Motokano ni Maketakunai Prólogo IX

Modo Noche

Prólogo IX: Chispas silenciosas.

Cuando nos cambiamos de asiento, nos asignaron en grupos al mismo tiempo, y me pusieron en el mismo grupo que Takane-san.

Nos asignaron la limpieza de la biblioteca después de las clases. Como era un área grande, un grupo de los tres grados vino a limpiar un área diferente. Estábamos limpiando el área que contenía libros literarios y similares.

Parecía que el club de lectura también estaba activo aquí, así que podría ser buena idea continuar con el club que tenía en la escuela secundaria. Me habían tanteado para el club de atletismo, pero parecía ser un club con pocos aspirantes, y me sentía incómodo saltando a un nuevo deporte en preparatoria.

Lo más importante es que a veces iba al gimnasio después de clase, que se había convertido en un sustituto de un club de ejercicio. Mi hermana se enfadaba si no iba, así que tenía que ir al menos dos veces por semana.

“No está tan sucio. Deberíamos irnos.”

“Hagamos un poco más y luego vayamos a casa. Deberías hacer lo mismo, Senda.”

“Tengo algunas cosas que hacer en la biblioteca, así que me quedaré hasta que sea la hora de irse.”

“Ya veo, buena suerte.”

Los dos chicos de nuestro grupo parecían estar más interesados en las actividades de su club. Después de limpiar un rato, dieron un rápido grito a las chicas del grupo y se fueron.

Acomodé los libros y limpié cuidadosamente el polvo de los estantes, como hacía cuando estaba en el club de lectura. Luego cogí uno de los libros de la pila.

“¿Te gustan los libros de misterio, Senda-kun?”

“T-Takane-san…”

Me sorprendió que me llamaran de improviso. Había otra chica en el grupo además de Watanabe-san y parecía que Takane-san se había separado de las dos.

El libro que cogí se llamaba ‘Un estudio en escarlata’, parte de la serie de Sherlock Holmes.

“Estaba mirando para ver qué tipo de libros tenían aquí. Pensé en pedirlo prestado más tarde.”

“Oh, ya veo. He leído algunos de los libros que hay por aquí.”

Takane-san señaló la zona donde se alineaban las obras de Agatha Christie. Había leído algunos de sus libros dado que estaban en la biblioteca de mi secundaria.

“Bueno, normalmente sólo leo manga. La razón por la que me interesan estos libros es porque aparecieron en mangas.”

“Yo no leo manga, así que me gustaría leerlo una vez.”

Había conocido a algunas personas que tenían una casa estricta y tenían la regla de no leer manga ni ver televisión.

Por el estado de ánimo, el comportamiento y la forma de hablar de Takane-san, me imaginé que su casa podría ser estricta. Cuando dijo que nunca había leído manga, sonó muy convincente.

“Cuando veo un drama basado en un manga, a veces siento curiosidad por la historia original.”

“Oh, mi hermana compra manga por la misma razón.”

“Ah, es cierto, tienes una hermana, Senda-kun.”

“Ella es dos años mayor que yo y va a una preparatoria diferente. Utiliza la misma estación que Takane-san, así que podrías cruzarte con ella.”

“Si la viera, ¿Sería capaz de reconocerla como la hermana de Senda-kun?”

“Lo dudo, la gente suele decir que no nos parecemos.”

Hasta el año pasado, mi hermana, Ruru-nee, también asistía a la preparatoria Hekiou. A pesar de ser su hermano menor, me di cuenta de que su aspecto era extraordinario y de que tenía buen carácter. Así que parecía ser popular entre los chicos de la preparatoria.

La razón por la que he dicho ‘parecía’ es porque la amiga de mi hermana lo dijo una vez medio en broma, y yo no había oído que tuviera novio. Mi hermana era el tipo de persona que quería salir a jugar conmigo en sus preciados días libres, así que era posible que aún no estuviera interesada en salir con alguien. Era un tema del que no hablábamos a menudo porque teníamos cortesía incluso entre los miembros de la familia.

