento fuera arrastrado por el flujo del tiempo o aferrarse firmemente a él para salvarlo de tan cruel destino, y preservarlo para la siguiente persona.

«Quiero absolutamente aprenderlos! Ha sido mi sueño desde siempre!» — respondió sin dudar. Debía de llevar mucho tiempo pensando en ello. Parecía que tenía una admiración por sus padres, que se había hecho más fuerte después de su muerte — «Quiero hacerlo; quiero intentar ser apicultora, como mi padre y mi madre.»

Bienvenida, compañera soñadora. Y gracias. Ofrecí una oración de gratitud a Lady Tanya y a sus antepasados. Su larga lucha había sido finalmente recompensada; su conocimiento — que estaba a punto de desaparecer — había encontrado un heredero.

«Esto significa que estamos a punto de ponernos a trabajar!» — y justo cuando estamos a punto de entrar en la importante temporada de cosecha de otoño también!

Sin embargo, si nos preparábamos lo más rápido posible, era posible ultimar todo para la próxima primavera. Como de todos modos necesitábamos una pequeña prueba, no era necesario que fuera impecable, siempre que fuera rápido. Hecho era mejor que perfecto.

«Si no te importa, me gustaría tomar prestado este libro. Ya que es tu preciado tesoro familiar, lo guardaría y lo leería en la iglesia.»

«Uhm… Si vas a cuidar bien el libro, no me importa.»

«Por supuesto! Me aseguraré personalmente de que cualquiera que maneje este libro con demasiada brusquedad acabe teniendo una muerte horrible!»

Por ejemplo, podría utilizarlos como sujetos de prueba para una de las muchas recetas de veneno que he desarrollado en mis intentos de crear un veneno para ratas eficaz. Sé cuánto mata a mis cobayas, pero hasta ahora no he intentado ningún experimento con humanos. Espero que alguna de las recetas sea mortal. Según mi libro de referencia, algunas de ellas tienen el potencial de ser sustitutos de la anestesia o de los fármacos cardiotónicos, así que puedo intentar alargar su sufrimiento el mayor tiempo posible.

Mientras pensaba apasionadamente en la mejor manera de administrar justicia a tan abominables criminales, Lady Maika y Lady Tanya me miraron con una ligera expresión de miedo en los ojos. Por favor, estén tranquilas; no soy un mal tipo.

▼▼▼▼

Mientras conservaba algo de temor en su rostro, Lady Tanya me entregó con gusto el libro. Me moría de ganas de enseñárselo al padre Folke. Estaba muy dañado, pero esperaba que, como bibliotecario de formación, fuera capaz de arreglarlo o, al menos, de evitar un mayor deterioro.

Quise correr hacia la iglesia, pero como Lady Maika estaba a mi lado, me esforcé por caminar despacio.

«Maika, ¿Podrías transmitir un mensaje a tu madre de mi parte?»

Cuando le hice esta pregunta, su cara se iluminó — «Claro, no hay problema!»

«¿Puedes decirle que podremos empezar la apicultura y que Tanya se encargará de ello? Sólo esas dos cosas. Probablemente tendremos que tener una reunión dentro de unos días.»

«De acuerdo, entendido. ¿Puedo leer también este libro?»

«Por supuesto! Puede que haya algunos pasajes difíciles, pero si consigues superarlos, tu lectura mejorará mucho rápidamente. Estoy seguro de que lo disfrutarás.» — estaba deseando compartir con ella estos maravillosos conocimientos.

Miré a Lady Maika con una gran sonrisa en la cara y ella me correspondió con una sonrisa ligeramente avergonzada. Era bueno tener amigos; me hacía sentirme bien por dentro.

De repente, otra voz interrumpió este ambiente tranquilo.

«Hey, Ash!»

La voz disgustada pertenecía al hermano de Lady Tanya, Jigil, que era dos años mayor que yo. Había sido uno de los miembros de mi grupo cuando tuve el accidente en el bosque.

Lo acompañaban el segundo miembro de aquel grupo y otro chico que a menudo salía con ellos. Todos ellos eran niños muy animados a los que les encantaba jugar en la tierra y siempre acababan siendo regañados en casa.

«¿Qué pasa?»

«Ven aquí un momento.»

Me pregunté si excepcionalmente quería que jugara con ellos. Sin embargo, a juzgar por su mirada enfadada y la actitud poco amistosa de los otros chicos que estaban detrás de él, parecía un juego muy duro.

Ya lo había experimentado en primavera, durante la búsqueda de alimentos, pero parecía que los niños de esta aldea, o más concretamente los chicos, me odiaban.

