Uchi no Yome C1 – 5

Modo Noche

Capítulo 1 — 5: Acabé pasando la mañana con ella (de forma sana)

Dormí profundamente sin despertarme ni una sola vez y lo siguiente que supe fue que la habitación empezaba a iluminarse. Ya era de día.

Había comido una deliciosa comida, me había nutrido, había tomado mi medicina y había dormido bien, ahora mi cuerpo se sentía sorprendentemente relajado. La sensación perezosa de ayer había desaparecido por completo.

Me senté, sorprendido al encontrar a Hanae Riko dormitando en la silla junto a la cama, y dejé de respirar. Estaba acurrucada como si tuviera frío y enterraba la punta de la nariz en el abrigo que la cubría.

“Eh… ¿Por qué…?”

“Hmm…”

Hanae Riko, que inconscientemente se estremeció ante mis palabras, abrió lentamente sus grandes ojos. Movió la cara un poco distraída, pero en el momento en que me vio se levantó de un salto con tanta fuerza que me pareció oír cómo apartaba la silla con fuerza.

“Lo siento, no pretendía quedarme hasta la mañana…! Bueno, en realidad… intenté ir a casa después de que Shinyama-kun se durmiera, pero el tren se detuvo por la nieve…”

Cuando comprendí la situación, quise sujetar mi cabeza.

“Ah, tienes razón…! Lo siento…!”

Había escuchado esta información en la radio del coche de mi profesor.

‘En la región de Kanto Koshin, incluyendo los 23 distritos de Tokio, existe el riesgo de que se produzcan importantes alteraciones en los horarios debido a la nieve y algunos servicios de las líneas convencionales pueden ser suspendidos.’

Dejo escapar un pequeño suspiro, recordando la inorgánica voz del locutor.

Increíble…

¿Por qué no le advertí como es debido…?

Por mucho que estuviera resfriado, esa no debería ser excusa para no mencionarlo. Estaba tan avergonzado de mí mismo cuando ayer sólo pensaba en mí.

“¿Cómo te sientes, Shinyama-kun?”

“Oh, sí. Me siento mucho mejor. Parece que ya me ha bajado la fiebre.”

Hanae Riko dijo — “Sigo preocupada por ti.” — y me ofreció un termómetro. Lo acepté y medí mi temperatura, era 36,6ºc. Mi temperatura había vuelto a ser normal.

Miró los números digitales del termómetro y exhaló como si estuviera aliviada. Sin embargo, no tardó en exclamar — “Pero tienes que tomarte la medicina de la mañana! Vuelvo enseguida.” — y salió corriendo de la habitación.

No sé qué debo hacer.

Me siento bien, y debería levantarme…

¿Pero está bien ir a mirar cuando te han dicho que esperes?

Porque en los cuentos antiguos, los personajes que se asomaban a pesar de que les decían que esperaran acababan de forma horrible.

Si lo hiciera, Hanae Riko probablemente diría — ‘Parece que ahora sí vas a estar bien por tu cuenta. Me voy a casa.’ — y se iría.

Y ese sería el fin de nuestra relación.

Nunca nos hemos hablado en la escuela.

A partir del lunes, seremos extraños de nuevo.

‘Pero yo… no quiero que se vaya a casa todavía.’

Me sentí inmediatamente avergonzado de mí mismo por haber pensado tal cosa.

Debe estar agotada por mi culpa.

Por eso tengo que dejarla ir.

Mientras me dirigía a la sala después de cambiarme de ropa, Hanae Riko volvió con un sándwich de huevo casero, una manzana cortada en trozos del tamaño de un bocado y un vaso de agua para mi medicina en una bandeja.

“Ah! No hagas eso, Shinyama-kun. Es importante recuperarse completamente de un resfriado. Por favor, vuelve a tu futón.”

No había forma de contestarle, y menos con su tono amable. Al final, me comí un delicioso sándwich de huevo hecho por Hanae Riko, me comí una manzana, me tomé la medicina y disfruté de un largo periodo de felicidad soñadora.

Hanae Riko también estaba sentada a mi lado, comiendo su sándwich. Entrecerró los ojos un poco y comió su comida felizmente. Era tan linda que no pude evitar mirarla de reojo varias veces.

Sólo espero que Hanae Riko no se dé cuenta de mi comportamiento algo espeluznante…

▼▼▼▼

—Después de comer y descansar, le di las gracias de nuevo y me disculpé con ella.