“… Oh, um…”

“Oh, lo siento. Pienso mucho cuando hablo. Es una mala costumbre mía.”

“No, no es eso…”

Takane-san parecía querer decir algo. Se tocó el cabello del hombro y me miró discretamente — una especie de gesto coqueto.

Al verla así, volví a pensar. Definitivamente no era mi imaginación que su aspecto fuera un poco diferente al de ayer.

“Takane-san… ¿Te sientes un poco mal hoy?”

“Ah, no…”

Takane-san se sobresaltó por la sorpresa y se quitó la mano del cabello. Como pensaba, la forma en que lo peinó era diferente a la de ayer.

“… Después de todo lo que pasó ayer, ¿No sería mejor tener cuidado con esas cosas?”

“Ah…”

Reclutamiento forzoso del club de tenis.

Una de las razones sería porque la apariencia de Takane-san destacaba.

“No es que no sea bueno… creo que es bueno. Supongo que te has cambiado el peinado y lo has esponjado un poco.”

“… Sí…”

Takane-san dio una respuesta corta. No era que quisiera hablar de su esponjamiento o alguna otra expresión ignorante sobre la moda. Es que no podía expresarme con precisión y me sentía muy frustrado.

Sin embargo, Takane-san no parecía estar de mal humor y, tras mirar a su alrededor, me preguntó,

“Senda-kun… ¿Cuándo lo has notado?”

“Bueno, eso…”

Desde el momento en que nos vimos por la mañana. Pero si digo eso, podría sonar como si estuviera apuntando a algo.

Dicen que notar los cambios en la apariencia de una chica era una parte importante para obtener una buena impresión. Independientemente del género, debe ser agradable hacerse notar. Pero estaba seguro de que también había muchas situaciones en las que se notaba pero no se podía decir, como mi situación actual.

“No fue ciertamente ahora, ¿Cierto? Entonces eso significa…”

“Soy consciente de ello desde esta mañana, pero pensé que te sorprendería que de repente dijera algo así.”

“¿Sorprenderme…? ¿Por qué?”

Antes de darme cuenta, me estaban haciendo un montón de preguntas. Yo causé esto, pero francamente, me sentí acorralado.

Pero Takane-san suavizó la fuerza de sus ojos con los que me miraba. Entonces, con una voz suave y admonitoria, dijo,

“…No estoy sorprendida. No, estoy un poco sorprendida, pero… me alegra más que te hayas dado cuenta.”

Takane-san sonrió. El alivio se extendió en mi corazón cuando vi su expresión tímida.

Pude decirle lo que estaba pensando. Si Takane-san supiera que me preocupaba que me tachara de ‘asqueroso’, probablemente me miraría con fastidio.

Sólo habían pasado dos días desde que empezamos a hablar. Me habló esta mañana, e incluso ahora, era ella la que me daba la oportunidad de hablar con ella.

Mientras estuviéramos en el mismo grupo, haríamos más cosas juntos. Pero si uno de los dos no quisiera, no tendríamos tiempo para hablar así.

“No estoy seguro de qué decir al respecto… Gracias, Takane-san.”

“No, no… Ahora mismo yo debería dar las gracias. Incluso ayer…”

“Eso de nuevo… Ya me disté una lata de café ayer. No es que no me guste la idea de que la gente muestre su gratitud. Es que no quiero que te lo tomes demasiado en serio.”

“Eso es…”

Había algo que había querido decirle a Takane-san.

Si no lo decía ahora, ¿Cuándo lo diría? Si perdía este momento, no sabía cuándo llegaría la próxima vez que tuviéramos la oportunidad de hablar juntos.

“Es mejor que cosas como las de ayer no vuelvan a ocurrir, pero Takane-san es muy popular. Así que… Si alguna vez tienes problemas, por favor… no tengas miedo de pedir ayuda…”

Quería ayudarla, pero no podía expresarlo con palabras.

No podía seguir poniendo excusas a mi falta de confianza en mí mismo. Ella estaba hablando conmigo, y era de mala educación estar siempre nervioso por ello.

