Ankoku C70 – 3

Modo Noche

Pensando que no se podía evitar, moví mi cuerpo.

Me atacó el vértigo cuando intenté bajar de la cama. Este podría ser el efecto secundario de Assass. Aunque era una droga milagrosa que podía aumentar rápidamente mi poder, tiene un severo retroceso.

Forcé mis pies para caminar hasta que finalmente llegué a la entrada de la habitación.

La puerta se abría por dentro. El pestillo también estaba dentro.

Básicamente, no estaba encerrada en absoluto.

Me tropecé con las escaleras nada más salir de la habitación.

Oí la voz de alguien desde el piso de abajo.

De alguna manera me las arreglé para bajar las escaleras mientras me apoyaba en el pasamanos.

“Espera, Regena! Creo que no deberías hacer eso!”

Era la voz nerviosa de un hombre.

Oí el sonido del agua que salpicaba desde el lugar que tenía delante. Parece que el baño estaba justo delante de mí.

Ya me había dado cuenta de esto, pero, el dueño de esta casa era rico.

Naturalmente, no significa que tener un baño en una casa fuera normal, lo mismo ocurre con cualquier otra casa. Por eso los baños públicos eran populares.

Sólo los ricos podían permitirse tener un baño en su propia residencia.

Me acerqué al baño. Me pregunto quién está haciendo ese jaleo dentro del baño. Primero confirmemos sus caras.

“Por favor Maestro!! Por favor, al menos permítame enjuagar su espalda!”

“No, aunque digas eso… Kuna, por favor, di algo!!”

“Muuh, Si Regena te enjuaga la espalda, es natural que Kuna te enjuague el frente, cierto.”

“WHA!!! PARA, KUNA!! UHOOO♪♪”

Me preguntaba qué estaban haciendo allí. No podía ver el interior ya que estaba bloqueado por una tela fina como la seda.

Tropecé con mis propios pies cuando me acerqué a la fuente de la voz.

Me caí hacia delante sin más, llevándome la fina tela conmigo.

“QUÉ!!!”

Oh no, se han fijado en mí. Será malo si no escapo inmediatamente.

Pero, mis piernas se negaron a moverse.

Alguien entonces vino en mi dirección.

“¿Estás bien?”

Levanté la cara, quitándome la tela que me cubría la cabeza al oír esa pregunta.

Allí, vi a un hombre de pie frente a mí.

Y entonces, vi ESO.

“M-MONSTRUOOOOOOOO!!!”

Y grité a todo pulmón.

Me crie en el templo de Ishtar, el guardián de harlos. Aunque sigo siendo virgen, hubo muchas ocasiones en las que vi cuerpos de hombres desnudos debido a la naturaleza del lugar en el que me crie.

Entre ellos, había hombres desagradables que mostraban su pequeño **ne del tamaño de una oruga.

Pero, el que tenía este hombre frente a mí definitivamente no era una oruga. Y no, tampoco era una serpiente. ESO era… un dragón malvado.

La cara de ese hombre me evocó los recuerdos de antes de caer inconsciente.

Ese hombre era… el Caballero Oscuro.

Un miedo indescriptible surgió en mi corazón.

“Tu cara está pálida y tu cuerpo no puede moverse bien. Creo que aún necesitas descansar.”

El Caballero Oscuro extendió su mano hacia mí mientras me decía eso. Cuando lo hizo, el malvado dragón del Caballero Oscuro también se acercó hasta justo delante de mi cara.

“Uhn~”

Así, me desmayé.

—Caballero Oscuro, Kuroki—

“MENTIRAS!! POR QUÉ AINOE-NEESAN TRATARÍA DE MATARME!!! COMO SI FUERA A CREER LAS PALABRAS DEL CABALLERO OSCURO!!”

Rebatió Sienna mientras enviaba una dura mirada en mi dirección.

Solté un suspiro.

Estaba empezando a alborotarse de nuevo tras despertar. Sinceramente, tratar de calmarla fue un trabajo duro.

Y entonces, le expliqué lo que le había pasado hasta ahora después de que se calmara.

“Lo creas o no, es la verdad.”

Pero, ella no parecía confiar en mí.

“No te creeré… Ainoe-neesan es muy amable conmigo.”

Sienna hablaba con la cabeza gacha.

Bueno, puede que fuera amable cuando acababas de unirte a la compañía. Pero, parece que esa amabilidad se había convertido lentamente en odio a medida que Sienna se hacía más y más popular.

“Eso puede ser cierto cuando te uniste a la compañía. Pero, ¿Qué tal ahora?”

“…”

Sienna estaba perdida por ahora.

Parece que finalmente se dio cuenta de la verdad.

“Además, ¿No te has dado cuenta de que el ataque de los Karkinos de antes era para deshacerse de ti?”

Cuando se lo dije, Sienna levantó la cara.

“Claro que sí… A menudo me encuentro con algo que cae desde arriba, o con veneno mezclado en mi comida o bebida, pero… he oído que ya han detenido al culpable después de eso. Pero, si eso también es un complot de Ainoe-neesan…”

Sienna estaba reflexionando profundamente sobre este asunto.

“Haa… Toma, tus pertenencias.”

Coloqué cierta cosa encima del escritorio.

“¿Estás seguro de devolverme la espada?”

