Cerduqe V1 C2

Modo Noche

Capítulo 2: El protagonista y la heroína

El cuarto piso del dormitorio de los chicos era el segundo más alto del edificio. Incluso entre los nobles, este piso era notoriamente elitista, ya que sólo se permitía vivir allí a los estudiantes de las familias más poderosas. Con amplias distribuciones y grandes vistas de todo el campus, las habitaciones del cuarto piso superaban con creces a las que ocupaban los demás estudiantes. Los nobles promedio vivían en el tercer piso, y la nobleza menor en el segundo, mientras que los plebeyos quedaban relegados a los barrios bajos del primer piso.

En este espacio para los privilegiados, los dos nos sentamos uno frente al otro en una mesa de mi sala.

“Como he dicho, Charlotte, no tienes que hacer nada. Puedes simplemente sentarte ahí.” — insistí.

“…Pero Slow-sama, aquí dice que sólo los estudiantes que pueden usar magia son elegibles para unirse.” — protestó Charlotte — “Ni siquiera soy estudiante. Puede que usted sea estudiante del instituto, pero yo sólo soy una sirvienta. No se me permitiría participar en este concurso.”

Estábamos hablando del concurso mágico de comida que se celebraría mañana. El formulario de solicitud en pergamino de piel de cabra estaba sobre el escritorio entre nosotros. Charlotte se asomó a él, aún firme en su idea de que yo estaba equivocado.

“Charlotte, lo he intentado! En serio lo he intentado!” — golpeé con un puño la mesa y Charlotte se sacudió un poco antes de quedarse paralizada. Se encogió como un animalito y me miró con los ojos muy abiertos — “Pero no funcionó! Piénsalo. Ninguna chica iría conmigo! Sabes lo que los alumnos de esta escuela piensan de mí, Charlotte! Soy un cerdo! Sigo siendo un cerdo de corazón negro para ellos! Mi aspecto me frena, maldita sea!”

Había hecho un amigo y pude perder un poco de peso. Sin embargo, no sé cuánto tiempo me va a llevar adelgazar a este ritmo… Quiero perder peso mucho más rápido! Pensé en mis esfuerzos por encontrar una compañera en los últimos días.

“Maldición, realmente me gustaría participar en el concurso mágico de comida…” — dije, echando miradas significativas a las chicas que me rodeaban — “Sin embargo, se necesita un chico y una chica para participar juntos como compañeros. ¿Qué hago…? ¿No se apuntaría alguna al concurso conmigo?” — a pesar de mi tono esperanzador, una por una todas gritaron y salieron corriendo.

Debía de ser mi aspecto extremadamente obeso lo que las ahuyentaba a todas, había concluido.

“Quiero decir…” — Charlotte interrumpió — “Creo que su mala reputación se debe más a la forma en que ha tratado a la gente hasta ahora que a su aspecto, Slow-sama. Me sorprendería más que apareciera una chica diciendo que quiere emparejarse con usted.”

Me quedé sin palabras. Era la verdad, y no tenía nada que responder a eso.

“Creo que tiene que trabajar para mejorar su reputación, Slow-sama.” — dijo Charlotte — “Tenemos que convencer a la gente de que usted no es como los rumores dicen que es, y que en realidad es una buena persona.”

“Hmm… pero ¿Cómo hago eso?”

“Bueno, para empezar, podría usar su don en la magia para ayudar a la gente.” — Charlotte hizo una pausa, pensando — “Podrías ayudar a una chica plebeya. Tal vez ayudar a una de las sirvientas sería una buena idea. A las sirvientas les encantan los chismes. Se extendería por toda la escuela de la noche a la mañana.”

“Ya veo. Las sirvientas, ¿Huh…?” — Charlotte tenía razón. Los días que pasé como el tirano cerduque de corazón negro se me quedaron grabados. Parecía que iba a tener que trabajar más duro para deshacerme de mi infame reputación. Supongo que debía esperarlo. Mi infamia es conocida de cerca y de lejos.

“Pero Charlotte! Esa es una razón más para que esto funcione.”

“¿Q-Qu—?” — Charlotte quedó sorprendida — “¿Qué quiere decir?”

“Por favor, entra en el concurso mágico de comida conmigo!” — le supliqué — “Sé que te preocupa no ser estudiante, pero está totalmente bien! Nadie en esta escuela se atrevería a decir algo al respecto ya que llevo el apellido Denning!”

“Slow-sama… sí hicieras eso, no serías diferente a antes.” — reprendió Charlotte.

“Ah…” — mis palabras se atascaron en mi garganta.

“Nunca se convertirá en la persona que quiere ser si sigue cayendo en sus viejos malos hábitos. Usar el nombre de su familia de esa manera es justo lo que habría hecho el cerduque de corazón negro. Y no sólo eso, se metería en un buen lío si su familia se entera de que ha vuelto a romper las reglas!” — argumentó Charlotte — “Además, si piensan que he tenido algo que ver, también podrían reducir mi salario! No estoy en una posición en la que pueda extorsionar a la gente como usted, Slow-sama, así que no puedo arriesgarme a que me reduzcan el sueldo. Moriría de hambre.”

“¿E-Extorsión? Charlotte, ¿De qué demonios estás hablando? Nunca extorsionaría a alguien!”

“Sin embargo, he oído rumores.” — insistió Charlotte — “Una vez, cuando estaba ayudando a las sirvientas me dijeron que habían visto a otro estudiante dándole dinero.”

“Yo no se lo pedí! Simplemente se acercaron y me lo dieron!”

Muchos estudiantes de esta escuela intentaron engatusarme y jugar con mis sentimientos como hizo Valjean. Era obvio que querían mi favor como descendiente directo de la familia Denning, pero… a caballo regalado no le miro el diente. Bueno, ya saben, se tomaron todas esas molestias. Sería grosero de mi parte rechazarlos… verás, mi familia redujo mi asignación cada vez que se enteró de que causaba problemas en la escuela, y ahora apenas me dan unos centavos. Charlotte no era la única que tenía poco dinero.

“No puedo ser yo quien se interponga en su camino si quiere cambiar las cosas, Slow-sama. Si lo consigue, puede que vean más valor en mí y me den un aumento también.” — Charlotte realmente se empeñó en que hiciera esto de la manera correcta, ¿Huh? — “Debería seguir las reglas del concurso.”

“Ugh…” — una vez más me costó encontrar las palabras correctas — “Últimamente te has vuelto muy atrevida, Charlotte.”

“Es porque quiero verlo triunfar. Lo animaré en cada paso del camino. Antes había perdido la esperanza, pero si ha decidido que realmente quiere cambiar, estoy aquí para usted!” — exclamó Charlotte — “Por el bien de mi salario también! Estoy harta de ayudar a lavar los platos! A este paso, mis manos van a acabar arrugadas.”

“Mira, sólo tienes que ayudarme, Charlotte!” — argumenté — “Por el bien de tu asignación también!”

“No es una asignación! Es mi sueldo!”

“Es lo mismo!”

“No, no lo es!” — rebatió Charlotte — “Son dos cosas completamente diferentes!”

Nuestras voces se hacían más y más fuertes cuanto más discutíamos. Me alegro de que estemos en el cuarto piso con pocos residentes, pensé. Si fuera cualquier otro piso, probablemente alguien golpearía la pared y nos gritaría que nos calláramos.

“Charlotte, por favor, escúchame!” — le rogué.

“¿Q-Qué pasa, Slow-sama?” — parecía sorprendida por mi desesperación — “¿A qué viene esa repentina cara solemne?”

