Cheat Skill V6 C5 – 1

Modo Noche

Capítulo 5: Un combate en presencia de un Rey.

“Este es el Reino Regal!”

“Oh!”

“Es animado.”

“Woof!”

“Fugo~”

“Hmm, es ruidoso.”

Una semana más tarde, me reuní nuevamente con Lexia-san y los otros que habían venido a recogerme a la entrada del Gran Nido Demoníaco, y ahora llegamos al Reino Regal, que estaba envuelto en un ambiente festivo por su centenario.

En este viaje, la distancia no era tan corta como a la capital real del Reino Alceria, a la que se podía llegar en un día. Tuvimos que acampar y pasar por varias aldeas en el camino… Sólo eso fue una experiencia poco común y muy refrescante.

Por supuesto, podía volver a casa con la magia de teletransporte en lugar de acampar, pero es muy peligroso que alguien aparte de Lexia-san y Luna descubra mi magia de teletransporte, así que acampé como todos los demás y llegué a salvo al Reino Regal.

La ciudad seguía siendo tan animada como la del Reino Alceria, pero el ambiente era muy diferente. La mayor diferencia sería el gran número de personas con túnicas: había un gran número de personas que hacían negocios utilizando magia.

Por ejemplo, había gente que utilizaba magia para hacer espectáculos callejeros… como manipular muchas bolas de fuego a la vez, o gente que iba de compras y sus bolsas flotaban en el aire llevadas por una especie de membrana de viento. Me dio la impresión de que la magia se utilizaba mucho en la vida cotidiana.

Cuando le pregunté a Lexia-san, me explicó que la investigación mágica era abrumadoramente activa en el Reino Regal en comparación a otros países, lo cual era evidente en la ciudad. Eso tiene sentido.

Por cierto, cuando antes recorrí el Reino Alceria con Lexia-san y los demás, ella iba vestida de forma discreta para ocultarse del público, pero ahora iba correctamente vestida con ropas lujosas propias de una princesa. La gente de la ciudad la miraba desde la distancia, pero no la llamaban, ni le daban una bienvenida innecesaria. Tal vez, no se dieron cuenta de que era la princesa del Reino Alceria.

No lo sé con seguridad, pero a menos que salga oficialmente, ¿Es así como reacciona la gente de la ciudad? Ahora estoy agradecido por eso.

“Hay mucha gente.”

“Woof.”

“Fugo.”

“Hmm… ruidoso.”

Mientras miraba inconscientemente a mi alrededor, Lexia-san me preguntó con asombro.

“Hablando de eso, ¿Dónde está tu maestro, Yuuya-sama?”

“¿Eh? Oh, eso me recuerda…”

“Dijo que iba a ver a la Espada Santa.”

Ouma-san dijo esto mientras miraba de forma deprimente a la multitud. Entonces, al ver la situación, Lexia-san y Luna crisparon sus mejillas.

“Volviendo a pensar en ello, es difícil de creer que… este pequeño dragón sea el dragón legendario…”

“Los objetos que te permiten cambiar el tamaño de tu cuerpo son extremadamente raros por sí mismos, pero usarlos en un dragón legendario lo es aún más…”

Cuando vinieron a hablarme del combate de hoy en el Reino Regal, Lexia-san y los demás no conocieron a Ouma-san, así que justo antes de que nos dirigiéramos a este país, se encontraron con él por primera vez. Cuando miraron al pequeño Ouma-san, parecía que no podían creer que fuera el dragón legendario, así que hubo una pequeña discusión justo antes de que nos fuéramos, que terminó con Ouma-san enfadándose e intentando agrandarse.

De todos modos, según la historia de Ouma-san, parece que Usagi-sensei se fue a encontrar con la Espada Santa primero… ¿Pero es posible encontrarse con la Espada Santa sin ser guiado por alguien? ¿O tal vez, como ambos son Santos, pueden reconocerse cuando están cerca?

Mientras pensaba en eso, Lexia-san me sujetó de repente del brazo.

“¿Lexia-san?”

“Más importante, ya que hemos venido hasta aquí, echemos un vistazo a la capital real!”

“E-Está bien, pero tu… pecho está…”

“Lo presione!”

“¿Lo presionaste?”

No pensé que alguien tan digna lo diría tan abiertamente, así que me limité a replicar.

Entonces, Luna reprendió a Lexia-san por eso.

“Hey, Lexia. Eres una princesa, ¿No es así? No seas tan—”

“Ara, soy una mujer antes que una princesa, ¿Sabes? O tal vez, Luna, ¿Estás celosa de mí?”

“Ugh!”

Luna gimió, con la cara enrojecida por las palabras de Lexia-san.

