Shin no Jitsuryoku Arco 1 C27

Modo Noche

Capítulo 27: Puedo hacerlo.

Un sentimiento de desconfianza hacia el mundo entero brotó dentro de mí.

Y no estaba mal por mi parte.

“…”

Me mordí el labio mientras miraba a mi hermana que me devolvía la mirada.

¿Cuál era la diferencia?

… Sabía la respuesta.

No tenía suficiente poder. No tenía ni de lejos el poder suficiente para decir que no a eso.

Si tuviera que darle un nombre a ese poder, sería definitivamente autoridad.

Aun así, tenía que gritar.

Tenía que decirles la realidad correcta.

“¿Y tú crees eso, hermana? ¿Que la bestia divina Fenrir causó la estampida?”

“……”

Ella no respondió. Eso me frustró tanto que no pude mantener la calma.

“Pues está mal! Es una gran mentira! Fenrir me salvó! Quien causó la estampida fue—”

“Yuno!”

“…!”

Me estremecí ante su voz fuerte.

Ella se inclinó hacia mí y susurró — “…No digas cosas tan imprudentes. No podré cubrirte.”

“¿Tienes pruebas…? ¿Pruebas de que Fenrir fue el causante…?”

“No. Sin embargo, tampoco tenemos los recursos para negar la acusación.”

Qué demonios…

Miré a Fenrir.

Me pregunté qué sentimientos habría tenido al escuchar nuestra conversación.

Este era el resultado de todo lo que había hecho para intentar detener los actos malvados de la diosa Astaroth.

¿Era realmente mucho pedir?

Fenrir, sentado allí en silencio, con sus hermosos ojos dorados vacilando ligeramente, me parecía insoportablemente triste.

Así que decidí que no me rendiría.

“Bueno, tengo pruebas. Lo sé todo.”

“…Cierto. Quiero creerte. Pero el sometimiento de Fenrir es algo que ya se ha decidido. Como dije, es un decreto real. Y un número de otros dioses están a favor.”

¿Un número de otros dioses apoyan la decisión…?

‘¿Son verdaderamente dioses?’ No pude evitar pensar eso.

“Qué tontería… es una razón tan poco clara…”

“…Yuno. No lo olvides.” — el cabello negro de mi hermana se agitó con el viento — “Las palabras de los dioses son absolutas. Más aún para los héroes que salvaron nuestro mundo. No es fácil anular algo así.”

…Así que, en otras palabras, hay otros dioses como Astaroth entre los que están a favor del sometimiento de Fenrir.

En el momento en que me di cuenta de eso, noté algo más desagradable.

—No sería capaz de corregir este podrido escenario.

Un gran poder que desconocía estaba tejiendo mentiras en la verdad.

“Tú, ¿No estarás diciendo que el que causó la estampida no fue Fenrir?” — preguntó un caballero plateado que estaba detrás de mi hermana.

Aparté la mirada ante la hostilidad que emanaba de su casco.

“…Así es. Te equivocas. No fue Fenrir.” — murmuré, una atmósfera pesada nos envolvió a todos.

La aguda mirada de mi hermana se volvió hacia mí.

Probablemente quería advertirme.

“Entonces, ¿Quién sería el autor intelectual?” — llegó la voz del hombre.

Estaba convencido. Dependiendo de mi respuesta, podría convertirse en mi enemigo.

Así que, yo—

“Bueno… La diosa As—”

“—Meteoro Azul.” — me interrumpió mi hermana.

“¿Meteoro… Azul?”

Qué diablos es eso.

“Es como llamamos a ese dios que apareció de repente.”

“¿Hermana? ¿De qué estás hablando?”

Estaba confundido. Ella había dicho de repente algo sobre un meteoro azul.

Y por mucho que intentara rebuscar en mi memoria, las palabras no significaban nada para mí en ese orden.

“…¿No lo has visto? ¿Ese meteoro azul?” — preguntó Alice en voz baja mientras ponía una expresión extraña.

“Ese meteoro azul de identidad desconocida y con una cantidad de poder mágico de clase Dios que apareció de repente en medio de la lucha entre la diosa Astaroth y la bestia divina Fenrir. Actualmente estamos tratando de averiguar su paradero.”

Fue entonces cuando finalmente comprendí. De qué era el ‘Meteoro Azul’ del que hablaban mi hermana y Alice.

Era, muy probablemente, yo.

Sin embargo, ¿A qué me llevaba saber eso? También me pregunté por qué mi hermana había dicho de repente lo que había dicho.

Mientras estaba sumido en mis pensamientos, la voz de Maro, que dolía en los oídos, se dirigió hacia mí.