«Me temo que tengo que llevar este importante libro a la iglesia. Pero, por favor, invítame de nuevo en otra ocasión.» — me negué cortésmente. No tenía tiempo para lidiar con matones en este mundo.

«¿Tienes miedo?»

«Sí, lo tengo.» — en respuesta a su descarada provocación, reconocí mi miedo con una sonrisa.

No quería hacerme daño innecesariamente en una aldea sin médicos. Incluso un leve rasguño podría resultar fatal aquí por culpa del tétano. Sin embargo, no tenía demasiado miedo del propio Jigil.

Parecía que había adivinado mis pensamientos internos, ya que vi que su rostro se puso rápidamente rojo de ira.

«Vámonos, Maika. No quiero dejar este libro al aire libre durante mucho tiempo.»

«Ash, cobarde! No huyas!» — mientras Jigil gritaba con rabia, sus amigos se unieron unánimemente.

Me lanzaban encantadores insultos como ‘debilucho’ y ‘perdedor’, pero mi espíritu no se iba a quebrar tan fácilmente — a lo sumo, tenía algunas pequeñas grietas.

Antes de encontrarme respondiendo a ellos, les di la espalda y seguí adelante. Tampoco quería que Lady Maika llegara tarde, pero cuando la miré, estaba enfurruñada y parecía más molesta por los insultos que yo. Era bonita, pero no estaba seguro de que ese comportamiento fuera propio de la hija del jefe de la aldea.

«¿Vas a dejar que te insulten así? Sé que, si te pones serio, podrías darles una paliza.»

Teniendo en cuenta que me superaban en número, no confiaba en que hubiera ganado en una pelea a puñetazos. Ni siquiera confiaba en poder haberme enfrentado a Jigil por mí mismo, ya que dos años de diferencia significaban mucho a esta edad.

Mientras Lady Maika me susurraba sus quejas al oído, sus gritos parecían empeorar. Al mismo tiempo, su rostro se volvió más sombrío.

«Les voy a enseñar una lección!» — gritó.

«Solo ignóralos, Maika.»

Si hubiera sido posible calmar a los humanos con una simple frase como esa, seguramente habrían sido criaturas mucho más nobles y avanzadas. Al parecer, mi intento había hecho que ella también se enfadara conmigo, así que intenté calmar la situación con una sonrisa forzada.

«Tú también eres linda cuando te enfadas, pero te prefiero cuando sonríes.» — así que, por favor, apresurémonos a ir a la iglesia.

Cuando la cogí de la mano y tiré de ella hacia mí, su cara — y por alguna razón la de Jigil — se puso muy roja. Esa reacción fue un poco inesperada, pero como ella se había calmado, caminé enérgicamente con ella de la mano hacia la iglesia. La situación no se había resuelto, pero al menos no había incurrido en ningún comportamiento estúpido mientras sostenía el libro raro.

Pero, por desgracia, parecía que había hablado demasiado pronto.

Al sentir un movimiento a mis espaldas, me giré para ver a Jigil recogiendo una pequeña piedra. Reflexioné brevemente sobre el significado de sus movimientos y llegué a una conclusión que me produjo escalofríos — se trataba nada menos que de un intento de asesinato.

Inmediatamente hice que Lady Maika se aferrara al libro y me puse delante de ella como escudo.

«Espero que no tengas intención de lanzar esa piedra.»

«¿Tienes algún problema con eso?»

Obviamente, sí.

No sabía por qué me odiaba tanto, pero no iba a perdonarle que acabara dañando el libro. En el peor de los casos, tendría que hacer que Lady Maika protegiera el libro con su vida.

Sin embargo, quería evitar ese escenario, así que traté de calmarlo — «Te lo advierto: si vas a usar esa piedra, lo consideraré una declaración de guerra sin restricciones y me defenderé con cualquier arma a mi disposición!»

Intenté sonar lo más duro posible en un intento de que me reconociera como un enemigo imbatible.

«Me repetiré: Me defenderé con cualquier medio posible. Utilizaré lanzas, trampas e incluso veneno. Seguiré luchando contra ti de todas las formas imaginables durante los próximos años o décadas. Si vas a lanzar esa piedra ahora, nunca te lo perdonaré.»

Mientras hablaba de mis medios de ataque, Jigil se estremeció. Tal vez recordaba que yo estaba aprendiendo los caminos del cazador. Me quedé mirándolo un rato para asegurarme de que no hacía ningún movimiento extraño antes de volver a darle la espalda.

