Cerduque V1 C1

Modo Noche

Capítulo 1: El estudiante problemático del Instituto de Magos Kirsch

Fue más o menos antes del inicio de los eventos del anime, Shuya Marionette. Me encontré en un periodo del que tenía poca información. Ante mí se encontraba el Instituto de Magos Kirsch, el escenario del anime. Allí, los árboles, llenos de hojas verdes y frescas, rodeaban los venerables edificios de la escuela, construidos en piedra. Sólo un pensamiento rondaba mi mente mientras sentía la fresca brisa de la mañana rozar mi piel.

Cerdo! Cerdo! Cerdo sin remedio!

Todo lo que sentía era rabia y exasperación hacia mi yo del pasado, el cerduque de corazón negro. ¿La causa de mi ira? Averiguar exactamente por qué me había vuelto tan obeso. ¿Por qué había actuado de una manera totalmente impropia de un noble, invitando al desprecio de los que me rodeaban?

Todo esto había sido intencionado. Todo según el plan de ese cerduque de corazón negro!

“Oink, huff, o-oink.” — mi resoplido fue irregular, mi respiración errática.

Daryth era a menudo llamado el País de los Caballeros por sus vecinos. Dentro de Daryth, la Casa Denning era una de las familias nobles más poderosas, ya que la propia familia real le había otorgado el control de la fuerza militar del país. A una persona nacida en la Casa Denning nunca se le permitiría casarse con una sirvienta común. Así que mi yo del pasado conspiró para que todos lo odiaran y manchara la dignidad de la Casa, lo que llevaría a su familia a repudiarlo. Me horrorizó el plan de mi yo del pasado.

El objetivo de este plan era huir con Charlotte después de ser repudiado y vivir feliz para siempre. Por supuesto, el sueño de mi yo del pasado nunca se haría realidad. Ahora sabía muy bien que mi amada sería robada por ese protagonista.

“O-Oink oink, huff, ugh. O-O-Oink!” — el sudor caía a cubos por mi cara mientras trotaba en los terrenos deportivos, que por lo demás estaban desiertos a primera hora de la mañana.

Ugh, mi ropa está muy sudada, y probablemente voy a tropezar con mis propios pies en algún momento. Esto es pura tortura! Qué poco ha hecho el cerduque de corazón negro… quiero decir, yo. ¿Qué tan poco ejercicio hice? ¿Cómo incluso pensé que tenía una oportunidad con el corazón de Charlotte en tan horrible forma?

“Hey, mira allí. El cerduque está haciendo footing a primera hora de la mañana…”

“¿El cerduque? ¿Corriendo? ¿Por la mañana? No lo he visto correr ni una sola vez el año pasa— oh, vaya, no estabas bromeando, huh… parece un orco siendo asado vivo con lo rojo que está…”

“Shuuuuu. ¿Qué vas a hacer si nos oye? No olvides que, incluso con ese atuendo, sigue siendo de la casa Denning…”

Los abucheos y las burlas llenaron el aire cuando los estudiantes que se dirigían de los dormitorios al comedor me vieron. Pero seguí corriendo, moviendo los brazos con todas mis fuerzas. Este había sido el objetivo del persistente autoengrasamiento del cerduque de corazón negro, incluso entre todas las burlas. Necesitaba que mis propios compatriotas se burlaran de mí y me despreciaran.

Dentro de la prestigiosa Casa Denning, fui muy mimado por mi padre, el actual Duque Denning. No es por presumir, pero mis talentos eran realmente extraordinarios. Nadie más dentro de la larga historia de mi familia podía estar a mi altura. Por eso, recibí una tutela especial desde que tengo uso de razón, para ponerme en forma como sucesor del Duque.

“Hey, ¿Es ese ya sabes quién…?”

“Había oído los rumores, pero… nunca he visto a alguien tan gordo…”

“¿Son de primer año? Ese estudiante de ahí es el estudiante problemático más infame en la historia del Instituto de Magos Kirsch, Slow Denning. Si quieren vivir su vida aquí en paz, deberían alejarse de él…”

Sin embargo, todo esto cambió cuando cumplí seis años.

Encontré un mercado ilegal de esclavos que se celebraba en los bosques del territorio de la Casa Denning. Allí, los traviesos espíritus del viento me contaron la triste verdad de una joven alineada en el altar. Me enteré de que la niña desnutrida que tenía ante mí era la princesa de un reino destruido. Me enteré de la trágica vida que la había reducido a la esclavitud. Salvé a esa chica, Charlotte, a la que nombré mi sirvienta personal.

Unos años más tarde, tomé una decisión que sabía que cambiaría mi vida para siempre: convertirme en el cerduque de corazón negro.

“Ugh… Ese de ahí es el cerduque…”

Me propuse pasar de ser el brillante heredero de los Denning a ser un mocoso malcriado, llevando un estilo de vida poco saludable y exigiendo cosas absurdas. Vaya que tuve éxito. Había evolucionado en un vil cerdito sin problemas. Más bien involucioné. Para mi yo del pasado, el cerduque, la vida en el Instituto de Magos era el último eje de mi plan.

“Oink, huff, oink, oi-oi-oink!” — jadeé mientras corría.

En el anime, todo había ido según mis planes anteriores. Mi padre afirmó que yo era un huérfano recogido de una mazmorra como un gato callejero encontrado a un lado de la calle y procedió a echarme de la familia. Misión cumplida.

“Oink, oink, huff, oi-oi-oink!”

¿Pero quería eso para mi futuro? Ni hablar! Recordé las palabras del director principal del anime en un evento una vez.

El cerduque era inteligente, fuerte, de buen corazón y, lamentablemente, demasiado terco para su propio bien. Desde otra perspectiva, la historia de Shuya Marionette puede interpretarse como su tragedia. El cerduque tenía el poder de conseguirlo todo por sí mismo… Y por eso, el protagonista le arrebató a Charlotte.

El mayor error de cálculo que cometió el cerduque fue la guerra con el Norte y el Sur. Charlotte se vio muy involucrada en la guerra debido a su asociación con el protagonista, y tratar de ocultar la identidad de Charlotte en medio de todo eso no fue nada fácil. Sin embargo, el cerduque persistió, protegiendo a su sirvienta de cualquier daño entre bastidores.

El absoluto cabeza de chorlito del anime había mantenido en secreto sus sentimientos por Charlotte, sin confiar ese secreto a nadie. Llevó a cabo estoicamente todas las tareas en solitario y tenía la intención de confesárselo a ella cuando hubiera pasado la tormenta. Ese cerdito, que no pedía ayuda y actuaba fielmente a sus sentimientos por una sola chica… era yo.

“Oi-oink, huff, oi—huff—nk, o-oink.”

Pero no quería cometer esos mismos errores dos veces. No quería vivir mi vida siendo incomprendido por todos, sólo para ser desechado y dejado completamente solo.

Por lo tanto, tenía que adelgazar y convertirme en un auténtico ser humano razonable.

Mi vida era un desastre. Aunque estaba en la flor de mi juventud, viviendo mis días de escuela, no tenía amigos en el instituto. La única persona con la que podía hablar era mi sirvienta. Sabía que estaba cosechando las semillas que había sembrado, pero mi lamentable estado seguía haciéndome llorar.

Para empezar, quería mejorar mi relación con los demás alumnos del instituto y ganar una vida escolar agradable con Charlotte. Quería vivir con ella como mi verdadero yo, no como el cerduque de corazón negro agobiado por las mentiras y los engaños.

Sin embargo, ganarme de nuevo mi lugar como sucesor del Duque Denning era otra montaña de trabajo a la que no quería enfrentarme. Sólo quería una vida humilde con Charlotte, que era más que suficiente para mí. Me esforcé por hacer realidad ese deseo, pero… sentí que las agudas miradas de las jóvenes nobles me taladraban el cráneo desde todas las direcciones. Sus ojos transmitían su escepticismo. Podía oírlos en mi mente, burlándose de mí — ‘Mira, ese cerdito sigue corriendo!’ ‘¿Él adelgazando? Imposible.’

Maldita sea! Me están volviendo loco!

El cerduque del anime comenzó haciéndose pasar por una persona completamente echada a perder. Dicen que no hay que juzgar un libro por su portada, pero el hecho de parecer un orco ciertamente vendía mejor la historia del mocoso malcriado.

“Oooink! Huff, oink—aah!!!” — cómo estaba tan sumido en mis pensamientos mientras corría, no me di cuenta de que había una roca enterrada en la pista. Me resbalé y perdí el equilibrio, cayendo estrepitosamente al suelo.

Auch… Creo que me he cortado la cara. Debo parecer muy patético ahora mismo… viéndome así nadie pensaría que soy amado por los espíritus.

“Miren ahí, todos! Ese es el legendario baile del cerdito Denning!”

“Hey, cállate. Podría oírte.”

“¿Desde esta distancia? Lo dudo.”

Sacudiendo la suciedad y el polvo de mi cuerpo, me levanté y miré con odio a los curiosos parlanchines que llevaban un rato molestándome.

¿Intentan pelear conmigo? Puedo escuchar todas sus palabras! Pero tengo cosas mucho más importantes que hacer que morder el anzuelo, así que decido dejar que me entre por un oído y me salga por el otro! Pero dejando eso de lado… creo que es suficiente por hoy.

