Shin no Jitsuryoku Arco 1 C24

Modo Noche

Capítulo 24: Destino

Mentiría si dijera que no tuve pensamientos en ese momento.

—Me pregunto hasta dónde seré capaz de llegar.

Todavía podía recordar esa sensación de euforia en el momento en que gane esa primera simulación de batalla.

Podía hacerlo si lo intentaba. No era incompetente…

“Cierto… no lo soy.”

El pensamiento, la sospecha que había tenido durante mucho tiempo había resultado ser cierta.

‘Sólo una vez… quiero—’

—Darlo todo.

“……”

Frente a mí estaba la diosa del amor y la belleza, Astaroth.

De hecho, olvida eso.

Piel pálida. Ojos carmesí. Una apariencia demasiado hermosa. Numerosas leyendas no dudaban en describir al ser que tenía delante como un dios.

Pero yo, sólo yo, no podía aceptar ese hecho.

Me impulsaba algo parecido a una obsesión.

“Ven, baila conmigo… Yuno. Este también es el destino. Ahora que lo pienso, tener un combate directo tampoco está mal.”

Los ojos rojos desaparecieron dejando atrás una imagen residual.

Sin embargo… podía verlos!

“…!”

Un dedo pálido vino volando hacia mi cara. Me las arreglé para esquivarlo apenas inclinándome hacia atrás.

En el mismo momento, sentí un dolor agudo en mi nariz. El olor a hierro oxidado llenó mis fosas nasales.

Ignorando el lento goteo de sangre, apuñalé hacia arriba con mi lanza.

“Allí.”

—Fue, por supuesto, esquivado.

Sabía que eso pasaría.

‘Todavía no es suficiente.’

Llené mi cuerpo de poder, una sensación parecida a la de verter agua en un cuenco.

Cambiando el objetivo de mi lanza, pateé el suelo saltando hacia adelante.

Llegué a donde quería estar en una fracción de segundo. Balancearía mi lanza… hasta que diera en el blanco.

Primer intento. La lanza apuñaló el aire. Otra vez. Y otra vez. Y así sucesivamente… hasta que funcionó!

“Fufu~”

Sentí el retroceso de haber golpeado al mismo tiempo que la risa de Astaroth llegaba a mis oídos.

Mejora eso. Y otra vez. Y otra vez.

Todavía no. Todavía puedo seguir.

Apuñalé una y otra vez. Y finalmente… atravesó el brazo izquierdo del enemigo.

La sangre roja brotó de la herida. Se veía tan hermoso, que no pude evitar asustarme.

“……”

Hubo un fugaz momento de silencio.

Una sensación de inquietud me envolvió al darme cuenta de que la respuesta había sido demasiado ligera.

En el momento en que pensé eso, una sonrisa iluminó el rostro de Astaroth.

“Bonito… pero no debería ser algo como, esto!”

Agarrando la lanza, me arrojó lejos.

“Mier… da…!”

Me giré mientras volaba por el aire, tratando de detener mi impulso, lo que resultó en vano al estrellarme contra el suelo.

El impacto me obligó a expulsar todo el aire de mis pulmones, pero aun así conseguí rodar esquivando el rayo de luz roja que volaba hacia mí.

Al momento siguiente, el suelo explotó. La onda expansiva me hizo volar de nuevo.

Dos puntos de luz roja aparecieron en la nube de polvo que obstaculizaba mi visión.

“Es gracioso… eso no hizo absolutamente nada. Tienes que tomar la ofensiva como es debido, ¿Entendido?” — dijo Astaroth ligeramente con una sonrisa de aspecto preocupado.

‘Todavía no es suficiente.’

…Lo sé. Yo mismo puedo decir eso.

Me levanté, tomé mi lanza y volví a controlar mi respiración.

Sabía lo fuerte que era mi oponente.

Así que tendría que superar esa fuerza.

“…Qué cara más bonita. Esto va a ser divertido.” — sonrió inocentemente Astaroth.

Queriendo borrar esa expresión de su cara, pateé el suelo con fuerza.

Esquivé el puño entrante y apuñalé hacia delante con la lanza.

Los dos apenas rozaron hicieron volar los árboles con la onda expansiva.

Poco a poco, me fui acercando.

Más cerca de superar a mi oponente, el momento que había estado soñando—

“…Sólo un poco más ahora.”

…¿Huh?

Me quedé helado al escuchar lo que Astaroth había murmurado.

“¿Lo notaste? ¿El significado de ser igual a mí?”

Sus movimientos se detuvieron.

—Ahora mismo, puedo matarla.

Pero, no podía dejar de temblar.

No había hecho la elección equivocada. Lo que había querido ser… de Athena…

“Esa bestia se interpuso, pero… ahora veo que incluso eso era parte del plan.”

La sonrisa de Astaroth se profundizó. Pero más que feliz… se volvió más malvada.

“Felicidades, Yuno Astario—”

Sus palabras me sacudieron.

“—Puedes llegar a mí, puedes llegar a nosotros.”

…Sí. Así que puedo cerrarla. Esa boca.

“Fuiste elegido. Para ser el rival de los que nos retorcemos en la agonía del aburrimiento.”

…Cállate.

“…Ah…! Por primera vez, estoy agradecida con los dioses…! Me han enviado un juguete tan maravilloso!”

Me hirvió la sangre. O, al menos, me asaltó una rabia que me hizo sentir así.

…¿Por qué?

“…Bailemos, Yuno. Tú primero. Muéstrale al mundo. Dile que estás aquí…”

“Cállateeee!”