Estaba seguro de que en algún momento habría acabado huyendo, pero antes rompí nuestro concurso de miradas porque no podía ser molestado mucho más tiempo. Sobre todo, quería llevar el libro al interior lo antes posible.

De camino a la iglesia, sostuve la mano de Lady Maika, que se había congelado.

«Gracias, Ash… por protegerme allí.» — murmuró mientras miraba hacia otro lado.

«Sólo hice lo que cualquiera hubiera hecho.»

El libro de apicultura es un recurso precioso, después de todo.

▼▼▼▼

—Perspectiva de Maika—

Ash había estado increíble hoy! Siempre fue increíble, pero me mostró una faceta suya que no había visto antes.

Para empezar, no sabía que pudiera emocionarse tanto. Cuando le pidió a Tanya que le enseñara el libro, expresó un egoísmo como el que cabría esperar de un chico de su edad. Aunque seguía utilizando las mismas palabras difíciles de siempre.

Parecía que Ash presionaba hasta salirse con la suya una vez que estaba absorto en algo. Tenía la misma intensidad que el río de nuestra aldea cuando se desbordaba por las fuertes lluvias; todos sabían que era inútil intentar detener una fuerza así.

Me pregunté si también iba a ir a por mí de esa manera una vez que consiguiera gustarle. Eso esperaba. Me emocionaba sólo de pensarlo.

Sin embargo, no debería haber dirigido esa energía hacia Tanya; no es bueno querer visitar de repente la casa de una chica. A mí tampoco me habría importado… aunque probablemente habría necesitado limpiar un poco.

Pero entonces, había sido aún más sorprendente cuando Ash se enfadó! Cuando Jigil intentó lanzarnos una piedra, Ash se volvió contra él con mucha rabia. Había visto cómo lo intimidaban antes, pero no recordaba haberlo visto responder así. Se había puesto furioso.

Siempre había pensado que mi madre era la que más miedo daba cuando se enfadaba, pero puede que Ash diera aún más miedo. Y en su enfado, se había puesto delante de mí. Me había dado el precioso libro que le había prestado Tanya para protegerme de la piedra. Aunque era más bajo que yo, mirar su espalda en ese momento lo hacía parecer muy fiable; me sentía como una princesa protegida por su caballero.

Cuando volví a casa, mi madre me preguntó cómo habían ido las cosas con Ash, así que se lo conté todo con alegría. Sin embargo, por alguna razón, se centró en Jigil y sus amigos en lugar de en lo genial que había sido Ash.

«¿Por qué preguntas por Jigil y sus amigos? Siempre son así.»

Parecía que odiaban a Ash. Siempre lo intimidaban, pero él nunca respondía porque era muy maduro.

«Maika, por favor, escúchame.»

«¿Qué pasa?»

¿Por qué estaba tan seria?

«¿Aún te gusta Ash?»

No me preguntes algo que me hace sonrojar de repente! Estaba avergonzada, pero ella no parecía estar burlándose de mí; tenía una mirada seria en su rostro.

«Sí, todavía… o quizás incluso…» — creo que cada vez que nos encontramos me gusta más.

«No tienes que decir nada más.» — no conseguí que las palabras salieran bien, pero mi madre era avispada y sabía lo que estaba pensando — «Déjame decirte entonces lo que creo que tienes que hacer para poder estar al lado de Ash.»

«¿Estar al lado de Ash? ¿Quieres decir como su esposa?»

«Hay una buena posibilidad de que eso ocurra. Cuando hablé anteriormente contigo, yo misma no estaba segura de qué hacer, pero ahora sé una cosa que tienes que hacer con seguridad.» — eso sonaba importante. Me enderezó en preparación para su consejo — «Creo que habrá muchas más personas como Jigil que aparezcan frente a Ash en el futuro.»

¿En serio? Instintivamente fruncí el ceño.

Al final, Ash los había espantado, pero antes, Jigil había intentado lanzar una piedra, y él y sus amigos le dijeron muchas cosas horribles a Ash, a quien no le había importado en absoluto. Sabía que estaba equivocado, pero me molestaba tanto que me había enfadado en su lugar.

«Como sabes, Ash es increíble — incluso yo estoy sorprendida. Y estoy segura de que hará muchas más cosas sorprendentes.»

Aunque lo estaba elogiando, su expresión parecía un poco aterradora — sentí un cosquilleo en la espalda. Esperaba que me dijera que no me emocionara demasiado, como solía hacer.