“Yo… realmente…” — no pude contenerme más — “Realmente, realmente quiero perder peso! Uno de los premios del concurso es una poción para perder peso. Tengo que tenerla! Quiero cambiar, en serio, pero para hacerlo tengo que empezar por mi aspecto!”

“Pero has conseguido adelgazar un poquito por tu cuenta.” — señaló Charlotte — “Sólo un poquito.”

“Un poquito no es suficiente! Quiero perder mucho más peso! Estoy demasiado gordo.” — me levanté de mi asiento y me puse delante del espejo que había trasladado desde mi dormitorio — “Mírame, Charlotte! Soy un cerdo! He perdido la cuenta de las veces que he tropezado con mis propios pies en mis trotes matutinos! Lord Pobre me dijo que una poción para perder peso estaba en la lista de premios, y no puedo dejar pasar esta oportunidad! Tengo que ganar esa poción en el concurso mágico de comida!”

“No tienes ni idea de lo que puede haber en algo así. Si parece demasiado bueno para ser verdad, probablemente no lo sea!” — Charlotte era escéptica, y probablemente tuviera razón, pero…

Todo esto había empezado por Valjean. Cuando Lord Pobre se enteró de que quería perder peso, me habló de un evento en la escuela programado para este fin de semana. Verás, cada fin de semana los comerciantes venían al campus desde fuera del bosque, abriendo tiendas y planeando varias festividades para entretenerse. Festividades como el concurso mágico de comida, por ejemplo. Según Valjean, había conseguido un puesto de locutor para este evento ya que a veces hacía trabajos a tiempo parcial. No pude evitar preguntarme cómo pudo conseguir el trabajo en primer lugar. No era exactamente un trabajo adecuado para un noble como él, aunque viviera en el primer piso.

“Cielos… Pensé que habías cambiado, pero sigues siendo tan prepotente como siempre…” — Charlotte suspiró con fuerza — “Lo haré, Slow-sama.”

“Gracias, Charlotte! Sólo tienes que sentarte ahí, eso es todo! Me lo comeré todo hasta el último bocado, lo juro!”

Charlotte me interrumpió antes de que pudiera decir algo más, levantando un dedo para silenciarme — “Pero sólo con una condición.”

“¿Eh? ¿Condición?” — repetí.

Charlotte se aclaró la garganta y me miró de forma mordaz. ¿Soy yo o Charlotte está demasiado emocionada por lo que sea que está a punto de pedirme?

“Sí, una condición.” — confirmó — “Como estás rompiendo las reglas del concurso, puede que me castiguen.”

“¿Castigarte?” — pensé — “Sinceramente, no creo que tengas nada de qué preocuparte. Es sólo por diversión. Estoy seguro de que les parecerá bien cualquier cosa mientras sea entretenido.”

“Todavía podría meterme en problemas.”

“¿En serio crees eso…?” — estaba escéptico.

“Slow-sama!” — Charlotte me regañó bruscamente — “Puede que me meta en problemas si nos descubren, y si eso ocurre, puede que me descuenten el sueldo!”

“Está bien, de acuerdo. Te escucho.” — cedí — “Podrías meterte en problemas y te podrían descontar el sueldo.”

“Así es! Así que, tengo una condición si quieres que corra ese riesgo.”

Tengo un mal presentimiento sobre esto…

Charlotte era una sirvienta muy hábil, pero había una razón por la que se le asignó a mí de todas las personas.

“La condición que tengo es que… durante el concurso mágico de comida quiero que me dejes—”

Al escuchar la petición de Charlotte, quedé inmóvil — “… ¿Qué? Uh, no estoy seguro de eso. ¿No es un poco peligroso…?”

Con su hermoso y sedoso cabello plateado, el encanto de Charlotte era bien conocido incluso entre los nobles y los plebeyos ricos que habían trabajado para conseguir su riqueza. Si no fuera porque mi mala reputación le arruinaba las cosas por asociación, sería objeto de la atención de innumerables nobles que intentaban cortejarla.

Conocía mejor que nadie la personalidad de mi linda sirvienta. Después de todo, habíamos estado juntos durante casi una década.

“¿Slow-sama?” — pregunto sacándome de mis pensamientos.

“Bien.” — dije de mala gana — “No se puede evitar. Estás arriesgando tu sueldo por mí… Estoy de acuerdo con tu condición.”

“Exactamente!”

También sabía que a pesar de su adorable apariencia… era una completa torpe.

▼▼▼▼

“Vaya, hay mucha gente alrededor! Vendedores por aquí, vendedores por allá… Hay muchos!” — Charlotte no pudo evitar quedar boquiabierta a medida que nos acercábamos al festival — “Mira todos los accesorios tan bonitos que venden! Ah, pero ya he agotado mi sueldo de este mes… podría permitírmelos si me pagaran más…” — Charlotte hizo un mohín.

El Instituto de Magos Kirsch se encontraba en el corazón de un bosque, rodeado por un muro que rodeaba todo el campus. Las carpas que bordeaban el cuidado césped estaban repletas de todo tipo de artículos imaginables, desde comida humeante hasta baratijas misteriosas. Los estudiantes examinaban los artículos en venta, mirando intensamente sus carteras como si eso hiciera aparecer más dinero. Las sirvientas charlaban animadamente entre ellas, disfrutando del breve respiro de su trabajo.

No había ni una nube en el cielo; realmente se perfilaba como un día perfecto. Hice una seña a Charlotte, que estaba ocupada contemplando el espectáculo — “Charlotte, ven aquí. El concurso mágico de comida se va a celebrar en la parte trasera de la catedral.”

“Ah, por favor ve más despacio, Slow-sama.”

No pude evitarlo — gruñí.

“Slow-sama… realmente necesita mejorar en eso.” — reprendió Charlotte — “Usted es un descendiente directo de la Casa Denning. Es impropio de usted gruñir así en público.”

“Sí…” — eso me pasaba a veces si no prestaba atención. me refiero al gruñido. Sólo podía esperar que no se me escapara este hábito en una ocasión importante o algo parecido.

“Como siempre, hay una cantidad increíble de gente aquí durante el fin de semana.” — comentó Charlotte con asombro — “Se siente completamente diferente al resto de la semana.”

Hoy, Charlotte se puso un atuendo mucho más informal en comparación con el uniforme algo menos moderno que solía llevar. La verdad es que le sentaba de maravilla a su bien proporcionada figura.

“¿Tú crees?” — pregunté levantando una ceja. Esta multitud de personas podría ser enorme para Charlotte, pero para mí no era nada. Ni siquiera tuve que hacer algo; la multitud se separó ante mí despejando el camino hacia mi destino. Aunque empezaran a murmurar entre ellos mientras lo hacían.

“Ah, es el cerduque.”

“Abran paso, abran paso… Cualquier cosa podría enojarlo. No querrán que se meta con ustedes…”

Hey, yo no me voy a meter con nadie, pensé indignado. Qué grosero. Los comentarios sarcásticos continuaron a mi alrededor.

“¿Qué terribles planes está preparando esta vez? Espera, ¿Está planeando unirse al concurso mágico de comida?”

“No te preocupes. La princesa de Cirquista también se inscribió al concurso. Incluso el cerduque sabría que no debe olvidar su lugar cerca de ella.”

“¿Tienes la cabeza llena de piedras? Estamos hablando del cerduque! Definitivamente no está haciendo nada bueno!”

