Chounin A C10

Modo Noche

Capítulo 10: Aldeano A se encuentra con alguien poco fiable en el Valle de los Dragones Voladores.

Salgo del carruaje y observo los alrededores. Por fin había llegado a Frissen, la aldea más cercana al Valle de los Dragones Voladores. Este lugar, irónicamente, no estaba habitado por dragones, sino por wyverns.

Para ser precisos, los wyverns no son dragones, pero lo parecen, y por eso lo llamaban el Valle de los Dragones Voladores.

Y la razón por la que vine aquí fue, por supuesto, para llegar al Templo del Viento y obtener el [Libro del Dios del Viento] que se suponía que estaba consagrado allí.

Y la estrategia era también, por supuesto, usar [Ocultamiento] y colarse como siempre. Esto es lo que conocen como ‘lo simple es lo mejor’.

Quiero decir ‘hey, ha funcionado hasta ahora’.

En el juego, podías venir aquí en el verano de tu segundo año para intentar hacerlo. Pero recuerdo claramente que la dificultad aquí era increíblemente alta, y algunos de los eventos eran claramente de mal gusto.

El evento era así: Primero tenías que entrar en el valle y matar a más de 100 wyverns, y luego tenías que derrotar al Lord wyvern negro que los lideraba para llegar a la entrada del templo.

Después de un rápido segmento de diálogo, entrarías en el templo donde encontrarías el nido del Lord wyvern.

En el nido, había un Lord wyvern blanco con una cinta alrededor de la cola y sus hijos. Entonces se revela que eran la mujer y los hijos del Lord wyvern al que acababas de derrotar, por lo que se acercan a ti furiosos porque acabas de matar a su marido y a su padre.

Amy intenta persuadirlos, pero, naturalmente, fracasa y entonces se pasa al segmento de la batalla. Tras derrotar al Lord wyvern blanco y a sus hijos, finalmente consigue el [Libro del Dios del Viento].

Amy lamenta no haber podido convencer al Lord wyvern blanco, pero mientras hace esto, el tipo con el que pretendías salir la consuela y comparten un momento juntos y aumentan su afecto.

Para ser sincero, teniendo en cuenta que acaban de entrar en el nido del Lord wyvern negro, lo han matado a él y a su familia, y les han robado sus cosas, creo que ha sido un completo robo. E incluso en el mundo real, mientras miraba algunos foros sobre esto, no creo que fuera el único que pensara que la persuasión de Amy era hueca y poco sincera.

Ahora, dejando de lado el juego, me puse en marcha con una semana de comida. Son dos días para ir en un sentido desde Frissen hasta el Valle de los Dragones Voladores por un camino de montaña, pero decidí llevar un poco más por si acaso. Pero si no podía llegar al valle en dos días, decidí dar la vuelta.

No había ninguna razón para forzarme todavía.

Así que utilicé [Ocultamiento] como siempre para continuar por el camino de la montaña. En la capital real no sólo están los conocidos conejos cornudos, sino también feroces demonios como la Gran Boa, el Ciervo de Sangre y el Gran Oso.

Siento cierta curiosidad por ellos, pero quiero evitar batallas innecesarias. Apuntando a la montaña a la que me dirigía, procedí con cuidado para no cancelar repentinamente [Ocultamiento].

Y al atardecer del segundo día después de salir de Frissen, llegué al Valle de los Dragones Voladores.

En efecto, era un espectáculo digno de ver. Había enormes lagartos alados en el cielo. Si los viera sin ningún conocimiento previo, seguro que pensaría que también eran dragones. Pero en realidad, eran una especie de subdragón que no era tan fuerte como los verdaderos dragones. La diferencia entre una especie de dragón y una especie de subdragón es simple: una especie de dragón tiene un ataque de aliento y rugido, mientras que una especie de subdragón no. He oído que la diferencia entre tener un ataque de aliento de largo alcance y un rugido que otorga un debuff sustancial, era bastante grande, y la dificultad de derrotarlos es completamente diferente.

Bueno, como ya estaba oscureciendo, no iba a entrar en el valle hoy y me prepare para acampar. E incluso en este campamento, la habilidad [Alquimia] está jugando un gran papel.

En el juego, se utiliza principalmente para hacer armas y armaduras, pociones, y para fortalecer las armas utilizando piedras mágicas. Sin embargo, hacia el final del juego, se puede utilizar como una habilidad de gran alcance para construir carruajes y grandes fortalezas. Incluso podías fabricar una herramienta mágica para debilitar temporalmente a Anastasia, que había caído en la oscuridad como jefe final del juego.

Ahora, la capacidad de construir enormes fortalezas significa que es fácil construir pequeños campamentos a medias. Puedo cavar en el suelo a la sombra de los árboles para no molestar a los wyverns y hacer un techo con tierra.

Lo único que tuve que hacer fue perforar un agujero en el suelo para evitar que me asfixiara, hacer un lugar para el fuego, construir una chimenea para dejar salir el humo y el dióxido de carbono, y ya está.

De esta manera, no me atacarían tan fácilmente porque cavé un agujero y lo enterré casi por completo.

Bueno entonces, estaba solo, pero buenas noches de todos modos.

