Re: Ankoku Kishi C7

Modo Noche

Capítulo 7: Partida, Un Largo Viaje

Al siguiente día de la batalla contra el Héroe. Actualmente, Loughas le estaba enseñando a Kuroki en una de las salas del Palacio del Rey Demonio.

Luego de enterarse de que no había manera de regresar a su propio mundo, Kuroki no tenía más opción que depender del Rey Demonio. Como derrotó a Reiji en batalla, Kuroki se convirtió en recipiente de la gratitud del Rey Demonio mismo. Ahora, su estatus en Nargol era segundo después de Modes. Aunque estaba bien con el Rey Demonio mostrando su gratitud, no quería ser jalado a abrazos de oso de Modes mientras éste lo refería como ‘Mi Amigo~’.

También, parecía que la recompensa de Kuroki no podía ser preparada a tan corto aviso. Por tanto, no tenía más opción que esperar por eso también. Con respecto al asunto de regresarlo a su mundo original, Modes le explicó cómo Invocar y Regresar eran dos conceptos distintos, por ello si este mundo podía invocar a un ser del mundo espiritual, no necesariamente significaba que ellos podían enviar al invocado de vuelta a su mundo también. Si intentaban forzarlo, había probabilidades de que la persona invocada terminara siendo enviada a un mundo distinto, o peor, extraviarse en una grieta dimensional. Es por esto que necesitaban un tipo de magia llamada Arte de Repatriación, algo que era completamente diferente del tipo de magia que se usó para invocarlo en este mundo.

Desafortunadamente, cuando Modes había invocado a Kuroki, sólo le había informado del Arte de Invocación. Kuroki tenía la sensación de que no debería confiar tan ciegamente en las palabras de Modes, no obstante, sus instintos le decían que Modes no le estaba mintiendo. Bueno, aún si fuera una, el modo en que las soltó fue demasiado indirecta para alguien cuyo objetivo era solo derrotar al héroe.

Por alguna razón, Kuroki sintió que Modes no era el tipo de persona que pudiera mentir. Y a pesar de la preocupación de Modes, Kuroki se sintió extrañamente aliviado. Probablemente debido al hecho de que estuvo a punto de matar a Reiji a pesar de que no tenía la intención de hacerlo. Más que nada, no podía obligarse a matar a la persona que amaba Shirone. Sintiendo como si se le hubiera quitado un peso de encima, Kuroki decidió aprender más acerca de la magia y del mundo en el que habitaba.

Kuroki recordó una vez más el hecho de que había llegado a otro mundo al escuchar acerca de razas fantásticas. La mayoría de los habitantes viviendo en la zona norte del continente central eran semi-humanos, como goblins, orcos, etc. No obstante, también había una raza la cual se asemejaba a los humanos llamada Yav. Aunque, ninguno de sus miembros residía en Nargol. También había otra raza llamada Fantástica, la cual consistía de elfos y enanos. Al escuchar acerca de la raza Fantástica, Kuroki se dio cuenta abruptamente de que estaba en otro mundo.

Parecía como si Kuroki pertenecía a la Raza Divina de este mundo. Bueno, al menos eso es lo que le dijo Modes luego de atestiguar su poder. Al parecer, sufrió algún tipo de transformación después de ser invocado a este mundo. Ahora, sus habilidades físicas fueron multiplicadas por sabrá quien cuantas veces, siendo capaz de cubrir cientos de kilómetros en medio segundo o ser capaz de levantar un trozo de acero pesado con una mano. La fuerza de Kuroki en este mundo era equivalente a la de Superman, inigualada por cualquier mortal.

Había una cosa más. Ahora podía usar magia. Naturalmente, no era capaz de hacerlo en su mundo original, pero parece que después de haber sido invocado aquí, el poder dentro de él fue liberado. Sin mencionar, su poder mágico era equivalente al de un poderoso ser divino. Y fue exactamente por eso que Modes lo juzgó como una persona que pertenecía a la raza Divina.

La raza Divina era una especial. Pues era la más fuerte en todo el mundo, especialmente si pertenecían a la sangre del Dios de la Oscuridad. Usualmente, todos los miembros de la misma raza tendrían una apariencia similar. Todos los dioses pertenecientes a la Luz lucían similares a humanos. Sin embargo, los dioses pertenecientes a la Oscuridad, incluyendo a Modes, casi parecían pertenecer a una raza distinta. Kuroki siguió pensando acerca de este tema durante su tiempo de estudio, pero no pudo llegar a alguna conclusión.