«Mucha gente centrará su atención en alguien tan increíble como Ash. Desgraciadamente, no todos lo apoyarán como tú y yo. Muchos serán como Jigil; no les gustará.»

¿Por qué no pueden apoyarlo todos? Ese fue mi pensamiento reflexivo, pero rápidamente me di cuenta de que lo más probable es que las cosas fueran como mi madre había dicho. Me sentí triste. Como hija del jefe de la aldea, sabía lo que se siente al ser el centro de atención como alguien privilegiado.

«Creo que entiendo…» — dije.

«Como madre, lamento tener que hacerte ver esto.» — tenía una expresión melancólica que rápidamente se convirtió en su habitual mirada feroz — «Pero al mismo tiempo, el hecho de que tengas suficiente experiencia para llegar a esta comprensión significa que tienes el potencial para estar al lado de Ash.»

Espero que eso sea cierto.

«Maika, tienes que reunir a toda la gente que apoya a Ash y asegurarte de repeler a todos los demás.»

¿Repelerlos? ¿Quiere decir…? — «¿Con una espada?»

«Lo siento. No quise decir que lo hicieras a la manera de tu padre. ¿Sabes cómo mantenemos las cosas perecederas separadas en el almacén? Me refería a eso.» — repelerlos con una espada habría sido mucho más rápido, pero aparentemente eso no era posible — «De todos modos, necesitas proteger y apoyar a Ash, para que pueda perseguir sus pasiones!»

«¿Necesito protegerlo?»

¿Necesito proteger a Ash, que es más maduro y confiable que yo?

«Puede ser difícil ahora, pero llegará el momento en que necesite a alguien que lo cuide. Y esa persona se convertirá en la más cercana a él.»

Yo no lo veía así, pero hasta ahora, mi madre casi siempre había tenido razón.

«Si tú lo dices…»

«Me gustaría poder hacerlo por ti. Hmm… ¿Me pregunto si debería intentarlo?»

«No! Quédate atrás!» — lo haré yo misma! No voy a dejar que la persona que le ro— quiero decir, que casi le roba el corazón se acerque a él. Protegeré a Ash! De mi madre!

Mientras la amenazaba levantando mis dos manos, mi madre respondió con una ligera sonrisa. No me lo esperaba. Al principio, pensé que iba a burlarse de mí otra vez, pero hablaba en serio.

«Sí, por favor, cuida de Ash. Te enseñaré todo lo que sé sobre cómo proteger a alguien.»

«…Gracias.» — no supe qué pasó, pero le di las gracias.

Mi madre me dio unas suaves palmaditas en la cabeza. Parece que quiere que dé lo mejor de mí.

En efecto, parecía que tenía mucho trabajo por delante. Esto significaba proteger al mismo Ash que había presionado a Tanya por el libro hoy, con la fuerza de un río desbordado por una fuerte lluvia. Sentí que un escalofrío me recorría la columna vertebral. Daré lo mejor de mí… pero me pregunto si podré hacer un buen trabajo.

«Espera, pero eso significa que tendría que hacer el papel del caballero de los cuentos de hadas! Preferiría ser la princesa.»

Quería sentirme como en aquel momento, cuando Ash se puso delante de mí hoy.

Mi madre empezó a reírse y rompió el ambiente serio cuando me oyó quejarme — «¿No puedes pedirle que te trate como una princesa después de casarte?»

«…Tienes razón.»

Una vez más, me di cuenta de lo inteligente que era mi madre.

▼▼▼▼

—Perspectiva de Ash—

Varios días después, me reuní con la señora Yuika y decidimos hacer una fase de prueba para la apicultura en la próxima primavera.

Fue a pequeña escala — los miembros implicados fueron Lady Tanya como apicultora propiamente dicha, yo como asesor y la señora Yuika, que aportó la financiación. Lady Maika también se ofreció a ayudar, lo que todos acogimos con gusto.

Como resultado, Lady Tanya también se unió a nuestro grupo de estudio en la iglesia. No iba a aprender a leer y escribir, pero tenía que recordar y comprender toda la información sobre apicultura de su libro para la próxima primavera.

No obstante, le enseñé algo de lectura y escritura, así como de matemáticas, ya que pensé que no hacía ningún daño. Como tenía cierta experiencia observando a su padre, comprendió rápidamente las técnicas del libro. Era reconfortante ver cómo asentía con la cabeza cada vez que se enteraba de un nuevo aspecto del trabajo de sus padres.

«Hmm… Mi padre me dejó algunas herramientas sencillas que podríamos reutilizar después de algunas reparaciones.»