Terminé de quitarme la suciedad de todo el cuerpo, saqué una varita negra con el escudo de los Denning y la agité ligeramente. Un viento refrescante envolvió mi cuerpo mientras toda la mugre desaparecía, dejándome chirriantemente limpio.

“El cerduque sólo tiene a su favor su gran habilidad para la magia, como siempre… espera, esa dirección a la que se dirige, ¿Podría ser…?”

“Esta es una vista rara. ¿Quién hubiera esperado que el mimado y consentido Slow Denning se dirigiera al comedor con sus propios pies?”

Una multitud de curiosos me escudriñaba con mórbida curiosidad mientras atravesaba los terrenos deportivos. Me limité a ignorar sus miradas interrogantes y marché hacia el comedor.

Al abrir las puertas del comedor, me tomé un breve momento para observar mi entorno. Muchos estudiantes estaban sentados disfrutando de su desayuno en numerosas filas de largas mesas de comedor. El tintineo de los cubiertos resonaba por todo el lugar mientras las camareras, vestidas con delantales con volantes, iban de un lado a otro con bandejas de desayuno en ambas manos, moviéndose entre las apretadas filas de mesas largas.

¿Dónde me siento? Soy bastante grande, así que quiero evitar estar entre dos personas… muy bien, parece que la esquina con una mesa cerca de la salida sería un buen lugar. Gruñendo mientras me dejaba caer en el asiento, enseguida me di cuenta de un problema muy grave. Oh no… soy demasiado grande para el asiento. Estoy demasiado gordo… casi me reí a carcajadas de lo ridículamente gordo que me veía. Realmente soy el cerduque, huh. Tengo que reducir mi peso. Realmente espero que este asiento no ceda debajo de mí… ¿Puede esta cosa realmente aguantar?

En cuanto tomé asiento, se acercó una simpática sirvienta con el desayuno. Estaba claramente tensa y nerviosa, sus manos temblorosas goteaban sudor. Probablemente no podía creer que yo estuviera en el comedor. Normalmente me llevaban la comida directamente a mi habitación.

“B-B-Buenos días! ¿P-P-P-Puedo dejar su comida aquí?”

“Por favor, déjala aquí.” — dije con un gesto vago — “Sí, ahí mismo. Gracias.”

“¿Eh…? U-Uh… E-Entiendo!” — su cara estaba roja como un tomate mientras se escabullía. Otras sirvientas corrieron hacia ella una tras otra, susurrándole. Probablemente le preguntaban si estaba bien o si la había intimidado. Suspiré con fuerza.

Otro día de revelaciones que destrozan la vida, huh. Revelación del día: las sirvientas también me temen…

Me llené la boca a la velocidad del rayo. Comer entre mis compañeros no fue una mala experiencia en absoluto. Escuchar las numerosas conversaciones que se desarrollaban a mi alrededor me hizo sentir como si fuera uno de ellos, como si también tuviera alguien con quien charlar.

Por supuesto, en realidad no tenía ningún amigo.

“¿Hm?” — hice una pausa, mirando mi plato — “Mi plato está vacío. Espera, ¿Qué?” — ¿Eh? Espera un momento, ¿No es demasiado poco?

Había limpiado mi plato en un abrir y cerrar de ojos. ¿Alguien hizo esto por despecho? Ni siquiera sabía tan bien. ¿Podría esto satisfacer a alguien? Miré a mi alrededor, midiendo las reacciones de todos. Pero en el momento en que sus ojos se encontraron con los míos, desviaron la mirada o interrumpieron sus conversaciones, y se fueron a entregar sus platos con sus amigos.

¿Q-Qué? ¿Por qué actúan así? Sentí una punzada en el corazón ante sus reacciones. ¿A esto le llaman acoso? ¿Me están intimidando?

“Lord Slow, por favor tome esto si es de su agrado.” — Una bandeja con un desayuno apareció ante mí.

¿Hm? ¿Qué es esto? Levanté la vista para preguntar.

Ante mí se encontraba un joven con un hermoso cabello rubio. Sus ojos azul claro brillaban bajo la luz como un par de zafiros. Sonreía ligeramente, casi como una doncella. Genial, un chico guapo. No me gustaban mucho los chicos guapos. ¿Quién era? Intenté ponerle un nombre a su cara. Estaba en la misma cohorte que yo…

Ah, ya sé. El hijo mayor del Conde Greatlorde, si recuerdo bien. Era un personaje menor que nunca apareció en el anime.

“Mi nombre es Valjean Greatlorde. Soy el heredero del conde Greatlorde, que gobierna la región noreste de Daryth.” — Comenzó el joven amablemente — “Aunque nuestro territorio no sea tan extenso como el del Duque Denning, creo que mi familia tiene bastante reputación dentro de este instituto. Es un placer conocerlo, Lord Slow.”

Que alguien me saludara tan amablemente por la mañana no estaba nada mal. Sin embargo, justo cuando Valjean terminó de hablar, oí que alguien chasqueaba la lengua mientras las conversaciones se apagaban en el pasillo. Todos los presentes se quedaron mirando intensamente a los dos, intercambiando susurros entre ellos. Podía entender sus reacciones. Nadie había tenido el descaro de hablarme en un espacio público. Lo que planteaba algunas preguntas… ¿Por qué este tipo empezó a hablarme de repente? ¿Qué quiere de mí?

“Así que, uh…” — Me quedé pensativo — “¿Te ofreces a darme tu desayuno?”

“Sí.” — Dijo Valjean con un movimiento de cabeza — “Te vi haciendo footing esta mañana antes de venir hacia aquí. Me preocupaba que una sola porción no fuera suficiente para ti, y esa preocupación me trajo aquí. Por favor, disfrútalo en mi lugar.”

“Oh, ¿En serio…? Eso es muy considerado de tu parte. Supongo que los condes tienen sus modales, huh…” — Hice una pausa — “¿Cómo te llamabas?”

“Me llamo Valjean Greatlorde.” — Repitió el joven.

“Agradezco tu gesto de consideración. Es bastante conmovedor.”

“¿D-Dice usted que aceptará esta ofrenda, Lord Slow?” — Valjean no ocultó la alegría en su voz.

“…”

Una sola porción definitivamente no sería suficiente para satisfacer mi estómago.

Estoy muy, muy tentado! Si esto fuera un combate de boxeo entre mi hambre y yo, esas palabras serían un KO instantáneo para mí! Pero no, tengo que resistir! Juré que reduciría la comida y adelgazaría! No lo olvides!

Levanté la vista, canalizando la severidad del hijo de un Duque. En tono serio, rechacé al niño bonito que había nacido con una cuchara de plata en la boca.

“Lo siento, Valjean.” — Comencé — “Mi porción es suficiente para mí. Si aceptara la tuya, no tendrías nada que comer, ¿Verdad? Así que no puedo acept— uh— qu—!”

Algo se sentía mal debajo de mis nalgas. De hecho, no sentí nada allí en absoluto.

“Uwaaa! Qu—!”

La silla había hecho todo lo posible, pero mi peso había sido demasiado para ella. Las patas de la silla se doblaron y chasquearon ruidosamente en señal de rendición, y yo caí en picado hacia el frío suelo. Se hizo un silencio incomodo en el comedor. Luego, con la misma rapidez con la que se hizo el silencio, el lugar resonó con una estruendosa carcajada.

“Haha! ¿Vieron eso? Ese es Denning para ustedes! El cerduque de la Casa Denning! Estoy tan contento de haberme levantado temprano para desayunar hoy!”

“Hey, no te rías de él! Pfft! Si se vuelve contra ti, tendrás muchos problemas… Ahaha!”

Maldita sea! No se rían de mí! No fue mi culpa! Esa silla no estaba a la altura!

Mi respiración se aceleró. Me levanté lentamente y miré con odio a los espectadores. El silencio envolvió el comedor, los otros estudiantes sin duda sintieron la amenaza de un doloroso hechizo dirigido a la próxima persona que se atreviera a reír.

“U-Um…” — Valjean habló — “Lord Slow, ¿Está seguro de que no necesita este desayuno?”

“Cállate. ¿No te das cuenta al mirarme? Estoy bastante lleno, muchas gracias.” — Espeté — “No vuelvas a ofrecerme algo ridículo como tu desayuno. ¿Me oyes, niño bonito?”

“‘¿N-Niño bonito’?”

“Sí, tú, niño bonito! Llévatelo ya! Lo quiero fuera de mi vista ahora mismo. Es una monstruosidad.”

“¿Estás seguro? Por favor, no te fuerces. ¿No tienes hambre?”

“¿Con quién crees que estás hablando? ¿Yo? ¿Forzarme? Hmph. Escucha, amigo. La gente suele suponer que como mucho por mi aspecto, pero sorpresa! Tengo poco apetito.” — Despotriqué — “¿Me explico bien? Repite después de mí.”

“T-Tienes poco apetito!”

“Exactamente.” — Respondí — “Métete eso en la cabeza. Nos vemos.”

Desafortunadamente, la Ley de Murphy decidió entrar en acción justo en ese momento. Justo al salir del comedor, mi estómago protestó descaradamente con un fuerte estruendo. Pude escuchar los repentinos ataques de risa de los estudiantes a través de la puerta.