“Kuroki-sama, esa es magia de levitación.”

Le dijo Loughas a Kuroki, quien estaba flotando en medio de la sala.

El anciano con cabello puntiagudo y un par de cuernos saliendo de su cabeza era uno de los más sabios y también el primer ministro de Nargol. Aunque debería estar gobernando Nargol en este momento, dejó su puesto para enseñarle a Kuroki.

“Parece que puede usar magia de levitación sin ningún problema. Sin embargo, por favor tenga cuidado mientras use algún otro hechizo mientras mantiene la magia de levitación. Es una tarea extremadamente difícil. Debería ser muy cui—”

Antes de que Loughas pudiera terminar su oración, Kuroki conjuró repentinamente una pequeña flama negra mientras se mantenía en el aire.

“—dadoso, es lo que quería decir, pero parece que era innecesario que me preocupara.”

Loughas dijo en admiración.

“La gente del Mundo Espiritual y el Héroe realmente son un misterio. Normalmente, se necesita de un largo y arduo entrenamiento antes de que se pueda usar magia, pero… parece que usted es similar al Héroe y sus acompañantes en la habilidad de dominar magia de alto nivel fácilmente.”

Juzgando las palabras de Loughas, incluso Reiji y sus compañeras pudieron usar magia de alto nivel con facilidad en cuanto fueron invocados y pudieron hacerlo sin ningún tipo de entrenamiento. Su poder también estaba en el mismo nivel que un ser divino. Aunque, Kuroki no tenía idea de cómo podía usar magia con tanta facilidad. Era como preguntarle a un corredor que había nacido para ello ‘¿Cómo puedes correr tan rápido?’

Kuroki anuló la magia de levitación y descendió al suelo.

“Y con respecto a esa flama oscura. Hasta ahora, sólo Lord Runfeld y su Majestad podían usarla. Pero, usted puede usarla también. Su caso es extremadamente interesante, puede usar la flama negra… pero es incapaz de usar magia de fuego normal. Usualmente es lo opuesto.”

Loughas agitó su cabeza, incapaz de entender la razón.

“Pero, le será conveniente si no puede usar magia de fuego normal. Intentemos usar el poder de un espíritu de fuego para invocar un tipo de magia similar.”

En cuanto Loughas habló, un libro se materializó en su mano.

“Tenga cuidado por favor, la magia espiritual es volátil al contrario de la magia normal.”

Kuroki recordó lo que Loughas le había dicho antes de que su lección comenzara.

La magia estaba dividida en dos tipos: el primer tipo es cuando se usa el maná interno y el segundo es cuando se toma prestado el poder de otro. La última era llamada magia Espiritual y era invocada al tomar prestado el poder de espíritus invisibles a través de la comunicación. No obstante, conversar con un espíritu no significaba que se pudiera usar magia espiritual. No se puede dominar magia espiritual a menos de que no se alcance un mutuo acuerdo con el espíritu, el cual era semejante a la telepatía usando un lenguaje completamente distinto.

La razón por la que Kuroki podía comprender las palabras de Modes cuando fue invocado era porque inconscientemente habían llegado a un mutuo acuerdo a través de la magia. Como ambas partes no podían entender sus lenguas madre, el mutuo acuerdo hizo que pudieran hacerlo. Y aunque se puede obtener un mutuo acuerdo fácilmente cuando se trata a seres con habilidades lingüísticas, se necesita estar a un nivel alto para hacer lo mismo con espíritus y bestias demonio que carecen de habilidad lingüística.

“Oh espíritu de fuego en el aire, escucha mi llamado!”

Loughas abrió su libro y comenzó a cantar un aria. Y luego, una pequeña flama apareció en la punta del dedo de Loughas. La flama entonces comenzó a flotar lejos del dedo de Loughas y se quedó en medio del aire. Después de flotar por diez segundos, la flama desapareció luego de que Loughas susurrara algo.

“Ahora es su turno, por favor haga lo que hice.”

Kuroki susurró la misma aria que Loughas con su dedo apuntando hacia arriba.

“Veamos… Oh espíritu de fuego en el aire, escucha mi llamado!”