Arrojando la lanza, dirigí mis puños hacia Astaroth.

Mis puños eran la mejor herramienta para esto.

Se lo mostrare.

Mi puño voló hacia su cara—

—Y entonces estaba volando por el aire.

“Idiota! Ella te va a destrozar!”

Fenrir había corrido y me atrapó de repente.

Al mismo tiempo, vi claramente.

El lugar en el que había estado parado hace un momento fue atravesado por un rayo de luz.

“Esta es una violación del acuerdo, Astaroth.” — llegó una voz profunda, como si saliera de un abismo.

Incluso con mi campo de visión que cambiaba rápidamente, miré hacia el cielo a la fuente de la voz.

Un hombre de cabello rojo, tres pares de alas negras y ojos dorados no muy diferentes a los de Fenrir miraba fríamente a Astaroth, con la luna llena detrás de él.

“…¿Qué es eso?” — murmuré, y Fenrir respondió.

“Ni siquiera intentes enfrentarte a él…! Ya tienes bastante con lo que lidiar ahora mismo!” — susurró en pánico, y me di cuenta.

No era rival para él. Era demasiado rápido.

Sin embargo, tuve otro pensamiento al mismo tiempo.

—Me recordó a mí mismo.

Quería hablar con él.

“…Erm, Fenrir-san. ¿Podrías parar por favor?”

“No!” — fue la pronta respuesta.

“Pero, umm, es bastante pegajoso. Tu baba. Y viscosa!” — dije, y vi erizarse el pelaje de su cola.

“I-I-Idiota! Qué estás diciendo! Qué grosero!”

La cola de Fenrir se movió de un lado a otro.

La situación era tan ridícula que logré calmarme un poco.

“No eres quien para hablar. ¿No hay algo que deberías decirme?”

Todo lo contrario que yo, Fenrir se enfadó más. Emitió un gruñido bajo.

Me estremecí ante la sensación anormal.

“No te muevas tan repentinamente! Hace cosquillas!”

“……”

Separando los afilados colmillos blancos de Fenrir con mis manos, dirigí mi mirada hacia su boca y hacia su garganta.

Vi lo que buscaba balanceándose de un lado a otro. Estiré el brazo.

“Q-Qué crees que estás haciendo! P-Para!”

*Golpear* *Golpear*

“H-Hey! Para! Ugh”

Fenrir me escupió. Aunque me sorprendió ligeramente su cambio de tono, rodé para mitigar el impacto de mi aterrizaje y me levanté.

“Todavía no es el momento. Conoce tu lugar.” — dijo el hombre a Astaroth, y luego se volvió hacia mí con una mirada aburrida.

“…Y tú. Payaso. No puedo molestarme con alguien que ni siquiera puede controlar bien su propio poder.”

“…¿Payaso?” — pregunté, y el hombre frunció el ceño molesto.

“Burlado por el destino. Eres un payaso y un tonto. No has decidido nada. No eres más que una pieza del juego en un tablero que avanza por los caminos trazados.”

…Ya veo.

“¿Y?” — pregunté.

“Fuaaa” — escupió Astaroth.

“Ahaha, esta es una obra maestra. Lucifer, no lo entenderá si lo dices así.”

…¿Lucifer? ¿Así que ese hombre es el dios supremo omnisciente y omnipotente?

“…Qué tipo tan aburrido. ¿Por qué estás aquí?”

…¿De qué está hablando?

“No tienes ni objetivo ni ideales. Todos fueron creados. Hasta que no entiendas eso, tu existencia no tiene ningún valor… No me decepciones.”

Y con ese monólogo que sonaba aburrido, Lucifer extendió su brazo horizontalmente hasta el suelo a su lado.

Ya había notado el bulto de oscuridad que apareció, comiendo el espacio que debería haber ocupado.

“Vamos. Astaroth.”

“…Sí, sí. Te he oído, señor dios supremo.”

Lucifer fue el primero en saltar a aquel negro abismo, desapareciendo. Tras él, Astaroth batió unas alas negras que habían aparecido de repente en su espalda y despegó hacia el cielo nocturno.

“Adiós, Yuno. No dudes en llamarme si alguna vez empiezas a echarme de menos.” — dijo, guiñando un ojo.

No respondí, sólo la miré fijamente.

Astaroth se desvaneció dentro del bulto negro.

La tensión que se había acumulado en mi interior no se deshizo hasta el momento en que la oscuridad se la tragó por completo.

El peligro había pasado.

“…Uff.” — suspiré, y me volví hacia la bestia divina que me miraba desde atrás.

“”……””

Hubo un momento de silencio.

“Muchas gracias.” — dije inclinando la cabeza rompiendo el silencio.

En ese momento mi puño se había dirigido a la cara de Astaroth.

No me había dado cuenta de la columna de luz que me llegaba desde arriba.

Entonces, más que salvar, fui salvado.

Levanté la cabeza, recogí mi lanza que brillaba tristemente a la luz de la luna y me di la vuelta.

“…¿Te vas?”

“Sí. Athena y mi señora me están esperando.” — dije, y Fenrir suspiró mientras bajaba su enorme cuerpo al suelo.

Un viento agradable recorrió mis mejillas.

“…Sube.” — dijo Fenrir, con sus hermosos ojos dorados fijos en mí.

“Estoy bien, gracias.” — respondí con una sonrisa.

⇐ ノ(>_<ノ )

⇑٩(^▿^)۶⇑

(ノ>_<)ノ ⇒