Ankoku C71 – 3

Modo Noche

La recuerdo. Era la chica fugitiva que admiraba a Ainoe. A pesar de su belleza, no tenía ningún talento para actuar, por lo que no pudo unirse a la compañía.

Sin embargo, la chica no renunció a su sueño. Si no me falla la memoria, se llamaba Katia.

Fui yo quien la presentó al nuevo líder de la secta, diciendo que podía unirse a la compañía usando una puerta trasera de esta manera.

Y lo que veo ahora mismo era sólo su cabeza.

“Gracias, es por tu ayuda que puedo conocer a Zand-sama.”

La cabeza cortada de esa mujer me sonreía amablemente.

Grité al escuchar hablar a la cabeza cortada como si aún estuviera viva.

Rápidamente me di la vuelta, queriendo escapar de esta habitación.

Pero entonces, las cabezas dentro del armario se movieron de repente por sí solas, bloqueando la entrada de la habitación.

Las cabezas cortadas de todas las mujeres me miraban.

“AAAA…”

Caí de rodillas.

“¿No crees que estás siendo grosero al intentar huir? … Uhm, ¿Será que estás sobrio? Bueno… ¿Qué debo hacer ahora?”

Escuché la voz del nuevo maestro de la secta desde el interior de la habitación.

“¿Me dejaría convertirlo en un <<Dullahan>>, Zand-sama?”

Escuché la voz de una chica.

“¿Estás segura? Sólo es un debilucho, ya sabes.”

“Sí, no me importa.”

“Bueno, no se puede evitar entonces. FUHAHAHA, Alégrate, Marchas-kun. La servirás como su fiel caballero a partir de ahora.”

En el momento en que escuché eso, sentí algo caliente pasando por mi cuello, y la habitación se volteó de repente.

Y entonces, lo último que vi cuando la habitación dejó de girar fue… mi cuerpo sin cabeza.

—Dios del Sueño y de los Sueños, Zand—

“Bueno, entonces, llévame arriba. Volar requiere mucha energía después de todo.”

Cuando dijo eso, la cabeza de Katia fue levantada por el cuerpo sin cabeza de Marchas. Llevó su cabeza como si fuera el tesoro más preciado.

Parecían un maestro y su ayudante. Puede que por eso la llevara como a una princesa.

Sin embargo, nunca hubiera esperado que un humano común y corriente pudiera resistir mi técnica.

Aunque los seres humanos de esta tienda no deberían ser capaces de ir contra mí, ¿Qué ha pasado aquí mientras yo no estaba?

Bueno, ese es un asunto trivial de todos modos.

De todas formas, no era más que una cabeza fea, nada interesante.

“Cielos, ¿Estás realmente segura de convertir a ese débil hombre en un <<Dullahan>>, Katia?”

“No me importa en absoluto, onee-sama. Lo reemplazaré una vez que encuentre una persona mejor.”

“Esa es mi hermana. Bueno, yo tampoco soy tan exigente, así que puede que acabe eligiendo a un hombre de esta zona para que sea mi caballero también.”

Las chicas estaban alegres por su cuenta.

Las mujeres que ya se habían convertido en hadas tenían la capacidad de controlar un cuerpo sin cabeza. Naturalmente, había un límite de cuánto podían controlar al mismo tiempo.

Por eso casi todas las hadas tienen su propio caballero valiente. Y por caballero, me refería a los hombres que perdían la cabeza y terminaban como su fiel servidor, los dullahan.

“Bueno entonces, creo que es hora de volver a la casa de Zeal y compañía. ¿Ha terminado ya su reunión?”

Salí de la habitación, siendo despedido por mis adorables hadas.

Zeal era un sátiro negro que originalmente vivía en Nargol. No, tal vez llamarlo demonio menor era más apropiado.

Ese demonio menor Zeal ha traicionado al rey demonio y se ha confabulado con esa mujer araña, Atlankua. Debería estar en el sótano de este edificio ahora mismo.