Una flama de tamaño similar se materializó en su dedo también, pero se deslizó lejos e intentó escapar de la habitación en cuanto apareció.

“UWAAA!”

Kuroki gritó fuertemente. La pobre flama desapareció después de que su intento de escape fallara tras haberse estrellado contra la pared.

“Perdón, Loughas-dono!”

Kuroki se inclinó a Loughas.

“Vaya, habría sido un desastre de no haber sido por el mecanismo de defensa que instalé en esta sala. Parece que la magia espiritual tampoco es apropiada para usted.”

Dijo Loughas con una expresión pensativa en su rostro.

Como su intento de usar al espíritu de fuego fue en vano, intentó usar a los otros espíritus, ya que según Loughas, simplemente podía tener una afinidad mayor a otros tipos de espíritus. Sin embargo, su intento de utilizar el espíritu de agua y viento resultó en un desorden de papel en la sala y la mitad de esta sumergida en el agua. El espíritu de luz ni se molestó en atender su llamado.

Kuroki terminó aprendiendo más acerca del espíritu de agua ya que parecía ser útil. Desgraciadamente, estaba exhausto con solo invocar al espíritu de bajo rango, Undine, por lo que probablemente podría morir si intentaba invocar a un espíritu de alto rango. Resulta que, su mayor afinidad era con el espíritu de oscuridad, el cual atendió su llamado en cuanto intentó invocarlo. Aunque él no se atrevió en llamarse un usuario de espíritus, pues el más débil de los usuarios de espíritus podía usar al menos dos tipos de espíritus. Al parecer Kuroki no tenía habilidad de comunicarse con ningún tipo de espíritu más que el espíritu de oscuridad.

Kuroki también escuchó de Loughas que Sasaki Rino, la camarada de Reiji, podía usar muchos espíritus. Esto la convertía en la usuaria de alto entendimiento por magia.

“Creo que eso es todo por hoy.”

El libro en la mano de Loughas desapareció cuando lo cerró.

“Loughas-dono… ¿Puedo hacer una pregunta?”

“¿Cuál es?”

“Vi que abrió el libro en su mano cuando usó esa magia de antes, pero, ¿Hay alguna razón en esa acción en particular?”

“Ah, con que siente curiosidad por este grimorio.”

El libro apareció de nuevo en la mano de Loughas.

“Kuroki-dono… Siendo honesto, en realidad soy incapaz de usar magia espiritual.”

“¿?”

Kuroki ladeó su cabeza.

“Pero me acaba de mostrar cómo usar magia espiritual hace unos momentos.”

Kuroki se preguntaba por qué Loughas le estaba diciendo que no podía usar magia espiritual cuando claramente la usó hace un rato.

“Puedo usar magia espiritual gracias al poder de este grimorio. Fui capaz de usar magia espiritual de fuego hace rato porque abrí la página del espíritu de fuego en este libro. De otro modo, habría sido incapaz de usarla.”

Loughas explicó mientras hacía que el mismo libro reapareciera en su mano. El Dios del Conocimiento Loughas era el creador de los libros. Su creación incluía el grimorio en su mano. Loughas usó el poder del espíritu de fuego al usar ese grimorio como puente.

“¿Eh? ¿Acaso significa que puedo hacer lo mismo si uso este libro?”

Kuroki deseó que Loughas le hubiera dicho desde el inicio que tenía tal conveniente objeto.

“¿Gusta intentarlo?”

“¿Eh? ¿En serio?”

Loughas asintió mientras le entregaba el grimorio a Kuroki. Kuroki abrió el libro e intentó usar la magia espiritual inmediatamente, pero no hubo reacción.

“… Parecía haber una luz débil cuando usó antes la magia espiritual.”

“Ohohoho! Este grimorio es un libro elaborado especialmente! Nadie más que yo, su dueño, puede usarlo.”

Loughas dijo en un tono alegre.

“Con que es eso… es un tanto lamentable.”

Kuroki sonó ligeramente decepcionado. Según Loughas, él tenía todo tipo de libros similares que le permitían usar magia espiritual o magia curativa. Magia que, en una situación normal, no sería capaz de usar. Loughas parecía haber superado a Modes en el número de magia que podía utilizar. Loughas no participó en la batalla contra el Héroe porque le tomaba más tiempo usar magia con el grimorio. Tenía que cambiar entre grimorios para usar un tipo de magia a otro. Sin mencionar que el consumo de mana cuando usaba un grimorio era casi el doble comparado con la magia normal. Esos dos factores lo hacían no apto para el combate.