Con la cara enrojecida como un orco en celo, corrí hacia mi dormitorio.

▼▼▼▼

“…Como todos ustedes saben, el amor de los espíritus es el aspecto más vital de la práctica de magia.” — disertó la profesora Arle con voz tranquilizadora desde el podio de profesores — “Si leyeran los últimos trabajos de investigación publicados por la Academia de Magia en los últimos años, conocerían una interesante teoría. Esta teoría afirma que los espíritus de fuego tienen predilección por la sangre apasionada, los espíritus de agua por la sangre amable, los espíritus de tierra por la sangre sincera y los espíritus de viento por la sangre inteligente.”

La voz de la profesora Arle era tan relajante que era famosa entre los estudiantes por hacer dormir a su clase. Por ejemplo, la mitad de los estudiantes en el aula dormitaban en sus asientos.

“Dicen que los espíritus sienten predilección por la sangre noble sofisticada, que se ha transmitido de generación en generación. Sin embargo, los de nacimiento común no deben preocuparse. Muchos plebeyos se gradúan en el Instituto de Magos Kirsch habiendo logrado manifestar y comprender el uso de su magia durante los días de escuela.”

Si hubiera escuchado estas afirmaciones sobre la ‘magia’ y los ‘espíritus’ en mi vida anterior, me habría preguntado de qué mundo de fantasía estaba hablando el orador y habría pasado de largo.

Escuché a la profesora Arle desde la fila superior del aula de conferencias. La fila estaba completamente vacía excepto por mí, como si hubiera reservado todos los asientos. No estaba en contra de que la gente se sentara a mi lado, pero nadie estaba dispuesto a acercarse a mi fila o incluso a mis alrededores. Realmente no tienen que ser tan cautelosos conmigo. Al fin y al cabo, he cambiado completamente de corazón.

“Un método eficaz para potenciar tu rendimiento mágico es incrustar en tu varita objetos que atraigan a los espíritus. Un buen ejemplo es el Duque Denning, que es muy apreciado como mago. Se dice que aplastó una fruta entera de éter, incrustándola en su varita para atraer a los espíritus del viento.” — Desde su lugar en el podio, la profesora Arle me miraba de vez en cuando, como hacían otros estudiantes. Probablemente me percibía como un peligroso y asilvestrado jefe de mazmorra o algo parecido.

“El Instituto de Magos Kirsch ha producido muchos individuos notables en su larga historia. Todos los estudiantes aquí presentes deberían seguir su ejemplo y estudiar mucho. Así concluye la clase de Estudios Mágicos de hoy.”

Asintiendo a las palabras de la profesora Arle, vi a los estudiantes salir del lugar arrastrando los pies.

De mis descubrimientos de hoy concluí que no tenía amigos. No hacía falta mucho trabajo de detective para darse cuenta de que todos me evitaban. Honestamente, podía entenderlos. Una persona normal no querría ser amiga de un cerduque como yo. Pero yo quería gritar al mundo que había cambiado. Que ahora era un hombre diferente. Pero si hacía tal cosa, todos pensarían que me había vuelto loco. Aunque últimamente no me había comportado mal, la gente no olvidaría pronto mi notoria reputación.

Después de que todos los estudiantes abandonaran el aula, me puse de pie.

“Señor Denning.” — La profesora Arle se dirigió a mí desde su podio mientras se preparaba para la siguiente clase — “Hoy ha estado brillante. Nunca creí que tuvieras tantos conocimientos sobre el Antiguo Señor Demonio, que generalmente se considera el creador de nuestra magia.”

El cabello castaño y liso de la profesora Arle le llegaba hasta la cintura, y llevaba una túnica negra que no dejaba ver mucho de su figura. Antes de ocupar el puesto de profesora de Estudios Mágicos en este instituto, había trabajado como investigadora en la Academia de Magia durante algunos años. Sus gafas redondas le daban un aire erudito que desmentía su rostro juvenil. Los estudiantes criticaban sus clases como aburridas, ya que seguía el libro de texto al pie de la letra.

“El Antiguo Señor Demonio es una leyenda en Minerva, el País de la Hechicería.” — Recité — “Que es una nación entre las Cuatro Grandes del Sur. Esos países formaron la Gran Alianza del Sur para defenderse del Imperio Dustour, gobernante de la parte norte del continente. El Señor Demonio no sólo fue una leyenda en un país tan importante, sino que también fue el fundador de nuestra magia. Es natural que conozca ese período de la historia.”

“¿Oh? Me sorprendió encontrarte despierto durante toda la conferencia, y ahora esto… Señor Denning, parece que hoy tiene el ingenio a flor de piel. No es propio de usted.” — Dicho esto, la profesora Arle cambió de tema — “Ah, hablando de eso, escuché que comenzó a ejercitarse para perder peso.”

“Me di cuenta de que era un poco demasiado pesado para mi propio bien… Oh.” — Hice una pausa antes de acercarme a la profesora Arle con pasos pesados — “Por favor, quédese quieta un momento, profesora.”

La profesora Arle se encogió cuando me acerqué a ella, congelada como un ciervo atrapado ante la mirada de un jabalí.

Lo siento, profesora. El cerduque que está delante de usted debe ser aterrador, pero… no puedo ignorar lo que veo.

“No le hagas bromas a una profesora. Eso no es bueno.” — Dije. Un espíritu de viento bromista se alejó de la profesora y salió disparado por la ventana. Si lo hubiera dejado a su aire, sin duda habría causado problemas. Enviando una fuerte ráfaga de viento mientras la profesora llevaba una pila de papeles por el pasillo, haciendo volar el dobladillo de su bata para ver su pánico… las posibilidades eran infinitas. Los espíritus del viento eran los más traviesos de los Seis Grandes Espíritus, después de todo.

“¿Q-Qué?”

“Eso es todo, profesora. Ya me voy.” — Dije. Asentí ligeramente ante la profesora Arle, que tenía la confusión escrita en su rostro, y procedí a salir del aula.

Los espíritus eran seres místicos que los humanos normales no podían ver. Si le dijera a alguien que podía verlos, no me lo ignorarían nunca. Probablemente me llamarían la próxima gran leyenda o algo parecido. La Academia de Magia podría incluso obligarme a convertirme en un sujeto de prueba para una desagradable investigación mágica. Un escalofrío me recorrió la columna vertebral al pensarlo. No quiero eso! Debo evitar ese futuro a toda costa!

En lugar de eso, dirigí mis pensamientos hacia mi siguiente clase, Combate cuerpo a cuerpo, que me daba pavor.

Sin embargo, soy el cerduque. Podría intentar pedir permiso para correr por los terrenos deportivos. La profesora Arle no parece muy chismosa, pero incluso ella había oído hablar de que estaba intentando reducir mi peso. Seguramente el profesor de Combate cuerpo a cuerpo me daría permiso sin demasiadas complicaciones.

Vengo de la casa Denning, y pensaba aprovechar al máximo ese hecho. Si tomar prestado el poder de mi apellido me ayudaba a acelerar la pérdida de peso, lo utilizaría sin ningún reparo.

Combate cuerpo a cuerpo era una forma elegante de decir peleas uno a uno. En el pasado, me pasaba estas lecciones siendo un estorbo y estorbando a todo el mundo. Seguramente el profesor lloraría de alegría si pidiera correr por los campos deportivos en su lugar.

Muy bien! Tengo que adelgazar cuanto antes y convertirme en un tipo delgado y musculoso!

▼▼▼▼

“Todavía no puedo creer lo que ven mis ojos… Slow-sama respondió a las preguntas de la profesora muy fácilmente…!”

Una chica con el cabello plateado hasta la cintura, que brillaba bajo la luz, se sentó en el suelo conmocionada. Su boca colgaba abierta por la sorpresa.

“No sólo eso, sino que no se quedó dormido en clase en absoluto! Todos se duermen en algún momento en la clase de Estudios Mágicos, pero Slow-sama fue el único que se quedó despierto todo el tiempo… ¿Estoy soñando?” — Charlotte se pellizcó las mejillas — “Auch… Eso duele.”

Charlotte había espiado el aula desde fuera de las ventanas de cristal durante todo el periodo de clase de Estudios Mágicos. Su misión era observar los patrones sociales del orc— Ahem. Su misión era observar la actitud de su maestro en clase.

“Incluso dijo que a partir de ahora empezaría a correr todas las mañanas para adelgazar… ¿Qué diablos le pasó a Slow-sama? ¿Ha comido algo raro? Quiero decir, no me sorprendería, ya que Slow-sama parece comer de todo, pero…”

Era un hecho conocido que Slow era un alumno problemático en el instituto. Sacaba buenas notas en los exámenes, pero tenía una actitud terrible en clase. De hecho, era tan problemático que sus profesores llegaron a afirmar que lo preferían dormido que despierto. La profesora Arle era una profesora bastante tranquila, pero incluso ella tenía problemas con él. Cada vez que le pedía a Slow que respondiera a una pregunta, él respondía con una frase sin sentido tras otra. Algunas de sus clásicas eran ‘El cielo es bonito’ o ‘Tarta de Manzana’.

