Ankoku C70 – 1

Modo Noche

Capítulo 70: Teatro del Dios de las Canciones

—Sabio de Cabello Negro, Chiyuki—

“Fuwa~ Cinco minutos más, Chiyuki-san~…”

Nao habló mientras bostezaba.

Cuando miré a mi alrededor, vi la apariencia poco femenina de Rino y Shirone. Lo mismo ocurría con Sahoko, aunque ella estaba un poco más compuesta.

Ya es más de mediodía. Anoche bailaron demasiado.

“Lo siento Nao-san, pero sólo podemos confiar en tu poder para esta investigación.”

Después de esto, nos dirigiremos hacia el gran teatro de la República Ariadya.

La razón fue porque los miembros de la compañía de teatro Oreja de Burro liderada por Midas estaban reunidos allí.

Fuimos guiados por Midas hacia el teatro.

Además de Midas, estaban Reiji, Nao, Rino, Shirone, Sahoko y por último Decius.

El general Clasus no nos acompañó, ya que aún tiene que terminar algunos asuntos. Aunque Shizufae y compañía querían acompañarnos, no podíamos llevar demasiada gente con nosotros.

El viaje hasta que llegamos al teatro fue tranquilo.

“Hee~ Un teatro muy grande.”

Rino habló con su habitual voz alegre.

El nombre de este teatro era ‘Teatro Alphos’.

Alphos era el hermano mayor de Rena, un dios masculino que gobernaba el canto y las artes. Este teatro se construyó para venerar a ese dios.

Según el mito de este mundo, Alphos era el dios más guapo de este mundo. Había un sinfín de chismes sobre sus relaciones con las mujeres.

Uno de ellos era la historia sobre Ishtar y Faeria discutiendo sobre su educación desde su infancia.

Como ninguna de ellas estaba dispuesta a dar marcha atrás, Alphos acabó siendo criado por esas dos diosas.

Y entonces, debido a la influencia de su madrastra, Ishtar, los creyentes de Alphos vinieron principalmente de los creyentes de Ishtar.

“Por favor, espera aquí un rato Héroe-sama, voy a llamar a la sacerdotisa~”

Midas habló mientras enviaba una mirada de reojo a Reiji.

Reiji parecía estar asustado por eso.

El que dirigía este teatro era el creyente de Alphos. A quien Midas llamaba sacerdotisa era la sacerdotisa de la fe de Alphos.

Midas entró en la parte interior del teatro, dejándonos atrás.

El teatro no era del tipo semicircular. Era de círculo completo, parecido a un coliseo. Los asientos de los invitados también rodeaban el centro, y la altura de los asientos era menor cuanto más cerca estaba del centro.

En este momento estamos esperando justo en la entrada del teatro.

“Chiyuki-san, ¿Es esto una especie de relieve?”

Shirone miró el gigantesco relieve que había a la entrada del teatro.

Era un relieve de un hombre blandiendo un arco y flechas, luchando contra un extraño monstruo.

“Este es Alphos, Shirone-san. ¿Verdad, Decius-dono?”

Miré a Decius en busca de confirmación.

“Estás en lo cierto.”

Decius me respondió.

“¿Qué es esa cosa Albadon, Chiyuki?”

“Es un mito, Reiji-kun. La República Ariadya fue atacada por el dios maligno llamado Badon justo después de su fundación. Los registros dicen que hubo numerosas bajas durante ese incidente, pero que dicho dios maligno fue entonces abatido por la flecha disparada por Alphos. Este teatro se construyó para alabarlo. Y entonces, este relieve fue tallado de acuerdo con ese evento. Después de que Alphos derrotara a Al Badon, su nombre se acortó posteriormente a Dios Maligno Badon. O bien, también llamado Albadon.”

Le expliqué a Reiji.

“Como se esperaba del Sabio del Cabello Negro. Tienes razón.”

Cuando miré hacia la dirección de donde provenía esa voz, vi a una mujer de pie allí mismo.

“Es un placer conocerte, Héroe de la Luz-sama. Mi nombre es Clio, una sacerdotisa de Alphos-sama que es responsable de este teatro.”

Clio nos saludó.

Estábamos fascinados por Clio. Era una belleza de piel blanca como la porcelana y cabello azul ligeramente ondulado.

Pero, hay algo que me preocupa de ella.

Las orejas de Clio eran puntiagudas. En resumen, era una elfa.

Eso era inusual.

Los elfos en la sociedad humana no son tan raros. Pero, esta era la primera vez que veía a uno de ellos ganando un estatus tan alto en la sociedad humana.

Que los elfos tuvieran una posición social notable en la sociedad humana era una rareza. No era por la discriminación, era simplemente porque los elfos rara vez estaban interesados en involucrarse con la sociedad humana.

En resumen, esta elfa era una de esos tipos raros.

“Hee~ Una elfa huh. Pero, no eres una dríade, ¿Verdad, onee-san? Tienes un toque de olor a mar.”

Nao dijo mientras entrecerraba los ojos.

“Efectivamente, no soy una dríade, soy una nereida.” — respondió Clio con una sonrisa en la cara.

La nereida era una de las ramas de los elfos.

Además, a diferencia de las dríades que residen principalmente en el bosque, son el tipo de elfos que destacan en la música y viven junto al mar.

Además, las nereidas eran famosas por su belleza. Por eso se convirtieron en el objetivo de muchas razas.

Fue famosa la historia en la que una pobre nereida se vio obligada a convertirse en la esposa de un cíclope después de que éste matara a su anterior amante.

“Qué raro. El dios debe estar encantado de saber que una elfa tan hermosa es la sacerdotisa del templo en el país de los humanos.”