«Estoy seguro de que la señora Yuika lo agradecerá. ¿Puedes comprobar lo que tenemos para la próxima vez? El resto podemos comprárselo al señor Quid.»

«Eso nos deja con la cuestión de dónde poner la caja de la colmena.» — Lady Tanya inclinó la cabeza con una mirada ligeramente preocupada.

Parecía que su padre había colocado las cajas por su cuenta, y ni ella ni su madre habían recibido ese conocimiento. Como las abejas melíferas operaban en un amplio radio de acción, no importaba realmente dónde colocaras la colmena si tu único propósito era recoger miel. Sin embargo, si se pretendía obtener miel de alta calidad en grandes cantidades, había que seleccionar el lugar con cuidado. Según el libro, también era normal cambiar de ubicación cada temporada.

«El mejor lugar sería cerca de los campos.»

Mientras murmuraba, Lady Tanya, frente a mí, estuvo de acuerdo enseguida. Lady Maika, a mi lado, se lo pensó un rato antes de convencerse también. Era la prueba de que ambas comprendían el contenido del libro.

En cuanto al permiso, estaba bastante garantizado que podíamos colocar una caja cerca de los campos, ya que los agricultores siempre daban la bienvenida a las abejas, que polinizaban sus cultivos. Rezaban con entusiasmo para que aumentara la cosecha de hortalizas de verano, así como de fresas silvestres, que crecían en las afueras.

«Y supongo que dentro del bosque.» — añadí.

«Sí, eso sería ideal. Mi padre solía entrar en el bosque cada temporada para reponer la caja, pero como es peligroso, mi madre nunca lo hacía, y tampoco me dejaba hacerlo a mí.»

Desde el verano, había empezado a entrar regularmente en el bosque con Ban, y era más difícil de lo que esperaba. Como no entraban humanos en absoluto, sólo había senderos de animales, muchos de los cuales ni siquiera se podían utilizar. La espesa vegetación y las lianas no daban ninguna pista; al contrario, a menudo obstruían el camino. Por mucho que resbalara, nunca me acostumbré a esa sensación de que una planta me tocara y me diera escalofríos.

«Si nos limitamos a la aldea, en efecto, sólo podemos llevarla a cabo a pequeña escala. Probablemente por eso tu padre estaba preparado para entrar en el peligroso bosque.»

«Sí, yo también lo creo.»

«Preguntaré a Ban, nuestro experto en bosques. Puede que él conozca un lugar que sea comparativamente seguro y que se pueda utilizar para la apicultura.»

Parecía que entre los lugares que aún no me había mostrado, había un lugar donde crecían diferentes frutas. Parecía un entorno adecuado para las abejas. También había un lugar que se convertía en un campo de flores según la temporada. Una vez lo visité yo mismo y quedé asombrado por su increíble belleza al verlo por primera vez.

Sin embargo, no quería colocar allí la colmena. Aunque las flores parecían bonitas, también eran portadoras de un veneno que se utilizaba a menudo para la caza; no quería que nadie recogiera miel en ese lugar.

«Me reuní con Ban anteayer, así que hoy…» — intentaba recordar su horario de caza para determinar si estaba o no en la aldea hoy cuando Lady Tanya me miró con nostalgia — «¿Qué pasa, Tanya?»

«Estás muy cerca del hermano Ban, ¿Verdad?»

«Sí, él está cuidando de mí… Espera, ¿Acabas de decir ‘hermano Ban’?»

Nunca había oído al cazador silencioso hablar de una hermana, ni había escuchado ningún rumor al respecto.

«Oh, no; no somos parientes. Es sólo que él solía visitar nuestra casa a menudo cuando yo era una niña.»

Su rostro se había puesto tan rojo como una manzana madura. Era la primera vez que veía esta encantadora expresión suya. Me di cuenta de que Lady Maika tenía la boca abierta, como si también hubiera despertado su interés.

«¿No estás de acuerdo en que es conveniente, Maika?»

«Sí! Es una suerte!»

En momentos como éste, en el que ella estaba de acuerdo conmigo de todo corazón, sentí que nos habíamos acercado mucho en el último año.

«Espera! No somos parientes!»

«Lo sé, lo sé.» — cualquiera habría estado de acuerdo con una joven tan linda como ella; su vergüenza la hacía sólo más adorable — «Pero conoces a Ban desde hace mucho tiempo, ¿Verdad?»

«Supongo que sí. Pero más bien nuestros padres eran colegas, ya que ambos iban a menudo al bosque y Ban era el hijo del cazador.»