Sin embargo, este no era el caso hoy. Respondía a preguntas que el resto de los alumnos no podían ni imaginar, lo que hacía que todos lo miraran con incredulidad. Charlotte, que estaba espiando a escondidas la clase desde fuera, no fue una excepción — “Esto es un gran ‘si’, pero… Si Slow-sama realmente quiere cambiar las cosas, entonces tengo que ayudarlo. Además, si adelgazara, mi reputación como su sirvienta podría mejorar, y mi sueldo también…”

Al llegar a una decisión, la encantadora sirvienta cerró las manos haciendo puños con convicción y abandonó rápidamente la zona.

▼▼▼▼

Habían pasado unos cuantos días desde que había empezado a ejercitarse para perder peso.

Cada día era un infierno, por decirlo suavemente. Tenía que perseverar si quería convertir este cuerpo gordo en uno delgado y musculoso. Por mucho que la gente se burlara de mí por el camino, seguí esforzándome al máximo para perder peso. Aunque, como dicen, toda nube tiene su lado bueno. Incluso durante estos días tortuosos, todavía podía encontrar la alegría.

¿Recuerdas al guapo Valjean Greatlorde? No se puede evitar que te olvides de él, ya que ni siquiera aparece en el anime. ¿El tipo que intentó ofrecerme su desayuno? Sí, ese tipo.

Desde el día en que me desperté con pleno conocimiento del anime, dejé de pedir que me llevaran el desayuno a mi habitación y empecé a ir al comedor cada mañana. Pero eso no significaba que estuviera solo entre la multitud. El bribón que me ofreció su desayuno como caridad aquella vez empezó a hablarme todas las mañanas! Incluso me ofrecía su comida!

Nuestras conversaciones abarcaban un montón de temas diferentes, desde cosas mundanas como el trabajo de clase y los chismes de la fábrica de rumores de la escuela hasta que me colmaba de halagos y alabanzas. Desconfiaba un poco de por qué era tan lamebotas, pero como no tenía amigos, era una experiencia nueva y divertida para mí.

Podría llegar a decir que ya somos amigos. Probablemente sea bastante obvio que he pasado página.

Y por fin llegó el día que había estado esperando: el día en que podría ir a Magia Práctica. Se trataba de un curso práctico en lugar de una clase teórica en la que se pasaba el día sentado en los pupitres. No había ninguna clase mejor para hacer amigos. Caminé hacia el campo de entrenamiento preparado para la práctica de hechizos.

“El cerduque siempre es muy ruidoso cuando corre…”

“Oh, es sólo el cerduque, fuuu… Por un segundo pensé que un rey orco había venido a atacar el instituto.”

El amplio y cuidado césped era un desastre. La hierba estaba chamuscada en muchos lugares, y charcos de agua y cráteres profundos ensuciaban el campo. Situado lejos del campus central de la escuela, donde se encontraban los edificios de aulas y los dormitorios, el campo de entrenamiento de Magia Práctica estaba destinado a mantener al mínimo los daños causados por los hechizos errantes. Los hechizos del estudiante promedio no eran demasiado preocupantes, pero a veces la magia se volvía loca y provocaba una reacción extraña.

“Heh heh heh, mi estómago retumba con — quiero decir, mis manos tiemblan de emoción.”

Me encantaba la clase de Magia Práctica, la verdad sea dicha.

Nadie en esta escuela es mejor que yo en magia, ni siquiera los alumnos de tercer año. No tengo rival en Magia Práctica, hehe. Oink.

“Muy bien, chicos, vengan aquí.” — Dijo el profesor, con su voz ronca que se alargaba en un tono de voz — “Vamos, apresúrense a venir aquí. Esfuércense un poco!”

Me dirigí hacia donde estaba el profesor encargado de Magia Práctica. Llevaba una camisa negra pulcramente planchada con las mangas remangadas hasta sus bíceps increíblemente musculosos. Su físico musculoso se mostraba incluso a través de la ropa. Incluso entre su apariencia inusual para un profesor, había un aspecto que destacaba. Es decir…

¿Qué pasa con esa salvaje e indómita melena negra? ¿Estás bromeando?

El profesor Loco Moco parecía estar disfrutando más que los alumnos a pesar de ser el profesor.

“La clase empieza ahora. Por aquí, chicos. Más vale que lleguen a la cuenta de tres!”

Sin embargo, su aspecto es un poco engañoso.

Los estudiantes de educación noble disparaban sin cuidado hechizos para aliviar el estrés en esta clase. Por ello, el profesor debía ser muy hábil y capaz de reaccionar rápidamente en caso de accidente. Afortunadamente, el profesor Loco Moco se ajustaba a la perfección a esa descripción del trabajo. Pero el profesor Loco Moco era originalmente un caballero de élite de la Orden, por lo que sus habilidades no eran una sorpresa. El propio director se dirigió directamente al profesor para convencerlo de que diera clases en la escuela.

La Orden de los Caballeros Reales se fundó para proteger a la familia real de Daryth. Todos los miembros de la Orden eran magos extraordinarios por derecho propio. Los nobles envidiaban la característica capa blanca que significaba su posición, permitida sólo a los Caballeros de la Orden.

“Muy bien, chicos, todos están presentes y completos, ¿Sí?”

“Profesor, no todos están presentes.” — Respondió un estudiante, imitando su forma de hablar.

“Los que aún faltan probablemente estén haciendo el tonto, así que voy a empezar sin ellos.”

Por lo general, en la clase de Magia Práctica, el profesor Loco Moco hacía que los alumnos realizaran varios hechizos y luego hacía sugerencias para mejorarlos. No era raro que uno o dos alumnos acabaran con alguna herida leve al final de la clase.

“Hoy quiero que se formen en parejas y critiquen los hechizos de sus compañeros. Después de eso, tienen que escribir un informe sobre los puntos que reciben de su compañero, entregarlo y trabajar para mejorar esos puntos para la próxima semana. ¿Entendido?”

¿Está haciendo esto a propósito?

Sorprendido por este giro de los acontecimientos, me giré para ver cómo todos los demás se emparejaban. Algunas parejas aprovecharon esta oportunidad para juntarse entre la multitud y empezaron a comportarse de forma asquerosa y cariñosa el uno con el otro. Yo sólo podía quedarme temblando, clavado en el sitio. Por supuesto, yo era el raro. ¿Intentas señalarme a mí? No hay manera de que alguien se empareje conmigo! Soy la persona más odiada de esta escuela! Casi me impresiona lo cruel que está siendo, profesor Loco Moco!

“Espera. En realidad…” — murmuré. Parejas… lanzando hechizos entre sí… compañeros… ¿No es esta la oportunidad que he estado esperando para hacer algunos amigos? Soy un experto en magia. Puedo ayudarlos en cada paso del camino, sin problemas. Veamos quién necesita todavía un compañero.

Pero nadie necesita un compañero.

¿Eh? ¿Todos están ya emparejados? Vaya. De acuerdo, supongo que… iré a hacer magia yo solo entonces… ¿Realmente no hay nadie que se agrupe conmigo? Quiero decir… sí, no puedo olvidar que no tengo amigos y que soy el niño problemático número uno de la escuela…

Descorazonado, me puse a vagar sin rumbo por el campo de entrenamiento hasta que me fijé en un extraño grupo. Estaban de pie agitando sus varitas y sin hacer mucho más, a pesar de que era la clase de Magia Práctica.

“Ah… Probablemente sean plebeyos.” — Murmuré en voz alta. Es decir, probablemente eran estudiantes de sangre común y no podían usar magia, por eso estaban todos apiñados en la esquina del campo. No los reconocí, así que lo más probable es que fueran de primer año. Probablemente estaban intentando desesperadamente forzar un hechizo, pero bien podrían haber estado agitando juguetes por como lo hacían. Todos tenían un aspecto tan miserable que las nubes oscuras se cernían básicamente sobre ellos.

“Ese es—” — Reconocí una cara familiar entre ellos.

Había sido una plebeya la que se coló en el harem del protagonista en el anime. Aprovechó todas las oportunidades que pudo para cortejar al protagonista, y provocó todo tipo de caos en el harem. Había una mente maestra que manejaba sus hilos, una que le enseñó todo tipo de cosas lascivas y diferentes maneras de llegar al corazón de un hombre.

El nombre de esa mente maestra era…

“—Tina.”

Tina era un personaje secundario muy popular en el anime. Incluso hubo un número importante de espectadores que declararon: ‘Basta del harem del protagonista, denle más tiempo en pantalla a Su Majestad, la Reina Demonio de las revistas porno!’ A mí, personalmente, también me gustaba mucho, lo suficiente como para prestarle mi atención embelesado siempre que aparecía en pantalla.

Era una chica delgada y de aspecto saludable, y llevaba su largo y sedoso cabello negro recogido. La gente la llamaba ‘Reina Demonio de las revistas porno’ porque no se molestaba en ocultar sus activos. Incluso a través de su ropa, se podía ver que tenía un pecho bien dotado. Yo podía atestiguar eso, viendo sus grandes pechos tensos contra su uniforme con mis propios ojos.

“Um, discúlpeme. Usted es Lord Denning, ¿Verdad?” — Tina habló — “¿Qué quiere de nosotros?”

