Cheat Skill V8 C2 – 3

Modo Noche

(¿Huh?)

La decisión fue tan repentina que Usagi no pudo evitar levantar la voz, pero Lexia accedió rápidamente.

“Iris-sama! Yo también voy! Yo también tengo un montón de preguntas que quiero hacerle! Es solo que he estado buscando algo aquí…”

“E-Espera un momento, Lexia! Como era de esperar, ir al Gran Nido Demoniaco sin Owen y los demás es…”

“¿De qué estás hablando? Iris-sama y Usagi-sama están aquí, ¿Verdad? No necesitamos a Owen.”

“…Tienes razón. Pero no digas eso delante de Owen…”

Luna no pudo replicarle nada a Lexia, que respondió con mucha naturalidad. De hecho, si Iris está cerca, seguro que está a salvo, a no ser que esté en las profundidades del Gran Nido Demoniaco.

“Además, Luna también debe tener curiosidad, ¿Cierto? Sobre Yuuya-sama.”

“…Bueno, sí.”

“Entonces vamos!”

Justo cuando la historia estaba a punto de resolverse, Usagi, que estaba boquiabierto y escuchaba la conversación, se apresuró a intervenir para detenerla.

(Espera un momento! Iris, ¿Has olvidado de nuestro propósito de hoy? Además, creía que estabas buscando algo aquí…)

“Estás hablando de contarle al Mago Santo sobre el Mal, ¿Verdad? Eso puede esperar. No hay necesidad de apresurarse ya que no hay más Mal por aquí de todos modos, y si alguien tiene un problema con eso, lo cortaré. Y además, ya tengo todo lo que vine a buscar, así que está bien!”

(¿Cuándo lo has encontrado?)

“A-Aaaahhh! [Hierba Hala]!”

Lexia grito cuando vio la hierba sacada de la bolsa en la cintura de Iris. Esta era la hierba que Lexia había estado buscando.

Iris sonrió algo triunfante ante la apariencia de Lexia.

“Fufu. Por desgracia, ya he recogido toda la que se puede recoger en esta época del año. Así que deberías rendirte.”

“Gnununu…”

Lexia miró la [Hierba Hala] en la mano de Iris con amargura, pero no pudo quejarse más porque no quería perder la oportunidad de ser llevada al Gran Nido Demoniaco si se quejaba aquí.

Como era de esperar, Iris sonrió amargamente al ver a Lexia y le dijo a Usagi.

“Entonces, vamos a la casa de Yuuya ahora mismo! ¿Te parece bien? Usagi.”

(…Ahhh. Pase lo que pase después, no voy a ayudarte.)

Mientras decía esto, Usagi también parecía estar preocupado por Yuuya, y junto a Iris y las demás, se dirigió a la casa de Yuuya.

▼▼▼▼

Al mismo tiempo, una enorme nave espacial iba a la deriva por el espacio. La nave tenía forma de dragón y volaba por el espacio sin problemas.

Esta nave espacial era la nave nodriza de los alienígenas Dragonia que atacaron a Merl. Dentro de la nave, uno de los alienígenas Dragonia frunció el ceño.

(…Es la hora programada del contacto, ¿Por qué aún no hay contacto?)

“…..”

Los demás Dragonia se pusieron rígidos ante su mirada malhumorada. Llevaba ropas lujosas que eran diferentes a las de los otros Dragonia y estaba sentado con las piernas cruzadas como un rey.

Era Draco III, el gobernante de los Dragonia.

Draco III no trató de ocultar su disgusto y volvió a preguntar.

(Pregunto. ¿Por qué no se estableció el contacto regular?)

“…..”

Sin embargo, nadie pudo responder a las palabras de Draco III. Los únicos reunidos eran los comandantes que dirigían las tropas, los guerreros que representaban a los Dragonia.

Originalmente, los Dragonia eran una raza que ostentaba cuerpos poderosos y una tecnología sobresaliente, y estaban entre los más poderosos del universo.

Están aterrorizados por el único de su especie, Draco III.

(En este universo, el menor retraso en la comunicación puede llevar a la muerte. Siempre les he dicho que estén en guardia. Pero… ¿Qué es este lío? —Respondan.)