“En mi caso, realmente te envidio Kuroki-dono por ser capaz de usar la flama negra. No puedo usarla aún con la ayuda de mi grimorio.”

Esta vez fue el turno de Loughas de sonar ligeramente decepcionado. Y así, Loughas susurró un hechizo para hacer que el grimorio desapareciera de nuevo.

“Ese poder también es útil. ¿Es algún tipo de magia para llamar y regresar cierto objeto a cierta ubicación?”

“Sí, la magia para mover un objeto es sorprendentemente fácil de usar, siempre y cuando el objeto esté encantado de antemano. El ejemplo más fácil sería tu espada, Kuroki-dono.”

“¿Eh? ¿En serio?”

Kuroki entonces recordó la espada demoniaca que le dio Modes, la espada que casi mata a Reiji.

“Hagamos una prueba. Por favor intenta llamar esa espada al desearlo con fuerza en tu mente.”

Kuroki entonces imaginó su espada demoniaca apareciendo en su mano.

(Ven!)

Con ese comando, una espada apareció en su mano. La Espada Demoniaca de Sangre Venenosa.

Cruzó a través del tiempo y del espacio para responder al deseo de Kuroki.

“Parece que te ha reconocido como su dueño. Este tipo de arma o armadura está encantada con mana especial y siempre está al lado de su propietario, lista para ser llamada cuando sea. El efecto de esa espada demoniaca es inyectar una maldición en el mana de su víctima y arruinar lentamente su fuerza vital. Y estoy seguro que el Héroe que recibió la herida letal de tu espada demoniaca está al borde de la muerte.”

El corazón de Kuroki se agitó al escuchar esas palabras.

“Amm… escuché que el Héroe continua con vida, pero…”

(Me alegré cuando escuché que Reiji seguía con vida, pero… Qué debería hacer ahora…)

Kuroki estaba preocupado por Reiji.

“Apenas sobrevivió la crisis, y eso fue debido al poder de la Santa. Pero aún estamos por recibir esa información.”

Loughas comentó felizmente. Reiji era el enemigo de Nargol, era natural que Loughas estuviera contento con su muerte. Pero Kuroki no compartía el mismo sentimiento.

(¿Debería ir a confirmar la situación?)

Kuroki abrió su boca y pensó por un rato.

“Uhm… Loughas-dono. Hay algo que tengo que decirte.”

“¿Qué podría ser, Kuroki-dono?”

“La verdad es que… He estado preocupado con el estado del Héroe y… quiero echar un vistazo a la escena con mis propios ojos, pero…”

Loughas inclinó su cabeza, confundido por el comentario de Kuroki. De repente, asintió.

“Ya veo… definitivamente va a ser problemático si el Héroe sana por completo y recupera toda su fuerza. Así que quieres asegurarte de acabar con su vida esta vez.”

“… ¿EH? Creo que lo mal—”

Kuroki se detuvo antes de acabar su oración.

(Creo que es mejor si no aclaro este malentendido.)

Kuroki asintió.

“Pero primero, pidámosle permiso a su Majestad para dejar el palacio. Como ya es tarde por hoy, ¿Te parece vernos con su Majestad mañana?”

Al día siguiente, Kuroki solicitó investigar la condición del Héroe durante la audiencia en el palacio del Rey Demonio.

“Ya veo… Te preocupa la condición del Héroe. Comprendo. Preparemos todo lo que necesitarás para viajar.”

Modes aceptó la solicitud de Kuroki. Él estaba aliviado de que Modes la aceptara fácilmente. Pensó que el Rey Demonio la rechazaría. De cualquier manera, como Kuroki no sabía nada acerca de este mundo, también se le otorgó un guía.

“Loughas, prepara todo lo que Kuroki-dono necesitará para su viaje.”

Loughas dio un paso al frente cuando Modes dijo su nombre.

“Sí! Completé las preparaciones cuando Kuroki-dono discutió este asunto conmigo. Permítame asignar el guía para Kuroki-dono, quien sabe todo acerca de este mundo. Nut, sal.”