Caminé por el pasaje, entrando en el pasaje secreto hacia el sótano.

Cuando descendí hacia el sótano, vi varias sombras alineadas en el sótano.

No era la sombra de un humano. Era la sombra del subordinado del rey demonio que vivía en Nargol.

“¿Has terminado con la discusión, Ulbard-kun?”

Me dirigí al Daemon que estaba en el centro de esas sombras con una sonrisa en el rostro.

El nombre de ese Daemon era Ulbard, uno de los cuatro Daemon Lords que servían bajo el Rey Demonio. Vino a esta región para atrapar a Zeal que traicionó al Rey Demonio.

“Sí, muchas gracias por decirme el paradero de este traidor, Zand-dono.”

Zeal estaba arrodillado en el suelo, frotando su frente contra el suelo, temblando de miedo frente a Ulbard.

“Pero, por supuesto, quería que al menos le perdonaras la vida. Después de todo, es gracias a él que puedo conocerte.”

Encontrar a los subordinados de Ulbard que buscaban a Zeal fue muy fácil. Después de encontrarlos, me ofrecí a organizar esta reunión. Naturalmente, mantuve esta reunión en secreto para mi padre.

Soy diferente a mi padre, Zarxis. Mi padre es hostil hacia el Rey Demonio sin siquiera considerar la opción de reconciliación con éste. Y estaba seguro de que eso sería la causa de su perdición.

Al fin y al cabo, ambas partes no obtendrían nada de tal conflicto.

Pero en mi caso, me esforcé al máximo en tratar de llevarme bien con el Rey Demonio.

Y para ser honesto, yo también quería llevarme bien con las Diosas de Elios.

Sin embargo, esas hermosas Diosas me odian por alguna razón. Me pregunto por qué se enojaron cuando todo lo que hice fue decirles cómo hacerse más hermosas.

Si es posible, quiero poner mi mano en la cabeza de una de esas diosas como parte de mi colección.

“Tienes razón, perdonémosle la vida ya que ejecutarlo en este momento causará más deméritos. ¿Oyes eso, Zeal? Nuestro lado no tendrá problemas incluso sin tu ayuda, por eso asegúrate de trabajar duro para Zand-dono. Además, incluso Su Excelencia me pidió que te perdonara la vida también.”

Ulbard habló con un tono frío.

“MUCHAS GRACIAS, ULBARD-SAMAAA!”

Zeal expresó su gratitud mientras frotaba su frente contra el frío suelo repetidamente.

“Hah~ ¿No estás contento, Zeal-kun? Todavía te espera mucho trabajo.”

Me sentí aliviado.

Zeal era similar a mí en una cosa después de todo; ambos amamos a los humanos. Aunque la forma en que expresamos nuestro amor hacia ellos era diferente, me alegré mucho de que le perdonaran la vida.

“No es mucho, pero, por favor, usa a este tipo hasta el hartazgo.”

“Gracias, Ulbard-kun. Te mostraré cómo derroto a ese Héroe de la Luz y a esos bastardos de Elios con seguridad. Bueno, esto último fue lo primero que mi padre me confió después de todo.”

Mi padre, Zarxis, me descuidó debido a mi abrumador amor por los humanos. Yo, que fui descuidado por mi padre, luego me uní al plan de Labrys.

Tal vez por mi tendencia a hacer cosas extrañas, se me ordenó que abandonara esta región cuando ese plan terminó.

Me sentía muy triste cuando recordaba ese trato tan cruel.

Pero ya no me sentí tan triste porque, gracias al fracaso de Labrys, se me permitió actuar libremente en esta región.

Y entonces, me uní a Ulbard y le ayudé a demostrar mi valía.

“Eso es tranquilizador entonces. Estaré pendiente del resultado de tu trabajo, Zand-dono.”