«Ah, ya veo. Sus padres estaban conectados a través de su trabajo, lo que los llevó al bosque. En ese caso, es posible que Ban aún conozca los lugares donde tu padre colocaba las colmenas.»

«¿Eso crees?»

Había muchas cosas que considerar, y tenía muchas preguntas que hacerle a Ban la próxima vez que lo viera.

«Le preguntaré cuando esté disponible. Parece que será una reunión larga.»

Envié una mirada hacia la veloz Lady Maika, que estuvo de acuerdo — «Sí, parece que tenemos muchas cosas de las que hablar. Le pediré consejo a mi madre también, así podremos decidir cómo discutir las cosas.»

A Lady Maika no se le daba muy bien fingir. Como hija del jefe de la aldea, la habilidad para expresarse adecuadamente con palabras y gestos parecía importante — por lo que debía informar a su madre.

Recientemente, la astuta y bella señora Yuika me había preguntado por el comportamiento de su hija. Sin embargo, no sólo me preguntaba por sus estudios, sino también por su comportamiento y sus gestos, seguramente para prepararla para las fiestas de la alta sociedad de la ciudad. Me dijo que debía informar de cualquier cosa que me llamara la atención. Desde entonces, he prestado mucha atención a las acciones de Lady Maika. Si ella fuera a tener éxito en la socialización en la ciudad, estaba seguro de que también tendría un efecto positivo en esta aldea.

Dejando a un lado las habilidades sociales de Lady Maika, unos días más tarde entregó un mensaje de su madre que decía — «Las negociaciones se llevan a cabo mejor en un entorno cómodo mientras se come. ¿Qué tal si cenas con Ban y Tanya mientras recuerdas el pasado?»

Lady Tanya no se inmutó al escuchar ese mensaje. Parecía inquieta, pero nos mostró una brillante sonrisa rebosante de felicidad.

▼▼▼▼

Cuando le expliqué la situación a Ban, me pidió que lo acompañara en una cacería. Estaba ocupado, y para poder reservar algo de tiempo para una discusión, tuvo que apretar su agenda dentro del bosque. No era imposible hacerlo solo, pero quería que le ayudara.

No pude negarme. Era lo mejor para nuestra empresa apícola, pero también para la pura Lady Tanya. Y por supuesto, también quería ayudar a Ban, que seguía soltero a pesar de ser un hombre tan bueno. Era un poco egoísta de mi parte, pero deseaba que él contribuyera al crecimiento demográfico de la aldea.

«Gracias por venir.» — por la noche, sentados alrededor de la hoguera, el cazador silencioso empezó a hablar. Este era mi momento favorito — «Conseguimos una gran presa con el ciervo cayendo en la trampa.» — añadió.

Nuestra cena consistió en un guiso de sangre con vísceras de ciervo, aromatizado con plantas silvestres de principios de otoño. Era un plato abundante de cazador en el que se cocinaban los órganos del ciervo con la sangre de la presa — era extremadamente delicioso.

A algunas personas les habría dado asco el mero olor, pero yo era adicto a su rico sabor. En el momento en que me lo metía en la boca, sentía que la comida se unía a mi cuerpo. Era un placer muy satisfactorio consumir por completo la vida de otro ser vivo.

«Para mí, un ciervo es demasiado…» — comenzó el cazador.

«Es demasiado para comer, ¿Verdad? Imagino que te habrías comido un lobo, o tal vez un jabalí, como el que atrapamos ayer.»

No habíamos atrapado al jabalí en una trampa, sino que habíamos seguido sus huellas y lo habíamos rematado con una lanza. No era muy grande, pero sí extraordinariamente feroz, y su embestida había sido un espectáculo impresionante. Sin las precisas enseñanzas de Ban, no habría sido capaz de matar al jabalí con una lanza.

Anoche terminamos comiendo sus órganos. Sin embargo, como la lanza estaba cubierta de veneno, no pudimos usar la sangre, y sólo fue posible comer los órganos una vez que estuvieron bien cocidos.

El veneno de Ban se neutralizaba una vez que se calentaba. Como no había tenido experiencia con el veneno en mi vida pasada, no estaba del todo seguro, pero supuse que era un tipo de acónito.

«Me alegro de haberte ayudado y de que seas un gran cazador.»

Mientras insinuaba descaradamente que disfrutaba mucho comiendo tanta carne, Ban me dio una palmadita en la cabeza. Ya no estaba en una edad mental en la que me gustara que me dieran palmaditas en la cabeza, pero me alegraba recibir elogios de alguien a quien admiraba. Durante la caza, era un superior de confianza, después de todo.