Asustados de mí como siempre, este grupo. No se cansan de hablar de mí como si no pudiera oírlos. Bueno, sí puedo. Tengo oídos saben! Como sea. No me molesta. Palos y piedras y todo eso, pero… si fuera cualquier otra persona en mi lugar, estaría teniendo un colapso mental.

Sólo hizo falta una mirada mía para que salieran corriendo hacia las colinas.

“Eep! Está mirando hacia aquí!”

“Rápido! Corran! No quiero que nos presione por nuestra asignación de nuevo!”

Eso no va a pasar, te digo! He limpiado mi acto. Y nunca he presionado a nadie por dinero! Charlotte va a tener una idea equivocada! A medida que nos acercábamos a la catedral, el tema de los cotilleos en boca de todos pasó de los comentarios sarcásticos sobre mí a los melancólicos de los participantes rechazados en el concurso.

“No conseguí un puesto en el concurso.” — dijo un estudiante — “Tenía muchas ganas de ganar esa poción de belleza… Si lo hubiera hecho, se la habría dado a Lady Alicia y me habría confesado a ella.”

“Ni en sueños, amigo.” — respondió su amigo — “Aunque tuvieras cien pociones de belleza, no importaría. Es la princesa de Cirquista, ¿Recuerdas? Tú sólo eres un noble menor. Es imposible que te tomara en serio con tu posición familiar.”

“Oh, cállate. Un hombre puede soñar!”

La catedral, construida con vistas a la plaza de Langeron, estaba abarrotada de gente que se había reunido detrás de ella para ver el concurso. Gracias a un generoso patrocinador, la lista de premios era especialmente glamurosa. A la cabeza de la lista estaba el gran premio por el que casi todas las chicas de esta escuela matarían: la poción de belleza. Los vendedores no podían abastecerse de ella lo suficientemente rápido, ya que era muy popular por sus propiedades para suavizar la piel. Tanto las plebeyas como las nobles se volvían locas por el producto. He oído que ahora se vende a precios astronómicos.

Una vez que nos abrimos paso entre los curiosos, por fin pude echar un buen vistazo al recinto del concurso. Era poco más que un trozo de terreno de la catedral seccionado por una cuerda, dentro de la cual había un puñado de mesas dispuestas en el perímetro interior. Parece que hay doce equipos compitiendo, pensé contando el número de mesas.

Más allá de esas mesas había una mesa gigante situada en el centro de la zona acordonada. Sobre ella había un auténtico festín, montañas de comida esperando a ser devoradas por los competidores.

“Creo que la gente nos está mirando… ¿Slow-sama? ¿Me está escuchando?” — no escuché nada de lo que dijo. En el momento en que mis ojos se posaron en esa comida, se abrieron como platos, y mi estómago dejó escapar un rugido ensordecedor.

“¿Has oído eso?” — gritó alguien alarmado.

“Es el cerduque! Cuidado! Quítense de en medio!”

“Slow-sama, Slow-sama.” — dijo Charlotte — “Aquí, présteme su varita. No ha olvidado su promesa, ¿Verdad?” — cuando no respondí, la mirada de Charlotte siguió la mía y se posó en el banquete — “Ah… todavía está fascinado por la comida. Supongo que no puede evitarlo. Hoy se ha saltado el desayuno como preparación para el concurso…”

Mi estómago está listo. Levanté mi puño derecho en el aire. Estoy muy preparado. Este es mi momento!

“Slow-sama, puede que no se haya dado cuenta de esto, pero… pareces un verdadero orco cuando respiras así de fuerte… ¿Sabías eso?”

▼▼▼▼

“Y aquí viene el equipo número diez, el equipo ‘Sal, princesa Carina!’ Ciertamente una decisión audaz nombrándose en honor a la princesa de Daryth que rara vez sale del palacio real. Según nuestro intrépido equipo, planean dirigirse al palacio real y solicitar una audiencia con la princesa si ganan el gran premio.” — la suave voz de Valjean resonó sobre la multitud de curiosos — “Lo más probable es que este par de estudiantes de primer año no pasen del Cardenal Maldini aunque vayan con un regalo, pero cualquiera puede soñar. Ahora, estén atentos a Redus Halken, que a pesar de ser un estudiante nuevo es bastante hábil en el manejo de la magia de fuego. Seguramente los hechizos de su equipo también serán de mucho interés.”

Observé a Valjean desde mi lugar en las mesas de los competidores. Podía ver por qué lo habían elegido para presidir el concurso ahora. Realmente era muy hábil proyectando su voz con magia de viento. Otro testimonio de sus habilidades mágicas.

Las mesas seguían vacías de comida. Por lo que pude ver, nos traerían los primeros platos cuando terminaran de presentar a todos los equipos participantes. A mi lado, Charlotte sostenía alegremente una varita, susurrando en voz alta para sí misma. Para ser sincero, me asustó un poco.

“Ahora el equipo número once! Equipo… ‘La princesa y el fanático de la bola de cristal!’ Hmm, eso es un poco largo… los llamaremos simplemente Equipo Princesa. Cuando se les pidió una palabra, dijeron: ‘Esa poción de belleza es tan buena como yo!’ Digno de la princesa de Cirquista, la Metrópolis del Agua, una nación famosa por su patrocinio de las artes! La codiciada poción de belleza no haría más que realzar el resplandor de Lady Cirquista, aumentando el esplendor de nuestra humilde escuela.”

Parece que a Lord Pobre se le da bien engatusar a la gente, como siempre, pensé poniendo los ojos en blanco. La pareja sentada en la undécima mesa recibió un estruendoso aplauso. Más concretamente, los aplausos iban dirigidos a la chica sentada allí.

“Y así los protagonistas suben al escenario.” — murmuré.

No pude evitar dirigir mi atención hacia la mesa de al lado. Tenía una espina clavada con el ‘Equipo Princesa’ de allí. A cambio, sentí una intensa mirada del homónimo del equipo, maliciosa y afilada como una flecha que se clavaba en mí.

Valjean continuó con su efusivo comentario, ignorando por completo el silencioso duelo de miradas que se producía entre las mesas once y doce — “Lady Cirquista, una estudiante extranjera de nuestra nación aliada, tiene un gran número de fans aquí en el Instituto de Magos Kirsch y ¿Sabían esto? En el ranking subterráneo de la chica más deseada como hermana menor…”

La princesa de Cirquista era una chica delgada con el cabello rubio dorado atado en dos coletas a ambos lados de la cabeza. Vestía el uniforme del instituto. Poseía un encanto energético e infantil que provocaba innumerables sonrisas en quienes la rodeaban. Ese encanto estaba claramente ausente en este momento. Sus ojos grandes, felinos y almendrados se clavaron en mí con una mirada punzante, sus labios se afinaron en una línea recta de disgusto.

Se llamaba Alicia Bulla Dia Cirquista. Era la heroína principal de Shuya Marionette… y mi antigua prometida.

“…Lady Cirquista reina suprema! Seguro que hay muchos ‘hermanos mayores’ que quieren que gane la poción de belleza.”

Valjean no exageraba. Alicia era una de las estudiantes más populares del Instituto de Magos Kirsch. La mayor razón era muy directa: su adorable apariencia. A pesar de que no estaba siendo muy adorable en este momento por la forma en que me miraba fijamente.

A los chicos les gustan las chicas lindas. Eso es un hecho. Incluso a un cerdito inhumano como yo le llaman la atención las chicas lindas.

Esbelta, descarada y llena de energía — y también era la imagen de la gracia gracias a su educación real. Si Charlotte era una delicada flor que florecía en las montañas nevadas, Alicia era un girasol que se alzaba orgulloso en pleno verano. Era noble, pero también muy accesible.

