Uchi no Yome C1 – 3

Modo Noche

Capítulo 1 — 3: Una devota ella y un confuso yo.

Hanae Riko cogió entonces mi mochila y me ayudó en todo tipo de cosas. Por ejemplo, pulsando el botón del ascensor, sacando la llave de la mochila, abriendo la puerta, etc. Sinceramente, fue muy útil. Incluso las actividades que podía hacer fácilmente en mi vida diaria eran ahora muy difíciles para mi cuerpo febril y perezoso.

Además, me tambaleaba más de lo que creía, y aunque podía arreglármelas para estar de pie apoyado en ella, no podía caminar bien sin el apoyo de Hanae Riko. Pero no hace falta decir que eso sólo me dio más fiebre…

“¿Huh? Shinyama-kun, puedes apoyarte más sobre mí, ¿Sabes?”

“Sí, pero…”

“Bien… aquí, agárrate a mi hombro así.”

“…….”

Hanae Riko tomó mis dos manos y las puso firmemente alrededor de sus hombros. Era casi como si la estuviera abrazando.

No lo hagas. No seas demasiado consciente de ella.

Estoy siendo demasiado grosero con ella por abusar de sus buenas intenciones…

Me reprendí desesperadamente y traté de distraerme de alguna manera. Pero la fragancia del champú en su cabello y el suave tacto de su cuerpo parecían burlarse de mi débil razonamiento.

“… Shinyama-kun… Esta posición es un poco embarazosa, ¿No?”

No digas eso…

Seré extra consciente de ti…!

▼▼▼▼

Después de ser llevado al sofá de la sala por Hanae Riko, incluso se ofreció a ocuparse de las tareas de la casa.

“¿Tienes algo de comida en la nevera?”

“… Siempre almuerzo en una tienda de conveniencia.”

“¿Qué? ¿Todos los días?”

“Sí, me da vergüenza admitirlo…”

“¿Tienes algún utensilio de cocina?”

“Sólo los que usaban mis padres.”

“Bueno, voy a ir a hacer unas compras rápidas.”

“Eh… No, eso suena innecesario…”

“Me gusta cocinar, así que no te preocupes.”

“Pero hace mucho frío afuera, y está lloviendo.”

“Me gusta el frío, así que estoy bien — además, estabas hablando de que querías comer nabe con Sawa-kun y los demás en clase hoy, ¿Verdad?”

“……!”

Sawa, siempre hablas demasiado alto.

“¿Cuál es tu tipo de nabe favorito?”

“… Cualquier cosa salada. Oh, pero puedo comer casi cualquier tipo de nabe…”

“Hmm, entonces creo que voy a ir con nabe. ¿Y el baño? Oh, tal vez es mejor no tener uno.”

No creo que sea una buena idea tomar un baño cuando estás mareado por la fiebre.

Sin embargo, como persona que se ha caído y se ha empapado hasta el interior de los pantalones, no sólo quería cambiarme de ropa. Afortunadamente, el goteo intravenoso fue bastante eficaz y no sentí que la fiebre me consumiera como en el momento álgido de mi enfermedad. Después de descansar un poco, creo que al menos podría darme un baño.

“Me he caído y me he ensuciado, así que me daré un baño rápido.”

“¿En serio? ¿Estás seguro…?”

Cuando le hablé de los efectos del goteo intravenoso, Hanae Riko pareció preocupada, pero estuvo de acuerdo conmigo.

“Entonces te prepararé el baño primero.”

“Oh, no. Hace años que no lavo la bañera. Así que sólo me ducharé.”

“¿Tienes algún artículo de limpieza?”

“Si mi madre dejó algo, aún debería estar allí…”

“Entonces, lo tomaré prestado. Relájate, Shinyama-kun. ¿No es más fácil para ti acostarte en la cama? ¿O prefieres sentarte en el sofá?”

No podía solo dormir en el dormitorio y dejarle las tareas de la casa a Hanae Riko. Así que con esa idea en mente, respondí que me quedaría en la sala. Al enterarse de esto, Hanae Riko decidió preparar un lugar para que yo durmiera apilando cojines encima del sofá para que pudiera recostarme en una posición cómoda.

