Ankoku C75 – 1

Modo Noche

Capítulo 75: Ghoul de Alto Rango

—Sabia de Cabello Negro, Chiyuki—

Reiji, Nao, Rino, Decius y yo llegamos finalmente a la entrada de la mansión Cornes.

Al acercarnos a la puerta, dos guardias nos detuvieron en nuestro camino.

Puede que sean el ejército privado de Cornes. Están armados al máximo.

Y entonces, los soldados finalmente se dieron cuenta de nuestra identidad.

“¿Quiénes son ustedes? Informen de sus intenciones!”

El alto y corpulento soldado preguntó mientras nos miraba fijamente.

“Soy alguien que sirve a Oudith-sama, Decius, el hijo del senador Nacius. Por favor, avisa a Lord Cornes de nuestra llegada.”

Decius se presentó con unos modales impecables. Parece que los soldados no tenían ni idea de qué hacer al ver que la otra parte también estaba directamente relacionada con el senado.

Los guardias de la puerta entonces susurraron entre ellos.

“Entendido. Por favor, esperen un poco.”

Uno de los guardias entró.

“Parece que tu suposición es correcta, Chiyuki.”

Me dijo Reiji mientras me miraba.

Parece que Reiji también se ha dado cuenta.

“Ahora que lo pienso, ¿Cómo se llama ese animal? ¿Por qué me parece que he visto uno en la televisión hace mucho tiempo?”

“Es una hiena, ya sabes, Rino-chan.”

“Sí. Así es, Nao-chan. Es una hiena-san.”

Rino y Nao también se dieron cuenta.

“¿De qué están hablando?”

Decius era el único entre nosotros que aún no lo había notado.

Un rato después, el guardia regresó. Traía consigo a una mujer parecida a una sirvienta.

“Por favor, síganme, los guiaré al interior para que vean al Maestro.”

La chica se inclinó hacia nosotros mientras hablaba.

La seguimos por detrás.

Al entrar en el salón, vimos que un hombre de mediana edad ya nos esperaba dentro.

“Si es Lord Decius. ¿Ocurre algo? ¿Qué te trae a visitarme en persona?”

El hombre de mediana edad nos miraba a Decius y a nosotros.

Parece que este hombre era el llamado Cornes. Como era de esperar, tanto Cornes como los guardianes de la puerta o la sirvienta eran iguales. Parece que Cornes no tenía idea de nosotros ya que no vino al banquete.

“Muchas gracias por darnos la oportunidad de encontrarnos cara a cara de esta manera. Esa persona es el héroe, Reiji-dono y las que lo acompañan son Chiyuki-dono, Rino-dono y, por último, Nao-dono. Cornes-dono, el motivo de nuestra visita es que tenemos algunas preguntas que debes responder como sea.”

Decius saludó a Cornes con sus habituales modales impecables.

Pero, aparte de Decius, el resto de nosotros no hicimos nada. La razón es que simplemente no sentíamos la necesidad de hacerlo.

Cornes parece estar muy sorprendido al escuchar la presentación de Reiji. Parece que no esperaba que viniéramos.

Pero entonces, pareció recomponerse y nos instó a tomar asiento.

Tomamos asiento en las sillas preparadas.

“Entonces, ¿Puedo preguntar qué tipo de preguntas tienen para mí, Héroe de la Luz-dono y Decius-dono?” — preguntó Cornes, que se sentó frente a nosotros.

“La verdad es que estamos buscando a cierta persona.”

“¿Cierta persona? Ya veo, ¿Puedo preguntar a quién buscan?”

“No sabemos el nombre de esa persona. Lo único que sabemos es el hecho de que la persona es una chica extremadamente hermosa, de cabello plateado. La llamamos Diosa de la Luz Lunar.”

Las cejas de Cornes se movieron al escuchar el comentario de Decius. Por su reacción, parece que sabía a quién estábamos buscando.