Luego de hablar, algo apareció repentinamente en la sala. Su figura se asemejaba a una pequeña ardilla o rata con un hermoso pelaje rojo. Ese animal pequeño se detuvo ante los pies de Kuroki.

“Gusto en conocerlo, Kuroki-sama. Mi nombre es Nut.”

La rata llamada Nut lo saludó mientras asentía ligeramente.

“Nut es una rata de fuego. Tiene un excelente sentido de dirección y es el indicado para reunir información. Por favor permite que te acompañe en tu viaje.”

Loughas le presentó a Nut a Kuroki.

“Un gusto conocerte, Nut. Mi nombre es Kuroki.”

Kuroki correspondió el saludo de Nut con una enorme sonrisa en su rostro. Nut hizo una expresión como si estuviera sorprendido por algo.

“… Creo que realmente no puedes confiar en rumores. Escuché que Kuroki-sama era una persona muy aterradora.”

Nut agitó su cabeza al pararse sobre sus patas mientras decía esas palabras. Kuroki sonrió incómodo cuando escuchó esa historia sobre él. Al parecer era temido por los subordinados de Modes.

Con la excepción de la raza Daemon, cuya apariencia se asemejaba a la de un humano, la apariencia del resto de los subordinados de Modes eran la de monstruos. Kuroki sintió que era extraño que ellos fueran los que le temían a él en lugar de lo contrario. No obstante, como debía quedarse en este mundo durante un tiempo, pensó que no debería permitir que esta situación durara por mucho.

Kuroki recordó como en su mundo, había dejado crecer su flequillo para cubrir la mirada tenebrosa de sus ojos. Gracias a eso, su apariencia se suavizó un poco. Pero, parecía que debía preparar una contramedida diferente esta vez, pues su mirada ya no era la única cosa suya que daba miedo.

(¿Qué debería hacer?)

El cerebro de Kuroki buscaba desesperadamente una respuesta.

(¿Debería bailar mientas digo ‘no doy mie~do’?)

Modes y los demás lo observaban curiosamente mientras Kuroki estaba a la mitad de imaginar esa idea tonta.

“Amm… ¿Kuroki-dono?”

“No pasa nada. Muchas gracias por darme un guía.”

“Por favor revise las otras necesidades que he preparado.”

El subordinado de Loughas explicó la función de las herramientas que le fueron otorgadas para su viaje. El mapa del mundo. Una gema encantada con magia de teletransportación sellada dentro. Metales preciosos para cambiar a la moneda del mundo humano.

“¿Algo más que desee agregar? Si la hay, la prepararé para usted.”

“No, creo que esto es suficiente para todo el viaje. Gracias por preparar esto para mí.”

Kuroki expresó su gratitud hacia a Loughas. Pero sólo dijo eso porque aún no entendía el sentido común de este mundo.

“Kuroki-dono, en el momento en que salgas del territorio de Nargol, ya no estarás bajo mi protección. Así que por favor utiliza la piedra de teletransporte en cuanto te encuentres en una situación peligrosa.”

Explicó Modes. La magia de teletransporte lo enviaría a un lugar designado. Las piedras de teletransportación eran utensilios mágicos desechables las cuales permitían que cualquiera usara un hechizo de teletransportación una vez.

“Muchas gracias.”

Kuroki le agradeció a Modes.

Modes le preocupaba la seguridad de Kuroki. De ahí, era natural para Kuroki mostrar su cortesía a quien se preocupaba por él. Era sentido común universal. Y entonces, Kuroki dejó la sala de audiencias.

“¿Este lugar es?”

Kuroki estaba vigilando sus alrededores. El lugar al que se había teletransportado era un lugar desolado y oscuro. Estaba dentro de una pequeña estructura de piedra. Había círculos mágicos tallados en el suelo, brillando tenuemente debido a la magia de teletransportación usada.

“Este lugar es una de las líneas de defensa de la Montaña Akeron. Siendo honesto, muchos de los caballeros que estaban estacionados aquí fueron asesinados en el conflicto contra el Héroe. Por ahora carecemos fuertemente de fuerzas, por tanto… no tenemos manera de enviar refuerzos a este lugar.”