Por si fuera poco, estaba más a la moda y era más llamativa que cualquier dama noble de Daryth.

“Huh! Esto acaba de llegar amigos, recién salido de la prensa! Más de la mitad de los participantes en este concurso han declarado que ofrecerán el gran premio a Lady Alicia! Sus compañeras probablemente estén un poco dudosas al respecto. Como era de esperar de la princesa de Cirquista: su popularidad no tiene igual!”

Se decía que Cirquista era la nación de los que marcan tendencia. Tal vez por eso, dondequiera que estuviese, Alicia nunca tenía ni un cabello fuera de lugar, atrayendo las miradas de todos con su esplendor. Realmente lo tenía todo a su favor.

Por otro lado, Daryth era un país muy tradicional. Las mujeres de la nobleza se maquillaban, al igual que en el sur, pero preferían un aspecto más natural y optaban por llevar mucho menos. Tampoco eran muy abiertas con sus amigos varones en público; por ello, muchas chicas de la escuela se mostraban tímidas al ser vistas con el otro sexo, a pesar de ser una institución mixta.

Alicia no tenía esos reparos. Era única en ese sentido. En parte por eso, Alicia recibía regularmente confesiones de los chicos nobles estudiantes de Daryth. Al menos, eso es lo que escuché de Valjean.

“Pasemos al equipo número doce! Equipo ‘Cerduque Serio’ con el notorio Slow Denning en persona! Cuando se le preguntó por el ‘Serio’ en el nombre de su equipo, dijo que era porque había pasado página. Qué maravilla! Muy apropiado para un hijo de la gran casa noble de Daryth, la casa Denning. Un aplauso para Slow-sama.”

No hubo aplausos, a diferencia de todos los equipos presentados antes que nosotros. En su lugar, nuestro equipo sólo recibió abucheos y silbidos. Hey, ¿Quién me abuchea? Ugh, no los alientes, Lord Pobre!

Alicia se volvió hacia su compañero, golpeándolo repetidamente en el hombro — “Shuya! Debemos quedar primeros; cualquier otra cosa es inaceptable! Debemos dejar a ese cerdo mordiendo el polvo! Es una orden!”

“Está bien, está bien!” — dijo el chico a su lado — “Te escucho, así que deja de pegarme ya!” — sus ojos se volvieron hacia mí — “Hey, espera un minuto. ¿El Cerduque también está en este concurso? Imposible! No podemos ganar contra él en una competencia de comida!”

“Shuya, mira el futuro ahora mismo!” — Alicia exigió — “Usa esa bola de cristal tuya y verás el mismo futuro que yo!”

El pelirrojo de cabello corto sentado junto a Alicia era una completa molestia. Tenía una presencia abrumadora que llamaba la atención de la gente, y un carisma misterioso que atraía a la gente. Era el hijo predilecto del barón Newkern y, como tal, vivía en el segundo piso con los demás nobles menores. Su característica principal era su cabello carmesí, que a menudo era comparado con las ardientes llamas salvajes.

“Puedo verlo, lo veo…” — dijo el chico mirando su bola de cristal — “Veo que conseguiremos la poción de belleza en el futuroooo!” — su voz se elevó hasta convertirse en un grito de guerra mientras continuaba.

“Es tal y como he dicho, ¿Verdad, Shuya? Ganaremos! La derrota está fuera de toda duda!”

El adivino de sangre caliente, al que los espectadores querían mandar a freír espárragos*, no era otro que el protagonista de Shuya Marionette! (NT: Mandar al carajo/Mandar a la mrd.)

“Sí, nosotros somos los que vamos a conseguir la poción de belleza. Wooo!” — se alegró Shuya. Pero entonces su expresión cambió de repente, volviéndose agria — “Pero no puedo ver un futuro en el que ganemos contra el Cerduque en la competencia de comida! ¿No hay rumores de que come más que su propio peso en comida? Es imposible!”

“Vamos, Shuya! ¿Qué estás diciendo? Ganaremos! Derrotaremos a ese cerdo, Slow!”

Viendo como la pareja continuaba bromeando, sentí que un fuego caliente brotaba en lo más profundo de mi ser.

“El compañero de Lady Alicia es el renombrado Shuya Newkern! Es un poco raro y nunca se le ve sin su fiel bola de cristal. De hecho, se rumorea que el alma de Shuya reside en su bola de cristal!”

Shuya dejó caer dicha bola de cristal sobre la mesa mientras Alicia comenzaba a estrangularlo. Verás, Shuya tenía una deuda muy grande con Alicia, que lo dominaba sin piedad. Cada vez que intentaba ir en contra de la voluntad de Alicia, aunque fuera un poco, ella lo trataba como un esclavo.

“Bien, bien! Comeré como si mi vida dependiera de ello, deja de estrangularme, Alicia! Eres muy violenta. No soy tu sirviente, ¿Sabes? Deja de hacerlo!” — Shuya se esforzó por zafarse del agarre de Alicia — “Si sigues estrangulándome, va a provocar un incidente internacional entre Daryth y Cirquista! Todos nos están mirando y van a pensar que somos raros si no paras!”

eres el raro que lleva una bola de cristal a todas partes!” — replicó Alicia — “¿A quién le importa lo que los demás piensen de ti a estas alturas?”

La escena provocó que la multitud estallara en estridentes carcajadas. Como si hubiera percibido que su pelea llegaba a su fin, Valjean aprovechó la oportunidad para dar por terminada la situación — “Con esto, termina la presentación de todos los equipos.” — declaró — “Ahora, pasemos a los platos que se servirán en esta ronda!”

“Slow-sama, parece que Lady Alicia aún le guarda rencor…” — susurró Charlotte, inclinándose a mi lado — “Sin embargo, es un poco culpa suya. Los rumores de que eras un orco autocomplaciente se extendieron hasta Cirquista, y a Alicia le costó muchos negocios que la asociaran contigo por eso. O al menos eso he oído…” — volviendo a enderezarse, Charlotte sonrió emocionada hacia la varita que tenía en la mano. Mi varita — “Hehe… De todos modos, no puedo esperar…!”

Parecía estar perdida en su propio mundo. No pude evitar sentirme incómodo, mirándola así.

▼▼▼▼

“Es una bandera blanca! El equipo cinco se ha rendido.”

Las reglas del concurso eran bastante sencillas: el equipo que limpiara más platos al final de la segunda ronda sería declarado ganador. Sin embargo, había una trampa.

Los equipos que terminaban la comida en sus mesas pedían a gritos que les repitieran, y alguien situado en la mesa central de comida les lanzaba una bola roja. Para recibir otro plato, una de las dos personas del equipo tenía que atrapar esa bola.

Ahí estaba el problema. La mayoría de las veces, los otros equipos interceptaban la bola con sus hechizos, y el equipo que pedía más comida tenía que volver a intentarlo.

“Tenemos una batalla acalorada aquí, amigos!” — gritó Valjean — “Algunos de los hechizos han llegado también a los asientos del público! Los estudiantes nobles que están aquí, por favor, tengan cuidado al protegerse.”

Tras el inicio de la contienda, los otros once equipos lucharon inicialmente entre sí. Realmente debería haberlo esperado. Pocos equipos querrían interponerse en mi camino debido a mi estatus, y además estaba el asunto de mi reputación como el Cerduque de corazón negro. Probablemente me evitaban por miedo a las represalias, ya fuera por mi temible reputación o por el peso que tenía mi nombre.