▼▼▼▼

A la mañana siguiente, después de desmantelar el campamento tras asegurarme de que no había nada alrededor, me dirigí hacia el Templo del Viento.

Por supuesto, usé mi habilidad [Ocultamiento] y entré descaradamente.

Por alguna razón, había un único camino que bajaba convenientemente hasta el fondo del acantilado, así que simplemente bajé por él. En el juego, los wyverns me atacaban incesantemente y me retenían, pero afortunadamente no había ni un solo wyvern que se fijara en mí.

Tras 30 minutos de descenso hasta el fondo del valle, subí las escaleras hasta el Templo del Viento. Al llegar a la cima de las escaleras, encontré una plaza donde un Lord wyvern negro estaba acurrucado al sol.

Parecía estar durmiendo muy cómodamente, así que me deslicé con cuidado para no despertarlo y entré en el templo.

¿Hm? ¿No había un Lord wyvern blanco?

Ahora que lo pienso, tenía hijos en el juego, así que tal vez no estaba casado todavía.

Aunque tenía bastante curiosidad por saber cómo había encontrado a su esposa, lo que más importaba era mi seguridad, así que esto jugó a mi favor.

Y así continué hacia el altar donde se suponía que estaba consagrado el [Libro del Dios del Viento].

Caminé un poco más, pero…

¿Qué…?

El libro no estaba aquí.

Es como la vez con los goblins. ¿Había un evento que no había ocurrido todavía?

Mientras empezaba a entrar en pánico, sentí un ligero toque en mi hombro.

“Hola, humano. ¿Tienes un minuto?”

¿Huh? Miré a mi alrededor para intentar ver a alguien más en la habitación.

“No, no. Te estoy hablando a ti. Aunque te hayas cubierto con [Ocultamiento], todavía puedo verte.”

“!”

En mi shock, accidentalmente desactivé [Ocultamiento]. Pero cuando me apresuré a intentar usarlo de nuevo, alguien me detuvo.

“No te preocupes, aquí es seguro.”

Y fue entonces cuando lo vi. De pie, bajo un halo de luz solar, ante el altar, se encontraba un hombre impresionantemente guapo, de cabello verde y ojos dorados.

“Soy el Dios del Viento y tengo que pedirte un pequeño favor.”

Había aparecido un hombre que se autodenominaba dios, pero no hay duda de que tiene un poder divino a juzgar por la forma en que apareció y por cómo descubrió la habilidad [Ocultamiento]. Si no hacía lo que él quería, podría matarme… Mientras no pudiera usar [Ocultamiento] no tenía esperanza de escapar… ¿Qué hago?

“No, no, no iré tan lejos. Si no escuchas, no conseguirás lo que quieres.”

¿Eh? ¿Será que puede leer la mente?

“Sí. Soy un dios. Al menos puedo leer las mentes humanas, y las habilidades que los humanos usan son igual de ineficaces.”

“E-Entiendo, Dios. ¿Qué quieres que haga?”

“Bien. Pero primero tenemos que despertar a ese maldito lagarto que duerme frente al templo.”

“Quuu—espera un minuto, Dios. Si haces eso…”

‘El wyvern definitivamente me mataría’. Traté de detenerlo, pero era demasiado tarde.

El dios que corría con tremendo ímpetu golpeó al Lord wyvern con un buen puñetazo.

Con un ‘whoosh’ cómico, como los que se oyen en los dibujos animados, el Lord wyvern salió volando y se estrelló contra un acantilado en la parte más alejada del valle. Con la cabeza clavada en el acantilado, su cuerpo colgaba sin vida.

¿Eh? ¿Estaba realmente bien? ¿No acaba de morir?

Con ese pensamiento, el dios voló hasta el Lord wyvern, tiró de su cola y lo arrastró de vuelta a la plaza frente al templo.

Era un espectáculo realmente surrealista, ver a un hombre arrastrar por el cielo a una cosa con aspecto de dragón sin vida.

Qué dios tan temible. ¿Debería rezarle o algo así?

“Um, Dios, que demonios quieres…”

“Sí, sólo necesitaba un poco de ayuda con este niño. Vamos, preséntate.”

Después de que le dijeran eso, el wyvern giró de mala gana su cabeza hacia mí.

Menos mal. El Lord wyvern parecía estar vivo y bien.

“Soy… eh… bueno… mi… mi nombre es… J-Jerome. El, eh, eh, Lord wyvern…”

Su voz se hacía cada vez más baja hasta que apenas pude escuchar lo que decía al final.

“Soy Allen. Encantado de conocerte.”

De momento, le tendí la mano derecha. Entonces el Lord wyvern, cuyo nombre es Jerome, corrió detrás de dios en un instante.

Bueno… quiero decir, lo intentó. Todavía podía verlo claramente.

“Vamos, dale la mano. ¿Dónde están tus modales?”

Después de decirle eso, levantó temblorosamente su pata derecha hacia mí, pero como era de esperar, eran demasiado grandes. Así que agarré el extremo de sus uñas y traté de moverlas ligeramente hacia arriba y hacia abajo.

“Encantado de conocerte.”

Cuando dije eso, como si su anterior timidez fuera una mentira, una sonrisa floreció en su cara y su cola empezó a moverse.

¿Acaso eres… un perro…?