Puede que fuera inapropiado pensarlo, pero ella rezumaba atractivo sexual — algo que Charlotte no tenía. En apariencia, parecía una estudiante seria, pero en realidad tenía un conocimiento casi enciclopédico de los pájaros y las abejas.

En el anime, Tina había sido una chica muy astuta que ganó una fortuna popularizando las revistas porno en la escuela, que según ella eran la cúspide de la cultura plebeya. La gran mayoría de los estudiantes nobles llevaban una vida protegida con poco entretenimiento. Ella había aprovechado la oportunidad para ganar mucho dinero. Sólo hacía falta echar un vistazo a la portada de una revista para adultos para que esos idiotas desembolsaran su dinero, había afirmado. Los espectadores se habían quedado boquiabiertos ante el audaz plan de esta chica.

Tina ‘Dos Caras’ había guardado su varita y ahora me miraba fijamente.

“¿Será que no tienes pareja?” — Preguntó — “Ninguno de nosotros es muy bueno en la magia, sin embargo. Lo siento…”

“…No es eso. Quiero decir que, como has dicho, no tengo a nadie con quien formar pareja.” — Admití.

“Oh, ¿Entonces no lo niegas?”

“No te equivocas…” — Respondí — “Dejando eso de lado, ustedes son de primer año, ¿No? ¿Quieren un consejo? Parece que les cuesta un poco.”

Eran plebeyos, así que el consejo en sí no era suficiente para que usaran magia con facilidad, así como así, así que me ofrecí más por capricho. Quería hablar con el popular personaje secundario del anime, así que no era que no tuviera un motivo ulterior.

“¿En serio? Sí, por favor. Sinceramente, estábamos todos un poco perdidos!” — Tina respondió agradecida.

“Tina!” — Siseó una de sus compañeras — “El c-cer… Ah, quiero decir, este caballero es de la Casa Denning! Está demasiado por encima de nuestra posición para que le pidamos consejo…” — Todos los demás alumnos de primer año se pusieron rígidos. Tina, en cambio, se inclinó en señal de gratitud. Al inclinarse hacia delante, me distrajo durante un breve momento con las suaves y flexibles curvas de su escote.

Me quedé helado. L-La Reina Demonio de las revistas porno no es ninguna broma. Nunca pensé que me encontraría accidentalmente con e-este tipo de servicio al fan aquí. S-Su majestad es aterradora, oink!

Sin embargo, a diferencia de Tina, los otros plebeyos estaban muertos de miedo y callados. Casi podía ver el muro figurativo entre nobles y plebeyos, mirándolos. Supongo que es natural. La casa Denning es la casa noble más poderosa de Daryth.

A pesar de todo, Tina dio un paso hacia mí y me miró a los ojos.

“Está totalmente bien.” — Insistí — “Puede que sea un Denning, pero he pasado página.”

“¿Eh?” — Preguntó Tina, confundida — “¿Qué quieres decir con eso?”

“Oh, no te preocupes por eso. Ahora, sobre ese consejo. Es muy sencillo. Sólo tienes que tener una buena visualización, eso es todo.” — Respondí — “Cuanto más claro puedas visualizar el hechizo en tu cabeza, más posibilidades de éxito tendrás.”

“¿Visualización?” — Tina repitió — “Pero eso no es diferente de lo que dijo el profesor Loco Moco.”

“No, es muy diferente.” — Comencé — “Imagina el calor de las llamas. El frío del hielo. La suavidad del viento. La aspereza de la tierra. Por lo que veo, ninguno de los presentes es capaz de visualizar estas cosas claramente en su cabeza. ¿Cuántos de los presentes asisten a la clase de Estudios Mágicos de la profesora Arle?”

Todos los miembros del grupo levantaron la mano.

“A los espíritus no les interesa la sangre plebeya. ¿Recuerdan esto de la primera lección a la que asistieron? Debido a eso, es muy difícil para los plebeyos usar magia.”

“Eso es realmente injusto…” — Tina murmuró después de un momento, mirando por encima de mi hombro a los ansiosos estudiantes nobles en el campo de entrenamiento — “Sólo porque eres un noble, puedes usar magia fácilmente. Sólo porque somos plebeyos, no podemos. Es muy injusto, especialmente injusto en su caso, milord. Usted nació en la Casa Denning…”

Un estudiante disparó una bola de llamas por el cielo, mientras que otro convocó una esfera de agua con la punta de los dedos. Ninguno de los estudiantes nobles se esforzó en usar su magia.

“Sobre eso.” — Dije — “Deberías dejar de centrarte tanto en los nobles. Si realmente no puedes ignorarlos, lo mejor es que lo dejes salir todo. No reprimas tus emociones. Tienes que transmitir tus sentimientos a los espíritus a tu manera. Estarán más interesados en ti si lo haces. También voy a decir esto, pero la casa Denning es probablemente la más prestigiosa en términos de habilidad mágica.”

“La más prestigiosa… Así es, los Dennings son nobles poderosos…” — Tina gimió con frustración. Los plebeyos retrocedieron unos pasos en silencio. Si antes se habían olvidado de mi estatus, ahora definitivamente lo recordaban. Tina, sin embargo, seguía mirándome fijamente a los ojos.

Bien, ¿Con quién quiero hablar ahora?

Buscando mi próximo objetivo, miré a mi alrededor un puñado de veces cuando una voz detrás de mí captó mi atención. Era una voz fuerte. Una voz que me desagradaba, una que goteaba desdén. Sonaba como si hubiera estallado una pelea entre algunos de los nobles, algo que no era inusual durante la Magia Práctica.

La magia era una medida de poder entre la nobleza de Daryth. Entre los jóvenes de sangre caliente, incluso la más pequeña diferencia en la habilidad mágica estaba destinada a convertirse en un conflicto.

“Vaya, vaya. Debes tener una piel súper gruesa para lamerle las botas al cerduque todos los días, considerando lo mucho que lo insultaste a sus espaldas! ¿Estás escuchando, Valjean? ¿No tienes nada que decir?”

Esa bomba me golpeó justo en las tripas.

E-Ese bastardo! Así que todas esas veces que desayunaste conmigo… Todas esas veces que me ayudaste a levantarme cuando rompí una silla… ¿Todo fue solo para lamerme las botas?

Entrecerré los ojos, tratando de leer la expresión de Valjean. Si tienes alguna respuesta a eso, dila! Te escucho! Pero Valjean se limitó a bajar la cabeza, con el rostro enrojecido mientras agarraba su varita con mano temblorosa. Aquí yo soy el único herido por tus acciones! Confié en ti, y sin embargo…! Estás causando más daño que escuchar a este tipo hablar mal de mí!

“He oído que has estado escaso de dinero últimamente. Apuesto a que planeabas lamerle las botas a Denning y pedirle que te prestara dinero, ¿No es así?” — Se burló el chico — “Ahora que te veo mejor, tu varita se parece a la que usan los plebeyos!”

“Cómo te atreves!” — Respondió Valjean, lanzando su mirada entre los chicos que lo rodeaban — “Si esta varita es tan barata, entonces ¿Cuál es tu excusa para ser mucho peor en la magia que yo, incluso usándola?”

“¿Qué acabas de decir? ¿Quieres pelear, mocoso sin dinero?”

Todos miraban el desarrollo de la pelea con la respiración contenida.

“¿No crees que has elegido a la persona equivocada para lamerle las botas, Valjean? Hablarle al cerduque es tabú incluso dentro de la Casa Denning. He oído que su propia familia lo ha dejado de lado! Lamerle las botas sólo los convierte en dos lamentables perdedores que tratan de consolarse mutuamente!”

Ah. Sí. Eso es muy cierto. No sólo mi familia me abandonó; los dos caballeros que me habían servido desde la infancia también se fueron de mi lado. Incluso la gente del territorio de mi familia hablaba de mí en susurros cuando me criaron.

Valjean me miró, con los ojos muy abiertos y suplicantes. Era doloroso verlo retorcerse así, pero decidí ser sincero con él de todos modos — “Tienen razón. No deberías haberme elegido a mí para hacer de lamebotas.”

“Hahaha! Parece que tú también has sido desechado por Denning, Valjean!”

“Cállate! Esto no tiene nada que ver contigo!” — Gritó Valjean al matón — “¿Quieres llamar barata a mi varita? Te voy a demostrar que es barata! Soy mucho mejor en magia con una varita barata que cualquiera de ustedes con sus caras varitas hechas a medida!” — Valjean agitó su varita en un amplio arco. Los espíritus del viento respondieron primero a la ira de Valjean, y no pasó mucho tiempo antes de que varios otros espíritus comenzaran a seguir su ejemplo.

Oh, espíritus del viento y del fuego! Respondan a mi llamada!

El color se me quitó de la cara cuando me di cuenta de lo que Valjean estaba haciendo. Divertidos por su desesperación, los espíritus del agua, de la tierra e incluso de la oscuridad habían respondido a su llamada y se habían reunido a su alrededor. Espera un momento! Pensé desesperadamente. No le presten sus poderes a Valjean en el estado en que se encuentra!

Al ver que prácticamente habían convertido a Valjean en una bomba de relojería, los chicos que lo atormentaban comenzaron a alejarse lentamente.

“Cálmate, Valjean! Sólo era una broma!”

