Megami ni Yobareta V1 Prólogo

Modo Noche

Prólogo

El sol se refleja en la superficie del río y su luz blanca se refleja en el agua.

Una refrescante brisa de principios de verano con un tenue aroma a hierba. Una suave brisa, parecida a una exhalación agitaba la hierba del cauce y acariciaba el flequillo del chico que estaba de pie en la orilla. Era una tranquila tarde entre semana.

Él, Eisuke Tsurugi, tomó la pajita del zumo con la mano y sorbió ruidosamente. A primera vista, parecía pintoresco… pero cualquiera que se fijara bien lo notaria.

Iba vestido de forma extraña con un uniforme y una chaqueta vaquera, y aunque tenía una cara razonablemente bien desarrollada, la expresión con la que miraba era tan mezquina que lo hacía parecer una persona miserable. Y luego estaba su atrevido comportamiento al pasar su tiempo libre en el terraplén en lugar de ir a la preparatoria durante la semana. Cualquiera que lo viera tendría claro que no era un estudiante de preparatoria corriente.

Pero la cosa no quedó ahí.

Mientras tomaba un sorbo de su zumo, los fríos ojos negros de Eisuke miraron por el terraplén hacia el lecho del río que había debajo del paso elevado.

“P-Por favor, para…!”

“Hey, está bien, ven a jugar con nosotros.”

“N-No! Suéltame!”

Una chica de preparatoria había sido rodeada y estaba siendo amenazada por un grupo de delincuentes con el cabello teñido y uniformes sucios. No tenía a dónde correr y rompió a llorar cuando uno de los delincuentes, que era una talla más grande que ella, la agarró del brazo y la asustó. Fue una escena que casi podría calificarse de cliché.

Eisuke se sacó la pajita de la boca y se sorbió los mocos. Su expresión no mostraba ni indignación por tal vileza ni simpatía por la chica de preparatoria.

Al contrario.

“Un día perfecto para los yanquis*, ¿Huh?” (NT: Usa Yanquis para referirse a los matones.)

El borde de su boca se torció mientras hablaba alegremente consigo mismo. Si hubiera que describir su expresión, se podría decir que era de anticipación y euforia.

Eisuke no era un chico alto. Era más bien delgado y su altura rondaba los 170 centímetros, así que no era tan alto en comparación con los delincuentes. Pero sonreía sin miedo ante una situación que la mayoría de la gente habría pasado por alto sin mirar.

Eisuke se deslizó hábilmente por la pendiente del terraplén y aterrizó en el lecho del río.

“Hey hey diviértanse conmigo también, asquerosos yanquis!”

Se rio ferozmente y eso les indicó que buscaba pelea…

…Durante unos segundos, el viento sopló, entonces….

Eisuke tomó otro sorbo del zumo que aún tenía en la mano y dejó escapar un suspiro. Esta vez, fue más exasperado.

“Haha… esto es sólo eso, una trivialidad.”

Había cuerpos. Los delincuentes inconscientes yacían en un estado horrible a los pies de Eisuke. La escena era como un desierto en el que hubiera pasado una tormenta y todo hubiera sido arrastrado. Y así debió ser. La visión de Eisuke atormentando, golpeando y abrumando a los delincuentes. Era una tormenta en sí mismo.

Por cierto… había una especie de leyenda urbana que se susurraba últimamente.

Se rumoreaba que había un chico misterioso que se peleaba con grupos de delincuentes y alborotadores sin ninguna razón en particular, y que se limitaba a aplastarlos y destruirlos.

El chico, al que podría llamarse el Dios de la Muerte, vestía una chaqueta vaquera azul que desprendía una fuerte presencia incluso cuando se difuminaba en la oscuridad de la noche. Se decía que las manchas de color rojo claro en su cuerpo era la sangre de los que cazaba.

El ‘cazador de yanquis’, como se llamaba a sí mismo.

Su verdadera identidad era la del estudiante de preparatoria, Eisuke Tsurugi.