Reiji se deshizo en elogios mientras tocaba el cabello de Clio.

“Fufufu, qué jugador eres, Héroe-sama.”

Clio sonreía felizmente mientras colocaba su mano en sus mejillas.

Sahoko y Rino lanzaron un gemido al ver eso.

“Clio-dono! Hay un adorador del rey demonio entre los miembros de la compañía Orejas de burro!!! Tenemos que investigar este asunto inmediatamente!! Dependiendo del resultado, puede que tengamos que parar la siguiente obra!! Por favor, danos permiso!!!”

Decius se abrió paso entre Reiji y Clio.

Reiji se separó a regañadientes de Clio.

Buen trabajo, Decius.

Elogié a Decius en mi mente.

“Ese es definitivamente un gran problema. La obra es algo que hacemos para alabar a Alphos-sama. Si de repente cancelamos la obra a mitad de camino…”

Clio miró a Midas.

Midas suspiró como si se disculpara.

Si yo estuviera en su lugar, haría lo mismo si faltara uno de mis artistas. Pero, el sentido común de este mundo era diferente. Más que nada, Clío parecía dudar en detener la obra, lo que equivalía a alabar al Dios Alphos.

“Seguramente es una petición grosera, pero ahora incluso nuestra actriz principal, Sienna, también está perdida… No es que podamos encontrar su reemplazo inmediatamente…”

Midas habló, pero sus ojos miraban a todos lados.

Y entonces, los ojos de Midas se detuvieron en un lugar determinado.

“Uhm, ¿Pasa algo?”

Shirone preguntó ya que Midas la miraba fijamente.

“Así es! Shirone-sama! Por favor, sustituye a Sienna y haz de protagonista temporal!!!”

Midas se apresuró a acercarse a Shirone y le agarró la mano.

Shirone se quedó con la boca abierta, sin poder ocultar su sorpresa cuando Midas le agarró de repente las manos.

Y entonces, unos segundos después.

“EEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEH!!!”

—Sabio de Cabello Negro Chiyuki—

La luz del sol brillaba sobre la arena en el centro del teatro sin techo de Alphos.

Parece que podrían seguir actuando incluso durante la lluvia siempre que desplegaran la carpa, pero no era necesario durante un tiempo tan bueno y soleado.

Los miembros de la compañía Oreja de Burro estaban ensayando en la arena.

“ESTO ES ABSOLUTAMENTE IMPOSIBLE, CHIYUKI-SAN!!!”

Me dijo Shirone, completamente en contra de la idea de que ella sustituyera a Sienna.

“¿Es así? Quiero decir que eres la mejor para este papel, Shirone-san~”

“Déjame decirte algo, Rino-chan! Realmente no soy adecuada para el papel principal!!”

Shirone se negó con vehemencia.

El nombre del drama que Shirone se negaba a interpretar era ‘Arfelia’. Era la historia de una princesa que emprendía un viaje para salvar al príncipe que había sido secuestrado por una bruja malvada.

Midas le pidió a Shirone que interpretara el papel de Arfelia.

La protagonista, Arfelia, era caballero y también princesa, además de maestra de la espada.

Sin duda, el carácter de la protagonista femenina encajaba con Shirone.

“¿Es así? Creo que ese papel te conviene.”

Reiji habló con una amplia sonrisa en su rostro.

Ni siquiera trató de ocultar la mirada burlona de su rostro.

“IMPOSIBLE, TE DIGO!!! MÁS BIEN, RINO-CHAN ES MÁS ADECUADA PARA ESE PAPEL ¿NO?”

Shirone intentó cambiar el tema hacia Rino.

“Uhm. Ese personaje de princesa no es adecuado para Rino.”

Rino rechazó de plano la idea de Shirone.

Tanto Rino como Reiji tienen una amplia sonrisa en sus rostros. Realmente son similares cuando se trata de este tipo de cosas, huh.

“POR FAVOR, HAZ ESTE PAPEL POR NOSOTROS, SHIRONE-SAMA!!!”

Midas le suplicó a Shirone.

Shirone se sentía poco a poco abrumada por el rostro sensual de Midas.

A pesar de tratar de volcar esta petición a otra persona, Shirone no parecía ser capaz de abandonar a una persona con problemas.

“No debes forzarla, líder Midas.”

Una mujer salió de entre los miembros que estaban en pleno ensayo.

A simple vista, era una belleza de unos veinte años. Pero, sabía que esa figura era sólo una falsa.

Esa mujer estaba usando magia para alterar ligeramente su apariencia. Su edad real debería rondar la última mitad de la treintena, o la primera mitad de la cuarentena.

Una persona normal no sería capaz de notar ese hecho, pero ella no sería capaz de engañar a nuestros ojos.

La sutil mirada de todos me había convencido de ese hecho.

¿Cómo se llamará?

“No es que podamos posponer la obra con nuestra protagonista desaparecida, Ainoe. Realmente creo que deberíamos pedirle a Shirone-sama que nos ayude.”

“Pero aun así, no deberías forzarla, líder. Incluso si dices que Sienna está desaparecida, yo soy la que hizo el papel de la princesa antes que ella.”

Tal intercambio estaba ocurriendo frente a nosotros.

Y entonces, recordé algo al escuchar el nombre de la mujer.

“Tú, ¿Podrías ser la gran actriz Ainoe-san?”

Entré en medio de los dos.

Entonces, la mujer llamada Ainoe me miró.

La gran actriz Ainoe era una figura famosa en la República Ariadya. Había oído que la mayoría de los hombres de mediana edad de los grandes de este país eran sus fans.

Y además, ella era la que interpretaba a la princesa Arfelia hasta el año pasado.