“¿Buscas a una mujer de cabello plateado?”

“Sí, Cornes-dono. Parece que está relacionada con el ataque de los Karkinos que ocurrió en el banquete anterior. ¿Sabes algo sobre ella?”

Cornes puso una expresión pensativa al escuchar esa pregunta. Parece que le estaba costando responder a esa pregunta.

“¿Ah? ¿Qué incidente? No sé de qué estás hablando.”

Y entonces, pareció fingir su ignorancia.

“Está mintiendo.”

“Cornes-dono, acabas de mentirme.”

Así lo declararon Rino y Decius. Ambos podían detectar las mentiras.

“¿Mentir? ¿Mentir sobre qué? No tengo ni idea de la mujer que buscas y tampoco está en esta mansión. Si me estás pidiendo que te permita investigar mi mansión, me niego.”

Cornes habló con una sonrisa.

Parece que tenía la impresión de que no lo íbamos a investigar sólo por ser miembro del Senado.

“Chiyuki, ¿Está bien hacer eso ahora?”

Reiji me miraba al hacer tal pregunta como si me dijera que ya había visto suficiente de esta farsa.

“Sí, Reiji-kun. ¿Podría responderme entonces a una última pregunta, senador Cornes? ¿Desde cuándo esta en este país?”

Decius me miraba con cara de desconcierto al escuchar mi pregunta.

Lo mismo ocurría con Cornes.

“¿Desde cuándo ha dicho usted? Desde el nacimiento de este país, por supuesto.”

En el momento en que Cornes habló, Decius se levantó de su silla.

Decius finalmente también se dio cuenta.

“Cornes-dono! No me digas que eres…”

En el momento en que Cornes vio la reacción de Decius, puso una expresión que decía que acababa de cometer el mayor error de su vida.

La casa Cornes siempre ha sido miembro del senado durante generaciones. Por eso era correcto decir que su casa siempre ha estado en Ariadya desde sus inicios.

Pero, el anciano que tomó la forma de Cornes ante nosotros debe ser una persona diferente, no el verdadero Cornes.

“¿Quieres dejar de fingir y mostrar tu verdadero rostro? Para ser sinceros, vimos a través de tu disfraz en cuanto llegamos.”

Cornes se levantó de su silla al oír mi comentario. Y entonces, su cara empezó a cambiar.

Convirtiéndose en una cara de hiena.

“GUUUUUUHHH VIERON A TRAVÉS DE MÍ HUUUUUUUUUUH!!!”

Cornes, cuyo disfraz fue expuesto por nosotros, mostró sus colmillos hacia nosotros.

“¿Qué tal si dejas que los otros chicos salgan también de su escondite? Hace tiempo que detectamos su presencia.”

Al escuchar a Nao hablar en tono burlón, los que nos rodeaban mientras ocultaban sus figuras se mostraron finalmente.

Tenían la misma cabeza de hiena que Cornes. Cada uno de ellos empuñaba un arma en la mano, mostrando su hostilidad hacia nosotros.

“¿Q-Q-Q-QUÉ DEMONIOS ESTÁ PASANDO AQUÍ, CHIYUKI-DONO?”

Después de ver la ‘transformación’ de Cornes y de vernos rodeados por un montón de monstruos, Decius acabó por estallar.

“Un ghoul, eh. Es la primera vez que veo a los de tu clase.”

Hablé con ligereza mientras miraba a la gente que nos rodeaba.

Los ghouls eran un tipo de monstruo que vivía en el desierto y tenía la capacidad de cambiar el color de su piel y su apariencia. He oído que tenían caras parecidas a las de las hienas y que comían cualquier carne que no fuera de su especie.

También se les llamaba con otros apodos, como demonio comecadáveres, por su afición a comer cadáveres podridos, y su contraparte femenina se llamaba ghoula.

Además, su rasgo especial era su capacidad extremadamente poderosa de disfrazarse de alguien.