Montado sobre el hombro de Kuroki, Nut le explicó la situación. La Cadena Montañosa Akeron estaba ubicada al sudeste del palacio del Rey Demonio. Era un lugar que separaba a Nargol de las otras regiones. Los Caballeros Oscuros que montaban en wyverns eran los responsables de proteger este lugar desde el aire.

La ubicación actual de Kuroki era una de las bases defensivas. Después de haber completado todas las preparaciones, viajó del palacio del Rey Demonio a este lugar al usar magia de teletransportación. Debería ser capaz de encontrar un asentamiento humano siempre y cuando bajara la montaña.

“Qué raro… Nuestros wyverns deberían estar cerca de este lugar.”

Nut estaba confundido por esta situación. Aunque sería más rápido si bajara la montaña con magia de vuelo, Kuroki estaba interesado en la experiencia de montar un wyvern.

Había algo que los estaba esperando afuera de la base demonio. La primera cosa que vio luego de salir de la estructura era un tipo de reptil, con un gigantesco par de alas que salían de su espalda. Era una bestia demonio llamada Wyvern. Había un caballero Oscuro que montaba en la espalda de ese wyvern. El Caballero Oscuro descendió de la espalda del wyvern y aterrizó cerca de la estructura.

“Es un placer conocerlo, su Excelencia! Mi nombre es Gned!”

El Caballero Oscuro se quitó su casco y saludó a Kuroki. Era un joven de la raza Daemon. Comparado con un humano, su apariencia era semejante a la de un hombre en sus veinte años. Kuroki recordó la información acerca de los Demonios que le enseñó Loughas.

Demonio era el término general de los dependes del Rey Demonio. Eran mejor conocidos como Razas Demonio. Y quienes estaban en el pináculo de los Demonios era la raza Daemon. A pesar de que su apariencia se acercaba a la de un humano con piel de color índigo oscuro, el rasgo más notable de la raza Daemon eran los dos cuernos que salían de ambas partes de sus cabezas. Eran por mucho superiores que los humanos en cada aspecto, excepto en fertilidad.

Su única debilidad eran sus números extremadamente bajos, los cuales eran sorpresivamente menos de la veintena parte de la raza Orco, la raza con los mayores números en Nargol. Pero incluso con sus números extremadamente bajos, la Orden de Caballeros Oscuros, compuesta sólo por los de la raza Daemon, era la fuerza más fuerte de Nargol.

Kuroki se preguntó qué era lo que hacía poner nervioso al Caballero Oscuro llamado Gned.

“También me da gusto conocerte, Lord Gned. Por favor no seas tan formal.”

Kuroki le mostró su sonrisa más humilde a Gned.

(Honestamente, ser llamado ‘Su Excelencia’ así hizo que tuviera comezón en mi espalda… Aún si nuestras edades no parecen estar tan alejadas, espero que pueda hablarme con un tono más relajado.)

Pero Kuroki pronto notó que el cuerpo de Gned estaba temblando.

(¿Acaso me tendrá miedo por la misma razón que Nut?)

Kuroki se sintió una vez más deprimido cuando pensó acerca de ese asunto.

“N-No! Después de todo el rango de Su Excelencia esta solo por debajo de Su Majestad!”

Kuroki no tenía idea si Gned expresó su honesta opinión debido al miedo o por su propio nerviosismo. Pero sabía que pedirle que le hablara de manera informal era imposible.

“D-De aquí en adelante! M-Mi deber es escoltar a S-Su Excelencia hasta el pie de la montaña!”

Luego de haber dicho eso, Gned montó de nuevo al wyvern y señaló a Kuroki de sentarse detrás de él.

“Seamos cordiales entonces, Lord Gned…”

“E-Enchendido!”

Gned le ordenó a su wyvern partir. Kuroki pudo sentir la turbulencia cuando el wyvern agitó sus alas.

“OOOH!”

Exclamó Kuroki sorprendido. Disfrutó de la sensación que recorría en su cuerpo cuando volaba en el aire. El wyvern se alzó alto en el cielo, haciendo que el punto defensivo se volviera pequeño en un instante. Kuroki hizo una nota mental de buscar su propio wyvern luego. Pero cuando alcanzaron cierta altitud, el wyvern bajó su altura.

“¿Qué sucede, Lord Gned?”

El cambio repentino de altura arruinó la atmosfera de su viaje aéreo.