“Puedes descansar aquí hasta que el baño y la cena estén listos.”

“Te ayudaré entonces.”

“No, no puedes! Shinyama-kun, estás enfermo, sabes! Por favor, quédate aquí y permanece quieto.”

Hanae Riko, con las manos en las caderas, me regañó en un tono que pareciera como si estuviera regañando a un niño pequeño. Respondí — “Um, sí.” — sin pensar.

“¿Puedes mostrarme dónde está el dormitorio? Voy a buscar algo para que te pongas.”

Cuando respondí a su pregunta, Hanae Riko fue hasta el dormitorio para traerme una manta y cubrirme cuidadosamente.

“Úsala. ¿No tienes frío?”

“Oh, gracias.”

Le agradecí por enésima vez mientras acomodaba la manta para que me llegara al cuello. Estaba realmente agradecido, pero me sentí avergonzado por mi incapacidad para decir algo más que ‘gracias’ y ‘lo siento’.

“Entonces voy a empezar.”

Hanae Riko se subió las mangas del uniforme y empezó a recoger su larga melena en un moño. La forma en que se recogía el cabello mientras se acariciaba las orejas con ambos pulgares, la forma en que sostenía el elástico en su boca, y la forma en que su cabello caía con un movimiento suave. Quedé tan hipnotizado que me apresuré a apartar mi mirada de ella.

Luego terminó de limpiar el cuarto de baño, fue a la tienda a comprar algunos víveres mientras el agua aún estaba caliente, y terminó de preparar la cena y cocinar el arroz. Y no había pasado ni una hora desde que habíamos llegado a casa. Me sorprendió la habilidad de Hanae Riko.

Recordé que cuando hablamos a la entrada del apartamento, ella dijo que podía encargarse de todas las tareas domésticas. Sin embargo, no sólo podía hacerlo, sino que además era una maestra en esto. No esperaba que fuera tan buena en ello.

“Es increíble… ¿Cómo demonios has conseguido hacer todo eso en tan poco tiempo?”

Cuando le pregunté eso, Hanae Riko se puso la punta de los dedos sobre la boca y pensó un momento.

“… ¿Quizás sea sólo cuestión de acostumbrarse y luego practicar?”

“¿Existe algo así como practicar en las tareas domésticas?”

“Sí. Porque… oh, no, no, no. No es nada… te ayudaré con el baño.”

¿Qué? ¿Quieres ayudarme con el baño?

“Ayudarme con el baño es un tanto…”

Cuando murmuré esto con confusión, Hanae Riko ladeó la cabeza con una mirada desconcertada.

“¿Qué tal si te lavas el cuerpo y el cabello? ¿O necesitas ayuda con algo más? Si hay algo más que quieras que haga, Shinyama-kun, lo haré.”

“Cualquier cosa.”

Por un momento, antes de que pudiera considerar seriamente sus palabras, me vinieron a la cabeza pensamientos desagradables, pero rápidamente me encogí de hombros.

No, no es realista pensar en mí como alguien que puede conseguir que Hanae Riko haga cualquier cosa por mí.

“Pero, bueno, es un baño… Ya sabes…”

Pensé que tal vez era demasiado fácil y le pregunté eso, pero Hanae Riko bajó la mirada avergonzada y murmuró — “Lo sé, lo sé.”

“Oh, espera! No es nada pervertido ni algo por el estilo, ¿Verdad…?”

“…”

¿De qué demonios está hablando esta chica?

Además, parecía muy decidida, y aunque se avergonzaba de la mención de la palabra ‘pervertido’, apretaba los puños con fuerza con cara seria.

“También he estudiado cuidados de enfermería a través de cursos por correspondencia. Así que no te preocupes por nada…”

Para Hanae Riko, puede que no sea diferente a los cuidados de enfermería, pero yo no lo veía así. Por eso no podía dejar que me ayudara. Si me aprovechaba de esas buenas intenciones y, por casualidad, Hanae Riko se enteraba de mis segundas intenciones… estoy seguro de que me despreciaría hasta la médula. Me imaginé a Hanae Riko mirándome como si fuera una basura y me estremecí.