En cualquier caso, me aproveché de su reticencia y devoré un plato tras otro a medida que los traían a mi mesa. A mi alrededor, los hechizos salían disparados desde todas las direcciones formando una miríada de colores. Tuve un asiento en primera fila para una improvisada exhibición de hechizos.

Las bolas lanzadas desde la mesa central eran derribadas por hechizos de agua y lanzadas al aire por hechizos de viento. Los hechizos de luz cegaban al receptor mientras se preparaba para atrapar su bola. Cada equipo de estudiantes luchaba a su manera.

Justo cuando estaba seguro de que tenía esto en la bolsa, el estancamiento entre los otros equipos se rompió de repente.

“Maldita sea! ¿Por qué nadie apunta a ese cerdo?” — gritó Alicia indignada — “Los nobles de Daryth son unos cobardes! Shuya, voy a sabotear el cerdo, así que come!” — señaló la mesa central — “Otra ración! Queremos otra ración por aquí! Apúrense!”

“Hey, no seas ridícula, Alicia!” — protestó Shuya sobre su plato de comida — “Aunque puedo comer rápido! Todavía no he terminado este plato! Por favor, cancelen la otra porción para el Equipo Princesa! No hemos terminado!”

Mientras yo vivía en el cuarto piso del dormitorio de los chicos, Alicia vivía en el quinto piso del dormitorio de las chicas. Ya sabes, el piso reservado sólo para la realeza. Y como corresponde a esa realeza de una nación tan entrelazada con el agua, Alicia se propuso cambiar las tornas a su favor.

“Charlotte! Protege nuestra bola de la magia de Alicia!” — exclamé.

“En marcha, Slow-sama! Aquí voy!”

Animados por el vigor de Alicia y la reacción positiva del público, otros equipos comenzaron a apuntarnos también.

El público se volvió loco. Algunos silbaban con fuerza, mientras que otros gritaban a los otros equipos que lanzaran directamente hacia mí. A estas alturas, casi la mitad de los equipos se habían rendido, así que no parecía que sus sabotajes fueran a suponer una gran diferencia. Pero estaba a punto de aprender que los otros equipos no eran mi mayor obstáculo.

“Charlotte! ¿Por qué me saboteas a mí y no a los otros equipos?” — grité.

“¿Eh? Estoy saboteando a los otros equipos! ¿De qué está hablando?”

“Me estás saboteando a , Charlotte! Mira! Acabas de sorprender a la persona que traía otra porción a nuestra mesa, y se ha tropezado! Eso también cuenta como un intento fallido!”

“Slow-sama!” — Charlotte jadeó — “Tienes salsa en la cara! Está toda pegajosa!”

Mi mayor obstáculo era la chica que estaba a mi lado.

“Hay salsa en mi cara por culpa de tu hechizo! Tu hechizo salpicó la salsa de la mesa por todas partes!” — le reclame.

“No he sido yo! Ha sido otro equipo. Es culpa del equipo cuatro!”

“Definitivamente es por el retroceso de tu hechizo, porque el equipo cuatro ya se ha rendido!”

“No me ha salido el tiro por la culata!” — protestó Charlotte — “Es que hace mucho tiempo que no sostengo una varita. Pero ya estoy bien. Ya le he cogido el truco!”

“¿Estás segura de eso?” — pregunté con escepticismo.

“Estoy segura! Por favor crea en mi, Slow-sama!”

Voy a ser franco. No es bueno ser indeciso en esto. Ni para mí, ni para ti. Charlotte podría haber sido de la realeza una vez, viniendo del destruido reino Huzak y todo, pero ella era francamente terrible en magia.

“Mira eso! La sirvienta del cerduque está usando magia!”

De todos los sirvientes contratados por los Denning, ella era la única a la que se le había prohibido usar magia por los problemas que causaba a los que la rodeaban. Independientemente de lo buena o mala que fuera con la magia, no podía hacer nada al respecto ahora.

“Ella trabaja para la Casa Denning! Por supuesto que puede usar magia. Todos los sirvientes de la Casa Denning son expertos en magia. Dicen que sus sirvientes pueden hacer que los monstruos fuertes huyan con el rabo entre las piernas con sólo mirarlos. No te dejes engañar por su aspecto o estarás en un mundo de dolor!”

La condición de Charlotte para unirse al concurso conmigo fue prestarle mi varita. Así nació el Equipo Cerduque, en el que yo me encargaría de comer y Charlotte de conjurar.

“Pero creía que los sirvientes no podían participar en este concurso…” — comentó alguien, refiriéndose a las reglas publicadas por los organizadores del concurso — “Veamos… Según esta hoja, los requisitos para participar son—”

“Alto ahí! Aunque sólo sea una sirvienta, es de ese cerduque… Ella es de la Casa Denning! Si damos un paso en falso a su alrededor podría golpearnos con magia!”

El espectador gimió con fuerza — “Aun así, la dulce Charlotte es muy linda. Es un crimen que el cerduque tenga una linda sirvienta para él solo.”

Además de que la inepta hechicería de Charlotte causaba problemas, no podía interferir demasiado con los otros equipos. Después de todo, había pasado de ser el cerduque de corazón negro a ser el cerduque sincero y serio. Si me excedía, sólo mancharía más mi reputación. Incluso podría convertir el concurso en un completo desastre.

“Shuya, lo estás haciendo bien! Si sigues así, ganaremos sin duda alguna y dejaremos a ese tipo por los suelos! Ahaha, vivir es maravilloso!” — rio Alicia a pesar de estar empapada por un hechizo lanzado por otro equipo.

Shuya se metió comida en la boca — “D-Dame más, por favor!” — gritó con la boca llena de comida.

“Vaya, vaya!” — dijo Valjean — “El Equipo Princesa está regresando! Si pueden mantener este ritmo, podrían alcanzar al Equipo Cerduque!”

Dios! Están acortando distancias!

Me volví hacia Charlotte, que llevaba un buen rato agitando su varita infructuosamente — “Charlotte, deja caer la varita debajo de la mesa!” — murmure.

“¿Huh?” — ladeó la cabeza confundida — “¿Por qué? Si la dejo caer, no puedo sabotearlos.”

“Sólo hazlo! Te la devolveré después! Además, todos tus hechizos me dan a mí y no a ellos!”

Charlotte dejó caer la varita de una manera tan obvia que no engañaría a nadie. Resistiendo el impulso de gemir, me deslicé inmediatamente bajo la mesa, la recogí y apunté hacia la mesa de Alicia y Shuya.

‘Alquimizar.’ — murmuré.

“Shuya! Deja de hacer tonterías! Deja de mirar debajo de la mesa y come!”

“Juro que he oído el sonido de dinero cayendo! Espera un segundo! ¿Huh? ¿Estaba oyendo cosas? No lo veo por ningún lado…”

*Clink!*

Era inequívocamente el sonido de una moneda.

“Ahí está otra vez!”

“Shuya!” — Alicia gruño — “¿Qué estás haciendo? No es dinero lo que estás cogiendo, es sólo metal! Hace tiempo que lo sospechaba, pero realmente eres un idiota!”

“Ah, ¿Escuchaste eso? ¿Es dinero esta vez?” — Shuya abandonó su plato, mirando por debajo de la mesa en busca del ruido.

“Ahora sí que eres tonto! Estamos en medio de una competencia de comida, por el amor de Dios! ¿Ves?, otra vez es metal y no dinero! Ya para!”