“Profesor, por ahí! Valjean se ha vuelto loco!”

Desde el otro lado del campo, el profesor Loco Moco agitó su varita hacia Valjean, alzando la voz en un intento de anular el hechizo de Valjean con su propia magia de tierra.

No sirve de nada, me di cuenta. No va a conseguirlo desde esa distancia.

“Hey, ahora! Cálmate, mocoso sin dinero!”

“Cállate, cállate, cállate! No me llames mocoso sin dinero! Mi familia es un prestigioso hogar de Condes de varias generaciones! Tu posición familiar ni siquiera se acerca a la mía!”

Los espíritus se agolparon alrededor de Valjean, preparándose alegremente para desatar su magia. En serio, los espíritus son muy problemáticos! Pensé aterrado. Con un número suficiente de ellos, incluso Valjean puede lanzar un poderoso hechizo! Está demasiado emocionado para tener algún tipo de control sobre su magia en este momento!

Sangre de Greatlorde, bendecida con la fertilidad de la tierra, teje un viento abrasador que ruge hasta los cielos!” — Valjean cantó con sed de sangre en sus ojos — “Oh, viento indómito, retuércete con las llamas que arden desde tu propio núcleo! Tornado abrasador!” — Valjean hizo oídos sordos a las voces suplicantes de los estudiantes a su alrededor.

Esto es malo. Realmente va a hacerlo! Ugh, el hechizo del profesor no funcionara, maldita sea! Supongo que no se puede evitar! Actué rápidamente, esperando no llegar demasiado tarde.

Ah, espíritus, escuchen!” — Pude escuchar los cánticos del profesor mientras me movía para intervenir — “Arena y tierra, levántense y formen un muro de piedra. Muro de Piedra!!

Ante nuestros ojos, la tierra se levantó en respuesta a la llamada del profesor y se solidificó en un imponente muro. El muro era más grande y más grueso cuanto más se acercaba a Valjean, creando una barrera entre su magia incontrolable y el resto de los sorprendidos estudiantes.

Pero entonces no ocurrió nada. La miríada de espíritus que antes se reunían en torno a Valjean se dispersaron en el viento. Ningún tornado, ardiente o de otro tipo, apareció detrás del muro del profesor.

Tras un largo momento de silencio, el profesor Loco Moco relajó su postura — “Debe haber sido un fracaso. No se asusten, chicos. Todo está bien.” — Lanzó su voz sobre la clase, retumbando como un megáfono mientras la amplificaba con magia — “La clase ha terminado. Esto es todo por hoy, así que salgan de aquí. Tampoco hay deberes.” — Con otro movimiento de su varita, el muro de tierra se convirtió en polvo y volvió al suelo.

En ese momento, oí el ruido sordo de algo — o de alguien — que caía al suelo. Miré y vi que Valjean se había desplomado en el suelo. Los espíritus no debían devolverle el maná que les había dado. Probablemente sufría de agotamiento de maná. Se sentiría miserable durante un tiempo, si ese era el caso.

“Supongo que deberíamos haber esperado eso.” — Murmuró uno de los matones — “Aunque Valjean sea bueno con la magia, es imposible que sea capaz de lanzar un hechizo avanzado como ese.”

Los que se habían burlado de Valjean volvieron a murmurar entre ellos, ahora que la amenaza había pasado — “Hey, mira.” — Grito uno de los estudiantes — “El cerduque se dirige a Valjean. ¿Qué está haciendo?”

Son muy molestos. No es que vaya a hacer algo. Sólo estoy preocupado por él, así que voy a ver cómo está, eso es todo. No me molesta lo que escuché antes. Para nada, lo juro.

Y entonces me resbalé. No fue a propósito, en serio. Resultó en un golpe accidental al dejar caer mi cuerpo sobre el de Valjean — “O-Oink!” — Grité sorprendido.

Valjean soltó un gemido inhumano y se retorció como un pez fuera del agua.

“El cerduque acabó con Valjean…” — Dijo un estudiante.

“Probablemente Valjean será el próximo objetivo de su acoso…” — Repitió otro — “¿Recuerdas a ese chico que se volvió loco en clase antes? El cerduque se metió con él sin descanso después de eso. Probablemente deberíamos dejar de asociarnos con Valjean… No quiero que el cerduque ponga sus ojos en mí después.”

Al ver que sus miradas temerosas se detenían en mí, puse la mirada más amenazante que pude reunir, desafiando a cualquiera que dijera algo en contra mía. Como aquella vez en la cafetería.

Solo espera, Valjean, pensé con amargura. Si mañana finges que somos extraños y empiezas a hacerte el tonto, voy… voy… voy a llorar! Hmm, ¿Debería volver a golpearlo sólo para que quede claro? Mientras me debatía entre atacar o no a Valjean por segunda vez, la voz del profesor Loco Moco volvió a sonar.

“Escuchen todos. Asegúrense de aprender algo de esto. Nada bueno saldrá de esto si dejan que sus emociones piensen por ustedes.”

No quería meterme en problemas, ya que no estaba directamente involucrado, así que era hora de salir corriendo de allí. Definitivamente aprendí una valiosa lección hoy, por lo menos. Hacer amigos ahora no sería todo sol y arco iris.

▼▼▼▼

“Es un maldito noble, ¿Cómo ha podido perder la cabeza así?” — Gritó una chica para sí misma — “La clase terminó temprano gracias a ese idiota! Idiotas, todos ellos! Los plebeyos no les importamos en absoluto, ¿Huh? Ese noble idiota! Es capaz de usar magia desde la infancia y aún así perdió el control!”

Escondida entre la maleza, la chica se había hecho un lugar de entrenamiento secreto detrás de un edificio de investigación abandonado. Allí era donde Tina se encontraba ahora — “Ugh! ¿Qué hago?” — Gimió — “No estoy mejorando, maldita sea!”

Como hija de un posadero, Tina ayudaba al negocio familiar como podía. Ahorró dinero para pagar la matrícula y estudió mucho mientras compaginaba con su ajetreada vida laboral. Todo su esfuerzo dio sus frutos, y consiguió aprobar sin problemas el examen de ingreso en el Instituto de Magos Kirsch. Una vez allí, perseveró en esa escuela que atendía a estudiantes nobles, a pesar de ser una plebeya. Ella tenía una razón y sólo una razón para toda esta lucha, y era usar magia.

“Vamos, hechizo mágico! Funciona para mí ya! Funciona, funciona, funciona!”

Una vez que entró a la escuela, se encontró con un duro despertar. La mayoría de los alumnos de clases avanzadas de nacimiento común habían renunciado a aprender magia. Tina se dio cuenta de la amarga verdad, al ver cómo un plebeyo tras otro abandonaba la mayoría de sus clases de magia en su segundo año. La magia pertenecía a los nobles, y los espíritus no obedecían a los plebeyos.

“Qué montón de mierda!” — Espetó en voz alta, pensando en todas las veces que le habían dicho lo mismo una y otra vez — “Ya lo sé! ¿Acaso nos consideran estúpidos sólo porque somos plebeyos?”

Sus celos hacia los nobles siempre acechaban en un rincón de su corazón. Tampoco era sólo ella; todos los plebeyos de la escuela los envidiaban por su capacidad de usar magia. Pero ahora, voy a dejarlo salir todo. Me dijo que liberar mi envidia en lugar de mantenerla reprimida es el primer paso.

El noble que le dio este consejo era de la Casa Denning. Aunque lo ridiculizaran como un cerdo de peso muerto, Tina sabía que era básicamente un prodigio de la magia.

“No se dan cuenta de lo mucho que he trabajado!” — Tina pateó repetidamente la hierba — “Despertando temprano cada mañana, agitando mi varita infructuosamente un millón de veces!”

Se le había caído su máscara de estudiante seria y responsable, pero nadie estaba cerca para verla. Normalmente, esta era una faceta suya que nunca mostraría a nadie, y mucho menos a los nobles o a los chicos de la escuela.

“Que se jodan! Más vale que no se metan conmigo! ¿Cuánto creen que me estoy esforzando? Por una vez, me gustaría tener éxito! Que mi duro trabajo dé frutos! ‘Sólo cásate con un hombre rico’, dijeron. No me hagas reír! Trabajé duro para entrar a esta escuela porque quiero usar magia, no para convertirme en una cazafortunas de uno de esos nobles imbéciles!”

Sus padres le habían dicho antes que utilizara sus ‘recursos‘ para seducir a un noble. No era inaudito que un estudiante noble se enamorara de una plebeya que asistiera a la escuela. Sus padres esperaban que ella fuera uno de esos casos.

“Devoré todos los libros de magia que cayeron en mis manos para poder usarla. Pero puedo entender por qué mis predecesores dejaron de tomar clases de magia! Es porque no son más que estafas que no te enseñan nada más que el hecho de que la sangre y la ascendencia privilegiadas equivalen a una buena magia! Ese tipo me dijo que compararme demasiado con los nobles es malo para mí, pero no puedo evitarlo! Todos ellos pueden usar magia!”

Cuando terminó la clase de Magia Práctica, sus amigos y compañeros de clase le dijeron que se tomara las palabras del cerduque con humor. Después de todo, él era el fracasado bueno para nada que había caído en desgracia.