“No, son demasiado débiles…. demasiado débiles para que valga la pena hablar de ellos. Además, no creo que haya nadie más fuerte por ahí que pueda divertirme más…”

Eisuke sacudió la cabeza con disgusto. El ansia por lo fuerte. Ese era el motor de sus acciones, o mejor dicho, de su supervivencia. Por mucho poder que ejerciera y por muchos delincuentes a los que les jodiera el día, su corazón nunca estaba satisfecho. Porque su verdadera fuerza era…

“Ah… aah…!”

“¿Hmm? Oh, claro, tú estabas allí…”

Entonces Eisuke se dio cuenta de la presencia de la chica de preparatoria que estaba encogida y asustada. Se acercó casualmente a ella — “Tú también, ten cuidado a partir de ahora. Si no fuera por mí, estarías…”

“Monstruo!”

Empujó a Eisuke. El zumo se le escapó de la mano y el hielo que contenía se esparció por el suelo. Pero ella no miró hacia atrás e inmediatamente salió corriendo. Eisuke se quedó atónito.

“…Monstruo, ¿Huh? Bueno, no se equivoca…”

Se rascó la cabeza y murmuró para sí mismo. Cuando se agachó para recoger el vaso de plástico, vio una piedrecita de tamaño razonable cerca de él. La recogió con despreocupación y salió de debajo de las vías del tren a la luz del sol. Luego, agitó el brazo derecho como si fuera un lanzador — “Allí… va!”

En ese momento, la lanzó al cielo y el aire explotó.

El guijarro de piedra atravesó fácilmente la atmósfera a una velocidad muy superior a Mach 10, y fue absorbido por el cielo azul.

“…No tenía intención de lanzarla tan fuerte…” — Eisuke se quejó con una expresión fría en su rostro.

Eisuke Tsurugi era un chico de preparatoria normal que vivía en la era moderna.

Sin embargo, la palabra ‘normal’ aquí sólo significaba que había nacido en un mundo normal, en una familia normal, y que había vivido una vida normal.

Su ritmo de crecimiento era anormal, y estaba en el límite de lo que definía a un hombre de una bestia.

Se pasaba los días luchando contra yanquis y alborotadores, entrenando estoicamente, y antes de darse cuenta, Eisuke había adquirido un nivel de fuerza muy superior al de un humano. No había ningún desencadenante en particular. Simplemente, era un rebelde mutante que había crecido a un ritmo acelerado e imparable. Esta era la verdadera identidad de Eisuke Tsurugi.

“…Haa, qué aburrido.”

La voz de Eisuke sonó cansada.

Para él, pelear era una forma de vida en la que podía poner a prueba su fuerza sin ninguna regla. …Pero Eisuke ya no podía experimentar el tipo de peleas que hacían arder su corazón. No era de extrañar. Si comparabas a alguien con Eisuke, que había adquirido habilidades muy superiores a las de la gente corriente, no importaba cuánta gente hubiera o lo peligrosa que fuera su arma, no serías mejor que un gusano, igual que los criminales de antes.

“Me pregunto si habrá un tipo en algún lugar que sea tan fuerte como un monstruo…” — dijo Eisuke a nadie en particular. Sería insoportable tener a alguien tan fuerte como Eisuke cerca. Su broma se desvaneció en el aire sin llegar a tener un remate.

…O al menos así se suponía.

‘Por fin… por fin… te encontré!’

“…¿Huh?”

La ‘voz’ salió de la nada, y Eisuke miró a su alrededor con recelo, pero sus sentidos comprendieron el porqué.

…La voz había hablado directamente al cerebro de Eisuke.

“¿Q-Quién eres…?” — Eisuke se sujetó las sienes y preguntó hacia la misteriosa persona. Pero no obtuvo respuesta.

En su lugar, un círculo mágico con un patrón geométrico apareció bajo sus pies.

“¿Qué? ¿Q-Qué demonios es esto…?”

Eisuke estaba inusualmente inquieto. La voz volvió a resonar en su cerebro.

‘Necesitamos tu poder… por favor, ven… a nuestro mundo…!’

Una fuerte luz brilló desde el círculo mágico y pareció borrar todos los contornos del mundo.

“Hey, no puede ser, ¿Hablas en serio? No puede ser…”

La visión de Eisuke se tiñó de blanco y desapareció de su mundo.

…Se había ido. Iba a un mundo que era mucho más grande que su pequeño hogar, y un mundo que sería más adecuado para él.