“D-Debido a la estricta inspección más allá de este punto, vamos a volar a una altitud más baja desde ahora!”

“¿Inspección? ¿A qué se refiere?”

“Kuroki-sama, estamos a punto de entrar al área de observación de los Caballeros Santos. Corremos riesgo de ser descubiertos por ellos si volamos a una gran altitud.”

Nut explicó en lugar de Gned.

Los Caballeros Santos eran la fuerza élite cuyos miembros eran seleccionados de la raza Ángel y los Valientes de la raza Humana. Juraban su lealtad a Oudith. Luego de que Reiji y compañía casi destruyeran a la Orden de Caballeros Oscuros, los miembros de los Caballeros Santos se volvieron más atrevidos. Acechaban a los sobrevivientes de la Orden de Caballeros Oscuros al violar repetidamente el territorio aéreo de la Orden.

Esta era la razón por la que no podían volar a gran altura. No querrían ser descubiertos por esos Caballeros Santos. Gned controlaba a su wyvern de manera rara. Incluso Kuroki se sentía inseguro con la habilidad de Gned de controlar a su wyvern.

“Parece que no ha pasado mucho tiempo desde que Lord Gned comenzó a montar su propio wyvern…”

Nut explicó que actualmente la Orden de Caballeros Oscuros carecía de fuerza. Su situación era tan grave que incluso un principiante como Gned se le permitió volar con su Wyvern.

“Pero, a este paso, puede que seamos blanco de los goblins que habitan en esta área…”

“¿Qué? ¿Goblins?”

Loughas le enseñó a Kuroki acerca del sentido común de un Demonio entre sus lecciones de magia. Los Goblins eran demonios de un feo color verde cuya altura era alrededor de 120 cm en promedio. Loughas también le dijo que la cabeza de un Goblin era más dura que el hierro y que eran débiles a la música. Escuchó que los Goblins eran los subordinados de Modes. Entonces, ¿Por qué atacarían a sus aliados?

“Los Goblins de esta área no están bajo la supervisión de Su Majestad.”

“¿En serio? ¿Y apenas me lo dices?”

Las palabras de Nut hicieron que Kuroki recordara de nuevo su sesión de aprendizaje con Loughas. Los Gblins fueron creados por un Dios Oscuro. Pero eso no quería decir que se refería a Modes ya que había varios Dioses Oscuros. O mejor dicho, casi todos los demonios que servían a Modes estaban en Nargol. Básicamente Modes tenía casi nada de influencia sobre los Demonios fuera de Nargol.

En resumen, incluso un Demonio bajo el mandato de Modes tendría que limpiar sus propias nalgas si provocaban problemas fuera de Nargol. Debido a ello, Goblins y Orcos los estaban atacando. La primera vez que Kuroki supo de ese hecho, se dio cuenta que fue engañado por el título de Rey Demonio de Modes.

Pero los humanos de este mundo aún creían que los Goblins y Orcos que los atacaban eran subordinados de Modes. Si alguien preguntaba la razón, era porque Modes era el primero en la lista de los Dioses Oscuros. No obstante, Modes era de hecho el Dios Oscuro más poderoso. Aunque Kuroki sólo supo de ese hecho mucho, mucho después.

Pero ser el más fuerte no lo convertía automáticamente en el rey de los Dioses Oscuros. De hecho, solo había una pequeña fracción de Dioses Oscuros que eligieron seguir a Modes. Algunos otros no lo siguieron y los demás eran hostiles hacia a él. Kuroki sintió ansiedad por su futuro cuando supo eso.

El control rígido del wyvern de Gned hizo que el viaje se volviera más peligroso. Para hacerlo peor, estaban volando a una altitud baja y ya se habían ido de Nargol desde hace rato.

“AAAH! NOS ENCONTRARON!!”

Cuando Kuroki giró su atención hacia la dirección en la que apuntó Gned, vio a varias formas de vida humana aladas que se acercaban. Esas formas humanoides aladas con armadura dorada les estaba apuntando con sus arcos.

“SON LOS PUTOS CABALLEROS ANGEL!!! ACELERE LORD GNED!”

Nut gritó angustiado. Los Ángeles eran una raza creada por el Dios de Luz. Su apariencia se asemejaba a la de un humano con alas. Como raza alada, los Ángeles no necesitaban usar magia de vuelo. Podían usar espada y magia durante el vuelo. Las otras razas no eran rivales para esos Ángeles. Pues no podían pelear mientras usaban magia de vuelo, los Caballeros Oscuros usaban a sus wyverns para pelear contra los Ángeles.