Agachándome para fingir que recogía la varita para Charlotte, lancé una pequeña piedra bajo su mesa y rápidamente lancé un hechizo sobre ella para transfigurar la piedra en metal. Antes de que alguien tuviera la oportunidad de darse cuenta de que era yo quien estaba lanzando el hechizo, le devolví la varita a Charlotte.

“No estoy haciendo tonterías! Tú también lo escuchas, ¿Verdad? Ah, ahí está otra vez.”

“Es sólo metal, no dinero! ¿Tienes algunos tornillos sueltos o qué?”

“Pero podría ser dinero!” — protestó Shuya — “Necesito todo el dinero que pueda tener en mis manos para pagarte lo antes posible! Aunque sea un chelín de cobre, necesito recogerlo!”

Alicia se sonrojó por la vergüenza — “No digas algo tan escandaloso en público!” — gruño — “Todo esto es porque has roto mi precioso jarrón! ¿Te das cuenta de lo valioso que era ese jarrón?”

Huh, parece que han empezado a discutir, pensé riéndome para mis adentros. Puede que sea un truco barato, pero funciona.

Cuando hice que Charlotte dejara caer la varita y repetí el proceso varias veces más, sentí la fría mirada de Charlotte sobre mí y levanté la vista. Parecía que me había descubierto.

Charlotte levanto las cejas, gimiendo ligeramente para sí misma.

“Um, Charlotte, ¿Por qué me miras así?” — pregunté.

“Slow-sama, ¿Cuántas veces más tengo que dejar caer su varita?”

Hice una pausa para reflexionar — “…Dos veces más. Tres veces, sólo para estar seguros.”

“Debo parecer muy torpe ahora mismo.” — gimió.

“Para nada.” — le aseguré — “Es imposible que alguien te vea como torpe, Charlotte. Vamos, por favor.”

Charlotte suspiró. Probablemente se daba cuenta de que yo estaba jugando sucio, pero rara vez tenía la oportunidad de lanzar hechizos a su antojo. Vacilante, Charlotte accedió continuando con su acto de torpeza.

“Ups, se me ha vuelto a caer la varita.” — exclamó.

“Está bien, Charlotte! Ya la recojo yo!” — dije haciéndome el tonto — “…Y bajamos.”

Alicia no podía más y parecía que iba a volver a estrangular a Shuya. Aprovechando esa oportunidad, comencé a arrastrarme por debajo de la mesa cuando una voz se alzó entre la multitud.

“Denning-sama!” — aclamó la voz — “Sigue así! Ya casi lo logras!”

“¿Oh? ¿Oooh? Esa voz de hace un momento… Si mis oídos no me engañan, diría que acabo de escuchar a alguien animar al cerduque, Slow-sama! Qué giro tan impactante de los acontecimientos!”

Alguien me animo. ¿Alguien me animo? Podría haber pensado que era mi imaginación, pero según el comentario de Valjean, parecía que otras personas también lo habían oído. Si no era eso, la conmoción de la multitud habría sido prueba más que suficiente de que era real.

“Entiendo esta reacción de la multitud…” — dijo Valjean — “¿Quién iba a pensar que alguien animaría a Slow-sama?”

Oh, cállate, pensé con amargura. Valjean continuó antes de que tuviera demasiado tiempo para pensar en eso.

“Sin embargo, recuerda esto! Slow-sama se ha esforzado por perder peso últimamente, y come con sus compañeros en el comedor todas las mañanas! Según él, tiene la intención de mantener este cambio para bien. Así que un aplauso para él, como hizo ese anónimo partidario!”

Vaya, ese idiota. Se supone que los comentaristas son imparciales. Su parcialidad tampoco pasó desapercibida para mi competencia. Ves, Alicia te está mirando ahora. Es aterradora. Ella no dudaría en usar su lengua venenosa contra los más temibles enemigos. ¿Qué piensas hacer si ella vuelve esa lengua venenosa contra ti?

Charlotte bostezó — “Hoy he usado muchos hechizos. Estoy cansada. Pero eso no viene al caso. Esa voz de hace un momento era de una chica, ¿Cierto?”

Tampoco parece que Charlotte reconozca a esa persona. Me pregunto quién habrá sido. Me levanté de debajo de la mesa y miré a mi alrededor. Pero había demasiada gente alrededor para distinguir a la misteriosa animadora. Oh, bueno, lo dejaré para más tarde. El tiempo está a punto de acabarse. Tengo que pasar el último tramo!

“Vamos, más comida! Tráiganla! Todavía puedo comer! Oink oiiink!”

▼▼▼▼

“Nuestro ganador del gran premio es el Equipo Cerduque!” — Valjean anunció — “Estaban a kilómetros de distancia del segundo lugar, el Equipo Princesa! Al final, nadie podía ni siquiera pensar en competirle en un concurso de comida! Seguramente todos se esperaban esto!”

Mi equipo ganó el primer lugar por una milla de ventaja.

Alicia se sentó conmocionada junto a Shuya, que parecía al borde de la muerte. La multitud me miraba con asco, probablemente preguntándose cómo es posible que un humano pueda comer más que su propio peso.

He he he he. No subestimen la cantidad que puedo comer! Es un trabajo duro mantener la forma de este cuerpo! No hay nadie en el mundo que pueda vencerme en una competencia de comida!

“La poción de belleza es… bueno, será otorgada al Equipo Cerduque. Me corrijo, al Equipo Cerduque Serio. ¿Piensa regalársela a su entrañable sirvienta?” — a pesar de mi victoria, Valjean no me miraba con una mirada de celebración. De hecho, parecía terriblemente confundido.

“Un momento… ¿Slow-sama? ¿Usted no apuntaba a la poción para adelgazar que era el premio del segundo puesto? ¿Qué demonios ha pasado?”

Me quedé boquiabierto sosteniendo la poción de belleza después de la entrega de premios. Es decir, lo sabía. Sabía que la poción de belleza era el primer premio y que la poción para adelgazar era el segundo.

Me había dado cuenta de que al ritmo que teníamos íbamos a superar a todos, así que había planeado bajar el ritmo a mitad de camino para que quedáramos en segundo lugar. Pero no había pensado que los otros equipos se rendirían tan fácilmente.

Había calculado la cantidad que cada uno podía comer basándome en mis propios estándares. Seguramente, pensé, pueden comer más que eso. Ni en mis sueños más locos imaginé que Shuya, de entre todos, se rendiría a mitad de camino, ya que era el tipo de persona que tiende a seguir adelante sólo con su fuerza de voluntad. Acabé ganando el primer puesto por goleada.

Pero aún tenía la oportunidad de conseguir la poción para adelgazar.

▼▼▼▼

“Hey.” — grité, reconociendo la presencia que había estado acechando detrás de mí — “¿Cuánto tiempo piensas quedarte ahí, Alicia?”

Me desvié de mi camino para que fuera fácil acercarse a mí. No hay estudiantes alrededor. Supuse que odiaría que la vieran conmigo, así que elegí un lugar donde nadie se cruzara con nosotros.

Alicia no se dignó a responderme de inmediato — “Qué desvergonzado eres queriendo una poción para adelgazar de forma fácil… Ya has tenido muchas oportunidades de ponerte a dieta. Es un poco tarde para eso, ¿No crees?”

Bajo la fresca copa de los árboles estaba la persona que esperaba: la heroína principal del popularísimo anime Shuya Marionette, la princesa de nuestra aliada Metrópolis del Agua, la que vino hasta aquí para estudiar en el Instituto de Magos Kirsch en lugar de asistir a una escuela en su propio país… Alicia Bulla Dia Cirquista.