Pero ella se tomó sus palabras a pecho, porque realmente le parecían genuinas.

“No tenía que decirme eso! Lo he oído tantas veces que puedo recitar cada palabra mientras duermo!” — Despotricó con frustración — “‘Los espíritus no prestan sus poderes a los plebeyos’. Eso ya lo sé! Esos supuestos ‘espíritus’ son iguales a las chicas que sólo van detrás de hombres guapos o de los ‘grandes’ nobles! Estos espíritus también son unos farsantes! No son tan diferentes de nosotros. Son todos muy superficiales!”

Muchos plebeyos se inscribieron en el Instituto de Magos Kirsch con el sueño de usar magia. Tales milagros sólo ocurrían una vez en una luna azul, y con el tiempo el número de plebeyos que asistían a las clases de magia disminuía.

“Sí, no tengo más que envidia hacia ellos! ¿Y qué? ¿Sólo porque son de nacimiento noble pueden usar magia? Eso es muy injusto! ‘A los espíritus les gusta la sangre sofisticada’. Al diablo con eso! No desprecien mi sangre plebeya!”

Esa había sido la primera vez que hablaba con un estudiante noble desde que llegó al Instituto de Magos Kirsch. No podía ser una coincidencia. Aunque esas palabras vinieran de ese inútil alumno de último curso, Tina decidió tomarlas al pie de la letra.

‘No reprimas tus emociones. Tienes que transmitir tus sentimientos a los espíritus a tu manera.’

Pensando en sus palabras, Tina dijo su verdad en voz alta — “Lo admito. Soy una persona envidiosa… Pero ese es mi verdadero yo. Sólo los idiotas vienen a esta escuela con el objetivo de casarse con algún rico. ¿Están escuchando, espíritus? Aquí estoy. Soy una persona terrible, ¿Cierto? Pero esto es lo que realmente soy.”

Tina siguió pateando la hierba crecida mientras blandía su varita. En su mente, imaginó que la tierra se levantaba del suelo para formar un muñeco de barro — “Funciona de una vez! He venido a esta escuela porque quiero usar magia! No he venido a coquetear con estúpidos nobles!” — Golpeó el aire una y otra vez con la varita que había usado con tanta diligencia hasta que estuvo rota y hecha jirones. No le importaba. Nada importaba, excepto conseguir que este hechizo funcionara.

“Vamos, magia! Magia, ahora! Crear Golem! He dicho, crea un golem!”

Entonces, un milagro ocurrió ante los ojos de Tina. Un trozo de tierra del tamaño de un puño flotó desde el suelo, se mantuvo durante un momento y luego cayó. Nada más — “¿Acaba de ocurrir…?” — Tina quedó boquiabierta.

No era nada parecido a un hechizo de creación de un gólem. Era un fracaso absoluto comparado con lo que ella pretendía. Sin embargo, para ella era el mejor resultado que podía esperar. Se sintió como un viajero varado tropezando con un oasis en el desierto.

“L-Lo hice… no puede ser. Realmente lo hice…!”

Los espíritus de tierra lo sabían. Podían ver lo diligente que era y la pasión con la que movía su varita. Era cierto que los plebeyos acudían a Kirsch por la magia, pero muy pocos tenían una voluntad tan fuerte como la de Tina. Llamarla pervertida de closet era un eufemismo considerable, pero eso no hacía más que aumentar su encanto. Aunque actuara delante de los demás, no cambiaba la seriedad de su corazón.

Viéndola así, los espíritus de tierra podrían haber empezado a tomarle gusto a esta chica.

“R-Realmente funcionó… Increíble… Wow.” — Las temblorosas rodillas de Tina cedieron y se hundió en el suelo — “Eso significa… Soy una genio. Soy una súper genio…”

No pudo evitar reaccionar así. Era extraordinariamente raro que los plebeyos obtuvieran algún resultado de los hechizos, y menos aún en tan poco tiempo.

Antes de que pudiera procesar completamente su logro, una voz irrumpió detrás de ella…

“…Oink!”

Temiendo lo que podría ver, Tina se giró hacia el ruido, sin moverse de su sitio en el suelo.

Por favor, que sea un truco del viento. Por favor, que no haya nadie allí.

“Ah, ups. Me viste… Pero, uh, yo, um… no vi nada, así que… no me di cuenta de que actuabas delante de otras personas. O que en realidad tienes una boca bastante inteligente, para el caso.” — Tina no tuvo respuesta para eso. El chico continuó — “Sí, así que… no importa.” — el chico se marchó corriendo, y sus resoplidos se fueron alejando a medida que avanzaba. Tina sólo pudo mirar cómo la silueta del cerduque se reducía gradualmente, hasta que desapareció de la vista al doblar la esquina del edificio de investigación.

¿Era un truco de la luz o había estado sonriendo?

“Definitivamente no era un truco de la luz! Espera, ¿Me estuvo mirando todo el tiempo? No puede ser! Oh, no! ¿Se ha acabado mi vida? Tenía que ser un estúpido ‘gran’ noble el que me viera de entre toda la gente!”

Bajo la luz del cálido sol primaveral, su rostro enrojeció de vergüenza.

▼▼▼▼

A la mañana siguiente.

Estaba devorando el desayuno en la gran silla que había pedido que prepararan a las sirvientas, cuando una sombra se cernió sobre mí. ¿Quién podría querer molestarme ahora? Pensé.

“Buenos días.”

“¿Hm?” — Hice una pausa en mi comida para mirar hacia arriba, y vi una cara familiar — “…Oh. Eres tú.”

Frente a mí estaba el chico guapo que se había ido de rositas con su magia. Su cabello rubio no tenía su brillo habitual y su bonita cara estaba hundida y demacrada. Valjean suspiró mientras se hundía en la silla de enfrente.

Hey, soy yo el que quiere suspirar, imbécil — “Tienes un aspecto terrible, Valjean.” — Le dije, rompiendo el silencio que se cernía entre nosotros — “No has dormido nada, ¿Verdad?”

“Bien visto… Me pasé toda la noche trasladando mis cosas al primer piso.”

“¿Al primer piso?” — Repetí.

“Al primer piso de los dormitorios, .” — Repitió — “El director me dijo que sería considerablemente más barato para mí, así que me mudé del tercer piso.”

Quedé congelado — “Espera, ¿En serio?”

“En serio. Las habitaciones de los plebeyos del primer piso resultaron ser tugurios, tal como decían los rumores. No pensé que fuera a ser cierto. Aparte de eso, la litera es un invento revolucionario. Supongo que se les ocurrió a los plebeyos para ahorrar espacio, ¿Cierto? No pude pegar ojo porque los plebeyos roncaban muy fuerte…” — Suspiró con fuerza.

Levanté la vista y me quedé mirando al chico guapo de nariz marrón.

Nunca había oído que un noble se mudara a las habitaciones de los plebeyos en el primer piso. Es cierto que es mucho más barato, pero ¿No heriría eso su orgullo? Especialmente el suyo. Ayer parecía realmente obsesionado con su posición familiar.

“El director me regañó después del incidente… Fue horrible. Normalmente, ser convocado a la oficina del director es un honor. Realmente quería que mi primera visita allí fuera en circunstancias diferentes… como una recomendación a la Orden de los Caballeros Reales o algo así.”

“¿Tú? ¿Un Caballero Real? Olvídalo.” — Bromeé — “Ni siquiera pudiste controlar un solo hechizo en clase. Piénsalo — si en vez de eso acabaras haciendo daño a la familia real por error, sería un desastre.”

“Tienes toda la razón.” — Valjean suspiró después de una pausa y sonrió con desprecio — “Supongo que seré el hazmerreír de la escuela en el futuro inmediato.” — Era muy raro que los de segundo año perdieran el control de su magia. Seguíamos siendo estudiantes, pero también éramos nobles representando a nuestras respectivas familias. La reputación de la casa Greatlorde también se vería empañada por este incidente. Eso era algo que tenía que aceptar.

Hablando de eso…

“Me tomaste por tonto, Lord Pobre. ¿Qué fue lo que dijiste? ‘Estoy muy conmovido por su diligencia. Por favor tome este desayuno como ofrenda’.” — Puede que estuviera parafraseando, pero mi punto seguía en pie — “Al final, sólo querías aprovechar mi influencia. Hmph, no eres mejor que esos nobles esnobs y codiciosos.”

“…Ahora espera un segundo. ¿Me has llamado ‘Lord Pobre’? Ese apodo es increíblemente insultante para mi reputación.”

“No tienes dinero y eres un exaltado.” — Señalé — “Y causaste problemas a todos en la clase. Es un apodo perfecto para ti.”

“Bien. Llámame como quieras.” — Valjean parecía ansioso por cambiar de tema — “Dicho esto, parece que aún no has terminado tu desayuno. ¿Acaso me estabas esperando?”

“Hmph. Mira, voy a seguir comiendo. Un festín es la única cura cuando uno está deprimido. Así es como he sobrevivido hasta ahora. Así que cállate y come.”

Ambos comimos nuestros desayunos en silencio, sólo roto por el sonido de masticar y tragar. Por supuesto, al ser dos estudiantes problemáticos sentados juntos, estábamos obligados a recibir miradas de reproche. Yo estaba acostumbrado, pero él probablemente no.