Comparado con aquellos maestros del combate aéreo, Gned seguía siendo un amateur. Apenas habiendo recibido su permiso para montar su wyvern, puede que sea derribado de su propia montura si peleaba contra ellos por su cuenta.

En cuanto escuchó la advertencia de Nut, Gned intentó torpemente hacer que su wyvern girara. Como la situación lo ameritaba, Kuroki sintió que no tenía más opción que recitar el hechizo de magia de vuelo. La magia de vuelo de Kuroki le permitía volar mucho más rápido en el cielo ya que era una versión mejorada de la magia de levitación. Pensó que esta magia debería ser suficiente para detener la persecución de los Ángeles.

“¿Su Excelencia?”

“Lord Gned, concéntrese en controlar su wyvern y déjeme el resto. Sujétate bien, Nut, las cosas se volverán peligrosas después de esto.”

Luego de decir eso, Kuroki se giró hacia los Ángeles. Estos dispararon sus flechas hacia Kuroki. Para él, era como si las flechas se movieran en cámara lenta.

“HA!”

Kuroki sacó su espada demoniaca y bloqueó cada una de las flechas.

“SANTO CIELO!”

Los Ángeles quedaron atónitos por aquella escena tan irreal. Kuroki entonces hizo aparecer una enorme flama negra en el cielo.

“Oh Flama Negra!”

Cuando lanzó la masa de flama negra, los ángeles huyeron, intentando salvar sus vidas. Esa flama oscura era una advertencia pues él no tenía la intención de pelear contra ellos. Pero pronto se dio cuenta de que era una táctica extremadamente efectiva para asustar a los Ángeles.

“Es Runfeld, HUYAAAN!”

Los ángeles huyeron, confundiendo a Kuroki con Runfeld. Kuroki regresó al wyvern de Gned.

“Increíble…”

Pudo escuchar a Nut susurrar.

“Lord Gned, ahuyenté a los ángeles. Continuemos con nuestro vuelo.”

Kuroki le sonrió a Gned.

“E-ENTENDIDO!”

Gned respondió mientras se mordía el labio. Su wyvern entonces voló más alto.

(Asombroso.)

Pensó Kuroki mientras continuaban con su viaje bajo el cielo azul. Luego de repeler a sus enemigos, el wyvern en el que montaban atravesó la frente a ellos. Kuroki tuvo que concentrarse un poco para usar su magia de vuelo, por lo que no pudo disfrutar del paisaje a su alrededor. Luego se preguntó si volar montando en algo sería una buena idea.

(Pediré un wyvern para mí cuando regrese de mi viaje.)

Pronto llegaron al final de la Cadena Montañosa Akeron y bajaron del wyvern.

“Muchísimas gracias, Lord Gned.”

“Soy yo quien debería decir eso!”

Gned había estado nervioso desde el inicio hasta el final de su vuelo. Pero Kuroki sintió que la actitud de Gned se había ablandado un poco comparado con la primera vez que se vieron.

“Aunque solo puedo acompañarlo hasta este lugar, permítame rezar por un viaje seguro!”

“Gracias, Lord Gned.”

Gned lo despidió y voló de vuelta a Nargol después de descargar el equipaje de Kuroki. Él tenía que caminar a partir de este punto.

(Si no me equivoco, Reiji y el resto deberían estar en alguna parte en el sur, un lugar llamado la Santa República Lenaria.)

Kuroki miró hacia la dirección del sur con su espalda hacia Nargol. Aunque ahorraría mucho tiempo si usara magia de teletransportación, desafortunadamente la puerta tenía que prepararse de antemano. Naturalmente, no había puerta de transferencia fuera de Nargol ya que los ciudadanos de Nargol ni siquiera necesitaban de una para empezar. Por ello, su única opción era viajar a pie.

Aún estaba lejos de la Santa República Lenaria, pero Kuroki se podía mover miles de veces más rápido que un humano normal de este mundo. Debería tomarle uno o dos meses llegar si seguía el camino.

“Avancemos, Nut.”

De este modo, Kuroki dio el primer paso hacia el mundo humano.