Pueden reírse de mí por no atreverme a sucumbir a mis tentaciones. No puedo evitarlo, me da mucho miedo que las chicas me odien.

“Aprecio el sentimiento, pero a diferencia de otras cosas, que me ayudes con el baño sigue siendo una mala idea… incluso si Hanae-san no es consciente de mí, todavía me preocupo por ti…”

“¿Por qué hablas de que no soy consciente de ti, Shinyama-kun…?”

“… Porque dijiste que sólo querías ser una enfermera para mí.”

“Pensé que, si no lo decía, Shinyama-kun no aceptaría… Pero no es que no sea consciente…”

“¿Qué?”

“Oh, no, no es nada! Olvida lo que he dicho…! Deja que te ayude a bañarte!”

“Espera, espera, espera, esa no es realmente una buena idea.”

” Mouu… está bien. No voy a hacer nada para molestar al enfermo Shinyama-kun. En vez de eso, déjame ayudarte a comer…!”

¿Ayudarme a comer?

Sé que declaraste que lo harías por mí, pero ¿Te refieres a servir la comida o algo así?

Si no está dispuesta a ceder, probablemente sea mejor aceptar su propuesta alternativa entonces.

“De acuerdo. Se lo dejaré a Hanae-san.”

“Um, sí… Puedes contar conmigo…!”

Por alguna razón, Hanae Riko dijo eso con la misma vergüenza que antes.

¿Por qué estás avergonzada…?

Fui al baño, incapaz de pensar demasiado con mi mente muy confusa. Temblando en el frío vestuario, me quité la camiseta y abrí la puerta del baño, donde el calor, junto con el vapor, envolvió todo mi cuerpo.

El agua de la bañera estaba teñida de un color blanco lechoso y tenía un agradable aroma a leche. No había reservas de sales de baño en la casa, así que Hanae Riko debió de traer algunas cuando fue a hacer las compras.

Al principio no tenía intención de sumergirme en la bañera, pero tenía tan buena pinta que no podía esperar a hundirme en ella.

Aun así, hoy me costó lavarme el cuerpo porque estaba demasiado agotado para moverme con fuerza, lo cual era bastante frustrante.

“… Bien. Por fin he terminado.”

Muy bien…

Me acerqué a la bañera con las manos apoyadas en la pared, por si acaso me tambaleaba y volvía a caer patéticamente. Cuando mi frío pie derecho tocó el agua caliente, una sensación indescriptible recorrió todo mi cuerpo.

“Ah…”

Una voz extraña salió debido a la perfecta temperatura del agua. Lentamente hundí mi cuerpo en el agua.

Ah… no me canso de esto…

No pude evitar soltar un suspiro ‘Ah…’ desde el fondo de mi corazón. Cerré lentamente los ojos mientras sentía que mi cuerpo se calentaba desde el fondo.

No recuerdo que un baño se sintiera tan bien…

Además, mis articulaciones que me dolían por la fiebre se sienten claramente mejor.

Además, me sentí algo aliviado. Esta fue la primera vez que me di cuenta de que tal vez había sido demasiado conservador debido a mi resfriado. Si sólo me hubiera lavado el cuerpo en la ducha, no habría disfrutado esto.

“Los baños son lo mejor…”

Era una alegría que había olvidado en los últimos años. Sentí un nuevo sentimiento de gratitud hacia Hanae Riko por recordármelo.

▼▼▼▼

—Después de 20 minutos.

Había envuelto mi cuerpo caliente en una sudadera y había vuelto a la sala de estar. Pero ahora, apenas cinco minutos después, me encontraba en un feroz problema.

“Bien, Shinyama-kun. Por favor, abre la boca. Ahn~”

“…!”

Hanae Riko se sentó a mi lado y acercó su cuchara.

Y yo sólo puedo mover mi mirada con inquietud.

¿Qué diablos pasa? ¿Qué debo hacer…?

Quiero decir, cómo ha pasado esto…!