Utilizaban esa capacidad para disfrazarse de otra raza y se comían a esas razas en secreto.

En el caso de las ghoula, se disfrazaban de hermosas mujeres y se comían a los hombres que quedaban encantados con su belleza.

Pero, si alguna otra raza bebe la leche materna de las ghoula, parece ser capaz de hacerse amiga de los ghouls.

Lo que más me sorprendió fue el hecho de que los mismos ghouls ya se habían infiltrado en la República Ariadya, que se dice que es la capital de la humanidad.

Decius no pudo ocultar su sorpresa ante este hallazgo. Porque el miembro del senado que gobernaba este país resultó ser un ghoul.

“Bueno entonces, es hora de deshacernos de estos tipos.”

Reiji se levantó tranquilamente mientras sacaba su espada.

La hoja de la espada brilló con un color dorado brillante una vez desenvainada.

Naturalmente, Rino, Nao y yo también nos estábamos preparando para la batalla.

“Decius-dono, normalmente se necesita una mayoría de votos para castigar a un miembro del senado, pero ¿Qué pasa en esta situación?”

Me giré hacia Decius mientras hacía tal pregunta.

“Esa ley es para los humanos. No es una ley para monstruos.”

Decius desenvainó su espada mientras respondía a mi pregunta.

Parece que tenemos permiso para luchar.

Hice girar mi bastón de sabio con ambas manos.

“MALDITA SEA! MALDITOS! CONVIÉRTANSE EN PERROS!” — gritó Cornes mientras disparaba su magia.

Imitar la apariencia de otra raza no era la única proeza del ghoul. También pueden cambiar la apariencia de otros. Y ese poder podría ser utilizado en nosotros ahora.

Pero un poder mágico tan débil estaba lejos de ser suficiente para vencernos.

“KYAUN!!”

De repente, escuché un tierno grito desde mi lado.

Cuando me giré para ver la situación, vi aparecer un perro blanco de debajo de la ropa de Decius que ya había caído al suelo.

Me retracto de lo que dije hace un momento, en todos menos Decius.

Bueno. Debería volver a la normalidad una vez que venzamos al ghoul que lo maldijo. Si eso no funciona, tratemos de disiparlo.

“No puede ser, la magia de nuestro jefe no funciona con ellos!”

Los ghouls que nos rodeaban no podían ocultar su sorpresa.

“Ahora, prepárate!”

Reiji dirigió su espada hacia el ghoul que imitaba a Cornes.

“Maldita sea!!! Listos para la batalla!”

Los ghouls prepararon sus armas.

“No me digas que piensas vencernos sólo con esta cantidad!!”

Mi voz resonó en la mansión.

▼▼▼▼

—Caballero Oscuro, Kuroki—

Finalmente llegué a la parte superficial del laberinto.

Yo, que vine volando solo, descendí en la plaza central.

Vi a mi montura, Glorious, descansando en este lugar. No estaba solo, había hombres lagarto esperando para servirle.

“¿Te has portado bien, Glorious?”

Acaricie la cabeza de Glorious al hacer esa pregunta.

Glorious dejó escapar un gruñido mimado cuando le acaricié la cabeza.

“Gracias por ayudarme a cuidar de Glorious.”

Los hombres lagarto inclinaron la cabeza cuando les di las gracias.

“Su Excelencia, Diehart.”

De repente, alguien gritó mi nombre desde atrás.

Era Runfeld. Detrás de él venía un dragón cuyo tamaño era menor que el de Glorious y los otros caballeros oscuros, sus subordinados.

El dragón era la montura de Runfeld, un dragón de trueno. Me enteré de que estaba bajo cuidados médicos tras ser herido en su lucha contra Reiji. Pero parece que ahora se ha recuperado.

⇐ ノ(>_<ノ )

⇑٩(^▿^)۶⇑

(ノ>_<)ノ ⇒