“E-Es imposible que ese sea el caso!”

“Entonces deberías quedarte callada. Me lo voy a pasar muy bien recorriendo el festival con Yuuya-sama! Deberías acompañarnos por detrás.”

“Gugugu…!”

“Uhm, ¿Lexia-san? Y Luna también…”

“Yuuya!”

“¿S-Sí?”

Cuando Luna me llamó repentinamente, enderecé mi espalda y respondí, Luna rápidamente tomó mi brazo opuesto al de Lexia-san!

“¿L-Luna-san?”

“Y-Yo también paseare por el festival con Yuuya!”

“¿Qué? ¿Qué pasa con la escolta?”

“Lexia. Yo también soy una mujer antes de ser una escolta, ¿Sabes?”

“Ugh…!”

Por alguna razón, Luna tenía una expresión triunfante en su rostro. En cambio, Lexia-san mostraba una expresión frustrada.

Um… mis pensamientos fueron completamente detenidos por la increíble situación de tener mis dos brazos abrazados por las chicas.

Lexia-san fue la que me pidió que me casara con ella, y Luna fue la que me dio… un… un beso. Sería imposible no estar preocupado por ello.

“En primer lugar, aquí no sólo está Yuuya, sino también el dragón legendario, Yuti, Night y Akatsuki. ¿Qué lugar más seguro podría haber?”

“E-Eso es…”

Era cierto que no hay lugar más seguro que este con Ouma-san y los demás presentes. Aunque no sé si Ouma-san estaría dispuesto a protegernos. Probablemente por eso Owen-san y los otros soldados estaban escoltando desde una pequeña distancia.

“Ahora, Yuuya. Echemos un vistazo por aquí.”

“Ah, espera! Yuuya-sama, vamos por aquí!”

“Whoaa!”

Fui jalado por ambos brazos y conducido por Lexia-san y Luna.

Mirándome así, Ouma-san murmuró de forma aturdida.

“…Inesperadamente, su mayor enemigo puede no ser el Mal, sino las mujeres.”

“¿? Pregunta. Entonces, ¿Cómo pudo vencerme?”

“Hmm. No se trata de cosas biológicas como esa… Incluso el sabio no era bueno con este tipo de situaciones. También tenía dificultades con las mujeres. Cuando pienso en ello, él y Yuuya se parecen cada vez más…”

No tenía forma de saber que esa conversación estaba teniendo lugar detrás de mí.

▼▼▼▼

“Un combate frente a un rey, huh…”

En una distinguida habitación de invitados del Reino Regal, la Espada Santa Iris descansaba entre suspiros. El trabajo de reducción de los monstruos en el Bosque Orz había terminado, y ahora el rey, Orghis, había pedido que se tomara un descanso como preparación para el combate.

“¿Por qué debería participar en el combate…? Pero tal vez pueda conocer a un hombre que sea más fuerte que yo.”

Como condición para su matrimonio, Iris buscaba un hombre que fuera más fuerte que ella. Sus ojos se iluminaron, pero pronto volvió una expresión sombría.

“…No, es una esperanza vana. He buscado un hombre por todas partes y nunca he conocido a ninguno adecuado, no va a ser tan fácil encontrar uno. Ahhh…”

(—Hmm. Es raro ver a la Espada Santa suspirar.)

“¿Usagi?”

Cuando Iris fue llamada repentinamente, giró su mirada en esa dirección y vio a un conejo parado tranquilamente en el balcón de la habitación de invitados.

(Ha pasado un tiempo, Iris.)

“Sí, ha pasado tiempo. No es habitual que vengas a un lugar donde hay tanta gente. ¿Ocurre algo?”

(Bueno, sí. Tenía algunos asuntos que atender en este país. En primer lugar, he venido a tu habitación para intercambiar información, así como para ponerte al día.)

“Ya veo… Bien, pasa. Ahora te prepararé una taza de té.”

El conejo fue invitado a entrar y miró con curiosidad la habitación de invitados.

(¿No hay ningún sirviente para una habitación tan lujosa?)

“Los he rechazado. Puedo cuidar de mí misma y, sobre todo, me distraen.”

(Ya veo. Y lo que es más importante, ¿Está bien que me invites a entrar sin permiso?)

“Entra ahora… Está bien. Sobre todo, tú también eres una existencia que lleva el título Santo, así que creo que eres bastante bienvenido, ¿No te parece?”

(Hmm. La naturaleza humana es realmente sencilla de entender.)

“Oh, si lo pones así, también soy humana.”

(Una existencia que lleva el título Santo ya no es un ser humano ordinario.)