“Sí. Después de todo, es originalmente tu pertenencia. Además, creo que es mejor que no vuelvas a usar esta droga después.”

Después de la espada, saqué un pequeño frasco.

“¿Es ese… el tarro que contiene assass?”

Solo hice una pequeña investigación, pero incluso eso fue suficiente para saber que assass era una droga peligrosa.

Claro, el poder de quien la consumía aumentaba, pero había un severo retroceso después de que la droga perdía su efecto. Era una droga peligrosa que podía matar a su usuario si se utilizaba de forma inadecuada.

Dormía durante todo el día debido a esta droga.

Bueno, no pensé que mi plan original de disfrutar de una visita turística en Ariadya tomó una dirección completamente diferente.

“¿Por qué me has dicho eso? Es como si te preocuparas por mí.” — preguntó Sienna con una mirada de desconcierto.

Efectivamente, el hecho de que me preocupe por ella era extraño.

¿Por qué me preocupaba por ella?

No tenía ninguna intención de convertirme en una buena persona. Por eso, yo mismo no tengo claro el motivo que me llevó a salvar su vida.

“Kuroki~”

Kuna entró en la habitación cuando me estaba preocupando por este asunto.

Kuna debería estar secándose el cabello en la habitación de al lado. ¿Ya se ha secado el cabello?

La fina ropa de seda que llevaba destacaba su perfecto estilo y sus curvas.

“Diosa… de la Luz lunar.”

Oí a Sienna murmurar mientras miraba a Kuna.

Kuna se acercó a un lado y luego se sentó en mi regazo.

Y entonces, Kuna dejó escapar una risita encantadora, mirando a Sienna mientras apoyaba su cabeza en mi pecho.

Como si estuviera presumiendo de nuestra relación íntima.

“No tienes que esforzarte en salvarla, Kuroki. Deberías matarla de inmediato y acabar con ella.”

El hombro de Sienna se crispó al escuchar el comentario de Kuna.

“No, no puedes hacer eso, Kuna.”

Acaricié la cabeza de Kuna mientras se lo decía.

Sin duda, matar a Sienna solucionaría el problema, pero no me apetecía hacerlo.

Al considerar mi posición actual, me puse del lado de los demonios antes que del lado humano. Pero eso no significaba que nunca hubiera matado a demonios o monstruos en el pasado.

Aunque no sentía ninguna duda al matar monstruos, acababa dudando cuando se trataba de matar humanos. Tal vez tenga algo que ver con la apariencia.

No habría optado por salvar a Sienna si fuera un monstruo.

Era discriminación hasta cierto punto.

“Muh~ ¿Qué vas a hacer con esta mujer entonces? ¿Vas a volver a aumentar el número de tus mujeres?”

Kuna habló con las mejillas abultadas, aparentemente enfadada por esa posibilidad.

“NO!!! NO TENGO LA MENOR INTENCIÓN DE HACER ESO!!!”

Sacudí desesperadamente la cabeza en señal de negación.

No puedo negar el hecho de que Sienna era una belleza rara.

Aparte de su cuerpo esbelto y sus seductoras y largas piernas, ya había comprobado cuando la traje hasta aquí, lo que debió de ser un acto de Dios, que su piel era suave y tenía la suficiente elasticidad.

Pero, de ninguna manera iba a forzarla.

No la forzaría por mucho que quisiera lamerle las piernas.

“Mumumu~!!!”

Kuna me pellizcaba el costado mientras me perdía en mi delirio por sus deliciosas y largas piernas.

JODER. Parece que se dio cuenta de lo que estaba pensando.

La mirada de Kuna era demasiado adorable.

“AUCH! ME DUELE, PARA! KUNA!”

Después de eso, de alguna manera logré apaciguar a Kuna.

Cuando miré a Sienna, me encontré con que nos miraba con cara de ansiedad.

Era natural que tuviera esa cara sabiendo que apenas había evitado la muerte.

Aunque no tenía intenciones de matarla, no podía liberarla tal cual. La razón es que Ainoe procedería directamente a matar a Sienna una vez que la liberara.

Además, había una alta posibilidad de que Sienna fuera a la casa de Reiji y compañía.

Cuando eso ocurriera, Ainoe sería ejecutada con seguridad.

Aunque no tenía intención de ponerme del lado de Ainoe, tampoco tenía intención de ponerme del lado de Sienna, ya que ponerse del lado de cualquiera de ellas era un gran demérito por mi parte.

Por eso sólo había confinado a Sienna para evitar que escapara.

La zarza negra que se enroscaba alrededor de su cuerpo se tensaba cada vez que intentaba salir de la mansión. Eso debería ser suficiente para evitar que escapara de este lugar.

Al menos, su sustento estaría garantizado.

Pero, tal y como había dicho Kuna, no podía mantenerla durante mucho tiempo en este lugar.

¿Qué debía hacer ahora?

Lo importante en este caso era que todo estaría bien mientras Ainoe no intentara matar a Sienna. Además, podría liberar a Sienna después de hacerle prometer que no iría a casa de Reiji y compañía.

Para eso, lo primero que tenía que hacer era persuadir a Ainoe.

Pero, ¿Era eso posible? ¿Estaría Sienna realmente dispuesta a reconciliarse con alguien que intentó matarla?

“Hah~”

Supongo que al menos tendré que intentarlo primero.

Así, hice un plan para visitar a Ainoe mañana.