“Gracias por todo, Hanae-san. Además, lo siento mucho… ¿Dormiste en la silla…? Hacía frío, ¿No? Oh, lo siento mucho…”

“Llevaba un abrigo, así que estoy bien. No es tan malo. ¿Ves?”

“Aun así, deberías haberme despertado…”

Hanae Riko se limitó a sonreír ligeramente ante mis palabras.

“Me alegra saber que te sientes mejor, Shinyama-kun. Pero creo que tu cuerpo aún está débil, así que necesitas descansar un poco más.”

Debía de estar absolutamente helada con sólo un abrigo, pero no dijo ni una sola palabra de resentimiento. Al contrario, sólo estaba preocupada por mí.

¿Qué eres, Hanae Riko…?

¿Por qué eres tan amable?

Además de sentirme culpable, había una emoción adicional mezclada. Un sentimiento que nunca había tenido por nadie.

Sentí afecto mezclado con un anhelo por ella, combinado con un débil dolor en el pecho.

Soy un idiota.

¿En qué demonios estoy pensando?

Es imposible…

¿Estoy a punto de enamorarme de la chica más linda de la escuela?

Ya no sé qué hacer conmigo mismo.

Sí, todavía puedo volver atrás.

Estoy seguro de que es sólo un enamoramiento fugaz.

No es que me haya enamorado profundamente de ella.

Me dije a mí mismo en mi corazón.

“Espero que ya haya dejado de nevar.”

Hanae Riko dijo esto con un tono de voz que parecía que estaba hablando consigo misma, y se acercó a la ventana. Las cortinas se abrieron con un sonido crujiente.

Más allá de la ventana había un paisaje cubierto de nieve. Hanae Riko y yo no pudimos evitar mirarnos ante un paisaje lleno de blanco que nos hacía dudar de que estuviéramos siquiera en Ofuna.

“Vaya…”

Yo también me levanté y me acerqué a la ventana.

“¿Qué debo hacer? Parece que el tren no partirá todavía…”

Hanae Riko, de pie a mi lado, parecía tener destellos en sus ojos que contrastaban con sus palabras.

Creo que está contenta por la nieve.

Ya sabía que era mucho más expresiva de lo que parecía, así que no me sorprendió, pero también me emocionó. Porque Hanae Riko, que miraba alrededor de la ciudad como si se imaginara a sí misma correteando emocionada por la nieve, era demasiado linda.

“¿Puedo quedarme aquí un poco más, Shinyama-kun?”

“Por supuesto. Si Hanae-san está de acuerdo, me parece bien.”

“¿Cómo podría estar en desacuerdo?”

No sabía qué responder, así que me callé. Como era consciente de ella desde antes, me costaba hablar con ella de todas formas. Debido a eso, me encontré suspirando inconscientemente una y otra vez.

“¿Me… odias, Shinyama-kun?”

“¿Q-Qué?”

“Pareces un poco incómodo…”

“……!”

¿Qué?

Tus ojos se están llenando de lágrimas.

Sería bastante insoportable pensar que podrías no gustarle a alguien…

Pero puedo entender lo que es tener que pasar sin gustar.

No importa que yo pase desapercibido en comparación con ella, puedo identificarme con su sentimiento de tristeza.

No quería ver llorar a Hanae Riko, así que me apresuré a explicarme.

“No es eso… Es que nunca hemos tenido contacto entre nosotros. No sé cómo interactuar contigo…”

“¿En serio?”

Cuando asentí con la cabeza, Hanae Riko relajó sus hombros como si se sintiera aliviada.

Me alegro.

Parece que el malentendido se ha aclarado.

“… Es cierto que estamos en la misma clase, pero no solemos hablar en absoluto. Me pregunto si a Shinyama-kun no le gusta relacionarse con gente que no sea Sawa-kun y los demás. ¿No se está distanciando de nuestros compañeros de clase?”

“¿No es ese también el caso de Hanae-san? Parece que tiene más cuidado con eso que yo.”

En primer lugar, no estoy construyendo voluntariamente un muro.

Sólo soy un tipo invisible que no tiene ninguna presencia y no se hace notar por las chicas.

Pero, aunque no destaque en absoluto, a veces me veo atrapado sin querer en las balas perdidas de Sawa, lo que hace que me vean con malos ojos, e incluso me han insultado…

Hanae Riko también tenía una mirada complicada junto a mi rostro deprimido.

“Parece que tengo cuidado… ¿Me veía así en la escuela?”

“Bueno, sí. Pensé que evitabas a los hombres ya que siempre estabas con chicas.”