«Tanya…» — murmuró.

«Sí, ¿Qué pasa con ella?»

Me había acostumbrado a su forma de hablar. La mayoría de las veces, Ban no terminaba sus frases, así que tenía que hacer un esfuerzo para sacarle el resto.

«…Quiere miel.»

«¿Te refieres a la apicultura? La familia de Tanya tenía un libro maravilloso que nos permitirá revivir la apicultura en esta aldea. Ah, y ella también quiere convertirse en apicultora. Creo que desde pequeña se sintió orgullosa del trabajo de sus padres. Además, también tenemos el apoyo del jefe, ya que es una ocupación muy importante para la aldea.»

Estuve hablando mientras comprobaba las reacciones de Ban, y como parecía que quería escuchar más, seguí hablando solo. Aunque era un buen oyente, era raro que Ban pidiera información.

«Ash.»

«¿Sí?»

«Gracias.» — el huraño Ban habló con una expresión contundente, pero con una voz amable.

A partir de este intercambio, finalmente entendí por qué había estado soltero durante tanto tiempo. Si mi corazonada era correcta, debía sentirse avergonzado.

Lady Tanya no se dedicaba a la apicultura en el bosque y trabajaba principalmente en el campo. Por otro lado, Ban pasaba la mayor parte del día en el bosque y no sabía nada del trabajo en el campo. Aunque se cayeran bien, no habría habido muchas oportunidades para que Lady Tanya se relacionara con este pobre hablador. La noticia de que se había ofrecido como voluntaria para ser apicultora fue una oportunidad para que ambos se reconectaran.

«Me alegro de poder ser de alguna ayuda, por pequeña que sea.»

Tenía que informar de esto a la señora Yuika en cuanto volviera — íbamos a producir un nuevo matrimonio. Mi objetivo actual era mejorar la productividad de esta aldea para que nuestras vidas mejoraran. A su vez, con el aumento del nivel de vida crecería la población, lo que llevaría a un aumento de la mano de obra y, de nuevo, a un aumento de la productividad. Era una parte importante del plan para realizar mi sueño. Pero incluso dejando todo eso de lado, me alegraba poder apoyar a ambos.

«Apuesto a que no puedes esperar para hablar con ella.»

Ban estaba ligeramente nervioso mientras se rascaba la cabeza.

«Todo va a salir bien. Para Tanya, eres un colaborador importante que tiene un profundo conocimiento del bosque; son los socios perfectos para trabajar juntos. Esto es una cooperación predestinada.» — y como sabía cómo se sentía Lady Tanya, añadí lo siguiente — «Además, Tanya tiene miedo de entrar sola en el bosque. Incluso la señora Yuika ha dicho que quiere que acompañes a Tanya siempre que sea posible. Queremos garantizar el mejor entorno para el negocio de la apicultura; es una parte esencial del desarrollo de la aldea.»

Todavía no había hablado con la señora Yuika sobre esto, pero iba a sacarlo a colación en un futuro próximo. Ban y Lady Tanya estaban hechos el uno para el otro, así que quería que acabaran juntos lo antes posible.

▼▼▼▼

La primera reunión formal de matrimonio — es decir, la reunión para discutir la cooperativa apícola entre Ban y Lady Tanya — tuvo lugar en la casa del jefe de la aldea. A un lado de la mesa estaban Ban y su intérprete, yo, y al otro lado estaban Lady Tanya y su partidaria, Lady Maika. La líder de la reunión era la experimentada señora Yuika.

Jigil no estaba presente. Lady Tanya había hablado con él sobre la reapertura de su negocio de apicultura, pero él estaba pasando por una fase de rebeldía y dio una respuesta negativa. En esta fase, su ausencia no supuso ningún problema. Una vez que entramos en la fase de producción, esperaba que colaborara como trabajador.

«Vamos, Tanya, tienes que preguntar primero.» — Lady Maika susurraba a la nerviosa Lady Tanya, cuyos hombros se habían puesto rígidos.

«Uhm… sí… así que… ha pasado mucho tiempo, hermano Ban.»

«Desde anteayer.»

«Ah, sí, claro.»

Eso no era mucho tiempo en absoluto, pero en una aldea pequeña como esta, estaban obligados a encontrarse. Más aun considerando que a Ban le gustaba ella.

Esto era malo. Lady Tanya, que se había metido en un lío, no sabía qué decir a continuación. Para Ban, no había tenido ninguna esperanza desde el principio.