“Fufu, déjalo en mis manos. Me aseguraré de que el Héroe de la Luz y el Caballero Oscuro se maten mutuamente. Y muchas gracias también por la información sobre la Bestia Maligna Ferion.”

Me reí.

Héroe de la Luz y Caballero Oscuro. Voy a hacer que esos dos se maten entre sí.

Y también está la Bestia Maligna Ferion que una vez estuvo al lado de mi padre en una guerra contra los dioses de Elios. Luego fue sellada por el Rey Demonio, pero el problema era que no teníamos idea de la ubicación de ese sello.

Pero gracias a la información de Ulbard, finalmente supe la ubicación de ese sello. Tengo que decirle rápidamente a mi padre sobre este asunto.

“Sí, por favor, haz uso de esa información. Y luego, lo siguiente es…”

“Sí, no le diré a nadie la fuente de esta información. Su Majestad, el Rey Demonio definitivamente se enfurecerá si se entera de que usted es el que vendió esta información. Mantendré este secreto conmigo hasta que muera.”

El asunto de mi colisión con Ulbard era un secreto.

Por alguna razón, el Rey Demonio se negó a librar una guerra contra Elios. Incluso llegó a ordenar a sus subordinados que no lo hicieran también.

Por eso Ulbard actuó por su cuenta, desobedeciendo la orden del Rey Demonio, al igual que Zeal. Por eso Ulbard quería mantener este asunto en secreto.

“Bueno, me excusaré entonces, Zand-dono. Estaré esperando los resultados de tu plan.”

“Sí. Me aseguraré de conseguir su cabeza.”

Ulbard y sus subordinados se teletransportaron entonces fuera de la habitación.

Incluso si no podía conseguir la cabeza del Héroe de la Luz, decapitar la cabeza de las mujeres que lo rodeaban era algo sencillo.

Y luego, vamos a liberar a Ferion y hacer una guerra contra Elios.

Después de eso, ya sean las cabezas de las mujeres del Héroe de la Luz o de las diosas de Elios, pude conseguir todo con bastante facilidad.

Creé una proyección de la figura de una mujer con magia. Proyectada allí estaba una Diosa de Cabellos Plateados.

Su belleza me hizo enamorarme de ella a primera vista.

Anhelé a esta Diosa después de conocerla.

Quería conseguir su cabeza a toda costa. Afortunadamente, resulta que ella está en este país, el mejor terreno de caza para mí.

Por eso tengo que deshacerme primero del Caballero Oscuro que se interpone entre esta Diosa y yo.

Ese era el objetivo principal de mi plan.

“Parece que tengo que contactar con Tarabos-kun. ¿Cuánto ha avanzado en el plan de renacimiento de Badon en este momento?”

Badon era una de las Bestias de Destrucción creadas por nuestra Gran Madre Dios, Nargol.

He oído que Badon era bastante poderoso, pero no tanto como la bestia maligna.

El cadáver de Badon fue enterrado bajo el gran teatro. Bueno, parece que el altar de Alphos fue el que se construyó originalmente sobre el lugar donde enterró el cadáver de Badon, pero el gobierno de Ariadya construyó luego un gran teatro además de eso. O eso es lo que escuché de Tarabos.

Oí que Tarabos hizo una investigación profunda sobre Nargol y encontró el asunto de Badon por accidente.

Bueno, la fuente de esa información era un asunto trivial para mí. El problema principal era cómo utilizar esa información al máximo.

Una de las brujas de Zeal debería estar trabajando en ese teatro. Usémosla para este plan.

Miré a Zeal que seguía en postura de postración incluso cuando Ulbard ya se había ido.

“Zeal-kun. Haré que atraigas a ese Caballero Oscuro. Fufufu.”

No pude contener la risa mientras reflexionaba sobre los acontecimientos que estaban a punto de ocurrir.

—Bailarina, Sienna—

La diosa de la luz lunar bailó ante mí.

Era una danza extremadamente hermosa.

Antes de darme cuenta, ya era de noche.