Esta preciada y popular estudiante me miró con esos enormes ojos suyos — “Eres como eres ahora porque no aceptaste la ayuda que te ofrecieron, Cerdito Slow.”

Conocía la personalidad de Alicia mejor que cualquiera — después de todo era su antiguo prometido. Por encima de todo, despreciaba las mentiras y los engaños y no dudaba en darme una fuerte reprimenda. Con mayor razón debo enfrentarme a ella ahora como el honesto cerduque.

“Tienes razón.” — acepté — “Puede que sea demasiado tarde.”

“Permíteme corregir eso por ti. No sólo es demasiado tarde, es imposible. No importa lo que intentes ahora, sólo lucharás en vano. Tu reputación se ha extendido mucho más allá de esta escuela y por todo Daryth… No, no sólo en Daryth, sino en el mundo entero.”

“El mundo entero, ¿Huh? Debo ser toda una celebridad.”

“No estoy bromeando.” — dijo ella — “Saca a relucir la vergüenza de la Casa Denning, los grandes nobles de Daryth, y todo el mundo en Cirquista se imaginará tu cara. He pasado por cosas horribles, horribles por tu culpa…” — el odio ardió en los ojos de Alicia al rememorar algunos recuerdos terribles. Alicia nunca ocultó su desagrado hacia mí. De todos en esta escuela, probablemente era la que más me odiaba y resentía.

“Entonces, ¿Qué quieres con esta celebridad residente?” — pregunté después de un momento de incómodo silencio — “Creo que puedo aventurar una conjetura. Me pareció extraño que participaras en ese tipo de eventos, teniendo en cuenta que evitas las cosas que te resultan molestas. Pero, por otra parte, hasta los nobles de este país tienen dificultades para conseguir esa poción de belleza que repartían como gran premio. Supongo que, ahora que lo pienso, te resultará atractiva.” — miré la caja en mis manos — “¿Es esto lo que quieres?”

“Por supuesto que sí. De todos modos, no es que te vaya a servir de algo.”

“¿Así que te ofreces a… qué? ¿Quitármela de las manos?” — pregunté — “No has cambiado. Eres egocéntrica, como siempre.”

Alicia mostró su desagrado — “¿Me equivoco? Sé que querías la poción para adelgazar, no la de belleza.”

Se hizo el silencio, roto sólo por la brisa que soplaba en la distancia entre nosotros. Haría falta una docena de pasos hacia delante para acortar esa distancia — física y metafóricamente hablando.

“Toda la escuela habla maravillas de cómo has empezado a intentar perder peso. Pero es demasiado poco y demasiado tarde para ti. El Duque Denning y esos caballeros… Todos en Daryth fingen ignorancia cuando se les pregunta por ti. ¿Ahora quieres declarar que este es tu verdadero yo después de holgazanear todo este tiempo? ¿Vas en serio…? ¿Aunque me hayas ignorado todo este tiempo…?”

Cuando me convertí en el cerduque de corazón negro, me distancié lentamente de Alicia. El llamarla mi prometida también se convirtió en algo del pasado. Ahora éramos sólo compañeros de escuela; nada más y nada menos.

“Tienes razón. Tal vez sea demasiado tarde. Pero decidí que quería adelgazar de todos modos, así que… necesito esa poción para adelgazar, Alicia.”

“En ese caso.” — se burló la princesa extranjera todavía agarrando su propio premio — “No me importaría cambiarte esto por esa caja de madera que tienes ahí.”

“Sólo lo digo, pero en términos de valor mi premio vale mucho, mucho más que el tuyo.” — le recordé — “Es el premio del primer puesto contra el del segundo. No puedo cambiar el mío por nada.” — dios, a Alicia le gusta mucho llamarme cerdo, ¿Huh? Sé que por fuera parezco un cerdo, pero podría ser un poco más amable. Me chasqueó la lengua, pero no dijo nada más.

“Estás siendo muy grosera.” — comenté — “No puedo creer que seas tan popular. Has engañado a todos los chicos de esta escuela.”

“No tienes derecho a decir eso.” — replicó insidiosamente — “Es casi cómico que un cerdo como tú provenga de la Casa Denning de Daryth, una de las más grandes familias nobles de la nación. Eres una vergüenza para tus ancestros. Haciendo que nosotros… Todos teníamos grandes expectativas para ti, y sin embargo…”

Nadie lo sabe. Nadie sabe la verdadera razón por la que elegí actuar como lo hice. Sin embargo, ese era mi secreto mejor guardado. El más preciado. No se podía evitar. Después de todo, había jurado no decir ni una palabra del secreto de Charlotte — me lo llevaría a la tumba.

“Es exactamente como dices, Alicia.” — admití al final — “Todo. Soy la vergüenza de la Casa Denning y he escupido en la cara a la gloria de mis antepasados. Soy una vergüenza para ellos. No voy a poner excusas.”

“Si tu padre te oyera decir eso, lloraría de alegría.”

“¿Quién sabe? Quizá ya se haya olvidado de mí.” — dije sólo medio en broma.

“Se cosecha lo que se siembra.” — dijo Alicia, impasible.

“Efectivamente. No puedo negarlo.” — estaba deseando cambiar de tema — “Dicho esto… me he dado cuenta de que sigues usando esa vieja varita, ¿Huh?”

Las varitas eran nuestra herramienta para comunicarnos con los espíritus. Los nobles solían conseguir una nueva cuando iban a ingresar en una academia de magos. Tenían que mantener las apariencias, después de todo. Alicia era una estudiante extranjera y un miembro de la familia real, literalmente una representante de su país, y sin embargo seguía usando la misma que tenía de niña. Incluso mi propia familia me había regalado una varita nueva, a pesar de mi notorio mal comportamiento como cerduque, como una forma de presumir de su riqueza.

“Siempre te fijas en las cosas más triviales, ¿Verdad? La Academia de Magia ha demostrado el valor de una varita familiar, y esas varitas deben usarse con cuidado. Como miembro de la familia real de Cirquista, es mi deber dar ejemplo a los demás.”

“Eso es cierto. Ya he oído eso antes.” — asentí — “Es admirable que tú también cuides así tus pertenencias.”

Alicia guardó silencio durante un largo momento — “Puede que me hayas regalado la piedra preciosa que se usa en esta varita cuando éramos jóvenes, pero sólo la uso porque me resulta más fácil. Así que no te equivoques.” — murmuró finalmente.

“No, no estoy suponiendo nada. Honestamente.”

No entendía por qué, pero debía de haberla enfadado. Enrojecida, Alicia lanzó su caja de madera hacia mí — “Quién necesita esta asquerosa poción!” — gritó.

“Woah, no la tires! Hay objetos de valor dent—Auch!” — la caja con el premio del segundo puesto salió disparada hacia mí en un arco perfecto y aterrizó de lleno en mi cabeza. Dejé caer la caja con la poción de belleza dentro al suelo sin darme cuenta — “No tenías que tirarla…” — me quejé, gimiendo de dolor y agarrándome la cabeza.

“Sólo estoy usando esta varita porque le tengo cariño, así que no saques conclusiones raras!” — Alicia se enfureció mientras se acercaba a mí como un gato acechando a su presa. Su carácter no había cambiado ni un ápice. Todo aquello me pareció nostálgico, como si hubiera recuperado un fragmento de algo que había perdido. Un pequeño brote de felicidad floreció dentro de mi corazón.

“¿De qué te ríes?” — me interrogo. Ignorando mi dolor, Alicia se movió para tomar la poción de belleza del lugar donde la había dejado caer.