Cuando dije eso, Hanae Riko pareció un poco incómoda y bajó la mirada.

“A decir verdad, no se me dan bien los chicos. Pero quería hablar contigo, Shinyama-kun.”

Lo hizo sonar como si yo fuera el único especial, y por un momento casi lo entendí mal. Pero lo sabía. No había forma de que alguien como yo fuera tratado como especial.

Tal vez lo que quería decir ahora era ‘no te considero un miembro del sexo opuesto, por eso te trato de la misma manera que trataría a una persona del mismo sexo’. En otras palabras, era un patrón de cómo las chicas se abrían a los chicos que juzgaban inofensivos.

Lamentablemente, a esos hombres no se les permitía apelar al sexo opuesto. Si lo hicieran, se sentirían incómodas al instante y los dejarían.

“Shinyama-kun… me alegro de poder hablar contigo, Shinyama-kun.”

Hice lo posible por no malinterpretar más las palabras de Hanae Riko mientras mantenía mi mirada en ella.

“Debería haber sido valiente antes. Debería haber sido valiente para hacer esto antes. Pero lo descubrí demasiado tarde…”

“¿Demasiado tarde para qué?”

“Estoy a punto de mudarme al extranjero por el trabajo de mi padre.”

“¿Qué…?”

Quedé muy sorprendido al enterarme de esto. Hanae Riko se mudará al extranjero pronto…

¿Significa eso que nunca podré volver a verla…?

… No, creo que es lo mejor.

Estoy seguro de que el amor no correspondido que siento por ella desaparecerá cuando estemos separados.

Así, no tendré que experimentar un sufrimiento innecesario. Sí, sí.

“Realmente quería quedarme sola en Japón como Shinyama-kun, pero me dijeron que no estaba permitido.”

“…Ya veo. Bueno, Hanae-san es una chica, así que tus padres estarán preocupados.”

“Pero… realmente, quiero quedarme aquí…”

Hanae Riko murmuró con su voz apagándose poco a poco. Cuando giré la cabeza hacia un lado para mirar, todo lo que vi fue una chica abatida. No sabía qué expresión tenía en su rostro, pero podía decir que estaba deprimida. No podía quedarme quieto, así que empecé a animar a Hanae Riko con unas palabras propias.

“Dicen que no puedes quedarte aquí sola, ¿Verdad?”

“Sí…”

“¿Entonces por qué no te quedas con tus parientes?”

“Mis padres son de Hokkaido y todos mis parientes viven allí…”

“Oh… ¿Entonces por qué no preguntas a tus buenos amigos?”

“Todos estaban preocupados por mí, pero nadie tenía una habitación disponible…”

“Bueno, la mayoría de las casas no…”

La única razón por la que tenía una habitación extra en mi casa era porque mis padres estaban en el extranjero.

“Si Hanae-san fuera hombre, podría haberle ofrecido una habitación vacía.”

No tenía sentido plantear un ‘SI’ tan imposible. Pero en cuanto Hanae Riko escuchó mis palabras, levantó la vista.

“… Shinyama-kun, ¿Te importaría vivir conmigo?”

“¿Hmm…?”

La repentina e inesperada pregunta me hizo atragantarme.

“Cómo no me va a gustar, pero Hanae-san es una chica…”

No hay una sola posibilidad entre un millón de que vayamos a vivir juntos.

Yo… quiero decir, ¿Piensa Hanae Riko que es posible que yo viva con ella si me pide eso…?

… Espera, espera, espera, idiota.

Te equivocas.

Incluso si es posible, es sólo porque ella no quiere dejar Japón y puede tolerar vivir conmigo.

…Sin embargo, si ese es el caso, sigue siendo agradable saber que no me odia.

Mientras pensaba en esto, Hanae Riko giró de repente todo su cuerpo hacia mí y se inclinó hacia delante. En un instante, la distancia entre nosotros se redujo.

Whoa…!

Su ímpetu era tan fuerte que me aparté rápidamente, lo que provocó que ella se acercara aún más. Con su comportamiento impaciente, probablemente no se dio cuenta de que estaba tan cerca que casi me estaba tocando.

“Me gustaría pedirle… un favor a Shinyama-kun.”

“¿Sí…?”

“Shinyama Minato-kun…! ¿Me harías… tu esposa, por favor?”

…¿Qué?

¿Acaba de decir… que la convierta en mi esposa?

Espera… ¿Esposa…? ¿Esposa?

“EHHH!”