Su hermoso cabello plateado brillaba bajo la luz de la luna que entraba por los grandes ventanales, dándole un encanto místico.

Mis ojos estaban completamente fijos en la fantástica escena que tenía ante mis ojos.

“¿Qué tal, Sienna? ¿He bailado bien?”

Cuando detuvo su baile, la diosa de cabello plateado esbozó una encantadora sonrisa.

“Hábilmente hecho. Kuna-sama.”

Solté un suspiro.

La Diosa de la luz lunar dominó fácilmente la danza que yo había practicado muchas veces con sólo un poco de instrucción de mi parte.

Aunque sentía mucha envidia de su talento, sabía que había una diferencia entre el talento natural de la diosa y el mío.

Y entonces, me replanteé, ¿Podría ser que lo que sentía ahora mismo fuera similar a lo que sentía Ainoe-neesan cuando me enseñaba?

Según el Caballero Oscuro, Ainoe-neesan parece haber hecho un pacto con el diablo.

Y luego, estaba yo, que conseguí una carrera exitosa sin ni siquiera hacer un pacto con el diablo.

Me pregunto qué pensaría si estuviera en la posición de Ainoe-neesan. ¿Habría sentido el mismo sentimiento de envidia que sentía ahora?

Esos eran los pensamientos que pasaban por mi mente en este momento.

Sin embargo, me pregunto qué estaba ocurriendo con la compañía ahora mismo.

El Caballero Oscuro dijo que visitaría el teatro mañana para ver la situación allí, pero…

Envié una mirada al Caballero Oscuro a mi lado.

El Caballero Oscuro, sin su armadura negra, no parece diferente de un joven común y corriente.

Estaba mirando a la Diosa de la luz lunar con una sonrisa descuidada en su rostro.

La Diosa de la luz lunar estaba usando el traje de bailarina de Ishtar en este momento. El traje, que tiene una gran exposición y está hecho de materiales finos, estaba sacando el encanto hechizante de la Diosa.

El Caballero Oscuro que miraba esa apariencia no se diferenciaba de los viejos pervertidos cuando veían mi baile.

Sentí que podría derrotarlo fácilmente en este tipo de situación, aunque no quería intentarlo.

Escuché el rumor de que nada menos que el Caballero Oscuro era quien había vencido al Héroe de la Luz. Pero, viendo la cara que puso en este momento, parece un joven normal y débil.

Miré la bebida servida frente a nosotros.

No había ningún licor entre los que nos sirvieron.

Dejando a un lado el té que se hacía con una flor llamada mintea, pensé que era más bien un niño cuando le servían una bebida hecha con zumo de frutas hervido. No era lo que beben los adultos, ni mucho menos.

Cuando pregunté la razón, me dijeron que el Caballero Oscuro no bebía licor.

Se aferraba a un plato de dulces.

El dulce horneado que incluía frutos secos era simple pero delicioso. Y un complemento perfecto para el mintea.

Pero, los dulces horneados no parecen coincidir con el paladar del Caballero Oscuro. El dulce que eligió era un poco… peculiar.

Me agarraba la cabeza mientras la impresión sobre los demonios en mi mente empezaba a desmoronarse.

Miraba al Caballero Oscuro mientras reflexionaba sobre este asunto.

“¿Eh?”

Se me escapó involuntariamente esa voz.

La sonrisa desaliñada de antes desapareció, sustituida por el rostro de un guerrero.

No pude ocultar mi sorpresa al ver tan drástica transformación.

El Caballero Oscuro se levantó de repente.

Eh, ¿Qué ha pasado con él?

“¿Pasa algo, Kuroki?”

Preguntó la Diosa de la luz lunar con voz ansiosa al ver el repentino cambio de expresión del Caballero Oscuro.

“Marchas…”

La aguda mirada del Caballero Oscuro miraba en dirección al exterior de la muralla.

Sentía una ansiedad indescriptible al escuchar ese nombre.