Por lo tanto, intervine para mantener la conversación en movimiento — «Pero imagino que debe haber pasado un tiempo desde la última vez que pudieron hablar en un ambiente relajado como éste.»

«Sí, es cierto.»

Ban se limitó a asentir tras la afirmación de Lady Tanya.

«Entonces, ¿Ambos son conocidos desde pequeños?»

«Sí, nuestros padres hablaban a menudo entre ellos.» — dijo ella.

«Jugábamos mucho.»

Lady Tanya se estremeció ante las palabras de Ban; parecía feliz de oírlo compartir sus recuerdos.

«Es bonito ver cómo viejos conocidos unen sus fuerzas para ayudar a la aldea después de haber crecido — es una relación maravillosa. ¿No lo crees tú también, Maika?»

«Si! Es maravilloso! Incluso estoy un poco celosa de ellos.»

Parecía que, aunque Lady Maika había intentado animar a los dos jóvenes tortolitos, ahora se sentía avergonzada por sus propias palabras. Su rostro se puso rojo.

No sé si mis palabras le habían dado un empujón o si ella misma había encontrado una nueva determinación, pero Lady Tanya levantó de repente la vista y miró a Ban.

«Hermano Ban! Estoy muy agradecida de que siempre me hayas cuidado tan bien. Y me da un poco de vergüenza pedirte más, pero…»

Ban escuchaba atentamente su desesperada súplica. El silencioso cazador respondió con breves asentimientos mientras la miraba directamente a los ojos.

«Quiero intentar convertirme en apicultora como mi padre y mi madre! ¿Podrías por favor ayudarme?»

«Claro.»

Lady Maika parecía un poco preocupada, ya que la breve respuesta de Ban probablemente sonaba fría para alguien que no estaba acostumbrado a su forma de hablar. Sin embargo, su expresión de preocupación dio paso a una mirada de sorpresa cuando él continuó con un discurso inusualmente largo. Ni siquiera yo lo había oído hablar tanto de una vez.

«Recuerdo dónde solía colocar tu padre las colmenas. También hay otros buenos lugares en el bosque. Tendrá que ser cuando esté libre o como un desvío mientras salgo de caza, pero te ayudaré con gusto, si es lo que quieres.»

«Gracias! Muchas gracias, hermano Ban! Yo…»

«No tienes que agradecerme.» — Ban acarició suavemente la cabeza de Lady Tanya. A ella le invadió la emoción y se tapó la boca — «Sólo quiero ayudarte.»

Al verlos interactuar, hice una señal a Lady Maika y a su madre — los tres habíamos llegado a la conclusión de que era hora de dejar a los dos tortolitos solos.

«Iremos a preparar la comida.» — pronunció la señora Yuika con voz tranquila antes de que todos nos levantáramos y saliéramos rápidamente de la habitación.

Era extremadamente incómodo ser una tercera rueda. El fuerte afecto que se tenían llenaba la habitación y ejercía una presión osmótica sobre nuestras mentes hasta el punto de que casi nos convertíamos en pescado seco. Aunque llevaba poco tiempo allí, estaba mentalmente agotado.

Por otro lado, como persona casada, la señora Yuika parecía no estar afectada mientras reía alegremente — «Hehe, me alegro de que haya salido bien.»

«En efecto. Pero es extraño cómo una ocasión tan trivial llevó a un impulso tan grande.»

Era aún más extraño que no hubiera pasado nada hasta ahora.

«Bueno, así son las cosas. Las emociones se mueven fácilmente hacia arriba y hacia abajo con un gesto o una palabra casual. ¿No es así, Maika?»

«¿Qué? ¿Yo? Uhm… Sí, supongo que sí.» — ¿Oh? Lady Maika se sonrojó mientras estaba de acuerdo con su madre.

Aunque era joven, seguía siendo una chica, después de todo. Parecía que ella también tenía alguna experiencia romántica. Era reconfortante observar a una chica de su edad. Aunque, físicamente hablando, tenía la misma edad en este mundo.

«Maika, ¿Podrías ayudarme a preparar la comida? Ash, puedes descansar. Y dejemos a esos dos solos y comamos entre nosotros aquí por separado.»

«Con mucho gusto.» — acepté.

Era un honor que me trataran como si fuera parte de la familia en la casa del jefe de la aldea. Aunque puede que sólo fuera una cuestión de conveniencia para dar a esos dos tórtolos espacio para ellos mismos, se sentía como una cordial bienvenida.

¿Te gusta? Apóyanos en Patreon!