“Por favor, que esto quede entre tú y yo.” — Dijo Valjean largamente — “Hay algo que quiero decirte.”

“Adelante.” — Dije.

“Estaba siendo sincero cuando te alabé. Es cierto que al principio tenía un poco de segundas intenciones, pero te hablé porque quería ser testigo de tu cambio con mis propios ojos.”

“¿Planeas engatusarme para poder robarme el desayuno?” — Levanté una ceja escéptico — “No caeré en tus trucos.”

“¿Qué demonios estás diciendo? Nunca aceptaste ninguno de los desayunos que te ofrecí. Ni siquiera una vez.”

“Por supuesto que no lo hice.” — Respondí — “Estoy tratando de adelgazar.”

“Es cierto. Limitar la cantidad que comes es el primer paso para perder peso… de acuerdo. Dejaré de ofrecerte mis comidas a partir de ahora.” — Valjean terminó su comida — “Gracias por la comida.”

“¿Hm? Terminaste de comer más rápido que yo. Deberías estar orgulloso.”

“Un noble no puede enorgullecerse de una tontería como esa.” — Rebatió.

“Tsk, aguafiestas. Oh, ¿Ya te vas?” — Lo llamé — “Casi he terminado mi comida. Espérame.”

“Realmente has cambiado.” — Dijo Valjean, como si apenas pudiera creerlo él mismo — “Correr por la mañana, comer sólo una porción en el desayuno…” — Talló las palabras en sus manos — “Más que nada, sin embargo… La magia de viento que me salvó ayer fue tan amable como la de entonces. Fue la segunda vez que me salvaste.”

“¿Eh?” — Hice una pausa, sin decir nada durante un largo momento — “¿De qué estás hablando?”

“Es inútil fingir ignorancia. Sé que fuiste tú quien me noqueó ayer en clase. Ya lo hiciste una vez. A eso me refiero con ‘segunda vez’. Aunque probablemente no lo recuerdes. No me importa.” — Una ráfaga de viento sopló desde las puertas abiertas del vestíbulo, y quedé boquiabierto mientras él continuaba.

“Siento que por fin estoy viendo al verdadero tú. Aunque es un poco desafortunado para ti… parece que soy el único que se da cuenta de que quieres perder peso en serio. Así que, por favor, déjame pedirte un privilegio especial.”

Mi mente se reenfocó y mi visión se aclaró. Lord Pobre sostenía una bandeja de plata con platos vacíos. Me miró con una sonrisa tan brillante que podría robar el protagonismo en un baile del palacio real. Ya no era el aspecto lamentable de hace unos momentos, abatido por la reprimenda del director.

“Le pido esto, Lord Slow, ya que ha pasado la página… por favor, permítame ser el primero en llamarlo amigo.”

El noble sin dinero, ese personaje menor que ni siquiera aparecía en el anime, sonreía como si no le importara nada. Y dirigió esa sonrisa hacia mí.

Además de perder peso, hacer amigos era mi segundo objetivo más importante. ¿Quién iba a pensar que lograría ese objetivo tan pronto? Sinceramente, todavía no puedo creer que esto sea real. Queriendo compartir ese hecho con mi sirvienta personal, corrí por los pasillos una vez terminadas las clases de la mañana, chillando como un loco.

“El cerduque está bajando las escaleras como loco! Quítense de en medio si no quieren que los atropelle!”

Los sirvientes generalmente tenían dos trabajos. El primero era cuidar de los estudiantes nobles privilegiados que vivían en la escuela. Llevarles los libros de texto, leerles libros para pasar el tiempo, llevar un caballo a la ciudad de Yoram para comprar cosas en su nombre… Básicamente, eran recaderos.

El segundo era mantener el contacto con las casas nobles. Esto implicaba escribir cartas detalladas sobre cómo pasaba el estudiante sus días, transmitir mensajes secretos de la Casa al estudiante, etc. Un mensajero, si quieres ir al grano. He oído que algunos sirvientes tenían que cubrir a sus autocomplacientes amos, informando con mentiras de diligencia y responsabilidad.

“Oiiink!”

“Los de Primer Año, corran! Si se meten en su camino, no los dejará oír el final!”

Mi sirvienta Charlotte era mayormente libre de hacer lo que quisiera. Por fin podía abandonar la extremadamente estricta Casa Denning, y yo quería que viviera su vida con pocas restricciones. Lo único que le pedía a Charlotte era que preparara mi uniforme a medida. Ah, y también le pedía que me llevara el desayuno cada mañana hasta hace poco.

“El cerduque me golpeó el hombro, aaah! Que alguien llame a un médico! Mi hombro!”

No seas tonto. Apenas te he tocado. Espera, ¿Estás tratando de estafarme para que te pague una indemnización? No voy a caer en eso. No es como si tuviera dinero en primer lugar. No sólo soy un estudiante problemático aquí en la escuela, mi propia familia me trata como si no existiera. Apenas puedo ahorrar dos centavos con la asignación que me dan.

Hoy he estado sorprendentemente ágil. Hacía tiempo que no podía mover mi cuerpo como quería. Sin embargo, no era sólo por mi dieta. Mi euforia por hacer mi primer amigo probablemente tenía algo que ver. Huh. Tal vez incluso podría intentar dar dos pasos a la vez así.

“Hey, tú! El de Primer Año, el de ahí! No te quedes ahí parado! El cerduque está llegando! De hecho, está cayendo! Muévete!”

¿Hm? ¿Quién es? Alguien me miró desde el rellano central de la escalera por la que me dirigía.

“Lord Denning!” — Me llamó. Era Tina.

Su Majestad, la mismísima Reina Demonio de las revistas porno, estaba allí presionando sus libros de texto contra su pecho.

Qu—es peligroso! Quítate de en medio!

Mientras bajaba volando las escaleras de dos en dos, tenía demasiado impulso para detenerme. Lo que daría por un juego de frenos de emergencia! Concentré todo lo que tenía para evitar chocar directamente con ella. El mundo pasó a cámara lenta, incluso cuando la oí gritar.

“¿Me estuvo observando todo el tiempo ayer, Lord Denning? Contéstame!” — Exigió, con la ira que irradiaba todo su ser.

Me distraje momentáneamente con sus deliciosas curvas, pero logré responder — “Tu hechizo estuvo un poco falto de elegancia.”

“Realmente me estabas observando! Ah, maldita sea, mi vida está arruinada! Esto es lo peor!”

“Eh, Tina, se te esta viendo tu verdadero yo!” — Gruñí, todavía tratando de evitar chocar con ella.

“Ups… dios!”

Contorsionando mi cuerpo, me las arreglé para girar completamente y esquivar a Tina, dejando que mi impulso me llevara más allá para comenzar a saltar hacia el siguiente piso. Su cara se sonrojó, pero no parecía muy afectada por mí. No era sólo mi imaginación, ¿Verdad?

“¿Todos vieron eso? Esto no es un simulacro! Una chica ha hablado con el cerduque! Repito, esto no es un simulacro!!!”

Cállate! Eso no fue nada fuera de lo común! Yo también hablo con chicas a veces. Como sea, tengo que encontrar a Charlotte! Hay algo que tengo que decirle!

“Chaarlotte!” — Grité.

Todos probablemente recordaría este momento como otra rareza del cerduque, pero… ¿A quién le importa eso? He conseguido un hito en mi vida!

Al salir del edificio de conferencias, corrí por todo el campus en busca de Charlotte. Finalmente, la encontré en la única sastrería del campus. Vino a encargarme un nuevo uniforme, como anticipando el día en que no cabría en mi ropa vieja.

“¿Q-Q-Q-Qué, Slow-sama?” — Tartamudeó — “¿Por qué gritas? Por favor, deja de hacer eso; es vergonzoso!”

“He hecho un amigo!!!” — Charlotte me miró fijamente, con la confusión escrita en su rostro — “Un amigo!” — Insistí con entusiasmo — “He hecho un amigo! Y una chica acaba de hablar conmigo!”

“¿A-Amigo?” — A juzgar por su expresión de estupefacción, bien podría haberle dicho que estaba ocurriendo el apocalipsis. Entonces se dio cuenta de lo que estaba sucediendo, e hizo un gesto con las manos para concluir — “Slow-sama, tiene fiebre, ¿Verdad? Vayamos a la enfermería.”

“¿Eh? No tengo fiebre!” — Protesté.

“Tampoco es posible que una chica le hable por su propia voluntad, Slow-sama! Incluso si ella realmente lo hizo, definitivamente sólo lo hizo por el deseo de la riqueza de su familia!”

“¿Qu—? Eso es ir demasiado lejos!” — Me lamenté.

“No, ella debe ser absolutamente una cazafortunas! Soy su sirvienta, Slow-sama. Puedo decirlo! Lo conozco mejor que nadie! Venga, vayamos a la enfermería!”

“O-Oiiink! Déjame ir, Charlotte!”

Cada vez que Charlotte se encontraba conmigo en el campus después de eso, me ponía una mano en la frente para comprobar si tenía fiebre o no.

 

⇐ ノ(>_<ノ )

⇑٩(^▿^)۶⇑

(ノ>_<)ノ ⇒