Sin embargo, desde que comenté lo de su cabello, no podía mirar directamente a Takane-san.

Me di cuenta de que estaba avergonzada. También pude notar que ella seguía tratando de escucharme.

“Sabía que no debía confiar en Senda-kun…”

Todavía me sentía reservado hacia Takane-san.

Pero cuando se veía obligada a hacer algo que no quería, no necesitaba tener tales reservas.

Antes de que pudiera decir algo más, como si se hubiera decidido, Takane-san puso su mano en el pecho y continuó,

“Pero… Esta mañana, había pensado en ello cuando fuimos juntos a clase. Me siento mucho más segura cerca de Senda-kun.”

“Yo… estaba tan nervioso que no era capaz de mirar a Takane-san en absoluto. ¿Aun así?”

Takane-san se rio, y luego asintió.

Siempre tenía una expresión tranquila en su rostro, pero la sonrisa que mostraba tenía un encanto que me llamó la atención.

“También tuve que darlo todo para mirar a Senda-kun esta mañana. Pero realmente quería asegurarme de que Senda-kun estuviera allí…”

Cuando entré a la clase esta mañana y tomé asiento, recordé la sonrisa radiante en la cara de Takane-san cuando me miró.

Pensé que se alegraba de que me sentara muy cerca de ella. La propia Takane-san acabó de confirmar mis pensamientos.

“Hace un rato, al final de la pausa del almuerzo… También entre el quinto y el sexto período, había algo que quería discutir con Takane-san.”

“¿Qué es lo que quieres discutir…?”

La pizarra era un poco difícil de ver desde el asiento de Watanabe-san. Asatani-san también estaba preocupada por eso.

Sin embargo, decir eso significaría que no había cambiado de la persona que era cuando aún trataba de complacer a Asatani-san.

Y al discutir esto ahora, si Watanabe-san y Takane-san cambiaban sus asientos, eso era lo mismo que decir que quería que Takane-san se sentara a mi lado.

Mientras yo seguía dudando en este punto, Takane-san, que parecía estar nerviosa, tomó un pequeño respiro y relajó sus hombros. Parecía tener un matiz rojo por la luz del sol del atardecer que entraba por la ventana de la biblioteca.

“En realidad, hay algo de lo que quería hablarte. Es sobre mi asiento—”

Cuando Takane-san estaba a punto de decir eso, entre las estanterías, al otro lado de nuestro pasillo, apareció una estudiante que no podía ser confundida.

Nos miró mientras se echaba el cabello hacia atrás por encima de los hombros. Luego se puso las manos sobre la boca y sonrió,

‘Te encontré’, esa fue la expresión que noté en ella.

¿Por qué estaba aquí si no estaba asignada al servicio de limpieza? Si vino aquí, ¿Significa que vino a buscarnos?

“Ya has terminado de limpiar, ¿Cierto? Gracias por tu duro trabajo, Nagi-kun. Tú también, Takane-san.”

“Gracias por tu duro trabajo. ¿Qué estás haciendo en la biblioteca, Asatani-san?”

“Sí, he venido a hablar con Watanabe-san, pero creo que nos hemos cruzado.”

Si Watanabe-san quería hablar con Takane-san sobre su asiento, podría haberlo hecho mientras limpiábamos en la biblioteca. Si no lo hizo, significaba que Watanabe-san no quería realmente cambiar de asiento, o tal vez pensaba que no era necesario hacerlo hoy. De hecho, no parecía haber una razón tan profunda para que se fuera antes que nosotros.

Pero eso era sólo si Asatani-san no hubiera venido aquí.

Si Asatani-san vino aquí porque pensó que Watanabe-san estaba aquí, podría haberle dicho que la esperara usando la aplicación LINE.

Vino porque Takane-san y yo estábamos aquí, pero no me atreví a decirlo. Tal vez lo estaba pensando demasiado, pero desde la hora del almuerzo, me había dejado llevar por las palabras y acciones de Asatani-san.