En ese momento, una tremenda presión asaltó a los Dragonia que estaban presentes. La presión invisible era tan fuerte que parecía que se había aplicado la gravedad, y todos se arrodillaron, incapaces de permanecer de pie.

(Este retraso en la comunicación, tu diriges el pelotón directamente bajo el Tercer Cuerpo, ¿Verdad? ¿Por qué no me contestas?)

Draco III dirigió su mirada a uno de los Dragonia arrodillados. El Dragonia que vio agachó la cabeza y se esforzó por hablar.

(C-Con el debido respeto, mi Señor. No estamos del todo seguros de esta situación…)

(¿No están seguros?)

La presión aumentó. Mientras se sentía como si estuviera a punto de ser aplastado, Drade, el capitán del tercer cuerpo, continuó desesperadamente.

(S-Sí. También sospechamos cuando no hubo comunicación durante el horario habitual de comunicación, e intentamos contactar con ellos por varios medios. Pero no es que no respondan a las comunicaciones; es que no podemos conectar con ellos. Suponemos y comprobamos varias cosas, entre ellas las diferencias horarias por las largas distancias. Pero…)

(¿Hou?)

Draco III se recostó en su silla y disminuyó la presión que ejercía sobre los Dragonia. La repentina liberación de la presión hizo que los Dragonia recuperaran el aliento mientras hacían lo posible por ocultarlo a Draco III.

(¿Así que estás diciendo que nuestros soldados Dragonia han sido asesinados?)

(…S-Sí.)

(Fumu… Entonces te pregunto, ¿A dónde se dirigían esos soldados?)

(A-A… un planeta remoto llamado Tierra en el universo 983.)

(¿Tierra? Nunca he oído hablar de ella. ¿Qué los lleva allí?)

(Al parecer, se dirigen allí porque han recibido una señal electromagnética que parece ser el plano de un arma desarrollada por los alienígenas Amel.)

(¿Qué?)

Draco III levantó las cejas ante las palabras de Drade.

(Un arma de destrucción de esos malditos alienígenas Amel. Ya veo… ¿Y? Supongo que pudieron recuperarla.)

(N-No… um… no he podido ponerme en contacto con ellos desde…)

(¿Qué has dicho?)

El rostro de Draco III volvió a torcerse de disgusto. Los Dragonia se pusieron rígidos, preguntándose si iban a ser sometidos de nuevo a una intensa presión, pero Draco III se limitó a resoplar con infelicidad.

(En un planeta tan remoto, hay una entidad que puede competir con nosotros…)

(S-Sólo hablo de una posibilidad. No hay nadie mejor que nosotros, los soldados Dragonia…)

(La posibilidad no debe descartarse tan fácilmente. ¿Ves? Si queremos seguir siendo los más fuertes, no debemos pasar por alto ni la más mínima posibilidad. Debemos permanecer en guardia.)

(S-Sí. Lo tendré en cuenta…)

(Entonces te ordeno. Ve a ese planeta y busca cualquier rastro de los soldados desaparecidos.)

(Ha!)

Draco III asintió satisfecho con la cabeza, mientras miraba a Drade, que se inclinaba profundamente y aceptaba sus órdenes.

(Umu… Oh, sí. Si el planeta puede ser utilizado de alguna manera, puedes conquistar esa Tierra. En ese caso, sería problemático tomarse el tiempo de reconstruirla. No destruyas demasiado el planeta con tus ataques.)

(Entendido, señor.)

Drade se retiró inmediatamente y se fue, llamando a sus hombres para que lo siguieran.

(Comandante! Todo está listo!)

(Ya veo. Partiremos inmediatamente. El rey nos ha dado permiso. Esta es la primera invasión en mucho tiempo. Me hace temblar los brazos.)

Aunque Drade temblaba frente a Draco III, seguía siendo uno de los hombres más poderosos del universo, y sonreía ferozmente. Sus subordinados sonrieron también, cautivados por él.

—En un lugar desconocido para Yuuya y los demás, una nueva existencia comenzó a moverse.

⇐ ノ(>_<ノ )

⇑٩(^▿^)۶⇑

(ノ>_<)ノ ⇒