“Eso es terrible; parece que soy un monstruo…”

Después de preparar el té para los dos, Iris se sentó frente al conejo y volvió a preguntar.

“¿Entonces? ¿Has venido hasta aquí para verme y preguntar si ha pasado algo?”

(—El Puño Santo ha caído ante el Mal.)

“Ya veo…”

Iris abrió la boca y tomó un sorbo de té silenciosamente.

“…Pude predecirlo gracias a la información que recibí hasta cierto punto.”

(Sí. Todos sabían que era el más incontrolable de todos los Santos. Por eso no fue demasiado sorprendente que cayera ante el Mal. Pero usó su poder para empezar a cazar a otros Santos.)

“…Ya veo. Así que por eso perdimos contacto con muchos de ellos.”

Por un momento, una expresión de tristeza apareció en su rostro, pero pronto dijo esto con un tono calmado.

“Pero, aunque el Puño Santo haya caído ante el Mal, todavía hay algunos Santos que podrían evitar que el Puño Santo se descontrole, ¿Verdad? Por ejemplo, el Arco Santo es…”

(…Fue asesinada por los humanos.)

“¿Qué?”

Iris quedó sorprendida por las palabras del conejo.

Un Santo es una existencia que protege a los seres humanos del Mal. Sin embargo, fue asesinada por los humanos, el objeto de su protección. Era difícil no sorprenderse.

“¿Qué quieres decir? La chica que más amaba a los humanos fue asesinada por los humanos…”

(…Sí. Pero fue el Mal quien lo planeo así. Los humanos instigados por el Mal mataron al Arco Santo.)

“¿Es así? …Por eso me pareció ver muchas Bestias Malignas últimamente…”

(¿Hay muchas?)

“Sí. Tenía una vaga idea sobre las Bestias Malignas a partir de la información del Puño Santo y la situación de otros Santos, pero el hecho de que las Bestias Malignas hayan surgido significa que están empezando a moverse a gran escala.”

(…Supongo. El hecho de que las Bestias Malignas estén apareciendo por todas partes es una prueba de la cantidad de poder negativo que está surgiendo. Es sólo cuestión de tiempo que tengamos que movernos.)

“Entonces, ¿Sabes cuántos Santos quedan?”

Cuando Iris le preguntó eso, Usagi puso una expresión de dolor.

(No estoy seguro. Parece que el Mago Santo sigue vivo… pero los demás fueron cazados por el Puño Santo o cayeron también en el Mal.)

“Como pensaba, hay otros Santos que han caído en el Mal…”

Iris, que conocía la información, pero no quería creerla, dejó escapar un suspiro de pesar. Después de hablar tanto, Iris se dio cuenta de algo.

“Ahora que lo pienso… dijiste que tenías negocios en este país, pero ¿También fuiste invitado por el Rey de Regal? Creía que eras un Santo al que no se le daba bien relacionarse con los humanos…”

(Oh, ¿Es eso lo que piensas?)

El conejo sonrió ante las palabras de Iris.

(Vas a tener un combate hoy, ¿Cierto?)

“¿Eh? ¿Pero cómo sabes eso? ¿Qué? No puede ser, ¿Ese oponente eres tú?”

(No. Desgraciadamente no.)

“Entonces… si no eres tú, ¿Quién va a ser? Todavía no he oído ningún detalle sobre el oponente… pero si me permites decirlo, no creo que haya alguien que pueda competir conmigo adecuadamente.”

(No te preocupes. Estás tratando con un talento extraordinario.)

“Espera un momento. ¿Por qué hablas como si supieras de mi oponente?”

(Eso es porque tu oponente es mi discípulo.)

“!”

Las palabras del conejo hicieron que Iris abriera los ojos.

“¿Tu discípulo dices…? ¿Tomaste un discípulo? Me parece que eras la persona más improbable a tomar un discípulo, junto con el Puño Santo”

Con la honesta impresión de Iris, el conejo desvía su mirada con tristeza.

(Hmm. Has pensado que soy igual que el Puño Santo, ¿Huh? Pero… Bueno, puedo entender cómo te sientes al respecto. Lo estoy entrenando porque creo que sería un excelente discípulo para mí.)

“Lo alabas mucho… Este discípulo tuyo parece ser bastante fuerte, ¿No?”

(Hmm… Bueno, puedes esperarlo. Si no tienes cuidado, podrías caer.)

“…Ya veo. Lo tendré en cuenta.”

Tras intercambiar información de esa manera, Iris, curiosa por el discípulo del conejo, se dirigió a la arena para ver la competición de lucha antes de su combate.

⇐ ノ(>_<ノ )

⇑٩(^▿^)۶⇑

(ノ>_<)ノ ⇒