“Hey! No la cojas así como así…”

“Cerdo Slow! Definitivamente, creo que ya no puedes cambiar!” — Alicia volvió a gritar — “Será mejor que te esfuerces para que Charlotte no te abandone porque es la única que no lo ha hecho!” — con eso, Alicia se fue furiosa con sus coletas revoloteando a su paso. Su falda se agitó contra el viento, dejando ver brevemente sus piernas.

“¿Cuándo fue la última vez que hablé con ella durante tanto tiempo?” — me pregunté en voz alta tras una pausa — “Oh, bueno. Al menos ahora tengo la poción para adelgazar.”

Quité la suciedad de la caja de madera que había caído al suelo antes de abrirla para comprobar su contenido. En el interior de la caja había un frasco transparente lleno de un líquido marrón amarillento y cuidadosamente empaquetado con virutas de madera a su alrededor. En su interior, una lombriz gigante flotaba en el líquido con los ojos cerrados.

“Es la primera vez que puedo ver la poción para adelgazar por mí mismo…” — murmuré — “Una lombriz gorda en hibernación, tal como decían los rumores. Ew, es realmente asqueroso…”

Esta criatura era un monstruo llamado Gusano Gordo, y sólo vivía en las profundidades más oscuras de las mazmorras. Como se decía que el líquido que excretaba durante su hibernación descomponía las grasas, el Gusano Gordo era un monstruo extremadamente valioso que alcanzaba un alto precio. Una poción para adelgazar como ésta no era más que un Gusano Gordo hibernado empapado en un líquido especialmente condimentado para que el gusano fuera más fácil de digerir.

Una vez comprobado el contenido, volví a colocar la poción con cautela en la caja. No me moví durante un rato, disfrutando de la sensación de logro. Fue entonces cuando alguien me tocó en el hombro. Al darme la vuelta, vi a una entrañable chica de cabello plateado de pie detrás de mí.

“Slow-sama, ¿Cómo le fue?”

“Me alegro de que preguntes, Charlotte.” — riéndome, levanté la caja para que la viera — “Mira esto!”

“Wow! Realmente lograste comerciar con Lady Alicia! La operación fue un gran éxito.” — allí estaba Charlotte, exultante de emoción porque su plan había funcionado.

“No podría haberlo hecho sin ti, Charlotte. Sinceramente, no creí que Alicia fuera a hablarme en absoluto, ni siquiera con nadie cerca.”

Charlotte fue la que se dio cuenta de que Alicia estaba muy frustrada durante la entrega de premios — ‘Después de la competencia… si te llevas la poción de belleza a algún lugar desierto, le darás a Lady Alicia una oportunidad de hablar contigo sin ser vista. Si lo hicieras, seguro que te pediría intercambiar las pociones!’ — había dicho Charlotte, presentándome un plan para obtener la poción para adelgazar.

“Pero, Slow-sama, usted habló con Lady Alicia durante bastante tiempo a pesar de ser sólo un intercambio. ¿Qué pasó?”

“Ella sólo hacía comentarios sarcásticos sobre mí. Según ella, no podía entender por qué quería una poción para adelgazar porque, según sus palabras, ya es ‘demasiado tarde’ para mí. También me tiró la caja a la cabeza. Qué persona tan terrible.”

“Oh… Pensé que Lady Alicia diría que había cambiado su opinión sobre usted para bien, pero…” — Charlotte se interrumpió — “En cualquier caso, Slow-sama, muéstreme por favor lo que hay en la caja!”

“Oh! Charlotte, cuidado! Ten mucho cuidado!”

“Lo sé! Soy increíble teniendo cuidado, no se preocupe!” — aseguró Charlotte.

Las manos blancas como la nieve de Charlotte estaban iluminadas por el suave sol de primavera mientras sacaba el frasco de poción de la caja de madera. El incidente ocurrió una fracción de segundo después.

Levantando la botella de líquido marrón amarillento, Charlotte dejó que la luz del sol la atravesara — “¿Eh? ¿Qu—? Ew! ¿Q-Qué es esto?” — gritó Charlotte al ver de cerca al Gusano Gordo en el líquido.

Rápidamente extendí la mano, desesperado por coger la botella que se le escapó a Charlotte. Sin embargo, mis dedos apenas rozaron la superficie de la botella. Ante mis ojos, la poción para adelgazar se hizo añicos al caer al suelo y su contenido líquido se derramó sobre la hierba.

Charlotte volvió a chillar al verlo — “U-Un g-gusano…” — Charlotte señaló con dedos temblorosos — “Slow-sama, había un asqueroso gusano en esa poción…”

El valioso monstruo gusano se arrastró fuera de los restos de la botella destrozada, enterrándose perezosamente en el suelo.

“…El gusano es la poción para adelgazar, Charlotte. El Gusano Gordo es un monstruo que segrega un líquido que descompone las grasas cuando hiberna. Una poción para perder peso es sólo un Gusano Gordo hibernando colocado en un líquido bebible.”

“O-Oh, así que ese era el caso.” — tartamudeó Charlotte — “L-Lo siento mucho, Slow-sama, yo… yo…!”

“Ya veo… Está bien, no lo sabías, Charlotte…”

Los gusanos gordos no tenían valor una vez que despertaban de la hibernación. Su sorpresa no podía ser evitada. Si alguien viera ese tipo de cosas sin saber lo que era de antemano como yo, seguro que le daría asco semejante vista. Estaba a punto de consolar a Charlotte, de decirle que no se preocupara y que había vuelto a la naturaleza, cuando me quedé helado. Lágrimas caían por la cara de Charlotte.

“No tienes que llorar por eso!” — dije aterrado.

Charlotte moqueó — “Pero Slow-sama, ha trabajado mucho para conseguirla. Lady Alicia se la dio, pero yo… soy una idiota. Los gusanos están bien como alimento. Comí muchos de ellos cuando vivíamos en las tierras de los Denning…” — no podía soportar ver cómo se reclamaba a sí misma de esta manera.

“Me ayudaste al unirte al concurso de comida conmigo, Charlotte! Fue muy divertido para mí! Además, pude hablar con Alicia por primera vez en años! Y los gusanos no son comida!”

Si no hubiera tenido la ayuda de Charlotte, no habría podido presentarme al concurso en primer lugar. Además, perder la poción para adelgazar no cambiaba el hecho de que compitiéramos y ganáramos juntos el primer puesto.

“…Decidido.” — murmuró. Mis intentos desesperados por consolarla parecían funcionar. Charlotte se frotó las comisuras de los ojos y murmuró — “Me he decidido!”

“Um… ¿Te has decidido sobre qué?” — pregunté.

“Voy a hacer una poción para adelgazar.” — declaró Charlotte.

“¿Tú, Charlotte?” — pregunté, inseguro. Ella asintió como respuesta.

¿Pretende ella atrapar a un Gusano Gordo de una mazmorra? Me tragué la pregunta antes de dejarla irse. Si mi querida Charlotte va a hacer una poción para adelgazar para mí, no importa la receta que siga, nada en el mundo me haría más feliz.

“La… la haré. Definitivamente haré una poción para adelgazar para usted.” — haciendo un puño, mi sirvienta hizo su declaración con una mirada feroz de convicción en su rostro.

Fiel a su palabra, Charlotte comenzó a preparar pociones para adelgazar después de eso.

⇐ ノ(>_<ノ )

⇑٩(^▿^)۶⇑

(ノ>_<)ノ ⇒