“Hey hey, veo que has vuelto con vida, pero ¿Qué es eso de que la bestia divina Fenrir te ha salvado? ¿De qué demonios estás hablando? ¿Por qué te salvaría el monstruo que causó la estampida?”

Todo el entorno de Maro sonreía, mirándome como si fuera un idiota.

No respondí.

…Esta era la realidad. No importaba lo fuerte que gritara, la situación no mejoraría.

“…Qué demonios.”

¿Esto era todo lo que podía hacer? ¿En serio?

Aparentemente tenía suficiente poder mágico para rivalizar con un dios. Y sin embargo, era muy inútil.

—’Por favor, sálvalo’.

Las palabras de Athena se abrieron paso en mi mente.

Ni siquiera podría cumplir ese deseo a este ritmo.

“…Qué demonios…!”

Mi objetivo. Convertir a la diosa Athena en el dios supremo.

Incluso eso empezaba a ser incierto.

¿No tenía razón?

Nunca sería capaz de brillar en un mundo tan podrido…

En ese momento, mi mente se quedó en blanco.

No era que ella no fuera capaz de brillar… no quería que brillara en un mundo como ese.

“Tengo que limpiar este lugar…” — murmuré.

…Sí. Así es. He estado malinterpretando todo.

Si no me gusta este mundo podrido, entonces lo cambiaré por uno apropiado para Athena.

Sólo tenía que hacer un mundo limpio y hermoso para ella.

Y para ello, primero tendría que aplastar esta historia reprobable.

Los pensamientos se arremolinaban dentro de mi cabeza.

Pensaba con tanta claridad que me sorprendí a mí mismo. Así, una serie de pensamientos diferentes pasaron al primer plano de mi mente, y elegí el mejor.

Pensamiento número uno: ‘Aceptar la realidad.’

El sometimiento de Fenrir no sería un problema mientras no lo encontraran. De hecho, su objetivo estaba justo al lado, pero aún no parecían haberse dado cuenta. Podía llevar a Fenrir de vuelta conmigo. Esa era la opción más segura.

—Sin embargo, ¿Seria así?

No tenía pruebas, pero mi hermana probablemente sospechaba algo. Estaba bien mientras fuera sólo ella, pero engañar constantemente a todos sería difícil. Y en el peor de los casos, Athena y Luna también podrían correr peligro.

Así que rechacé esa idea. Estaba lejos de ser una solución adecuada.

Pensamiento número dos: ‘Mostrar mi poder.’

Podía mostrar el suficiente poder como para que no me ignoraran. Si algún daño llegara a Fenrir, podría usar la fuerza para… no, ni hablar. El nombre de Athena sería manchado. Y tampoco terminaría bien para mi hermana.

…Estaba sumido en mis pensamientos. La respuesta debería estar cerca.

Pensamiento número tres: ‘Sobrescribir al culpable de la estampida.’

“……!”

…Eso es. Tiene que ser eso.

Pero, ¿Cómo?

Desplazar la culpa a la diosa Astaroth no funcionaría. Lucifer estaba, por supuesto, también fuera de la cuestión. Yo era dolorosamente consciente de ese hecho.

…¿Qué tal si yo fuera el culpable?

Cuanto más poder pudiera mostrar, más real se sentiría.

No, esa tampoco es una opción. Ya he llegado a una conclusión sobre ese asunto. Dificultaría mis planes.

Y no tiene sentido entristecer a Athena, Luna, hermana y los demás.

Piensa. Piensa…!

Tenía que haber algo. Algo a mi alrededor que pudiera usar.

Ahí estaba Fenrir con su tamaño cambiado para ser más pequeño, ocultando su identidad.

Y ahí estaba mi hermana mayor, delante de mí.

¿No había nadie más? Alguien con suficiente poder para provocar una estampida…

—Todos esos pensamientos se reprodujeron dentro de mi mente en una fracción de segundo.

“…!”

Lo hay… ahí estaba.

Un ser aún desconocido con una cantidad de poder mágico de clase Dios.

Si Yuno Astario no serviría

No podría corregir la realidad.

Lo sabía muy bien.

Pero el ‘Meteoro Azul’ del que hablaron mi hermana y Alice.

Él, con su poder de clase dios, sería capaz de cambiar esta realidad podrida.

No. Eso no está bien. Lo haré.

Reescribiré este escenario con mis propias manos.

Pero para eso, necesito más poder.

Necesito algo que cambie mi propio ser. Si tuviera una habilidad como esa.

El resto es fácil. ¿No tengo razón?

Sólo necesito ponerme un poco serio en esto—

⇐ ノ(>_<ノ )

⇑٩(^▿^)۶⇑

(ノ>_<)ノ ⇒