“Oh, llamaré a Watanabe-san más tarde, no te preocupes. Entonces, Nagi-kun, ¿Estás libre ahora?”

“Eh… No.”

El flujo de la conversación era demasiado rápido para que mi mente se pusiera al día. Si querías hablar con Watanabe-san, persíguela ahora, ni siquiera fui capaz de decir eso.

“Si no tienes ningún plan, ¿Por qué no tomamos el té un minuto? Nagi-kun ha estado cuidando de mí a diario, y quería darle las gracias.”

Sólo había preguntas en mi cabeza, como el hecho de que siguiera llamándome ‘Nagi-kun’ incluso delante de Takane-san, y el hecho de que insinuara lo de ‘a diario’.

No pude evitar pensar que aún sentía algo por Asatani-san.

Por mucho que dijéramos que sólo éramos amigos, si Asatani-san y yo estuviéramos juntos fuera de la escuela después del horario escolar, siempre habría rumores si alguien nos veía.

Estaba seguro de que Asatani-san lo sabía, pero parecía despreocupada, como si no le importara nada.

Y lo más importante, Asatani-san no dudó en invitarme a salir, incluso con Takane-san delante.

“Cuando dices que te cuido a diario, ¿Te refieres a estudiar con Senda-kun en el aula?”

“Eso es una cosa, pero también son muchas otras cosas. Nagi-kun y yo vamos a la misma escuela desde el octavo curso.”

“Ah, Asatani-san. Sólo nos conocemos desde hace dos años. No somos tan amigos…”

“No hablamos mucho, ¿Cierto? Pero sabía de ti, Nagi-kun.”

Cuando estaba en el segundo año de la escuela secundaria, tenía poco contacto con Asatani-san.

Pensé que todos eran eventos triviales que sólo yo podía recordar. No podía creer que ella estuviera diciendo que recordaba todo eso. No tenía ni idea de lo que estaba pensando.

“Oh, es cierto. ¿Quieres venir con nosotros, Takane-san? Parece que se llevan bien últimamente. Estuvieron caminando juntos esta mañana, ¿Cierto?”

Si Takane-san quería evitar ser malinterpretada, ella y yo podríamos reírnos y decir que era normal.

Pero ella me había dicho que no le importaba lo que la gente dijera.

Por eso, seguramente no había forma de que Takane-san cambiara de opinión sobre la pregunta a Asatani-san.

“Asatani-san, ¿Qué tipo de relación tienes con Senda-kun?”

Una voz refrenada y tranquila. Pero podía ver en los ojos de Takane-san que estaba decidida a no dejarse engañar.

Asatani-san no se inmutó por ello.

Con una voz tan controlada como la de Takane-san, dijo claramente,

“Por el momento, soy la ‘ex’ novia de Nagi-kun… ¿No es así?”

La pregunta iba dirigida a mí.

Takane-san me miró. No pude saber, por la expresión de su cara, si era consciente de ello desde hacía tiempo o si acababa de darse cuenta.

Asatani-san sonreía, como si dijera: ‘Es la verdad, así que puedo decirlo, ¿Cierto?’.

Si no decía nada, sería una afirmación. Me pregunté cómo se tomaría Takane-san el hecho de que no le contara mi relación con Asatani-san.

¿Qué pensaría ella de que mi ex novia, Asatani-san, me pidiera salir? ¿Le parecería normal o se sentiría consternada por lo poco entusiasta de la relación, o tal vez ninguna de las dos cosas?

“Si ese es el caso, entonces…”

Takane-san abrió la boca. Asatani-san escuchó con una sonrisa en su rostro.

“Senda-kun, está bien pensar que estás soltero ahora, ¿Cierto?”

Después de mirar a Asatani-san y decir eso, Takane-san me miró.

Estaba esperando a que dijera algo, como si quisiera que respondiera ahora delante de Asatani-san.

⇐ ノ(>_<ノ )

⇑٩(^▿^)۶⇑

(ノ>_<)ノ ⇒